La Ley de Atracción

Lista completa de temas
Estoy a tus órdenes!!
.
CÓMO MANIFESTAR LA REALIDAD QUE DESEAMOS
.
por Horacio Velmont
Contacto.
..
“Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”. Buda  (563 a.C – 483 a.C)

“Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y a quien llama se le abre” (Lc. 11, 9)

“No tenéis porque no pedís” (Santiago 4:2)

”Tanto si crees que puedes como si crees
 que no puedes, estás en lo cierto”. Henry Ford

“Cuidado con lo que deseas, puede hacerse realidad” (Ralph Waldo Emerson)
Buda, Jesús y muchos otros sabían de lo que hablaban cuando decían,  cada uno a su manera, que el universo está a nuestras órdenes para conceder nuestros deseos, de la misma forma que el genio de la lámpara de Aladino.
Pero lo que no han dicho es cómo se debe pedir para atraer a nuestra vida aquellas cosas que deseamos. Esta nota, por lo tanto, intenta explicar cómo hay que hacer para manifestar la realidad que queremos en nuestras vidas.
En rigor, el modo de hacerlo siempre ha existido y ha sido aplicado por quienes conocían esta cualidad concededora del universo, y también por aquellos que sin conocerlo  lo aplicaban en forma intuitiva.
Desde ya que yo mismo he comprobado que “el pedid y recibiréis” funciona. Hace mucho tiempo había escrito en un cuaderno las cosas que deseaba y mucho tiempo después comprobé que muchas de ellas se habían cumplido, e incluso de forma mejor de la que había pensado que se cumplirían. Otras no se habían cumplido, pero curiosamente ya no me interesaban. El genio de la lámpara siempre estuvo atento a mis deseos.
En primer lugar tenemos que tener en cuenta que estamos aquí para obtener lo que queramos. Si no lo queremos no lo pediremos y entonces no se manifestará. Pero si lo queremos y lo pedimos, se manifestará. Esto es tan cierto como que dos y dos suman cuatro.
El universo está a nuestra disposición y nos otorga lo que pedimos porque simplemente está diseñado así.
El obtener lo que deseamos depende, en primer lugar, de nuestros pensamientos. Imaginemos un televisor que capte en su pantalla, en forma automática, nuestros pensamientos. Si tenemos miedo nos proyectará una película de terror. Si tenemos sentimientos de amor, pues proyectará una película de amor. Si deseamos ver una matanza de seres humanos, pues nos proyectará una película de guerra, y si nuestro ánimo está risueño, entonces nos proyectará una comedia.
La idea es que esa proyección no sea automática, sino que esos pensamientos sean conscientes de modo tal que ese televisor nos proyecte la película que deseamos y no la que surja de nuestros pensamientos emitidos inconscientemente.

El universo es imparcial y nos brinda exactamente lo que dictan nuestros pensamientos, sea que estemos conscientes de ellos o no. Si nos enfocamos en la pobreza obtendremos pobreza. Si nos enfocamos en la riqueza obtendremos riqueza. Y así por el estilo.
Es importante que nuestros pensamientos, para obtener del universo lo que deseamos, se enfoquen en que lo que pedimos ya lo hayamos recibido. Esto sisgnifica que si queremos obtener un automóvil y pensamos ”algún día tendré un automóvil”, el universo complacerá nuestro deseo y “algún día tendremos un automóvil”, es decir, nunca.
La razón por la que no obtendremos el automóvil es porque el universo es literal, ya que para obtener el automóvil debimos pensar en que ya está en nuestro poder y no en un futuro indefinido: ”algún día…”. Si el universo nos concedería ya el automóvil se contradeciría a sí mismo porque eso no es lo que pedimos. Ese “algún día” se proyecta indefinidamente en el futuro y el automóvil nunca se materializará. A menos, claro está, que cambiemos nuestro pensamiento y creamos que ya lo obtuvimos.

El Maestro Jesús hizo notar esa característica del universo cuando dijo: “Por tanto os digo: todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo recibisteis y se os concederá”. Marcos 11:24

Hay muchas personas que se quejan continuamente  de que no tienen lo suficiente, que no llegan a fin de mes, que las deudas se acumulan, que esto o aquello no pueden permitírselo, y así por el estilo. ¿Qué hace entonces el universo? Pues se lo concede y esas personas nunca tendrán lo suficiente, nunca llegarán a fin de mes, las deudas se le acumularán y muchas cosas no podrán permitírselas. Reciben ni más ni menos que lo que han pedido. El universo es imparcial y su única función es conceder literalmente lo que le piden.

En concreto, cuando alguien se enfoca en la carencia y en lo que no tiene, nunca tendrá lo suficiente. Por lo tanto, quien quiera la abundancia tiene que enfocarse en la abundancia y el universo se la concederá. ¿Por qué? Simplemente porque ésa es su función.

Es bastante difícil poder asimilar el hecho de que la mayoría de nuestras desgracias tienen origen en nosotros mismos, porque eso es precisamente lo que hemos deseado. Como siempre nos gusta encontrar un culpable de nuestras desgracias, duele mucho tener que atribuírnosla solo a nosotros y a nadie más. El universo solo nos da lo que le pedimos. Por eso Buda dijo “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”. No hay escapatoria alguna. Si hay algún culpable, es uno mismo.
.
Atraemos lo que tememos 

La razón de este axioma es que como las cosas que más amamos y más tememos tienden a ocupar nuestros pensamientos gran parte del tiempo,  atraemos justamente esas cosas. Recuerda: el universo es literal. Imagínate un muñeco que siempre te devolviera lo que le lanzas. Si le lanzas un dulce te devolverá un dulce y si le lanzas una papa caliente te devolverá una papa caliente. Así es de literal el funcionamiento del universo.
Quizás el ejemplo no sea muy bueno, porque a lo mejor si le lanzas una papa caliente te devuelve un carbón encendido. Pero ilustra perfectamente la idea de Emerson:“Cuidado con lo que deseas, puede hacerse realidad”.

¿Alguna vez has echado a perder completamente una nueva camisa la primera vez que te la pusiste? Justo cuando pensabas: “No quiero ensuciar esta camisa nueva tan bonita”,  tu bolígrafo empezaba a chorrear tinta dentro del bolsillo superior.

¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir:  “En los últimos doce años que tuve mi viejo auto no le hice ni un raspón;  pero en cuanto me entregaron mi primer auto nuevo, me empezaron a chocar”.
Incluso si decimos: “No quiero que pase tal cosa”, gravitaremos justamente a eso. Nuestra mente no puede desplazarse en sentido negativo con respecto a las cosas, no puede hacer más que moverse hacia ellas.

¿Alguna vez se te ocurrió pensar,  en vísperas de un evento especial o de una fiesta:  “Espero no enfermarme porque esto no me lo quiero perder”?  Al final resultó que te enfermaste y te lo perdiste ¿no es cierto?
Estos mismos principios se manifiestan en la pobreza, la mala salud y en el trabajo. Si no paramos de comentar, pensar y leer acerca de “cosas malas”,  gravitaremos ineludiblemente hacia ellas.
La gente de éxito se desplaza hacia el éxito. Los fracasados tratan de escapar del fracaso. El más importante principio mental que puede transformar a los perdedores en triunfadores es concentrarse en lo que uno quiere; sin embargo, vivimos hablando en negativo, quejándonos de lo que no tenemos y hablando de lo que queremos evitar.
Es el “Yo puedo” y no el “No puedo”, pues al cerebro no le importa lo que sigue después del “no”: él entiende que es “no”. Eso es un callejón sin salida, debemos concentrarnos en lo que queremos lograr a nivel personal.  Cuando tememos perder algo, nos ponemos en posición de perderlo.

Estas leyes obran con el mismo poder en nuestras relaciones amorosas. Cuando tememos perder el amor de alguien, de inmediato nos ponemos en peligro de perderlo.
La moraleja es “concéntrate en lo que tienes y disfrútalo, no pienses en perder lo que posees”. Enfoca tu atención en lo que deseas; si dejas que tus temores te obsesionen, éstos te abrumarán.
.
Da dinero para recibir dinero 

Dar es una acción muy poderosa para atraer más dinero a tu vida, porque cuando das estás diciendo «Tengo suficiente». No te sorprendas cuando te enteres de que las personas más ricas del mundo son los grandes filántropos. Donan grandes cantidades de dinero, y al dar, por la ley de la atracción, el Universo se abre y les inunda devolviéndoselas multiplicadas.
Si estás pensando “No tengo bastante dinero”, el universo cumplirá tu deseo y no tendrás bastante dinero. Cuando pienses que no tienes suficiente para dar, empieza a dar. Cuando das muestras de tu fe dando, la ley de la atracción te da más para que puedas seguir dando.
Existe una gran diferencia entre dar y sacrificar. Dar con el corazón rebosante te hace sentir bien. Sacrificar no te ayuda a sentirte bien. No te confundas con estas dos actitudes, son radicalmente opuestas. Una emite una señal de carencia, mientras que la otra emite la señal de tener más que suficiente. Con una te sientes bien y con la otra no. El sacrificio acabará conduciéndote al resentimiento. Dar con un corazón lleno es una de las acciones más hermosas que puedes realizar y la ley de la atracción captará la señal y traerá más a tu vida.
.
Vigilar para que nuestras acciones no contradigan lo que deseamos

Este es un aspecto muy importante para tener en cuenta cuando queremos alcanzar algo, ya que el universo no nos concederá lo que pedimos si nuestras acciones se oponen a lo que queremos conseguir.
Para que se entienda claramente a qué nos referimos pondremos el ejemplo, un poco traído de los pelos, de una mujer que quiere conseguir el hombre de sus sueños y se va a vivir a una isla donde solo habitan mujeres. Sí, ya sé, es un ejemplo burdo, pero no obstante muy ilustrativo de lo que queremos señalar.
.
La ley de atracción y el mundo 

Es muy importante tener en cuenta que aquello en lo que nos enfocamos es lo que creamos. Si por ejemplo somos contrarios a una guerra, una revolución o un padecimiento, estamos añadiendo más energía al conflicto. Estamos utilizando la fuerza y eso solo crea más resistencia. “Aquello a lo que te resistes persiste”, decía al respecto Carl Jung”.
La razón por la que persiste aquello a lo que te resistes es porque cuando lo haces es como decir: “No, no quiero esto, porque hace que me sienta de esta manera, como me estoy sintiendo ahora”. Entonces estás emitiendo una emoción muy fuerte de “realmente no me gusta este sentimiento», y entonces es cuando viene hacia ti a toda velocidad.
Cuando te resistes a lo que se ha manifestado estás aportando mas energia y fuerza a esas imágenes que te desagradan y atraes más a una velocidad increíble. El acontecimiento o las circunstancias no pueden hacer más que ampliarse, porque es la ley del Universo.

El movimiento antibelicista crea más conflictos. El movimiento antidroga ha creado más drogadictos. Porque nos estamos enfocando en lo que no queremos, es decir en las drogas.
La gente cree que si quiere eliminar algo se debe enfocar en ello. ¿Qué sentido tiene dedicar toda nuestra energía a un problema, en lugar de enfocarnos en la confianza, el amor, en la abundancia, la educación o la paz?

Ilustra perfectamente este aspecto de la Ley de Atracción la Madre Teresa cuando decía: “Nunca iré a una concentración antibelicista. Cuando hagáis una concentración a favor de la paz, invitadme”.
En síntesis, si eres antibelicista, sé pacifista. Si quieres erradicar el hambre del mundo, debes estar a favor de que las personas tengan suficiente para comer. Si estás en contra de algún político en particular, debes estar a favor de su oposición. Muchas veces las elecciones se decantan a favor de justamente la persona que tiene más gente en su contra, porque está obteniendo toda la energía y enfoque.
Desde luego que está bien darte cuenta de lo que no quieres, porque te ofrece el contraste para poder decir: «Esto es lo que quiero». Pero lo cierto es que si sólo hablas de lo que no quieres o de lo malo que es algo y si siempre lees sobre el mismo tema para comentarlo, lo único que haces es incrementarlo.
No se puede ayudar al mundo enfocándonos en las cosas negativas. Cuando te enfocas en las cosas negativas del mundo, no sólo las amplías sino que aportas más negatividad a tu vida.
¿Estás empezando a ver el poder fenomenal que tienes en este mundo a través de tu existencia? Cuando te enfocas en las cosas buenas que te hacen sentir bien, estás atrayendo más cosas buenas al mundo. Al mismo tiempo estás atrayendo más cosas buenas a tu vida. Cuando te sientes bien, elevas tu vida y elevas al mundo.
.
Cada “no soy” es una creación

Puede que pienses: “Bueno, todo eso es muy bonito, pero no puedo hacerlo”, o “Ella no me dejará hacer aquello”, o “Él nunca me dejará hacer esto”, o “No tengo bastante dinero para hacer esto”, o “No soy lo bastante fuerte para hacer aquello”, o “No soy lo bastante rico para esto”. “No soy, no soy, no soy…”.
Cada “No soy” es una creación, pues el universo cumple al pie de la letra las órdenes. Ten siempre presente, entonces, que cada vez que dices “No soy” estás creando lo que dices.
En concreto, después de haber dicho: “Yo soy pobre”, “Yo soy guapo”, “Yo soy feliz”, “Yo soy gordo”, “Yo soy generoso”, “Yo soy viejo”, el genio de la lámpara dice: “Tus deseos son órdenes”.
Sabiendo esto, ¿no te parece una buena idea utilizar estas dos poderosas palabras “Yo soy”  a tu favor? Por ejemplo: “Yo soy feliz, yo soy rico, yo soy sano,  yo soy una fuente de energía todos los días de mi vida”…
.
No hay límites para crear lo que deseas
Si te parece una gran hazaña sacar lo que deseas de lo invisible para materializarlo en el mundo visible, prueba este atajo: ve lo que deseas como un  hecho consumado. Esto manifestará lo que deseas a la velocidad de la luz. En el mismo segundo en que pides, tu pedido es un hecho consumado en el campo espiritual del Universo, y ese campo es todo lo que existe. Debes saber que cuando concibes algo en tu mente, eso que concibes es un hecho, y no hay duda de su manifestación.
No hay límites para lo que esta ley puede hacer por ti; atrévete a creer en tu propio ideal, piensa en ese ideal como algo que ya se ha producido.

Cuando Henry Ford aportó su visión del vehículo a motor a nuestro mundo, las personas que tenía a su alrededor le ridiculizaron y pensaron que se había vuelto loco por perseguir semejante “extravagancia”. Henry Ford tenía mucho más conocimiento que esas personas que le ridiculizaban, conocía las leyes del Universo, y este conocimiento quedó inmortalizado cuando dijo: “Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”.
.
Sé consciente de tus pensamientos
Toda tu fuerza reside en tu capacidad de ser consciente de ese poder y en retener ese poder en tu conciencia.
La mente puede ser como un tren de vapor fuera de control. Te puede llevar al pasado y al futuro, recopilando los malos momentos del  pasado y proyectándolos al futuro. Esos pensamientos descontrolados también crean. Cuando eres consciente, estás en el presente y sabes lo que estás pensando. Cuando controlas tus pensamientos, tienes el poder.

Entonces, ¿cómo podemos ser más conscientes? Una forma es detenernos y preguntarnos: “¿Qué estoy pensando ahora? ¿Qué estoy sintiendo ahora?”. En el momento en que te planteas la pregunta eres consciente, porque tu mente ha regresado al presente.
Cuando piensas en ellos vuelves a la conciencia del ahora. Hazlo cientos de veces al día, recuerda, todo tu poder reside en ser consciente del mismo. En otras palabras, “Recuerda recordar”.
El verdadero secreto del poder es ser consciente de él. Cuando eres consciente del poder concededor del Universo y empiezas a usarlo, todas tus preguntas son respondidas. Cuando empiezas a tener un entendimiento más profundo de la Ley de Atracción, puedes comenzar a plantearte preguntas de forma habitual. A medida que lo vayas haciendo irás recibiendo la respuesta a cada una de ellas.
La verdad es que el Universo te ha estado respondiendo durante toda tu vida, pero no puedes recibir las respuestas a menos que seas consciente de las mismas. Sé consciente de todo lo que te rodea, porque estás recibiendo las respuestas a tus preguntas en cada instante del día. Los canales a través de los cuales pueden llegar son ilimitados. Pueden llegar a un titular de un periódico que llama tu atención, a través de una conversación ajena, de una canción, de la radio, de un logotipo en un camión que pasa o por medio de una inspiración repentina. ¡Recuerda recordar y sé consciente!
.
Interpretación razonable de la Ley de Atracción 
Digamos que deseamos conseguir un mejor trabajo. Con solo manifestarlo y pedirlo a menudo no será suficiente para hacer que esto suceda si no hacemos un esfuerzo personal, por ejemplo enviando curribulum e ir a entrevistas de trabajo.
Aunque posible, es bastante improbable que podamos simplemente estar sentado en casa al lado del teléfono y esperar que una compañía nos llame de la nada y nos ofrezca el trabajo que queremos. Además de la creación de la realidad es absolutamente necesario el esfuerzo personal para conseguir resultados.
Por otra parte, si no creemos en la Ley de Atracción o simplemente la desconocemos y no hacemos nada para crear nuestra propia realidad, podremos enviar curriculum a diversas empresas e ir a entrevistas, pero el resultado será que la “suerte” estará ausente y deberemos aplicar mucho esfuerzo para asegurarnos ese mejor trabajo.
Sin embargo, si hacemos uso de la Ley de Atracción y creamos la realidad que deseamos encontraremos que nuestra suerte se incrementa y el trabajo buscado surge solo después de unos pocos intentos.
En la práctica, sin embargo, es el Yo Superior quien decide en última instancia lo que es mejor para nosotros. Es decir, si nuestro esfuerzo de creación de la realidad está en conflicto con el juicio de nuestro Yo Superior, pues no tendremos éxito en obtener lo que deseamos. 
A menudo, más adelante nos daremos cuenta de que lo que queríamos hubiera sido realmente una mala idea si lo hubiésemos conseguido.
Es importante también tener en cuenta, en lo que se refiere a manifestar algo, que podemos intentar influenciar la realidad que deseamos en tanto y en cuanto no violemos el libre albedrío de nadie.
 .
Conclusiones
En los párrafos que anteceden hemos tratado de alentarte para que te convenzas de que tú eres dueño de tu destino, y si no te gustan las cosas que has vivido hasta ahora o cómo las has vivido (que las has vivido porque tú así lo deseaste), puedes cambiarlas.
Sobre las técnicas para cambiar la realidad que se desea se ha escrito mucho, y sería importante consultarlas porque, por un lado, nos reforzarán la idea de que el universo está a nuestra disposición, y por el otro, porque nos brindarán directivas de aquellos más expertos que nosotros que las han puesto en práctica y han obtenido sorprendentes resultados.
Si hay algo que en este mundo funciona inexorablemente es el “pedid y recibirés”. Lo dijo el Maestro Jesús, y habrá que creerle, porque cuando uno lo pone en práctica funciona, y muchas veces mejor de lo que hemos deseado.
.
COMENTARIO DE HORACIO VELMONT
El caso más sorprendente que me sucedió sobre la aplicación de la Ley de Atracción fue cuando mi hija, que está viviendo con su esposo en Alemania vino a visitarnos por 15 días y tenía que regresar en un día determinado, para el cual tenía fecha y hora de salida del avión en Ezeiza (aeropuerto de Argentina). Teníamos que estar en lugar de partida a las 11 de la mañana. Salimos en un remís contratado con mucha anticipación para estar por lo menos dos horas antes de la partida del avión. Pero resulta que hubo un piquete sorpresivo y nos quedamos varados a unos 10 kilómetros del aeropuerto. e aviones). La hilera de vehículos atascada era enorme y avanzaba a paso de hombre. Faltaban entre 30 y 40 minutos para la hora 11, no recuerdo bien, y la situación era definitiva: perderían el avión, lo que supondría unos problemas tremendos porque mi hija y el esposo tenían compromisos ineludibles. Una verdadera tragedia. En ese momento hice un pedido, concretamente pedí un “milagro”, sabiendo que los milagros no existen, no pensando en la Ley de Atracción, sino en Dios. Ya se sabe que no importa a quien pides, si a Dios o al Universo o a Jesús o a quién.  Lo que importa es el pedido. Yo sabía que los milagros no existen y que mi pedido era poco menos que absurdo. Sin embargo, como comprobé de inmediato, estaba equivocado. De pronto apareció por la banquina una ambulancia haciendo sonar estentóreamente la bocina. El chofer del remís, en un gesto de audacia, salió de la hilera de vehículos y se pegó a la ambulancia. Fue una maniobra que le salió bien porque podía haber producido un desastre. Bueno, el resultado fue que la ambulancia, y nosotros con el remís pegado a ella, llegamos con unos 15 minutos de anticipación y mi hija y el esposo hicieron a tiempo para subir al avión. Para los escépticos quedaría la duda si  eso fue simplemente fruto del azar y la ambulancia hubiera aparecido igualmente aunque yo no hubiera hecho el pedido de un “milagro”. Pero para eso no tengo respuesta.
.
LECTURAS COMPLEMENTARIAS
La Ley de Atracción
http://www.bibliotecapleyades.net/archivos_pdf/elsecreto.pdf
Creación de la verdadera realidad
http://www.bibliotecapleyades.net/mistic/sas10.htm
Ley de la Atracción, desacreditando los siete mitos más grandes
http://www.deliberatereceiving.com/ley-de-la-atraccion-desacreditando-los-siete-mitos.html#axzz2ENov1rRP
Artículos sobre la Ley de Atracción
http://www.deliberatereceiving.com/ley-de-atraccion-articulos-en-espanol.html#axzz2ENov1rRP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s