¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte II)

Lista completa de temas

ENIGMAS DEVELADOS EN PREGUNTAS Y RESPUESTAS

(Según las enseñanzas del Grupo Ruanel) 

por Horacio Velmont
Contacto

0fa6e-zecharia_sitchin

PREGUNTA: ¿Cuál es la verdad sobre Zacharie Sitchin, Nibiru y los reptilianos?

RESPUESTA: Se puede ser desinformador sin saberlo. Es el caso de Zacharie Sitchin, que solo se limitó a traducir las tablillas sumerias que hablaban del planeta Nibiru y los reptilianos como creadores de la raza humana. ¡Toda una patraña!
En principio, es mucha soberbia creer que se puede traducir así como así los jeroglíficos de las tablillas. En todo caso, cualquiera puede traducirlas sobre la base “científica” que supone que cada signo significa una cosa determinada. El resultado puede ser cualquier cosa.
Concretamente, todo el asunto de los reptilianos que vinieron del planeta Nibiru a buscar oro y que luego crearon al hombre para que haga el trabajo pesado en las minas no es más que bulo, una fachada para ocultar a quien está detrás de todo, porque ¡vaya sorpresa que se llevarán algunos! los reptilianos no son extraterrestres sino terrestres y son creaciones (clonaciones) de… ¡Jehová!
Por supuesto que existen los extraterrestres reptiloideos, pero nosotros nos estamos refiriendo puntualmente a los reptilianos supuestamente originarios del planeta Nibiru.

Seguidamente transcribiré la opinión del Grupo Ruanel sobre este asunto, que a mi juicio lo aclara en forma definitiva. Lo transcripto fue la respuesta a una consulta mía que les hice a los profesores Daniel y Denyse sobre los Anunnaki.

– Para nosotros Sitchín sí es un desinformador, pero es muy probable que sea involuntario, pues se basó en la información de las tablillas y nosotros desde un principio no confiamos plenamente en lo que allí se imprimió.
Sentimos que las tablillas mismas fueron escritas por los mismos sacerdotes o seguidores de la entidad negativa que se ha hecho pasar por el Absoluto, siendo una entidad no solo engañadora de varias razas humanas que han vivido desde hace mucho tiempo en la superficie del planeta sino también un ser físico, más allá de que en sus orígenes tenga atributos que nosotros no tengamos por sus manipulaciones genéticas.
En síntesis, las tablillas son parte del intento por borrar nuestro verdadero pasado, mucho más antiguo y anterior a la civilización sumeria.
Muestras de esta percepción: ¿Por qué no se explica nada acerca de la existencia de civilizaciones como Lemuria, Atlántida o la Hiperbórea? ¿Por qué en ellas se habla del Jardín del Edén (ubicándolo en la zona del oriente medio) como el Paraíso, cuando otras tradiciones hablan de que éste está perdido y el hombre debe recuperarlo?
Si en esta zona nació la humanidad conocida, ¿cómo se explica que Caín haya creado su propio pueblo con otros pobladores no homínidos fuera de este paraíso? y ¿a dónde se fue este falso creador si se dice que aún sigue vivo y se alimenta de nuestras energías? ¿Creó acaso otro Edem?
Además, ¿por qué se le ha permitido a Sitchín revelar con tanta amplitud sus teorías cuando se han quemado bibliotecas y museos y miles de libros para tapar la verdadera información de los orígenes? ¿No tendría que estar oculta la verdad conociendo los alcances de los poderosos de este mundo y transmitida de manera oculta, posiblemente por órdenes secretas? ¿Cómo se explica que se hayan interpretado estas tablillas y por otro lado EEUU haya confiscado una gran cantidad de información y descubrimientos arqueológicos que se encontraban en Irak sin saber hasta el momento su paradero?
Deja estas preguntas de reserva que ya en lo siguiente entenderás porqué las hacemos.
–Para nosotros, los Annunaki no son reptiles y aunque al principio yo tenía mis dudas por tanta mala información, Dany me lo confirmó después.
Por mi parte también sentía que los “Annunaki” era un nombre sumerio con el cual se nombró a los que venían en naves y que ellos lo sacaron a su vez de tradiciones más antiguas. Por lo tanto veía que eran mucho más antiguos a la mención de las tablillas.
El hecho de que algunas versiones los describieran como altos y rubios nos cerró más y consideramos que en realidad se trataban de nuestros Primigenios ancestros humanos, que posteriormente fueron llamados “dioses” por trasladarse en naves, tener una altura gigantesca a comparación del hombre de la superficie terrestre y ser los que formaron algunas de las civilizaciones más evolucionadas en esta parte de la Tierra.
Dany siempre sintió, al igual que yo, que el origen del Humano terrestre corresponde al verdadero Dios creador relacionado con el sol central de este planeta (el Logos planetario) y por lo tanto el Paraíso es justamente la Tierra hueca. Siempre me lo expresó así y yo me uní a este criterio, porque compartimos experiencias personales al respecto.
Cuando leímos el libro “El Dios Humeante” (un viaje real al centro de la Tierra), esta percepción se nos reafirmó aún más, ya que describen el mundo intraterreno con elementos similares a nuestra percepción y los humanos que allí viven son muy similares a estos humanos primordiales (miden entre 3 y 4 mts. de altura y de piel blanca también, como se describen a los Annunaki).
Precisamente tanto pleito con las razas se debe en parte a que los humanos terrestres son de raza blanca (Aria) desde los comienzos, con algunas influencias o “mejoras” extraterrestres, y que las demás razas provienen de los planetas cercanos, ya que considerando la teoría de la Tierra Hueca, en todos los planetas habría posibilidades de vida intraterrena.
Dany y yo pensamos que lo mejor de cada planeta está en el interior de los mismos y no en su superficie, en lo más cercano al ”corazón” o centro.
–Lo que se relata en el Génesis: “Ahora hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, consideramos que hace parte de aquello que se quiso dejar escrito como expresión de este otro ”dios”, posiblemente hermano físico de los Annunaki, que en compañía de otros seguidores como él clonaron de ellos mismos al hombre conocido, y esta clonación y sus experimentos genéticos lo que hicieron fue generar una decadencia progresiva de la primordial y verdadera raza humana.
¿Por qué no nos cierra aún la versión de la interpretación de las tablillas sumerias sobre la mezcla genética con el homínido? Porque en primer lugar esa teoría no resuelve lo de las razas tan diferentes que supuestamente se derivaron después de este suceso, y segundo porque las marcas genéticas del homínido tendrían que ser tan notorias que todavía deberían verse en nuestra actual civilización, entendiendo que la evolución tendría que ser demasiado lenta para que sea posible.
El hombre actual se asemeja mucho más a las imágenes de los “dioses” que a las del homínido, tanto, que no parece haber mezcla sino más bien una clonación directa, más allá de nuestros errores genéticos, que como el mismo Sitchin reconoce, es el famoso “pecado original” de nuestra raza (“pecado” significa etimológicamente “error genético”).

Esto explica por qué no compartimos la teoría evolucionista. Y esta percepción la hemos también afirmado desde que hemos estudiado un poco más la visión de muchos biólogos independientes que hablan de que es una teoría inviable a la luz de los descubrimientos recientes.
Ahora bien, la explicación de la existencia de estos seres homínidos sí pueden ser experimentos fallidos y anteriores de esta misma entidad “dios”, quien jugando con la genética lo único que propició fue la condenación a muerte de éstas y otras posibles creaciones de su juego genético, como los reptiles terrestres y su supuesta humanización, que habría que ver que alcance tiene o tuvo (algunas teorías afirman que ya no están en el planeta).
–Si bien las civilizaciones terrestres han hablado de “dioses”, siempre se ha observado en la última era la prevalencia de un “dios” con deseo de protagonismo, un monoteísmo que se hiso evidente con la aparición de las religiones más recientes y que se sustentan en el Génesis, como si la intención fuera darle el poder a una sola entidad para hacer creer a la humanidad qué él es el único dios existente a quien se debe adoración, fervor y sobre todo obediencia.
También en la mitología se observa un rebelde que se “satanizó” con respecto a otros “dioses”. Los Nórdicos hablan de Loki, en Sumeria se menciona a Enki, aunque curiosamente la historia sumeria lo favorece como el único interesado en ayudar al hombre que él creó (¿todos los demás son tan malvados?), en Egipto es Seth, y es curioso ver como en la historia del pueblo “elegido” israelita, Jehová es quien aleja a este pueblo de la concepción de la existencia de otros dioses en Egipto, de una cosmogonía universal –¿no sea que se enteren de la verdad?– y les hace “no tener más dioses fuera de él, porque su dios es un dios celoso” (celoso de otros como él y de los cuales se rebeló? ¿Es él el dios rebelde del que se habla en las mitologías? Con su obrar y su carácter no parece haber duda de eso).
–Y si el objetivo de este “dios” ha sido engañar a toda una humanidad durante tanto tiempo, ¿por qué no engañaría creando falsas concepciones sobre su origen? ¿Por qué no hacernos creer en una ciencia materialista que apoya el evolucionismo como una manera de hacernos sentir inferior a su falsa omnipotencia, pues al fin y al cabo no seríamos más que unos simios modificados gracias a él? ¿Por qué no hacernos pensar que debemos ser sus hijos esclavos obligados a sostenerlo dándole energía vital tenaz y macabramente, sin que nos enteremos de ello? Tanta información revuelta con tanto bache que no se unifica me suena a parte de toda esta treta para confundirnos más.

–El tema reptil podría ser también exagerado lo suficiente como para crear paranoia colectiva. Todos los temas conspiranoicos tienen este enfoque y nos dejan a merced de la preocupación y el miedo PORQUE ESE ES EL OBJETIVO: ser la comida energética de un ser que está tan degenerado en negatividad que no puede sostenerse físicamente siguiendo las leyes de la naturaleza que son positivas y por eso bebe la energía astral negativa que nosotros despedimos en altas cantidades. Y consideramos que sus seguidores sacerdotes de su estirpe también han terminado necesitando de lo mismo.
Desde hace tiempo, Dany y yo venimos sospechando que es del mismo Jehová que proviene la suplantación de la verdadera magia interior por la magia negra, en una serie de rituales sangrientos y deplorables con dicha finalidad, y se sabe por la historia que son los judíos, uno de los pueblos que más conocen de este tipo de magia negra a través de lo que ellos tienen como sagrado: la kábala y los grimorios de sus patriarcas (véase el Grimorio de Salomón y se sabrá de qué hablamos).

El mismo Maestro Jesús afirmó que nosotros –como humanos clonados– éramos hijos de Satanás y no del Padre y por eso hablaba de un segundo nacimiento. Y hablaba de que el verdadero príncipe de este mundo era Satanás y es a él a quien en verdad adorábamos. Jehová se tomó al mundo de la superficie y aún lo sigue dominando a través de sus seguidores, los mismos que siguen sus principios de poder, dominio y control.
También el asunto reptil puede estar relacionado con las formas astrales terribles que se forman en el plano astral más denso, o quizás a las formas holográficas que dicen que pueden formarse con tecnología para propiciar falsos testimonios al respecto.
Otra posibilidad es que a través de la magia negra puedan generarse este tipo de entidades (véase los llamados súcubos), o que seres extraterrestres con características o genética reptil (pero con forma humanoide, como lo visualiza Dany) se hayan mezclado posteriormente con las razas ya establecidas posteriormente en este planeta y hayan encontrado un campo fértil en un proceso degenerativo de los humanos abonado inicialmente por Jehová, o incluso que esta entidad también haya creado una especie reptil en el mismo planeta (Dany visualiza, por ejemplo, material genético reptil en la raza amarilla [oriental]).
Mi postura es que puede ser la suma de todos estos factores, lo cual explica tantas teorías divergentes sobre su presencia física, así como del trabajo que se les adjudica desde el astral o cuarta dimensión.
También daría la base explicativa a la presencia de nuestro cerebro reptil, una maligna modificación de nuestra genética en aras de convertirnos en seres más serviles y emocionalmente dependientes.
–Ya mencioné que el verdadero Paraíso lo visualizamos en la Tierra Hueca, por eso el asunto del Jardín del Edem sería más un lugar de aposento provisorio (?) de Jehová cuando llegó a la superficie de la Tierra. Y uniendo cabos, si este ser era como los otros Annunaki o dioses primordiales (físicos) del centro de la tierra, ¿por qué no pensar que de ahí también viene él?
Separado de sus “hermanos” dioses, optó por formar su propio Reino (por eso el Maestro Jesús insistía en decir que su “Reino no era de este mundo”, quizás refiriéndose a la superficie….) Y lo llamó Jardín del Edem para que fuera como el paraíso de su origen…
Por último queremos decirte con respecto a la misión del grupo que nosotros no pretendemos darle certezas a los demás, pues lo consideramos demasiado pretensioso sabiendo que cada ser humano forma sus certezas de acuerdo a su experiencia personal y teniendo en cuenta que somos tan humanos como cualquiera y por lo tanto falibles de error con respecto a la Verdad. Somos más bien buscadores como todos, más allá de que tenemos la gracia de poder recibir algunas migajas del inmenso océano de información de los registros akáshicos, pero no creemos que ello nos otorgue ninguna autoridad especial sobre lo que descubrimos y compartimos.
Nuestro interés es motivar el aumento de conciencia con respecto a los temas, abrir los ojos a la realidad en donde nos encontramos como humanos y motivar la libre y personal investigación de estos asuntos, sugiriendo el desapego a obtusas doctrinas y a cerradas concepciones y generando la confianza de encontrar respuestas al interior del alma.
Por eso no nos preocupemos tanto; la tarea asignada de transmitir nuestro mensaje y reflexiones no debe tomarse como la gran panacea para la humanidad, sino como un trabajo esforzado de llegar al fondo de ciertos asuntos y divulgarlos.
Poner la mano en el fuego por unas conclusiones o por unos trozos de verdad, no es la idea de este trabajo, pues se corre el riesgo de obsesionarse con el conocimiento en sí, la necesidad temible de saciar la morbosa curiosidad, algo con lo que no estamos de acuerdo.
Por eso nos tomamos el trabajo de responder con esto, aunque se requieran demás análisis y de organizar sesiones aclaratorias posteriores para llenar ciertos vacíos, pues como ves no es fácil hacerse responsable de transmitir cosas que aumenten la tensión y distorsión que ya abunda en este planeta.
Tratemos de relajarnos un poco, el mundo no acaba por no saber todas las cosas, y sin embargo somos lentos en enfocarnos en transmitir la manera de impedir la destrucción de las almas humanas…No es tan importante saber los detalles sobre el origen de nuestra ruina como empezar a dar las herramientas para revertir nuestra condición actual y vencer el miedo y la esclavitud.
Un abrazo, Denyse

PREGUNTA: ¿Cuán es la verdad sobre el Jardín del Edén y la creación del hombre?

RESPUESTA: Nada mejor, para contestar esta pregunta, que acudir al iniciado Ramiro de Granada y a su libro “La Biblia III, Testamento de todos los tiempos”, donde se aclaran estos temas.

“El verdadero lugar para el desarrollo de la vida es el interior de los planetas y no su superficie exterior. La Tierra tiene la condición de albergar vida en su exterior porque sólo tiene un tercio más de gravedad, y temperaturas que varían entre -80º y +50º centígrados, lo que permite el desarrollo del Reino Vegetal, y por lo tanto del Reino humano. Pero las condiciones de vida no son las perfectas, sirviendo este planeta –en su superficie externa– como cárcel para los individuos que atentan contra la perfección natural en este sistema solar.
Tal es el caso del Demiurgo, que siendo un hombre primigenio e inmortal degeneró al Reino animal –naturalmente constituido por unas pocas especies– y creó al Sub-Reino Homo mortalis mediante sucesivos experimentos genéticos. Ésa es la razón por la cual esta civilización se halla solitaria y desconocedora de las comunidades intra y extraplanetarias.
El Jardín del Edén -o sea la superficie interna del planeta-, estaba habitada solamente por los Hombres Primigenios y por los Reinos Mineral, Vegetal y Animal. Todo ello era Perfecto. No podría decirse que era “bueno” porque no existía lo malo, aunque todos sabían lo que era correcto hacer, sin aceptar que se hiciera de otra manera que no fuese la Perfecta.
Nada podía hacerse de otra manera que no fuese la Perfecta, porque la imperfección era conocida como la opción no deseada. El rechazo a lo que pudiera significar salirse de la Perfección, era tan instintivo como el temor del niño ante el abismo. No necesita arrojarse a él para saber lo que le ocurrirá si lo hace. Así los Hombres sabían que si alteraban el Orden Perfecto de la creación del Logos del Mundo y sus cuatro ángeles, perderían esa vida perfecta y feliz que venían gozando desde que eran cristales minerales, cuando un soplo de conciencia atómica les hizo existir como individualidades.
Sabían que desde que comenzaron a Ser, regidos por la influencia del Auténtico Creador del Hombre, que es el Logos del Mundo, lo único que debían hacer para evolucionar en la felicidad perfecta era mantener el equilibrio perfecto dentro de sí mismos. Ese perfecto equilibrio entre sus tres manifestaciones: (SER = AMOR, CONCIENCIA = INTELIGENCIA Y VOLUNTAD = PODER). De ese modo, evolucionaron formando los más maravillosos y perfectos cristales, hasta dejar esa materia de tan largos, simples y lentos ritmos, para organizar una estructura más compleja, adecuada a los requerimientos creativos de un YO más capaz, más consciente.
Para esto el Logos del Mundo y sus cuatro ángeles ya les habían dado una enorme variedad de opciones para Ser en unos organismos más complejos, donde pudieran expresar más completamente su mayor cantidad de Amor, Inteligencia y Poder.
Siguiendo los planos etéricos hechos por el Logos, los Yoes formaron el Reino Vegetal, donde las opciones eran mucho más diversas que las del Reino Mineral, permitiendo una mayor cantidad de expresiones creativas a cada Ego evolucionante. Así se establecieron ciclos mucho más cortos que eran de unos diez mil años, poco más o menos. De las mezclas minerales primigenias surgieron formas de pequeñas “serpientes de vida” en cadenas de átomos, que originaron el Árbol de la Vida. Éste es en realidad un sistema informático, como un sistema organizador de los átomos, de tal modo que una parte de un cuerpo –por ejemplo una célula– contiene toda la información de cómo está constituido todo el cuerpo. Este Árbol de la Vida está formado principalmente por átomos de Carbono, Hidrógeno, Nitrógeno y Oxígeno, que forman moléculas (conjuntos atómicos ordenados) con forma de espirales o serpentinas.
Pero esta organización no se produce por casualidad, sino por dirección inteligente y planificada de una Conciencia Excelsa, que es el Logos Planetario, es decir el “Yo” del Planeta, puesto que cada mundo es una célula del Cuerpo de Dios que llamamos Universo. El Logos fabricó primeramente setenta clases de cristales para que los incipientes Yoes comenzaran el largo y glorioso camino de la Evolución.
El Árbol de la Vida permitió la formación de los Reinos Vegetal, Animal y Humano. En el principio, el Logos hizo setenta clases de vegetales menores parecidos al pasto, para que la tierra se hiciera blanda, y luego diseñó setenta clases de árboles, y cada uno con diferentes y maravillosos frutos.
Cuando éstos fueron plenos sabedores de todo lo que su naturaleza implica, el Logos les diseñó unos cuerpos de pez, siendo de setenta clases diferentes, para que aprendieran a moverse en el agua y desarrollaran la experiencia de los sentidos. Ninguno comía a sus semejantes, sino que comían los frutos de los vegetales que crecían en el agua.
Cuando estuvieron experimentados en su naturaleza, gozando de la Perfección en ese Reino, saltaron a otro diseño más complejo que les permitió caminar o volar, habiendo sobre la tierra solamente siete clases de animales perfectos que eran Búfalo, Mamut, León, Águila, Lobo, Abeja y Gacela. Ninguno de ellos molestaba a los otros, y todos comían frutos de los árboles.No existían seres carnívoros.
ACLARACIÓN: Los Reinos Naturales son producto de la evolución cósmica, pero son “creados” o generados en base a un PATRÓN CREACIONAL impartido por la Jerarquía de Logos, acorde y con adaptación a las condiciones particulares que cada sistema planetario y cada planeta puedan producir. En otros sistemas solares, otras galaxias y otros planos universales, las formas de vida pueden ser enormemente diferentes en lo físico, y los Reinos muy diversos en su modo de expresión. Pero el Patrón Creacional Absoluto está dado en la Tábula Máxima Hiperbórea. (Libro Tercero). Es decir que todos los Reinos del Universo, responden a las mismas Leyes, aunque los cuerpos de los seres sean infinitamente diversos. Por lo tanto hallaremos en el Cosmos, analogías equivalentes a un mismo nivel de conciencia. Podemos compararnos con un “hombre” de otra galaxia, cuyo cuerpo sea más parecido a un árbol o a un pulpo, pero será “hombre”, en tanto y en cuanto su nivel de conciencia sea equivalente al nuestro.

LA CREACIÓN DEL HOMBRE 

El Ser Inefable que es Hermano Mayor y Padre Creador de los Hombres, es un Logos como el que habita en el corazón interno de todos los mundos, en el sol que es Dios hecho Mundo y que desde antiguo es llamado “Pacha”. Él es un Logos Creador, que recibe la Luz Invisible y la Luz Visible del Sol Padre de Mundos, llamado “Ra”. Ra, a su vez, recibe todas las luces etéricas del Sol Sirio, el que las recibe del Logos de la Galaxia, y así sucesivamente.
Estos Logos, que son fuentes de Luz Perfecta, solamente crean cosas y Seres perfectos, porque son Dios hecho Galaxia, Dios hecho Estrella y Dios hecho Mundo. Todos los Seres que ellos crean son manifestaciones perfectas de la Divinidad, a imagen y semejanza de Dios porque son dioses individuales.
En los planetas que se crearon con la paternidad de Ra, los Logos de cada mundo hicieron creaciones similares, porque recibieron iguales inspiraciones. El Aliento Solar (viento magnético de elevadísima vibración etérica) define patrones o moldes de creatividad, inspirados a su vez en el Aliento de Sirio, y así sucesivamente.
Como producto de esta Jerarquía Gloriosa surgió la Creación del Hombre. El Hombre fue creado Perfecto. Todo lo sabe porque puede extender su vista más allá de las montañas y hasta el fondo de los mares. Aun viviendo adentro del planeta puede ver las cosas de afuera, o sea de la cara que da al abismo. Cuando crece y se desarrolla su Espíritu Divino, le es posible dejar su cuerpo de tierra (material) y con su cuerpo de Vraja Rojo (cuerpo astral desarrollado) puede viajar por todo el mundo e ir a otros mundos si lo desea, para conocer y maravillarse de la Creación del Absoluto.
Cuatro Maha Chohanes o “Grandes Ángeles” se unen en cada planeta para crear a las criaturas: Uno es el CREADOR, cuyo Rayo Especial es el Dorado de la Inteligencia. Éste es el diseñador de la criatura. Otro es el FORMADOR cuyo Rayo Especial es el Rojo del Amor y éste le da armonía y coherencia a la criatura, sembrando en ella la esencia del Ser.
Otro es el REALIZADOR, cuyo Rayo es el Azul del Divino Poder de la Voluntad, que imprime en el éter del mundo los atributos diseñados por el Creador y la calidad otorgada por el Formador, haciendo la Magia de la Precipitación por los elementos, generando el PUNTO ALEPH, sobre el cual el Cuarto Ángel aparece, llamado “YO SOY”, se difunde y genera la Vibración Primera o el Ojo de Shiva, que es la Conciencia, y el Ojo de Mithra que es su reflejo mental (la pantalla mental en que se ven los propios pensamientos). Su Rayo es el Blanco de la Verdad. El Punto Aleph se diversifica en millones de Egos o Individualidades. Los Cuatro Ángeles no son Seres individuales, sino modalidades vibratorias propias del Logos. En todos los Seres existe una analogía de ellos. En el Humano, los cuatro ángeles son: Sentimiento, Pensamiento, Palabra y Acto.
Todo ello es guiado por el Logos del Mundo, cuya regencia es Perfección sobre la Perfección.
La criatura Hombre es Creación Perfecta, como todas las demás criaturas del Logos, por lo tanto es un Dios Individual envasado en un Cuerpo Perfecto para disfrutar de ese modo específico su propia EXISTENCIA FELIZ, como Dios viviente y como Príncipe del Absoluto. Su destino es -como el de todas las criaturas- evolucionar hacia estados cada vez más Gloriosos dentro de la Creación Absoluta, siendo Hombre por tanto tiempo como lo desee, sin morir mientras quiera seguir siendo Hombre, con potestad sobre los minerales pero sin dañar el orden planetario.
Asimismo el Logos le ha dado potestad sobre los vegetales, para que cuidándolos, reciba de ellos los innumerables frutos que han de hacer de su sustento vital una delicia más. Antes de hacer al Hombre, los Maha Chohanes hicieron al Reino Vegetal, y lo hicieron Perfecto; y al Reino Animal, y Perfecto lo hicieron para que luego sean Hombres, según inspiración de la Divina Jerarquía Solar. 

EL ÁRBOL DE LA VIDA 

Las cadenas de átomos en forma de serpientes hicieron posible al Logos diseñar cuerpos biológicos llamados “semillas”, capaces de generar un ÁRBOL, que en el idioma intraterreno se llama Igg Drassil, o sea “El Primer Ser que Siente”. Estos árboles daban frutos con más semillas, con toda la información para que se vuelvan a hacer más árboles, dando mucho excedente biológico, como para nutrir a una criatura diferente, que sería el mismo Yo árbol una vez cumplido su ciclo como tal.
Cuando todo esto estaba en perfecta realización, los árboles llegaban a una altura de más de diez estadios, como queriendo alcanzar la inefable corola de Luz del Logos. Los Seres que eran, en esos cuerpos de árbol, adquirían así la experiencia excelsa de “sentir” profundamente, creando un cuerpo de agua alquímica, formada con las vibraciones maravillosas del Amor hacia el Logos que los había creado Perfectos como “YO Existente”, en cuerpos de árbol perfecto. Ese cuerpo de agua alquímica es éter vibrando en relación de atracción de las cosas que la Voluntad desee, y en respuesta idéntica a las vibraciones de los otros seres. Eso es lo que llamamos emoción, así que ese cuerpo se llama “emocional” o “astral” y sus funciones son: responder a los sentimientos de amor de los otros seres, emitir sentimientos de amor hacia los otros seres, lo que a su vez produce una vibración más rápida en los átomos de la materia de ese mismo cuerpo, despertando la Inteligencia Divina que existe en ellos. Con ello se forma una mayor Conciencia que es exactamente proporcional a una mayor Voluntad para hacer cosas perfectas y felices.
Luego los árboles hicieron tan perfecta su existencia y la gozaron tan gloriosamente, que decidieron perpetuarse en el mundo, y esos Yoes quisieron ser criaturas más completas, para expresar un amor mayor aún, y de una manera más excelsa todavía. No más perfecta, pues perfectos eran desde que existían.
Así los cuerpos emocionales de los árboles fueron tomando la forma que el Logos había previsto como criaturas Animales, cuyas formas no precisarán estar en un sólo lugar. El Logos imaginó luego al Hombre con un cuerpo tan glorioso, repartiendo su Amor más intensamente y en mayor espacio, y para que pudiese ser menos limitado aún que el Animal, y para que anduviese también por otros mundos llevando el mensaje de Amor del Logos Pacha-Mama.
Pero la mayoría de los árboles, que ya habían formado sus cuerpos de agua alquímica, o sea luz astral, con forma de Hombre, abandonaron sus gigantes cuerpos, dejando una gran cantidad de madera para luego utilizarla ellos mismos, siendo Hombres, sin necesidad de pasar por el Reino Animal. Así muy pocos fueron los animales, pero fueron Perfectos e inteligentes como los Hombres, tanto la Abeja como los demás. Las siete clases de animales sólo se multiplicaban lo suficiente como para mantener una cantidad que fuese buena a fin de mantener un equilibrio y beneficio para el Reino Vegetal, puesto que de él dependen las demás criaturas. 

EL HOMBRE PRIMIGENIO 

Merced al deseo de los árboles, intervino el Logos del Mundo para formar al Hombre con el agua alquímica llamada luz astral, porque es amor puro proyectado en el plano de la idea. Para darle consistencia en el mundo de la forma y la materia, con los elementos de la tierra, formó una serpiente maravillosa a la que enroscó en el árbol de la vida. O sea que el árbol genético con que había establecido el Reino de los Arboles, fue completado con otro conjunto de átomos enrollados en él, pero más finamente elaborado, con partículas más pequeñas de átomos más evolucionados.
Por ello se dice que el Hombre fue creado de barro. Luz astral que es maleable porque es agua alquímica, y los elementos de la tierra que son átomos de materia densa. Y por eso se habla del Árbol de la Vida del Paraíso y de la serpiente que habita en él, pues dicha serpiente resulta ser la estructura genética del cuerpo físico, del mental y del cuerpo vital, que encierran a su vez, dentro de sí, las condiciones para que el Hombre se convierta en una Creación Mayor aún, que es el Kristos.
Con un acto de Voluntad del Logos del Mundo, el Hombre fue creado de esa mezcla perfecta de agua y tierra alquímicas, para que el YO, que había pasado por la experiencia maravillosa de ser cristal y de ser árbol, y algunos, de ser Animal, viviese ahora como Ser Humano, que significa “venido del humus”, porque de barro fue hecho. Así como fue hecho de agua y tierra alquímicas, la tierra y el agua material hicieron el caldo primigenio donde las pequeñísimas “serpientes de vida” generaron huevos primigenios. Estos huevos originaron a los primeros hombres, que eran varones unos, y hembras otros; y teniendo sexo para multiplicarse no necesitó más el Logos, del lento proceso de formación de huevos.
Así este Hombre Primigenio, al igual que los árboles y animales, fue creado en dos versiones, respetando la Ley de Generación: Macho y Hembra fueron creados, para que al juntarse dos de género opuesto, realicen la Gran Obra Alquímica Prodigiosa de Amor, llamada Filosofal porque es “a fuerza de Amor”.
De ese modo Macho y Hembra producen la más completa obra de Amor Humano, al juntar sus almas y cuerpos en puro y excelso Amor. Con ello se despierta el esquema genético dormido, la serpiente en el árbol de la vida, y la energía del Yo Divino -que la extrae a su vez del Universo Absoluto y de su experiencia- nutre al cuerpo de la Criatura Eterna, que es llamada Kristos. Es decir que forma su propio cuerpo en el Reino Natural siguiente, del mismo modo que el árbol forma su Cuerpo Humano en el plano magnético astral, para luego nacer Humano.
El ciclo de vida del Hombre Primigenio dura más de cinco mil años, pero siempre hace su obra en menos tiempo. Como todas las criaturas del Logos, el Hombre es perfecto y el destino de su Yo, es Excelso, porque va eternamente hacia estados cada vez más Gloriosos y Sublimes, por un camino de felicidad perfecta desde su mismísimo origen.
Así es en el Paraíso, donde están en perfecto equilibrio los Principios y Leyes del Absoluto, por intermedio de los Logos. Igual es en todos los mundos de la Infinita Creación, donde en los diferentes Planos Universales, cada Gran Atractor, generador de innumerables galaxias, crea según su gusto y preferencia, siempre en Perfección Absoluta para Gloria de Todos los Seres que existen dentro del Absoluto y Eterno Ser.
Si un Hombre Primigenio muere –cosa que sólo acontece por accidente muy excepcionalmente– ese YO, que ha formado en su experiencia una Mente Superior o Alma, vuelve a nacer, forma un nuevo cuerpo perfecto para hacer su normal proceso de Ascensión al Reino Krístico. Y si acaso prefiriese mantenerse gozando de ser hombre un tiempo más, puede hacerlo hasta que le llega el Gran Cansancio, en el que no puede seguir siendo hombre con ese cuerpo. En tal caso muere y debe nacer otra vez. Pero esto tampoco es lo normal, sino excepcional.
(Como se verá más adelante, la principal excepción está dada en los Guerreros de la Luz, y por motivos especiales)
Los Hombres Primigenios sienten un gran placer en el Amor hacia todas las cosas, pero el Amor entre Macho y Hembra es la máxima experiencia.
Sin embargo, tiene en su naturaleza perfecta un mecanismo que lo hace sentir muy mal cuando arroja fuera de su cuerpo el Agua de Vida en que nada la Serpiente Kundalini, porque de ella debe nutrirse para formar el Cuerpo Krístico.
[El Agua de Vida es el líquido seminal del varón o el flujo orgásmico de la mujer, que es energía espíritu densificada, y la Serpiente Kundalini es la corriente que ella forma al subir por la columna vertebral cuando no se arroja en el orgasmo. Contiene al espermatozoide que actúa como mitad de una semilla, pero éste es transmutado en Agua de Vida si no se desperdicia. En la Hembra el flujo orgásmico es también transmutado (la necesidad de orgasmo es psicológica y puede eliminarse sin dejar de gozar del sexo). Para engendrar hijos no es necesario derramar el Agua Vital. Basta uno solo de los miles de espermas que escapan sin necesidad de orgasmo. Todo esto es válido para el Hombre Primigenio como para el Hombre mortal.]

¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte I)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte II)
Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte III)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte IV)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte V)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte VI)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s