Novedades

Lista completa de temas

TEMAS CLAVES

Horacio Velmont
Contacto

Paget_holmes55

Así es, querido Watson, el  mejor método para poner al mundo en contra de un país o de un culto, es armar un atentado simulando un ataque terrorista de ese país o de ese culto…

LO APARENTE NO ES LO REAL

(especulaciones sobre la muerte del fiscal Nisman)

Lo aparente es que el atentado a la AMIA provino de los iraníes. ¿Pero es así o se trató de un atentado para culparlos? ¿Y con respecto a la muerte de Nisman, justo momentos antes de presentarse en el Congreso para sostener su denuncia contra la presidente Cristina y el canciller Timerman?

https://horaciovelmont.wordpress.com/category/enigmas/

*************

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA
DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del programa de control mental MK ULTRA)


En razón de la crudeza del relato y de las imágenes de torturas y sexo explícito que incluyen, se advierte que este material no es apto para menores de 18 años ni tampoco para mayores de esta edad que no se hallen debidamente formados.

https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/01/15/los-monstruos-humanos/

OTRAS NOVEDADES RECIENTES DEL GRUPO OBNOSIS
Los crímenes del poder (el asesinato de Lola Chomnalez)

¿Quién provocó el accidente del Vuelo AirAsia QZ8501?
 ¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte I)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte II)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte III)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte IV)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte V)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte VI)
Para la Élite somos un rebaño de estúpidos manipulables
Reivindicando a Jesús
Vendo o alquilo trastornos mentales
La conspiración estúpida de los medios
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
La verdad sobre las explosiones de Hiroshima y Nagasaki
De la oscuridad a la luz
Las Pirámides de Bosnia
La trampa de la reencarnación

Si estos links por alguna razón no funcionan, utiliza este otro:
https://horaciovelmont.wordpress.com/2014/11/12/lista-completa-de-temas/

 

Lo aparente no es lo real

Lista completa de temas

ESPECULACIONES SOBRE LA MUERTE
DEL FISCAL NISMAN

Horacio Velmont
Contacto

Parravicini y Nisman

Luna menguante: Islam; 13=piso 13 (departamento de Nisman); 13 a 37=50 (La torre Le Parc tiene 50 pisos)… ¿Casualidad?

NismanNisman 4

Si hay algo extremadamente difícil -o quizás imposible-, es saber la verdad de los hechos de este mundo, porque la mayoría de ellos solo muestran una fachada  que oculta la verdad que se esconde detrás.

https://horaciovelmont.wordpress.com/2014/12/26/reivindicando-a-jesus/

Para que se entienda lo que quiero decir, y éste es el mejor ejemplo, señalemos que la Iglesia nos ha vendido la crucifixión de Jesús, un hecho que jamás sucedió porque el Maestro pertenecía al grupo de los Esenios, que participaba de la misma ética del Imperio Romano. Poncio Pilatos era su amigo y discípulo, lo mismo que el emperador Tiberio. Nerón era cristiano, y se tuvo que bancar todas las falsas acusaciones que hicieron contra él. Quien haya leído su “El evangelio de Nerón” podrá saberlo.

http://gruporuanel.com/la-verdad-sobre-el-hundimiento-del-titanic/

Viniendo más acá, el Titanic fue hundido por una carga explosiva que lo partió en dos y no por un iceberg, que solo le hizo un “rasguño” (los barcos tienen compartimientos estancos en el casco de modo que si uno se abre los otros lo mantienen a flote).

http://gruporuanel.com/jack-el-destripador/

Jack el Destripador jamás existió, pues fue un invento del Poder para ocultar los crímenes rituales satánicos masónicos perpetrados por el cirujano de la Reina William W. Gull y el príncipe Alberto Víctor, algo que la Policía londinense sabía pero no podía hacer nada porque la misma Corona de Inglaterra estaba involucrada.

http://gruporuanel.com/atentado-o-autoatentado/

Las Torres Gemelas fueron derribadas con cargas explosivas en su base, algo que los sismógrafos registraron antes de que los aviones “de juguete” impactaran contra ellas. ¿Quién es tan lelo que puede pensar que un avioncito pueda derribar tales edificios, que están protegidos de los sismos más  violentos? Desde ya que fue un autoatentado (Bin Laden había muerto hacía varios años y no en el ataque a su residencia, que fue todo un fraude).

Siria falsa bandera borrar

http://gruporuanel.com/operacion-de-falsa-bandera-contra-siria/

No se necesita tener muchas luces para darse cuenta de que se trata de una operación de inteligencia patrocinada por EE.UU. para lanzar un ataque con armas químicas en Siria y después echarle la culpa al presidente Bashar al-Assad. Desde el principio, el objetivo fundamental fue proporcionar una justificación –por “razones humanitarias”– para una intervención militar dirigida contra Siria.

https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/01/10/el-autoatentado-de-paris/

Otro caso, y éste es reciente, es el (auto) atentado en Francia, que fue perpetrado por quienes desean que se eche la culpa al Islam. Un caso clásico de “Problema-Reacción-Solución).

Así podría seguir hasta el infinito con ejemplos de “falsa bandera”, de los cuales algunos se pueden saber con certeza que lo son, pero otros quedan en la duda.

Todas estas explicaciones las he dado para finalmente desembocar en la reciente muerte del fiscal Nisman que estaba investigando el atentado a la AMIA.

Lo aparente es que el atentado a la AMIA provino de los iraníes. ¿Pero es así o se trató de un atentado para culparlos? ¿Y qué decir de la muerte de Nisman, justo momentos antes de presentarse en el Congreso para sostener su denuncia contra la presidente Cristina y el canciller Timerman?

La Corrupción K en la “Década Ganada” (Índice)

Si de algo podemos estar seguros es de que la ejecución de Nisman fue un hecho pergeñado contra la presidente Cristina -y esto dicho de un punto de vista objetivo porque no comulgo con la corrupción de su gobierno- y por lo tanto su muerte jamás puede ser achacada a ella porque es la principal perjudicada.

¿A quién puede ocurrírsele que la presidente argentina es tan necia que va a estar detrás de un asesinato que la va a perjudicar, máxime que funcionarios de su gobierno ya tenían preparados todos los argumentos para desvirtuar el informe que presentaría el fiscal? Les sobra habilidad para ello y han demostrado en muchas ocasiones que pueden hacer que lo negro se vea blanco y viceversa.

En este sentido son muy sugestivas las palabras de la propia Cristina Kirchner: “La denuncia del fiscal Nisman nunca fue en sí misma la verdadera operación contra el Gobierno. Se derrumbaba a poco de andar. Nisman no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el Gobierno era la muerte del Fiscal después de acusar a la Presidenta, a su Canciller y al Secretario General de La Cámpora de ser encubridores de los iraníes acusados por el atentado terrorista de la AMIA”.

¿Entonces de quiénes provino la orden de matar a Nisman haciéndolo parecer un suicidio? Nunca se va a saber, el crimen quedará impune, y probablemente dé el resultado esperado por quienes ordenaron su muerte, que obviamente no tiene nada que ver con su informe porque ya había sido presentado a la Justicia.

Todas las operaciones de falsa bandera tienen uno o varios propósitos específicos y ellos señalan con el dedo acusador a quiénes resultan beneficiados.

Dejo a los inteligentes lectores que no caen en la trampa de guiarse por las apariencias o, si se quiere, por el pescado podrido que nos quieren vender como realidad, que saque sus propias conclusiones.

Y conste que no he dado ninguna pista para resolver el enigma… ¿Acaso mencioné, por ejemplo, al sionismo o a la Agencia de Inteligencia israelí?  

LECTURAS RECOMENDADAS
Parravicini y la muerte de Nisman
https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/02/13/parravicini-y-la-muerte-de-nisman/ 
Ataques israelíes de bandera falsa contra la Argentina
http://proyectosegundarepublica.com/2014/01/13/ataques-israelies-de-bandera-falsa-contra-la-argentina/
http://nsrarg.blogspot.com.ar/2015/01/russiatoday-censura-adrian-salbuchi-por.html
Eric Frattini: “Es un asesinato típico del Mossad”
http://www.perfil.com/politica/Es-un-asesinato-tipico-del-Mossad-efectuado-por-espias-argentinos-20150307-0011.html 
Interesante punto de vista de alguien que no cayó en la trampa de las apariencias

http://surferpunks.blogspot.com.ar/2015/01/la-muerte-del-fiscal-nisman.html
Telleldín: “La muerte de Nisman fue perpetrada por la CIA y el Mossad”
http://www.perfil.com/politica/Telleldin-La-muerte-de-Nisman-fue-perpetrada-por-la-CIA-y-el-Mossad-20150218-0003.html

COMENTARIO DE A.C.
Ahora la presidenta salió a decir que Nisman fue asesinado pero que no tiene “pruebas”.  Claro, salir a decir públicamente que fue Israel podría provocar un lio internacional. No le queda otra que guardárselo. Pero si salió a decir esto es por algo…
Aquí está la noticia:
http://www.clarin.com/politica/Nisman-AMIA-muerte_del_fiscal_Alberto_Nisman_0_1289871134.HTML

COMENTARIO DE A.
En mi opinión, no hay ninguna duda de que a Nisman lo asesinó el Mossad, el Servicio Secreto Israelí, obviamente con  colaboración de gente interna de acá. En este caso, Cristina es inocente.  Anoche estaba escuchando varios programas en la tele, en uno de ellos explicaron muy bien cómo con la causa Amia a Israel le conviene “que sea” Irán el culpable… y no Siria u otro país por ejemplo. Hay que acordarse que ellos están justificando esas guerras contra los musulmanes y demás, lo mismo que EEUU, que inventa atentados y demás y “permite” fallas en seguridad como lo de la revista francesa ésa… Todo armado, y si no es armado es todo a propósito el dejar que pase. Hay que justificar la guerra contra los musulmanes y demás. Claro que no lo hacen por la “libertad”, sino que hay toda una justificación detrás, como vender armas o quedarse con el petróleo.
Y esta noticia es más que esclarecedora:

https://www.clarin.com/politica/pericias-detectaron-polvora-derecha-nisman_0_SkdaxUqwXe.html

COMENTARIO DE D.
Estoy de acuerdo con el comentario de A., en especial en cuanto a la responsabilidad del Mossad… Cristina se tira en contra del Poder, por rebelde… Es como lo era Chávez, se creen que ellos puede cambiar todo solo con rebelarse, y luego los bajan como palomas. No hace mucho ella dijo: “Si me pasa algo ya saben que fueron los del Norte”, y los yanquis es obvio que están con el Sionismo… Un buen consejo para Cristina sería: “hay que mirar bien a quien uno desafía, a fin de no tirarse contra quien no se debe”…

COMENTARIO DE J. R.
Me juego que Cristina sabe la verdad de quién asesinó al fiscal Nisman, pero no lo puede afirmar porque no lo puede probarlo… Por eso es muy sugestivo que haya pedido prestar especial atención a Lagomarsino -quizás cómplice esencial- en la carta que publicó a través de Facebook: “Resulta imposible no observar que en cualquier lugar del mundo, si alguien aparece muerto por un arma que está registrada a nombre de otra persona y esa misma persona resulta ser la última que estuvo con él en vida, le entregó el arma en el mismo lugar del hecho, su casa, y es un íntimo colaborador suyo especialista en informática que trabaja también en la causa AMIA desde el año 2007, resulta cuanto menos raro. Muy raro. Por eso es más que conveniente que se le otorgue mucha protección al Sr. Diego Ángel Lagomarsino”. Lo único que faltaría ahora es que también asesinen a Lagomarsino, por las dudas de que confiese…Ja!!

COMENTARIO DE U. D.
El gobierno autorizó a Stiuso a declarar todo lo que sabe, pero es obvio que esta autorización es solo para el “rebaño” que se cree cualquier cosa, porque, en principio, es obvio no va a revelar aquello que lo incrimine. Y en cuanto al resto, solo dirá “superficialidades”, no vaya a ser que termine como Nisman…

COMENTARIO DE O. L.
Entiendo y comparto la opinión vertida en todos estos hechos, no solo el de NISMAN sino también los históricos . No sé si sabrá que a fines de 1991 llegó procedente de la CIA – MOSSAD vía SIDE un mensaje secreto a todas las Unidades de las FFAA, de Seguridad que decía que el EZBOLLAH iba a cometer un atentado contra intereses de EEUU,Israel y  otros paÌses. Y que no se descartaba que BUENOS AIRES sería un Objetivo. En 1992 fuè la Embajada israelì y dos años màs tarde la AMIA. Investigaciones serias señalaban la mano de obra del MOSSAD. Ahora entiendo mejor lamuerte deNISMAN. Gracias.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS

Documento histórico que nos muestra cómo nos manipula la Élite con falsas realidades
https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/01/15/los-monstruos-humanos/

El periodista que informó de la muerte del fiscal argentino es agente de Israel/ Los Rothschild son dueños de “Charlie Hebdo”
http://www.rafapal.com/?p=29249

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
http://gruporuanel.com/la-verdad-sobre-el-incidente-roswell/
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte I)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte II)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte III)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte IV)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte V)
¿Quieres la verdad? ¡Pues aquí la tienes! (Parte VI)

¿Quién provocó el accidente del Vuelo AirAsia QZ8501?
Para la Élite somos un rebaño de estúpidos manipulables
Los crímenes del poder (el asesinato de Lola Chomnalez)
El crimen de las niñas de Alcàsser
La conspiración estúpida de los medios

Novedades

LOS MONSTRUOS HUMANOS QUE GOBIERNAN EL MUNDO

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del programa MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

ADVERTENCIA


En razón de la crudeza del relato y de las imágenes de torturas y sexo explícito que incluyen, se advierte que este material no es apto para menores de 18 años ni tampoco para mayores de esta edad que no se hallen debidamente formados.

CATHY O’BRIEN

 

CISCO WHEELER

“Somos programados para creer que nuestros Presidentes son hombres de honor, hombres de gran integridad, cuando en realidad son unos pútridos bastardos, ellos son pedófilos, ellos son adictos a las drogas, ellos practican alta magia, ellos hacen rituales. Ellos no piensan más que en sacrificar la vida de niños pequeños. Ellos no piensan en otra cosa más que en tener disponibles a todos los esclavos para ellos. Eso es lo que ocurre. Ésa es la verdad”. (ex esclava MK Ultra Cisco Wheeler)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

Si estos links por alguna razón no funcionan, utiliza este otro:
https://horaciovelmont.wordpress.com/2014/11/12/lista-completa-de-temas/

 

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

VIENE DE LA PARTE VI

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO XXV

EL PEQUEÑO BUSH

BUSH ESCLAVAS SEXUALES BORRAR

Era  tarde  por  la  noche  cuando  Bush  y  Cheney  me  acababan  la  programación  con  numerosos mensajes relativos a la apertura inmediata del libre comercio (drogas y esclavos) en la frontera de Juárez, México. Después me llevaron al piso de  abajo,  a las viviendas  de  la  zona occidental con  estructura  de cedro  y  secuoya  donde  Kelly  pronto  se  uniría  a  nosotros.  George  Bush,  Hijo,  dejó,  obviamente traumatizada y retraida, a mi hija en la puerta.

Refiriéndose a El juego más peligroso, ella me dijo en voz baja, derrotada y triste, “Me han capturado al igual que a ti”.
En retrospectiva, no sé si en realidad fue cazada (yo sólo puedo esperar que no lo fuera). De todos modos, esto reforzó el hecho de que yo si había sido capturada y por lo tanto, era “responsable” (aunque en realidad no lo era) por todo lo que le pasó a Kelly a partir de ese momento.
La  decoración de  la zona  de  residencia reflejaba  la  preferencia  de Cheney,  por  todo  lo que  era primitivo, rústico, del oeste. Al igual que en su “ultra secreta” Bunkhouse (casa / bunker) del Pentágono, abundaba el uso del cuero. La habitación principal era pequeña, pero parecía más grande a causa de un infinito espejo en una pared.

La habitación estaba decorada al modo de espejo con un lado con el aspecto del  otro.  Enfrente,  centrada  entre dos  sofás  de  cuero  negro,  había  una mesa  de  café  llena de  drogas  y parafernalia. Bush y Cheney estaban sentados en sillones de cuero negro a juego, en ángulo hacia la gran piedra de la chimenea, donde ardía un fuego, iluminando y calentando el ambiente.
La  heroína,  la  droga  preferida  de  Bush,  se  encontraba  en  abundancia  y  Cheney  se  unió  a  él  a usarla.  La  mezcla  heterogénea  de  drogas  expuestas  supuestamente  incluía,  opio,  cocaína  y  Hostias  de Wonderland (MDMHA-RTC alias éxtasis),  lo cual me indicaba que tenían la intención  de  celebrar  sus vacaciones con abandono. Ya había visto antes a Cheney tropezando borracho, pero esta fue la única vez que lo vi usar heroína y me dio a mí. Kelly, también, fue sometida a las drogas.
Bush intentó vender a  Cheney la idea de la pedofilia a través de gráficas descripciones de tener relaciones sexuales con Kelly. Ambos ya estaban excitados sexualmente por las drogas y las expectativas.
Cheney demostró  a  Bush por qué  no  tenía relaciones  sexuales  con  criaturas exhibiéndose  ante  Kelly  y diciéndole:  “Ven  aquí”.  Al  ver  el  pene  inusualmente  grande  de  Cheney,  Kelly  se  tambaleó  al  echarse hacia atrás con horror y gritó: “No!” lo que les hizo reír. Bush pidió a Cheney su atomizador de cocaína líquida mientras se levantaba para llevar a Kelly al dormitorio. Cuando Cheney comentó lo benevolente que  era  Bush  durmiendo  con  ella  antes  de  tener  sexo,  Bush  respondió:  “Es  el  infierno.  Es  para  mí”.
Describió su estado de excitación en los típicos términos vulgares y explicó que quería fumigarse cocaína en el pene para durar más tiempo.
Cheney dijo: “Yo pensaba que era para la niña”.
Bush explicó: “La mitad de la diversión es tenerlos retorciéndose”. Cogió a Kelly de la mano y la llevó al dormitorio.
Cuando Cheney me dijo que yo era la  “responsable” del asalto de Bush sobre mi hija por haber sido atrapada en El Juego Más Peligroso, me habría gustado “quemarme” (en el infierno). Me quemó el interior del muslo con el atizador de la chimenea, y amenazó con lanzar a Kelly al fuego. Hipnóticamente mejoraba  su descripción de  la amenaza  para  traumatizarme profundamente.  Mientras  él abusaba  de  mí brutalmente, oía los gemidos de Kelly provenientes del dormitorio.
A medida que sus gritos se hicieron
más fuertes, Cheney subió la música clásica para ahogar sus gritos de auxilio.
A  las  4:00  am,  según  las  órdenes,  Bush  Hijo  (y  su  piloto  de  helicóptero)  llegaban  para recuperarnos  a  Kelly  y  a  mí.  Estábamos  volando  (en  helicóptero)  de  vuelta  a  la  zona  del  lago  Shasta donde  Houston  y  la  autocaravana  nos  esperaban.  El  asalto  de  Bush  a  Kelly  demostró  haber  sido  una experiencia  demoledora  para  mi  mente  y  físicamente  devastadora  para  Kelly.  Tenía  una  necesidad extrema de atención médica y ni siquiera se podía mover. Houston amenazó con dejar la caravana en la zona de Yosemite y tirarme desde un acantilado si  no  me  calmaba. Sus amenazas y órdenes no podían controlar mi histeria, gran parte de su programación de control se habían hecho añicos inadvertidamente.
Temeroso de que perdería a sus dos “fabricantes de dinero”, Houston me permitió llamar por teléfono al médico de Kelly y  empezar a  administrarle  medicamentos.  En cuanto a mí,  se las  arregló  para obtener ayuda en recoger  mis  trocitos  para completar  mi principal  objetivo de viajar  a California, por  ejemplo, encontrarme  con  el  presidente  mexicano  Miguel  de  la  Madrid  y  finalizar  los  planes  para  abrir conjuntamente la frontera de Juárez.

CAPÍTULO XXVI

NUEVOS ÓRDENES MUNDIALES

  

No se podía “perder tiempo” llevándome de nuevo hacia el nivel de funcionamiento. Yo sabía que tenía trabajo por  hacer. Aunque sería “usada” por  mi  30  aniversario, no creía que fuera la intención de Bush y Cheney agilizar el proceso tan rápidamente. Al parecer su incompetencia era fruto del exceso de drogas y el abuso posterior de Kelly ante mí hizo que partes de mi base de programación maternal fueran destruidas.
Independientemente  de  su  “perdón”,  Houston  nos  llevó  a  San  Francisco,  California,  en  el
Templo de Set (Satanás), fundado por el teniente coronel Aquino del Ejército de EE.UU. donde hicieron algunas reparaciones “de emergencia”.


No me llevaron a ningún hospital ni institución  mental, sino a un  laboratorio de investigación y desarrollo  del  cerebro  /  mente  en  la  Reserva  del  Ejército  de  los  EE.UU.  de  Presidio.  Hay  muchas instalaciones como ésta en todo el país, en varios campamentos militares de la CIA y de la NASA donde hiper-avanzados conocimientos del gobierno son puestos a prueba, desarrollados y modificados. Aquellos que conocí que habían comprendido científicamente la experta mecánica del cerebro en relación con las entradas  y  salidas  de  la  mente,  utilizaban  los  conocimientos  secretos  adquiridos  para  manipular  y  /  o controlar a otros. Lo único que Mark Phillips, Byrd y Aquino tenían en común era la creencia de que “el conocimiento secreto es poder”. (1)

Byrd me explicó que con el Nuevo Orden Mundial “se refuerzan los poderes”  para  ofrecer  a  la  comunidad  de  salud  mental  sólo  desinformación  parcial  y/o  deliberada  a través de su grupo de presión, La American Psychiatric Association (APA) , respecto a las modalidades de tratamiento de los graves trastornos disociativos que se están creando mediante el control mental! Los perpetradores creían que la retención del conocimiento y la proliferación deliberada de desinformación les permitiría el control sobre sus secretos, y, posteriormente, el control de la humanidad. Podría ser correcto si nadie puede o quiere reaccionar ante la información presentada en este libro.
Intencionadamente o no, oí una conversación referente a la muerte y la mente entre Aquino y un asistente  de  laboratorio  mientras  yacía  sobre una  fría  mesa de  metal, en  un profundo  estado hipnótico, Aquino decía que yo había estado cerca de la muerte en numerosas ocasiones que “habían aumentado mi capacidad de entrar en otras dimensiones (de la mente) camino de la muerte”. Había oído hablar mucho a Aquino  sobre  estos  conceptos  antes,  como  si  se  estuviera  tratando  de  convencer  a  sí  mismo  de  alguna teoría de viajes interdimensional en el  tiempo. “Si  en  principio  fuera  posible  o en teoría, los resultados serían  los  mismos”,  decía.  “El  concepto  del  tiempo  es  abstracto  en  sí  mismo”.  La  charla  hipnótica  del pasado-presente-futuro  puso  mi  mente  en  un  punto  en  que,  combinando  los  conceptos  del  mundo  de espejos de Alice In Wonderland / NASA, se creaba una ilusión de dimensiones eternas. Ahora sé que las únicas  “dimensiones”  que  experimenté  fueron  elaboradas  compartimentaciones  de  memoria  de  hechos reales, hechos terrenalmente reales, terrenalmente criminales, y ciertamente no por alenígenes, Satanás o demonios.

Ataud mk ultra borrar
Después  de  trasladarme  previamente  de  la  mesa  a  una  elaborada  caja,  entonces  Aquino  me desplazó la mente a otra área del cerebro, afirmando haberme llevado a otra dimensión por medio del “a las puertas de la muerte”. Esto se logró mientras yo estaba sometida a privación sensorial en combinación con reprogramación hipnótica y armónica. El ataúd, en cuanto a estructura, aparentemente se transformó en mi mente en un crematorio, donde soporté una sensación de calor cada vez mayor, mientras que “poco a poco era quemada” por sugestión hipnótica. Aquino luego “me lanzó a través de la puerta de la muerte” a otra dimensión, “vacía de tiempo”. Las diferentes partes de mi programación fueron “recreadas para el disfrute de los líderes mundiales”, es decir, El  presidente de los EEUU  Reagan,  el presidente mexicano Miguel de la Madrid, y rey Fahd de Arabia Saudí.
En  mi  siguiente  recuerdo  consciente,  Houston,  Kelly  y  yo  estábamos  en  Hollywood,  donde Houston alegaba que la autocaravana “se había roto”, un demasiado usado intento de mezclar la memoria.
Me  envió  a la  calle  a  telefonear  a  Michael  Dante,  que  vivía  cerca  de  Beverly  Hills.  Dante  nos  estaba esperando a Kelly ya mí para estar con él en su mansión de Beverly Hills durante varios días tal y como había sido previamente mal arreglado por nuestro guía, Alex Houston. Kelly y yo esperamos en la cabina telefónica como nos indicó hasta que Dante llegó a recogernos en su Ferrari  de color azul medianoche. 

Así  que  me  senté,  Dante  dijo:  “Tengo  algo  para  ti,  Baby,  Dame  tu  brazo”.  La  heroína  era  un  “vicio” común que él compartía con Bush, y me inyectó la droga justo delante de Kelly.
Más  tarde  esa  noche  en  su  casa,  Dante  me  dijo  que  había  rechazado  “gestionar  mercancías dañadas”, y que  no sería mi  siguiente gestor como  estaba planeado. No sólo  estaba “no apta para  vivir con” él, sino que ya no era “apta para vivir” en absoluto. No estoy segura de lo que pretendía conseguir con estas amenazas, pero sé en retrospectiva, que ésta no era una decisión suya. Además, nunca percibí el hecho  de vivir  con  él  y su  declarado “amor”  como  un  “futuro” de  todos  modos –  En cambio,  dijo que estaría de acuerdo con el plan original el tiempo suficiente para adquirir a Kelly”.   

Al día siguiente, horas antes de reunirme con de la Madrid, Tommy LaSorda manager del equipo de béisbol de los Dodgers de LA, George Bush Hijo, y el lanzador estrella de los Texas Rangers Juniors, Nolan Ryan (que también era banquero), estábamos en casa de Dante trabajando en los detalles del lavado de dinero y las transacciones bancarias para la inminente apertura de la ruta de cocaína, heroína y trata de blancas en la frontera de Juárez. El vínculo común de la actividad criminal encubierta hacía caso omiso a cualquier conflicto profesional de béisbol que hubiese entre ellos. Los tres estaban en la ciudad para estar presente  en varias  reuniones  y  fiestas  de Reagan,  que  llegaría  en cuestión de  días.  Y  los tres  parecían tener conocimiento de mi función de esclava sexual con control-mental como “Modelo Presidencial” de Reagan.
Dante estaba recogiendo la ropa y los accesorios necesarios para el encuentro de la noche con de la  Madrid.  LaSorda,  Nolan  Ryan  y  Bush  Hijo  estaban  en  la  puerta  de  entrada  de  la  casa  de  Dante intentando activar mi “Ordenador Mental de Béisbol” fragmentación programada de la personalidad que había sido hecha añicos, sin darse cuenta, por Bush y Cheney durante los traumas de Shasta. Dante les dijo:  “Ella  sabe más  de béisbol  que  tú  y Tommy (LaSorda)  juntos.  Adelante preguntadle  algo. Lo  que sea”.
Para  gran  alegría  de  LaSorda,  Nolan  Ryan  preguntó:  “¿Cuántas  veces  se  toca  el  sombrero Fernando Valenzuela (lanzador de los Dodgers) si va a lanzar una srewgy (bola de rosca)?” Yo no podía responder,  aunque  seguramente había  almacenado más  datos estadísticos de los  que  nunca se  hubieran impreso.
Bush Hijo gritó: “Oye, Dante”. ¿Qué pasa ahora con tu ordenador de béisbol, eh? Se supone que debemos decirle una palabra mágica? ”
“No lo  sé”, respondió Dante.  “Podría ser la  droga.  Su sexo está trabajando  bien, pero. Dale  una oportunidad”.
Bush  Hijo  se  negó,  diciendo:  “No,  gracias.  El  Ordenador  de  Béisbol  chupa  bastante.  Oye,  nos vemos más tarde”. Bush Hijo nunca había mostrado ningún interés sexual en mí. Al igual que su padre, él había mostrado sólo interés sexual por Kelly, quien había estado ausente con él la mayor parte del día.
Cuando  volvió  para  irse,  me  acarició  la  barbilla  y  enigmáticamente  dijo:  “Que  tengas  un  Baile (Ball)(Bola) de esta noche”.
LaSorda, que todavía no había hecho su Ultra Delgada Rápida-patrocinada dieta, dijo, “Hablando de bolas, las mias podrían tener un poco de atención ahora”. Y se bajó la cremallera del pantalón.
Dante me dijo: “Nos tendremos que vestir. Tres minutos”. Tres minutos era para mí un disparador para  llevar  a  cabo  un  acto  específico:  sexo  oral.  Me  arrodillé  en  el  suelo  y  alcé  el  enorme  vientre  de LaSorda,  reclinándolo  sobre mi  cabeza  mientras  buscaba  a  tientas  su  pene  según las  órdenes.  Los  dos Gran Daneses de Dante entraban cuando Bush Hijo y Nolan Ryan salían. Yo me había visto obligada a participar en una película de bestialismo con estos perros entrenados para el sexo ese mismo día, y tuve que  luchar  contra ellos  mientras  satisfacía  sexualmente  a  LaSorda  antes de  prepararme  para  el “Baile” (Bola).

 (1) Mark Phillips me contó que, al revelar sus “secretos”, su poder disminuiría. “El Bien siempre prevalece  con  la  aplicación  positiva,  mientras  que  los  malos  son  obstaculizados  y  retrasados  en  sus actividades  delictivas  por  el  hecho  de  tener  que  encubrir  sus  acciones  negativas  con  mentiras  para sostener la mentira. Inevitablemente, esto permite que la verdad surja”, dijo Mark.

 CAPÍTULO XXVII

HOTEL CALIFORNIA

  

Dante  me  lanzó  un  vestido  rojo  corto,  ceñido,  con  tiras  de  diamantes  de  imitación  y  un  par  de “zapatos de cristal” para llevarlo al “Baile de Cenicienta”. Los zapatos, de color rubí, como las zapatillas de Oz, y los zapatos “relámpago mágico” de Philip Habib, eran para trans-formarme en el fragmento de la personalidad que me habían sido pre-programados para el evento.
Dante me acompañó a la fiesta / “Bola” donde debía reunirme con el presidente mexicano de la Madrid. Dante había estado presumiendo de su “segunda casa en Malibu” desde que lo conocí, y el lugar resultó  ser  la  opulencia  personificada.  Yo  no  sabía  quién  vivía  en  realidad  en  “su”  segunda  casa  en Malibu, California, pero la influencia de Reagan en la decoración era evidente. Desde el frente, el estuco blanco daba la impresión de que la casa tenía dos pisos. La vista daba a la aislada Pacific Bay, y revelaba tres niveles construidos sobre un precipicio. A través de la  pared de paneles de cristal ahumado que se extendía  por  la  parte  posterior,  los  tres  pisos,  ricamente  alfombrados  en  rojo,  blanco  y  azul proporcionaban  una  visión  patriótica.  Todos  los  niveles  interiores  estaban  decorados  en  tonos  beige-blanco  y  en  dorados  y  con  vidrio.  Una  enorme  lámpara  de  araña  colgada  del  “Techo  de  catedral”, iluminaba los tres niveles vez desde el gran salón que daba a la bahía.
Me  habían  dicho  que  Tío  Ronnie  (Reagan)  llegaría  al  día  siguiente.  Era  mi  “deber  patriótico” asistir a la fiesta de bienvenida de de la Madrid y “limar cualquier resistencia que él pudiese tener”, para que la reunión de negocios con Reagan “fuera bien”. Ésta no era la primera vez que escuchaba esa excusa para  ser  prostituida  políticamente,  ni  sería  la  última.  En  realidad,  yo  haría  el  trabajo  sucio  inicial, entregando  mensajes,  y  alentando  a  de  la  Madrid  a  tomar  drogas  y  abandonarse  en  la  fiesta.  Las relaciones diplomáticas entre EEUU y México ya eran fuertes, pero esta fase de la operación requería el total compromiso por parte de de la Madrid.
Dante y yo esperábamos en el primer elemento de la escalera cuando de la Madrid, acompañado por dos guardaespaldas, subió al nivel rojo de la casa. Saludé a de la Madrid, “Bienvenido a los EEUU y (seductoramente)  bienvenido  al  Hotel  California”.  Su  risa  gutural  indicó  que  había  captado  las ramificaciones  de  mi  encriptada  declaración.  “Hotel  California”,  cogido  de  una  popular  canción  de los Eagles, afirmaba que “puedes comprobarlo en cualquier momento que desees, pero nunca puedes salir”.
Para  de  la  Madrid  esto  confirmaba  la  permanencia  de  su  participación  en  las  operaciones  criminales encubiertas,  en  las  que  estaba  conspirando.  El  chantaje  se  inició  abiertamente  para  asegurar  que  cada participante criminal entendiera que si uno caía, caerían todos. Mantener la “suciedad” entre ellos a través de  este  método  de  estilo  mafioso  era  aparentemente  la  única  forma  de  que  estos  criminales  que implementaban el Nuevo Orden Mundial se mantuvieran “honestos” entre sí.
De la Madrid y yo entramos en un dormitorio cercano, seguidos por Dante y los guardaespaldas. Entonces Dante activó el mensaje programado e inculcado en el complejo de Shasta por Bush para de la Madrid.  Recité:  “Con  su  permiso,  señor,  tengo  un  mensaje  del  vicepresidente  de  Estados  Unidos  para entregarle. Bienvenido a nuestro barrio. Como usted sabe, Salinas y yo hemos elaborado los detalles hacia la  implementación  de  nuestro  plan  de  apertura,  mañana,  de  la  frontera  de  Juárez.  En  preparación  y celebración de este hito, la pequeña fiesta de esta noche le pondrá cara a cara con unos cuantos, pocos, de confianza que son parte integrante del presente esfuerzo, y le brindarán la oportunidad de ver de primera mano la amistad y el honor entre los miembros de la familia (el gobierno mafioso involucrado), lamento o no poder estar aquí en persona para darle la bienvenida, pero Ron (Reagan) le puede mostrar las entradas y salidas de la organización mejor que yo. Los números de las transacciones han sido grabados, y están a su disposición para fines de referencia cruzada y para mantener la integridad de los actores involucrados en su extremo de la frontera de Juárez. El compromiso de hoy le asegura un nivel económico de vida más alto  para  su  pueblo,  el  incremento  de  las  relaciones  con  EEUU,  la  afluencia  de  la  industria norteamericana, y una posición de alta estima en el Nuevo Orden Mundial, con su “Sello de Aprobación” podemos disolver la frontera de Juárez y dar paso a un futuro de prosperidad para México. De momento, relájese y disfrute de su estancia”.
Uno de los guardias de de la Madrid que estaba removiendo unos papeles de un maletín, le dijo a Dante que quería los números de las transacciones bancarias. Dante me cambió la programación Libreta del “Eres lo que lees”, y yo entregué los números previstos a los guardias  de fronteras de de la Madrid siguiendo  las  órdenes.  Utilizaron  una  especie  de  ordenador  para  calcular  y  confirmar  los  números.
Consciente de que la reunión estaba siendo filmada por las cámaras “ocultas” de alta tecnología de Dante, de la Madrid levantó una bola de heroína mexicana envuelta en papel de embalar. Hablando directamente a la cámara, dijo hábilmente: “Una muestra de agradecimiento, Sr. Bush, algo para su reserva privada. La mejor heroína disponible. Disfrute de ello”.
Dante se acercó desde el otro lado de la habitación y dijo: “Cogeré esto y haré que él lo reciba de mí mismo”.
“Estoy  seguro  de  que  lo  harás”,  se  rió  de  la  Madrid.  Luego  volvió  a  poner  todos  los  papeles, menos  uno  en  el  maletín.  Me  dieron  instrucciones  para  presentar  el  elaborado  relieve  del  Sello Presidencial  Mexicano  (de  Aprobación)  a  unos  pre-designados  guardias  fronterizos  de  Juárez  como prueba  del  compromiso  de  de  la  Madrid,  y  luego  entregarlo  directamente  a  Bush  para  su  archivo  del futuro acuerdo del TLCAN.
Preparado  para  presentar  una  versión  modificada  de  una  Demostración  Práctica  del  Control-Mental  para  de  la  Madrid,  Dante  dijo:  “Has  oído  hablar  a una  Paloma  Mensajera.  La  has  visto  en  la manera de aceptar programas. Y ahora voy a demostrarte algunas de sus maneras sexuales”.
“Esto  no  será  necesario”,  le  dijo  de  la  Madrid.  “Se  me  ha  dado  un  manojo  de  llaves  que  me gustaría usar por mi cuenta, incluyendo la de destruir toda la memoria. No es que importe, cuando te están monitorizando (hizo un gesto hacia la cámara) , pero sin embargo me han dado instrucciones de hacerlo”.
Parecía  como  que  Dante  no  supiera  que  no  era  la  primera  vez  que  yo  era  prostituida  sexualmente  al Presidente Mexicano.
“Ella  monta bien  a caballo”,  dijo  Dante, refiriéndose tanto  a la  práctica poco  común  de utilizar heroína  para  supuestamente  bloquear  mi  recuerdo  de  este  evento,  como  un  acto  sexual  inspirado  por Reagan. Dante me clavó una aguja en el brazo. “Puedo recomendarte un paseo para ti?”
“Estoy en un momento ahora que me gustaría mantener”, respondió de la Madrid refiriéndose al uso de la cocaína y su nariz en funcionamiento. Dante presentó varias generosas líneas de droga blanca en un  espejo  negro.  Me  acarició  debajo  de  la  barbilla  provocándome  la  personalidad  sexual  Gatita  de Reagan, recogió la heroína de Bush, y se llevó a los dos guardias fuera de la habitación.
De  la  Madrid,  consciente  de  mi  exposición  a  la  pornografía,  dijo:  “Te  gustan  las  cámaras? Démosles algo para ver”. Esnifó dos líneas más de coca, se desnudó y, además, activó mi programación de sexo oral con las claves y los  desencadenantes  verbales y físicos  que Reagan anteriormente le había proporcionado.  En  un  momento  dado  con  entusiasmo  comentó  que  “si  consigo  el  Tratado  de  Libre Comercio, a mi manera, el Acuerdo incluirá además unas cuantas (esnifó otra raya de coca con énfasis) “modelos”  (vaginalmente)  cortadas  y  entrenadas  como  tú”.  De  la  Madrid  había  estado  obsesivamente fascinado con mi cortada mutilación vaginal. Estaba perversamente entusiasmado ante la perspectiva de la frontera de Juárez y la oferta de la alianza en la venta de drogas e incluso en la protección de esclavos con  control-mental  del  “libre comercio”.  Reiteró  sus  deseos  el  día  siguiente,  durante  una  reunión  con Reagan.

 CAPÍTULO XXVIII

EL “LIBRE COMERCIO” DE DROGAS
Y ESCLAVOS EN LA FRONTERA DE JUAREZ

Al día siguiente, Dante me  llevó a una  mansión en lo alto de  una colina de  Bel Air,  donde otra fiesta estaba en  marcha.  Cuando me  añadí a  los que  estaban reunidos  en el  cuidado césped,  reconocí  a muchos  de  los  mismos  mafiosos  que  habían  estado  en  el  refugio  de  Malibú  también  conocido  como “Hotel California”.  Esta  era una  fiesta de bienvenida  para el  presidente Reagan,  que acababa de  llegar.

Estaba caminando por el patio en dirección a mí con su amigo Jack Valenti, que era el presidente de la poderosa  Motion  Picture  Association  of  America  (Asociación  Cinematrográfica  Americana).  Reagan hacía su papel entre sus amigos mafiosos, el abrigo beige con el cuello de piel sobre los hombros dejaba ver  el  traje  gris  oscuro  que llevaba  debajo.  En  retrospectiva,  le  recuerdo  vestido  como el  mafioso  con quien yo no me había de encontrar, John Gotti. Así que mis ojos se encontraron con los suyos, fui lanzada al  suelo  por  una  familiar  explosión  blanca  y  azul  (alta  tensión)  como  la  que  había  experimentado recientemente en el  DC.
Cuando volví en mí y voy enfocar los ojos, Dante me sostenía en pie. Reagan dijo: “Bueno, hola gatita”.
“Tío Ronnie, como has llegado hasta aquí?” – Pregunté con infantil inocencia. “El arco iris, Gatita, el arco iris”, respondió en el críptico Oz, “Te lo dije, volvía a casa. No hay lugar como el hogar, y tú lo has dicho conmigo. Por lo tanto, aquí estamos. Guardo un pequeño trozo de arco iris en el bolsillo para poder  volver  sobre  él  (  al  DC)  en  cualquier  momento  que  quiera.  Pido  un  deseo,  y  hago  chocar  los talones, y ya me he ido”.
De  momento,  Reagan  había  logrado  confundirme  la  mente  con  las  crípticas  metáforas  de  Oz, reconfirmándome en la personalidad infantil mientras que él era de hecho el Mago poderoso. Tal y como entramos  dentro  para una  breve  reunión,  mi  personalidad  fue  deliberadamente  cambiada  por  la  que  se había ocupado de De la Madrid la noche anterior.
La  casa  estaba  estucada  en  un  tono  blanco-grisáceo  y  decorada  con  el  azul  Presidencial  de  las alfombras  de  felpa  y  los  tonos  profundos  de  la  madera  de  cerezo.  La  “oficina”  era  pequeña  y  estaba atestada  por  todos  aquellos  de  nosotros  presentes  en  la  reunión.  De  la  Madrid  estaba  cómodamente sentado,  al  igual  que  Jack  Valenti.  Yo  no  estaba  al  corriente  en  concreto  del  papel  de  Valenti  en  la apertura de la frontera de Juárez, sólo sé que estaba al tanto de los detalles de aquella reunión. Dante y yo permanecimos  de  pie  ya  que  nos  íbamos  en  cuanto  oyéramos  a  Reagan,  que  estaba  transportando documentos y caminando por la habitación, decir lo que tenía que decir.


“Bueno,  Gatita”,  me  dijo  Reagan”,  ésta es tu  sentencia  de  muerte:  te irás  con  una llamarada  de gloria”. No me sorprendí al recibir la confirmación de mi muerte inminente por parte de Reagan. Había oído hablar de  la muerte para  cremación  prácticamente  a todos los involucrados  en establecer el  “libre comercio”, a través de México,  de los niños de  nuestra  nación hacia  las  drogas.  El  uso de  metáforas y patrióticos  juegos  de  palabras  por  parte  de  Reagan  mientras,  con  toda  naturalidad,  me  informaba  que ordenaría mi muerte eran el reflejo de su frecuente muestra de falta de respeto por la vida humana. Lo que reflejaba su carácter, más que los crímenes en los que estaba involucrado era que impulsaba a encubrirlos mediante “mi condena a muerte”. Yo había sido testigo de las bases criminales del TLCAN, que a su vez podrían  poner  en  peligro  la  ejecución  satisfactoria  del  Nuevo  Orden  Mundial,  estos  secretos  nunca deberían ser revelados. En principio el “Libre Comercio” incluyendo el de las drogas y la trata de blancas se extendía más allá de la frontera de los EE.UU. / México. Incluía traumatizar estadounidenses, robótica, el  control-mental  de  niños  en  Arabia  Saudita,  así  como  la  construcción  de  arsenales  de  armas  en Nicaragua y en Irak. Aunque a mí no se me consideraba una amenaza, basándose en la (errónea) creencia de  que  no  podía  ser  desprogramada  para  recuperar  la  memoria  de  estos  acontecimientos,  mi  muerte proporcionaría un seguro adicional a los involucrados.

En cualquier caso yo  estaba casi “agotada”, y la grabación de mi muerte para hacer una película “Snuff” se acordó como una prueba para de la Madrid y otros dirigentes de riesgo, de que me habían silenciado a través de la muerte.
No  se  me  ocurría  nada  para  responder  a  la  “sentencia  de  muerte”  de  Reagan.  Dante  quería asegurarse de que yo había comprendido el punto tal y como él gráficamente la exponía: “La próxima vez que te encienda la llama (sexual). Niña, te consumirá en cuerpo y alma. Y te quemarás, niña, te quemarás. Y cogeré tus cenizas y las esparciré al viento. Te haré volar lejos. En la película”.  Al  oír  algo  secreto  con  lo  que  se  le  pudiera  relacionar, Valenti  se  rió  del  doble  sentido  de las palabras de Dante. Haciendo referencia a la edad, a la pornografía, al lápiz azul en la edición, al término “Películas azules”, añadió, “Llamas azules”.
Dante se rió con él. “La titularemos ‘Quién fue Llamas Azules?’ O, ¿qué tal ‘Quema-Da’? ” De la Madrid hizo notar que Reagan no reía y dijo: “Esto es como destrozar un Mercedes para filmar un truco”, se inclinó hacia adelante desde su silla a la de Reagan, bajó la voz y dijo: “Mi deseo es tener siete iguales en cuanto salgan de vuestra  línea de montaje y me sean enviadas antes de  la finalización del acuerdo”.
Reagan  estuvo  de  acuerdo,  respondiendo:  “Estos  niños finos (rubios, de ojos  azules)  están  en  la parte superior de la línea y esperan su turno en Arabia Saudí, pero no tienen lo que hay que tener”.
“Las  Dos  Caras  son  difíciles  de  encontrar”,  dijo  en  broma,  de  la  Madrid,  refiriéndose  a  mi mutilación vaginal y al código de programación Presidencial. Pasó la mirada por encima de mí, se tocó y continuó crípticamente: “de todos modos,  según como se mire. A mí me gustaría tener  ‘Una’,  tenlo por seguro”.
Reagan  rió  entre  dientes  mientras  Dante  movía  los  pies  y  desplegaba  los  largos  brazos  lo suficiente  para  toser  riendo.  Valenti  parecía  estar  aburrido  de  clichés  o  bien  se  perdía  muchos  de  los dobles  sentidos  crípticos,  pero  a  juzgar  por  el  tono  de la reunión,  era  mejor  que  fuera  así.  “Le  diré  a Bobby (Byrd) y le delegaré tu pedido”, dijo Reagan a su homólogo mexicano. “Debería ser relativamente sencillo hacerte llegar una cada pocos envíos más o menos una vez la frontera de Juárez esté abierta a este tipo de actividades de libre comercio como estaba previsto”.
Reagan hablaba como si estuviera distraído y
pensando en otra cosa, incluso cuando miraba hacia mí.
“Con  su  permiso,  señor”,  empecé  a  decir,  “Tengo  el  Sello  de  Aprobación  Presidencial  y  estoy dispuesta a cumplir mi papel”. Dante miró su reloj, consciente de que estaba programada para estar en la frontera de Juárez “alrededor de medianoche”. Reagan se acercó a ver el papel que yo había recibido de Miguel de la Madrid la noche anterior.
“Está  bien.  Bueno,  adiós.  Gatita”,  dijo Reagan,  mientras  me  besaba  en  la  mejilla.  Y  agregó  en críptico Oz: “Te veré en el otro lado (del arco iris DC). Haz chocar los talones …”
Mi  mundo  se  volvió  negro.  Alguien  me  había  golpeado  con  una  potente  pistola  eléctrica  y  yo había caído, sentía como si Dante me estuviera medio arrastrando mientras me llevaba a su coche, que ya estaba al ralentí en el camino circular. Pronto se detenía junto a la autocaravana en la estación de servicio de Hollywood Boulevard, donde nos había recogido a Kelly ya mí unos días antes, Kelly ya estaba en la autocaravana, enferma con vómitos y horriblemente traumatizada. Alguien le había convencido de que yo había  sido  asesinada.  Houston  intentó  crear  una  inducción  hipnótica  de  “ir  hacia  atrás  en  el  tiempo” actuando  como  si  yo  me  hubiera  ido  hacía  sólo  unos  minutos.  Conducimos  rápido,  deteniéndonos solamente para poner combustible para que estuviera en Juárez a la hora señalada.
Como  si  fuera  un  robot  presenté  el  Sello  de  la  Aprobación  Presidencial  a  los  adecuados funcionarios previstos, oficialmente la frontera quedaba abierta  al “libre comercio” de  crímenes de  lesa humanidad. Houston y yo habíamos pasado a través de la frontera de Juárez donde fuimos recibidos por el  funcionario  mexicano  al  mando.  El  guardia  parecía  tener  unos  40  años,  con  los  rasgos  clásicos, robustos  y  mexicanos.  Media  aproximadamente  metro  ochenta  (5’11”),  tenía  el  pelo  negro,  un  bigote descuidado, ojos negros saltones y un vientre panzudo que resaltaba por encima de sus piernas cortas y rechonchas.  Habló con  entusiasmo  en español,  con  un  tono duro  y  frío  en la  voz  mientras escupía  las palabras necesarias en inglés, “Dame  el Sello”, chasqueando los dedos me  apresuraba con impaciencia. Cogió el sello presidencial y me tiró hacia abajo sobre la parte superior de un estéril, pequeño escritorio de metal,  mientras inspeccionaba de cerca  el documento.  Incluso Houston permanecía inusualmente  en silencio mientras  aquel particular guardia  uniformado se paseaba por  la habitación de  la pequeña torre, sudando profusamente mientras hablaba por su walkie talkie. Finalmente, accedió y verificó los códigos de  las  operaciones  bancarias  entregadas  a  través  de  quien  según  dijo  era  George  Bush,  Hijo.  Dio  por terminado  el  encuentro  tomando  una  pistola  paralizante  de  su  cinturón  y  sacudiendome  con  ella, supuestamente para borrarme la memoria.
Estaba mareada y débil por la alta tensión y el calvario de cómo Houston y yo nos dirigíamos de nuevo a  través de la frontera. El estómago  vacío se me revolvió,  provocando que Houston soltara, “Te dije que no bebieras agua”. En realidad, no había bebido nada desde el champán del Hotel California, y no había comido en días. Estaba completamente agotada cuando llegamos con la autocaravana a El Paso, pero Houston estaba sexualmente excitado por la cocaína y los hechos delictivos que fusionaron México con los EEUU en la frontera de Juárez.

 CAPÍTULO XXIX

EL LAGARTO DE AHS

snuff borrar

Tras la apertura de la frontera de Juárez, me mantuvieron activamente ocupada según el plan para “usarme” antes de mi sentencia de muerte en mi 30º aniversario. Estuve sometida a una brutal violación (cerca de la muerte) “aprovechando la celebración” en una identificada Logia Masónica de Warren, Ohio, para  “aprovechar  los  beneficios  del  libre  comercio”,  adquiridos  por  políticos  involucrados de la Costa Este. Centros como la próxima “Charm School” de Youngstown comenzaron la producción en masa de esclavos  mula  para  el  tráfico  de  drogas  o  formar  parte  de  las  “operaciones  de  tráfico-deporte”  con esclavos sexuales con control-mental. México no fue el único país que recogió los beneficios económicos del libre comercio criminal.
Después  del  calvario  de  Kelly  en  California,  Dante  y  Houston  continuaron  explotándola criminalmente,  porque  era,  literalmente,  para  “lo  único  que  servía”.  Posteriormente,  se  perdió  una cantidad  extraordinaria  de  escolarización.  Cuando  estaba  en  la  escuela,  tenía  dificultades  con  sus compañeros. Estos factores impulsaban planes para enviarla a una escuela católica local al año siguiente, donde su comportamiento inusual sería pasado por alto, y escondido.
Poco después, el senador Byrd llegó a Nashville para tocar el violín en el Gran Ole Opry y, como mi  guía,  Houston,  comentó:  “tocará  conmigo”  en  el  Hotel  Opryland.  Byrd  explicaba  que  la  estrecha asociación conmigo se había vuelto más volátil a causa de mis papeles en el Irán-Contra y en el TLCAN, y que por  eso se había  visto obligado  a distanciarse de mí.  Pasamos la  mayor parte  de “nuestra  última noche  juntos” trabajando  en sus  memorias para un voluminoso libro  de la  Constitución de  los Estados Unidos  que estaba  escribiendo (publicado  ahora a  costa de  los  contribuyentes), que  se centraba  en sus prolijos (filibusteros) discursos en el Senado.
Byrd intentó fortalecer  mis programados “bonos de lealtad” hacia  él para  mantenerme en  calma “hasta  que  la  muerte  nos  separe”.  Me  dijo:  “Si  fuera  por  mí,  me  gustaría  dejarte  vivir”.  Habló ampliamente sobre  cómo nuestro  tiempo juntos  había sido vulnerado tanto  por de  la Madrid  como por Reagan,  la  amargura  de  sus  fuertes  controles  sobre  mí  era  una  evidencia  de  que  se  burlaba  de  sus autodenominadas funciones como Mago y Lagarto de oz. La fascinación de de la Madrid por los esclavos con  control-mental  en los EU, parece  ser que  le inspiró  para  combinar los  temas de  Bush de  lagartos-extraterrestres  y  sus  reputadas  teorías  sobre  las  raíces  mayas  /  de  hombres  lagarto  con  los  temas  de Reagan de Oz para reclamar el  papel de  Lagarto de Ahs.
Desde las divagaciones  de Byrd,  parecía que
hiciera mofa de su papel porque habían decidido cuando moriría “su” esclavo, y no tenía nada que ver con la  manera  de  cómo  me  matarían.  Byrd  se  mantuvo  “enganchado”  a  su  farsa  de  programación  toda  la noche. Tocaba el  violín y cantaba “para mí” en vez de  su tortuosa  costumbre de azotar y  ser brutal. El sexo fue, por primera y última vez, sin dolor.
Byrd no se había alejado demasiado de mí, pero, en cuanto a operaciones del gobierno se trataba. Cuando  yo  estaba  “sobre  el  arco  iris”  (“over  the  rainbow”)  en  el  DC  durante  el  verano  del  87,  los negocios fueron como de costumbre con Byrd. Fui escoltada al Goddard Space Flight Center donde Byrd me estaba esperando en un pasillo esterilizado cerca de los ascensores con espejos con adornos de latón.
Iba  cargado  de  útiles,  que  depositó  en  una  pequeña  mesa mientras  me  saludaba.  Cogió  una  tarjeta  de identificación de la  NASA y  me la colgó en  el  pezón, los dientes de  metal me mordían  con  los bordes dentados.  Cuando yo  (suavemente) grité, él dijo: “Ah  de acuerdo, la  usaré”,  la descolgó, y se  la colgó sobre su bata blanca de laboratorio. Me entregó una bata de laboratorio de la NASA como la suya y un pesado  bate  blanco.  En  su  casco  sugerentemente  y  con  “humor”,  decía  PESADO  (HARD)  en  grandes letras rojas. En mi casco ponía NASA, al revés, en una inversión especular también en letras rojas.
Cuando lo leí en el espejo, parecía como  si estuviera  en el lado equivocado del espejo y tuviera que  pasar  a  través  de  él  (según  la  programación  Alice  In  Wonderland  /  NASA).  También  indicaba claramente a-los-iniciados  que estaba  bajo el  control mental.
Byrd  miró su reloj de  bolsillo, lo  que me
provocó una oleada de terror, y dijo en críptico Wonderland, “Llegamos tarde. Mientras el ascensor cae por el agujero del conejo, invertiremos el tiempo y así llegaremos unos minutos antes”.  
Byrd  me  hizo  dar  vueltas  ante  las  puertas  como  espejos  del  ascensor  diciendo:  “Mira profundamente en el espejo y sé todo lo que puedas ser, mientras estés infinitamente perdida en todo lo que veas” Byrd medía su inducción hipnótica en función de lo que ordenaba. “Pasa a través del espejo”, las puertas se abrieron y entramos.
Cuando el ascensor supuestamente iba por el “nivel menos 99 (menos 66 según la cursi inversión de Aquino) de las profundidades del infierno”, Byrd me dijo que la Tierra “gira más y más rápido en el centro, haciendo una espiral hacia abajo como un efecto de tornado”. Yo caí más profundamente en mi trance  hipnótico.  Las  puertas  del  ascensor  se  abrieron  y  apareció  una  réplica  exacta  de  la  planta  que acabábamos de dejar. Sin embargo, el pasillo de esta planta llevaba a una sala de ordenadores y a una, aparentemente, desinfectada área de laboratorios. Algunos de los científicos que trabajaban encontraron divertidos  los  sombreros  que  llevábamos  e  incitaron  a  Byrd  para  que  exagerara  su  comedia,  Byrd  de hecho ignoró a estos trabajadores de la NASA, como a muchos otros, quizás adulaban deliberadamente su ego de artista porque se apoyaban en sus créditos para financiarse.   Byrd me hizo anunciar robóticamente a los trabajadores “Me está tomando por su líder”.
“Soy el Comandante, aquí,” dijo quien aparentemente era el director del laboratorio subterráneo. Los trabajadores volvieron de nuevo al trabajo mientras él seguía de pie con los brazos defensivamente cruzados  sobre  el  pecho,  mientras  sus  inteligentes  ojos  desde  detrás  de  las  gafas  inspeccionaban  la habitación examinando la  situación.  El  Comandante  tenía algunos  mechones grises  en su pelo  corto y oscuro, pero su construcción era sorprendentemente juvenil y elegante para su edad.
Él y Byrd al parecer
se conocían muy bien. Byrd se le acercó, arrastrándome hacia adelante. “Tom”, Byrd llamó a su amigo que  debería  rondar  los  50  y  media  sobre  metro  ochenta.  “Este  es  tu  ejemplar  del  día  que  prometí entregarte.  Estaré  más  interesado  en  ver  qué  puedes  ofrecer  ya  que  las  relaciones  diplomáticas  con México dependen de ella. No es que quiera aumentar ninguna presión que puedas tener, pero necesitan otras siete, exactamente como ella, para meterlas en la boca del Lagarto real (de la Madrid) para evitar que esparza los intestinos por el proyecto”.
“Es mejor así, amigo mío”, dijo el Comandante, acariciándose la barbilla sin descruzar los brazos. “De esta manera no podrá hablar sin implicarse a sí mismo”.
“Así es  como lo  ve  el Jefe”,  Byrd estuvo  de  acuerdo.  “Ya está metido  hasta  el fondo  de  todos modos, pero este tema (por los esclavos) le queda más cerca de casa y podrá servirse personalmente”.
Fuimos a una desinfectada área clínica, que tenía un laberinto de pequeñas habitaciones donde me desnudaron y prepararon para el laboratorio. Una enfermera me inyectó una droga del tipo “Tranquility” de la NASA y me dio instrucciones de ponerme la bata de nuevo. “Ven Por Aquí”, me ordenó mientras me  llevaba  por  el  pasillo,  balanceando  las  caderas  de  forma  exagerada.  Obedecí  inmediatamente.
La
droga de la Tranquilidad no tenía efectos recreativos, pero producía una actitud de pacífico respeto hacia todas las órdenes recibidas. Cuando nos acercábamos al laboratorio del tipo teatro, un pequeño grupo de hombres que estaría presente hablaban con Byrd y el llamado Comandante. Nos miraban y se reían de mi cumplimiento literal de andar como la enfermera.
Fui conducida por el Comandante a la entrada de un “detrás de la escena” que en realidad era un hundido  laboratorio  rodeado  de  vidrio  con  asientos  en  filas  ascendentes.  Los  científicos  con  batas  de laboratorio  de  la  NASA miraban  hacia  abajo sobre  la mesa  de laboratorio  donde  yo yacía  mientras  el Comandante me cableaba a una especie de ordenador.  Una cámara colocada en la parte superior de un rincón de la habitación, filmaba todo lo que sucedía. Supe a través de las conversaciones entre Byrd y el Comandante que de la Madrid había pedido un vídeo de los últimos avances en las técnicas del control mental  utilizadas  para  crear  a  sus  siete  esclavas.  En  realidad,  la  cámara  estaba  filmando  métodos científicos mezclados con desinformación “cómica” como un humorístico “no” a su solicitud.
Desde  que  se  me  consideró  “agotada”  y  mi  muerte  inminente,  el  Comandante  decía  a  los científicos que se “sentía libre para joder al espécimen de laboratorio”. “Pero primero”, dijo, “antes de satisfacer sus curiosidades mentales y físicas con el muestreo de las mercancías del Presidente (Reagan), debemos  satisfacer  el  intelecto  perverso  y  con  poco  espacio  para  el  humor  del  Presidente  (de  la Madrid)”.
Se  volvió  hacia  uno  de  los  trabajadores  técnicos  y  dijo:  “Tendrás  que  editar  esta  cinta  en
beneficio de De la Madrid y aprovecha para dejar fuera esta parte mientras la preparamos para hacer una broma ‘en blanco y negro’ con el camaleón”.


Un lagarto vivo encerrado en una especie de tubo de ensayo de vidrio me fue introducido  en la vagina.  La  cámara  se  centró  en  la  zona  donde  mis  piernas  abiertas  parecían  en  posición  de  parto. Actuando  como  si  yo  hubiera  concebido  mientras  tenía  relaciones  sexuales  con  de  la  Madrid,  el Comandante dijo: “Ahora, para el producto final, que en términos sencillos equivaldría a la descendencia  reproductiva de una máquina de reproducción de lagartos”. Dramáticamente hizo chasquear un guante de goma  y  se  lo  puso  e  hizo  ver  que  se  disponía  a  hacerme  un  examen  ginecológico.  De  hecho,  estaba abriendo la puerta del tubo-trampa del lagarto para que saliera. Muy lentamente, el lento lagarto sacó la cabeza  fuera  de  mi  vagina  y  se  arrastró  hasta  quedar  sobre  la  mesa  de  metal,  “Esto  concluye  toda  la demostración de la experimentación de la clonación de una modelo Presidencial”, dijo el comandante.
Parece  ser  que  fui  seleccionada  como  el  prototipo  de  las siete  esclavas  programadas  que  de  la Madrid  había  solicitado.  De  la  Madrid  estaba  interesado  en  esclavas  programadas  por  la  NASA  que hubieran  sido  mutiladas  vaginalmente  como  yo.  Estaba  sexualmente  obsesionado  con  aquella  horrible talla. No tengo forma de saber qué, ni qué avance tecnológico se proporcionó en realidad a De la Madrid gracias  a  la  película.  Sólo  sé  que  la  desinformación  deliberada  contaminaba  las  metodologías representadas, y que nunca había experimentado ninguna programación ni ninguna de las pruebas ni antes ni hasta ahora por ninguno de estos métodos.
Este vídeo creado para el “Lagarto Real” fue uno de los muchos temas crípticos de lagartos que la NASA utilizaba en sus operaciones en México. Todos mis roles programados en México involucraban a los  prolíficos  lagartos  locales,  las  iguanas.
De  la  Madrid  me  transmitió  la  “leyenda  de  la  iguana”,  y
explicaba que los extraterrestres que descendieron sobre los mayas tenían forma de lagarto. Las pirámides mayas,  su  avanzada  tecnología  astronómica,  incluyendo  el  sacrificio  de  las  vírgenes,  habían  sido supuestamente inspirados por extraterrestres lagartos. Me dijo  que cuando los  alienígenas se mezclaron con los Mayas  para  producir  una forma de vida que  pudieran  habitar,  fluctuaron  entre  un humano y  el aspecto de una iguana con habilidades camaleónicas. “Un vehículo perfecto para transformarse en líderes mundiales”.
De la Madrid afirmaba tener ascendencia Maya / alienígena en su sangre, por lo que se podía
transformar “de nuevo en  una Iguana, a voluntad”. De la  Madrid producía un holograma similar al que hacía Bush en su iniciación Eres Lo Que Lees.
En  su  holograma  como-un-lagarto,  la  lengua  y  los  ojos  producían  la  ilusión  de  que  se  estaba transformando  en  una Iguana.  Mientras  que  en  México,  se  me  ordenaba  siempre  esperar por  las  rocas donde las abundantes iguanas tomaban el sol antes de ser “trance-porLagarteadas”, en el Lagarto de Ahs.

CAPÍTULO XXX

EN INTERÉS DEL TIEMPO Y EL ESPACIO

El  senador  Patrick  Leahy  (D-Vermont),  quien  ejerció  como  vicepresidente  del  Comité  de Inteligencia del Senado de EEUU el 1985-86, era “amigo” del senador Byrd. La posición de Leahy en el Comité de Apropiaciones de Byrd en el Senado, junto con su antigua posición en la Inteligencia, le daba una enorme cantidad de poder e influencia. Si bien yo tenía motivos para haber estado en contacto con el Senador Leahy en numerosas ocasiones, Kelly, aparentemente, estaba más familiarizada  con  él que yo. Esto se evidenció en nuestra reunión con él en Vermont a finales del verano de 1985.
Alex Houston fue contratado para “entretener” en la Feria del Estado de Rutland, Vermont. Todo el viaje resultó ser una lluvia de actividad encubierta para mí, tiempo durante el cual obtuve un paquete de papeles de un agente no identificado con órdenes de entregarlo en mano al senador Leahy. Kelly se había mantenido  tan  ocupada  como  yo,  ya  que  Boxcar  Willie  y  otros  agentes  de  la  CIA  pedófilos  se encontraban en abundancia en la feria en el estado natal de Leahy.
El presidente Reagan me había dado órdenes específicas para llevar a cabo, mientras estuviera en Vermont, que incluían la entrega de un mensaje de “Patrick” para él. También me dijo: “Cuando vayas a Vermont, asegúrate de pasar (“comprar”) por LL Bean”.
Interpretando literalmente lo que sugería, pregunté: “Toda la tienda?”
“No”, dijo Reagan riendo. “Quiero decir pasar por allí. No tengo ninguna intención de comprar la tienda entera. Ya es mía. Sólo compra un par de cosas, como una Navaja Suiza LL Bean”. (1)
Cuando Reagan dijo de LL Bean, “ya es mía”, pensé que se refería a la cantidad de compras que hacía allí. Llevaba camisas de LL Bean, suéteres, y zapatillas, dormía en mantas de franela de LL Bean dentro de su pijama de LL Bean, y llevaba su Navaja Suiza (Swiss Army Knife) LL Bean “presidencial” negra, con la que se limpiaba las uñas. Pero capté el verdadero significado de la declaración de Reagan cuando fui “detenida” en la tienda LL Bean de Vermont el último día del largo compromiso de Houston en la Feria del Estado de Vermont.
La  tienda LL  Bean,  situada  cerca  de  la  cima de  la supuestamente montaña  más  alta del  bosque primitivo,  parecía  ser  una  tienda  tapadera  para  la  actividad  encubierta  de  la  CIA.
Cuando  pregunté  al
‘empleado’  asignado a Kelly y a mí por una Navaja Suiza negra, su respuesta indicó familiaridad con las operaciones encubiertas del gobierno. Utilizando el viejo y familiar mensaje (gatillo), al ordenar a Kelly y a mí el “Venid Por Aquí” (“Walk This Way”), nos llevó a través de un almacén y salimos por  la puerta trasera. Allí, un helicóptero negro, sin marcas nos estaba esperando en una plataforma.
El piloto nos llevó volando hasta la cima de una montaña, donde desembarcamos en un claro junto a  una  casa  aparentemente  inaccesible.  El  sitio  parecía  una  fortaleza,  y  dos  guardias  uniformados  nos recibieron cuando Kelly y yo salimos del helicóptero. Los guardias nos escoltaron hasta la casa, cuidando de Kelly mientras yo me reunía con el senador Leahy.
Entré en una habitación tipo oficina que tenía una vista panorámica del desierto, donde Leahy se apoyaba  en  un  muy  pulido,  escritorio  de  madera.  Llevaba  una  camisa  de  franela  naranja  que  había perdido  la  posibilidad  de  crujir.  Mi  sensación  era  que  el  entorno  de  Leahy,  así  como  su  apariencia, estaban desinfectados, al máximo posible.
Le entregué los documentos y mensajes según las  órdenes. Leahy procedió a explicar que él era consciente de  que  mi  muerte  era  inminente  debido  a  mi  participación  preliminar  en  el  TLCAN,  y  que posteriormente  Kelly  sería  negociada  en  una  operación  de  pornografía  en  la  Costa  Oeste.  No  sólo, obviamente él quería participar en el  “usarme”  antes  de  mi  30 aniversario,  sino que tenía “pistas” para encubrir aspectos en referencia a Kelly.
La  mayoría  de  mis  encuentros  traumáticos  con  Leahy  eran  de  temática  extraterrestre,  pero  a menudo  confiaba  en  mi  educación  católica  para  impulsar  sus  puntos  en  mi  mente.  Desde  mi  punto  de vista, Leahy fue, sin duda,  uno de los criminales  más inteligentes de todo este Gobierno en  la Sombra. Sus  características  cuidadosa  y  artificiosamente  camaleónicas  le  proporcionaban  la  libertad  de  parecer que compartía los  principios y creencias  de  quien  él  magistralmente  manipulaba tanto  a nivel nacional  a  nivel  internacional.  Se  ganó  el  respeto  de  Reagan  a  través  de  sus  compartidos  vínculos diplomáticos con el Vaticano, y su herencia católica irlandesa. Mientras que se presentaba públicamente oponiéndose  a  Byrd  en  el  Senado  por  cuestiones  de  Créditos,  en  realidad  trabajaban  juntos  detrás  de escena compartiendo esfuerzos para su dominación mundial.  Una vez más desde mi perspectiva, Leahy era un solitario que tenía su propia agenda y no respondía ante nadie, que yo supiese. La inteligencia de en  Leahy  se me  manifestó  a  menudo  por  la  profundidad  del  triple  sentido  de sus  palabras  y  acciones.
Todo  lo  que  hacía  era  para  un  propósito  más  profundo,  y  este  viaje  a  Vermont  demostraba  no  ser diferente.
A Kelly y a mí nos dieron lo que parecía ser una variación sofisticada de la droga de diseño de la NASA  /  CIA,  Tranquilidad,  lo  que  nos  convirtió  en  las  esclavas  robótica-mente-controladas  que  el senador Leahy  prefería.  Tal como la  droga  se iba apoderando  de  mí, yo  escuchaba  atentamente lo  que Leahy estaba diciendo.
“Dios  perdona-la”,  dijo  Leahy,  refiriéndose  tanto  a  mi  papel  en  el  TLCAN  como  a  su  abuso pedófilo de mi hija. “Por supuesto, Dios no es lo que te tiene que preocupar. Es un Dios pasivo, uno que pasa y vive solo en una Biblia. El Dios que se necesita para ser uno mismo en relación con el Dios que todo lo ve y todo lo sabe. Este gran, enorme, Ojo en el Cielo. Que todo lo ve, todo lo graba, y transmite la información  correcta  cuando  es  necesario.  Permíteme  darte algún  consejo  sonoro: ten  la  boca  cerrada, nada de esto es necesario que se sepa nada. Sólo tu vicepresidente (Bush) lo sabrá con seguridad, y él ha estado  manteniendo  secretos  toda  su  vida.  No  estoy  sugiriendo  que  George  Bush  es  Dios.  Oh  no,  es mucho más que  eso.  Es  un semi -dios,  lo que  significa  que  está a  caballo  entre  los  planes celestiales y terrenales  para  tomar  medidas con  lo que  ve con  su  siempre atento  Ojo  en  el  Cielo”. Contento  con su manipulación metafórica de mi mente literal, terminó: “Ahora, ya basta de jugar. Ve a buscar a la niña”.
Kelly estaba de pie en silencio y como un robot al otro lado de la puerta con los dos guardias. Nos llevaron por el pasillo, a través de una puerta tallada, y hasta el dormitorio de Leahy. La habitación estaba muy  afeminada  para  ser  de  un  hombre,  decorada  en  tonos  pastel,  volantes  blancos,  y  grandes  cojines ondulantes. Cuando el  senador  entró,  Kelly refunfuñó,  “Noooo,  no  tú de nuevo”, Leahy  señaló a  Kelly con  la  mano,  lo  que  la  inducía  al  silencio  y  la  sumisión.  A  continuación,  accediendo  a  fragmentos específicos de la personalidad que previamente habían recompartimentalizado en mi mente sobre el abuso sexual de la Kelly por Bush y Byrd, Leahy comenzó a desvestirse. Su piel pálida parecía aún más blanca contra las blancos  sábanas con volantes,  que parecían  acentuar  la  perversidad  de  sus actos  de pedofilia con  mi  hija  que  yo  estaba  obligada  a  ver. 

Completado  su  tortuoso  abuso,  Leahy  nos  ordenó  que  le siguiéramos abajo a su “laboratorio de tortura”.
Había  visto  y  experimentado  cámaras  de  tortura  enterradas  “acondicionadas  para  espiar”  antes tanto en EE.UU. como en México, y el “laboratorio de tortura” de Leahy se parecía más a un laboratorio de la NASA.  Su  acceso a  los últimos  avances en  electrónica /  drogas de  tecnología del  control-mental estaba en consonancia  con su  capacidad  para  utilizarlas.
Fui  atada  inmediatamente a  una  fría mesa,  de acero  inoxidable  y  cromo  por  los  dos  guardias.  Leahy  comenzó  a  recitar:  “Cruza tu  corazón  y  espera morir, te introduzco una aguja en el ojo”. Lentamente introdujo una “aguja” con cable en mi ojo derecho, mientras  que  Kelly  era  obligada  a  verlo.  Esta  dura  prueba  fue  dirigida  sin  duda  a  provocar  efectos traumáticos sobre todo en Kelly, ya que Leahy pensaba que yo de todos modos pronto moriría. “Si llamas, o lloras, Kelly será la primera en morir. Reza para que Dios y Bush te oigan, porque su Ojo ahora tiene una  oreja”.  Leahy  interrumpió  su  poema  para  explicar  que  yo  ahora  tenía  un  “Ordenador-en-el-ojo” enlazado con el Ojo en el Cielo de Bush, con la aguja haciendo de “antena” y transmitiendo cada palabra que Kelly decía. Continuó conmigo “Cada palabra que dices, cada aliento que suspiras: ‘Tu ojo lo trance-transmite al Ojo en el Cielo”.
Kelly se lo creyó, que la había encerrado en el silencio. El secreto de Leahy
estaba seguro – por el momento.
Mientras yo  estaba literalmente  fuera  de mi  mente debido  al intenso  dolor, Leahy  aprovechó  la oportunidad  para  programarme  con  lo  que  dijo  era  información  financiera  para  entregar  a  Byrd.  Esto implicaba ausencia de “personalidad”, por lo que tenía que destrozar los fragmentos que el mismo Leahy me había deliberadamente cambiado al violar a Kelly para poder enviar su mensaje con el “ordenador-en-el-ojo”. Me dijo que mi cuerpo era un conducto que lo enlazaba con el Ojo en el Cielo, a donde enviaba la información para su almacenamiento hasta el momento en que Byrd accediera.
“Sólo el más minúsculo
pequeño  pinchazo  puede  acceder  al  banco  de  “almacenamiento”  del  ordenador-en-el-ojo,  dijo  Leahy, riéndose del doble sentido de su propia burla en cuanto al tamaño del pene de Byrd.
Al  parecer  esta  no  era  la  primera  vez  que  Leahy  transfería  información  de  inteligencia  del Gobierno  de  los  EEUU  sensible  a  Byrd  a  través  de  mí.  Tuve  grabados  fotográficamente  números  en “bancos informáticos” de mi mente desde que Leahy me había preparado para la tarea unos meses antes en la Base White Sands Missile en Nuevo México. Fue allí, en el área TOP SECRET del control-mental de  la  base  donde  Leahy  me  sometió  a  torturas  extremas  y  programación  de  alta  tecnología.  La combinación  de  efectos  era  una  costumbre,  Leahy  dijo:  “La  financiación  seguirá  siendo  aprobada, siempre que Proyectos como éste (control-mental)  continúen recibiendo su total  atención”. 

Jaula

Me trataron como a un animal de laboratorio sin aparentemente tener en cuenta si vivía o moría. Me pusieron en una jaula de metal con las paredes y el suelo electrificado, denominada por algunos como la reja del pájaro carpintero, que provocaba una tortura física ineludible.
A  pesar  de  sus  torturas,  su  inteligencia,  los  métodos  de  alta  tecnología,  y  las  sofisticadas manipulaciones  de  la  mente.  El  senador  Leahy  no  pudo  ocultar  sus  “secretos”  –  incluyendo  el  abuso sexual  a  Kelly.  Tuvo  éxito,  pero,  al  hacer  que  Kelly  y  yo  fuéramos  hospitalizadas  por  sus  abusos  de tortura a nuestro regreso a Tennessee. Tuve dolores insoportables y  sufrí un daño irreparable en mi ojo derecho,  mientras  que  Kelly  psicosomáticamente  sufrió  una  insuficiencia  respiratoria  debido  a  sus traumas  extremos.  Las  manifestaciones  físicas  de  la  devastación  psicológica  causada  en  nosotras  por el senador Leahy han impedido a gente ajena el plantear preguntas con respecto a la causa.
Igualmente digno de mención, son los otros numerosos autores de alto perfil a los que Kelly y yo tuvimos  una  exposición  a  lo  largo  de  los  años.  Estos  individuos,  a  pesar  del  modus  operandi  de  la “necesidad-de-saber”  de la  CIA para mantener que  “la mano izquierda no  sepa lo  que  está  haciendo  la mano derecha”, estaban en condiciones de tener conocimiento de las victimizaciones de Kelly y la mía.
Todos ellos accedían a nuestra programación bien  fuera  para distribución de drogas, banca / entrega de mensajes,  manifestaciones  del  control-mental,  o,  más  frecuentemente,  para  su  perversa  gratificación sexual.
Estos demasiado numerosos individuos,  y eventos son capítulos importantes de mi vida que, por razones de tiempo y espacio, serán totalmente expuestos en  un libro de próxima aparición. En lugar de señalar a estas personas con el dedo por una cuestión de “Venganza” (no admite ninguna comparación), deben  ser  identificados  públicamente  por  el  bien  de  todos  nosotros  y,  sobre  todo,  por  amor  a  nuestros hijos.  Por  tanto,  una  lista  de  perpe-traidores  será  compilada  y  distribuida  estratégicamente  para  la posteridad,  así  como  para  evitar  que  estos  individuos  intervengan  en  cualquier  audiencia  (2)  en  el Congreso que habrá próximamente como resultado de esta exposición.  

CAPÍTULO XXXII

EL REY Y EL OJO

    

Arabia Saudí hacía de rosca o bien de entrada o bien de salida en la mayoría de las operaciones en las  que  estuve  involucrada,  debido  principalmente  a  la  compra  y  el  envío  de  armas,  drogas,  y  niños programados de cabello rubio y ojos azules. Según las demandas de George Bush, Arabia Saudí era, en esencia, un brazo financiero controlado por Estados Unidos. El rey Fahd de Arabia Saudí, y su embajador en EEUU, el príncipe Bandar, proporcionaban un frente a las operaciones encubiertas inconstitucionales y penales de  EEUU.  Esto  incluía el  armamento  de Irak  y de  la  Contra  nicaragüense,  la  participación  de EE.UU.  en  el  escándalo del  Banco  de  Crédito  y  Comercio Internacional  (BCCI),  y la  financiación  del Presupuesto Negro  a través de  la  compra  de niños de  nuestra nación para  ser  utilizados como  esclavos sexuales y jinetes de camellos.
Desde que los EEUU habían “ganado” el control de las industrias de las
drogas  a  través  de  las  llamadas  Guerras  de las  Drogas,  Arabia  Saudita  jugaba  un papel  integral  en  su distribución.  Tuve  la  experiencia de que  la  afirmación de  Bush de  tener  al  rey  Fahd  de  Arabia  Saudita como su títere era, de hecho, una realidad. Era natural pues que las criminales relaciones diplomáticas con México interactuaran  con  Arabia  Saudí  bajo  aquellas  circunstancias.  Al fin  y  al  cabo, el rey  Fahd  y  el presidente  mexicano  Miguel  de  la  Madrid  eran  miembros  activos  de  la  élite  de  George  Bush  en  el “Vecindario” del Nuevo Orden Mundial. Antes de salir de Washington, DC, era “mi deber como patriota americana  (programada)”  participar  en  el  inicio  de  la  rama  del  Rey  y  el  Ojo  de  la  operación  Billetes Verdes para Espaldas Mojadas.
Mientras se iban  ultimando  los  planes para  una reunión clandestina a  las 03:00  AM en el  Hotel L’Enfante a la que yo debía asistir, me llevaron por Washington DC recogiendo mensajes e información de última  hora.  No  tenía la opción  de  irme.  Kelly estaba en la Oficina  de  la  residencia  de  Bush donde Houston  nos  había  dejado  caer  antes  del  día  de  mi  exposición  inicial.  El  congresista Guy  VanderJagt estaba en la oficina de Bush junto con Dick Cheney cuando llegamos. Antes de llevarse a Kelly a la zona de arriba de la residencia, Vanderjagt explicó a Bush la historia sobre cómo me tomó la virginidad cuando yo era pequeña. Recomendó a Bush hacer lo mismo con Kelly antes de que alguien más “se te adelante”. Bush rió y respondió: “¿Qué te hace creer que no la tengo?”. (1)
Vanderjagt miró a Kelly la cogió de la mano y se la llevó escaleras arriba mientras Bush y Cheney empezaban  a  darme  instrucciones.  Bush  bromeaba  sobre  cómo  trabajaba  entre  las  “sombras”  del “cementerio” en el “turno de noche de la Casa Blanca” en la operación del Rey y el Ojo. Cheney comenzó mis  instrucciones  con  la  amenaza  habitual  a  la  vida  de  Kelly,  y  fue  interrumpido  por  una  llamada telefónica ordenándome ir a la Casa Blanca. Todo el tiempo que estuve fuera, experimenté una sensación de pánico y miedo por haber tenido que dejar a Kelly con Bush. Aunque no podía saber las razones, la experiencia de Shasta me había dejado con un incomprensible temor subconsciente por la vida de Kelly que se vio agravado por las más recientes amenazas de Cheney. Estaba aprensiva cuando estuve de vuelta en casa de Bush aquella noche, tarde, para acabar de recibir instrucciones. Habían empezado una fiesta, y yo estaba consternada al ver el lugar tan concurrido y sin niños.
Mientras caminaba a través de la multitud, Cheney me vio y empezó a cruzar la habitación hacia mí, vi  a  VanderJagt  cerca,  que  había  estado  bebiendo  excesivamente,  y  ansiosamente  le  pregunté  dónde estaba  Kelly.  Me  dijo,  “Arriba  durmiendo,  George  te  está  esperando”.  Yo  quería  desesperadamente  ir donde Kelly pero Cheney, que estaba borracho, como de costumbre, llegaba en ese momento a donde yo estaba.
“Ven  Por  Aquí”,  Cheney  arrastraba  las  palabras.  Imitaba  el  caminar  del  espantapájaros  de  Oz mientras me llevaba en medio de la multitud hacia la oficina de Bush. Bush estaba ocupado detrás de su escritorio,  y  su  tensión  era  evidente.  Dijo:  “Phil  Habib  está  montando  un  número  en  la  cabeza  de  su Alteza (Fahd), y yo quiero que le montes uno en su ‘Polla’ “.
“Por  favor”,  se  quejó  Dick  Cheney  por  el  término.  “Esto  quiere  decir  hacerle  una  follada  Real. Desgástalo. Harás un viaje en alfombra mágica esta noche, pequeña Genio, ve hacia abajo a través de la madriguera del conejo, a través del espejo y nos encontraremos al otro lado”.
“Bien. Será mejor llevar una  sonrisa en la cara cuando vayamos (a la reunión de las 3:00 AM) me  dijo  Bush  mientras  yo  salía  por  la  puerta.  “Si  haces tu parte  como  es  debido,  él  también  lo  hará”.
Me escoltaron hasta el Hotel L’Enfante donde sería prostituida al rey Fahd. Ya había sido expuesta antes sexualmente a él,  pero  esta era mi primera  vez con él y sus cinco jóvenes chicas. La semejanza de  las características  físicas  fuertemente  sugería  que  aquellas  chicas  saudíes  eran  sin  duda  hijas  suyas.  Sus edades variaban aproximadamente entre los diez y los veinte años. Dando muestras de la programación Genio-en-la-Botella, con las que Fahd estaba familiarizado, hice una reverencia diciendo: “Sus deseos son mis órdenes”, el primer deseo de Fahd era de información, le dije que me gustaría ofrecérsela más tarde en la reunión.
Fahd se “desnudó” mientras sus chicas me quitaban la ropa. Luego me “prepararon” según
las órdenes “lavándome” con sus lenguas, mientras la más joven de ellas brevemente le hacía sexo oral a él. Las niñas recibieron la orden de quedarse al margen mientras yo procedía a satisfacer sexualmente a Fahd de acuerdo con sus instrucciones y  aquellas  que había recibido  anteriormente de  Cheney y  Bush.
Cuando  terminé  de  hacer  “mi  parte”  en  nombre  de  las  “relaciones  diplomáticas”,  fue  Habib  quien  me acompañó hasta la puerta para echarme. Tenía que reunirme con Fahd de nuevo a las 03:00 am en la suite de Habib.
Cuando entré  por  la puerta,  Habib  saltaba impacientemente  arriba y abajo como si hubiera sido activado  con  cocaína.  Haciendo  uso  de  su  papel  de  Conejo  Blanco,  dijo  en  el  Críptico  Wonderland “Llegamos tarde! Llegamos tarde! A una fecha muy importante!”  Me llevó abajo a la entrada del hotel, donde Bush y Cheney acababan de llegar luciendo sus visiblemente ridículas gabardinas.
Bush inmediatamente ordenó a Habib, “Llama” e hizo un gesto simulando el teléfono a través del vestíbulo. Habib dio la vuelta y corrió hacia el teléfono. Cheney se lanzó escaleras arriba, dejándome sola con Bush. Bush dijo, refiriéndose a Habib, “No te encanta ver al conejo (wabbit) saltando?”
Cuando  Cheney  regresó  momentos  después,  mi  (identificado)  escolta  del  Servicio  Secreto  me llevó a la zona comercial del hotel esperando que la reunión en la suite de Habib comenzara. Yo había sufrido privación de agua durante algún  tiempo, cuando mi escolta señaló  que nos  sentáramos cerca de una fuente. Me dijo que sus órdenes eran: “Puedes llevar a una puta hasta el agua, pero no le puedes dejar que beba”. Me molestaba aún más, diciéndome que él sabía que yo era capaz de “sorber las jorobas de mil camellos secos”.  Finalmente, me  llevó a la reunión en la suite de Habib,  donde Bush,  Cheney, Fahd,  y Habib estaban en medio de una discusión.
Bush accedió a los mensajes y detalles de transacciones bancarias que se me habían programado en Shasta, y me ordenó retransmitir un relato de mi encuentro con de la Madrid y la posterior apertura de la frontera de Juárez.
La complejidad de esta reunión, agravada por el hecho de estar al corriente sólo de
ciertas  partes,  no  debe  ser  documentada  aquí  fuera  de  contexto.  Yo  sé  que  Bush  estaba  preparando  el escenario para la implementación del Nuevo Orden Mundial, utilizando los roles de México y de Arabia Saudí para cubrir y dar una mayor expansión en la actividad criminal encubierta de EEUU.
Esto incluía el
armamento de Irak con armas capacitadas para la guerra química. El mensaje con que Reagan me había programado antes ese mismo día era una prueba más de ello. Entregué el mensaje de Reagan al rey Fahd como se me había ordenado:
“Saludos  al  Rey  Fahd  de  parte  del  presidente  Reagan.  Las  negociaciones  que  están  a  punto  de iniciarse  no  sólo  son  fundamentales  para  el  proceso  de  paz  en  el  mundo,  sino  que  posiblemente solidificarán las relaciones EEUU-Arabia Saudita más allá de sus expectativas. Tienes mi palabra de que lo que parece  ser una acumulación  de fuerzas  en  Irak  no es más  que un  espejismo  en un torbellino de viento. Y cuando se complete esta operación y, finalmente, el polvo se asiente, verás que con el tiempo la arena  se  habrá  desplazado,  yendo  hacia  nuestros  adversarios  y  cambiando  todo  poder  y  control  hacia nuestro unificado esfuerzo. Unidos podremos conquistarlo todo en nombre de la paz y el orden mundial, y yo confío en  que juntos  no podemos fallar.  Cuanto más destruya  Sadam menos  tendremos que  hacer y tratar cuando se implemente el Orden. Mientras tanto, todos tenemos mucho que ganar y ni un momento para perder”.
Estaba lloviendo mientras era escoltada de vuelta a la residencia de Bush donde Houston esperaba para llevarnos a Kelly ya mí de vuelta a Tennessee. 

 (1)  El  examen  del  médico  del  estado  de  Alaska  que  designó  el  abuso  sexual  infantil  y  las  fotos, corroborando que, por una vez, Bush pudo habría dicho la verdad.

 CAPÍTULO XXXII

UN LUGAR DONDE PODER IR,
SIN NECESIDAD DE OCULTAR-SE

   

Alex Houston había mantenido su tapadera de distribución comercial de condensadores a lo largo de los años, cambiando de forma  rutinaria los nombres de empresas y clientes. A finales del verano de 1987, Houston había tropezado con una investigación de ventas legítimas de la República Popular China, no  pudiendo  gestionar  con  rentabilidad  un  negocio  legal,  se  buscó  un  socio  de  quien  decía  que  estaba desprotegido por tener una curiosa pero no concluyente asociación con la Inteligencia de los EEUU. Este socio era Mark Phillips.
Houston me prohibió reunirme con Mark mientras su revisión de antecedentes no
fuera completada y comprobadas sus lealtades. Por muy intrigado que estuviera por el pasado de Mark, Houston  estaba  cautivado  por  su  propensión a  realizar  intervenciones  empresariales  internacionales.  A cambio  de  la  cooperación  de  Mark,  Houston  formó  con  él  una  corporación  legal.
Mark  Phillips  se convirtió en presidente y consejero delegado de Uniphayse. No pasó mucho tiempo antes que se ganase la confianza  de  Houston  a  través  de  repetidos  éxitos  profesionales,  hasta  que  Houston  me  permitió conocerlo.
 Sentí  inmediatamente  que  Mark  era  muy  diferente  de  los  otros  hombres  con  los  que  me  había encontrado de forma rutinaria. Me trataba como si fuera una persona, y sus ojos no revelaban en absoluto ningún  interés  sexual  en  mí.  En  lugar  de  hablar  sobre  la  dominación  del  mundo,  la  esclavitud,  la pornografía,  las  drogas,  y  el  genocidio  como  los  demás  hombres  que  conocía,  él  me  enseñaba  los mapaches  que  había  rescatado  años  atrás  de  una  muerte  segura  y  luego  domesticado.
Quedé
profundamente impresionada con la forma en que sus mascotas “salvajes” la querían y confiaban en él. No podía pensar en quién confiar, pedir ayuda, o incluso preguntar en ese momento qué era lo que hacía diferente a Mark.
En otoño de 1987, Kelly fue inscriPta en la Escuela Católica St. Pius de Nashville, Tennessee. Su comportamiento  inusual  se  abordó  en  la  orientación  escolar,  pero  sus  causas  y  /  o  los  orígenes  nunca fueron atendidas. Kelly todavía se ríe de lo absurdo que fue aconsejada por expresar su “indignación” al garabatear el motivo de su ira en un trozo de papel y luego saltar sobre el. Su “ira” causada por el abuso sexual y torturas físicas y psicológicas extremas, no se podía aliviar de una forma tan simplista. Houston había prohibido a Kelly exteriorizar las emociones, y esto le había acondicionado. Una vez, cuando él le golpeó  salvajemente  por  estar  riendo,  me  acurruqué  en  un  rincón  reteniéndola  durante  horas.  Esto  no afectó de manera positiva sus enormes necesidades de consolidación más que el saltar sobre un trozo de papel. Con la cara llena de lágrimas, abrió las cortinas de su habitación y clamó a lo que ella creía que era “el Ojo en el Cielo” de Bush. “¿Por qué me odias? Por qué me odias tanto, mundo, cuando yo te quiero? Me quiero morir ahora. No puedo aguantar más”.
Esto, era el origen del ataque de asma casi mortal que tuvo que soportar, además demostraba que las torturas  de  Houston fueron  excesivas para coexistir  con  una  niña de siete años. En  retrospectiva, la parte restante de su mente que pudiera cuestionar por qué su existencia era demasiado horrible como para comprenderlo estaba cerrada – Y así la “vida” de una esclava de mente-controlada.
En  diciembre  de  1987,  el  día  de  mi  30  aniversario  se  puso  en  marcha  la  cuenta  atrás  para  mi muerte. Houston estaba en contacto regular con Michael Dante (como prueban los recibos de teléfono), y fueron finalizados los arreglos para que Kelly y yo fuéramos trasladadas en California. 

Allí, se suponía que  debía  ser  quemada  viva  en  una  película  snuff  de  pornografía  y  Kelly  pasaría  a  ser  propiedad  de Dante.  Pero  primero,  tenía  órdenes  de  concluir  mi  participación  en  la  Operación  Billetes  Verdes  para Espaldas Mojadas con una reunión con De la Madrid. Houston había sido contratado para un crucero de la NCL de Año Nuevo en México para nosotros tres.
Kelly y yo estábamos caminando entre ruinas piramidales mexicanas en Tulum, cuando Houston señaló un lagarto iguana tomando el sol en una roca cerca del estacionamiento. Cuando Kelly y yo nos acercamos a la iguana, dos agentes del Servicio Secreto Mexicano surgieron de un Mercedes azul oscuro.
Utilizaron las llaves, códigos, y gatillos de nuestra programación que les habían sido proporcionados para crear hipnóticamente la ilusión de que la iguana se estaba trance-formando en la Madrid. Esta técnica de control consistía en construir un bloque amnésico para asegurarse más adelante acceder al recuerdo.
En realidad, nos llevaron en coche a la hortera y cercana casa de estilo museo de de  la Madrid. Allí, Kelly y yo fuimos llevadas a su demasiado familiar dormitorio por una comadrona uniformada. La cama de De la Madrid era una cama de agua super-grande situada en un dosel con armadura de madera oscura.  Esta  vez  la  colcha  era  de  felpa  de  colores negro-rojo  sangre,  que  de  la  Madrid  señaló  a  Kelly mientras la dejaba en la cama. Según mi experiencia el lecho de la Madrid era en sí mismo una aventura tecnológica de la NASA.
La parte interior de la cubierta era una pantalla de cine donde de la Madrid veía videos porno y / o películas proporcionadas por la NASA. Desde su cama vi réplicas de los monitores multipantalla Goldstar de la NASA que eran utilizados de forma  rutinaria en el acondicionamiento “experimental” del control-mental.  Al  filmar  los  actuales  monitores  multipantalla  agrupados  de  la  NASA,  el  vídeo  resultante proporciona la ilusión de estar viendo la multipantalla Goldstar cuando se muestra en  una sola pantalla (sólo una) tal como se construyó en el dosel de la cama de De la Madrid.
Por ejemplo, una vez, cuando
estaba en la cama, el mismo cielo azul claro con nubes en movimiento que aparecía en las pantallas de los monitores  que  la  NASA  utilizaba  para  bloquear  mi  programación  “En  algún  lugar  del  Tiempo” (“Somewhere in Time”), se mostraba en la pantalla de cine del dosel de De la Madrid.
Para mejorar aún
más el efecto de tenerme hipnóticamente  “flotando / a la deriva” en su cama de agua, la había cubierto con una colcha de un color azul cielo claro parecido estampada con nubes. Se podía acceder fácilmente a mi anterior programación de la NASA “En algún lugar del Tiempo” a través de este sencillo gatillo, pero complejo método visual. La pornografía que se mostraba era de anteriores grabaciones mías, alternándola con  las  imágenes  de  una  cámara  de  vídeo  incorporada  que  proyectaba  nuestros  actos  sexuales  en  la pantalla mientras pasaban.    

aBUSO ANAL BORRAR
Esta vez, dijo De la Madrid: “Acabaremos donde  empezamos …”, refiriéndose al hacerme testigo
de la violación de mi hija en Shasta. Me ordenó desnudarme y reclinarme contra la cabecera de su cama. A los pies de la cama, empezó a tirar de los pantalones vaqueros de Kelly mientras decía, “Tú la hiciste nacer,  tal  como  hiciste  nacer  el  acuerdo  de  fronteras,  y  ahora  tu  papel  pasa  por  las  dos  bandas.  Las lágrimas que derramará  cuando tú  te quemes no  podrán  extinguir  las  llamas  de  la pasión que  tú  le has pasado a ella. Tu intensa sexualidad se ha regenerado en ella, y este experimento hormonal de la genética evolucionará con éxito en futuras generaciones. Tu papel se ha completado. Y gracias a mis amigos de Washington, la NASA ha perfeccionado la fórmula y ha dado a luz la tecnología de la procreación espejo mediante  recreadas  líneas  de  sangre.  La  única  diferencia  detectable  hace  helar  la  sangre.  Reptil. Descúbrelo por ti misma”.
De la Madrid hizo un gesto hacia el dosel de la pantalla, donde aparecía mi vídeo que había creado la NASA “dando a luz” a la lagartija. En aquellos tiempos, la NASA me había dado la droga de diseño para  el  control  de  la  mente,  llamada  “Tranquilidad”,  y  yo  aparecía  pateando  con  fuerza.  Mis  ojos  se fijaron  hipnóticamente en el  vídeo mientras él  empezaba a realizar sexo oral  con mi  hija.  Ella  también estaba indefensa,  rendida  e  impotente  por  la  droga  y  en  total  silencio  ante  cada  una  de  sus  demandas.
Haciendo uso de comandos específicos, De la Madrid me ordenó abrir las piernas y mostrar la talla de la mutilación vaginal. Se colocó sobre la cara de Kelly, sofocándola con su pene, mientras hacía sexo oral con mi talla.
Cuando  por  fin  volvimos  al  crucero  de  la  NCL,  Kelly  y  yo  teníamos  vómitos  y  estábamos enfermas  a  causa  del  abuso  de  De  la  Madrid  y  el  trauma  del  alto  voltaje  que  le  seguía.
Un  envío
inusualmente  grande  de  cocaína  y  heroína  había  sido  cargado,  que  fue  transferido  a  las  paredes  de  la autocaravana una vez que atracamos en Key Biscayne, Florida. Houston supuestamente se quedó a bordo del  buque  para  su  compromiso  de  la  semana  siguiente,  mientras  yo  conducía  la  autocaravana  llena  de drogas y a mi hija enferma en la granja de Houston, donde residíamos en Tennessee.
Cuando  Houston  volvió  a  Tennessee  de  su  crucero  de  la  NCL,  Ken  Riley  ya  había  vaciado  la autocaravana y dispersado las drogas como se había planeado. El único negocio que Houston tenía que atender  era  llevar  a  cabo  la  fase  final  de  trance-ferirnos  a  Kelly  y  a  mí  a  Dante  y  proceder  a  la actualización de los últimos éxitos de Mark Phillips.
Houston inmediatamente empezó a programarme para que no cogiera nada, que no fuera a Kelly y mi ropa cuando nos enviaba con Dante.

Al mismo tiempo, Mark Phillips y yo habíamos llegado a un nivel de  comunicación  que  era  nuevo  para  mí.  Aunque  no  tenía  ninguna  comprensión  consciente  de  lo  que estaba diciendo, las verdades que decía resonaban en lo más profundo de mi ser. Por ejemplo, cuando se presentó con su coche deportivo Delorean “Regreso al futuro”, dijo sabiamente y crípticamente, “A veces tienes que saber dónde has estado para saber a dónde vas”.
Justo antes de que Kelly y yo saliéramos hacia California, Mark me pidió que le ayudara a echar a Houston del negocio, proporcionándole los archivos donde sospechaba encontrar pruebas de la actividad criminal (de la Corporación) y que Houston mantenía ocultos en nuestra casa. No sólo tenía mucho gusto en hacerlo, sino que “de alguna manera” yo a cambio era capaz de pedirle ayuda. Le pedí que nos ayudase a Kelly y mí a alejarnos de Houston antes de que yo fuera asesinada y Kelly condenada a un destino peor que la muerte. Mark me aseguró que me ayudaría.
El día que Houston pretendía transferir-nos, a Kelly y a mí, a Dante, sentí la extraña compulsión de llamar a Mark y notificárselo. Aquella mañana, Houston se dirigió a la oficina de Mark creyendo que se reuniría con él más tarde. Pero Mark trajo un equipo de apoyo hasta casa, y nos rescató a Kelly y a mí.
Nos interceptó,  brillantemente, cuando estábamos a  punto de ser llevadas a nuestro  pretendido destino! Mark incluso entendió la necesidad de Kelly y mia de rescatar a nuestros animales de granja del abuso de Houston. No sólo encontró un buen hogar para nuestros animales, también se lo había amañado para que pudieran  ser  cargados  y  trasladados  durante  nuestra  frenética  carrera  para  mudarnos  de  la  casa  de Houston.  A  las  dos  horas,  Mark  nos  había  llevado,  con  seguridad,  a  Kelly,  a  mí,  a  nuestros  animales domésticos y al ganado hacia la libertad. A pesar de la brillante orquestación, el pandemónium se desató cuando  se  descubrió  que  Kelly  y  yo  habíamos  sido  interceptadas  y  desviadas  de  nuestra  prevista desaparición.
“Despierta, Bella Durmiente”, dijo Mark mientras suavemente me despertaba con una taza de café recién hecho. “Bienvenida a un nuevo día”.
Mis ojos se abrieron. Nunca había experimentado tanta amabilidad antes, y todo parecía un mundo nuevo para mí. Marc me regaló un hermoso reloj, que me puso en la muñeca. Al notar mi admiración y sorpresa, explicó: “Ahora siempre sabrás que te di la hora”.
La  hora? Nadie nunca me  había dado su tiempo  antes. Sólo  me habian  robado el  mío. Y  nunca había llevado un reloj antes. Ni siquiera sabía en qué mes o año vivía, ni mucho menos contaba los días.
No era consciente del paso del tiempo hasta que Mark me explicó que debería controlarlo siempre desde ahora en adelante.
“Dices  que  alguien  intenta  matarte.  ¿Por  qué?”  –  Preguntó  Mark.  No  podía  pensar  en  qué responder.  Estaba  totalmente  amnésica.  Los  tres  estábamos  ahora  en  grave  peligro,  literalmente esquivando las balas mientras yo buscaba desesperadamente respuestas. Cómo había podido pedir ayuda cuando ni siquiera sabía de quién y / o de que estaba huyendo? Tenía las respuestas dentro, en algún lugar y tenía la intención de descubrirlas todas. Rápido. Ahora había tres vidas en la cuerda floja.
Mark  entendía  que  la  seguridad  era  equivalente  a  la  recuperación  de  la  memoria.  Al  mismo tiempo,  ninguno de  nosotros estaría a  salvo hasta que pudiera  recordar quién  era y  lo que  teníamos en contra. (1) Mark rápidamente había vendido todo lo que tenía, incluyendo su DeLorean, reteniendo sólo las  necesidades  básicas.  También  vendió  la  autocaravana  que  me  había  sido  concedida  después  de mi divorcio  con Alex Houston. Haciendo  uso de  estos  fondos, Mark  nos llevó  a  Kelly y a  mí,  al pacífico desierto de Alaska.
El  4  de  febrero  de  1988  marcó  el  comienzo  de  la  vida  de  Kelly  y  la  mía,  libres  de  nuestra existencia mente-controlada.  También marcó el  comienzo de un  nuevo  tipo de  supervivencia al vernos embarcados  en  “El  juego más peligroso”  de  proporciones  internacionales.  A  pesar  de las amenazas de muerte  y  atentados,  intimidaciones  y  encubrimientos,  hemos  sobrevivido  estos  últimos  siete  años  para negarnos a guardar secretos – que es en sí mismo una “otra historia”.   

 (1) Tal como la exactitud de mis notas de desprogramación fueron corroboradas y / o verificadas, los  resúmenes  de  las  diversas  experiencias  y  la  identificación  de  los  abusadores  fueron  difundidos ampliamente. Los que lean estos resúmenes a lo largo de los años, literalmente me habrán visto ganar una tranquilidad / paz mental. (Reinsertada.)

 

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)

VIENE DE LA PARTE V

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO XXII

VISIÓN GIRADA

En otoño de 1985, la misma parte de mí que se había reunido con Ortega caminaba con el director de la CIA (nombrado por Reagan) William “Bill” Casey por el resguardado jardín de rosas de su finca de Long Island. Casey comenzó por manipular mi personalidad base de la programación jesuita / Vaticana con la experiencia indicativa de la actual unión entre los católicos y las operaciones de la CIA. Casey, al que Reagan  se  refería  como un  “hombre  de Visión”,  estaba formando mi programa  jesuita del control-mental “de entendimiento”.  “Tengo una  Visión  Mundial,  (1)  tengo  una de paz.  Retirando  las facciones más violentas de todas las sociedades del mundo  y sustituyéndolas por líderes fieles a un gobierno,  y a una iglesia mundial, sería eminente una unificación global. Es una visión bonita, y la tuve en mis sueños.
Dios me ha llevado a mover a los hombres. Les he trasladado de aquí a allá y de allí a aquí, ahora es el momento de  retirarlos.  Mi  Visión  del  mundo abarca  el globo entero  y  rechaza todas y  cada una de  las tensiones, las luchas, la superpoblación, y el hambre. La mia es una Visión Mundial, y las iglesias lo ven a mi manera como lo demuestra su apoyo a la causa”. (2) 
En  referencia  a  mi  mente-controlada  participación  en  las  operaciones  Haitianas  a  través  de  la NCL, Casey definía con más detalle “la causa”, “Tu misión en Haití tiene el sentido de ayudarme en la búsqueda de mi Visión Mundial para que el pueblo abandone el hedonista vudú y gire sus ojos hacia Dios y las formas divinas. Por su propio diseño, han creado un clima de malestar mediante el cual una plaga visitará su tierra. Es El Señor lo me lleva a mover a los hombres que comparten nuestros objetivos en su sitio, y a que saque a aquellos que se interponen en el camino de la paz. Es por esta razón que su misión en  Haití  debe  completarse.  Baby  Doc,  en  su  incansable  devoción  por  salvar  a  los  poseídos  por  los demonios no puede soportar la carga de ver a su pueblo muriendo de la miserable muerte que se desata sobre los condenados al infierno. No nos queda otra alternativa que escuchar la palabra de Dios y librarlos de  la  aniquilación.  Para  ello,  enviaremos  a  los  misioneros  (Jesuitas  Mercenarios)  para  inocular  a  la población  con  una  vacuna  que  sólo  libertará  al  bueno  de  corazón,  en  virtud  de  su  diseño.  Todos  los intentos de mantener Haití en el bucle del lucro cesará. El turismo debe ser detenido por el bien de los inocentes  que  visitan  una  tierra  plagada.  A  pesar  de  nuestras  diferencias,  Baby  Doc  ha  cumplido  las órdenes  del  Vaticano  de  poner  a  prueba  sus  habilidades  en  su  tierra  infestada  de  demonios,  y  debe renunciar a su cargo. Tenemos la deuda con él de transportarlo de forma segura. Es nuestro deber como estadounidenses y seguidores de Dios, obedecer las órdenes de nuestro Señor y Maestro y hacer cumplir la Visión Mundial. Es tu deber como Americana y seguidora de Dios inculcar la comprensión de lo que Dios ha hablado, y una plaga es  inminente.  Baby Doc se está preparando para la transición y espera la palabra que le indique la dirección. Se la proporcionarás tú con esta palabra”.
Con  mis  percepciones  distorsionadas  y  el  programa  de  la  “comprensión”  católica  jesuita inculcado, estaba dispuesta a “aceptar religiosamente” lo que cualquiera me dijera y todo lo que me dijera.
Yo creía que la revolución en Haití era una guerra santa, sin posibilidad de realizarse, de hecho era una batalla de prueba para las mentes de este país del 4º mundo.
La  devoción  que  sentía  hacia  el  pueblo  Haitiano  iba  más  allá  de  la  comprensión  religiosa  de aquellos  adoradores  del  vudú  que  alternaban  entre  catolicismo  y  Santería.  (3)  En  realidad  estaba reconociendo inconscientemente a otros esclavos del control-mental torturados en este  infierno  humano creado llamado Haití. Conscientemente, ahora sé que era debido en parte a las marcas visibles que deja la pistola de aturdimiento, las omnipresentes sonrisas de plástico que no acababan nunca de llegar a sus ojos aparentemente muertos.  Los  niños se aferraban a  sus madres de ojos-muy-abiertos,  mientras realizaban sus robóticas tareas de servidumbre. Había reconocido estas características en otros esclavos a través de los años, pero nunca había visto todo un país en tránsito. Mi compasión por el pueblo Haitiano penetraba en el reino de la espiritualidad, dentro de una parte de mí en la que ni el control-mental ni la manipulación de la religión podrían nunca tocar.
Casey y yo habíamos estado caminando por el jardín, custodiado por más hombres armados que el Presidente, no es que yo fuera una amenaza, ni siquiera podía pensar en salvarme a mí misma. Eran ese Casey  y  su  Visión  del  Mundo  los  que  eran  una  amenaza  para  la  humanidad,  he  ahí  el  porqué  eran necesarios tantos  guardias.  Los  hombres  parecían  oficiales  del  Servicio  Secreto  de  los  EE.UU.  por  su vestimenta, armas y auriculares. Un guardia puso conspícuament la mano sobre su auricular, escuchaba como si estuviera controlado a distancia. Se acercó rápidamente a Casey, quien indicó al instante que me escoltara mientras se ponía a mi lado en espera instrucciones. “Llévala a mi despacho”, Casey  le dijo:
“Aclárale la mente. Tengo algo que le debo inculcar”, robóticament seguí a mi escolta a la oficina de la biblioteca de Casey. La habitación era inhóspita, oscura y caliente, tal y como se describía en un libro que me habían dado a leer según la programación Eres lo que Lees. Tenías la impresión de haber entrado, de alguna manera, dentro  de la novela El Camaleón del iniciado William Diehl.  La lucha mental entre  el libro y la realidad comenzó al instante, “Hace calor aquí”, dijo el agente, mientras me desabrochaba la blusa. “A Bill (Casey) le gusta mantenerlo de esta manera por si a él (Casey) le da un escalofrío y se le enfría la sangre. Los camaleones (4) son, naturalmente, de sangre fría. Ponte cómoda mientras hago subir la temperatura.  El  Sr.  Casey no quiere  oírte  rechistar,  así que te lo  advierto  ahora,  estate en  silencio”.
Deliberadamente  provocó  y  activó  mi  parte  del  programa  jesuita  que  me  hacía  creer  en  el  Voto  de Silencio. (5) Las paredes tienen orejas y las plantas tienen ojos, de modo que tu silencio equivale al éxito. Te dejaré para que reflexiones en silencio, Bill llegará en un minuto”.
Si hubiera sido capaz de “reflexionar”, habría puesto en duda la validez de la dramática posición de  Casey  hacia  las  “connotaciones  religiosas”  en  la  política  Haitiana.  Al  igual  que  la  de  Reagan,  la sinceridad  de  Casey  no  sonaba  a  verdad  teniendo  en  cuenta  los  frutos  de  su  trabajo.  Pero  en  aquel momento no podía considerar más de lo que podía reflejar, y me encontré en un estado en el que  me sentía como una animación suspendida en espera de instrucciones. No podía anticipar ni temer lo que iba a suceder dado que el hecho de pensar en el futuro estaba en manos de mis controladores. Si me hubiera dado  cuenta  de  la  lucha  entre  la  realidad  y  el  libro  de  William  Diehl,  podría  haber  “psíquicamente”, predicho lo que había pasado mientras Bill Casey paseaba.
Casey  se  acercó  a  su  muy  pulido,  escritorio  de  madera  oscura  y  abrió  el  cajón  superior.  El escritorio de Casey era uno de los pocos muebles de la amplia y gran habitación. Los oscuros, pulidos, estantes  de  madera  de  color  rojizo  –  parecían  aún  más  oscuros  debido  a  la  moqueta  azul  oscuro ligeramente curvada hacia arriba en la pared. Las pesadas, góticas cortinas de terciopelo marrón tapaban el sol de las ventanas traseras de su escritorio, “Puedo ver claramente que has hecho un voto de silencio, mantenlo. Mantenlo y Escucha”, susurró Casey, utilizando disparadores predefinidos. Metió la mano en el cajón y sacó una caja larga de color marrón con un diamante en relieve en la parte superior.
“He  recibido  una  caja,  totalmente  anónima  como  me  pasa  de  vez  en  cuando”,  dijo  Casey  de acuerdo con la lucha del libro. “La caja lleva tu nombre. Esperaba abrirla y encontrar el usual camaleón agujereado y he encontrado, en cambio, un arma destinada a alguien”.
Abrió la caja delante de mí. En el interior, sobre una cama de algodón, yacía una elaborada daga con un asa hecha del mismo cristal rosa que el del crucifijo que Byrd me había regalado “nuestra noche de  bodas”.  Mi  primera  reunión  en  persona  con  Casey  prometía  ser  una  tortura  tan  sólo  reconocer  la participación de Byrd en la escalofriante prueba.
Escuchaba, en un profundo tránsito, como Casey decía: “Es un cuchillo o un crucifijo? No sabría decirte. Ambos simbolizan el martirio, me parece a mí. Ten en cuenta el patrón de la rosa cortada en el vidrio. Ahora, me pregunto quién me habrá mandado esto a mí para dartelo a ti”.
A pesar de estar bajo control-mental sabía que, como era de suponer, había sido Byrd quien le había dado el cuchillo. Mis peores temores se confirmaron cuando Casey comenzó a utilizar la inducción hipnótica de Byrd,  “Como un  cuchillo,  afilado  y limpio,  cortaré lo que quiera”. Casey lo metió por la parte  delantera  de  mi  sujetador,  exponiendo  el  área  entre  mis  pechos  donde  Byrd  rutinariamente  me cortaba con su navaja. Apretó en mi esternón tan profundamente que pensé que lo dividiría, y de hecho se separó un fragmento de personalidad para compartimentar este evento. Utilizando un programa estándar jesuita basado en el infinito, Casey me instruyó y programó con los mensajes que debía entregar como si de ello dependiera mi vida.
“Tienes  que  ir  a  la  Ciudadela  y  advertir  a  nuestros  hermanos  Dominicanos  de  la  condena inminente de sus vecinos de Haití. Del lado dominicano (de la isla de Haití) serán trasladados en avión a Puerto Príncipe, donde se reunirán con Baby Doc (Duvalier) en su palacio. Él ya está avisado de que irás a hablar,  y sabe que mis palabras son tus palabras y tu palabra es Silencio. Debes informar al general Cedras que esta Orden viene de la Rosa”. Casey se tocó la rosa blanca de la solapa, señalizándolo para que registrara fotográfica y literalmente sus palabras.   
Mientras me programaba su mensaje, Casey me dijo: “Tan pronto como se haya completado esta
misión, tienes que salir de Haití, para no volver nunca más”. Casey utilizaba un alto voltaje excesivo para  compartimentar mi memoria. Recuerdo estar asqueada y enferma por su pistola paralizante cuando me fui de su casa / base de Long Island con el ferry programada con los mensajes para Cedras y Baby Doc.
Haití había sido recientemente eliminado de los itinerarios de la NCL como Puerto de Escala, pero la parte de la isla de la República Dominicana quedó abierta al turismo. Cuando Houston y yo estábamos desembarcando del barco de la NCL en Puerta Plata, pasamos a un barco de carga de la World Vision que estaba descargando en el muelle. Recuerdo que una suave brisa del océano levantaba ligeramente el borde de mi vaporoso vestido blanco, mientras hacía el camino por el muelle de carga de la World Vision a un automóvil que nos estaba esperando.
La religión y la política parecían mezclarse en la República Dominicana como era evidente por la mezcla inseparable de misiones católicas,  antiguas fortalezas, estatuas de Cristóbal Colón  y  Santuarios Católicos. Tal como pasábamos por la montaña con el tranvía que lleva a los turistas arriba y abajo desde la  rústica  Ciudadela  y  el  Santuario  católico  hasta  la  cima,  Houston  perpetuaba  la  lucha  del  libro “Chameleon”.
Por  partida  doble  refiriéndose  a  Cedras  y  al  corto  paseo  en  burro  desde  el  tranvía  a  la
Ciudadela descritos en el libro  de Diehl, Houston me amenazó con meterme  en el destartalado tranvía diciendo: “Algunos imbéciles te verán en la cima”.
En un área reservada para actividades secretas, fuera de la vista de los turistas, me reuní con el General Cedras en su oficina de  la Ciudadela. Iba vestido con la misteriosa,  oscura y jesuita, bata con capucha, Cedras completaba el escenario de Casey de la lucha del libro “Chameleon” mientras caminaba entre  la  antigua  estructura  de  su  oficina.  El  comportamiento  de  Cedras  le  hacía  parecer  más  que  un militante  a  un  “fantasma”,  a  pesar  de  la  cursi  vestimenta  de  monje.  Con la  capucha  en  la  espalda,  la agudeza de Cedras, sus escarpadas características y los ojos como dardos de acero azul lograron atraer mi atención. Yo ya le había visto antes en un monasterio de Santo Domingo cuando me fue ordenado, (6) cuando Haití seguía siendo utilizado por la CIA en la Operación Atalaya (Watchtower) para el transporte de cocaína y de armas para la contra de Cuba.
A solas con Cedras y convenientemente señalizada, empecé a recitar fotográficamente el mensaje de Casey, “Tengo unas palabras de advertencia del Vaticano a través del honorable y fiel William Casey. Él envía palabras de muerte inminente que deben venir a sus vecinos, al lado oscuro de Haití. El Voodoo se manifiesta de formas misteriosas, mientras que el camino del Señor es claro. El mal debe ser detenido a toda costa. El coste será en términos de víctimas mortales, como una plaga caída sobre la tierra. Los que han  fornicado  con  demonios  serán  infectados  por  la  peste.  Cortejad  a  los que  se  han  destacado  en  el camino de la paz mundial. Porque Dios ha diseñado el Nuevo Orden Mundial y este llegará a ser con o sin los haitianos. Todas las operaciones estadounidenses en Haití están ahora destinadas en sus puertos. Tu pueblo (Los Dominicanos que operan con la CIA y la ONU) florecerán en paz y prosperidad, mientras que el lado oscuro (los Haitianos) se ahogarán con la sangre de esta guerra santa que ellos han atraído sobre sí mismos. Cierre sus fronteras con rapidez y mantenga los guardianes en las puertas no sea que los Haitianos infesten vuestra tierra con su peste del mal. La inoculación de las masas se ocultará en el cuerpo y en la sangre y los llevará a la perdición. Cuantas más y más personas Haitianas recurran a Dios en su hora final, la comunión en que participarán será la del mismo Satanás. Con su Dios haciendo de chivo expiatorio, Su Isla del Hijo (“Son”) (“sun”) (sol) será liberada de los viles y los malvados. He tenido una visión, una  Visión Mundial, y es a través  de la comunión con los  antiguos  que han sido otorgadas las Llaves del Reino (“Keys to the Kingdom”) (7) para abrir las puertas del infierno. El agua bendita que les enviamos, tiene la bendición del Vaticano y debe ser rociada como la lluvia sobre los Haitianos. Nuestro Dios reina, y hará llover ríos de sangre sobre las masas Haitianas, y reina supremamente sobre su misión. Vuestra misión es clara. Vosotros daréis la comunión y dejaréis fuera al hijo de Dios. Aquellos que sirven al cuerpo  de Cristo están cubiertos por el  Vaticano,  los que  sirven al mal del vudú se cubrirán con su propia sangre. Está claro que nuestro Dios reina. Que empiece el juego”.
Combinando el lenguaje críptico de las operaciones de Cedras con el de la CIA y el de los jesuitas, Casey había tejido numerosos mandos secretos en su mensaje. Si yo inadvertidamente hubiera accedido, las  instrucciones habrían  tenido  poco  sentido  para  los  que  no  conocieran  la  lengua.  Cedras escuchaba religiosamente, comprendía plenamente la magnitud de las instrucciones de Casey. Llegué a la conclusión de que el mensaje decía: “El agua bendita con las Bendiciones del Vaticano llegará hoy a la 1 pm a través de Visión Mundial, la sangre recibirá la plaga”. (8)
Me sentí aliviada al dejar la presencia de Cedras sin ser sometida a su usual perversa brutalidad sexual.  Ésta  sería  la  tarea  de  otra  esta  vez,  tal  como  mi  programado  trance  se  mantendría  hasta  que entregase el mensaje de Casey a Baby Doc Duvalier en el “lado oscuro” de la “Isla en el Hijo”. (“Island in the Son”).
Houston  me  llevó  al  pequeño  aeropuerto  en  que  operaba  la  CIA,  al  pie  de  la  montaña,  donde abordé un pequeño avión blanco con destino a Port Au Prince, Haití. Al aterrizar, el piloto me acercó a los guardias Tonton de Baby Doc, y les ordenó que me llevasen a Palacio. Hablaba en un rápido Francés Haitiano, y levantó mi collar simbólico, rosa cruz, para dar énfasis a los guardias. Reforzando mi creencia instilada de que el emblema Católico me protegería, los guardias me trataron con el respeto que al parecer estaba  reservado  a  identificados  Jesuitas  fantasmas.  Fui  conducida  en  un  Mercedes  blanco  al  Palacio Presidencial de Haití. Parecía aún más visiblemente fuera de lugar el contraste con la rígida pobreza de su flota de Mercedes, el Palacio de Baby Doc era decadente. Adopté una pose reverencial en el vestíbulo mientras esperaba que empezase el organizada encuentro, indudablemente el entorno lujoso de Baby Doc era cuando menos cuestionable en vista de la desesperación y el hambre que había a su alrededor.
Me había reunido con Baby Doc a principios de los años 80 en calidad de prostituta del Proyecto Monarca. Todas las operaciones encubiertas estadounidenses con base en Haití eran llevadas a cabo por un anciano postrado en la cama conocido como “El Viejo Charlie”, que residía en el Hotel President hasta su  muerte  a  mediados  de  los  años  80.  Durante  mi  gestión  como  mensajera  de  mente-controlada  y prostituta en Haití, había sido obligada a asistir a una ceremonia vudú con la intención (entre otras) de traumatizarme. Me ordenaron realizar sexo oral a Baby Doc mientras las oscuras ventanas del Mercedes avanzaban lentamente entre la multitud de Haitianos camino del ritual. Dado que mis misiones Haitianas habían sido previamente establecidas con el Viejo Charlie por cuestiones de negocios y con Baby Doc por prostitución, el encuentro de negocios con Baby Doc no tenía precedentes.
“¿Qué te trae por aquí?” me escupió en inglés Baby Doc. Había sido llevada a su biblioteca por tres guardias armados, “no necesito ninguna puta Católica”.
El conocimiento del idioma inglés aplicable a Baby Doc estaba limitado por su intelecto por lo que un ayudante llenaba la necesidad de un intérprete para entregar el mensaje de Casey.
“Vengo  en  nombre  de  la  paz.  Tengo  un  mensaje  para  ti  de  William  Casey,  aprobado  por  el Vaticano, el Papa está de acuerdo con la política de EEUU en Haití. Él ha tenido una visión, una señal de Dios. La visión es una Visión Mundial, la gente está tratando de llegar a vosotros con muchísima cautela. Los bienes y servicios prestados requieren sólo que el pueblo de Haití cure a los enfermos, alimente a los hambrientos y vista a los pobres a través de los servidores de la Visión Mundial. Su misión es separar la semilla buena de la mala y restaurar la paz en tu región. La visita de la paz en tu tierra, entre tu gente es inminente,  pero no antes de que  los  ríos se vuelvan  rojos  con la  sangre de los  impíos. La visión es la peste, y tu pueblo se lanzará a las calles pidiendo misericordia, y tú no estarás aquí para escucharlo. Ha llegado el momento de que te vayas. Es la voluntad de Dios que tú te escapes de la plaga con la bendición del Vaticano, para no volver nunca más a tu patria. Prepárate porque tu precipitado éxodo contiene una promesa de perdición. Usando tu profética sabiduría, advertirás a las masas de la muerte inminente y los armaràs  con la  Visión  Mundial. La  visión  es la  de  la  paz para  aquellos  que van  a  las tiendas  y  a  las iglesias para la salvación. Tu destino es claro, y el Vaticano ha aclarado el camino para tu salida”.
Con el mensaje de Casey entregado, los Tonton de Baby Doc me devolvieron al mismo avión del que había bajado poco antes. Volé en silencio, incapaz de pensar ni comprender la magnitud de lo que acababa de pasar. Los eventos para los esclavos del control-mental son percibidos todos ellos como una primera y última vez. Por lo tanto, las instrucciones de Casey de que debía “irme de Haití, para no volver nunca más” me parecían los negocios de costumbre. Al volar sobre las montañas que separan Haití de la República  Dominicana,  me  di  cuenta  de  la  gente  bañándose  suavemente  bajo  las  cascadas,  lavando tranquilamente sus brillantes ropas en las rocas, y transportando de forma primitiva, mercancías en cestas haciendo equilibrios sobre la cabeza. Una ocasional cabra corría por la tierra estéril, y los niños, con los vientres hinchados por el hambre, jugaban con neumáticos viejos y sarmientos. Con mi control-mental y dando  vueltas  a percepciones  erróneas,  mi  visión  se  volvió,  como  las  gafas  de Ortega,  de  color  rosa, impidiendo hacerme ver la realidad del Nuevo Orden Mundial.  

(1) La World Vision (Visión Mundial) fue / es una organización bajo control jesuita que indujo a las iglesias a darles dinero con el pretexto de difundir la paz mundial. Lo que no decían era que el dinero era en realidad para financiar un plan de paz mundial bajo el control-mental.
(2) Las distorsiones de la percepción de las virtudes que las buenas personas quieren es una de las razones para la proliferación de la actividad criminal dentro de organizaciones como World Vision. Están dentro  los  de  las  facciones  afectadas  por  estas  organizaciones,  como  la  iglesia  Católica,  e  incluso  el Gobierno  de  Estados Unidos que operan bajo  las  percepciones  distorsionadas  que  hace  la  CIA de  una necesidad de “Saber” – y que “necesitan saber” que sus mentes, religión y / o percepciones están siendo deliberadamente manipuladas.
(3) Dado que los católicos habían unido  sus fuerzas con las Naciones  Unidas para conquistar el mundo mediante el control-mental masivo, la influencia de los jesuitas en Haití fue completa. Mediante el mantenimiento de la mayor parte de la ceremonia, colocando la interpretación literal de “comer el cuerpo y beber la sangre”, y proporcionando una inversión especular del bien y del mal, el catolicismo y el vudú, como el catolicismo y las Naciones Unidas, se convirtieron en lo mismo.
(4)  El  término  “Chameleons”  (Camaleones)  es  un  término  usado  para  describir  a  los  espías, formados por expertos para pasar inadvertidos en cualquier entorno en cualquier momento – mientras que un DPM sólo es un reflejo de la gente con las que está.
(5)  El  Voto  de  Silencio  jesuita  se  instaló  a  través  del  Rito  de  Permanecer  en  Silencio  de  mi infancia.  Ahora  sé  que,  como  tantos  otros  en  la  inteligencia,  que  “El  Silencio  Iguala  a  la  Muerte” (“Silence Equals Death”). El conocimiento es nuestra única defensa contra el control-mental.
(6) Byrd me había dicho que Cedras era “una pieza de ajedrez estratégicamente colocada para que la  CIA,  los  jesuitas y  las  Naciones  Unidas la  pudieran  mover”  para  marcar  el  comienzo  de  su  Nuevo Orden Mundial.
(7)  “Las  Llaves  del  Reino”  (“Keys  to  the  Kingdom”)  fueron  definidas  por  Bill  Bennett,  de conformidad con la programación de los jesuitas de la siguiente manera: “Al comienzo del cristianismo, los  apóstoles  recopilaban  toda  la  información  que  habían  obtenido  de  Cristo  y  construyeron  la  Santa Iglesia Católica Apostólica. Cristo entonces quiso que fuera la única iglesia del mundo, la verdad, la luz, y  el  camino.  Los  secretos  se  guardaron  en  el  Arca  de  la  Alianza,  y  se  transmiten  de  generación  en generación. Generación tras generación Cristo ha  hecho que se  escriban más – los frutos de  su trabajo exponiendo la verdad. Ahora el Arca se ha convertido en un archivo – una gran cantidad de información. Esta información es accesible a muy pocos, los pocos que tienen las Llaves del Reino”.
(8)  La  interpretación  final  del  mensaje  se  deja  en  la  mente  de  las  masas,  que  todavía  pueden discernir  la  verdad.  Mis  conclusiones  son  “claras”,  se  basan  en  conversaciones  casuales  y  mi  propia experiencia  como  esclava  sexual  en  la  Casa  Blanca.  Incluso  Byrd  y  Reagan,  entre  otros,  me  habían prostituido  con  funcionarios  de  países  infectados  por  el  SIDA,  que  no  utilizaron  ninguna  protección contra “la peste” al tener relaciones sexuales conmigo.
(9) No puede haber paz en el mundo sin paz mental, y no hay paz mental bajo el control-mental. Haití, en cuanto que prototipo de los controles del Nuevo Orden Mundial ha sido utilizado y descartado por la CIA y los jesuitas. Las “fuerzas de paz” de las Naciones Unidas han creado una cortina de humo y una ilusión reflejada de la “paz” para evitarla al pueblo Haitiano.

 CAPÍTULO XXIV

UN – VAMOS DE CAZA

   

El  4 de diciembre de 1986,  cumplí 29  años. En  general,  los esclavos con  mente-controlada  son descartados, “lanzados del Tren de la Libertad” a los 30, pero discutí con Houston cuando me dijo que a mis abusadores del gobierno sólo les quedaba un año para “utilizar-me”. Yo no tenía conciencia del paso del tiempo, y creía que sólo tenía 24. Independientemente de lo que yo crea, mis agresores hicieron todo lo posible para “utilizarme” física y psicológicamente incluso antes de que hubiera pasado un mes.
Yo  estaba  en  Washington,  D.C.  en  un  viaje  de  rutina,  que  incluía  ser  prostituida  al  presidente Reagan.  Las  mejillas  del  “Tío  Ronnie”  estaban  rojas  de  emoción  y  por  el  coñac  cuando  me  dijo:  “Yo siempre me tomo dos semanas de descanso en Navidad para volver a California”. Reagan se interrumpió a sí mismo para comenzar una vieja canción y bailarla al estilo de Hollywood, “California ahora vengo …” La Casa Blanca, según él, siempre había estado limitándole, y parecía genuinamente emocionado por su próximo viaje. “Espero este viaje cada año porque me permite ver a viejos amigos. Oh, sigo trabajando mientras estoy allí, el trabajo del presidente nunca se acaba, pero al menos estoy allí. Ya es hora de que veas lo que yo llamo mi hogar” . Entonces, citando el Mago de Oz, dijo: “No hay lugar como el hogar”. Y estás a punto de ver por qué. Repite conmigo: “No hay lugar como el hogar. No hay lugar como el hogar”. Después me enseñaba secretos de Oz, “Haga chocar los talones. No hay lugar como el hogar”.
La luz azul-blanca aparentemente explotó en mi cerebro, fue como ser golpeado con una mortal corriente  alterna  de  baja  tensión.  Reagan  estaba  “preparando  el  terreno”  para  hacer  un  intento  de revolverme la mente de cara al futuro, que se reactivaría en una próxima reunión que tendría con él en Bel Air, California.
La  caravana  estaba  llena  de  paredes,  y  las  paredes  estaban  llenas  de  cocaína  cuando  Houston, Kelly,  y  yo  partimos  hacia  nuestro  largo  viaje  a  California.  Houston  había  planeado  varias  “paradas turísticas” en el camino que demostraron como “de pesadilla llegaría a ser la prueba de California en sí misma”.
En  Las  Vegas,  Nevada,  Houston  nos  mantuvo  ocupadas  a  Kelly  ya  mí  prostituyéndonos  con cualquiera que estuviera “al corriente”, y asistiera a la Convención anual de la Asociación de la Música Country. Cansada de ir de una habitación a otra, estaba de nuevo en el vestíbulo, tratando, literalmente, de recuperar el aliento cuando vi a Michael Dante. Iba vestido con un traje caro, de seda gris claro y gafas oscuras, parecía un mafioso de la Reserva Federal, apoyado en un palo, esperando reunirse con “Nuestro amor” el que profesaba  por  teléfono  para acondicionarme la mente y  que  ciertamente  ahora  no era tan evidente. “Llegas tarde”, gruñó mientras miraba el reloj. Me ordenó entrar al baño de mujeres para activar la programación  de haberme “perdido en los infinitos espejos que  se alineaban en las paredes”. Con mi mente establecida como él quería, entonces me utilizaba y dirigía en pornografía comercial. Después, hizo lo mismo con Kelly.
En el Gran Cañón, Houston traumatizó a Kelly y a mí en preparación a los eventos de California. Durante la caminata por  el cañón, Houston intentaba anclar hipnóticamente todos los  eventos del  viaje después de la muerte y la locura de programación a la que nos estaba sometiendo. Cuando nos detuvimos para comer más tarde en el Cañón, Kelly cayó en un estado de shock, incapaz de comer nada. Houston estaba contento porque así “se lo comería todo él”. Yo estaba, como era normal, sometida a la privación de alimentos y agua. Tenía tanta sed, que no podía pensar en comer. La condición de Kelly magnificaba el horror de mi propio estado, e hice todo lo que estaba en condiciones de hacer para mantenerla lejos de Houston y de un supuesto empujón en el borde del acantilado. La llevé a ella, durante todas las horas que tardamos en salir del cañón, sin detenerme a descansar. Mentalmente quería creer que era realmente capaz de protegerla. El hecho era que  Houston me estaba  desgastando físicamente para  asegurarse de que no pudiera protegerla en nuestro próximo destino: Lake / Mount Shasta, California.
George Bush fue muy activo en los refugios de retiro, tanto en el de Lampe, Missouri como en el de Shasta, California. Al igual que en Lampe, la cubierta en Shasta era la música country. Según todos los que  conocía,  la  cantante  y  compositora  Merle  Haggard  supuestamente  dirigía  el  espectáculo  del  lago Shasta, desviando todas y cada una de las atenciones lejos del refugio de Mount Shasta. Shasta fue el más grande  y  encubierto  campo  de  esclavos  del  control-mental  del  que  soy  consciente.  Escondido  en  las colinas  boscosas,  espacios  militares  cercados  con  vallas,  una  enorme  flota  de  helicópteros  negros  sin identificación,  y  más  robots  militares  mente-controlados  de  los  que  vi  en  todo  Haití.  Esta  operación militar encubierta cumplía su propia agenda, no la de Estados Unidos. Se me dijo y oí decir que era una base de la futura Fuerza de Policía multi-jurisdiccional, para la aplicación del orden y la ley en el Nuevo Orden  Mundial.  En  el  centro  de  este  refugio  de  alta  seguridad,  había  otra  zona  militar  cerrada,  bien guardada, que era considerada un  “Camp David”  por las clases  de los que dirigen nuestro país. George Bush y Dick Cheney compartieron una oficina allí, y reclamaron el perímetro exterior del bosque como su propio coto de caza donde  iban a jugar a  “Un juego más peligroso”. Se ha  afirmado en conversaciones que  se  oyeron  entre  los  dos,  que  fue  ese  trasfondo  del  mundo  policial  militar  lo  que  le  valió  a  Dick Cheney el nombramiento como secretario del gabinete de Defensa (1) en la Administración Bush.
Houston se quedó en el complejo del lago Shasta de Haggard mientras Kelly y yo éramos llevadas en helicóptero al Monte Shasta para nuestra reunión con Bush y Cheney. El piloto del helicóptero dirigió nuestra atención hacia la valla militar que rodeaba el perímetro exterior del refugio. Rara vez los pilotos hablaban nunca con cualquiera de nosotros, pero éste sonrió con malicia mientras nos decía que teníamos que conocer los límites exteriores para Un Juego Más Peligroso.
Así  que  llegamos  al  santuario  interior  de  Bush  y  Cheney,  me  di  cuenta  que  George  Bush  hijo estaba con ellos. Sé por experiencia que el padre mantenía cerca a su hijo para que le cubriera el culo cada vez  que  se  quedaba  incapacitado  por  las  drogas  o  necesitaba  protección  criminal.  Al  parecer,  el  hijo estaba  para  servir  ambos  propósitos,  mientras  que  su  padre  y  Cheney  disfrutaban  de  su  trabajo-vacaciones.
Hiperdrogoadictos, Cheney y Bush estaban ansiosos por cazar sus presas humanas en “Un juego más peligroso”. Me saludaron con las reglas del juego, me ordenaron desnudarme a pesar de los vientos fríos de diciembre, y me dijeron en lenguaje críptico de Oz “ten cuidado con los leones, los tigres y los osos”. La vida de Kelly se convirtió en el desafío, como de costumbre, que hizo resucitar mi programado natural y exagerado instinto maternal. Las lágrimas corrieron  silenciosamente por mis mejillas mientras Bush me decía: “Si te atrapo, Kelly será mía. Así que corre, corre tan rápido como puedas. Llegaré a ti y a tu niña también, porque puedo, puedo, puedo. Y lo haré”.
Cheney, desafiándome a responder, preguntó: “¿Alguna pregunta?”
Le dije: “No hay donde huir, porque hay una valla – del tipo de las que no se puede salir. La he visto”.
En vez de asaltarme físicamente. Cheney se rió de mi sentido del “no hay donde ir, no hay donde esconderse” y me contó que un oso había abierto un agujero en la valla en algún lugar, y que lo único que tenía que hacer era encontrarlo. Bajó el rifle hacia mi cabeza y dijo: “Que empiece el juego. Vamos”.
Vestida sólo con mis zapatillas de tenis, corrí entre los árboles tan rápido y tan lejos como pude, que no fue en absoluto muy lejos. Bush utilizaba su perro de caza para perseguirme, el mismo que había sido utilizado recientemente conmigo en el rodaje de una película de bestialismo, “Byrd-dog” una broma de  mi  amo,  Robert  C.  Byrd.  Cuando me  atraparon, Cheney  mantuvo  su pistola  en mi  cabeza  mientras estaba de pie sobre mí, buscando calor en su abrigo de piel de oveja. Bush me ordenó tener sexo con un perro mientras ellos miraban, entonces él y Cheney me llevaron de vuelta a su cabaña.
Me puse la ropa y me senté en la parte de  oficina de la cabaña a  la espera de instrucciones.  No tenía ni idea de dónde estaba Kelly, ni la tengo ahora. Bush y Cheney llevaban aún la ropa de caza cuando comenzó  la  sesión  de  programación.  Bush  dijo:  “Tú  y  yo  estamos  a  punto  de  iniciar  un  Juego  Más Peligroso de relaciones diplomáticas. Éste es mi juego. Debes seguir mis reglas. Yo tendré la ventaja de cazarte con mi Ojo en el Cielo (satélite). Veré cada movimiento que hagas. Siempre que juegues el juego con mis reglas y no cometas errores, vivirás. Un error y te conseguiré, hermosa mía, y a tu niña, también.
Tú mueres, y Kelly deberá jugar conmigo. Yo lo prefiero de esta manera. Entonces este será tu Juego Más Peligroso. Las tarjetas se apilan a mi favor porque, bueno, es mi juego! Estas a punto?”
No había otra opción. Le respondí condicionada: “Sí, señor, estoy a punto”. Los paralelismos con El  Juego  Más  Peligroso  que  acababan  de  ocurrir  en  el  bosque  eran  deliberados  e  intentaban  hacer “imposible” la recuperación de la memoria debido a la codificación criptoamnèsica.
“Bien. Entonces que comience el juego. Escucha con atención tus instrucciones. No tienes margen de error”. Cheney dió la vuelta su “cronómetro de juego”, un reloj de arena. Bush continuó: “Este juego se llama el Rey y el Ojo, y aquí hay un trato. Establecerás fuertes relaciones diplomáticas según las órdenes entre México, EEUU y Oriente Medio. Tu papel te obligará a cambiar de cara en cada lugar nuevo. Voy a trazar tu curso, a definir tu función y a tirar de las cuerdas. Dirás mis palabras cuando tire de tus cuerdas. No hay margen de error”.
Cheney estaba medio acostado sobre el sencillo escritorio, de estilo militar, en un evidente estupor de droga mientras Bush hablaba. Aún con el abrigo y el sombrero de caza, Cheney me apuntó con su rifle desde  el  escritorio  y  amenazó:  “O  iremos  de  caza”.  Bush  terminó  la  amenaza  de  Cheney  cantando:
“Vamos a atrapar un zorro y meterlo en una caja y bajarlo a un agujero”.
Bush miró  a Cheney y  se puso a  reír. El  verlo vestido con la  ropa  de caza con un  aburrimiento enorme,  la  escopeta de  dos  cañones  al  hombro  inspiró  a  Bush  para  decirle  que  “parecía  Elmer  Fudd”. Cheney, imitando al personaje  de dibujos  animados, dijo: “¿Dónde está ese waskily  Wabbit?” (raskally rabbit) (conejo canalla).
La  operación  El  Rey  y  el  Ojo  implicaría  al  embajador  de  Reagan  Philip  Habib  (crípticamente desempeñaba el papel de Conejo Blanco (White Rabbit) en Alice In Wonderland con esclavos como yo) y al rey Fahd de Arabia Saudí. Así que  cuando Bush se refirió a los  dos como “Elmer  Fahd y el  Wabbit Waskily”, él y Cheney rieron  hasta llorar. Como ambos de cualquier manera ya iban bien colocados de drogas, tenían una gran dificultad para mantener  suficientemente las buenas formas como para  hacer la programación.

(1) Dick Cheney no tiene historial militar oficial en los EEUU que justifique su posición de ex-secretario de Defensa de nuestra nación durante la presidencia de George Bush.

CONTINÚA EN LA PARTE VII
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

VIENE DE LA PARTE IV

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO XVII

MIENTRAS

Mi  vida  parecía  conducirme  a  un  ritmo  acelerado  tras  ser  sometida  a  Reagan y  Bush.  Mi  guía, Alex Houston egoístamente decía que su popularidad y la de Elemer (su títere alter-ego) eran lo que nos mantenían viajando tan ampliamente en el circuito de la música country. Cuando no estábamos viajando por el Caribe y México en barcos de la NCL, o conduciendo su autocaravana cargada de cocaína haciendo actuaciones  estratégicamente  reservadas  a  lo  largo  de  los  EE.UU.,  nos  movíamos  de  manera  rutinaria entre dentro y fuera de Washington, D.C. A lo largo del camino, mi hija y yo éramos o bien prostituidas, o  bien  utilizadas  para  grabar  pornografía  comercial  o  filmadas  por  Michael  Dante  el  “Jefe”  de  la pornografía de bestialismo según lo que ordenaba el tío Ronnie Reagan.
De vez en cuando nuestros viajes nos llevaban a Michigan, donde Houston, por cierto, nos hacía alojar con mi familia. Los viajes a la casa de mi padre fueron devastadores pero informativos. Mi madre había  desarrollado  profundas  cicatrices psicológicas,  por  encima  y  más allá  de  su  propia  condición  de DPM  y  se  convirtió  en  una  insomne.  Mi  padre  en  aquellos  momentos  viajaba  rutinariamente  entre Londres, Alemania y México, y llevaba a la familia al Disney World de Florida, y a Washington, DC. Mi hermano mayor, Hill, seguía trabajando por y con mi padre, anualmente iba con él a “cazar” al Greybull de Cheney, su alojamiento en Wyoming, y mantenía a su mujer y a sus tres hijos pequeños sometidos a las bases del trauma del control-mental de acuerdo con las instrucciones de mi padre.
Mi hermano, Mike, tenía una tienda de vídeo en parte debido al lucrativo negocio de videos porno de  mi  padre  y  el  tío  Bob  Tanis.  Mi  hermana,  Kelli  Jo,  se  convirtió  en  una  bailarina  del  vientre  y contorsionista  y  una  excelente  “gimnasta”  pues  se  volvió  “más  flexibile  que  un  Gumby”  (muñeco  de plastilina),  debido  a  su  programación  para  la  prostitución.  Se  abrió  camino  a  través  de  las  escuelas  de guarderías,  evidentemente  localizando,  para  mi  padre,  los  niños  “elegidos”,  los  posibles  candidatos  a víctimas  de  sus  abusos.  En  1990  se  graduó  con  el  fin  de  obtener  la  licencia  para  abrir  una  guardería, “Little Learners” en Grand Haven, Michigan para mi padre. Mi hermano, Tom (Beaver), es un Compu-Kids (un proyecto de la CIA) un genio de la programación informática.
Mi hermano Tim se rompió la pierna (justo por el mismo sitio en que mi madre se había roto las piernas el año anterior)  debido al seguimiento de la programación de deportes de mi padre, mucho más allá de la capacidad humana. Y mi hermana pequeña, Kimmy, se convirtió en una histérica obsesionada con  “Mr.  Rogers”,  expresando  su  inmenso  miedo  en  su  enorme  casa  de  muñecas  “eléctrica”  que  se iluminaba por  la noche para parecerse a la Casa  Blanca, y estaba bajo el cuidado de  un médico para la anorexia a la edad de siete años, espero el día en que les pueda ayudar a todos, y se haga justicia con mi padre.
Como usé partes de mi cerebro que no habría utilizado en condiciones y circunstancias normales, he  desarrollado  la  capacidad  de  leer  hacia  atrás  con  la  misma  naturalidad  que  lo  puedo  hacer  hacia adelante. Houston aprovechaba este fenómeno típicamente de base-oculta mediante “el lío” de las señales de tráfico  para provocarme la amnesia de donde estaba viajando.  Lo agravaba  aún más su esfuerzo por acondicionarme  a  que  leyera  fonética  y  literalmente,  y  alternaba  sus  “revueltos”  métodos.  “Zoo”  se convertía  en  “OOZ”  y  “OOZ”  traducido  a  “oz”.  Arkansas  lo  leía  “Nuestra  Kansas”,  y  Missouri  se convirtió en (y lo era!) “Miseria”.
Este se convertía en Oeste, y la autopista 66 se convertía en la 99. Cuando viajaba, “literalmente” no era consciente de si iba o venía. Si a un extraño se le ocurría  preguntarme por  dónde había viajado, respondía mecánicamente: “Todos  los pueblos están juntos  y parecen el  mismo al cabo de un  tiempo”.
Las órdenes que se me daban retorciéndo el idioma yo las seguía de la manera más natural. (“Role with it”) “Hacer el papel (¿?)” Era más fácil para mí convertirlo según la acción definida de Reagan que con la corriente  de  “rodar  con  él”  (“rolling  with  it”).  En  frases  como  las  del  senador  por  Wyoming  Alan Simpson, sólo que cambiara una letra de lugar, una palabra se convertía en otra. Me vi obligada a hacer funcionar las piezas de mi cerebro que no me conducían a la manera de pensar “normal”.
Tampoco podría haber parecido “normal” a los forasteros ya que deberían haber mirado más allá de la cubierta de mi programada personalidad superficial, tuve la ocasión de mezclarme con “extraños” en la biblioteca local donde llevé a Kelly a por sus libros los días en que no viajábamos. A los 6 años, hizo una  prueba  de  lectura  de  un  nivel  de  7  º  grado.  También  salí  de  mi  entorno  cerrado  para  atender  la escolarización de Kelly. Ella se mantenía firme, pero su pobre récord de asistencia amenazaba con violar los requisitos del estado.
Cuando el bibliotecario  preguntaba donde  estaría  viajando Kelly  para renunciar a las  fechas de vencimiento de los libros de la biblioteca o el profesor preguntaba por las ausencias de Kelly, yo daba la respuesta  usual  de  “Todos  los  pueblos  están  juntos  y  parecen  el  mismo  al  cabo  de  un  tiempo”.  Si presionaban  para  obtener  información  específica,  los  soltaba  una  serie  de  frases  religiosas  como “alabemos al Señor”, para compensar mi falta de respuestas. La gente tiende a pasar por alto y a aceptar el “fanatismo religioso” como peculiaridades de la personalidad, lo que combinado con mi “papel”, viajando en la industria de la música country, mantuvo a los forasteros a distancia durante años.
Mi  personalidad  de  cobertura  como  “fanática  religiosa”  fue  cultivada  en  la  Iglesia  “no confesional” La Capilla del Señor (Pentecostal) de Brentwood, Tennessee, a través del agente de la CIA y predicador  el  Reverendo  Billy  Roy  Moore  (que  desde  entonces  ha  huido  a  Arkansas  debido  a  un escándalo local de asesinato).
Moore  transportaba  cocaína  desde  el  Caribe  para  la  CIA,  al  menos  durante  la  Administración Reagan, con el pretexto de las llamadas “misiones”, (1) es decir, ministerios Cristianos. Es muy probable que no fuera la intención de los cristianos dedicarse a su ministerio en el Caribe para ser inadvertidamente utilizados por la CIA y Moore como “mulas” para entrar drogas en nuestro país.
Incluso a los agentes de la CIA que operan bajo la “necesidad de saber” se les negó información parcial al alcance de lo que en ese momento estaban participando. Muchos participantes aparentemente dispuestos estaban manipulados, se les proveía de una “justificación”, y deliberadamente eran engañados a creer que estaban sirviendo a su país, en vez de destruyéndolo desde dentro.
El “Pastor” Moore combinó su conocimiento de Kelly y de mi programación, claves, códigos y desencadenadores con su uso del lenguaje metafórico para mantener y/o dirigir nuestra manera de operar.
Los “seguidores” de Moore consistían principalmente en esclavos del control-mental del gobierno y sus controladores, incluyendo The Mandrells, Jack Greene y su esclavo, y los Oak Ridge Boys, entre otros.
Nos daba instrucciones sobre cómo votar, a qué cuestiones políticas apoyar, y a seguir otro líder político “religioso”  como  su  amigo  y  también  amigo  de  Manuel  Noriega,  el  evangelista  Jimmy  Swaggart.  La “Orientación religiosa” de Moore equivalía a mantener la programación del control-mental a través de las “órdenes de Dios”, y las “órdenes de Dios” a menudo llegaban por teléfono.
Houston  constantemente prostituía  a  Kelly  a  cualquiera  “del  círculo”  que  estuviera  dispuesto  a pagar. Cuando no estaba siendo prostituida, estaba siendo filmada pornográficamente. En 1984, Michael Dante rutinariamente filmaba pornografía con Kelly, ya que la pornografía infantil era tan lucrativa como el bestialismo. Nos filmó a Kelly y a mí en Las Vegas, Nevada y en varios otros lugares del Caribe, en California, Florida, Illinois, y en mi estado natal, Michigan.
Esto  creó  un  conflicto  profesional  durante  mucho  tiempo  con  los  pornógrafos  infantiles antiguamente  asociados  con  Houston.  El  buen  amigo  de  Houston  en  Waycross,  Georgia,  el  pedófilo Jimmy Walker, dirigía la Okefenokee Swamp Park y había participado en operaciones de financiación de presupuestos negros durante años tanto a nivel de la cocaína como de la pornografía. Su homólogo, Dick Flood, se negó a participar en la pornografía nunca más después de que Dante entró en escena. Incluso las llamadas “fuerzas del orden” oficiales como la NASA / DÍA / CIA de Huntsville, Alabama – pocas veces podían tener éxito en sus órdenes en cuanto a la grabación en vídeo de las actuaciones de Kelly salvo que fueran órdenes directas del senador Byrd. Dante se consideraba a sí mismo como su futuro propietario, así como también el mío, y mantenía el control de nuestras empresas del “negocio” del porno a través de sus importantes conexiones con el gobierno de los EE.UU. y los metodismos internacionales de la Mafia.
Jimmy Walker, el mismo fotógrafo que había hecho las fotografías del pornográfico  “Noche de bodas” de Larry Flynt, publicó recientemente otras fotografías mías en Hustler. Cuando Dante se enteró, se puso furioso. Tanto Larry Flynt como Dante, ambos trabajaban para la CIA, tenían conexiones con la Mafia y el Vaticano, y deliberadamente usaban esclavos del control-mental del proyecto Monarca en las perversiones  de  Reagan.  Todo  lo  que  Flynt  no  podía  publicar  “legalmente”,  Dante  lo  publicaba  bajo mano. Flynt y Dante vivían en costas opuestas, que, pese a sus similitudes, no estaban lo suficientemente separadas como para calmar sus diferencias. Moviendo las manos en dramáticos gestos italianos. Dante furiosamente  escupía  una  montón  de  obscenidades  sobre  Flynt  por  publicar  fotos  que  él  considera “suyas”, acusando a Flynt de ir al límite para ganar el favor / protección del gobierno, gritaba: “Es una puta más grande que las chicas que promueve!”   
Las  habilidades  en  la  filmación  de  pornografía  servían a Michael Dante para varios propósitos. Además  de  producir  pornografía  de  acuerdo  con  las  perversiones  e  instrucciones  del  propio  Reagan (hecho bien conocido), Dante estaba presente en  muchas “reuniones”  internacionales clave organizadas por el gobierno.

A menudo, cuando yo y otras éramos prostituidas a líderes de varios gobiernos (Nuevo Orden Mundial), Dante  tenía cámaras  ocultas  para filmar  actos sexuales perversos, aparentemente  para aprovecharse de  un futuro  chantaje. Estos vídeos acostumbraban  a ser  escandalosos y generalmente los mandaba grabar  Reagan. Dante entregaba los vídeos a Reagan, y secretamente se guardaba copias para protegerse  a  sí  mismo.  Dante  convirtió  una  pequeña  sala  de  su  mansión  de  Beverly  Hills  en  una  caja fuerte, donde guardaba sus copias personales de las cintas porno de chantaje internacional.   

Entre  estas  cintas  internacionalmente  escandalosas  eran  numerosos  los  vídeos  encubiertos producidos en el patio de recreo del sexo, supuestamente seguro políticamente, del norte de California, el Bohemian Grove.  Según  Houston, las cámaras indetectables de  alta tecnología  de Dante  que  utilizaban fibra óptica y lentes de ojo de pez se encontraban en cada una de las numerosas habitaciones temáticas sexuales del  club de perversión  de la  élite. Mi conocimiento  de estas cámaras  se  debe a  las posiciones estratégicamente comprometedoras de los políticos involucrados ya que  yo fui  prostituida  en diferentes habitaciones de temática perversa.
Estaba programada y preparada para funcionar en todas las habitaciones del Bohemian Grove con el fin de comprometer “blancos” específicos del gobierno según sus perversiones personales. “Cualquier cosa, en cualquier momento, en cualquier lugar con cualquiera”, era mi forma de funcionar en el Grove.
No pretendo entender la función completa de este pozo negro en el patio de los políticos, mi percepción se limitaba al reino de mi propia experiencia. Mi percepción es que el Bohemian Grove sirve a aquellos que  están  marcando  el  comienzo  del  Nuevo  Orden  Mundial  a  través  del  control-mental,  y  consisten principalmente en los más altos cargos de la Mafia y funcionarios del gobierno de los EEUU.
No utilizo
el  término  “altos”  en  términos  generales,  sino  por  las  copiosas  cantidades  de  drogas  que  allí  se consumían. En el Proyecto Monarca del Control-Mental se abusa habitualmente de los esclavos sólo para cumplir con el propósito principal del club: proveer perversión.
El Bohemian Grove como se sabe, se destina a ser utilizado de forma recreativa, proporcionando un  entorno  supuestamente  seguro  para  las  personas  políticamente  acomodadas  en  una  “fiesta”  sin restricciones. El único negocio practicado allí hace referencia a la aplicación del Nuevo Orden Mundial, a través de la proliferación de las atrocidades del  control-mental,  dando al lugar un ambiente de “Secreto Masónico”. La única habitación donde se permitían discusiones de negocios era una sala pequeña, oscura que con cariño era apropiadamente llamada el Sótano. (2) 
A  los  esclavos  sexuales  normalmente  no  se  les  permitía  estar  en  el  Sótano  por  razones  de seguridad,  quedando  el  pequeño  escenario  del  salón  como  la  única  fuente  de  “entretenimiento”.  Este entretenimiento  oscilaba  entre  aspirantes  a  talentos  como  Lee  Atwater,  Bill  Clinton  y  George  Bush  a artistas agentes de la CIA, como Boxcar Willie y Lee Greenwood, en una ocasión me dieron instrucciones para reunirme con  el expresidente Gerald  Ford  en  el Sótano  donde  Lee  Atwater había  sido  escogido  y cantaba. Mientras esperaba en la habitación llena de humo en la mesa con Ford, Atwater interrumpió la canción al reconocer crípticamente mi no deseada presencia para hacerme cantar los coros de “Over the Rainbow” y  la canción  de Byrd  para mí “Country  Roads” al  tiempo que subrayaba la  línea de  “Casi el cielo, Virginia del Oeste”. 


Mi función en el Grove era de naturaleza sexual, y por lo tanto mis percepciones se limitaban al punto  de  vista  de  una  esclava  sexual.  Como  un  eficaz medio  de  control  para  asegurar  la  proliferación inadvertida de sus perversas indulgencias, los esclavos como yo misma estábamos sometidos a un trauma ritual. Sabía que cada respiración que hacía podía ser la última, que la amenaza de muerte acechaba en cada sombra. Los esclavos de edad avanzada o que habían fallado con la programación eran asesinados mediante  sacrificios  “al  azar”  en  el  parque  arbolado  del  Bohemian  Grove,  y  me  di  cuenta  que  era “simplemente  una  cuestión  de  tiempo  el  que  me  tocara  a  mí”.  Los  rituales  se  llevaban  a  cabo  en  un monumento gigante, un búho de hormigón en las riberas del, irónicamente, Río Ruso (Rush) (Problema). Estos  ocultistas  rituales  sexuales  derivaban  de  la  creencia  científica  de  que  los  esclavos  mentalmente controlados requerían de  un trauma severo para asegurar la compartimentación de  la memoria,  y no de cualquier motivación espiritual.
Mi propia amenaza de muerte me fue inculcada cuando fui testigo de la muerte en un sacrificio, la víctima  era  un  joven,  de  cabello  oscuro  y  en  ese  momento  se  me  dieron  instrucciones  para  actuar sexualmente  “como  si  mi  vida  dependiera  de  aquello”.  Me  dijeron,  “…  la  próxima  víctima  sacrificada podrías ser tú. En cualquier momento, cuando menos lo esperes, la lechuza te consumirá a ti. Prepárate,  estate preparada”.
Estar “preparada” se podía equiparar con sé totalmente influenciable, es decir, anda “de
puntillas” en espera sus órdenes.
Después  de  volver  a  Tennessee,  Houston  trató  de  distorsionar  mi  experiencia  en  el  Bohemian Grove enseñándome, el “me preparo para una muerte inminente”.

Me ordenó meterme en una bañera de agua  fría,  colocarme  cubitos  de  hielo  dentro  de  la  vagina  y  entonces ir  a  su  cama.  Allí  me  ataba  una etiqueta del tipo forense en el dedo del pie, y profundizaba hipnóticamente mi tránsito hasta el punto que el  corazón  y  la  respiración  casi  se  detenían.  Después  se  satisfacía  en  mi  inmóvil  cuerpo  frío,  era  una especie  de  falsa  necrofilia  –  lo  que  parecía  ser  una  de  sus  perversiones  favoritas.  Houston  fue “perfeccionando” su perversión mientras iba entregando las llaves de mi estado de programación-muerte al teniente coronel Michael Aquino para que la usara en Las Demostraciones Prácticas de control-mental de  Reagan.
Mi  estado-muerto  también  se  me  equipó  dentro  del  rol  de  “cualquier  cosa,  en  cualquier
momento, en cualquier lugar y con cualquiera” para acceder al Bohemian Grove.
El club ofrecía una habitación temática de “necrofilia” a sus miembros. Yo estaba tan fuertemente drogada y programada cuando se me utilizaba en la habitación de la “necrofilia”, que la amenaza real de “deslizarse a través de las puertas de la muerte” y ser sacrificada “antes de saberlo” no me afectaba.
Toda
mi existencia estaba en un precario equilibrio entre la vida y la muerte, de hecho como una cuestión de rutina.  Mi  estado  robótico  no  me  permitía  el  “lujo”  de  la  auto-preservación,  y  sólo  podía  hacer, exactamente, lo que me decían que hiciera. De hecho mi experiencia en la habitación de la necrofilia sólo servía al propósito de proporcionar a Dante una comprometedora película de un miembro en concreto.
Otras salas temáticas de perversión del Bohemian Club incluían la que oí a Ford referirse como la “Cámara Oscura”.  Cuando  no  tan hábilmente  dijo: “Vamos  a  la  Cámara  Oscura  y  veremos  que  pasa”, comprendí por experiencia que estaba interesado en dedicarse a su obsesión perversa por la pornografía.
En  la  Cámara  Oscura,  los  miembros  tenían  relaciones  sexuales  con  el  esclavo  del  control-mental protagonista del video porno que estaban viendo en un televisor de gran pantalla.  

Había una vitrina triangular de cristal en el centro de un camino principal donde fui encerrada con varios  animales  entrenados,  incluyendo  serpientes.  Los  miembros  al  pasar  caminando  veían  cómo  se hacían actos sexuales de bestialismo, mujeres con mujeres, las madres con sus hijas, niños con niños, o cualquier otra representación visual ilimitadamente perversa.
Una vez fui brutalmente asaltada por Dick Cheney en la Sala de Cuero, que estaba diseñada como una oscura  litera  de  tren,  forrada de  cuero  negro.  Al  arrastrarme  entre  uno  de los  faldones de  piel  que cubrían la  estrecha entrada,  oía a  Cheney jugar con la  palabra “Litera /  nacimiento” (“Berth  / birth” en inglés), mientras una suave negrura me envolvía. Con la pequeña abertura cubierta, la oscuridad cegadora mejoraba el sentido del tacto y proporcionaba una opción de mantener el anonimato. Cheney afirmó en tono de broma que yo “había hecho volar su tapadera” al reconocer su toda ella-demasiado-familiar voz y el tamaño del pene anormalmente grande.

Había una sala de torturas con grilletes, luces negras y luces estroboscópicas, un fumador de opio, altares rituales sexuales, una capilla, salas de orgías en grupo con camas con doseles, camas de agua, y casas de  “gatitas”.
Me usaban como una  “muñeca  de  trapo” en  la “tienda  de  los juguetes”, y  como  un
urinario en la habitación de los “arcos dorados”.
Desde el gallinero de la lechuza en la sala de necrofilia, ningún recuerdo de abuso sexual es tan horrible como las conversaciones escuchadas en el Sótano pertenecientes a la implementación del Nuevo Orden Mundial.
Aprendí que los perpetradores creían que controlar las masas a través de la manipulación
propagandística  de  la  mente  no  garantizaba  un  mundo  que  se  dejara  dominar  debido  a  los  problemas medioambientales y de sobrepoblación. La solución que se debatía no era la de la contaminación / control de la población, sino la del genocidio en masa de “seleccionados indeseables”.   

(1) Moore menudo operaba bajo el manto de Visión Mundial.
(2) El cartel de madera fue tallado para que dijera: U.N.DERGROUND

CAPÍTULO XIX
E.T. TELÉFONO DE ROMA

  

Cualquiera que asista a la Bohemian Grove de forma regular será llamado por quienes le conozcan como un “Grover”. Uno de los Grover  era el entonces Secretario de Educación de  Ronald Reagan,  Bill Bennett. Bill Bennett, quien más tarde se convirtió en “El Zar de las Drogas” durante el gobierno de Bush, que escribió  el llamado  Libro  de  las  Virtudes  y  estuvo /  está?  compitiendo por el  cargo de  presidente.
Bennett aparentemente estaba muy cerca de su hermano y compañero Grover, Bob Bennett. Aunque Bob Bennett  ocupaba  la  posición  de  Asesor  Jurídico  del  Presidente  Clinton,  es  evidente  que  los  hermanos no reconocen las líneas del partido.
Estaba claro para mí que no hubo diferencias partidistas entre los que marcaban el comienzo del Nuevo  Orden  Mundial,  como  tampoco  hubo  lealtad  a  nuestra  Constitución.  La  estrecha  relación  que presencié entre  los hermanos  Bennett, así como el matrimonio entre  los jefes de  campaña de  Clinton y Bush en 1992 James Carville y Matlin María, huríes de plantear algunas preguntas sobre su agenda.
Cuando Bill y Bob Bennett asaltaron juntos sexualmente a mi hija, Kelly, y a mí en el Bohemian Grove en 1986,  yo  ya  sabía que Bill  Bennett  había  sido  programador  del  control-mental  durante  algún tiempo.
Bennett  ancló  su  base  de  programación  jesuita  /  Vaticano  en  mi  acondicionamiento  católico
inicialmente inculcado a través del Rito de Permanecer en Silencio.
A través de la posterior manipulación
de mis “interior-dimensionales” percepciones, Bennett creyó que había compartimentado para siempre sus secretos personales de sexo perverso con su hermano,  Bob, y mi hija que entonces sólo tenía seis años.
Bennett  también  había  manipulado  mi  mente  de  acuerdo  con  las  “órdenes”  del  Vaticano  a  través  del centro de programación del Colegio de los jesuitas de Byrd en West Virginia. También utilizaba su papel de  jesuita  programador  a  los  efectos  de  llevar  a  cabo  su  tarea  como  Secretario  de  Educación  para implementar la Educación 2000. (1) 
Para programar mi mente para mi papel en la Educación 2000 en el “Volunteer State” del sistema escolar de Tennessee, Bennett usó sofisticadas manipulaciones de la mente para preparar el escenario – el mismo tipo de manipulación de la mente a base de propaganda ejecutada a nivel nacional e internacional, la  inclinación  de  Bennett  por  la  manipulación  de  las  mentes  aparentemente  está  arraigada  en  su conocimiento de las técnicas Católico / Jesuíticas del control-mental.
Cuando conocí a Bennett en un cóctel en la Casa Blanca en 1984, yo llevaba el collar con la cruz rosa que Guy VanderJagt y el Padre Don me habían dado durante mi primera comunión, para indicar el tipo de programa bajo el que estaba operando en aquel momento. Byrd había ordenado que me la pusiera para la ocasión.
Byrd ya estaba hablando con Bennett cuando un mayordomo de la Casa Blanca me llevó adentro para ver a Byrd. (2) Byrd estaba diciendo, “Yo estaba hablando con mi amigo, el Secretario de Educación (3) William Bennett”.
“Bill”, corrigió Bennett, barriendo con su mirada lasciva sobre mí como si yo fuera una mercancía.  “¿Cómo estás?”
“Como me dicen, gracias”, dije mientras extendía la mano tal como había entrenado.
Bennett  acarició  torpemente  la  cruz  de  color  rosa  del  collar,  tirándome  su  alcohólico  aliento   en la cara mientras decía: “Tu collar es tan bonito como tú, y sin duda, tan importante como el propósito. ¿De dónde viene esto y qué significa para ti?”
“Es de mi primera comunión”, le respondí. “Guy (Byrd interrumpió para aclarar que se trataba de ‘VanderJagt’) me lo dio al consumar la santa comunión”.
Byrd me corrigió: “al conmemorar tu sagrada comunión”.
“No necesita un traductor, Bobby”, se rió Bennett, “Lo estoy oyendo alto y claro”.
Byrd me dejó con Bennett, que comenzó una interminable recitación de una interpretación de la Biblia que tenía el deliberado propósito de distorsionar aún más mis inculcadas percepciones Católicas.
“Cristo era un alienígena en esta tierra”, decía en conformidad con las técnicas de manipulación mental que había  aprendido  de los  jesuitas. “Cuando  aterrizó  en el  plano  de la  Tierra,  era fácil  ver  que era un líder en un viaje interdimensional, Nosotros (los Jesuitas / alienígenas) hemos seguido su ejemplo ya que fue el primero en caer en la dimensión de la Tierra. Al transformarse Cristo de delfín  (Porpoise) (4) a propósito  (purpose),  perdió  su  voluntad  ante  las  exigencias  de  la  Tierra.  Perdió  su  delfín,  como  si dijéramos”. Totalmente “trance-fijada”, sentí como Bennett se recuperaba y seguía. “Cuando Cristo surgió de  las  profundidades  para  inhalar  la  atmósfera  Terrestre,  el  tiempo  empezó  a  correr.  Pero  no  fue reconocido o aceptado hasta la muerte de Cristo. Empezamos a contar el tiempo a partir de su muerte.
AC-DC  (BC-AD  en  inglés)  –  o  es  CA-CC?  (AC-DC)”  Refiriéndose  al  alto  voltaje  que  se  utiliza  para compartimentar  la  memoria,  continuó,  “No,  CA  en  CC  detiene  el  tiempo.  En  cualquier  caso,  hemos seguido su ejemplo, se refería a vosotros como ovejas. Sabía que necesitabais ser guiados. Él nos lleva. Él os  dirige.  Él  nos  ha  llevado  a  ti.  Estamos  aquí  para  guiarte.  La  transformación  se  perfecciona  ahora, actualizada con la última tecnología extraterrestre ya no tienen que seguir el curso de Cristo al sepulcro.
Podemos  trascender  dimensiones  libres  de  los  confines  de  la  atracción  gravitatoria  de  la  Tierra.  El momento  es  ahora,  y  estamos  aquí  para  guiarte.  Conocemos  tu  mente.  Así  es  como  hacemos  tu inteligencia. Haz la mía. Haz una mente. Haz la mía. Viaja conmigo ahora …”
Bennett  manipulaba  mis  percepciones  hasta  que,  por  fin,  me  dijo:  “Tú  y  yo  trabajaremos  en estrecha colaboración en un proyecto de educación global”. Pasando la mano alrededor de la concurrida habitación, continuó, “Esta atmósfera no es conductora del tipo de trabajo que tenemos que hacer. Otra cosa  que  acaba  de  llegar  pide  atención  inmediata.  Acabemos  los  negocios  de  esta  noche  con  placer, hagámoslo fuera de esta dimensión, suspende tu animación suspendida, y consigue el programa”.


En una de las muchas habitaciones de la Casa Blanca disponibles para tales propósitos, Bennett me llevó a la cama. “Te he dicho que lo haríamos fuera de esta dimensión, y eso es exactamente lo que pretendo hacer. Byrd me dijo que eras un poco como un látigo. Desde que no soy uno de los del Senado, sólo representaré a la mayoría para darte lo que más necesitas”.  


Bennett aparentemente encontraba un placer perverso en azotarme. Con las muñecas magulladas y el cuerpo dolorido, Bennett encendió un cigarrillo y crípticamente preguntó: “Ha sido tu primera  com-unión (cum-union) con un extraterrestre?” Me lanzó la ropa, y me ordenó: “Ponte presentable. Asegúrate de que tus muñecas queden cubiertas. No te esperaré, ya te veré por La mañana”.
Bennett se marchó. Después de un rato fui escoltada de nuevo hasta Byrd, con el que pasé una noche  brutal  y corta.  Camino  a  su cuarto,  Byrd me  dijo:  “Tienes  que hacer  un  trabajo  mañana por  la mañana con el Sr. Bennett. Trabajar para él es como trabajar para mí. Estamos trabajando en conjunto con los gobernadores de los estados en un esfuerzo para aplicar la fórmula global de la educación 2000 para el futuro. Estoy  entusiasmado  con  la posibilidad de intervenir  en  el  futuro  a  través de  lo  que  hago  hoy.
Desde que mantengo las cadenas del monedero de este país, depende de mí el delegar tanta financiación como sea necesario para implementar el programa educativo. He retenido fondos y financiación hasta el punto donde los estados individuales deberán confiar en fondos federales para sacarlos económicamente del agua  caliente. Estoy dispuesto a  hacer precisamente eso siempre y  cuando sigan mis reglas.  El Sr. Bennett está trabajando en los detalles de este plan, y compartirá gran parte de esto contigo. Te necesito porque quiero que hagas todo lo posible para obtener la cooperación plena del gobierno del estado en la próxima Convención de Gobernadores. Nunca te había exigido sexo Convencional antes, pero esta vez es diferente. Persuade a estos Gobernadores en su punto más débil, ponlos de rodillas mientras estés en las suyas, y convéncelos de que la educación global es la puerta de entrada al futuro, si es que habrá algún tipo de futuro”.
La mañana siguiente, temprano, escondido bajo tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA  cerca de DC en  el laboratorio  del control-mental,  Bill Bennett empezó a prepararme  para  el programa. La NASA utiliza varias “drogas de diseño de la CIA” para alterar químicamente el cerebro y crear exactamente el sistema mental necesario para el momento, en Huntsville, la opción de la droga de la NASA  de  Alabama,  “Tren-quilidad”  (“Train-quility”),  creaba  la  sensación  de  una  absoluta  pacífica conformidad y una sensación de andar por el aire. La droga administrada esta vez era bastante similar a la Tranquilidad para crear conformidad total. De todos modos el trasiego que había sufrido la noche anterior me  había  dejado  indefensa,  y  apenas  podía  arrastrarme  hacia  arriba  sobre  la  fría  mesa  de  metal  del laboratorio, cuando la droga comenzó a hacer efecto.
En la oscuridad que me rodeaba, podía oir a Bill Bennett hablando: “Este es mi hermano, Bob. Él y yo trabajamos como uno solo. Nosotros somos alienígenas en esta dimensión – dos seres de otro plan”.
La  pantalla  de  alta  tecnología  girando  a  mi  alrededor  me  convenció  de  que  estaba  transformando  las dimensiones con ellos, un rayo láser chocó contra el muro negro de delante mío, que parecía a punto de estallar en una vista panorámica  de un  cocktail  de la Casa  Blanca –  como si  hubiera transformado  las dimensiones y  se paró entre ellos. Al no reconocer a nadie, frenéticamente le pregunté: “¿Quiénes  son  estas personas?”.
“No  son personas, y esto no es  una nave espacial / dijo Bennett. Mientras hablaba, la
escena  holográfica  iba  cambiando  poco  a  poco  hasta  que  la  gente  parecían  ser  extraterrestres  como lagartos. “Bienvenidos al segundo nivel bajo tierra. Este nivel es un mero / (espejo) reflejo del primero, una dimensión extraterrestre. Estamos en  un plano transdimensional que se extiende y abarca todas las dimensiones”.
“Infinitas dimensiones”, apuntó Bob, “abarca infinitas dimensiones simultáneamente”.
Bill dijo, “Sin limitaciones”. Bob suavemente cantaba: “Que repique la libertad”. “Realmente no hay  donde  ir  y  no  hay  donde  esconderse de nosotros.  Nosotros  somos  los  que  estamos  mirando  desde detrás del ojo en el cielo”, continuó Bill.
“Te estoy viendo”,  dijo  Bob.  Cantaba un verso  de la  popular  canción de rock “I’ll Be Watching You”.
“Te he llevado a mi dimensión como un medio para establecer fuertes lazos con tu mente en tanto que el plan de la Tierra lo permita”, estaba diciendo Bill Bennett. “El ser extraterrestre, simplemente hace que  mis  pensamientos  sean  tus  pensamientos,  proyectándolos  en  tu  mente.  Mis  pensamientos  son  tus pensamientos”. (5) 
El mensaje abreviado que Bennett me programaba en referencia a la Educación 2000 sería dirigido a  los  Gobernadores  estatales  en  la  próxima  convención,  mientras  les  entregaba  un  paquete  de información:
Los  niños.  Debemos  tener  en  cuenta  a  los  niños.  Piense  por  un  momento  más  allá  de  mañana. Nuestros niños son el futuro. Su futuro está en la educación. Podemos controlar el futuro hoy mediante la regulación de la educación. Nuestros pensamientos y planes para el futuro metidos en su texto. Un texto que puedan entender. Libros de texto para niños. En los más altos niveles del gobierno, a las mentes más brillantes  sobre  la  faz  de  la  Tierra  les  gustaría  entrar  al  futuro  a  través  de  los  niños.  Usted,  como Gobernador, están en condiciones de proporcionar este enlace. La Educación Global 2000 está lista para su implementación. Mire dentro de ella. Mire dentro de ella y vea el futuro”.    

(1) La Educación 2000 fue diseñada para aumentar la capacidad de aprendizaje de nuestros niños mientras  les  destruía  la  capacidad  de  pensar  críticamente  por  sí  mismos.  Puede  saber  más  sobre  la Educación 2000, leyendo América 2000 y Global 2000: Educación para el Nuevo Mundo de BK Eakman, publicado  por  Halcyon  House  ISBN  #  0-89420-278-2-3441000,  y  Una  Crítica  de  América  2000:  Una estrategia  para  la  Educación  de  Kathi  Simonds,  publicado  por  los  ciudadanos para la  Excelencia  en  la Educación.
(2) Cada vez que iba a “ver a Byrd” (“see Byrd”), recordaba deliberadamente su nombre, (Robert) Byrd y “su inversión especular extraterrestre”, Mar-Byrd (Sea-Byrd) como un triple bloqueo interno.
(3)  Bill  Bennett,  que  seguía  actuando  como  Presidente  de  la  Fundación  Nacional  de  las Humanidades en 1984, fue designado (aprovechado) para convertirse en Secretario de Educación de los EE.UU.  debido  a  su  lealtad  a  George  Bush  y  al  Nuevo  Orden  Mundial.  En  1985,  Reagan  (Bush) oficialmente nombró a Bennett Secretario de Educación. Al parecer Byrd consideraba mi “Necesidad de Saber” sobre Bennett como Secretario de Educación pertinente con mi papel en el proyecto de Educación Global.
(4)  Las bases  de  programación del delfín y de la ballena de  los Jesuitas  /  NASA  sugiere que el agua es un espejo para otras dimensiones y es el medio por el cual los extraterrestres se han mezclado con la población.
(5) Si esto fuera así, ¿por qué tenía que decírmelo de forma audible?

 CAPÍTULO XX

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL DE LA ROSA

Sintiéndome aún drogada por la sesión de programación que me había inculcado Bill Bennett en el cercano  Goddard  Space  Flight  Center,  asistí,  más tarde,  a  un cóctel  en  la Casa  Blanca  aquella  noche según las instrucciones.
Vestida “a la Orden”, llevaba un vestido negro ceñido, decorado con rubíes que se recogía en una cadera, y una rosa roja en un pasador en el pelo. “El Jefe pregunta por ella”, dijo mi secreto Servicio de Escoltas  al  mayordomo  con  quien  me  dejaron  en  la  puerta.  Las  luces  eran  tenues,  y  el  aire  formal mientras  el mayordomo me conducía  a través de  una  inusual multitud  de  personas. Me  soltó  el codo, enviándome en dirección al entonces presidente Ronald Reagan.
Mientras caminaba entre la multitud hacia Reagan, vi caras conocidas asociadas a la ”Orden de la Rosa”.  (1)  Al  otro  lado  de  la  habitación,  Bill  y  Bob  Bennett  reían  con  Dick  Cheney.  El  entonces gobernador  de  Pennsylvania  Dick  Thornburgh  se  dedicaba  a  conversar  con  el  senador  Arlen  Specter.
Dentro de los confines de mi visión periférica ampliada, vi a George Bush hablando con su confidente en la ONU, Madeleine Albright. (2)
Sabiendo que podía ver cómo si tuviera ojos  en la espalda, Bush me
hizo sutilmente una señal para que me añadiera.
“Conoces  a  Madeleine  Albright”,  comenzó  Bush.  Experto  en  el  uso  de  la  terminología  de  las previamente inculcadas creencias católicas de los jesuitas, continuó, “Ella es la reverenda madre de todas las hermanas (esclavas). Está tan cerca de dios que una orden suya es una orden de Dios”.
Albright rió,
aparentemente impresionada con la “ingeniosa” manipulación de la verborrea de programa de Bush. “Ella se levantó por mí en la ONU para poner en práctica el proceso de paz del Nuevo Mundo”.
Albright me dijo: “He oído que eres un pedazo (girado?) de mundo”.    “¿Quién te ha dicho eso?” exigió Bush.
“Larry Flynt, al pasar por Jamaica”, (3) explicó ella rápidamente.
Bush levantó las manos aparentando disgusto ante la idea de sexo en relación a alguien con dos dígitos a su edad. “Ahórramelo”, dijo.
“Este es mi trabajo”, dijo Albright de manera casual con una sonrisa de orgullo. Me retiró aparte mientras  condescendientemente  decía:  “Te  veré  mañana  por  la  mañana  en  la  oficina  de  la  OEA (Organización de Estados Americanos). Ahora, ya puedes marcharte e ir  a jugar”. Observando que  sus órdenes no específicas me dejaban incapaz de determinar qué camino tomar, literalmente, ella me dirigía en dirección contraria a la de Reagan.
Reagan llevaba un traje azul marino oscuro, y una corbata roja de seda. El capullo de rosa (4) de color rojo que llevaba en el ojal me disparó al instante hacia el sexo a la manera de esclavo de la jesuita “Orden de la Rosa”.
“Bueno, hola, gatita”, dijo Reagan, enviándome el aliento de coñac a la cara mientras
se inclinaba para besarme la mano.
“Tío Ronnie …” Dije, respondiendo condicionada sexualmente.


Reagan se volvió hacia el hombre que tenía a su lado y le dijo:  “Brian, éste es uno  más de  los beneficios del Nuevo Orden Mundial de los que te hablé. Gatita, este es Brian Mulroney, primer ministro de Canadá”.
Las connotaciones de mi experiencia infantil  con el ex Ministro de Canadá, Pierre Trudeau, me sugerían que Mulroney era jesuita, por la manera en que yo estaba funcionando. Él también llevaba un capullo de rosa roja en el ojal lo que significaba su participación y compromiso con la Orden de la Rosa.
“Es un placer conocerle, señor”, dije mientras le tendía la mano.
“El placer es mío”, dijo Mulroney mientras me besaba la mano: “Por favor, llámame Brian”.
“Sí,  señor,  Brian”,  respondí, mi  cerebro  seguía  girando con  las  drogas de  diseño  de la  NASA.
Riendo entre dientes, pero insistente, Mulroney reiteró: “Yo no soy un señor”.
Reagan intervino: “Es un Presidente de Gobierno, lo que significa que es más importante que tu promedio de Ministro, y sin duda más importante que cualquier Sir. Brian es amigo mio”.
“Oh, Brian,” dije, por fin lo entiendo.
“O’Brien es el apellido de su padre”, dijo Reagan a Mulroney, “Ella es descendiente de irlandeses y oriunda de Michigan”.
Brian  se  volvió  hacia  mí:  “Yo  he  estado  en  tu  región  recientemente  en  una  de  mis  escapadas favoritas, a la isla de Mackinac”.
“Mackinac Island fue su punto inicial en el proyecto”, explicó Reagan en los términos utilizados por  quienes están familiarizados  con las operaciones  del  control-mental. Mulroney  al parecer  estaba al corriente de mi control-mental por parte del estado y me miró de reojo como si yo fuera una mercancía, Reagan se  dio  cuenta  de  su  interés  y  procedió  a  funcionar  como  proxeneta.  “Yo  te  recomiendo  que la lleves  junto  con  el  resto.  Es  una  excelente  pieza  de  juego  para  su  uso  en  cualquier  posición.  Y  hay seguridad. Tiene la cabeza en las nubes y no vuelve hasta mañana, ella no te conoce como el hombre de la luna. Ya te daré las llaves más tarde”.
Experto en utilizar las señales y activadores de la Orden de la Rosa, Mulroney dijo: “Sólo dame la llave de su corazón, y ella es mía”.
“Vosotros sois sabios en los caminos del mundo”, comentó Reagan.
“Tengo  que  estar  en  la  cima  de  las  cosas.  Es  un  Nuevo  Orden  Mundial”,  dijo  Mulroney  con naturalidad.
Cuando  un  guardia  me  alejaba,  oí  a  Reagan  decir  a  Mulroney,  “Pronto  estarás  en  la  cima  del mundo”.
Guardaespaldas uniformados  canadienses  me buscaban  para  dirigirme en dirección  a  uno de los muchos  dormitorios  de  la  Casa  Blanca.  Cuando  abrí  la  puerta,  vi  a  tres  esclavas  sexuales  rubias desnudándose  y  preparando  la  cama  –  una  de  ellas  había  sido  amiga  mía  y  esclava  del  senador  Arlen Specter.  La  llamé  con  emoción  por  su  nombre.  “¿Qué  estás  haciendo  aquí?”  –  Pregunté  mientras  nos abrazábamos.
“El mundo es pequeño”, dijo ella, como hacía siempre en los diferentes lugares en los que juntas éramos empujadas a la prostitución y / o la pornografía. Este término universal era de uso frecuente entre aquellos  que  estaban  familiarizados  con  el  Pequeño,  Pequeño  Mundo  de  Disney  –  desarrollado  en  el programa del control-mental.
Abracé de nuevo mi amiga, “Wow, es pequeño el mundo. Estoy tan contenta de que estés aquí”. No era consciente de nuestra situación y no podía ver más allá del momento.
“Chicas  del  Infierno!  El  mundo  es  pequeño!”  Mulroney  entró  y  se  dirigió  al  otro  lado  de  la habitación,  lanzando  su  abrigo  sobre una  silla  y  aflojandose la corbata. “Míralos como se hacen  más y más pequeños a medida que el  cohete  está cada  vez más lejos”.  Se  quitó  los  zapatos,  los tirantes y  los pantalones  mientras  continuaba  con  sus  metáforas  hipnóticas.  “Elevándose  a  través  del  mar  del  negro espacio. A medida que el mundo se hace más y más y más pequeño, y luego se hunde en el mar negro del espacio”.  Sacandose  los  calzoncillos,  anunció:  “Os  he  traído  aquí  con  un  propósito  …”  y  procedió  a acceder a nuestros programas sexuales.
En retrospectiva, sé que no fue una coincidencia que mi amiga y yo estuviéramos reunidas para satisfacer  la  perversión  de  Brian  Mulroney  por  los  esclavos  del  control-mental.  Idénticamente  como espejos programados, funcionábamos al unísono. Una delicada rosa roja tatuada en la muñeca izquierda de mi amiga significaba su esclavitud al Nuevo Orden (de la Rosa) Mundial al que Mulroney pertenecía.
Mi  amiga  y  su  hija  habían  sido  transportadas  a  menudo  a  través  de  la  frontera  entre  Estados Unidos  y  Canadá  a  las  cataratas  del  Niágara  para  prostituirlas  con  Mulroney.  El  abuso  sexual  de  su preciosa niña  se usó  como una base de trauma para mantener el control de su mente como el abuso de Kelly me traumatizado a mí, Mulroney había obtenido acceso previamente a la programación sexual de mi  amiga  y  mía  en  las Cataratas  del  Niágara,  juntamente  con  las  de  nuestras  hijas,  para  satisfacer  sus perversiones  autorizadas  como  si  se  tratara  de  “sencillamente  negocios”.
Si  yo  hubiera  sido  capaz  de
conectar  los  acontecimientos,  habría  sentido  un  alivio  enorme  ya  que  nuestras  hijas  no  habían  sido obligadas a participar en su asalto sexual esta vez.
“Misión” cumplida, me metí en mi vestido y me preparaba para salir, Mulroney me señaló y dijo enigmáticamente, “Te seguiré viendo. Quizá te vea en Mackinac. Puede ser que en algún otro lugar con el tiempo”.  En  tres  líneas,  Mulroney  hábilmente  había  ligado  el  momento  inmediato  a  las  señales  de  la infancia  y  las  operaciones  actuales  del  TLCAN  de  México,  así  como  me  preparaba  para  mi  próximo encuentro con él en Mackinac Island.

 (1)  “La Orden de la Rosa” era un  emblema  de aquellos que llevaban  al Nuevo Orden Mundial. “Las órdenes de la Rosa”, eran las órdenes de George Bush.
(2) Reagan me presentó a la embajadora ante la ONU Madeleine Albright como “mi mentor” en las  operaciones  de  los  Jesuitas  en  el  Caribe  “Madeleine  Albright  es  una  Santa”,  me  dijo  Reagan, formando mi percepción de ella como “La Madre Teresa del Caribe”.
(3) Mientras estaba en Jamaica bajo la instrucción de Albright (a través de Bush), los fotógrafos de Larry Flynt aprovecharon que yo estaba allí para utilizar las pintorescas cataratas del río Dunn como telón de fondo para las fotos pornográficas que utilizaba en Hustler.
(4) La rosa  roja  de  Reagan accionó  una manera  sexual que se suele utilizar para comprometer / chantajear a dignatarios y atarles a la lealtad de la Orden de la Rosa.

 CAPÍTULO XXI

EDUCACIÓN GLOBAL 2000

  

Mi programada función hacia la implementación de la Educación 2000 según los planes de los que instruyen  el  Nuevo  Orden  Mundial  tenía  que  volver  a  ponerme  en  contacto  con  el  ex  gobernador  de Tennessee,  Lamar  Alexander,  y  eventualmente  con  el  primer  ministro  canadiense  Brian  Mulroney.
Había  conocido  a  Lamar  Alexander,  en  1973,  en  un  ritual  satánico  del  que  fui  objeto  en  un  rico vecindario de Nashville, Tennessee. Lamar Alexander presidía aquel ritual oculto de orientación sexual con total conocimiento de mi victimización en el Proyecto Monarca del Control-Mental y del impacto que sus acciones estaban teniendo en mi mente.


Fue mi experiencia, entonces, y de forma intermitente a lo
largo de los años, que la perversión sexual de Lamar Alexander era llevar a su víctima hasta cerca de la muerte por asfixia oral.
Durante  el  transcurso  de  exponer  públicamente  en  Tennessee  la  necesidad  de  reformar  la instrucción de la educación, estuve en contacto con Comisionados, Superintendentes, Alcaldes y Lamar Alexander. Lamar Alexander, que sucedió a Bennett como Secretario de Educación de Bush, trabajaba en estrecha colaboración con Bill Bennett para manipular las mentes de las masas para aceptar la Educación 2000  como  el  ÚNICO  medio  para  la  reforma  educativa.  Cuando  Ned  McWherter  fue  trasladado  a  la oficina del Gobernador para autorizar los proyectos federales, Lamar Alexander mantuvo su influencia en la política de estado. Al tiempo que mantenía la influencia sobre la política nacional a través de su papel de presidente de la Oficina de la Asociación Nacional de Gobernadores en 1986.
Dado que la Convención de Gobernadores de 1984 se acercaba, me reuní con Lamar Alexander en el club nocturno Stockyard donde estaba bebiendo con su socio de hacía tiempo y también socio en el crimen, el alcalde de Nashville, Richard Fulton. El bar del sótano de este viejo depósito, fue convertido en una  versión  modificada  de  un  antiguo  local  de  “Limpiabotas”,  donde  el  término  adquirió  un  nuevo significado. Se podía obtener la llave de una cabina privada de limpiabotas pero sólo los que lo sabían y a través del propietario del Stockyard, Buddy Killen. Este armario del tamaño de una cabina estaba lleno de espejos  y  tenía  un  pequeño  banco  donde  Lamar  Alexander  sentó  después  de  que  concluyera  nuestro negocio. 

Me  arrodillé  a  sus  pies  como  me  ordenó  para  hacerle  sexo  oral.  Las  esclavas  sexuales programadas, como yo, habíamos sido entrenadas para aguantar largos períodos de tiempo sin respirar y
usuarios como Alexander estiraban este tiempo al máximo. (1) 
  En  esta  ocasión,  Alexander  aparentemente  había  superado  el  máximo.  No  recuerdo  haber completado mi tarea programada. Habían pasado horas cuando mi controlador del control-mental, Alex Houston, arrastraba mi cuerpo inerte fuera de la cabina, me despertaba, y me ordenaba salir del edificio.
Buddy Killen abrió una puerta trasera que antiguamente se usaba para el ganado, y Houston me  medio sacó sin ser vista.
La noche de la Convención, la hija menor de Alex Houston, Bonnie, (2) se unió a mí. Bonnie y yo teníamos  casi la  misma  edad, y  nos  vestimos juntas  para la  ocasión.  Siendo  prostituta, Bonnie  estaba familiarizada  con  Lamar  Alexander  y  sus  perversiones,  sin  embargo  estaba  emocionada  ante  la perspectiva de ver “viejos amigos” en la Convención mediante Louise Mandrell, (3) que estaría actuando allí. El compañerismo entre Alex Houston y Mandrell se había desarrollado durante las giras USO de Bob Hope en la  década de 1960  y se prolongó  durante décadas  debido a  su compartida participación  en la gestión de esclavos del control-mental para Byrd.
Bonnie compartía esta amistad con The Mandrells y tenía ganas de ver a sus “amigos” de la banda.
Yo  también  tenía  ganas  de  hablar  con  Louise  Mandrell,  pero  por  una  razón  muy  diferente.  Bárbara acababa  de  sufrir  un  casi  fatal  accidente  de  coche,  y  yo  estaba  profundamente  preocupada  por  su bienestar. A lo largo de la década de 1980 mientras viajaba bajo la apariencia de la Industria de la Música Country, Alex Houston estuvo de gira con Bárbara y / o Louise Mandrell regularmente. De vez en cuando Bárbara y yo nos veíamos en “la iglesia”, en la Hendersonville Lord s Chapel. Esta iglesia era una rama de la Lord’s Chapel de Billy Roy Moore, e hizo de pastor su esclavo del control-mental, Mike Nelson, quien se convirtió en un estrecho amigo de Bárbara. (4)
Alex Houston y yo estábamos presentes cuando 
 Mike Nelson rompió el programa, y trató de huir para salvar la vida con Bárbara Mandrell. El pastor fue sometido  con  una  pistola  eléctrica  e  inmediatamente  relevado  de  su  cargo,  mientras  Bárbara  buscaba frenéticamente respuestas a las preguntas que ellos dos habían conseguido plantear.
Alex  Houston  estaba  de  gira  con  Louise  Mandrell  en  1984,  cuando  la  Louise  tuvo  una “Premonición”  de  la  inminente  desaparición  de  Bárbara  Lynn,  al  igual  que  Loretta  “predijo psíquicamente”  el asesinato  de su  hijo.  Al  igual  que  los  asesinatos  del hijo  de  Loretta  y  del  artista  de música country Keith Whitley, me di cuenta del previsto accidente de Bárbara antes de que pasara debido a  la  implicación  directa  de  Alex  Houston.  Estos  traumas  también  eran  utilizados  como  un  medio  de bloqueo en mi mente-controlada por la creencia de que yo no tenía “a dónde ir y ni dónde esconderme”.
Lo  peor  de  todo  era  que  no  podía  pensar  ni  hablar  en  absoluto  de  lo que  sabía  de  mi  propio  control-mental. Mientras que Bárbara físicamente sobrevivió a su terrible experiencia, su voz fue silenciada como era de prever.
Cuando Bonnie y yo llegamos al Hotel Opryland, nos apresuraron para ir a la sala de baile donde Louise  Mandrell  estaría  actuando.  La  preocupación  por  Bárbara  me  distraía  de  mi  cita  con  Lamar Alexander hasta que uno de los bailarines de Louise que conocía mi papel me hizo “volver a la pista”.
“¿Qué estás haciendo aquí?” – Preguntó. “Se supone que deberías estar en el Restaurante Rhett de Butler AHORA”.
Me apresuré a ir hacia el restaurante donde Lamar Alexander estaba cenando con el senador Byrd y varios  gobernadores.  Byrd estaba participando en  la función por  razones que desconozco, pero sí  era consciente  de  que  había  tocado  el  violín  en  el  Opry.  Byrd  dejó  de  comer  lo  suficiente  como  para reconocer mi presencia, “¿Dónde has estado?”
“Estaba  comprobando  que  Bárbara  iba  a  la  actuación”,  respondí  mientras  Lamar  Alexander  se excusaba y se acercaba.
Poniéndome un brazo alrededor y alejándome de la mesa susurró: “Podrías acabar como ella si no sacas adelante el programa. Tienes programas para repartir. Pero en este momento, estás interrumpiendo mi cena. ¿Tienes algo para beber?”.
“No, señor”, contesté, traumatizada por la magnitud de su amenaza.
Lamar Alexander me dio la orden de salir inmediatamente, pedir un saltamontes (grasshopper) en el bar del Conservatorio, y esperar nuevas instrucciones.
Era una cuestión de rutina para mí el pedir un “saltamontes” en el Opryland Conservatorio Hotel. El  helado  “bebido”,  se  hacía  especialmente  para  mí  –  como  siempre  con  una  droga  hipnótica  dentro. Como a veces ocurre, la camarera no estaba familiarizada con el proceso, y el arpista del conservatorio y agente  de  la  CIA  Lloyd  Lindroth  intercedió.  La  droga  tuvo  el  mismo  efecto  que la  administrada en  el centro de programación de la NASA del DC por Bennett, y mis maneras eran de robótica conformidad.
Después de que la droga me diera unas puntadas dentro, Lloyd Lindroth me instruyó para proceder al salón principal del Hotel, donde me encontraría con Lamar Alexander.
El vestíbulo exterior de la sala de baile estaba decorado con murales del tamaño de la pared que se extendían en la parte superior del techo gótico. Una locomotora de vapor de tamaño real representada en la  pared  del  fondo  parecía  estar  corriendo  hacia  la  gran  escala.  Yo  había  visto  los  murales numerosas veces antes, pero nunca me habían parecido tan reales como me los hizo sentir aquella noche la droga de la NASA.  Las pesadas puertas dobles que  conducían a la sala de baile  me hicieron sentir muy pequeña cuando tiré con todas mis fuerzas para abrirlas. En el interior, la habitación era un mar de trajes negros y corbatas, y me sentí aliviada cuando Lamar Alexander me condujo de vuelta al vestíbulo.
Alexander me colocó cerca del mural del tren como un indicador secreto para los que sabían que yo era una esclava “entrenada” con control-mental. Me proporcionó una caja de sobres marrones llenos de información sobre la Educación 2000 que yo tenía  que distribuir entre los gobernadores. Alexander  me dio  instrucciones  sobre  exactamente  qué  tenía  que  decir  junto  con  el  mensaje  que  Bennett  había programado  en  DC  (Distrito  de  Columbia  en  Washington)  Después  volví  a  la  sala  de  baile,  donde  al parecer él había estado haciendo de proxeneta.
“Estás esperando el tren?” preguntó un gobernador barrigón.
“No,  señor”,  le  contesté. Entonces,  siguiendo las  instrucciones,  dije: “Pero  tengo  un  paquete  de información donde pone su nombre. Se lo llevo a la habitación?”
“Ah, sí? Y cuál es mi nombre?”, Preguntó.
“Gobernador”, le respondí. En realidad no había nombres en los sobres.
“Muy astuta”, respondió. “Y qué es lo que tienes para mí?”
“Esta serie de documentos”, respondí, entregándole un sobre. “Y cualquier otra cosa que quieras cortesía de Lamar Alexander y el (aprovechado) Secretario de Educación Bill Bennett”.
Según algunos de los hombres, Alexander les había puesto al corriente de mi posición.   Otros, como el entonces Gobernador de Pennsylvania, Dick Thornburgh y el Gobernador de Ohio Dick Celeste ya me conocían, “Tengo un paquete de información donde pone su nombre …” decía y me agachaba para sacar un sobre de la caja.
“No lo creo”, interrumpió el gobernador Blanchard de Michigan. “Bill (Bennett) no caería tan bajo como para insultarme de esa manera. Yo estoy haciendo aquí lo mismo que tú, pero desde un enfoque muy diferente. Las cifras que yo ofrezco reflejan el éxito de la educación 2000, en el sistema escolar de Michigan”.
Reconocí  al  gobernador  Blanchard,  y  era  muy  consciente  de  que  Michigan  ocupaba  el  primer lugar en educación en la nación. “Hablando de eso”, continuó, “creo que veo a tu madre más a menudo que a ti  ultimamente desde que trabaja en  las escuelas.  Esta  hermana pequeña vuestra  (Kimmy) es un buen ejemplo de lo que puede producir una instrucción adecuada. Tu hermana pequeña está camino de Mackinac para promover  sus habilidades. Toda tu familia es un buen ejemplo de cómo trabaja  bien la Educación 2000″.
Finalmente  me  encontré  con  Bonnie  de  nuevo  en  la  habitación  de  Lamar  Alexander cuando  la noche llegaba a su fin.  “Bonnie, como  está esta serpiente tuya?”, Pregunté.  Bonnie había sido filmada pornográficamente por el fotógrafo comercial de la CIA Jimmy Walker con las serpientes de Dick Flood, que tenía una boa constrictor.
“Genial!” dijo Bonnie riendo. “Y la tuya?”
“Constreñida”, respondí.
Bonnie  se  bajó  la  cremallera  del  pantalón  cosa  que  ciertamente  había  hecho  en  numerosas ocasiones últimamente, y en broma dijo “Suéltate!”
Lamar Alexander comenzó a quitarse los pantalones. Refiriéndose a mí en términos del Proyecto Monarca dijo: “Cuando te vi al principio, eras un gusano sin ningún indicio de llegar a ser una mariposa”.
“Mi padre (Alex Houston) decía que era un diamante en bruto”, dijo Bonnie voluntariosa.
“Ella brilla ahora”. Volviéndose hacia mí me dijo: “Sé que eres una limpiabotas, y la mia necesita que le den lustre”.
Bonnie, también estaba familiarizada con la cabina del Stockyard y lo que significaba para Lamar Alexander, por eso se rió cuando él dijo: “¿Por qué no cogeis un pie entre las dos”.
Tarea cumplida, fui a la habitación cercana a la de Byrd según las instrucciones. Él estaba en el baño preparándose para ir a la cama, “Louise tiene las plumas erizadas desde la colisión de Bárbara con el destino y lo he tenido que suavizar un poco”. Secándose las demasiado grises manos con una toalla, se volvió hacia mí y dijo: “Parece como si hubieras extendido un poco las alas esta noche”.
“Iba escaleras arriba, escaleras abajo”, afirmé.
Para mi gran alivio, dijo, “No volveré a tocar más el violín contigo. Sólo quería darte algo para que me recuerdes. Adiós”. Compartimentó mi memoria con su pistola eléctrica.
Poco después, Kelly y yo éramos transportadas a Mackinac Island, Michigan para reunirnos con el primer ministro canadiense Brian Mulroney en la mansión del entonces gobernador James Blanchard.
Houston nos llevó a Kelly y a mí hasta un carruaje tirado por caballos tan pronto como bajamos del ferry en la atemporal isla, anticuada, me di cuenta que las banderas Canadienses ondeaban de nuevo en el Hotel, pero no tenía en mente ningún pregunta, Kelly se sentó en silencio a mi lado, aparentemente drogada mientras nuestro carruaje nos llevaba a través de los bosques hacia la mansión del gobernador.
Los huéspedes de la mansión eran una reminiscencia de la reciente convención de Gobernadores de Tennessee: Blanchard, Gobernador de Michigan, el Gobernador de Ohio Dick Celeste, y el gobernador de  Pensilvania  Dick  Thornburgh.  Guy  VanderJagt  y  Jerry  Ford  también  estaban  presentes.  Mulroney parecía ser el invitado “de honor”.
Extendió sus manos y me saludó: “Te dije que te vería en algún lugar en algún momento! Me he escapado del tiempo, del espacio y de la distancia para estar aquí esta noche. Tú y yo tenemos un poco de camino por recorrer”.
“Sí, señor. El secretario de Educación Global del Presidente Reagan, Bill Bennett me envía para entregarle este paquete de educación directamente a usted”. Le di un gran sobre marrón, de documentos similares a los entregados en la Convención de Gobernadores.
Blanchard se excusó. “Ya he oido toda esta palabrería”, dijo mientras se dirigía hacia sus otros invitados, dejándonos a Mulroney ya mí solos, “la Educación Global es la ola del futuro”, recité según el programa.  “Como  el  mundo  se  hace  más  y  más  pequeño debido  a  la  mayor  tecnología  que  abarca  el mundo,  nuestros  hijos  deben  ser  educados  a  la  manera  del  mundo.  La  educación  tal  como  es  ahora, es apenas lo necesario para prepararse para la vida en nuestro propio patio trasero. Debemos participar en la educación de nuestros hijos  por el bien de su futuro y de nuestro legado. La Educación Global  es el camino. La única manera, es mirar dentro … “Le entregué el sobre.” … mirar hacia el futuro”.
Mulroney  desencruzó  los  brazos  lo  suficiente como  para  aceptar  el sobre,  que casualmente  tiró sobre una silla. “Estoy interesado en los niños, el legado que dejamos en ellos, y en cómo modelamos su futuro por la manera en que registramos nuestra historia en su análisis”. Utilizando señales de la Orden de la Rosa, me indicó que registrara fotográficamente sus palabras para una futura entrega. “Dígale al señor Bennett (sss)”, susurró, revelando en secreto su conocimiento de que Bill y Bob Bennett trabajaban juntos en temas de reptiles alienígenas, “la implementación es alta. Ya me han vendido el Global 2000 y tengo puntos  adicionales  que  me  gustaría  considerar.  Auriculares  en  cada  ordenador  para  empezar.  El aprendizaje dual tiene el doble de impacto. Estamos siendo empujados hacia adelante a toda velocidad, y las generaciones del futuro necesitan un refuerzo añadido para llevarlos hacia la velocidad. Un esfuerzo conjunto global utilizando el paquete de educación como base está destinado a llevar el futuro a una clara y actual realidad”.
Negocio  completo,  Mulroney  activó  mi  programación  sexual  y  me  llevó  escaleras  arriba  a  los dormitorios donde Kelly esperaba robóticamente, en tránsito bajo las órdenes de la Rosa.   

(1)  He sido  testigo de  chicas que  morían de  asfixia  producto  de esta  práctica,  aunque de  3  a 5 minutos sin respiración es común.
(2)  Hasta que  Bonnie  no  fue  reclutada  para  el  Proyecto  Monarca, la  pedofilia  y los  estados  de hipnosis de las técnicas de Houston le hicieron incapaz de controlar sus propias acciones. Bonnie es una múltiple con un historial de prostitución que le hace necesitar tratamiento y cuidado.
(3)  Irby  Mandrell  discutía  abiertamente  la  participación  directa  del  senador  Byrd  en  las victimizaciones  del  control-mental  del  gobierno  en  el  Proyecto  Monarca  de  sus  hijas  de  las  que incestuosamente  abusaba  con  Houston.  “Tener  hijos  puede  ser  una  manera  rentable  para  emplumar  tu nido – es lo que Byrd me enseñó”. Mandrell continuó, “Louise era un poco retraída, y tenía que salir del capullo y  extender  las  alas. Comenté la  idea con  Byrd,  y él dijo:  “Si no  tiene  talento,  le  haremos  uno.
¿Qué es una banda sin violín? Y sin viola, aquí está ella. Otra estrella alzándose lanzada por la Ciudad de la NASA, en EE.UU. (Huntsville, Alabama)”.
(4) La amistad entre esclavos del control-mental esta generalmente prohibida, y las conversaciones se mantienen bajo mínimos para que no se produzca una activación transversal de la programación. A lo largo  de los años,  mi  relación  con  The  Mandrells  se limitaba a una  base  superficial, mientras  que  Irby Mandrell empleaba las habilidades hipnóticas de Houston para mantener el control-mental sobre sus hijas mientras hacían las giras.

 CAPÍTULO XXII

MI CONTRA-BUCIÓN

  

Las  relaciones  entre  Estados  Unidos  y  México  han  florecido  con  los  éxitos  de  las  bases  del TLCAN, mientras que las diferencias políticas relativas a Nicaragua siguen siendo un punto importante de  discusión.  Mientras  el  brazo  de  la  Inteligencia  del  Vaticano  Católico  de  los  Jesuitas  trabajaba estrechamente  con  la  Inteligencia  de  EEUU  para  marcar  el  comienzo  del  Nuevo  Orden  Mundial, utilizaban su influencia establecida en México y Nicaragua para proporcionar una base común para las “relaciones diplomáticas “. Mi doble victimización del control-mental para la CIA y los jesuitas desde la infancia, y mis anteriores “relaciones diplomáticas” en México, me empujaron al papel de mensajera y prostituta en la Nicaragua de Daniel Ortega.
Los Luchadores de la Libertad nicaragüenses del presidente Reagan luchaban en libertad o por la libertad?  Mi  mente-controlada  existencia  me  hacía  incapaz  de  reflexionar  sobre  estas  preguntas.  Sin embargo,  tenía  programada  una  “pasión  ardiente  en  mi  pecho”  para  los  contras  tal  y  como  me  fue patrióticamente inculcada a través de la tortura, cuando me embarqué en mi “misión de paz” en Nicaragua por el cuento de Reagan el verano de 1985.
Abordé la NCL como de costumbre para llegar a mi destino designado. Como Nicaragua no era un puerto de escala de la NCL, volé desde el Yukatan Mexicano a una remota pista militar de aterrizaje en Managua. Fue en ese claro en la cima de una pequeña montaña donde me reuní con el comandante Daniel Ortega, tal y como se había acordado a través del Vaticano.
Yo iba vestida con pantalones cortos de acuerdo con la estación, con el pelo largo y rubio trenzado a la francesa. Ortega también vestía reflejando el aire casual de la reunión. Estaba bronceado, llevaba el uniforme militar desgastado, y libre de cualquiera de las insignias del protocolo. Las oscuras gafas de sol, de color rosa a través de las que miraba, aparentemente, no hacían cambiar su visión sombría de la “noble causa” que decía representar. Un hombre de pocas palabras, me saludó con una orden: “Ven conmigo”.
Estuve en silencio mientras él conducía un jeep una corta distancia a través de la pista de aterrizaje hasta cerca de una pequeña casa de dos pisos, blanca, hecha de madera.
Así que nos detuvimos ante la casa, Ortega dijo lentamente y con voz triste. “Tengo necesidades como cualquier hombre. Pero me siento como una puta por aceptar la oferta de tu Presidente”.
Su dormitorio estaba limpio y era funcional, con numerosas armas de asalto esparcidas alrededor, no vi ninguna de las comodidades modernas o que tuviera efectos personales, pero Ortega parecía estar a gusto en su entorno.
  La  conducta  de  Ortega  era  la  de  un  hombre  que  se  había  abstenido  de  tener  más  relaciones sexuales que la mayoría en su posición politca. A medida que lentamente se desabrochaba la camisa, me di cuenta que llevaba un medallón católico con el símbolo secreto de la ascensión / descenso jesuita, un accesorio común entre los espías jesuitas. Se sentó en una silla de mimbre mientras yo le acompañaba en su silencio para gratificarle oralmente.
Mientras  se  fumaba  un  cigarrillo  tras  otro,  me  senté  frente  a  él  en  el  suelo,  y  le  transmití  el mensaje  programado  de  Reagan.  Empecé.  “El  presidente  Reagan  me  envía  como  mensajera  de  paz”.
De repente me interrumpió, poco a poco me miró de arriba abajo. “Me gustaría tener un poco más dentro de unos minutos”.
Continué: “Tu pueblo ha soportado muchas penurias a lo largo de su existencia. Él (Reagan) sólo quiere  ayudar.  El  pueblo  estadounidense  quiere  ver  paz  y  libertad  en  tu  tierra.  Las  relaciones  entre México y los Estados Unidos son cada vez más fuertes cada día que pasa, y es imperativo que resolvamos tu conflicto para poder finalmente resolver los nuestros con el gobierno mexicano, hemos llegado a un acuerdo con México según el cual el conflicto nicaragüense debe ser resuelto por el bien de tu pueblo, así como del nuestro, estoy aquí en misión de mantener la paz representando al Vaticano – basada en aspectos comunes  compartidos  por  los  gobiernos  de  México  y  los  EU  de  América,  para  hacerte  ver  nuestras intenciones pacíficas. El esfuerzo unificado de las misiones católicas de los mexicanos y americanos es promover la paz en tu región, sólo mejorando su cultura. El mundo se está decantando rápidamente hacia la paz mundial, y Nicaragua se ha quedado atrás – en tecnología y educación de los ideales del gobierno y las convicciones religiosas. El Papa Juan Pablo está orando diligentemente por la paz en tu región, y ha unido fuerzas con el presidente Reagan, con México, e incluso con la Unión Soviética para asegurar la paz. Él (el Papa) conoce tus metas, sabe de tus motivos (Me incliné hacia adelante, casi murmurando mi propia creencia inculcada), conoce tu alma. Todos podemos trabajar en conjunto para conseguir esta paz.
Nicaragua,  por  pequeña  que  sea  en  relación  al  resto  del  mundo,  es  un  escalón  significativo  hacia  la unificación  de las potencias  mundiales.  Ya  no  puede ser  una  fuente de  controversia  y  desacuerdo.  Tu gente debe ser libre. Libre para adorar a Dios por medio de su santa iglesia Católica. Es decir, ante todo, en la agenda  del  presidente  Reagan,  así como  en  la  del Papa  y  en la  del  presidente de  la  Madrid. Un Nuevo Orden Mundial está a punto de llegar y lo hará con o sin vosotros, es un proceso inevitable que no se puede detener. Un nuevo mundo de paz conjunto nos espera a todos. Puedo ver que eres un hombre amante de la paz. Emana de tu ser. La sangre ha corrido con tanta fuerza por toda tu tierra que tu gente se está ahogando con ella. Juntos podemos cauterizar la herida. Reemplazar el flujo de sangre con el flujo de efectivo. La americanización puede actualizar tu tecnología rápidamente. Tu gente podría competir en los mercados mundiales a principios de siglo. Vuestra futura posición en el mundo ya ha sido determinada solamente  por  la  geografía.  Fluye.  Guía  a  tu  pueblo  lejos  de  la  pobreza.  Educad  de  una  manera  que favorezca su posición con destino a los mercados mundiales. Liberaos de las luchas que os han mantenido cautivos durante tanto tiempo. Dejad que las campanas de la iglesia suenen con buenas nuevas de paz, prosperidad y libertad. Puedes conseguir todas sus metas para el progreso de tu país con nuestra ayuda”.
Ortega cuidadosamente terminó  de fumarse el cigarrillo  y encendió otro mientras respondía con confianza: “Dile a tu presidente que he visto su libertad, y he escuchado sus palabras proyectadas a través de más de un ejemplo de esto. Pinta una bella imagen suspendida dentro de su marco. Una imagen puede parecer serena al espectador mientras se contempla. No puedo adorar a un ídolo, y la imagen que pinta es precisamente eso. Hemos luchado demasiado duro y demasiado tiempo,  derramando sudor y sangre en esta tierra  en nuestro  decidido  esfuerzo  por  mantener  los  valores  humanos inculcados en  nosotros  por nuestros  antepasados,  que  obtuvieron  su  profunda  sabiduría-libertad  de  los  misioneros  católicos originales. Estos valores son los mismos que los retratados en el cuadro pintado por el presidente Reagan, sólo que los nuestros son reales. Los suyos sólo tienen un valor superficial, como cualquier otra pintura. Si aceptara,  sólo se enmarcaría mi  imagen  en  un cuadro pintado por  él, colgado en  su pared como un trofeo. Yo no engañaré a mi pueblo, a pesar de sus ofrecimientos de riqueza y posición, yo soy fiel a mis convicciones, y cuando él sea fiel a las suyas, entonces encontraremos puntos en común y tendremos algo de sustancia para analizar. De momento, las palabras sólo son una pérdida de tiempo”.
Ortega apagó el cigarrillo y sacó la colcha de su cama. “Te llevaré a algún lugar agradable”. Cogió una pipa de opio muy usada de su cómoda y me dio una boquilla, yo había sido entrenada para aceptar cualquier  tipo  de  droga  que  me  dieran  con  la  única  excepción  de  la  marihuana  que  me  estaba estrictamente prohibida. Dudé hasta que Ortega me aseguró que era opio. Cuando la droga le hizo efecto, dijo, “Este podría ser el camino a la paz mundial”.
El sexo con  Ortega fue, al menos, libre de dolor  y
perversión. A diferencia de la mayoría con los que me vi obligada a tener “relaciones diplomáticas” con la Administración Reagan, se quedó dormido debido a la diferencia entre el opio y la cocaína.
El  sonido  de  la  bocina  de  un  jeep  fuera  lo  despertó.  Mientras  me  preparaba  para  irme,  dijo:
“Espera”. Cogió una pequeña bola de opio negro de su partida personal, de más o menos 1/4 de pulgada, (menos de 1 cm.) y la envolvió con el celofán de la envoltura del paquete de cigarrillos, y me dijo: “Dale esto a tu presidente y dile que tú y yo encontramos más paz con esta sustancia que la que él nunca ha impartido en la superficie del mundo que pinta”, al cerrar la puerta silenciosamente detrás de mí me dijo: “Vuelve a verme cuando tengas algo más para ofrecer”.
Volví inmediatamente en avión a Washington, DC donde mi “misión” se había originado. Esta vez me  llevaron  directamente  a  la  oficina  de  Bush,  donde  entregué  literalmente  el  mensaje  de  Ortega.
Eliminando, sin embargo, la mayoría de los diálogos, Bush me dio instrucciones para entregar un mensaje parcial a Reagan. Incapaz de percibir el contenido del mensaje y la gente más allá de mi “Necesidad de Saber” y visión limitada como mente-controlada, no tenía ni idea de que el mensaje de Ortega tendría un impacto negativo.
Nunca se me ocurrió que Ortega demostraría ser tan hipócrita como él suponía que lo
era Reagan utilizándome como una prostituta y mensajera de malas noticias, sabiendo que no tenía libre albedrío con el que poder hacer que el mensaje fuera más aceptable. La revisión de Bush del mensaje de Ortega  añadió  gasolina  a  un  proverbial  fuego  que  yo  ni  siquiera  sabía  que  ardía  cuando entregué el mensaje a Reagan.
Bush estaba con Reagan y conmigo en la oficina secundaria de Reagan (el despacho Oval) de la Casa Blanca cuando transmití el mensaje indicado,  “Daniel Ortega es un hombre amante de la paz, que busca  las  mismas  resoluciones  que  nosotros  estamos  haciendo.  Pero  me  ha  dicho  que  le  dijera  que  – (Saqué el opio de mi bolsa) él y yo encontramos más paz en esta sustancia – (y entregué el opio a Reagan) que la que nunca impartirá en la superficie de su globo pintado”.
Bush sonreía mientras el rostro de Reagan instantáneamente se volvía de color rojo remolacha de rabia. Bush entonces reaccionó y se levantó de la silla, cogió el opio para él, y dijo a Reagan, “Cálmate. Hay  más.  Parece que  la  única  paz  que  ella  extendió  fue  entre  sus  piernas”.  Se  dirigió  hacia  la  puerta, diciendo: “Yo reconsideraría mi posición si estuviera en tu lugar, teniendo en cuenta el relleno de ella”.
Bush  dejó  caer  su  mirada  detrás  de  mis  piernas,  hasta  los  zapatos,  mientras  continuaba:  “Se  le  está escurriendo entre las piernas”.
Obviamente,  yo  no  estaría  sujeta  a  relaciones  sexuales  con  Reagan  ese  día.  Rápidamente  me excusaron y trasladaron de vuelta a México, donde retomé mi cruceros de la NCL. Con el recuerdo del evento compartimentado a base de alta tensión, entonces creía que nunca había ido a ninguna parte.

CONTINÚA EN LA PARTE VI
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)

VIENE DE LA PARTE III

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO XIII

OPERACIÓN “TRILEROS”

 En algún momento antes de la muerte del jefe de la CIA William Casey, yo estaba en Washington, DC  para  una  reunión  informativa  sobre  la  Operación  “Trileros”.  El  Irán-Contra  era  políticamente explosivo en ese momento, y el senador de EE.UU. Allen Simpson (R.Wyoming) tenía un plan para hacer caer al general panameño Manuel Noriega en ciertos aspectos de la investigación de cocaína. Noriega se había convertido en una nueva fuente de vergüenza para la administración Reagan-Bush. La necesidad de convencerle de ser discreto sobre su participación en actividades delictivas encubiertas de Estados Unidos alcanzó  proporciones  alarmantes.  Noriega  había  sido  una  parte  confusa  al  armar  Reagan  la  Contra Nicaragüense,  así  como  un  núcleo  internacional  de  las  operaciones  de  cocaína  que  financiaban  los presupuestos negros para proyectos ultra secretos como el Proyecto Monarca. Mi controlador el agente de la  CIA,  de  tenebrosos  negocios  de  droga  por  la  puerta  trasera  con  Panamá,  Alex  Houston,  además ejemplifica las reglas del tipo “honor entre ladrones” que Noriega rutinaria y abiertamente violaba. En mi papel,  mi  “Contra-bución”,  no  era  más  que  una  pequeña  parte  de  la  imagen  total.  Sin  embargo,  la operación “Trileros” fue una de las operaciones encubiertas más importantes e informativas en las que me vi obligada a participar.
Mi  papel  comenzó  un  día  frío  y  lluvioso  cuando  Houston  me  dejó  en  el  Monumento  a Washington, donde me encontré con dos agentes, que me “pulsaron el gatillo” de ir con ellos mediante el parpadeo de sus documentos de identidad. Me acompañaron hasta la gran oficina de la Casa Blanca donde me había encontrado con Cheney la primera vez para hacer la “audición” de las Demostraciones Prácticas del  Control-Mental,  algunos  años  antes.  Como  de  costumbre,  Cheney  y  Reagan  bebían,  esta  vez  en exceso para ser tan temprano. Las mejillas de  Reagan habían enrojecido y arrastraba la voz cuando  me saludó: “Bueno, hola, gatita. Dick y yo estábamos discutiendo la situación de los Contras ya que esta cosa del Ollie North ha explotado”. El alcohólico mal humor de Cheney se hizo evidente de inmediato. Estaba inquieto como siempre ante la informalidad de Reagan conmigo. Al parecer yo debía entrar en un debate serio sobre tran-Contra pues el estado de ánimo de Reagan era más oscuro de lo que nunca había visto.
Hizo un trago y miró por la ventana. “Los estadounidenses creen en  su país-del-béisbol, los hot-dogs y Ollie North”. Cheney soltó una carcajada ante lo que parecía ser una broma en curso entre ellos sobre “hot dogs y Ollie North”. Reagan continuó: “Y yo creo en la causa Contra y en todo lo que hemos conseguido.
Y  estoy muy  orgulloso  de  ello!  No  es  ‘Ley  y  Orden’.  No,  es orden  y  luego  ley.  El  orden  debe  ser  el primero porque sin él, la ley sería ineficaz. A veces tenemos que estar por encima  y más allá  de la ley para establecer este orden (miró seriamente a Cheney) – o un nuevo orden (mundial). Como presidente, es mi responsabilidad. Establecer el orden a través de la democracia mediante la difusión de la democracia en  todo  el mundo.  Con  orden, hay  paz.  Ahora mismo,  en  Nicaragua  la  gente  está  pidiendo  a  gritos  la democracia,  la  paz,  y  no  les  puedo  hacer  caso.  Ni  siquiera  veían  los  problemas  de  Ollie  North.  Los estadounidenses de verdad saben que es un héroe. Es por ello que debemos estar por encima de la ley para establecer el orden mediante el cumplimiento de los deseos , las esperanzas, los sueños de estos hombres valientes luchando por la libertad de hacer nuestra parte en la difusión de democracia”. Reagan hizo un gesto en el aire, aparentemente perdido en la poesía de sus propios gritos.
Cheney  perdió  la  paciencia  y  saltó  de  la  silla para  burlarse  de  mí  y  con  el  dedo  me  empujó  el pecho mientras decía, “El orden es lo único que importa, y tú seguirás el mio”.
Reagan se volvió hacia nosotros. “Me alegro que lo hayas mencionado, Dick. Gatita, tú tienes un papel  a  la  hora  de  establecer  este  orden  con  la  misma pasión  patriótica  que  arde  en  tu  pecho  por  los luchadores por la libertad de Afganistán, llevarás tus órdenes a los Contras. Dick definirá tu papel y te proporcionará todo lo necesario y todo lo que necesites saber de la vieja bolsa del Mago que hay  en el sótano (la programación de Oz en la oficina de Cheney en el Pentágono). Por lo tanto, ve corriendo y haz lo que él te ordene”.
El senador Allen Simpson estaba en la oficina de Cheney cuando llegamos. Cheney dió la vuelta al reloj de arena para hacerme saber que mi vida estaba en peligro según la Programación de Oz. Cheney hizo un gesto a Simpson y comenzó, “La Operación “Trileros” es hija del cerebro de Simpson, de modo que él es un maestro en el juego y te enseñará las reglas. El objetivo del juego es ver “quién se queda con la mercancía””. Señalando a Simpson, ordenó: “Escúchale”.
Simpson se puso de pie y empezó a hablar crípticamente. “Irás al ‘Crucero de la Princesa’ (el yate de Noriega). The Baby’s Ear Shell (La Oreja de Mar) es tu contraseña. Te proporcionaré las tuyas en el momento adecuado”. Cogió la “concha” (shell) de su cartera. Medía aproximadamente 1 pulgadas y 1/2 de largo (unos 4,5 cms). Y era de color rosa translúcido, con forma y detalle exactamente como la oreja de un bebé. Simpson notó el relajamiento cruzando mi cara al darme cuenta que no era la oreja de un bebé de verdad.  Sonrió. “Esto sólo son conchas vacías de la vida  que alguna vez  poseyeron.  Como  tú estás hueca y vacía de  vida.  Una concha. Te entra  por  una oreja y te sale por la otra.  Ahora tengo tu oreja ESCUCHA, si ellos tienen la contraseña, tu escuchas. Cuando oigas la contraseña, habla. Por una oreja te entra y por la otra te sale otra vez, nunca será recuperado”.
Devolvió la cáscara a su cartera y continuó: “Oye. Sigue las instrucciones. El coronel (Aquino) estará  ahí  y  tú  seguirás  sus  órdenes  y  harás  una  especie  de  Demostración  Práctica  para  el  General (Noriega). Será diferente, pero lo mismo, así que sigue atentamente las órdenes del coronel”.
Cheney bruscamente me cogió del pelo y me tiró la cabeza hacia atrás, y mirándome a la cara dijo, “O, voy a buscarla, a mi preciosa, a tu niña. Sigue las instrucciones como si tu vida dependiera de ello, porque de ello depende. O la próxima oreja de bebé la tomaremos de Kelly. Así que escucha. Cuando veas la  oreja  de mar,  tienes que  escuchar”. Giró  la  cabeza en  dirección  al  reloj  de arena  mientras  me soltaba el pelo. Se estaba burlando y Simpson miró como si pensara que Cheney exageraba. Me alivió el hecho de que no sería tarea mía calmar sexualmente a “la bestia salvaje de Cheney” ese día.
Cheney me llevó de nuevo a la oficina de la Casa Blanca donde habíamos empezado. Él y Reagan compartían otro trago. Reagan dio unos golpecitos en mi pelo hacia atrás en el lugar donde Cheney había estirado, lo que me hizo sentir segura de alguna manera ya que no podía comprender que él estaba detrás de mi terrible experiencia con Cheney. Reagan cambió mi personalidad ya no lo consideraba el “Jefe”, sino como el “Tío Ronnie”, lo hizo al coger su bote de Jelly Bellys y darme uno. Ciertos colores y sabores provocan ciertas respuestas programadas. El Tío Ronnie debía haber tenido otras “Gatitas” condicionadas al caqui sandía porque guardaba una cantidad excesiva de éstos en sus numerosos botes.
Cheney dijo:  “¿Cómo demonios  se puede  beber  coñac y comer estos malditos  Jelly  Bellys está más allá de mi entendimiento”.
Reagan respondió: “Bueno, Dick, no debes tener Jelly Bellys si no quieres. Sólo estaba dando uno aquí, a la Gatita”.
“Maldita solución que no deba tener Jelly Bellys si no quiero, pero tú debes tener Jelly Bellys para mantener esta mierda”. Cheney se acabó su trago.
Reagan se puso a reír: “Ahora, ya sabes que cuido mi figura …”
“Figura  esta”,  interrumpió  Cheney.  “¿Qué  harás  con  los  Contras?”  y  se  fue  hacia  la  puerta maldiciendo la bebida.
“Exactamente lo que he estado haciendo”. Reagan se dirigió a mí: “Venga, Gatita, vamos a dar un paseo, necesito mi noche constitucional”.
Reagan no estaba de humor para el sexo, y fue un alivio alejarme de Cheney, me llevó a dar un paseo por su “jardín secreto”, donde decía que iba a “pensar y resolver los problemas del mundo”.
Caminábamos  por  un  camino de  cemento  que  él  llamaba  “el  Camino  de  Baldosas  Amarillas”. Después de sentarse en silencio un rato en un banco de cemento, dijo: “Si sigues el Camino de Baldosas Amarillas,  te  llevará  directo  a la  guarida del  Mago  –  al  despacho  Oval,  Te  gustaría  ver  dónde  el  Tío Ronnie resuelve realmente  los  problemas  del  mundo?” Me sentí como una niña pequeña con  su  padre yendo  a  ver  donde  trabaja  sin  ningún  concepto  real  de  la  experiencia.  El  guardián  de  la  puerta  del Despacho Oval se aseguró de que fuera devuelta a mis escoltas después de que Reagan me “colara” en su oficina. Entonces me llevaron de vuelta al Monumento a Washington, donde Houston me esperaba en el coche como si yo no me hubiera marchado nunca.
La Operación Shell Game (“Trileros”) me puso de nuevo en contacto con el ex presidente Gerald Ford, fue temprano una nublada mañana de otoño. Las continuas relaciones de Ford con mis agresores me habían dado motivos para estar en contacto con él a través de los años, sobre todo desde que él y mi padre estaban todavía  activos  en  el  conjunto  de  crimen  organizado,  drogas  y  operaciones  de  pornografía  de Michigan que me había introducido en el Proyecto Monarca tantos años antes.
Ford estaba a punto de embarcarse en un partido de golf con mi padre en el campo de golf, de alguna manera “Cerrado por fin de Temporada” al lado de casa de mi padre en la opulenta zona de Grand Haven, Michigan. Mi hermano, Mike, estaba con mi padre y conmigo cuando nos reunieron en la Sede del Club con Ford y su personal asignado del Servicio Secreto. Ford le dijo a mi padre que “ya los pillaría a él y a Mike en el tercer agujero” y que “nos dejasen con nuestros negocios”. Me mantuve en “Silencio” hasta que Ford y yo quedamos fuera del alcance de los hombres del servicio secreto, y recité un mensaje de Reagan inculcado antes de los Trileros, “Con su permiso, señor”, empecé con el críptico Oz, “Tengo un mensaje para usted del Tío Ronnie. Es un “telegrama tarareando” (juego de sexo oral) para ver si está de  acuerdo  en  que  nuestro  Himno  Nacional  deba  ser  cambiado  por  America  the  Beautiful”  (Reagan hablaba realmente en serio sobre lo de cambiar el Himno Nacional.)
Ford  respondió:  “Quizá  tengamos  que  ver  esto  más  tarde.  Primero,  tenemos  algún    que  otro “agujero” que atender antes de que el sol suba más”.
Al primer  golpe a su pelota de golf le pregunté: “¿Todavía juega tanto golf ahora que ya no es presidente?”
Dijo  muy  serio,  “yo  jugaba  mucho  a  golf  cuando  era  presidente.  Pero  ahora,  simplemente  me mantengo al día de los acontecimientos del campo de golf. Me he ganado el privilegio de monitorizar el progreso del Tren de la Libertad de América en el mi tiempo libre”. Se volvió hacia mí, “ya juegas al golf?”
“Muy  bien,  señor,  con  permiso”.  (Houston  aseguraba  que  yo  siempre  ganaba.)  A  Ford  le hizo abiertamente gracia mi respuesta y me dio su palo. “Enséñame tu mejor tiro posible”.
Le ofrecí un excelente primer golpe y su diversión desapareció. Le devolví su palo de golf según lo ordenado.
Al final del segundo agujero, Ford dijo: “Me gustaría tener unas palabras contigo”. Me llevó sobre unos árboles de la calle y se volvió hacia mí con los brazos cruzados sobre su abultado pecho, haciéndose más alto, y me perforó  los ojos con los suyos como de tiburón. “Déjame tu oreja”, tenía la Concha de Oreja de Mar conmigo como me habían ordenado, la saqué del bolsillo y la entregué a Ford. Empezó a hablar como si yo fuera una máquina y él dictaba un mensaje. “Toma este mensaje para Dick Cheney, en el Pentágono. La Mafia se ha comprometido a transferir los 2,3 millones de dólares (ganancias del porno) en  el  Banco  de  Crédito  y  Comercio  Internacional.  Ahora reuniremos  nuestro  dinero  y  vamos  a nadar dentro. Esta operación ha sido un éxito empresarial. Mantengámoslo así. Cese del acuerdo con Panamá.
Todos los canales mexicanos se implementan (cocaína y heroína). Saludos al Jefe “. Hizo una pausa, y añadió: “Y tú (me empujó el pecho como hacía Cheney) cuida de mi amigo, Dick. Aquí …”, me entregó la Oreja de Mar. Por mezquindad añadió “cambio y fuera”, e hizo el signo de los cuernos (satánico) en mis ojos, que profundizó mi trance significativamente desde que había sido fuertemente condicionada a ello por Byrd.
Después  de  golpear  la  pelota  de  golf,  preguntó:  “¿Cómo  está  mi  amigo,  Allen  Simpson,  estos días?”
“Muy bien, señor”. Me di cuenta de que él se erizaba como si hubiera errado un tiro. Su mal genio iba en aumento. Cuando quiso añadir algo más a su mensaje, descargó su frustración en mí.
“Dame esta jodida cáscara”. Movió sus dedos hacia mí. Esto no era que la contraseña no hubiera funcionado.  Se  puso  más  duro  y  más  agitado  “¿Dónde  está  esa  Oreja  de  Mar”.  Yo  todavía  no  podía responder. “Déjame tu maldita oreja!” Rugió contra mí. Lo suficientemente cerca.
“Sí, señor”, le respondí mansamente mientras la dejaba caer en su mano.
Procedió. “Di a Simpson que cuide de mi amigo Dick Thomburgh. Devuélvemelo”. Me devolvió la oreja. Podíamos ver a mi padre que esperaba en el siguiente hoyo y Ford dijo que podía hacer un “vean him one” (¿…?) en su siguiente golpe. Él oscilaba, pero extrañaba a mi padre. Cuando nos reunimos con mi padre en el tercer agujero, Ford comenzó con la primera bola, por supuesto, y agitando el palo me dijo: “Sal de aquí antes de que te eche”. Mi padre señaló el camino con el pulgar de arriba abajo y soltó un silbido estridente. Mi hermano, Mike, me acompañó a través de los arbustos de nuevo a casa de mi padre.
Mi hermana, Kelli Jo, estaba llorando esperando mi regreso. Fue DPM y aterrorizada por Ford. Ella, mi hermana pequeña, Kimmy, y yo habíamos estado todas obligadas a satisfacer sexualmente a Ford justo  antes  de  una  película  porno,  pedido  especial,  titulada  Las  Tres  gatitos  en  la  que  se  filmó “anónimamente” su semen. Yo era consciente de que Ford había iniciado a mis dos hermanas de la misma manera que a mí en Cedar Springs, y ellas también temían su sexualidad brutal y degradante. Con prisa dejé a mi hermana para asegurarme de que mi hija, Kelly, estaba bien. La amenaza de Cheney hacia su vida aún sonaba alto en mis oídos.
No vi el espíritu  de la Concha de  la Oreja de Mar  hasta que Kelly y  yo llegamos a  Bradenton Beach, Florida. Llevé la autocaravana a Florida con Houston y Kelly juntos, y dejamos a Houston en el aeropuerto de Tampa, ya que  él no tenía ningún papel en la Operación  “Trileros”. “Tenía negocios en Boys Town en Omaha, Nebraska” donde los chicos descarriados eran traumatizados y víctimas de abusos sexuales, de acuerdo con la participación Católica en el Proyecto Monarca. Paul Bonacci superviviente del infame caso encubierto Franklin nombró a Alex Houston como uno de sus abusadores en Boys Town.
Houston iba a menudo a Boys Town o a otros “centros de vacaciones” similares, mientras yo estaba en empresas  gubernamentales  secretas.  Kelly  y  yo  fuimos  a  Bradenton,  donde  nos  registramos  en  un camping activo de la bahía desde la Base MacDill de la Fuerza Aérea. Que, también, estaba “Cerrado por fin de temporada”.
La sala de recreo del campamento era en realidad una operación de programación de armónicos, y las oficinas estaban llenas de sofisticados ordenadores consistentes en altas operaciones de la CIA. El día que Kelly y yo nos reunimos con el senador Simpson, los trabajadores del camping me habían indicado por  donde  conducir  hacia cerca  de la  Isla  de  Santa  María  donde  íbamos  a  recoger  inusuales  conchas.
Kelly  y  yo  estàbamos  en  el  “lado  salvaje”  de  la  isla  cazando  erizos  porque  allí  había  “PÁJAROS”. Mientras caminábamos por las aguas poco profundas, Kelly asustó una pastinaca, que nos envió gritando a la orilla. Simpson estaba en la playa riendo, con la mirada perdida, su sombrero Cagney y el traje gris con los pantalones  arremangados y  los  enlustrados  zapatos en  las manos.  Parecía familiarizado  con la playa. Cuando llegamos a la orilla, empezó una conversación sobre conchas. No fue hasta que nos habló de Conchas de Oreja de Mar y abrió su cartera para sacar una, que me activó y supe quién era. Al parecer, él también hizo señales al mostrar su identificación para que fuéramos con él. Teniendo en cuenta a Kelly, hizo deslizar una concha  en la arena  para  que  ella  al verla  le pareciera un  ojo  en forma  de espiral, lo utilizó como una inducción hipnótica para controlarla, comparándolo con el Ojo en el Cielo de Bush.
Simpson me mostró la concha en la mano y comenzó: “Tú. Sólo tú cogerás el barco de transporte para tu crucero de Princesa. Dejarás el muelle desde tu propio patio trasero (Oz) a las 7:30 pm. Vestida apropiadamente (Houston se había asegurado que la vestimenta adecuada había sido embarcada). Serás escoltada a la sala de conferencias en la cubierta superior. Verás como te acercas a la nave (el yate de Noriega) de la cubierta superior rodeada de espejos negros. Mira profundamente dentro de los espejos; es donde irás a colocar-te. Y donde estaré yo la próxima vez que nos encontremos”. Andamos un poco más por la playa hasta donde estaba aparcada la autocaravana y, refiriéndose a la Oreja de Mar, Simpson dijo:
“Son muy raras. Esta es la oreja derecha. Tienes que ir al otro lado de la isla, lejos de Long Boat Key, para  encontrar  a  su  pareja.  El  Coronel  (Aquino)  tiene  la  oreja  izquierda  del  bebé  y  la  voluntad  de encontrarse contigo en el Pier a las 4 pm. Detente en el pequeño mercado de la esquina y llama. Entonces sólo es bajando la calle un poco más allá”. Seguí automáticamente las instrucciones. Kelly y yo vimos desde  el  muelle  como  cuatro  grandes  guardias,  armados  (con  ametralladoras)  sin  emociones (programados?) registraban el área mientras Aquino salía de un coche. Kelly dijo: “Mamá, vámonos”. Me acordé de la amenaza de Cheney y le aseguré que la protegería, aunque no podía comprender de qué.
Cuando Aquino se acercó con dos doberman con correa, le dije que Simpson me había enviado allí en busca de la oreja izquierda del bebé. Abrió la mano para revelar “todo lo que quedaba de la oreja izquierda  del  bebé  –  los  perros  habían  devorado  y  consumido  el  resto  del  bebé”.  Estaba  sangrando, destrozada, y azulada en vez de color rosa. Al margen de si era o no la oreja de un bebé real, el impacto fue el mismo. Puse a Kelly aún más detrás de mí lejos de los perros. Me quedé traumatizada y en tránsito, lista para las órdenes. Aquino me indicó con todo detalle las actividades nocturnas, y que yo  dejaría a Kelly con el personal del camping hasta mi regreso.
Esa noche me llevaron al yate de Noriega en la bahía con una pequeña lancha. Me activé y entré en trance aún más al acercarme al familiar yate  de los “espejos negros” según el plan.  Me ayudaron a subir a la parte posterior de la embarcación unos guardias de “palacio” panameños que me mantuvieron allí  a  punta  de  pistola  hasta  que  fui  autorizada  y  mi  contraseña  de  la  Oreja  de  Mar  aceptada.  Me escoltaron más allá de los funcionarios de la Base de la Fuerza Aérea, de sus mujeres, de la gente de las drogas, y las grandes cantidades de cocaína dispuestas para ellos. Reconocí a varios de los invitados, entre ellos a Oliver North y al narcotraficante de Puerto Rico, José Busto. Me llevaron por las escaleras hasta la sala de conferencias donde Aquino, Noriega, y Simpson estaban esperando. Simpson! Me di cuenta que tenía que estar en “el otro lado del espejo negro” y miraba hacia fuera en la oscuridad.
Simpson dijo en voz baja: “Ya estás en el otro lado del espejo negro (programación de la NASA), mirando hacia la oscuridad del mar. El Mar de negrura. Cabalgando en un mar de negrura, a la deriva, a la deriva  de  los vientos.  En  la  profundidad  de la  negrura.  A la  deriva  a través  de  las arenas  del  tiempo. Arenas negras, produciendo conchas como ésta Oreja de Mar”. La apretó con la mano señalando que era el  momento  de  que  yo  hablara,  me  dirigí  a  Noriega,  “Con  su  permiso,  señor,  tengo  un  mensaje  del presidente  de los  Estados Unidos  de  América:  Los  logros  que hemos  disfrutado  en nuestros esfuerzos compartidos  están  haciendo  historia  ahora,  el  curso  no  puede  ser  alterado,  sin  importar  el  inminente  levantamiento  del  velo  por  bien  intencionados  benefactores.  Cuando  este  velo  sea  levantado,  podría arrojar luz sobre ti. Así que deberías tener tu casa en orden, igual que Ollie North, y cesar toda y cada una de las actividades detectables. Haré el esfuerzo que sea necesario para mantenerte bajo el escudo y fuera de la vista, siempre que cumplas estas órdenes y pongas fin a toda actividad detectable inmediatamente”.
Noriega  reaccionó  como  se esperaba, obviamente insultado por  mi mensaje.  En  el  momento  de caos que siguió, Aquino hipnóticamente agitó las manos delante de Noriega y dramáticamente extendió su  capa  satánica  negra  (usada  para  impactar  en  las  Supersticiones  de  Noriega)  que  pareció  llenar  la habitación. Noriega le hizo casi una reverencia, el control de Aquino sobre él se había completado.
Las maneras de Aquino eran de estilo feriante en vez de los habituales tonos sombríos utilizados en las bases militares en las Demostraciones Prácticas. “General, para su entretenimiento y con respeto y en  reconocimiento  a  su  exitosa ‘Contra-bución’ empresarial,  el  jefe  ha  enviado  su  Modelo Presidencial para demostrar la última tecnología en los avances de control-mental. Con un toque de interruptor, ésta Paloma se convierte en una Gatita (empecé a desnudarme). Todo un diferente animal”.
Debido  a  las  supersticiosas  creencias  de  Noriega,  la  idea  del  cambio  de  personalidades aparentemente le daba miedo. Sé que Noriega creía de todo corazón en el control-mental, pero no podía entender  el  concepto  de  personalidades  múltiples  (ahora  creo  que  lo  percibió  como  una  posesión demoníaca).  Por  tanto,  no  se  ceñía  a  la  idea  de  un  esclavo  siendo  entrenado  por  negocios  y  placer.
Aquino,  a  quien  Noriega  ya  veía  como  un  “diablo”  trabajando  para  Reagan,  estaba  manipulando  sus creencias  con  maestría.  El  impacto  de  esta  demostración  y  Operación  resultaría  ser  una  Guerra Psicológica de primer orden.
Aquino ordenó que me fuera a dormir a la cama e invitó a Noriega a mirar más de cerca lo que el “Mago” – su  “Jefe” (Reagan) – podía  crear.  Noriega  se acercó más para  ver  lo  que Aquino le  señalaba entre  mis  pechos.  Aparecía  cortado,  un  gran  Baphomet.  Aquino  me  había  hecho  retroceder hipnóticamente a la época que lo había hecho y ahora aparentemente “aparecía de repente” justo ante los ojos de Noriega. Noriega saltó hacia atrás de miedo, por ignorancia de este fenómeno científico. Creo que Noriega se quedó en la habitación el resto de la demonio-tración simplemente porque estaba congelado de miedo. Aquino me golpeaba con un gato-de-nueve-colas y yo gritaba de dolor. Noriega saltaba, Aquino me golpeaba de nuevo, esta vez activándome para responder sexualmente como si el dolor fuera placer – un concepto del control-mental que Noriega comprendía más fácilmente. Entonces Aquino señaló que el Baphomet  había  desaparecido.  Mientras  Noriega  miraba,  Aquino  usó  la  inducción  hipnótica  de  Byrd mientras  me  cortaba  “entre  los  pechos  con  un  cuchillo  diciendo:  como  un  cuchillo  afilado  y  limpio, cortaré lo que quiera”. Mi trance había sido profundizado hasta tal extremo que mi sistema circulatorio se ralentizó. Por lo tanto no sangré hasta que Aquino hipnóticamente cambió mi nivel de tránsito. Entonces le dijo a Noriega que la talla  del Baphomet se había “retirado a lo más  profundo de mi cuerpo y alma, poseyendome  e  incitando  la  sanación  del  infierno”.  Me  mandó  que  mostrara  cualquier  “cara”,  la mutilación vaginal de  la talla de la cara  de Baphomet. Mientras lo hacía, Aquino  ofreció a  Noriega  mi sexo. Como era de prever, los ojos de Noriega se hincharon de terror y repulsión. Aquino todavía le dijo que  al  “rechazarme  me  había  matado”,  dejé  de  respirar  y  de  moverme,  tal  como  como  estaba condicionada.  Noriega  estaba  estupefacto  cuando  Aquino  rió  malvadamente  y  amenazó:  “Incluso  la muerte  no  permitirá  que  ella,  o  tú  escapéis  del  poder  del  Mago”.  Explicó  que  yo  era  “propiedad  del Mago” y estaba “bajo su hechizo” y por tanto podía “re-energizarme y devolverme la vida”. Me puso un utensilio vaginal eléctrico de alto voltaje en la mano y me ordenó que me masturbara yo misma con él, apretando el botón  para sacudirme eléctricamente  a mí  misma internamente siguiendo las órdenes.  Los ojos de Noriega eran enormes. Palideció hacia un gris enfermizo, se le abrió la boca y salió corriendo por la puerta mientras Aquino le aseguraba que “No hay adonde ir, no hay donde esconderse de los poderes de Reagan”.
Noriega  previsiblemente  interpretó  la  demostración  como  una  amenaza  desde  el  fondo  del INFIERNO, que debería haber sido suficiente para atender las órdenes de Reagan de romper los lazos con el  tráfico  de  drogas  inmediatamente.  (Al  parecer,  éste  no  fue  el  caso,  como  lo  evidenció  el  posterior encarcelamiento de Noriega en Florida.) Aquino y Simpson se partían de risa mientras se felicitaban por el trabajo bien hecho. Simpson finalmente ordenó que me vistiera y me acompañó a la parte posterior de la  embarcación  para  asegurarse  de  que  los  guardias  me  metían  en  el  barco  de  transporte  en  vez  de matarme debido al terror de Noriega.
Mientras me acercaba al muelle del campamento, el conductor del barco me dijo que encontraría a Kelly durmiendo en la habitación ‘de recreo’. Corrí hacia ella, y temerosa de la Amenaza de Cheney, me aseguré de que sus orejas estuvieran intactas. Me alivió inmensamente encontrarla todavía allí y saber que estaba “OK” (no  se  me  ocurrió  preguntarle  si  había  sufrido  en mi  ausencia.)  Me  sentía  de una  manera ilógica una “buena madre” por “haber hecho lo que  estaba  a  mi  alcance para  que Kelly pudiera vivir”.
Nunca  antes  había  experimentado  una  sensación  de  peligro  como  ésta  para  las  dos  y  mi  alivio  fue proporcional. La tuve amorosamente en mis brazos el resto de la noche. 

CAPÍTULO XIV

LÍNEAS DE COCA CLINTON

 

Me volví a encontrar con Bill Clinton en 1982 en una feria del condado de Berryville, Arkansas. Alex Houston “entretenía” allí debido  a la proximidad del Centro  de Trauma cercano  a  la muerte de la CIA (alias acondicionamiento esclavo y campamento de programación) y punto de distribución de droga en la Villa Swiss en Lampe, Missouri. Yo acababa de sufrir un intenso traumatismo físico y psicológico y programación,  Clinton  hacia  campaña  para  gobernador  y  estaba  detrás  del  escenario  con  Hillary  y Chelsea  a  la  espera  de  hacer  un  discurso. Clinton  tomando  el  sol  de  la  tarde  con  los brazos  cruzados, hablaba con Houston sobre él y “su gente” (los agentes de la CIA) que estaban estudiando áreas concretas con el doble propósito de entretenerlas y llevar nuestras específicas operaciones encubiertas de drogas.
Desde  mi  punto  de  vista,  aquellos  que  estaban  preparando  activamente  el  terreno  para  la implementación del Nuevo Orden Mundial a través del acondicionamiento de la mente de las masas no hacían  ninguna  distinción  entre  los  partidos  Demócrata  y  Republicano.  Sus  aspiraciones  eran  en proporción más bien internacionales, que americanas. Los miembros eran a menudo elegidos a partir de, entre otros grupos elitistas, el Consejo de Relaciones Exteriores. Como George Bush, Bill Clinton era un miembro  activo  de  la  CFR (Consejo  de  Relaciones  Extranjeras),  Bilderberg  y la  Comisión Tri-Lateral. Sobre  la  base  de  numerosas  conversaciones  que  oí.  Clinton  estaba  siendo  entrenado  y  preparado  para ocupar  el  cargo  de  presidente  enmarcado  en  el  disfraz  de  Demócrata  en  caso  de  que  el  pueblo estadounidense se  desanimara  con los líderes Republicanos.  Esto  se ponía  de  manifiesto además  por  el grado de conocimiento de Clinton del New World Order y la lealtad que les profesa. (1)
Clinton comprendió que yo acababa de pasar  por “el infierno” en Lampe, y lo tomó con toda  la calma del  mundo  ya  que  él  se  centraba en  su discurso. No  sólo  era  muy consciente  de  las  torturas  del control-mental y de las actividades criminales clandestinas que proliferan en Arkansas y su vecino estado Missouri, sino que las toleraba! De la misma manera que no hay preferencias parciales en este esfuerzo por dominar el mundo, ni unos ni otros tienen tampoco ningún tipo de consideraciones ni límites. Sabía por experiencia que las operaciones encubiertas criminales de Clinton en Arkansas eran la misma red que el  centro  de  Lampe,  Missouri  donde  habitualmente  solían  hacer  negocios  e  iban  de  “vacaciones”, quedándose en las villas del complejo.  

En  1983,  Houston  me  llevó  a  Lampe para  el  trauma  de  rutina  y  programación  mientras  que  él estaba programado para “entretener” en el anfiteatro. También estaba programado para actuar el amigo de Bill Clinton y George Bush, Lee Greenwood y el agente de la CIA, vendedor de esclavos, y cantante de música  country  Tommy  Overstreet.  Greenwood  y  Overstreet  fueron  activos  tanto  en  Lampe,  Missouri como  en  Lake  /  Mount  Shasta,  California,  dos  complejos  de  la  CIA.
Clinton  voló  desde  Berryville,
Arkansas en helicóptero para asistir a los espectáculos, así como para una reunión de negocios.
Antes  de  que  Clinton  llegase,  Greenwood  y  Houston  estaban  en  los  vestuarios  resoplando  tras unas  líneas  de  cocaína,  Houston,  que  siempre  estaba  dispuesto  a  pellizcar  un  centavo  extra,  trató  de prostitutuirme  con  Greenwood,  “Ella  actúa  de  verdad”,  dijo  Houston.  “Realiza  cualquier  tipo  de  acto sexual que le ordenes. Por poco dinero, es tuya”.
Greenwood rió, y refiriéndose a mi programación de la NASA en Huntsville, Alabama, dijo: “He pasado más  tiempo  en  Huntsville  que  el  que  tiene  ella,  y  yo  se  muy  bien  quién  y  que  es  una  “cadete espacial” programada para el sexo. Ella es una versión modificada de Marilyn Monroe”.
Tommy Overstreet había estado esperando a Greenwood y oyó lo que decía. “¿Cuánto tiempo has estado en Shasta?”
“En Shasta?” Greenwood lo miró con arrogancia y sonrió como quien sabe cuando dijo, “No vas a Shasta a “pasar el rato”, mantienes el concepto si puedes. O bien, no he perdido el tiempo allí, si esta era tu siguiente pregunta. Realmente estuve allí un poco demasiado, lo suficiente para anular con facilidad la sugerencia de Houston y coger lo que quiero, cuando quiero y como quiero”.
Greenwood como un experto accedió a mi programación sexual y dijo al resto de la habitación:
“Todos  ustedes  pueden  entrar  y  salir  cuando  quieran,  pero  me  han  hecho  una  oferta  que  tengo  que utilizar”. Me ordenó que me desnudara y me agacho sobre el escritorio donde casi me sodomizó mientras  decía, “pensarás que es de nuevo tu padre”.
Cuando  Greenwood  terminó  conmigo,  me  ordenaron  salir  al  área  del  concierto  del  anfiteatro. Durante el intermedio, me encontré con el director de la Villa Swiss, Hal Meadows, Tommy Overstreet, y el  gobernador  Clinton  en  el  pasillo.  Clinton  llevaba  una  gorra  que  decía  “Entrenador  Diesel”,  (Diesel Trainer) que me pareció que se equipaba a decir literalmente “este-te-entrenarà” (“these-will-train-her”).
Desconcertada, miré hacia la gorra y le pregunté: “¿Eres un conductor?”     Clinton  sonrió  y  dijo,  “de  electricidad”.  Overstreet  reía  mientras  continuaba:  “En  realidad,  esto significa que  compruebo furgones de cola. Cómo  está  el tuyo?”  Me retorcí.  Al  parecer,  Greenwood  se había jactado de sodomizarme. Rieron más incluso cuando Clinton dijo: “Todavía corre, estoy seguro”.
Houston salió del camerino a saludar Clinton: “Hola, amigo”. Houston extendió la mano. “He oído que  serás  gobernador”.  “He  oído  que  entregarás  un  trazador  de  líneas”,  replicó  Clinton,  crípticamente refiriéndose a la cocaína y NO a lo que Houston llamaba rutina de la comedia. “Siempre aspiro a lograr nuevas alturas”.
“Bueno, vamos a dentro”, invitó Houston. “Tengo suficiente (cocaína) como para poneros a todos en  órbita”.  Yo  iba  con  ellos  hacia  el  vestuario  cuando  Houston  dijo  a  Clinton:  “Supongo  que  no  hay límites para ti ya que has atravesado (pasado) la línea”.
“¿Qué línea?” Clinton fingió sorpresa e ignorancia. Miró a Hal Meadows y continuó: “¿Que quieres decir que he dejado mi estado? En el estado de ánimo en que estoy, no hay límites de todos modos”. Fue hacia la mesa y esnifó una línea de cocaína. “He venido aquí para escapar de todo. Este tipo de negocios son un placer”.
“Y dónde está esa joven esposa tuya?” Preguntó Houston, refiriéndose a Hillary.
“Está  con  unos  amigos”.  Clinton  esnifó  la  coca  nariz  arriba  aún  más.  “Esta  ocupándose  de  sus asuntos. Sólo estoy aquí para relajarme, ver el espectáculo, y tal vez hacer un poco de caza (refiriéndose al  Juego  Más  Peligroso).  Tengo  un  pájaro  (Helicóptero)  listo  para  volar  de  regreso  cuando  haya terminado. Oye, hablando del “Pájaro” (“Byrd”) (Hizo un gesto hacia mí) He oído que se ha mudado a la casa grande (Casa Blanca)”. Al referirse a su amigo y mentor el senador Byrd le preguntó: “¿Y cuál es su posición ahora?”
“La misma”. Respondió Houston. “Probablemente está …” Houston hizo una pantomima obscena con apariencia de sodomía mientras todo el mundo se echaba a reír. “Todavía hace el show”.
Clinton  mantenía  los  ojos  fijos  en  el  “furgón  de  cola”  de  Houston  y  dijo:  “¿Por  qué  no  haces que me muestre (refiriéndose a mí) la salida y que me lo enseñe otra vez?” Si hubiera podido pensar en ese momento, me habría dado cuenta de que Bill Clinton era/es bisexual. Mi experiencia sexual personal con Clinton fue limitada, pero tenía el testimonio de haberlo pillado en actividades homosexuales durante una orgía en la Villa Swiss.
Inmediatamente  después  del  incidente  en  la  Villa  Swiss,  Houston  estuvo  frecuentemente contratado para actuar en la  feria  country  de  Benyville,  Arkansas. Allí, Houston y yo habíamos  estado frecuentando  desde  hacía  tiempo  al  partidario  y  mentor  de  Clinton,  HB  Gibson,  cuando  nos encontrábamos  para  asistir  a  una  reunión  privada  en  la  mansión  del  partidario  y  amigo  bisexual  de Clinton, Bill Hall, Hall había hecho su fortuna según se decía, en el negocio de las casas prefabricadas y los  Clinton  se  alojaban  en  una  casa  de  invitados  parecida  a  las  de  la  Villa  Swiss.
Hillary  llevaba  a  la
pequeña  Chelsea  a  la  villa  mientras  que  Clinton  y  su  ayudante/guardaespaldas  asistían  a  la  reunión. Tommy  Overstreet  también  estaba  presente,  ya  que  coincidía  directamente  con  la  reciente  reunión  de Lampe. Todos nos sentamos en la salón subterráneo de Hall en dos sofás que se enfrentaban el uno con el otro  y  con  una  mesa  de  café  de  espejo  negro  entre  nosotros.  Hall  había  cortado  numerosas  líneas  de cocaína sobre la mesa, y todos los presentes –  incluyendo Bill Clinton – las esnifaban con tubos hechos con billetes de 50 dólares enrollados. La conversación variaba desde la CIA, las drogas y la política en el Anfiteatro  de  la  Villa  Swiss  y  la  música  country.  En  ese  momento,  estaba  en  marcha  un  esfuerzo importante para mover la industria de la música country de Nashville, Tennessee hacia la zona de Lampe (desde entonces la trasladaron a la cercana Branson), intentando acercar las operaciones de cocaína de la CIA hacia el filtro de la industria.
Tommy  Overstreet  estaba  intentando  convencer  a  Hall,  quien  obviamente  no  era  ajeno  a  los negocios de la  droga  (cocaína),  de  unirse a la operación  de alto nivel de cocaína de la CIA que estaba financiando  actividades  encubiertas.  Se  discutió  la  posibilidad  de  que  Hall  transportara  cocaína  desde Berryville,  Arkansas  en  Nashville,  Tennessee  para  estar  en  la  base  de  la  que  pronto  sería  una  de  las mayores  y  más  prolíficas  operaciones  de  cocaína  de  la  CIA.  en  la  industria  de  la  música  country  de Branson,  Missouri.
Al  alistarse  ahora,  los  contactos  y  clientes  que  Hall  aportase  podrían  “reforzarlo 
política y financieramente de por vida”. Además, Overstreet discutía la viabilidad de utilizar los camiones de  la  empresa  de  Hall  para  el  transporte  de  la  droga  por  Atlanta,  Georgia,  Louisville,  Kentucky,  y Jacksonville, Florida,  así  como  por  Nashville,  Tennessee  y  Lampe,  Missouri.  Estas  rutas  claves  de  la cocaína de la CIA coincidían con las rutas establecidas de los camiones de Hall, según los presentes en la reunión.  Ofrecían a  Hall  “la  oportunidad  de su  vida”  su  papel  incluiría  también  el  lavado  de  dinero a través de su empresa para financiar los presupuestos negros de las operaciones encubiertas. Hall parecía nervioso y escéptico, y Clinton y Overstreet trataban de mantener una “luz” en el ambiente bromeando diciendo que Hall podría cambiar el nombre  de su línea de  camiones para el de “LÍNEAS  DE COCA CLINTON”.
Hall  no  estaba  convencido  y  comenzó  a  hacer  preguntas  en  cuanto  a  la  longevidad  del funcionamiento y a la manera como debía protegerse. Aunque Hall era muy experto en el negocio de la cocaína, expresó su preocupación de que le resultaba más fácil confiar en aquellos que no estaban en las operaciones  de  la  CIA,  sino  que  eran participantes  protegidos  del  gobierno  de  los  EEUU.  Clinton  le aseguró que “la operación  era de Reagan”,  pero a Hall  le preocupaba que alguna facción  del  gobierno “podía hundirla con una operación policial” sin previo aviso y dejarlo literalmente aguantando la bolsa, Houston rió y explicó que “nadie cortará esto (el negocio de la droga)”. Les aseguró que era demasiado lucrativo y que “Siempre habrá un mercado” para las drogas – un mercado controlado por los delincuentes aplicando su Nuevo Orden Mundial.
Clinton se añadió a lo que decía Houston, hablando en términos coloquiales locales. “La cuestión es, que tenemos el control de la industria (droga), por lo que tenemos el control de ellos (proveedores y compradores). Tú controlas el tipo que tienes por debajo y el Tío (Sam) te tiene cubierto. ¿qué puedes perder? No hay riesgo. Nadie puede colgarte a que te seques. Y al pasar, lo que se derrame del camión (y riendo esnifó otra raya de coca) siempre puedes limpiarlo”.
Hall sonrió a su amigo, lo que fue interpretado aparentemente como un consentimiento. Clinton indicó a su ayudante para conseguir su libro mayor. Overstreet comenzó a sacar su papeleo, y Hall limpió cuidadosamente la mesa de las líneas de coca restantes.
Clinton hizo un gesto hacia mí y dijo a Houston, “Sácala de aquí”.
Houston no se movió y se rió.  “Es una modelo presidencial. Ha guardado secretos más grandes que los tuyos”.
Clinton respondió: “No me importa. Échala de aquí”
La  esposa  de  Hall  me  llevó  y  me  encerró  en  un  dormitorio  trasero.  Al  cabo  de  un  período  de tiempo indeterminado, oí como llamaba a Hillary a la casa de invitados. Luego me llevó por la montaña a través de la oscuridad para reunirnos con Hillary. Aunque nos habíamos reunido previamente Hillary y yo teníamos  muy  poco  que  decirnos  la  una  a  la  otra  –  en  particular  porque yo  estaba  aturdida  y aún  en tránsito por las torturas que había sufrido en el Centro de Trauma cerca de de muerte de la CIA en Lampe.
Hillary sabía que yo era una esclava del control-mental, y, como Bill Clinton, lo tomaba con calma como algo “normal” de la vida de los políticos.
Hillary estaba completamente vestida y tumbada en la cama durmiendo cuando la mujer de Hall y yo  llegamos.  “Hillary,  te  he  traído  algo  que  realmente  te  hará  disfrutar.  Una  especie  de  sorpresa inesperada.  Bill  le  ha  ordenado  salir  de  la  reunión  y  la  he  visto  en  mi  habitación  y  he  hecho  un descubrimiento interesante. Ella es, literalmente, una puta de dos caras “(refiriéndose a la cara tallada en mi mutilación vaginal)
“Hmm?” Hillary abrió los ojos somnolientos y se despertó “Enséñamelo”. La esposa de Hall me ordenó quitarme la ropa, mientras Hillary observaba. “Está limpia?”, Preguntó Hillary, queriendo decir, sin enfermedades.
“Por supuesto, es de  Byrd”,  respondió ella, siguiendo la conversación como si  yo no estuviera, “Además, he oído decir a Houston algo sobre ella que es una Modelo Presidencial, sea lo que sea que se supone que esto quiere decir”.
“Esto  quiere  decir  que  está  limpia”,  dijo  Hillary casualmente  mientras  se levantaba.  Yo  no  era capaz de  pensar  en  estas cosas entonces,  pero  soy  consciente,  en  retrospectiva,  que  todas  las  esclavas Modelo Presidencial que conocía parecían tener una inmunidad a las enfermedades sociales. Era un hecho bien conocido en los círculos en que sexualmente me movía dentro de este nivel gubernamental que las esclavas sexuales  del control-mental estaban “Limpias” en la medida en que ninguno de mis agresores tomó nunca precauciones, como usar preservativos.
La esposa de Hall  dio unos golpecitos en  la cama y me dio instrucciones para que mostrara  la mutilación.  Hillary  exclamó:  “Dios  mío!”  e  inmediatamente  empezó  a  hacerme  sexo  oral  ella  a  mí.
Aparentemente provocada por la talla en mi vagina, (2) Hillary se puso de pie y rápidamente se bajó las bragas y las medias de nylon de matrona. Desinhibida a pesar de pasar todo un día bajo el sol ardiente, se quedó sin aliento, “Cómeme, oh, dios mío, cómeme ahora mismo”. Yo no tenía más remedio que cumplir sus órdenes, y la esposa de Bill Hall no hizo ningún movimiento para librarme de mi desagradable tarea.
Hillary había reanudado el examen de mi horrible mutilación y a hacerme sexo oral cuando Bill Clinton entró. Hillary levantó la cabeza para preguntar: “¿Cómo te ha ido?”
Clinton parecía encontrar totalmente normal lo que vio al entrar, lanzó la chaqueta en una silla y dijo: “Ya es oficial. Estoy agotado. Me voy a la cama”.
Me puse mi ropa según las órdenes, y la esposa de Hall me llevó de vuelta a la mansión donde Houston  me  estaba  esperando.  La  reunión  había  sido  aparentemente  un  éxito.  Oí  conversaciones  a  lo largo de los años siguientes entre Houston, su agente Reggie MacLaughlin, y el controlador de Loretta Lynn,  Ken  Riley perteneciente a  la  rama de  Hall  sobre el  éxito  de la operación  de  cocaína de  la  CIA procedente de Arkansas, ninguna de las conversaciones fueron tan conmovedoras y reveladoras como las que hubo entre Alex Houston y el agente de la CIA e intérprete de música country Boxcar Willie.   

Boxcar Willie irrumpió en la escena de la música country tras una campaña de anuncios de alta tecnología  hipnóticamente  persuasiva  producidos  para  la  televisión  que  le  hizo  estratégicamente  una sensación de la  noche  a  la  mañana,  y una “estrella”.  La industria de la  música  country  del  Tren  de la Libertad  necesitaba  un  conductor  para  dirigir  la  industria  y  los  aficionados  de  Branson,  Missouri,  y Boxcar Willie fue  colocado  en el asiento  del conductor.  Al  igual  que  el Flautista de Hamelín, Boxcar Willie tuvo éxito en su papel de trance-pasar, en estrecha proximidad, la industria a las operaciones de cocaína de la CIA en Lampe.
Boxcar Willie era uno de los contactos de nivel básico que Bill Hall hizo después de que Clinton le convenciera de sacar provecho de los beneficios de la cocaína en la transferencia de la industria de la música country. Houston y Boxcar Willie discutieron durante años sobre los tratos lucrativos de Hall ante mí mientras viajábamos juntos  por el país, colaborando en las mismas  actuaciones,  incluyendo  las  del Amphitheatre  de  la  Villa  Swiss,  tuve  mucho  contacto  personal  con  Boxcar  Willie  desde  que  mi patrocinador gubernamental de cocaína nos hacía coincidir y entrelazarnos a menudo. Pero nunca conocí a Boxcar Willie, tanto como mi hija, Kelly, le llegó a conocer. Kelly señaló a Boxcar Willie como uno de sus abusadores sexuales primarios en tres diferentes instituciones para enfermos mentales, y ha expresado su  frustración  por  la  falta  de  justicia.  “¿Por  qué  se  me  encierra  a  mí  mientras  mis  agresores  quedan libres?” suplica constantemente. Yo le aseguro que estoy haciendo todo lo posible por dar la alarma sobre Boxcar Willie por maléfico, y exponer su papel en la transferencia de la industria de la música country para  terminar  aproximando  las  operaciones  de  cocaína  de  la  CIA  a  Lampe,  Missouri  siguiendo  el esquema de Bill Clinton.  

 (1) La lealtad a la soberanía de nuestro país es inexistente bajo las Órdenes del Nuevo Mundo. “El presidente”  Clinton  no  plantea  más  liderazgo  ni  más  lealtad  en  nuestro  país  que  lo  que  hizo  Ronald Reagan ya que ambos siguen (son seguidores) las directivas del Nuevo Orden Mundial del ex embajador en la ONU y director de la CIA George Bush.
(2) Hillary Clinton es la única mujer que se ha excitado sexualmente al ver mi mutilación vaginal

CAPÍTULO XV

NO IREMOS MÁS POR LAS RAMAS
(NO MORE BEATING AROUND THE BUSH)  

Era un día soleado, un buen día de 1983, cuando el congresista de los EE.UU. Guy VanderJagt se reunió  con  el  agente  de  la  CIA  y  controlador  mío  del  control-mental,  Alex  Houston,  mi  hija,  Kelly, entonces de 3 años y medio de edad, y conmigo en las escaleras del Senado de los EEUU en Washington DC.  Kelly  parecía  familiarizada  con  Vanderjagt,  aunque  nunca  antes  recordaba  haberla  visto  en  su compañía. Sin embargo, no podía darme cuenta de que, de hecho, abusaba sexualmente de ella tal y como lo había hecho conmigo cuando era pequeña.  VanderJagt se arrodilló ante ella para hablarle, aseguraba que  “hoy  es  un  día  especial”,  porque  “verás  al  tío  George  (Bush),  mientras  mami  ve  al  tío  Ronnie (Reagan)”.
Se puso de pie y la cogió de la mano, diciendo en el lenguaje críptico de Alice In Wonderland:
“Vamos juntos a una aventura” y la llevó como un robot en silencio y lejos.
Me encontré con Kelly de nuevo por la tarde en la Casa Blanca, muchos de nosotros literalmente “en estado de alerta” y en posición de firmes en la oficina de Reagan. Mirando atrás, me pregunto por las medidas de control infligidas a mi hija de 3 años y medio para hacer que funcionara tan robóticamente y se comporta “tan bien” cuando se quedó silenciosamente con la sonrisa de plástico y los ojos sin pestañear, en presencia del presidente Reagan, el vicepresidente Bush, y (el más tarde secretario de Defensa) Dick Cheney. Reagan parecía mirar a Kelly, con su largo pelo rubio en cascada espalda abajo de su traje con delantal azul, completando su Apariencia Alice In Wonderland. Reagan no parecía que representara una amenaza sexualmente directa para ella mientras decía: “Es adorable, una niña modelo”.
Después  Reagan hizo  un  gesto  hacia  Bush y  dijo:  “Este  es  mi vicepresidente  George  Bush.  La gente  normalmente  no  sabe  cuál  es  el  papel  del  vicepresidente y  es porque  siempre  está detrás  de  las escenas  para asegurarse  de  que todo  lo  que  el Presidente  quiere  que se  haga  suceda  de la  manera  que debería ser”. Me miró y dijo, con naturalidad: “Yo atraigo la atención del público (hizo un gesto en el aire que resultó llamativo), mientras que el vicepresidente lleva a cabo las órdenes”.
El amigo cercano de Bush, Dick Cheney, dijo, “y las da”.
“Correcto”, dijo Reagan. “Una orden suya es como una orden mía”.  


Bush llevaba unas naúticas de lona y una chaqueta de punto mientras con una rodilla en tierra ante Kelly hablaba con ella a su mismo nivel. Bush utilizó el programa de televisión infantil El Barrio del Sr. Rogers para codificar / confundir la memoria de jóvenes víctimas (como la Kelly) para contactar y abusar sexualmente de ellas. Su parecido físico con el Fred Rogers del televisor se exageró deliberadamente con su elección de la ropa y los gestos, y lo complicó aún más al desarrollar una suplantación de voz. Con su mejor  voz  del Sr.  Rogers  dijo:  “Ven  aquí,  pequeña.  Quiero  preguntarte  algo.  Ves El Barrio  del  Señor Rogers?”
“Sí, señor”, respondió Kelly.
Bush dijo a Kelly, “Bueno, yo soy un poco como el Sr. Rogers que hace que sus títeres se muevan y hablen, como tu papi (Houston, el ventrílocuo) hace con Elemer (su muñeco). Así que yo soy como el Sr. Rogers,  porque tengo un  montón de  títeres –  sólo que  los mios  son la  gente. Incluso tengo  un Rey (Fahd) igual que el Sr. Rogers. (1) Yo tiro de las cuerdas (hacía pantomima de movimientos de marioneta de mano) y hablo a través de ellos. Dicen mis palabras y creamos todo tipo de aventuras emocionantes.
En este momento estoy construyendo un nuevo barrio (el Nuevo Orden Mundial). El escenario está listo, y no tengo cadenas que me retengan en todo el mundo. Necesito que me ayudes – juntos podemos tirar de los hilos de tu madre. Ella está en mi Barrio. Lo que significa que tú estás en mi barrio, también”.
Ahora me parece obvio que Bush se refería a aquellos que estaban activamente participando en la implementación  del  Nuevo  Orden  Mundial  a  través  del  caos  y  el  control-mental  de  masas  (alias condicionantes  medios  de  comunicación)  como  “El  Barrio”.
Por  supuesto  que  yo  era  incapaz  de
considerar una disputa en la declaración de Bush, y Kelly no tenía ciertamente una mente para ver más allá del giro de Bush en su programa de televisión favorito. Kelly abrió aún más sus grandes ojos azules al responder: “Soy yo?”
Bush se puso de pie y la cogió de la mano, “Vamos. Déjame que te enseñe mi Barrio”, La condujo hacia la puerta.
Kelly se convirtió violentamente en enferma física después de su inducción al “Barrio” de George Bush y de cada encuentro sexual que tuvo con él después de eso. Pasaba de los 40 grados de temperatura, vomitaba  y  soportaba  la  inmovilización  de  los  dolores  de  cabeza  a  una  media  de  tres  días  (que  sería compatible con el trauma de la alta tensión).
Éstas fueron las únicas reveladoras evidencias, aparte de las
cicatrices de quemaduras  dejadas en  su piel.  Houston  me prohibió  llamar  a  ningún médico  y también  consolarla, lastimosamente se quejaba de que la cabeza “le hacía demasiado daño incluso para moverse”.
Y de hecho no se movió durante horas y horas. Kelly se quejaba a menudo de un severo dolor en los riñones, y el recto le sangraba en general uno o dos días después de que Bush abusara sexualmente de ella. Mi propia victimización del control-mental me hizo incapaz de ayudarla o protegerla.

El ver a mi hija en condiciones tan horribles, me condujo a mi propia brecha más profunda de locura, perpetuando mi total incapacidad para afectar en sus necesidades hasta nuestro rescate por Mark Phillips en 1988.
La  hemorragia  del  recto  de  Kelly  fue  sólo  uno  de  los  muchos  indicadores  físicos  de  las perversiones pedófilas de  George Bush, le he  oído hablar  abiertamente de su abuso sexual con  ella en muchas ocasiones. Usó  esto  y las  amenazas  a  su vida  para  “Tensar Mis  Cuerdas”  y  controlarme. Las ramificaciones psicológicas de ser violada por un Presidente pedófilo son bastante mente-agotadoras, pero al  parecer  Bush  reforzaba  aún  más  los  traumas  en  la  cabeza  de  Kelly  con  sofisticados  dispositivos electrónicos y drogas del control-mental de la NASA. Bush también le inculcó el “A quién se lo dirás?” y el  “Te  estoy  viendo”  juntos  a  Kelly,  reforzando  aún  más  su  sensación  de  impotencia.
Las  torturas
sistemáticas y los traumas que sufrí cuando era pequeña me parecen ahora triviales en comparación con la brutal devastación física y psicológica que George Bush infligió a mi hija.
Así que la puerta se cerró detrás de Bush y Kelly, Dick Cheney llegaba al escritorio de Reagan desde su asiento y daba la vuelta al reloj de arena. (Oz) “Su (de Kelly) tiempo se acaba. Será mejor que prestes atención y sigas las órdenes como si aún su vida dependiera de ello, porque a partir de ahora (he he) siempre lo hará! Si cometes un error – sólo uno – entonces iré a por ella, mi preciosa”.
Reagan dijo: “George es como un director. Él hace que el escenario esté listo para implementar el Nuevo Orden Mundial tal como lo imaginamos. Después se asegura que todo el mundo tenga un guión y conozca su papel. Él les dice cómo deben hablar y cuándo deben hablar. Cémo vestir y (acariciando mi cabeza) la forma de llevar el pelo. Él consigue que todo y todos estén en su sitio y grita: “¡Acción!”, gritó Reagan poniendo las manos alrededor de la boca, como si se tratara de un megáfono y divagando: “Todo el mundo es un escenario. Yo soy el Mago. Pero él está dirigiendo el show, así que mejor presta atención y aprende de él, bien, tu parte”.
Cheney interrumpió, “George y yo trabajaremos muy de cerca en algunos proyectos comunes, y cuando le ves a él, me ves a mí. Cuando recibas órdenes de él, recibirás mis órdenes”.
“Ya conoce la  cadena de  mando, Dick”,  apuntó  Reagan, refiriéndose  a su  percepción de  quién estaba al cargo, y en qué orden. Presidente, Vicepresidente, Habib, Cheney, Byrd, etc, podía haber sido la cadena  de  mando  en  la  mente  de  Reagan,  pero  la  definición  de  Cheney  era  necesaria  para  mi entendimiento. Desde mi perspectiva, la cadena de mando era claramente Bush, Cheney, Habib, Reagan, Aquino y,  finalmente y al mismo tiempo mi gestor, Houston, Byrd, lo que estaba sujeto a  cambios en cualquier momento  dado. Cheney  sólo puso  los  ojos en blanco  ante el  comentario de  Reagan y  no se desaceleró  mientras  continuaba:  “Ahora  mismo  se  está  estableciendo  una  etapa  y  tú  quieres  que  sea dirigida por el vicepresidente casi como él quisiera que tú hicieras su parte en el establecimiento de las bases para el papel de México en el Nuevo Orden Mundial”.
Reagan  intervino  de  nuevo:  “Con  el  mundo  en  orden,  habrá  un  mundo  en  paz.  Al  colocar estratégicamente un patriota norteamericano dedicado a la causa de la difusión de la democracia en todas las partes del mundo, podemos influir  en el pensamiento de cada nación líder y dibujar para ellos una imagen  de libertad  y  valores  americanos que  nunca olvidarán.  Ellos  lo extenderán a  las personas y  el planeta tendrá un propósito en mente: una causa. la libertad. Y tú hablarás con algunos de estos amigos y líderes de vez en cuando en mi nombre”.
 Bush se dejó caer de nuevo en la reunión, sin Kelly. Cheney continuó, “Toma mis órdenes y las de tu  nuevo  director  –  Vicepresidente.  Lección  número  uno.  Sabes  qué  es  Vicio  en  Miami.  Agentes  de narcóticos  encubiertos  tomando  el  control  del  negocio  de  la  droga.  El  vicepresidente  sólo  es  eso,  un agente de narcóticos encubierto tomando el control del negocio de la droga – para el Presidente”.
Bush habló. “México es un problema. Tienen un montón de drogas, pero no tienen ni el cerebro ni los  medios  para  venderlas  fuera  de  su  propio  país.  Entonces,  ¿cómo podemos tomar  el control  de  su (creciente)  negocio  de  la  droga  cuando  ni  tan  sólo  podemos  meter  las  manos?  Es  tu  deber  como ciudadano americano abrir las rutas e iniciar la lucha contra la pobreza de su nación, ofreciendo dinero en efectivo como medio para atraer a nuestro alcance directamente su negocio de la droga llevándolo hasta nuestras puertas”.
“Operación Billetes-verdes para Espaldas-mojadas”,  (“Operation  Greenback for  Wetbacks”)  dijo Cheney, riéndose. Bush se puso a reír con él.
Bush  recuperó  la  compostura  para  concluir:  “Tu  misión  comienza  en  Miami  con  la  NCL (Norwegian Caribbean Lines) y termina cuando vuelves de México con la noticia del éxito”.
Cheney  llamó  mi  atención  con  un  gesto  de  la  mano  que  dirigió  mi  mirada  hacia  Bush y  después  al  reloj  de  arena,  que  se  estaba  acabando  rápidamente.  En  aquellos  momentos  yo  estaba profundamente en tránsito y había perdido el contacto con mi entorno todo al mismo tiempo mientras mi trance era profundizado intemporalmente para la programación adicional, salí de la Casa Blanca con un mensaje para el vicepresidente de México, Carlos Salinas de Gortari, del vicepresidente de los EEUU, y con una hija muy enferma.  

 (1) El Sr. Roger proyectaba en su programa a través de los títeres, y uno de sus personajes clave de la Tierra del Imaginación (Land of Make-Believe) era el Rey Viernes XIII.

 CAPÍTULO XVI 

OPERACIÓN BILLETES-VERDES PARA ESPALDAS-MOJADAS

 

MIGUEL DE LA MADRID HURTADO

 

CARLOS SALINAS

Mi  manipulador  del  control-mental  de  la  CIA,  Alex  Houston  y  yo  abordamos  el  barco  de  la Norwegian Caribbean Lines con destino a Cozumel, México, con una gran, negra, y suave maleta llena de dinero en efectivo y una propuesta de “prosperidad” de los EEUU. Esta propuesta, que el vicepresidente Bush había programado, era supuestamente la base diplomática inicial para el Tratado de Libre Comercio de América (TLCAN) (NAFTA).
Yo  tenía  entendido  entonces  que  el  Tratado  de  Libre  Comercio  era  considerado  como  un paso importante  en  la  aplicación del  Nuevo  Orden  Mundial  a través  de  la manipulación  de  la mente  de  las masas. Según Byrd, la propaganda para encubrir el verdadero propósito del TLCAN incluía el concepto de “libre comercio” que los gobiernos de Estados Unidos y México hacía tiempo que habían compartido.
El “Libre comercio” de niños y adultos esclavos del control-mental, de cocaína, de heroína y de empresas que no  tan  secretamente han ido  proliferando  desde  hace años. Mi  padre se  unió a  “la  carrera  hacia la frontera”  a  través  del  Departamento  de  Estado  de  EEUU  y  los  incentivos  a  las  empresas  mexicanas subvencionadas y abrió una nueva rama de su haciendo-negocios-con el Departamento de Defensa de los EE.UU. en México.
Esto formaba parte del “libre comercio” acuerdo que personalmente sé que ha estado
funcionando  sin  problemas  desde  al  menos  1984.  En  un  esfuerzo  por  mantener  la  ilusión  de  que  el acuerdo no crearía un resultado económico negativo y un desequilibrio entre México y EEUU, las zonas turísticas  de  México  fueron  deliberadamente  construidas,  mejoradas  y  americanizadas  con  dólares estadounidenses.
Estos  fondos  eran  proporcionados  por  los  presupuestos  negros  de  las  operaciones
encubiertas de drogas y comercio de esclavos de  la CIA, así como directamente a través del Comité de Apropiaciones del Senado del cual el senador Robert C. Byrd es el presidente en estos momentos.
Yo ciertamente no pretendo entender los negocios internacionales, ni he tratado de “educarme” a mí misma con lo que uno ya sabe que es propaganda sesgada y filtrada para publicaciones periódicas. Tal como las interfaces de dinero en los mercados mundiales han ido documentando tan bien. Por ejemplo, el quién apoya a  quién en  cuanto  se  refiere  a los esfuerzos  financieros es  al parecer  demasiado  complejo incluso para que los abogados y los investigadores del BCCI lo encuentren.
Mi punto de vista personal
sobre la acumulación Mexicana, de EEUU y de Arabia Saudí a la economía de  México se limita  a mis propias experiencias. Mi comprensión se ve afectada por la deliberada desinformación de las perspectivas criminales de aquellos que tenían el control de la base del conocimiento de mi mente y mis acciones.
De
vez  en  cuando,  el  senador  Byrd  me  utilizaba  como  una  robótica  caja  de  resonancia.  Me  decía  lo  que quería  oírme  decir,  lo  estructuraba  más  hacia  satisfacer  su  propio  enorme  y  deformado  ego  que  en educarme a mí en el mundo de las finanzas.
El senador Byrd afirmaba que “el juego del dinero es simplemente un juego de control”, y vivía según su adoptada Regla de Oro de “Quién tiene el oro, pone las reglas”. Venía a decir en pocas palabras que  “apropiándome  de  todos  los  fondos  (posibles)  de  los  proyectos  anunciados  en  el  acuerdo  de  libre comercio, y asignando cantidades menores a los sistemas sociales Estadounidenses como nuestro sistema “criminal”  de  justicia,  puedo  controlar  nuestro  país  y  nuestro  lugar  en  el  mercado  mundial.  Todo  el mundo es un escenario, y el teatro es mio … puedes creértelo!
La  retorcida  realidad  del  senador  Byrd  resonó  en  mi  mente  cuando  América  fue  comprada (robada) y vendida por los presidentes Bush y Clinton en la reciente aprobación del TLCAN. “Yo nunca me presentaría para Presidente – Oh, ganaría si lo hiciera”, presumió Byrd. “Pero por qué debería postular para un  cargo  que está por  debajo de  mí? Puedo  hacer que  el Presidente  quede bien,  o  le  puedo  hacer quedar mal apropiándome estratégicamente de los fondos”. Byrd y otros que conocí presumían que ellos eran  uno  de  ellos  (los  corruptos  intermediarios  del  poder)  que  habían  sido  responsables  de  que  Bill Clinton fuera seleccionado y “elegido” para la oficina de la Presidencia. Y las ofertas de última hora y las relaciones  con  los  congresistas  que  tenían  los  votos  que  decidirían  el  TLCAN  habían  demostrado  ser “créditos estratégicos” que de hecho hicieron “quedar bien” a Clinton con su “victoria” del TLCAN.
En el Hotel La Ceiba de Cozumel, Houston mantenía mi depravación con la comida y el agua para los propósitos del control mental, incluso durante nuestra reunión para la cena en el restaurante esa misma noche. Aunque el restaurante estaba “oficialmente” cerrado debido a lo tardío de la hora, una  banda de mariachis,  un  camarero,  cuatro  guardias  armados  estáticos,  mi  contacto  dignatario  Mexicano,  sus  dos ayudantes,  y  el  manipulador  Houston  y  yo  estábamos  presentes.  Durante  la  reunión,  se  hicieron  los arreglos  para  reunirse  con  el  entonces  Vicepresidente  de  México  Salinas,  la  siguiente  tarde,  en  una instalación militar  cercana. También como  de costumbre  entregaría  un  mensaje del  senador Byrd  en  la próxima  oficina  del  Consulado  correspondiente  a  la  ayuda  financiera  de  EE.UU.  para  la  creación  de propaganda para  asegurar  la ilusión  de la  igualdad  económica en  las  zonas  turísticas de  México.  Estos fondos  eran  simplemente  para  promover  el  objetivo  común  de  facilitar  el  curso  de  la  dominación  del Nuevo Orden Mundial a través de cuidadosas ideas tácticas de cortinas de humo y efectos espejo.
La tarde siguiente, Houston me acompañó a la instalación vallada de alta seguridad del gobierno para el encuentro con Salinas. Según Bush, Salinas era considerado por la Administración Reagan-Bush como  superior  en  poder  a  Miguel  de  la  Madrid,  que  era  oficialmente  el  presidente  de  México  en  ese momento.
Las próximas “elecciones” mexicanas, que no eran más que unas elecciones según el mandato
de  Reagan,  colocaron  a  Salinas  en  el  cargo  de  presidente  para  que  coincidiera  con  la  Presidencia destinada  a  Bush.  Para  asegurarse  de  que  este  “Patriota  Americano  estratégicamente  colocado”  sería votado  para  la  posición,  Reagan  me  informó  que  los  EEUU  podían  “proteger  la  integridad”  de  las “elecciones” de manera encubierta y “supervisarlas”, entre otras estrategias. Salinas debía ser presidente fuera como fuera.
Aunque  el  presidente  de la  Madrid  estaba  considerado  por  Bush  para  ser  la  primera  piedra  del reinado definitivo de las relaciones diplomáticas Salinas/Bush (ya establecidas), también era considerado con el  debido respeto  para que  las favoreciera “sin margen  de error”. Su  plena cooperación  equivalía  a establecer  los  objetivos  de  Bush  y  Salinas  (1)  a  través  del  libre  fluir  de  los  mercados  de  drogas  y  la cooperación de México a la financiación y suministro subversivo de la Contra Nicaragüense de Reagan.
De la Madrid trabajaba en estrecha colaboración con Salinas para que la transición de poder mantuviera las relaciones y los esfuerzos entre México y Estados Unidos siempre en su sitio.
“Un mensaje a Salinas es un mensaje al presidente”, tuvo que explicar Cheney. No sólo el mensaje se retransmitía a de la Madrid, en gran parte Salinas era el responsable de trabajar con George Bush hasta que  llegó  al  poder  durante  el  punto  más  crítico  de  la  promoción  del  TLCAN,  pasando  por  el  pueblo estadounidense  y  por  la  ley.  El  presidente  Reagan,  el  presidente  mexicano  Miguel  de  la  Madrid,  el vicepresidente Bush, y el vicepresidente de México Salinas eran todos “de una mente-un esfuerzo” hacia la  expansión  económica  y  el  crecimiento  de  nuestros  “vecinos  del  sur  en el  Nuevo Orden  Mundial” a través  de  ello  experimenté  donde  se  basaba  el  “libre  comercio”  de  drogas,  niños  y  pornografía.  El vicepresidente  Bush  me  dijo  que  esta  actividad  (criminal)  era  considerada  como  “El  único  medio  que tiene México para un rápido avance económico y librarse de la pobreza, ya que las personas eran esclavos de su propia incapacidad para avanzar en los mercados mundiales”.
Cuando llegué a la instalación militar con la antes mencionada maleta de dinero en efectivo en la mano, me llevaron a la “oficina” de Salinas a través de una serie de puertas electrónicas custodiadas por agentes con uniformes blancos. Salinas sentado frente a su mesa, que era pequeña y funcional (es decir, de tipo militar), colocada sobre un suelo de madera pulida en una vasta sala prácticamente sin decoración ni  efectos  personales.  Esto  creaba  un  aire  de  practicidad  militar.
Dejé  la  maleta  delante  de  Salinas  y empecé a transmitir el mensaje que había sido programada para entregar.  “Tengo un mensaje del vicepresidente de los Estados Unidos de América para nuestros vecinos de México. Los Estados Unidos están dispuestos a compartir su riqueza a través de un tratado de comercio con  México.  Negociaremos  nuestro  efectivo  para  el  control  de  la  producción  de  cocaína y  heroína  en México. Mediante el control de su negocio de la  droga, podemos abrir la frontera entre nuestros países para  permitir  el  libre  flujo  de  cocaína  y  heroína  hacia  los  EEUU,  compradas  y  pagadas  en  dólares americanos para construir México, con el tiempo esto podría disolver la frontera entre los dos países y la economía  de  México  podría  crecer  en  conjunto  al  nivel  de  la  nuestra.  Si  empezamos  hoy,  este  sueño podría hacerse realidad en el cambio de siglo, compartiendo el mismo continente, compartiendo la misma riqueza. ¿Por qué? El negocio de la droga ya dicta lo que el gobierno Mexicano puede o no puede hacer.
Al  dar  el  control del  negocio de  la droga  a  los  EEUU,  México  recupera  el  control  sobre su  gobierno. Restablecido  el  poder  y  apoyado  por  dólares  americanos  se  puede  llevar  a  México  a  una  paridad económica con Estados Unidos. Podemos empezar por hacer correr la voz a través de los cárteles (de la droga) que EEUU está secretamente dispuesto a abrir las fronteras al comercio libre de drogas por agentes disponibles para mostraros el pasaje y las rutas a través de las cuales las drogas deberían entregarse. Sólo los agentes de Estados Unidos podrían traer heroína de México y cocaína (de América del Sur) a través de la frontera, y asimismo, llevarían  el  dinero  en  efectivo. Explique  a  los  pocos elegidos que controlan  el imperio de la droga que el acuerdo con la línea de cruceros (NCL) está entrando en una extensión total, derribando la frontera entre los dos países y permitiendo la entrada de tanta droga como México sea capaz de repartir. Cuando empezamos? Inmediatamente. El dinero está cerca. (Hice un gesto hacia la maleta que Salinas al abrir encontró llena de dinero en efectivo.) La entrega de cualquier cantidad de heroína marrón que  tenga  a  mano  servirá  como  medio  de  confirmación  del  acuerdo.  Quedaos con  el  cambio  como  un símbolo del cambio y la buena fortuna que ha caído sobre México de la nación vecina”.
Al terminar  el  mensaje de Bush, Salinas inmediatamente  tomó  un  bloc  de  notas  del  escritorio  y garabateó una nota rápida.  Se  lo  entregó  a un guardia que estaba guardando la puerta.  Se  puso  de  pie, sonrió y se inclinó sobre el  escritorio, extendió la  mano  en  un  cálido  apretón de manos.  Me escoltaron
fuera.
Houston vino a mi encuentro ante las escaleras de la instalación y juntos fuimos escoltados a través
de las vallas de alambre de espinos hasta las calles de detrás de Cancún.
Esperé en un pequeño claro próximo un periodo indeterminado de tiempo, jugando con una gran iguana.  Finalmente,  un  conductor  de  taxi  se  detuvo  y  tocó  el  claxon  tres  veces,  como  señal  para  ir  a recoger  una  bola  del  tamaño  de  un  puño  de  heroína  marrón  mexicana.  La  heroína  estaba  envuelta rudimentariamente en un papel marrón, atado con una cuerda, y tenía aproximadamente el tamaño de una pelota de béisbol. Tal como el conductor del taxi se marchó, Houston, que estaba de pie a cierta distancia con dos hombres uniformados, me indicó que le acompañara. Después nos llevaron al aeropuerto donde nos embarcamos en un avión de la Fuerza Aérea de los EE.UU. hacia Washington, DC.
Inmediatamente después de llegar a la base aérea Andrews en las afueras de Washington DC, me llevaron  al  senador  Byrd  quien  me  escoltó  hasta  la  oficina  de  Dick  Cheney  en  el  Pentágono  para  una reunión  con  el  vicepresidente  Bush,  estaba  enferma  y  vomitaba  por  el  alto  voltaje  administrado  en México para compartimentar mi memoria. Se me permitió utilizar la tarjeta magnética de Byrd, la llave maestra para abrir  el laberinto de puertas que conducían al baño de señoras. Todavía llevaba la ropa de crucero  inapropiada  para  el  DC  y  la  heroína  en  la  bolsa  de  mano  cuando  me  reuní  con  Bush  para confirmar el acuerdo con México en su propuesta. Bush tomó la heroína para él, obviamente satisfecho con la calidad del producto. Cheney se rió y le dijo a Bush que necesitaba “confiscar el Contra-bando”.
Bush respondió: “Por encima de mi cadáver”, y se rió con la Contra broma de Cheney.
“Si no lo compartes, que podría ser el caso”, dijo Cheney. “Lanza-lo”.
Bush hizo la  pose del lanzador de béisbol, finalmente, hizo un lanzamiento falso, y bromeó con argot de béisbol: “Es una pelota ‘de altos vuelos’. Tendrás que robarla”. Tiró la heroína al aire, la cogió, y se dirigió hacia la puerta, Cheney se levantó de la silla, indicó hacia la puerta, y me ordenó “Fuera”.
Houston y yo fuimos llevados a Montego Bay, Jamaica y transportados a Ocho Rios a bordo de nuestro siguiente crucero de la NCL.

 CAPÍTULO XVII
SOBRE LAS CARAS

Poco después de que Kelly fuera incluida en el “Barrio” de George Bush a través de un horrible abuso  sexual,  Bush  reforzó  sus  controles  sobre  mí.  Nuestro  manipulador  del  control-mental,  Alex Houston,  nos  había llevado a Kelly y a mí  a  Washington,  DC,  para  unas reuniones programadas,  por separado, con Bush. Kelly ya había sido escoltada por la mañana por unos agentes para encontrarse con él, mientras tanto, a mí se me ordenó ir a las oficinas del senador de los EEUU Robert C. Byrd situada en el cercano Edificio Hoover del FBI.
Allí,  Byrd  reforzó  sus  dominios  sobre  mí  alegando  controlar  el  Departamento  de  Justicia  y “probando” una vez más, que yo no tenía “a dónde ir, ni dónde esconderme”.
Mi reacción de horror se
agravó  cuando  Byrd  miró  su  reloj  de  bolsillo  y  me  notificó  en  el  críptico  lenguaje  de  Alice  in Wonderland: “Llegas tarde, llegas tarde a una cita muy importante”, en referencia a mi reunión con Bush.
Salí corriendo del edificio Hoover, encontrando a Houston que estaba fuera sólo esperando. Él me llevó  rápidamente  al  Smithsonian,  donde  esperé  a  mis  escoltas  y  donde  había  la  exposición  “Cara Cambiante”. Esta animación por ordenador ilustra como la cara de un individuo puede adquirir un aspecto radicalmente diferente alterando ligeramente cualquier característica individual.
La exposición me había fascinado por el hecho de estar programada teniendo DPM (Desorden de Personalidad  Múltiple)  a  menudo  he  experimentado  múltiples  fenómenos  inquietantes  de  manera rutinaria,  como  no  reconocerme  en  un  espejo  debido  a  los  cambios  de  personalidad.  La  cara  de  un múltiple  cambia  ligeramente  de  frecuencia  con  cada  cambio,  lo  que  “confirma”  la  percepción  de  las comunidades  religiosas  de  la  llamada  “posesión  demoníaca”  en  el  ocultismo.  La  lógica  disipa rápidamente esta creencia cuando se da cuenta que los cambios de expresión de cada uno, se dan según la emoción, el color de la piel y los tonos, la presión arterial, y contrayendo o relajando determinados micro músculos. Los cambios de cara de los DPM son más exagerados cuando estas condiciones naturales se combinan con los resultados de una sofisticada programación.
La “Charm School”,  enseña el control subconsciente  de estos fenómenos naturales haciendo  un disfraz confeccionado en esclavos del gobierno como yo, o como en cuanto a mejorar la “belleza” de los esclavos  sexuales  hasta  su  máximo  potencial.  Yo  era  incapaz  de  pensar  lógicamente  o  entender  mi fascinación  por  la  pantalla,  mientras  estaba  totalmente  cautivada,  esperando  a  mis  escoltas,  según  las órdenes.
A  medida  que  los  escoltas  se  acercaban,  me  sentí  aliviada  al  ver  que  Kelly  estaba  con  ellos.
Todavía estaba visiblemente traumatizada y en tránsito, el hecho de que estuviera viva fue todo lo que fui capaz  de  comprender.  Cuando  vio  la  exposición  “Cara  Cambiante”,  exclamó  con  entusiasmo:  “El  tío George me acaba de leer un libro sobre eso!” Antes de que pudiera oir nada más, se me llevaron, dejando a Kelly con nuestro guía, Houston.
Rápidamente me llevaron a la oficina de la Residencia de Bush, la cual era desconocida para mí.
Aunque era de color azul pizarra, tenía alfombras de felpa y muebles finos como en la oficina de la Casa Blanca la celosía de obra, y las habitaciones más pequeñas le proporcionaban un aire diferente. Me senté en una silla de  madera con el respaldo duro  según lo ordenado, mientras que  Bush cuidadosamente se colocaba delante de mí en un taburete de madera. Esto me permitió ver claramente el gran libro que tenía en  el  regazo.  Todas  las  ilustraciones  miraban  hacia  mí,  mientras  que  todo  el  texto  excepto  la  última página estaba impreso en la  banda de  quien  lo tenía. Aquel libro  era una pieza  única, era arte  de alta tecnología diseñado específicamente para cumplir el método favorito de programación de Bush, “Eres Lo Que Lees”.
El rostro juvenil representado en la portada de este libro de tapa dura le daba la apariencia de
libro de cuentos para niños. Se titulaba Sobre las Caras.
Bush explicó la dinámica de las “Caras Cambiantes” y  “eres lo que lees”. Aunque  había estado condicionada para esta idea toda mi vida a través de las Historias de Disney, El mago de Oz, Alice In Wonderland, etc., no estaba preparada para las explicaciones de la programación de la versión de Bush de “Eres  Lo  Que  Lees”.  Las  propias  ilustraciones  estaban  elaboradas,  consistían  en  espejos  y  pinturas hipnóticas.
Aparentemente  hizo  que  el  libro  cobrara  vida  en  mi  mente  mientras  leía  páginas  y  páginas  de poético lenguaje hipnótico, metafórico, al tiempo que creaba poderosas ilusiones. Sus imitaciones de los personajes aumentaban más el efecto deseado de una fantasía hecha realidad. Este extraordinario esfuerzo por retorcer la realidad habría-funcionado-perfectamente, si no hubiera sido porque otra de las víctimas y yo lo estuvimos discutiendo sólo unos días después. El propósito del libro de Bush quedaba muy claro en las primeras páginas, que incluían el siguiente pasaje:
Soy el vicepresidente cuando las circunstancias lo demandan,
Soy tu comandante, seguirás mis órdenes.
La importancia principal de una orden – Es que le prestes atención,
Cuando te envío un libro, eres lo que lees.
Durante  mi  permanencia  como  Modelo  Presidencial  esclava  con  control-mental,  se  me suministraron siempre libros específicos de  acuerdo  con el programa de  Bush.  Estos  libros,  entregados a  través  de  los  canales  preestablecidos  como  Ken  Riley,  Alex  Houston,  e  incluso  Ronald  Reagan,  se completaban con órdenes específicas sobre cómo debían ser interpretados y utilizados. Algunos libros se utilizaban para instruirme  en las operaciones,  algunos fueron  un  intento de mezclar mi memoria  con la fantasía, mientras que  otros  eran  utilizados para  cargar  mi  mente con  los  datos  pertinentes,  tales  como números secretos de cuentas bancarias, etc.
Me  proporcionaron  un  libro  de  bolsillo  titulado  Afganistán,  del  que  absorbí  la  historia,  la actualidad  política,  y  la  fuerza  de  los  Afghany  Freedom  Fighters  (Luchadores  por  la  Libertad  de Afganistán). Desde entonces he  sabido que el  libro  que leí nunca fue publicado con  el texto que se me había proporcionado.  Según  las instrucciones, el libro fue  entregado de nuevo a Bush tan  pronto  como terminé  de  memorizarlo,  mirando  hacia  atrás  me  pregunto  si alguna  parte  de  este  libro  contenía  algún hecho más allá de cómo se suponía que debía percibirlo.
He  leído  historias  de  espionaje,  incluyendo  “La  identidad  de  Bourne”  de  Robert  Ludlum,  y “Chameleon”  de  William  Diehl.  Sobre  todo  se  me  proporcionaban  novelas  eróticas  sexuales  para formación  continuada, así como de luchas.  Kelly estaba condicionada  a los cuentos de hadas,  al  ET  de Steven Spielberg, a La  Guerra de las Galaxias del  agente de la NASA y del NSA George Lucas, y a la pesadilla  de  la  Historia  Inacabable.
El  clásico  de  Steinbeck  De  Ratones  y  Hombres  hacía  que  Kelly
constantemente citase el  carácter  dependiente  de  Lenny  durante  años  diciendo:  “Dime  qué debo  hacer, George”.  Aún  hace  esto  cada  vez  que  se  me  permite  visitarla  en  la  institución  mental.  El  terapeuta de asistencia  que  supervisa  la  visita  todavía  no  se  ha  fijado  en  esta  señal  de  programación,  y  yo  tengo prohibido por orden del Tribunal de Menores discutir el pasado de Kelly o su terapia.
El  ejemplo  más  efectivo  del  “Eres  Lo  Que  Lees”  de  Bush  en  su  libro  Sobre  Caras  se  produce durante la lectura de la página que muestra a  un  lagarto-como  un “Alienígena” de  un  “lugar  lejano  del espacio  profundo”,  afirmando  que  yo  también  soy  un  alienígena,  Bush  aparentemente  activaba  un holograma  del  lagarto-como  “alienígena”,  que  creaba  la  ilusión  de  la  transformación  de  Bush  en  un camaleón delante de mis ojos. Mirando atrás, comprendo que Bush había sido minuciosamente cuidadoso en el posicionamiento de nuestros asientos, para que la eficacia del holograma se maximizara.
El ocultismo del teniente coronel del Ejército de EE.UU. Aquino aportó suficiente trauma como para mantener mi existencia en el Proyecto Monarca del  control-mental  a pesar de su incapacidad para afectar  el  núcleo  de  mi  espiritualidad.  Por  lo  tanto,  no  fui  sometida  sistemáticamente  al  otro  trauma favorito, el “trauma de la opción”-temas alienígenas-ligero, que muchos esclavos (incluyendo a Kelly) yo sabía que lo habían sido. El efecto ilusión del holograma de Bush sobre estas víctimas era vinculante y fuerte. Incluso Aquino envidiaba los efectos abrumadores en la mente de los traumas visuales del tema alienígena de Bush en la medida que él escribió y publicó su propia secuela del cómic de Lucas La Guerra de las Galaxias.
Mientras que el ocultismo se disipa fácilmente con la razón y la realidad, el tema extraterrestre de Bush  sigue  siendo  reforzado  a  través  de  la  participación  de  la  NASA  en  las  atrocidades  del  control-mental. Adicionalmente, el senador Alan Cranston, titular 24 años por California y del Comité Selecto de Inteligencia ha perpetuado esta base de trauma durante décadas, al igual que los demás. A pesar de haber huido  de  la  rutina  de  traumas  del  tema  “alienígenas”,  el  holograma  del  “Eres  Lo  Que  Lees”  de  Bush resultaba  suficientemente  devastador  como  para  que  él  alcanzara  el  control  total  de  mi  robótica  mente desde ese momento y hasta mi rescate en 1988.
Cuando Bush llegó a la última página de su libro Sobre las Caras, yo estaba tan traumatizada que al instante me “convertía en lo que había leído” cuando leí el último verso en voz alta mientras ordenaba:
S
oy un verdadero patriota viviendo un sueño americano,
Me convertiré en mi papel cuando se tense de mi cuerda.
Me convertiré en mi parte, por que puedo “ser todo lo que puedo ser”
Porque al igual que el vicepresidente, soy lo que he leído.

 CONTINÚA EN LA PARTE V
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)

VIENE DE LA PARTE II

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO IX 

EL SUEÑO AMERICANO DE RONALD REAGAN:
UNA CAJA DE PANDORA DE PESADILLAS

 

Mi  existencia  con  la  mente-controlada  se  complicó  cuando  el  senador  Byrd  me  presentó  al entonces presidente Ronald Reagan el otoño de 1982 (1) en una fiesta política en la Casa Blanca. Byrd me dijo: “Cuando te encuentres con el jefe, imagínatelo con los pantalones bajados. Es más cómodo para él saber  que  estás  imaginándotelo  con  los  pantalones  bajados.  No  quiere  formalidades”.  El  ex presidente Ford me había condicionado a temer la oficina del presidente, y yo fui mecánicamente a la reunión con Reagan.

Reagan sin duda había visto los vídeos Como Dividir una Personalidad y Cómo Crear un Esclavo Sexual realizados en Huntsville, Alabama. Pareció muy satisfecho de mí como si yo hubiera participado voluntariamente. Al poco de encontrarme con Reagan, ya me estaba dando consejos de cómo actuar para utilizarlos  en las operaciones del  gobierno  y en  la  pornografía!  “Cuando te  conviertes  en  tu  papel,  tu rendimiento  aumenta,  que  a  su  vez  hace  aumentar  tu  capacidad  de  hacer  tu  papel  para  tu  país.  ‘No preguntes que puede hacer tu país por ti. Pregunta que puedes hacer para tu país ‘- tu papel “, ordenó. De alguna manera, el recordatorio de Reagan de Ford y de VanderJagt del condicionamiento en la cita de Kennedy  parecía  más  patrióticamente significativo  que el  “simplemente”  entretener  sexualmente  a  los políticos  agitando una  bandera con  el  culo.  Después  de mirar  profundamente  en  sus autoproclamados “ojos de caleidoscopio”, cada frase metafórica que decía se convertía en vida y aliento para mí.
Reagan me explicó que las actividades ilegales encubiertas de la CIA en las que estaba obligada a participar estaban “justificadas”, así era como se financiaban las actividades encubiertas en Afganistán y Nicaragua. Explicó: “El Tren de la Libertad de América está recorriendo el planeta y el sexo, pero es una ruta alternativa en la última carrera de la libertad. Nuestro trabajo de adquisición y transporte de armas es la parte más difícil de todas. Pero hay que hacerlo y podemos hacerlo. ¿Cómo puede luchar un hombre sin brazos? Estas operaciones son necesarias pues el pueblo estadounidense está aumentando demasiado el infierno  de  la  violencia, y  es mejor  que  no  estén  informados  de nuestras  guerras de  apoyo  ya que  no entenderían su significado”.
Ahora me doy cuenta que Reagan retorcía la realidad para adaptarla a sus percepciones personales en  vez  de  adherirse  a  la filosofía  de  Byrd  de  dar  “excusas”  para  lo  que  consideraba  “el  orden  de  las cosas”. En  la típica forma  de Reagan, él  no percibía el  control de la  mente como una esclavitud,  sino como “una oportunidad  para aquellos que de  otro modo  no tendrían nada  en la vida”. Afirmaba haber abusado multigeneracional y incestuosamente, de niños como yo, o “previamente empobrecía a jugadores de béisbol de países del tercer mundo y de los barrios marginales, y les ofrecía la oportunidad de” ser todo lo puede ser”  haciendo una “contri-bución” a la sociedad, a nuestra nación y al mundo, para utilizar su talento  al  máximo  potencial”.  Llegados  a  este  punto,  Reagan se  sentía  orgulloso  del  papel  que  había hecho de enfermo en El mago de Oz, dirigiendo esclavos como yo del Proyecto Monarca.
Aquella noche el senador Byrd actuaba en calidad de chulo y me prostituía a Reagan. Al referirse a mí como si yo fuera una máquina, Reagan le pidió a Byrd, “¿Funciona ella con substancias químicas?” drogas en el significado específico de la CIA. Byrd respondió: “Las toma a sorbos”. Vi que los ojos de Reagan  se  iluminaban  con  perversión  al  comprender  la  declaración  de  Byrd,  que  significaba  que “compartía” cualquier droga que él tuviera al cuerpo a través de su orina. Reagan me dijo después que prefería  las  esclavas  sexuales  equipadas  para  esta  tarea  ya  que  así,  como  Presidente,  no  tendría  que levantarse por la noche para ir a orinar.
“Bueno”, dijo Reagan, levantando su copa: “Todo el combustible que tengo para ella es alcohol. Esto  no  es una  gran  sacudida del  “genio  de  un  Mago”.  (”  Whiz  of  a  Wiz  (ard).  “)  Byrd  rió  la broma críptica de Oz de Reagan y sacó el frasco de oro de cocaína del bolsillo interior de su traje. Él y Reagan discretamente dieron la espalda a la fiesta, mientras Byrd “daba de comer” la droga a la nariz de Reagan.
Antes  de  irme  con  Reagan,  Byrd  me  informó  que  “el  tío  Ronnie  no  dormía  con  su  madre (Nancy)”, y que prefería acurrucarse en su LL Bean, con sábanas de franela de color azul cielo, su camisa y ridícula gorra de dormir porque “Son más cálidas, más suaves, más cómodos, y no roncan”.
Más tarde,  en  su  habitación,  Reagan  accedió  a  mi  programación  sexual, y  me  convertí  en  “mi papel” de prostituta del “Tío Ronnie”. Reagan no  se movió durante las relaciones sexuales. Al fin y al cabo,  era  “mi  deber”.  Y  mi  deber  era  complacerle,  con  lo  que  fuera,  y  lo  que  fuera  tardó  más  que cualquier  otra  cosa.  Reagan nunca  me  hizo  daño (siempre  estuvo  seguro  de  que alguien  más lo había hecho) y utilizaba esto como un “enlace” a mi personalidad de niña (“Kitten”) que siempre visitaba para sexo. 

La  desviación  más  aparente  de  la  personalidad  de  Reagan  era  su  amor  por  la  pornografía  de bestialismo. (2) Según mis controladores, su pasión por la pornografía hizo que aumentara la fabricación y  distribución  durante  su  administración.  Él  de  todo  corazón  aprobó  y  alentó  a  la  industria  de  la pornografía hacia la financiación de actividades encubiertas.
Muchas de las películas de pornografía  comerciales y de instrucción (privadas) en las que yo y otros participamos, denominadas “Uncle Ronnie’s Bedtime Stories”, (“Historias de la hora de acostarse del  tío  Ronnie”)  estaban  fabricadas  exclusivamente  para  su  placer,  a  menudo  de  acuerdo  con  sus instrucciones,  y  utilizando  esclavos  del  Tren  de  la  Libertad  (Freedom  Train).  Después  de  mi  primera reunión con Reagan, me utilizaron en numerosas películas que se producían principalmente en la Charm School  de  Youngstown  y  /  o  para  su  “Jefe  de  Pornografía”  (3)  Michael  Dante,  específicamente  para satisfacer  sus  perversiones.  Estas  incluían  una  amplia  gama  de  temas  crípticos,  pero  eran mayoritariamente de bestialismo.  Reagan a menudo veía los vídeos mientras era prostituida  a él, y me exigia volver a repetir las escenas lo más parecido posible.
Primero  conocí  al  Jefe  de  Pornografía  de  Reagan,  Michael  Dante,  también  conocido  como Michael Viti,  en un hotel de élite de Nashville donde asistía a la celebración de un Torneo  de Golf de “caridad”. Como agente de la CIA en el torneo de Golf Pro-Am de Charlie Pride en Albuquerque, Nuevo México, este torneo de “caridad” proporcionaba una tapadera para las operaciones de cocaína y trata de blancas que dominaban el evento. Houston y yo asistíamos a menudo a estos “eventos de caridad”, como Dante, pero no fue hasta después de haber conocido a Reagan que Dante se cruzó en mi camino como estaba previsto.
Dante  me  llevó  a  su  habitación  del  hotel  después  de  nuestra  presentación  inicial.  Esnifó  unas pocas  líneas  de  coca,  me  miró  como  si  fuera  una  mercancía,  y  accedió  a  mi  programación  sexual.
Después con arrogancia me preguntó si sabía quién era. Me dijo que vivía en Beverly Hills, California, y que hacía películas. Pensé que se refería a su fracaso de taquilla, Winterhawk, hasta que dijo: “me envía el  Tío  Ronnie.  Quiere  que  haga  películas  contigo  como  su  ‘contra-bución’.  Pasaremos  un  buen  rato, entonces  él  tendrá  buenos  momentos,  y  todos  felices.  Te  gusta,  ¿verdad  Baby?  Vístete.  Bajaremos  y haremos los trámites”.
Dante  me  llamaba  a  menudo  por  teléfono,  profesando  “nuestro  amor”  a  través  del  pedido  de refuerzos  y  arreglándoselas  para  encontrarse  conmigo  en  lugares  específicos  para  producir  “Uncle Ronnie’s Bedtime Stories” y pornografía comercial. Estos sitios incluían, entre otros, Tennessee, Florida, el Caribe, y California. A menudo hablaba de ser mi amo en el futuro, pintando un cuadro de cómo sería la vida viviendo con él. Su actitud hacia las mujeres era la típica de los propietarios y manipuladores de esclavos,  y  citaba  a  menudo  escritos  para  justificar  su  dominio.  “Nada  de  argumentos”,  “habla  sólo cuando te hable”, “darte un buen golpe de vez en cuando sólo para mantenerte a raya”, “estar por todas mis comodidades y las tareas del hogar “, y “estar de guardia las 24 horas del día para cuando necesite una buena puta”. Me dio una pulsera, una esclava -de su marca de porno- y dijo: “Una mujer necesita una cadena. Es un recordatorio público de compromiso y dedicación total. Un recordatorio de la cadena de mando. Una mujer está ligada al su hombre. Ningún hombre debe estar vinculado a una mujer”.
Las  raíces  italianas  de  Dante  en  Connecticut  estaban  en  la  mafia,  y  se  trataba  de  un  hecho establecido que el crimen organizado y el gobierno tenían una estrecha relación de trabajo en la que las actividades  criminales  encubiertas  estaban  interesadas,  me  encontré  con  muchos  socios  de  Dante,  y compartimos algunos contactos comunes que eran conductos entre la Mafia y la CIA. Estos incluían al Congresista  Guy  VanderJagt,  al  ex  Gerald  Ford,  al  entonces  Gobernador  de  Pensilvania  Dick Thornburgh, al congresista Jim Traficant, al congresista Gary Ackerman, y a Ronald Reagan. 

Dante me relató: “Cuando Reagan era gobernador (de California), íbamos juntos a los partidos de los Dodgers (baseball) y se sentaba en el palco de prensa. Llegué a conocerle muy bien y nos llevamos bien. Por lo tanto, a él , a Tommy (LaSorda, director de los Dodgers y amigo común) y a mí nos gusta seguir disfrutando después de los partidos. Yo les llevé algunas chicas (esclavas) e hicimos negocios. De verdad,  Tommy  Lasorda nos unió – te gustará. Te  lo  presentaré.  Iremos  siempre juntos a los partidos, siempre que podamos. Te encantará esto, ¿verdad, Baby? Te gustan las Cabinas de Prensa, Baby? Dick dice que lo hagas”. No me sorprendió que Dick Thornburgh le hubiera hablado de su anterior actividad sexual perversa conmigo en un partido de béisbol en el Este más de lo que me sorprendió saber que Dante conocía a Thornburgh a través de sus mutuas relaciones políticos y el béisbol.

 Dick  Thomburgh  era  gobernador  de  Pennsylvania durante mi  cargo  como  Modelo  Presidencial esclava con control-mental. Utilizó su influencia para llevar a Houston al estado de Pennsylvania y las ferias del condado año tras año, debido  a la distribución de cocaína y  a la pornografía, así como para prostituirme a él regularmente. Thornburgh era un gran consumidor de cocaína, y estaba profundamente involucrado  en  las  actividades  encubiertas  de  la  CIA,  en  particular  en  el  Proyecto  Monarca.  Creía firmemente en el control mental, no sólo para la  formación sexual y las operaciones del gobierno, sino también  para  los  deportes.  Ávido  fanático  del  béisbol,  Thornburgh  tenía  mucho  que  compartir  con Reagan, Dante y LaSorda.

Yo había estado dando clases de Grafología en los cruceros de la Noruega NCL (mi tapadera para las operaciones encubiertas) en 1987, y Thornburgh y su amigo Jim Zerilla del Chicago Cubs Baseball Scouts estuvieron presentes. Luego, Zerilla me ofreció un trabajo de grafología en la Comisión de Béisbol para  analizar  a  sus  jugadores  de  béisbol  “million  dollar  babies”  antes  que  firmaran.  Thomburgh  me explicó que el trabajo podía no encajar con mi agenda. Sin embargo, nos reunimos en varias ocasiones durante  el  transcurso  de  la  travesía,  siempre  por  sexo,  pero  también  se  habló  de  negocios.  Mi  mente programada contenía un “equipo de béisbol”, que se había creado para Reagan, y utilizado por muchos otros incluyendo a Thornburgh, LaSorda, Dante y Zerilla. Estaba llena de los vínculos de las estadísticas en  las  que  estaban  interesados,  los  códigos,  las  llaves,  los  disparadores  y  las  señales  de  mano  de determinados jugadores de béisbol con control-mental. Zerilla y Thomburgh estaban camino de la finca de  control-mental  de  béisbol  de  la  CIA  en  la  República  Dominicana  para  evaluar  nuevos  esclavos.
Hablaban  con  entusiasmo  sobre  la  posibilidad  de  ganar  grandes  sumas  de  dinero  con  las  apuestas amañando  los  partidos.  Me  había  dado  cuenta  desde  hacía  años  que  muchos  jugadores  profesionales, particularmente los de los Dodgers de LaSorda, habían sido controlados mentalmente y engatillados para ganar o perder, de acuerdo con las apuestas o favores  de sus propietarios.  El equipo de  béisbol de los Dodgers, “el pasatiempo favorito  Americano” de Reagan ganaban  constantemente,  incluyendo la Serie Mundial, durante su administración. La Mafia controlaba las apuestas, y la información era transmitida a ciertas personas a través de Thornburgh y otros obtenida de mi programado “ordenador de béisbol”. (4)
A día de hoy no estoy segura de quién instigó la cirugía plástica a la que me sometieron a la fuerza, pero poco después de encontrarme con Reagan y Dante los implantes mamarios estaban previstos. Quizás fue por la pornografía. Quizá fue una preferencia de Reagan. Me inclino a creer que fue una combinación de las dos cosas y debido a que mis pechos ya no eran lactantes. En la primera película porno comercial que Reagan había ordenado producir a Dante en  St.  Thomas,  en las Islas Vírgenes de EE.UU.  mis pechos seguían  hinchados  y  sensibles  debido  a  la  cirugía  del  implante  de  silicona.  Mi  aspecto  fue  la  única “renovación” que sufrí después de la reunión con Reagan. Aquino y yo fuimos llamados a Washington, DC para revisar mi núcleo básico de programación y para anular el control del Senador Byrd por razones de seguridad. Desde que Reagan recibió un disparo, tomaron precauciones adicionales para garantizar su seguridad que incluían la dirección de Aquino respecto a cómo quería que fuera programada. Para gran consternación y  vergüenza  de  Aquino,  Reagan  admiraba  el  papel  oculto  que  este  teniente  coronel  del ejército  había  jugado  para  los  propósitos  de  los  traumas  del  control-mental,  ya  que  cabían  en  la promoción pública de la religión que Reagan había puesto en marcha . Reagan declaró que creía que las masas eran más fáciles de manipular por medio de la religión, que no por el control-mental de esclavos como yo.
Mientras Reagan tuvo a Aquino en DC, le exigió que llevara su túnica ritual negra en una fiesta de la Casa Blanca para reforzar el control de las supersticiones de algunos diplomáticos de América del Sur / Central. Aquino parecía un tonto a los ojos de sus compañeros. Sabían que la imagen de Aquino era sólo un pretexto para la guerra Psicológica, pero su aparición en la Casa Blanca con el traje hizo parecer que Aquino  se  creía  su  propia  fachada.  Aquino  había  acabado  con  Reagan.  Minutos  antes  yo  había  sido prostituida a Reagan aquella  noche, Aquino  me ordenó ir a un apartado de la habitación  donde pronto copuló conmigo. Cuando terminó eyaculando, me dio un golpecito en el culo y con falta de respeto, dijo: “Toma esto del Jefe”.
Ese  mismo  día,  Reagan  instruyó  a  Aquino  en  cómo  programarme  de  acuerdo  con  el  “giro”  de programación  que  se  mostraba  en  la  sección  “Cómo  hacer”  de  los  vídeos.  “Prográmalo”  dijo  Reagan, refiriéndose a mí como si yo fuera un objeto, “con el número uno. Y como el número uno. Es el primero, el mejor, y promueve confianza como un “He ganado””, observé cómo Aquino le miraba intelectualmente disgustado  con  la  mirada  reservada  a  alguien  con  la  fortaleza  como  para  hacerle  una  sugerencia,  pero templó su reacción al pensar en la solicitud. Desde la sección “Cómo hacer” de los vídeos mostró la sexta revolución  para  “encender  el  fuego  del  infierno”  para  el  sexo,  nadie  sospechó  que  yo  había  tenido relaciones sexuales bajo la programación  de la primera  revolución.  Hizo algunas modificaciones en  mi programación  inicial,  pero  Aquino  había  comprado  la  idea.  Programándome  de  acuerdo  con  las instrucciones de Reagan, Aquino podía proporcionar protección adicional a Reagan por el hecho de que cualquier  programa  anterior  sería  inmediatamente  reemplazado  por  el  número  uno  de  Reagan  tan rápidamente como le viera. Esta efectiva medida de seguridad enfureció a Byrd la primera vez que me vio fuera de su control al cambiar instantáneamente, en presencia de Reagan.
Además, Reagan hablaba de cómo Aquino podía utilizarme en diferentes instalaciones militares y gubernamentales  para  proporcionar  “Demostraciones  Prácticas  del  Control-Mental”  y  de  los  “últimos avances  en  formación”  para  mostrar  la  diversidad  de  mi  programación  como  “Modelo  Presidencial”.
Reagan decía que las demostraciones prácticas podían “educar a nuestros chicos de las fuerzas armadas en  las  maravillas  de  los  fenómenos  del  control-mental”.  “Prácticas”  significaba  que  mi  programación sexual  sería  utilizada  “al  máximo  de  sus  intereses  y  para  bloquearlos  (conectarse,  modificar),  y mantenerlos”. Al fin y al cabo “entretener a las tropas es una tradición norteamericana que viene de lejos”.
Aquino  hizo  la  programación,  y  Reagan  comenzó  a  hacer  los  arreglos  para  la  demostración,  que  me reunió  de  nuevo  con  Dick  Cheney.  Cheney  actuaría  en  calidad  de  mi  “Comandante”  en  las Demostraciones Prácticas del Control-Mental, y en otras operaciones encubiertas a partir de entonces.    

(1)  Como  no  tenía  concepto  alguno  del  tiempo  estando  bajo  control-mental,  los  años  80  me parecían un día muy largo, por lo que discernir fechas exactas es extremadamente difícil. Por otra parte, estaba programada  para creer  que cada encuentro  con  ciertas personas  era “la  primera vez”.  Yo sé  que estaba  condicionada  y  programada  en  preparación  para  Reagan  desde  1978  en  Cabo  Cañaveral  de  la NASA en Titusville, Florida.
(2)  Reagan  prefería  vídeos  ilícitos  como  la  pornografía  de  bestialismo,  mientras  que  su  revista pornográfica favorita era Hustler de Larry Flynt.
(3)  Aunque  el  Dante  Hollywoodiano  y  Larry  Flynt  rivalizaban  por  el  título  de  “Jefe  de Pornografía”  produciendo  versiones  en  vídeo  de  las  fotos  de  Hustler,  Flynt  fue  inequívocamente  el Pornógrafo oficial de la Casa Blanca. La película secreta de Dante sobre la perversión política con fines de  chantaje  no  pudo  ganar  la  notoriedad  internacional  que  Flynt  mantenía  a  través  de  sus  colegas  del Nuevo Orden Mundial como los presidentes Reagan, Bush y Ford, el director de la CIA,  Bill Casey, la Embajadora en la ONU Madeleine Albright, los senadores Byrd y Specter, los congresistas Trafficant y VanderJagt, los  Gobernadores Thornburgh,  Blanchard y Alejandro, y  varios líderes  mundiales  como  el primer ministro de Canadá Mulroney, el presidente de México Miguel de la Madrid, y el rey de Arabia Saudita Fahd … por nombrar algunos …
(4)  El  hecho de haber  estado  fuera  de  circulación  desde mi  rescate  no  impide  mi  capacidad  de “predecir” los ganadores de acuerdo con los favores políticos: desde George Bush, los Texas Rangers de JR hasta la victoria de los Blue Jays durante el saneamiento político Canadiense del TLCAN.

CAPÍTULO X 

EL “COMANDANTE” DICK CHENEY Y LAS “DEMOSTRACIONES
PRÁCTICAS DEL CONTROL-MENTAL”
DE REAGAN

  

 Nota: Para mantener la integridad de la documentación de mis experiencias con detalles precisos y fotográficos, he grabado los eventos y las citas tal como ocurrieron en la realidad. Por favor, disculpen si el lenguaje es, a veces, ofensivo y obsceno, pero esta es la forma en que Cheney se mostraba.
Yo asistía a otro cóctel en la Casa Blanca, donde, como de costumbre, me llevaban aparte para una reunión y me escoltaban hasta una gran oficina. Allí, Reagan y Cheney estaban haciendo “el aperitivo” a base de coñacs y las mejillas de Reagan ya estaban rojas. Él tenía prisa y rápidamente explicó el propósito de la reunión.
“Tú eres la clase de chica que podría tener una hilera de hombres. (Crípticamente se refería a las hileras de personal militar con las que me vi obligada a tener relaciones sexuales.) Es por eso que te he seleccionado a ti para recorrer unas cuantas bases de la Fuerza Aérea con el coronel (Aquino) y enseñar a nuestros chicos en servicio para qué se entrena a una Modelo Presidencial, una especie de demostración “práctica”.  Pero  tendrás  que  hacer  una  audición  para  conseguir  el  papel”.  Reagan  terminó  su  copa  y haciendo un gesto con la cabeza a Cheney se dirigió hacia la puerta, y añadió: “Haz lo que te diga. Es tu comandante”.


Habían pasado ocho años desde que había sido perseguida y maltratada por Cheney en Wyoming, y  al  parecer  quería  ver  cómo  había  progresado  mi  programación  antes  de  acceder  a  usarme  en  las “Demostraciones Prácticas del Control-Mental” de Reagan. Me cogió bruscamente del pelo y me tiró en un sillón de cuero negro, inclinando mi cabeza hacia atrás sobre el gran brazo engalanado. “La audición será aquí”, gruñó. Desde la última vez que lo vi, había sido sometida a una programación Hombre de Lata del  Mago de Oz,  lo  que me permitió  alojar su  gran y  grueso  pene. Puso  sus manos  en  mi mandíbula mientras decía: “Pronto te tendremos ronroneando como una máquina bien engrasada. Todas tus partes móviles  serán  fundamentales  y  se  deslizarán  con  facilidad.  Te  fundirás  en  mis  manos.  Te  sujetaré  la mandíbula para evitar que resbale mientras tú te deslizas a través del tiempo por una ventana”. Después me desencajó las articulaciones de la mandíbula, y más o menos se autosatisfizo en mi garganta. (1) 
Mientras él encendía un cigarrillo, yo poco a poco me había recuperado lo suficiente como para darme cuenta de que estaba dolorida. La parte trasera de la cabeza me dolía por haberme lanzado contra los postes de madera de la silla, y la levanté despacio. Mi amo, el senador Byrd, acababa de entrar y se dio  cuenta  de  que  Cheney  ya  había  completado  “la  audición”.  Haciendo  referencia  a  la compartimentación de la memoria con pistolas de alto voltaje, Byrd preguntó: “¿La has frito?”.
 Cheney, “creído” como lo era siempre, respondió. “No puede haber follado con todo Washington” (queriendo decir que de todos modos nadie me creería, aunque llegase al punto de hablar). Cheney apagó el cigarrillo y le dijo al pasar por la puerta, “Ella trabajará. Dile a Ronnie que trabajará”.
Cuando Byrd vio que mis labios estaban sangrando, dijo en voz baja que Cheney era un “hijo de puta”, ya que estos daños me impedirian cumplir otras tareas que se habían planificado para mí. Byrd tocó con el dedo mis labios hinchados y saboreó la sangre (y a Cheney) varias veces. Entonces me golpeó con dureza en la cara, para realinear la mandíbula, pero hizo que fluyera más sangre hacia mi barbilla. Sacó una caja de pañuelos de la mesa y me la lanzó, una esquina me golpeó en la frente. “Limpiate tu misma. Estás sólo en el principio. Velaré para que recibas lo que te tenga que llegar”.
Afortunadamente para mí, Byrd tenía motivos para volver a la fiesta oficial y no tenía tiempo para embrutecerme más. Los malos tratos se me veían en la cara, tenía la boca destrozada, y sentía la garganta desgarrada  y  distendida.  Tuve  dificultades  para  tragar  durante  algún  tiempo,  y  no  podía  hablar.
Ciertamente no estaba en condiciones para volver al cóctel, y salí escoltada por unos agentes / guardias.
Antes de que pudiera salir de Washington, Byrd cumplia su amenaza y hacía los arreglos para que me reuniera con Cheney en un dormitorio azul situado en una parte tan remota de  la Casa Blanca que “nadie podría oir mis gritos y gemidos”. Pero Cheney me había implementado el tema “Silencio” de Oz condicionándome de todos modos, y me asaltó sexualmente de una manera brutal.   

 “Byrd  me  ha  dicho  que  necesitas  una  buena  paliza.  Pero  no  estoy  seguro  del  instrumento  que deseas, así que los he traido todos”. Cheney tenía una fusta, un látigo, y un gato-de-nueve-colas, tendidos en la cama. Me golpeó rápido y duro como si estuviera liberando sus tensiones en lugar de saborear mi dolor como hacía Byrd. Recuperé la consciencia cuando Cheney deslizaba una almohada bajo mi cuello, me cogió por el pelo, y me inclinó la cabeza hacia atrás. El instinto de supervivencia me dio una patada dentro cuando se colocó encima de mi cabeza, tenía la esperanza de satisfacerle antes de que se volviera mortalmente  brutal  de  nuevo.  Pero  rápidamente  sacó  el  pulverizador  de  cocaína  líquida,  me  roció  la garganta,  y  luego  se puso  duro.  En  un  momento dado  me  apartó  la cabeza  a  un lado  y  me  preguntó:
“¿Esto ha  sido un  diente?” y  sonrió. Era  imprescindible que  mantuviera  los dientes  lejos de él  porque, según  la  programación  de instrucciones  de Aquino,  estaba  en  peligro  de  muerte  si alguna  vez  alguien llegaba a notar  un  diente. Cheney sabía que  esta era mi  programación y  a  menudo  me manipulaba con ella. Volví a “satisfacerle como si mi vida dependiera de ello, porque, por supuesto, así era”. Esta era otra línea de programación de Aquino que Cheney conocía y utilizaba. Cuando quedaba satisfecho, se dejaba caer y dormía. Había recibido instrucciones de salir inmediatamente porque Cheney no quería en absoluto que  estuviera  cerca  de  él  mientras  dormía  (algunos  expertos  dicen  que  está  paranoico),  y  empecé  a vestirme. Me escoltaron fuera.
En la preparación para ”correr las bases” de las  Demostraciones Prácticas del Control-Mental de Reagan,  fui  sometida  a  una  gran  cantidad  de  programación  por  parte  de  Aquino  y  Cheney.  Cheney marcaba  las  reglas  del  juego,  mientras  que  Aquino  llevaba  a  cabo  la  programación  y  realizaba  las demostraciones conmigo en varias instalaciones militares y de la NASA.
 Reagan quería que las demostraciones incluyeran toda la programación que aparecía en la sección de los videos “Cómo hacer”, la programación adicional inculcada desde los vídeos se hizo, la entrega de drogas  si  procedía,  y  el  sexo según  las  instrucciones de  Aquino  con  cualquiera  de  los  presentes  en  la conferencia. 

Bondage borrar

El  “toque”  personal de  Cheney  en las  demostraciones era  que  me había  programado  para autoinfligirme  corrientes  eléctricas  de  alto  voltaje  con  un  cilindro  en  el  interior  de  la  vagina,  todo  un verdadero ejemplo del control-mental total.
Normalmente  iba  escoltada  cogida  del  brazo  al  “estilo  de  Oz”  por  dos  agentes  a  la  oficina  de Cheney  en  la  planta  baja  del  Pentágono.  A  veces  me  llevaba  Byrd.  En  otras  ocasiones  Cheney  me acompañaba  a  pie  por  el  edificio,  sobre  todo  si  íbamos  a  las  cámaras  personales  de  su “Bunkhouse” (“Departamento”). La oficina de Cheney estaba equipada con muebles de cuero negro, un enorme  escritorio  marrón  desordenado,  muchos  estantes con  libros,  y  un  reloj  de  arena  que  se  utiliza siempre  según  la  programación  de  Oz,  para  recordarme  que  mi  vida  estaba  en  juego  bajo  su  mando.
Como  programada con  DPM,  no  tenía concepto  del tiempo.  El  reloj  de  arena  para mí  era una  manera visible de ver que “mi tiempo se acababa” y captar realmente el concepto.
La primera  vez que me presenté, Cheney cogió un  papel de entre un montón desordenado de  su escritorio, y empezó a leer:
“Número uno. Yo no soy tu amigo, y no te quiero volver a ver a menos que te ordene que vuelvas.
Número dos. Sigue las órdenes del Coronel (Aquino), siguiendo la cadena de mando. Cuando te ordene algo, es una orden mía, debes seguirla al pie de la letra, como si tu vida dependiera de ello, porque (alzó la vista y  sonrió maliciosamente) por supuesto, depende”. Sus ojos fríos  agujereaban los mios  mientras caminaba hacia delante de su escritorio, “Alguna pregunta?”
Yo sabía que él “no era mi amigo”, pero ya “me había visto” sexualmente en otras ocasiones. Me quedé perpleja y vacilante. Aunque permanecí en silencio, Cheney sintió mi vacilación y se enfureció. Se puso  de  pie  delante  de  mí,  empujándome  el  pecho  con  el  dedo  y  gritó:  “Ni  se  te  ocurra  PENSAR cualquier  pregunta que  te haga!  No hay  dudas en  cuanto a  lo que  hago, lo  que pienso,  o lo  que  digo, porque yo estoy absolutamente por encima de preguntas, especialmente las tuyas! Tus órdenes son claras.
Ahora sal de aquí! Tengo trabajo!”
A lo largo de los tres años siguientes, el teniente coronel Aquino del Ejército de EE.UU. me usó en  numerosas  Demostraciones  Prácticas  en  el  Ejército,  en  la  Armada,  en  la  Fuerza  Aérea  y  en Instalaciones de  la  NASA  en EEUU  según  el plan  de Reagan  y las  órdenes de  Cheney.  El Brass  Top (Altos Mandos) privado en las demostraciones iban desde tres a la vez a más o menos veinte.

Chile borrar

Finalmente, Aquino siempre los “convencía” que se alinearan mientras me veía obligada a actuar sexualmente según la voluntad de cada uno.  Mientras con los grupos grandes era físicamente doloroso, con los grupos más pequeños  solían  implicar  la  variación  no  aprobada  de  la  rutina,  tal  como  revela  el  bestialismo  de  las perversiones  de  Reagan.  La  amplia  gama  de  “conmutación”  de  mis  personalidades  que  Aquino  había incorporado  a  las  demostraciones,  y  la  gran  cantidad  de alta  tensión  y  tortura  a  que  fui  sometida,  me dejaron  agotada  y  físicamente  devastada  durante  días  después  de  cada  una  de  las  Demostraciones Prácticas de Control-Mental de Reagan.     

(1)  Mi  mandíbula  quedó  permanentemente  dañada  por  Cheney.  Tengo  ATM  crónica  (Articulación Temporo-Mandibular).

 CAPÍTULO XI 

(“POPPA”) “PAPA” PHILIP HABIB

  

Mi  controlador  (agente  de  la  CIA),  Alex  Houston  tenía  previsto  actuar con la  artista de música country  Loretta  Lynn  en  el  Playboy  Club  de  Atlantic  City,  Nueva  Jersey,  en  la  primavera  de  1985,  y ciertamente no me quería allí en la actuación. Decía que después del show, tenía la intención de “vestirse de zanahoria como comida para conejos” y que yo sólo iría si hacía lo mismo. Pero yo tenía que ir a la Casa Blanca por negocios con otro tipo de “conejos”. Reagan lo había arreglado para que me reuniera con su agregado personal, Philip Habib (ahora ya fallecido), que siempre había interpretado para los esclavos del control-mental la memoria secreta del Conejo Blanco de Alicia en el País de las Maravillas. Houston no tuvo más remedio que llevarme hasta él una vez dadas las órdenes.   

El agente de la CIA Ken Riley, el pedófilo neo-nazi que hacía de asistente a Loretta Lynn en las giras  y  de  controlador  al  Proyecto  Monarca  del  Control-Mental,  era  el  mejor  amigo  de  Alex  Houston. Riley  a  menudo  hacía  arreglos  a  través  del  representante  que  compartían  Loretta  y  Houston,  Reggie MacLaughlin, para viajar  todos  juntos,  especialmente cuando se trataba de  operaciones  encubiertas  del gobierno  como este concierto que se hacía en el Club  Playboy.  La carrera de cantante de  Loretta y  las relaciones políticas de la CIA en las operaciones encubiertas siempre han sido sinónimos. Riley la escoltó dentro y fuera de la Casa Blanca en numerosas ocasiones durante la administración Reagan, por desgaste natural, esto puso a Riley en un papel secundario como una “copia de seguridad” de manipulador para mí cuando solía regresar de DC con las órdenes para / o referentes a mí. Houston y Riley compartían mucho: las  operaciones  encubiertas  de  la  CIA,  los  intereses  de  la  música  country,  los  neonazis  y  el  Proyecto Monarca  del  control-mental  del  Gobierno  de  EEUU,  las  Metodologías,  la  trata  de  esclavos  (1),  la pornografía,  la  cocaína  y  las  actividades  pederastas.  Kelly  y  la  joven  hija  de  Riley  eran  a  menudo filmadas juntas pornográficamente, y tuvieron que soportar los asaltos sexuales de  Houston y  Riley (2) juntos en numerosas ocasiones.
Este  viaje  a  Atlantic  City  me  dio  la  oportunidad  de  hablar  con  Loretta  mientras  su  marido, Mooney, Riley y Houston se reunían para el negocio. Loretta y yo teníamos tanto en común que nuestro tiempo  juntas  había  sido  restringido  a  cuando  nos  encontramos  en  Minneapolis,  Minnesota  en  1981  y hablamos de  nuestra  victimización.  (3)  Mientras estábamos  solas en el  camerino  de Loretta en el  Club Playboy, hablamos de una amplia gama de  temas sobre la maternidad en  la Casa Blanca. Hablamos  de Reagan y  sobre  su papel en El  mago  de Oz,  pero  sobre todo recitábamos las alabanzas en  general  que habíamos estado entrenadas a decir. Hablamos de la música de Air Supply la “Favorita” de Reagan, que nos había hecho sentir tanto a nosotras a través de Riley.
El tema de Air Supply registrado para el secreto Proyecto Monarca de la NASA se convirtió en “la vida y el aliento” para  las dos  de acuerdo con las intenciónes de Reagan,  que nos encerraba en nuestra devoción  programada  para  él.  Hablamos  de  la  reciente  fiesta  de  inauguración  a  la  que  Loretta  había asistido en la Casa Blanca. (Yo era consciente de que la habían entretenido mientras Houston enviaba la información a Riley perteneciente a  su reciente viaje a Panamá para reunirse con el dictador panameño agente  de  la  CIA  Manuel  Noriega  para  que  Riley  entregara  la  información  a  Reagan  durante  la Inauguración de la fiesta.)
Loretta  y  yo  cambiábamos  de  personalidades  espontáneamente  en  la  medida  en  que inadvertidamente  lo  provocábamos  entre  las  dos  con  el  críptico  lenguaje  común  al  que  estábamos acostumbradas. Hablábamos de  temas prohibidos como Noriega  y Byrd hasta que Riley y  Houston nos pillaron y nos separaron como si fuéramos un par de niñas traviesas. Aprendí más de lo que podía suponer sobre Loretta mientras estuvimos en Atlantic City, pero nunca se me permitió otra oportunidad de hablar con ella libremente.
Aquel viaje a Atlantic City era multi-propósito, que no era raro en las operaciones del gobierno en las que me vi obligada a participar. Tuve una gran transacción de cocaína que implicaba asistir a Noriega  en el aeropuerto, entregar un mensaje a Philip Habib perteneciente a la Contra, y otros programados para Habib en respuesta a Reagan, aspectos del “entretenimiento” de la música country, y prostituirme a Habib según las instrucciones de Reagan. (4)
A medida que el sol se ponía sobre Atlantic City, Houston activó la programación Oz del Proyecto Monarca  que  se  utiliza  para  operaciones  encubiertas  de  alto  nivel,  y  me  había  hecho  vestir  en consecuencia.  Llevaba  diamantes  auténticos  y  también  falsos  para  expresar  mi  papel  comercial  de “Modelo  Presidencial”,  rubíes  para  significar  mi  programación  Oz  de  personalidad  de  prostitución  y esmeraldas para significar mi programación Oz para el negocio de la droga. Esto indicaba físicamente a mi(s)  contacto(s)  el  tipo  de  operación  en  que  actuaba  en  aquel  momento.  Rara  vez  me  ponía  los  tres indicadores  vez,  pero  ciertamente  fue  aplicado  en  esta  operación  con  Habib.  Houston  me  llevó  por  el paseo marítimo frente al mar hacia el casino del hotel donde debíamos reunirnos con Habib, caminando y cantando como el Espantapájaros de Oz, “Sigue el camino de baldosas amarillas”.
Houston  me  llevó  por  las  elaboradas  escaleras  mecánicas  del  hotel  hasta  un  área  de  elevadas apuestas de juegos de azar en la que Habib estaba jugando a cartas. El portero no dejó pasar a Houston, y fui a la mesa de Habib por mi cuenta. Cuando me acerqué, Habib se reclinó en la silla para escuchar en silencio mientras yo recitaba en un críptico Oz: “He recorrido un largo camino para verte, el tío Ronnie te envía algo”.
“¿Qué será?”- Preguntó en voz alta mientras me miraba de reojo y sonreía. Yo no podía responder porque  estaba  bajo  un  programa  muy  pesado.  Me  entregó  la  llave  de  su  habitación  y  se  me  acercó mientras hipnóticamente susurraba, “Usa la llave. Métela en la cerradura. Gírala. Abre la puerta, y pasa por una ventana del tiempo”. Los otros jugadores de la mesa de Habib se impacientaban, y rápidamente salió de la sala de los juegos de azar.
Cuando llegué a la habitación de Habib, dos de sus guardaespaldas accedieron a mi programación.
“Hablando como  el Jefe” empecé a  recitar  el mensaje de Reagan.  Se hicieron  los  arreglos para los dos guardias para recoger un buen cargamento de cocaína al día siguiente que estaba llegando en un pequeño avión  “de  mandos”  del  ejército.  Houston  y  yo  subiríamos  al  avión  y  volaríamos  en  Washington  DC, donde yo completaría mi parte de esta operación.


Llegó  Habib,  me  hizo  pasar  al  dormitorio  de  la  suite  y  comenzó  a  desnudarse,  hasta  los calzoncillos y calcetines con ligas. Haciendo referencia a una reciente película porno de Dante a la que estaba acostumbrada, dijo, “Me gustan tus braguitas de tenis con volantes …”, entonces me tiró un osito rosa y unas bragas con volantes parecidas a las que se utilizan en los equipos de tenis, “Póntelo”. Obedecí. Me tiró un gato de peluche sobre los cojines y dijo: “Este gatito mantendrá a esta Gatita (señalándome) sin gritar. Vamos a jugar a Tweedle Dee y Tweedle Dum”. (Los gemelos del cuento de Alicia en el País de  las  Maravillas)  (juegos  sado-maso)  Habib  se  asemejaba  físicamente  a  los  violentos  personajes  de Alicia  en  el  País  de  las Maravillas,  sobre  todo  en los  calzoncillos.  La  controlada risa  histérica  que  me subía por la garganta sólo hubiera intensificado más su abuso y fue (afortunadamente) contenida por  el terror  mientras  comenzaba, haciendo lazos,  a  atar las fuertes  cuerdas a las  cuatro patas  de  la cama.  Al ordenármelo, me arrastré hasta la cama y me tumbé sobre mi estómago mientras él me  ataba tan fuerte que  me  tensaba  por  todas  partes.  Me  metió  el  gato  de  peluche  bajo  la  boca,  entonces  me  penetró  por detrás, y dijo: “Ven con Poppa”. El  intenso dolor de ser  brutalmente  sodomizada  fue  compensado por una  pistola  de  aturdimiento  de  alta  tensión  que  me  sacudió  varias  veces  para  crear  los  movimientos espasmódicos  perversos  y  la  constricción  del  músculo  del  recto  que  él  deseaba.  Pronto  me  desmayé debido  al  cegador  alto  voltaje  de  la  pistola de  aturdimiento. Eran  casi  las  3:00  am  cuando  salía  por  la puerta  con  el  gato  de  peluche  en  las  manos,  mareada,  desorientada,  y  con  un  dolor  extremo.  La  brisa fresca del océano me ayudó a reavivarme mientras Houston me llevaba de nuevo al Club Playboy.
Houston  sabía  que  había  sido  programada  con  un  mensaje  para  Reagan  que  yo  entregaría al día siguiente en D.C. Como de costumbre, accedió a él inmediatamente. Su rapidez de alguna manera le permitía penetrar en la electricidad y los códigos programados (diseñados para mantener la información escondida) y acceder a la información. Houston llevaba un registro escrito de todos los mensajes a los que fue capaz de  acceder  (junto  con  fotos y libros) para  su  beneficio personal y  con  futuras  intenciones de chantaje, en caso de que los necesitara para protegerse. En este caso, supongo que de las actividades de Houston en Panamá, las conversaciones que oí entre él y Riley, y mi recuerdo de los mensajes a los que él accedía, el propósito de extraer toda esta información era para su beneficio personal en tratos clandestinos con Noriega. Comprendí que era este tipo de relaciones las que eventualmente contribuyeron a la caída de Noriega ante la CIA.
La  mañana  llegó  antes  de  que  me  dejaran  dormir,  y  me  sentía  agotada  y  “espacial”  mientras esperaba  junto  a  la  acera  que  los  guardaespaldas  de  Habib  nos  recogieran  en  Houston  y  a  mí  para llevarnos  al  aeropuerto.  Un  pequeño  avión  militar  estaba  aparcado  en  una  zona  cerrada  y  restringida, cuando  llegamos  al  aeropuerto.  Los  dos  guardaespaldas  llevaron  a  cabo  su  negocio  y  rápidamente cargaron en el avión los fardos de cocaína según lo previsto. Houston y yo subimos al avión y volamos a Washington  DC,  donde  entregué  el  mensaje  de  Habib  en  Reagan.  Los  números  bancarios  de  la ransacción verificados después pertenecían a un número de una cuenta de las Islas Caimán.
Philip Habib estuvo directamente involucrado en diversas operaciones de la DIA /  CIA * en  las que estuve obligada a participar en las Administraciones Reagan / Bush, aunque Dick Cheney mantenía su papel de Comandante mío en estas operaciones, Habib dirigía mis acciones en cuanto a las “Relaciones Diplomáticas” Internacionales,  Cheney orquestaba  los  acontecimientos detrás  de  su  escritorio,  mientras que Habib era la parte activa en el campo como agregado de Reagan.
Las  siguientes  operaciones,  totalmente  documentadas  a  partir  de  mi  particular  experiencia  y perspectiva,  probablemente involucraban  otros  aspectos  de  los  que  no  tuve  conocimiento. A  la manera típica de la DIA / CIA, con el engaño de la “necesidad de saber” la información dada hacía que la “mano izquierda no  supiese lo que  estaba haciendo  la mano  derecha”. Sin embargo,  el generalizado  propósito criminal de la Operación Carrier Pigeon y de la Operación Shell Game, documentadas aquí, no cambia.  

 (1) Riley, con el tiempo, fue dueño de varios esclavos.
(2) Riley, como mi padre, como Wayne Cox, y otros, siguen siendo aparentemente inmunes a ser juzgados  por  sus  crímenes  contra  los  niños  y  la  humanidad,  ya  que  se  considera  una  cuestión  de “Seguridad Nacional” según el enmienda a la Ley de Seguridad Nacional de Reagan de 1984.
(3) Aún tengo la nota escrita a mano que hizo Loretta de nuestra conversación prohibida y espero que algún día consiga el trozo/paz-mental (piece/peace-of-mind) que conlleva la rehabilitación.
(4)  Durante  la  desprogramación,  he  conseguido  recuperar  esta  información  mucho  más rápidamente de lo habría sido posible en el caso de que Houston no hubiera accedido a ella anteriormente, en contra de la política del gobierno, y para su propio beneficio personal.  

  * Defense Intelligence Agency / Central Intelligence Agency

 CAPÍTULO XII

OPERACIÓN PALOMA MENSAJERA
 
Con el término “Paloma” he estado familiarizada desde principios de los años 1980 cuando por primera vez empecé a entregar mensajes entre mi “amo” el senador Byrd y el señor de la droga de Puerto Rico y agente de la CIA, José Busto. Houston simplemente tuvo que explicármelo más tarde, mientras daba de comer a una bandada de palomas que se paraba en la Antigua Catedral de San Juan, que las palomas eran utilizadas como mensajeros. El teniente coronel Michael Aquino de la DIA de EE.UU. a menudo activaba mi programación Paloma durante las Demostraciones Prácticas del Control-Mental.
Dick Cheney todavía estaba definiendo el término “Paloma” cuando me enteré de la Operación Paloma Mensajera a mediados de los 80. Dijo: “Has sido seleccionada entre un montón (de esclavos programados) para la Operación Paloma Mensajera con el propósito de llevar mensajes del punto A al punto B según se ordene. Las palomas, una vez salen del nido, no encuentran la libertad en el vuelo, sino que hacen la tarea de entregar su mensaje desde el punto A al punto B en el menor tiempo posible, haciendo la ruta más directa. Dirigiremos tu ruta y tú entregarás los mensajes según las órdenes”.
Pero nadie definió mi papel de Paloma más elocuentemente que el presidente Reagan durante el curso de la Operación Paloma Mensajera.
El críptico “lenguaje de la paloma” utilizado por todos los participantes en la operación entremezclava El Mago de Oz, Alicia en el País de las Maravillas, y “El Genio de la Botella” todos crípticos temas de programación. “Paloma Mensajera” hace referencia al avión de la Fuerza Aérea de los EE.UU. que en realidad transporta armas y drogas. Como “Excrementos de Paloma” se incluyen a veces
la multinacional dispersión de armas y drogas tras llegar a su destino. “Agujero de Paloma” significa encubrir la actividad criminal. Estas definiciones, tal como las entendí entonces y las entiendo ahora, también podrían ser más profundas, y tener más significados y más diversos de los que yo he percibido.
El tema de programación favorito de Habib era Alicia en el País de las Maravillas, por El Espejo debido a su reconocimiento internacional y a su relación con la ultra-efectivo espejo de la NASA, el tiempo y el espacio infinitos para programas para disociar al instante a los participantes programados. Él hablaba habitualmente el lenguaje críptico de Alicia en el País de las Maravillas, e incluso lo utilizaba para el sexo como lo demuestran sus juegos brutales de perversión Tweedle Dee y Tweedle Dum. Debido a la orquestación de la Operación Paloma Mensajera por Habib, esta operación encubierta de la CIA estuvo llena de temas de maravillas y espejos de principio a fin.
Mi controlador de la CIA, Alex Houston acababa de volver de un breve viaje en solitario “por Florida” con una caja maravillosamente envuelta. “Es de un amigo tuyo”, me dijo entregándome la caja.
“Entremos en el dormitorio para que puedas abrirla y mirar a través del Espejo”. Crípticamente activa, me dirigí mecánicamente a la habitación como me había pedido. Saqué el arco metálico de plata y la envoltura de la caja y encontré un vestido caro, elegante, hecho de una tela con un inusual brillo plateado. Una estática hoja de papel blanco escrito con la reconocible sombreada letra azul de Philip Habib yacía sobre el vestido. Decía lo siguiente: El calor que irradiaba cuando nos reunimos por última vez fundió mi espejo.
Lo he transformado en un vestido sólo para ti,
cortado para acentuar tu figura para que cuando te fundas en él,
Te pierdas tú sola dentro de la piscina de espejo líquido.
Entra en el espejo.
Sumérgete profundamente dentro de su piscina
y a caballo de las dimensiones en el tiempo.  Nos vemos allí … junto con mis amigos.
Estaba firmada:  “Apasionadamente,  Phil  Habib”,  con  su  nombre  escrito  al revés  debajo  de una línea como si se tratara de un reflejo en el espejo.
Houston sabía que había una nota, y ordenó “Déjame ver tu nota” arrancándomela de las manos.
Hizo un gesto hacia el vestido. “Continua y pruébatelo que voy a leer esta nota. Vamos a ver, ¿qué dice?” Ven con el ‘Poppa’?”.
Cogí el vestido de la caja. No me apetecía nada de lo que había oído antes. Era frío como el satén, pero  fino  como  la  seda.  Me  puse  a  llorar  en  silencio,  con  el  miedo  de  que  de  alguna  manera  Habib aparecería si me lo ponía.
“Póntelo y te haré entrar”, dijo Houston mientras tomaba otra nota de su cartera y la leía mientras yo me desnudaba:
Hay un par de zapatos mágicos para llevarlas con tu vestido,
Algo en la iluminación,
para transportarte más rápido que las viejas zapatillas de rubí (Oz)
Los zapatos, como el vestido, se han hecho sólo para ti,
y cuando los lleves serás digna de un rey,
Los recibirás en su momento.
Houston se volvió a meter la nota en la cartera: “Mira. No vas a ninguna parte ahora. Te reunirás con él en la Casa Blanca cuando tengas los zapatos para llevarlos con él. Sólo te los tienes que poner”.
Así  lo  hice.  Houston  accedió  a  la  programación  de  sexo  brutal  Wonderland  de  Habib  para  su  propia satisfacción. Luego colgué el traje en el armario de Kelly con mis otros significativos gatillos de ropa, fuera de la vista, fuera de la mente. Hasta que los zapatos llegaran …
Habib “envió los zapatos para mí” poco después. Eran de color negro brillante con lo que parecían unas  ligeras  hebillas  de  plata  y  altos  tacones.  En  lugar  de  la  cena  del  tailandés,  Houston  me  dio  una “Wonderland Wafer” (Hostia del País de las Maravillas) (MDHMA-XTC la droga de diseño de la CIA “Éxtasis”).  La  hostia,  como  todo  lo  suministrado  por  Habib,  llevaba  su  sello  que  decía:  “Cómeme”.
Empecé a prepararme para la noche según las instrucciones. Houston me comprimió dentro del traje, y me giró para encararme con el espejo. Cuando estuve dentro de los zapatos, Houston sacó otra nota de Habib del bolsillo y la leyó:
Algo en la iluminación para Tranceportar hacerte más rápido
que las viejas zapatillas de rubí.
Haz chocar los tacones a la vez (obedece) y llegarás en un instante.
Electrificante, con el retumbar de un trueno.
Hirviendo a través del tiempo
Así que no tienes que llegar tarde a una cita muy importante.
Houston  me  golpeó  con  su  pistola  eléctrica  y  me  desmayé.  Luego  me  llevó  al  Aeropuerto  de Nashville, donde cogí un pequeño avión hacia Washington, DC.
En  la  Casa  Blanca  me  encontré  con  Byrd,  asistiendo  a  otro  pequeño  cóctel de  cerca  de  20-30 personas. Después de que hablamos con Reagan, Byrd me señaló en dirección a Philip Habib y me envió a él. Mis ojos estaban fijados en Habib que hipnóticamente decía:
Fúndete dentro de tu espejo fundido
para un paseo electrizante.
Mira profundamente en el negro
del espejo fuera de mis ojos,
Mira me refleja, te refleja,
me refleja – tú-me – tú-me
hasta que nos funda y nos hundimos profundamente
al otro lado.
Habib me llevó a un lugar más tranquilo en una habitación contigua y levantó otra Hostia del País de las Maravillas, y dijo en críptico Alice In Wonderland: “Bienvenida a Wonderland, Gatita. Esta es una fecha  muy  importante.  No  tengo  tiempo  de  explicarlo”  Me  dio  la  hostia  y  continuó:”  Cómetelo,  y  te llevará al otro lado de la puerta”.
Habib  me  cogió  de  la  mano  y  me  llevó  hasta  la  puerta  de  otra  habitación.  Era  una  especie de comedor donde se reunían un conjunto informal de huéspedes. Tan pronto apareció Habib por la puerta,  el Rey Fahd de Arabia Saudí rápidamente se excusó en la mesa y se acercó. Llevaba una bata multicolor y una  gorra  con  una  banda  de  cuerda  negro-marrón.  Su  “malvada”  mirada  lasciva  me  repelió inmediatamente, di un paso atrás con miedo hacia la otra habitación. Habib me lo presentó. “Este es uno de “los amigos” que he mencionado en mi carta”. Automáticamente respondí: “Es un placer conocerte” y extendí la mano como se enseña en la Charm School. Fahd se inclinó para besarme la mano. Mientras lo hacía, sus malvados ojos negros perforaban los míos cuando en voz baja dijo: “Tu belleza calienta mis brasas. Verla brillar en la profundidad de la oscuridad de mis ojos-encendidos en la llama-llama negra”. Rió malvadamente con los efectos de su uso del acondicionamiento hipnótico de la NASA.
Habib le dio un golpecito en el hombro,  como si  se conocieran bien y no hubiera formalidades entre ellos y preguntó: “Tenía razón? Es esto digno de un Rey?”     Los  tres  fuimos  a  otra  habitación  que  parecía  un  dormitorio  de  invitados  que  ocupaba  Habib. Cerró la puerta y me dijo: “Las relaciones Diplomáticas son muy importantes. Ya conoces el viejo dicho “allá donde fueres haz lo que vieres”. Bueno, él es un rey. Ponte de rodillas. Sus deseos son órdenes para ti. Satisfaz sus  más  profundos  deseos.  Es  tu  turno  para  un  viaje  en  alfombra  mágica,  de  modo  que conviértete en su Genio liberado”.
Fahd estaba sentado en una silla junto a una mesa de café. Cuando me arrodillé en la alfombra ante él, sus penetrantes ojos negros parecían apuñalar a mi cerebro como espadas. No podía rechazarle. Me acarició el cuello con el dedo índice, activando así la programación del sexo oral. “He oído hablar de ti y estoy in-tentando (in-tent, en-la-tienda, en inglés) tenerte”. De alguna manera encontré la rendija de su túnica y cuando se separó él continuó: “Ven a mi tienda-Un gran comida está a punto para ti”. Abrió las piernas y enseñó el pene, uno de los peores que he visto nunca-como un gusano negro que olía y tenía un sabor muy fuerte a especias. Habib observaba como llevaba a cabo mis órdenes, para gran placer de Fahd.
Entonces Habib fue a la cómoda y empezó a sacar sus enseres eléctricos y equipos de esclavitud mientras explicaba. “Ahora te presentaré a mi otro “amigo”. Tengo que meter un mensaje con tu genio en una botella y lanzarla al mar. Ya sabes lo que tienes que hacer. Ahora empieza a desnudarte”.
Hice lo que me dijo y me encontré boca abajo en la cama mientras Habib me sodomizaba. Utilizó sus  equipos  eléctricos  y  me  programó  un  mensaje  para  entregar  al  general  Manuel  Noriega,  en  un próximo crucero de la NCL.
Yo estaba en el mar a bordo de un crucero de la NCL rumbo a su isla privada en las Bahamas, Stirrup Cay, que sería mi punto de encuentro con Noriega, “Metido” en mi mente a través de la reciente programación de “Genio de  la Botella”, había un mensaje críptico  del rey Fahd  para Noriega. Era una noche sin luna de modo que las aguas del Caribe parecían tan negras como la noche. No podía distinguir el cielo del mar de acuerdo con el condicionamiento hipnótico de la NASA. Miraba, totalmente fascinada, desde la parte posterior del crucero. Houston aprovechó la oportunidad para mejorar hipnóticamente la anterior programación de Habib, mientras me traumatizaba con la amenaza de ser lanzada por la borda.
La idea del “agua cayendo en la negrura mientras las luces de la nave se desvanecen más y más lejos – lejos  hasta  que  todo  es  negro  y  me  hundo  en  las  profundidades  del  mar”  no  me  pareció  tan  horrible teniendo en cuenta el hecho de que por la mañana yo sería la portadora de malas noticias para Noriega.  Al llegar el NCL a Stirrup Cay, Houston y yo empezamos nuestra habitual caminata hacia el punto más lejano de la isla donde se encontraban la estación de radio de las operaciones y el equipo de la CIA.
En una cala escondida en la parte posterior de la isla había una isla más pequeña de tamaño suficiente para ocultar el yate personal de Noriega, anclado detrás de ella. Al hacer nuestro camino a lo largo de la playa de la cala, Houston y yo nos encontramos un viejo barco de madera medio enterrado en la arena y un hombre sentado a su lado. Como yo estaba en una personalidad diferente, no reconocí al hombre que era  mi  contacto  que  dirigía  en  Stirrup  Cay  el  control  más  inferior  del  tráfico  de  drogas  y  actividades encubiertas. Le pregunté cómo había llegado allí. Él comenzó con su farsa, pero, debido a la profundidad de  mi  tránsito,  creí  en  su texto  literalmente, mientras  que  Houston  oía  una  historia bastante  diferente:
“Soy  un  náufrago”.  John  (el  nombre  se  lo  puse yo)  señalaba hacia  la  mitad  del  barco  enterrado  en  la arena: “Esto es todo lo que queda de mi barco”.
Le pregunté: “¿Por qué no has sido rescatado?”
Él  respondió  enigmáticamente:  “He  enviado  un  mensaje en  una  botella  y  espero  una  respuesta muy pronto. Menos mal que tengo estos cocos (estaba cortando uno) y todo el “Azúcar” en el casco para mantenerme”.
Houston se echo a reír,  al darse cuenta inmediatamente que “azúcar” significaba cocaína y dijo sorprendido: “En el casco?” mientras se inclinaba para mirar dentro de los restos del naufragio. Yo miré, también. Había más cocaína blanca y pasta de cocaína (oscura) de lo que una mula podía (llevar) en un viaje a pie, incluso con mis dos bolsas llenas. Pero no podía llegar a comprender la realidad en medio de esta farsa, por lo que comenté que había tenido mucha suerte de conseguir tanto “azúcar blanco y marrón” entre los restos del naufragio. 

Houston dijo: “Entonces, te han lanzado, eh?”
Mi contacto se echó a reír e hizo el gesto de esnifar, “Sí, me han lanzado con todo este ‘azúcar’ y sin nada para esnifar”. Levantó la cabeza cuando Houston lo alertó de que una lancha rápida se acercaba, miré al otro lado de la cala más allá de la pequeña isla y finalmente vi el yate de Noriega. Un barco de alta velocidad “espejo negro”, con las ventanas superiores de vidrio ahumado que coincidía con el yate de Noriega,  se  acercaba.  John  me  dijo:  “Probablemente  tiene  algo  que  ver  con  el  mensaje  que  envié.
Ayúdame a subir”. Lo hice. Me dio un coco y, usándolo como una pelea y excusa para que me uniera a él en el yate de Noriega, me convenció para subir al barco de alta velocidad con él. Houston se quedó para guardar la cocaína que, obviamente, tenía que ser entregada en el yate de Noriega.
Cuando llegamos  a  la  parte  posterior  del  yate, los  guardias  armados  de  Noriega  me  ayudaron  a subir a bordo. Me di cuenta de que no parecía haber ninguna gran fiesta como de costumbre, y Noriega parecía inusualmente abrupto y pragmático. Esta vez no estaba borracho. A las órdenes de John, entregué el mensaje de Fahd:
“Tengo el encargo de entregar un mensaje del rey Fahd. El Caribe se está volviendo volátil. Hay problemas  en  Jamaica,  hay  problemas  en  Cuba,  incluso  hay  problemas  en  Panamá.  La  República Dominicana debe ser el punto de lanzamiento de misiles y artillería que están siendo canalizados a través de Cuba. Finalizado el negocio de las armas, la Paloma Mensajera debe ser detenida hasta que todas las transacciones sean borradas. El Banco de Panamá para recibir la Ayuda de la Contra después de que todas las huellas que lleven hacia mí hayan sido borradas de las arenas movedizas (con el Tiempo), y todos los excrementos de paloma estén en el agujero de la paloma. Nuestro negocio ha concluido. Dejémoslo como amigos”.
Mi  percepción  personal  de  como  sucedió  la  historia  en  realidad  sigue  siendo  un  poco distorsionada,  ya  que  no  tuve  acceso  a  las  “noticias”  fuera  de  mi  ambiente  de  controlada-mental.  Para mantener la recuperación de la memoria libre de contaminación, completé el proceso de desprogramación antes de “educarme” a mí misma a través de los libros y las noticias. Desde entonces he aprendido que lo que  se  informaba  como  noticia  menudo  era  propaganda distorsionada,  y  muchos  eventos nunca  fueron reportados. Por lo tanto, no se cuales eran los “problemas en Jamaica y en Cuba” a los que el rey Fahd se refería. Yo era consciente, sin embargo, que debido al escrutinio externo, Houston recientemente había tenido que reunirse en Kingston con funcionarios de Jamaica para cesar las largas operaciones criminales encubiertas.  En  cuanto  a  Cuba,  yo  sólo  sabía  que  ya  no  me  reuniría  más  con  mi  contacto  cubano.  En Panamá,  sabía  que  el  propio  Noriega  había  sido  objeto  de  controversia.  El  “negocio  de  armas”,  era  la última etapa de la Operación Paloma Mensajera donde los aviones debían esperar en Arabia Saudí hasta que todas las transacciones bancarias eran aprobadas y la carga estaba lista para ser otorgada. El rey Fahd de Arabia  Saudí  financiaría  a  los  Contras vía  Noriega por  Reagan después de  que  todas  las  evidencias habían  sido  debidamente  cubiertas,  tal  como  lo  había  hecho  en  Afganistán.  Tras  el  envío,  no  habría ofertas adicionales a través de Noriega que implicaran a Fahd, porque en Noriega ya no se podía confiar.
Además, Fahd había aumentado las relaciones diplomáticas con México para operaciones encubiertas, y el  Irán-Contra se empezaba a calentar.
Noriega no parecía estar molesto por la noticia de la pérdida del negocio con Arabia Saudí, aunque estaba sombrío y se tomó un  tiempo para responder. Su traductor estaba trabajando sobre algún  equipo informático complejo después de que yo le entregara el mensaje. Dejé el yate de Noriega con John y un breve mensaje para Dick Cheney en el Pentágono.
De  vuelta  a  Stirrup  Cay,  Houston  esperaba  ansiosamente  empezar  a  transportar  la  cocaína  de nuevo a la zona de fiesta de la isla. Allí, los trabajadores de la NCL estaban limpiando la playa después de la fiesta y la comida al aire libre del pasaje del crucero, que era una excusa de la NCL para bajar de la nave. Después de “llevar” la primera carga pesada de cocaína con la bolsa de lona, Houston se acercó a uno de los trabajadores familiarizados con la operación de drogas y le informó que tenía una carga más pesada de  lo  normal  y  que  era  necesario hacer  otro  viaje.  El  trabajador  nos  dejó  un  enorme  recipiente vacío que se usaba para el transporte de entregas de comida en la cocina de la nave, y nos dio la llave.
Cerramos la primera carga en el recipiente, y cogí mis bolsas de lona vacías, además de otra bolsa de rafia por añadidura,  para otro recorrido. Con la segunda carga, Houston incluso se llevó un poco de cocaína: para sí mismo. Tuvimos que recorrer una gran distancia a través de los bosques de la isla, en un intento por llegar de nuevo al servicio de transporte de la nave antes de la hora de salida programada. Cuando llegamos, la  playa estaba casi  desierta,  ya  que  a  todos los  pasajeros les habían  hecho  volver  a  la nave.
Todo lo que quedaba era el recipiente de comida y el trabajador de la NCL que nos hacía correr hacia el transbordador para subir a bordo de la nave, que nos estaba esperando.
Cuando el crucero atracó en el Puerto de Miami, el señor de la droga de Puerto Rico y agente de la CIA José Busto hacía la tarea de agente de inmigración de EE.UU. (Encargado de la Agencia de Control de Drogas a través de la CIA), lo que hacía a menudo para la NCL. Busto nos ayudó a descargar la gran carga de cocaína de la nave sin ser detectados. La droga fue empaquetada en maletas, y luego cargada en una caravana hecha  a medida  de las de  Houston  que estaba aparcada  en el  restringido estacionamiento vigilado de la NCL. La mayor parte de la cocaína se dejó como de costumbre en la Base de la Air Force Warner  Robbins  en  Macon,  Georgia,  desde  donde  se  distribuiría  a  destinos  desconocidos  por  mí.  El dinero generado por la venta de cocaína se utilizó supuestamente para financiar un importante envío de armas  a  Arabia  Saudí.  Estas  armas  eran  presuntamente  distribuidas  entre  varios  países  vecinos.  Las ganancias eran reenviadas a continuación, a la causa de la Contra por Reagan.   

Una  gran  cantidad  de  cocaína  la  conservó  Houston  para  su  propio  uso  y  venta  para  obtener  un beneficio personal a través de sus contactos en la industria de la música country.  Parte de la cocaína la entregué yo misma al embajador de Arabia Saudí, el príncipe Bandar Bin Sultan, la “Paloma Mensajera” propia de Fahd.
Llevé un  mensaje  de la  Base  de  la  Air  Force  Warner Robbins, además del  mensaje de Noriega aceptando  las  condiciones  de  Fahd  de  nuevo  a  Dick  Cheney  en  el  Pentágono.  Cheney  entonces  me preparó para la fase final de la operación. Esta era un encuentro con el príncipe Bandar (al que Cheney, Houston, y otros llamaban el Sultán) en Nashville, Tennessee, donde a menudo visitaba amigos corruptos.
Allí,  transmití  un  mensaje  de  los  términos  del  acuerdo  entre  Fahd,  Noriega,  y  EEUU,  así  como  la confirmación de todos los vuelos de la Fuerza Aérea (Palomas Mensajeras) y las transacciones bancarias.
A  su  vez,  la  “Paloma  Mensajera”  de  Fahd  transmitiría  los  mensajes a  Fahd  para  que  el  aparentemente largo  funcionamiento  de  las  transacciones  de  drogas  por  armas  llegase  a  una  conclusión  exitosa.
Dick Cheney me advirtió, “el Sultan estará en Nashville cenando con unos amigos en el Stockyard”. (El Stockyard  es  un  popular  club  de  música  country  donde  ir  a  cenar,  conocido  por  su  participación  en actividades  criminales  encubiertas  de  la  CIA.)  Cheney  echó  un  vistazo  a  la  lista  de  su  escritorio  y continuó: “Entre otros amigos estarán (el Alcalde) Fulton (1) y (el Sheriff) Thomas. (2) Son considerados una amenaza para la operación. No son discretos. En Thomas, en particular, no se puede confiar – es un asno y es demasiado retorcido. Por lo tanto, el sultán se tiene que levantar de la mesa antes de entregarle el mensaje. Alguna pregunta? Bien”.
Ciertamente no tenía ninguna pregunta en ese momento. No necesitaba que me adviertiera sobre el alcalde  de  Nashville,  Richard  Fulton  y  el  Sheriff  Fate  Thomas,  con  los  cuales  Houston  ya  me  había prostituido. Conocía a la pareja desde hacía años, ya me habían avisado antes sobre ellos, y no les tenía ningún respeto  en  absoluto.  Juntos,  Thomas  y  Fulton, habían perpetuado indiscretamente la  corrupción total  que  había  costado  2,8  mil  millones  de  dólares  a  la  industria  de  la  música  country  de  Nashville, cuando la ciudad de Nashville se desarrollaba. Hicieron negocios por toda la ciudad a partir de un bar -el Stockyard-mientras bebían y  consumían abiertamente cocaína. Si  hubiera tenido capacidad de sorpresa, me  habría  preguntado  qué  estaba  haciendo  una  “Paloma  Mensajera”  tan  importante  metido  en  esta operación  criminal  encubierta  internacional  de  tan  bajo  nivel  y  sordidez.  Siendo  así,  sólo  podía  sentir alivio por no tener que lidiar también con ellos.
La  reputación  del  príncipe  Bandar  bin  Sultan  en  cuanto  al  sexo  y  las  drogas  era  ampliamente conocida en Nashville. Pero gran parte de la información relativa a sus actividades me llegó de una de las más cercanas amigas mías del Proyecto Monarca. Es la hija de un artista que era regularmente prostituida al sultán cuando éste estaba en la ciudad, que era a menudo.
Cuando Cheney  acababa  conmigo,  Byrd  me  acompañaba  en la  Casa  Blanca para  ver  a  Reagan, quien  también  me  advertía  sobre  el  príncipe.  Reagan  era  consciente  que  Habib  era  quien  me  había activado sexualmente con el rey Fahd, y dejaba claro que mi cita programada con el príncipe Bandar no incluiría sexo normal.
Reagan bromeaba en presencia de Byrd, “A los pájaros (Byrds) también se les puede comer una Gatita.  (El  nombre  de  mascota  de  Reagan  para  mí),  pero  no  a  Palomas  Mensajeras.  Las  Palomas Mensajeras  saben  mal”,  Byrd  reía.  Reagan  continuó,  “las  Palomas  Mensajeras  tienen  un  propósito. Entregar los mensajes. A lo largo de la historia los líderes mundiales se han pasado los mensajes entre sí por medio de palomas. Los mensajes que han fijado el curso de los acontecimientos que han cambiado el devenir de la historia. Las Palomas Mensajeras son leales y se dedican a su tarea, volando sobre mares, pero nunca deteniéndose lo suficiente ni para saciar su sed, incluso sin pensar en sus propias necesidades.
Cuando una paloma es liberada, toma el rumbo directo a su destino. Dedicada a la entrega de los muchos mensajes  sobre  los  que  ha  sido  fundada  la  historia.  ¿Porque,  incluso  Noé  se  basó  en  una  paloma  para atravesar los mares para llevar de regreso un mensaje de esperanza. Es tu obligación adjuntar un mensaje añadido  a  la  Paloma  Mensajera  –  uno  de  paz,  de  nuestra  patria  a  las  suyas:  uno  del  Presidente  de  los Estados  Unidos  para  el  rey  Fahd  de  Arabia  Saudí,  …  (Se  omite  debido  a  las  consecuencias internacionales.) ”
Byrd estaba visiblemente inspirado por el discurso. Me salvé literalmente por la campana de otra aburrida  y  prolija  recitación,  que  Reagan  acababa  de  inspirar  a  Byrd  cuando  Cheney  me  llamó  por teléfono  desde  su  oficina.  Todavía  era  temprano  y  Cheney  parecía  muy  ocupado,  atareado  e  irritable cuando lo había visto poco antes.  Me pesaba el corazón con la expectante anticipación de la brutalidad física y sexual del estado de ánimo de un Cheney normalmente incitado. Sin embargo, estaba aliviada de escapar a  la tortura  del  “panorama” de  competencia  que  la  experiencia  me había  enseñado  que  Byrd  y Reagan estaban a punto de emprender. Mi corazón se aligeró cuando mi escolta me dejó en la oficina de Cheney y me di cuenta que su mal humor había cambiado drásticamente.
“Tengo  entendido  que  me  ha  ordenado  venir,  señor”.  Cheney  levantó  la  vista  de  su  escritorio donde estaba revolviendo papeles y atando cabos sueltos antes de salir de su oficina.
“Siéntate” ordenó: “Me acaba de decir el Genio de la Botella que la operación ‘Cast-away’ se ha completado  y  tengo  la  intención  de  hacer  saltar  un  corcho  o  dos  con  mi  propia  celebración  de  la conclusión  exitosa.  Tengo  el  tiempo  en  mis  manos  y  quiero  que  te  unas  a  mí.  El  barracón  se  está preparando…  ” Aparentemente  Cheney  pensaba  algo,  fue  a  la  puerta  y  le  dijo  al  chico  que  me  había acompañado, “Asegúrese de que hay algunas Hostias del País de las Maravillas en el barracón”. Caminó hacia su escritorio, cogió el teléfono y dijo: “Me voy de aquí” y colgó. Seguí a Cheney fuera, giramos a la derecha y nos dirigimos a su cuarto personal al que él llamaba el barracón. Estaba decorado al estilo del Oeste de Cheney en marrones y tostados, con muebles de cuero. No había comida (quizás algunas nueces escondidas en algún lugar), pero si un montón de botellas de alcohol.
Estaba  hinchada  y  la  vagina  me  sangraba,  la  parte  inferior  de  la  camisa  estaba  empapada  de sangre, y el interior de mi vientre profundamente herido cuando mi escolta finalmente vino a buscarme, temprano,  a la  mañana  siguiente. Yacer cerca de  Cheney  mientras  él dormía  era un  error  mortal,  tanto como  quitarle  la  ropa  o  preguntarle  lo  que  estaba  prohibido.  Esta  vez  rompió  sus  propias  reglas,  y  ni siquiera me castigó por eso cuando llegó al día siguiente. Se había pasado un montón de horas bebiendo alcohol y usando su enorme pene como un arma de asalto cuando me desmayé poco antes de que llegase mi escolta.
Cuando entré en la sala, me doblé de dolor. Mi escolta se dirigió a Cheney y dijo: “Cheney, por Dios”.
Cheney levantó la cabeza con orgullo y arrastró las palabras: “Ahora sé por qué me llaman ‘Dick'”. (“Pene” en inglés)
De vuelta a Tennessee, mi ginecólogo pagado por la CIA, que sabía que yo estaba en el control-mental, encubrió a mis agresores como de costumbre y me hizo una receta para la hinchazón y el dolor, aún  estaba dolorida  y  enferma  por  mi exposición  a  Dick  Cheney  y  su tortura  de  alto  voltaje y  el sexo brutal cuando Houston me llevó al Club Stockyard de Nashville, para mi cita con el príncipe Bandar bin Sultan.
Una camarera me llevó a la mesa del embajador de Arabia Saudí, donde estaba bebiendo con el alcalde Fulton,  el  Sheriff Thomas,  y el  jefe de  la  policía Joe  Casey. (3)  Me  acerqué y  le  dije: “Con su permiso,  señor  (Oz),  tengo  la  orden  de  entregarle  un  mensaje  del  Pentágono.  No  habrá  (horse  play) (juegos sexuales). Hay que ir al grano”. Todos los de la mesa rieron. Continué: “Mi mensaje es breve y sólo necesito un poco de su tiempo lejos de su cena”.
El rostro del príncipe se volvió más serio y dejó la mesa. Tocó el brazo de la camarera y le señaló una  puerta  al  otro  lado  de  la  sala  que  daba  a  una  habitación  vacía.  Nos  metimos  justo  dentro  de  la habitación, y rápidamente le entregué el críptico mensaje de Paloma:
“La Paloma Mensajera (avión de la Fuerza Aérea) levantará el vuelo … y mantendrá su promesa (la  carga  convenida),  mientras  todas  las  transacciones  (tanto  bancarias  como  de  distribución)  sean proporcionadas  a  través  de  los  canales  diplomáticos  designados  (Habib.)  Su  comisión,  un  cristal,  tres cortes le esperan. El presidente de Estados Unidos da su palabra al rey Fahd: … ”
Me  dijo  que  su  chófer  me  sacaría  fuera  del  Stockyard  y  me  dio  las  instrucciones  de  poner  la  cocaína en la parte de atrás, salí del edificio para reunirme con Houston en el coche con el fin de que la cocaína se  pudiera entregar.  Una alargada limusina  blanca se  detuvo  frente  al  Stockyard,  el  jefe  Casey asignó Oficiales de Policía para vigilar la zona, y la cocaína se transfirió al asiento trasero de la limusina del  príncipe.  Houston  y  yo  abandonamos  el  área  inmediatamente.  Mi  parte  en  la  Operación  Paloma Mensajera había terminado.  

(1) Richard Fulton y su banco están bajo investigación federal desde 1991.
(2) Fate Thomas está cumpliendo condena en una penitenciaría federal por soborno y extorsión.
(3) Recientemente bajo investigación federal por corrupción.

 CONTINÚA EN LA PARTE IV
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)

VIENE DE LA PARTE I

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente de la programación MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO III

MI PRIMER PRESIDENTE

   

Muskegon, Michigan es una costera atracción turística, y la sede de los festivales anuales Seaway and Coast Guard, que atrae a la ciudad a personas de todas partes de Michigan. VanderJagt permanecía visible  al  público  a  través  de  oportunidades  como  éstas.  A  mi  padre  se  le  podía  ver  a  menudo  con Vanderjagt y era fotografiado a su lado mientras juzgaban los eventos del festival,  como los desfiles de niños, las esculturas de arena, los concursos, etc, en todos los cuales participé y los gané. Años más tarde, mi padre pulía y lustraba la pintura roja del Ford descapotable de 1966 haciendo de chófer de Vanderjagt en  los  desfiles  locales.  Esto  sólo  servía  para  reforzar  la  ilusión  de  que  mi  padre  era  un  “pilar  de  la comunidad”.
En  1973,  el  senador  Byrd  dio  instrucciones  a  mi  padre  de  que  me  enviara  a  Muskegon,  a  la Catholic Central High School, que era supervisada por el director de la Iglesia St. Francisco de Asís, el Padre Lepre. La iglesia católica, por supuesto, tiene su propia estructura política, bajo la presidencia del Papa por encima de todos. Los fuertes lazos políticos entre la iglesia católica y el gobierno de los EE.UU. se puso de manifiesto abiertamente por la muy publicitada relación entre el Presidente y el Papa durante la Administración Reagan. Por supuesto, yo había estado al  corriente de esta relación política desde mi primera comunión, una relación que el Rito de Permanecer en Silencio pretende encubrir. Mi experiencia de la participación directa de la Catholic Central con el Proyecto Monarca de acondicionamiento físico y psicológico confirma además la unión entre el Gobierno de EEUU y la Iglesia Católica.
Cuando  el  senador  Byrd  me  cambió  de  la  escuela  pública  a  la  Parroquial,  también  destruyó, debido a la disociación, mi personalidad de la escuela. Ya no podía considerar la escuela como mi refugio contra el abuso, ya que estaba controlada por la iglesia y, como más tarde supe, controlada también por un sector corrupto de la CIA.
En el momento en que me inscribieron en la  Catholic Central, las camarillas y  los grupos ya se habían formado. Tenía una personalidad que se adaptaba a los niños “buenos” y otra que interconectaba con los “malos”. No pasó mucho tiempo antes de que los chicos “buenos” se dieran cuenta que también me llevaba bien  con los “malos”. Pronto descubrí  que los niños que se  podían relacionar conmigo sólo eran las otras conocidas víctimas del Proyecto. Nos agarrábamos juntos en un grupo muy unido, tratados como proverbiales ovejas por los de la escuela que conocían que sufríamos DPM / TID y que estábamos bajo control mental. Cada uno de nosotros cambiaba de personalidad tal como la circunstancia lo exigía, y muy a menudo  al  unísono.  Nos  traumatizaban ritualmente,  constantemente puestos  en  tránsito,  y  luego programados durante el horario escolar. Desde que ya no tenía mi singular “personalidad de la escuela” y estaba cambiando constantemente de lugar, el compartimento de mi cerebro que contenía la memoria de la  escuela  ya  no  pudo  ser  recuperable  conscientemente.  Por  lo  tanto,  no  tenía  ninguna  base  para  el aprendizaje  continuo,  salvo  lo  que  era  capaz  de  memorizar  fotográficamente  en  clase.  Mis  notas  se volvieron erráticas, algunas iban de la A al suspenso. Y otras las sacaba sin merecerlo académicamente.
En la obligatoria clase de religión, la Hermana Ann Marie nos había estado dirigiendo mal en el estudio sobre  el  tema de la  confesión,  de hecho era  para prepararnos para los  tipos de confesiones que deberíamos dar al Padre Vesbit, quien también era el director  de la escuela. El día que la Hermana nos ordenó ir a la confesión, me negué. Temía inconscientemente que en esta ocasión, sería de nuevo asaltada sexualmente en el confesionario, mientras mis compañeros adolescentes esperaban con impaciencia en la puerta. La hermana me quiso escarmentar en clase, diciendo que era una “satanista” y que estaba “yendo al  infierno”.  Sin  las  aparentes  fugas  hacia  el  ocultismo  que  proliferaban  en  la  escuela,  ya  no  podía diferenciar entre el catolicismo y el satanismo.
Fueran cuales fueran los propósitos del Senador Byrd para enviarme a una escuela católica, nadie parecía  darse  cuenta  de  que  yo  no  tenía  ninguna  razón  para  adherirme  a  los  principios  de  la  religión católica. Por lo  tanto, la aplicación inversa  del satanismo  tampoco  tenía ninguna “magia espiritual”.  La brecha de la lucha contra la superstición que la escuela católica, sin darse cuenta, abría dentro de mí, sólo sirvió  para  descartar  los  principios  ocultos  y  los  traumas  supersticiosos  que  trataban  de  utilizar  para controlarme.


El satanismo se utiliza a menudo como una base extrema del trauma del dolor-violencia en el Proyecto Monarca de Control Mental, parece ser que debido a una anterior investigación del nazi alemán Himmler. No me adhiero a la deseada actitud de impotencia de que esto es una “Guerra espiritual” y está fuera  del  reino  de  la  humanidad  la  capacidad  de  pararlo.  A  pesar  de  mis  creencias  religiosas  o  su ausencia, experimenté igualmente  los “resultados”. Al ser sometida a trauma y ser testigo de cosas tan horribles,  mientras  mi  cuerpo  era  violado,  torturado  y  azotado  por  los  hombres,  literalmente,  me expulsaron de mi mente.
La  Catholic  Central,  Asimismo,  incrementó  mi  capacidad  de  resistencia  según  lo  previsto.  Me inscribí en la carrera de dos millas del equipo de atletismo de las chicas tal como se me había ordenado.
La Catholic Central de Muskegon lideró el estado de Michigan en los deportes de secundaria, utilizando la técnica de control mental para “modificar” a sus atletas estrella e hizo que sobresalieran más allá de los registros  preestablecidos.  La  escuela  ganó  el  reconocimiento  nacional  por  su  contribución  a  las  ligas profesionales debido a la fabricación programada de atletas. Pero, al igual que los Dodgers de Tommy Lasorda, las persistentes victorias de la Catholic Central comenzaron a levantar sospechas y preguntas.
Esto creó un escándalo público tal para la escuela que amenazó con cerrar las puertas en 1975.
Los equipos de las chicas y los chicos se encontraban después de la escuela para practicar. Yo era de  las pocas  chicas  señaladas  para  entrenar  con el  entrenador  Cheverini  y  sus  métodos hipnóticos  de control mental, debido a mi victimización en el Proyecto Monarca. Se me ordenó correr 13 millas cada día (otra estratagema satánica cursi) para obtener la mejor forma de cara a la carrera de las dos millas. A menudo se me hacía correr con un amigo que poseía el récord de los chicos de las dos millas. Él y yo éramos  amigos,  compartíamos  mucho  debido  a  nuestras  semejantes  victimizaciones  del  Proyecto Monarca. Juntos aprendimos a dejar fuera el dolor y la fatiga mientras corríamos. El entrenador Cheverini nos  hacía  entrar  en  trance  rápidamente,  en  nuestras  mentes,  y  no  teníamos  noción  del  tiempo  o  la distancia.  Percibíamos  la  pista  como  nuestro  “Yellow  Brick  Road”  (Camino  de  Baldosas  Amarillas), conforme al tema de programación de Oz. El plan del senador Byrd para construir mi resistencia física a través de los métodos de entrenamiento de la Catholic Central tuvo éxito y me permitió sobrevivir a sus perversiones sexuales intensamente tortuosas.
Además  de  los  viajes  de  rutina  a  Mackinac  Island  y  a  las  Cataratas  del  Niagara,  mi  familia a menudo iba de  camping  para  “alejarse de  todo”.  De hecho,  me  llevaron a  lugares  clave  para  el  abuso ritual, la prostitución y la pornografía. En otoño de 1974, mi padre anunció que íbamos a acampar “atrás en el tiempo” en un viejo Festival de moda en la pequeña ciudad remota de Cedar Springs, Michigan para su celebración anual de los días de la franela roja. Mi madre me dijo que metiera en la maleta mis jeans y suéteres y el uniforme de la escuela católica que ella había lavado y planchado para la ocasión.
Cedar Springs era tranquilo, en las actividades del festival se incluían unos juegos mecánicos en ruinas instalados en un pequeño aparcamiento, y concursos donde los agricultores locales enfrentaban sus mulas y caballos entre sí para ver quién podía tirar de más peso. La calle principal (y única) de la ciudad estaba  llena  de  los  pocos locales  de  empresas,  incluyendo  la  fábrica  de  ropa  interior  de  “calzoncillos largos” de franela roja de la ciudad. En el centro de la ciudad, en broma, una única celda carcelaria se había erigido para encerrar a cualquiera de los participantes del desfile que no osaran llevar la requerida ropa interior de franela roja. La cárcel estaba custodiada por casi policías de Keystone. Me hizo gracia que cuando la gente del pueblo comenzó a hacer la cola para marchar en desfile, quedaron muy pocos para verlo, un retrasado mental llevaba la batuta para dirigir el desfile, seguido de los niños en bicicletas, carros de heno de la gente mayor, una banda de la escuela primaria y la gente caminando, todos ellos en ropa interior de franela roja. Al final del desfile, el coche de bomberos de la ciudad, se acercaba, rodeado de  numerosos policías  en  motocicletas.  Sentí  gente  susurrando  “vendrá  el  presidente”.  Supuse  que  se referían al presidente de la fábrica de ropa interior. Estaba equivocada. Vi con horror cómo el camión de bomberos se detenía, y entonces el Servicio Secreto ayudaba al presidente Gerald Ford mientras bajaba al pavimento. Mi padre estaba emocionado tirándome del brazo, medio me arrastraba a través de la pared de agentes del Servicio  Secreto,  para hablar  con  el presidente  Ford.  Miré  a  mi  alrededor nerviosa mientras  mi  padre hacía los arreglos necesarios con Ford para prostituirme con él más tarde esa misma noche. VanderJagt, que al parecer no se perdía un desfile, estaba firmando autógrafos. Mientras él me sonreía, alguien me cogió por el brazo. Nerviosa y asustada, me puse a gritar. La multitud se puso a reír mientras un “policía” de Keystone me llevaba a la cárcel, me reñía por no llevar la ropa interior de franela roja mientras estuve hablando con el presidente. Yo trataba de ser discreta con la esperanza de que nadie me viera del agrado de Ford, pero claro, ellos no lo conocían como yo. El “policía” de Keystone insistía una y otra vez en “lo afortunada” que había sido hasta que mi padre pagó la fianza y fui liberada de la celda.
Esa  noche,  me  puse  mi  uniforme  de  la  Catholic  según  las  instrucciones  y  entré  en  un  trance disociativo cuando mi padre me llevó al local de la Armería de la Guardia Nacional donde me prostituía a Ford.

Ford me llevó a una habitación vacía, me empujó al suelo de madera mientras se desabrochaba los pantalones  y  me  decía:  “Ruega  por  ésta”.  Luego,  brutalmente,  me  asaltó  sexualmente.  Más  tarde,  mi memoria fue compartimentada mediante el uso de alto voltaje. Y me llevaron al asiento trasero del coche donde me senté con los músculos contraídos, aturdida por el dolor, e incapaz de moverme.
Cuando volvimos a Muskegon, mi padre me envió a la playa como siempre, para permitir que la repetición de las olas rompiendo contra la playa “lavara mi mente libre de memoria”, mientras observaba la  puesta de  sol. Estaba totalmente bloqueada  en  la creencia de  que  realmente  no  había  “donde  ir”,  ni siquiera al presidente de Estados Unidos.
Recuerdo que la parte “sana” de mi “yo”, mi personalidad innata, parecía morir después de ver a Ford como presidente. Recuerdo subir por las escaleras de la Católica Central High School una mañana, llegando  a  la  puerta,  y  llorando  sin  control.  Me  hice  un  hartón  de  llorar  en  la  parte  de  arriba  de  las escaleras.  Ni  siquiera  sabía  por  qué  estaba  llorando.  Teniendo  el  DPM,  casi  nunca  lloraba.  Pero  yo todavía estaba sollozando horas más tarde cuando la escuela había terminado. Alguien me encontró, pero yo  no  recuerdo  hasta el  día  de  hoy  haber  salido  de  las escaleras de la escuela.  Realmente  nunca  sentí ningún “emoción” después de este día hasta que fui rescatada, desprogramada y reintegrada en 1988. A partir de ahí todo mi cerebro funcionaba a través de una amplia variedad de memoria compartimentada, también conocida como personalidad múltiple, ninguna parte de mí quedaba “libre” del abuso. Era como si  no  tuviera  “donde  ir”,  ni  siquiera  en  mi  propio  cerebro.  Esto  me  llevó  fuera  de  mi  mente,  que  es exactamente lo que necesitaban mis abusadores para tener un control total.  

CAPÍTULO IV 

EL JUEGO MÁS PELIGROSO

Mujer desnuda borrar II

Cuando me enteré de una cita pendiente con el senador Byrd en Traverse City, Michigan (la sede de Vanderjagt), robé un poco de caramelo en un mercado local con la esperanza de ir a la cárcel y escapar a  mi  encuentro  con  Byrd.  Me  pillaron,  y  llamaron,  incluso  a  la  policía.  Pero  claro,  mis  poéticamente poderosos abusadores no permitirían que yo tuviera antecedentes penales. Todo el asunto fue sospechosa y misteriosamente escondido de repente. Mi único “castigo” fue tener una conferencia con el director de la escuela, el Padre Vesbit. El Padre Vesbit sabía que yo formaba parte del Proyecto Monarca, y manejó el asunto en consecuencia.  Me violó a la capilla privada de la escuela después de las clases durante la celebración de un ritual satánico que implicaba a varios de mis amigos del proyecto. Los niños a menudo ponían apodos a los maestros, y había sólo unos pocos de nosotros que sabíamos el motivo por el cual el Padre  Vesbit  era  llamado  Padre  “Fuzzbutt”  (“Culo-peludo”).  Su  culo  estaba  cubierto  de  pelo  negro  y espeso. Él  me  “aconsejó”  en  varias ocasiones,  comentando,  “piensa que niños en tu situación pasan a formar parte del Programa de Intercambio de estudiantes”.
Mi tío Bob Tanis nos visitó poco después. Había venido a raiz de lo que él dijo era una “operación negra” de la inteligencia de la Fuerza Aérea. Ahora sé cual es la manera típica de actuar de la CIA, solo contó una historia llena de mentiras aderezadas con un poco de verdad. El motivo era informarme de que la participación de la Iglesia Católica en nuestro gobierno estaba “justificada” debido a que los sacerdotes “escucharan  las  confesiones  de  mafiosos  y  espías”.  También  me  explicó  que  el  Intercambio  de Estudiantes era “una fábrica de espías”, que no sin problemas, conseguían los sacerdotes a través  de la confesión. Así podían ser considerados prescindibles y trasladados fuera de el país. Luego sugirió a mi padre que yo viera inmediatamente al consejero de la escuela, el agente de la CIA Dennis Delaney. Mi padre con entusiasmo me dijo que Delaney era un viejo amigo suyo de la San Francisco, que “sabía cómo tratar a los niños como yo”. Se hicieron los arreglos para que yo lo viera después de las clases.
Delaney comenzó informando de que estaba “al corriente de todo” y que sabía exactamente lo que yo necesitaba “para ponerme de nuevo en marcha”. Dijo que mi familia necesitaba hacer un viaje a las montañas de Teton de Wyoming. Incluso proporcionó mapas e información en un sobre para mi padre. Apagó las luces de la oficina, y puso en marcha un proyector de diapositivas. Me mostró escenas de las numerosas  cascadas  de  los  tetones,  todas  las  cuales  fueron  para  “lavarme  el  cerebro”  de  la realidad,  que  era  que  estaba  realizando  sexo  oral  con  él  según  me  ordenó  mientras  pasaban  las diapositivas. Luego se programó una cita de seguimiento para seguir el “asesoramiento”.
Este viaje a las Teton proporcionaría un cambio de paisaje del viaje habitual a Mackinac / Niagara Falls, pero no podía esperar el cambio en la dirección de la vida en que me estaban llevando. Me dijeron que mi vida estaba “predestinada”, y que todo lo que debía hacer era seguir el camino que se extendía ante mí, es decir, el “Camino de Baldosas Amarillas”. Estaba destinada a ir a Wyoming, pero no lo supe hasta que llegué.
Confirmé  el  viaje  de  la  familia  a  las  Teton  al  ver  a  Delaney  para  el  seguimiento  de  mi “asesoramiento”.  Me  informó  que  había  hablado  con  mi  padre  sobre  el  viaje,  así  como  de  nuestro próximo viaje a Disney World en Florida. No me sorprendió enterarme de un viaje adicional. Tampoco tenía  la  capacidad  de  emocionarme,  sospechar  o  ser  aprensiva.  Era  consciente  de  que  Delaney  estaba fuertemente involucrado en el Proyecto Monarca, no sólo porque estaba accediendo a mis personalidades sexuales, sino porque estaba ayudando a preparar el camino hacia mi destino del control mental total.     Durante las vacaciones de Navidad de 1974, mi padre nos llevó a todos a Disney World por la ruta de  Tampa,  Florida.  Ignorando  la  geografía,  no  se  me  había  ocurrido  que  Tampa  estuviera  fuera  del camino a Disney World hasta que mi padre condujo la furgoneta alquilada frente a las puertas de la base MacDill de la Fuerza Aérea. El personal militar me recibió y me acompañaron a la TOP SECRET base de alta tecnología del acondicionamiento del control mental en función del programa de la “modificación del comportamiento”. Esta fue la primera de las que se convirtieron en una serie sistemática de pruebas de control  mental  y  /  o  sesiones  de  programación  en  instalaciones  del  gobierno  que  habían  de  perdurar durante toda mi victimización dentro del Proyecto Monarca.   
 Mientras yo permanecía en un edificio militar de la NASA, o del gobierno, el procedimiento para mantener  bajo  control  total  mi  mente  se  mantenía  constantemente  bajo  los  requisitos  del  Proyecto Monarca. Esto incluía previamente trauma físico  y / o psicológico, privación de sueño, de comida y de agua,  descargas  eléctricas  de  alto  voltaje,  y  programación  hipnótica  y  /  o  armónica  de  la  memoria  de compartimentos / personalidades específicas. El equipamiento de última generación y el metodismo que he sufrido desde entonces daba al gobierno de EEUU el control absoluto de mi mente y de mi vida. Fui literalmente  expulsada  de  mi  mente  consciente  y  sólo  existía  a  través  del  subconsciente  programado.
Perdí la capacidad del libre albedrío, la razón, y no podía pensar ni cuestionar nada de lo que me estaba pasando. Sólo podía hacer lo que me mandaban.     Después  de  la  experiencia  de  la  Base  MacDill  de  la  Air  Force,  mi  vida  en  casa  empeoró.  Los controles y condicionantes que mi padre y mi madre me hacían sufrir me comprimieron aún más. Ya no estaba autorizada  a tener contacto  con  mis  propios hermanos  y  hermanas (sólo tenía una  hermana más pequeña en ese momento). Esto detuvo los esfuerzos subconscientes para protegerlos de los abusos de mi padre, y me dejó con un desesperado vacío, sufriendo por las relaciones amorosas que previamente había compartido con ellos. Por supuesto, nunca fui capaz de protegerlos más de lo que me podía defender a mi misma  o  más  tarde  proteger  mi  propia  hija.  Sin  embargo,  hasta  que  la  programación  del  gobierno  no comenzó, tenía la rutina de hacer  de “canguro” suyo cada noche y los largos paseos que duraban  horas eran  mi  débil  intento  de  mantenerlos  fuera  del  alcance  de  mis  padres.  Inconscientemente yo  creía  que estaba  marcando  una  diferencia.  El  día  que  mi  hermano  pequeño  le  dijo  a  mi  madre  que  prefería  mi compañía a la suya fue el día en que ya no pude estar cerca de él ni de mis otros hermanos y hermana. Al parecer,  estaba  marcando  una  diferencia  suficientemente  grande  como  para  que  mis  padres  se  vieran obligados a separarme de ellos. Me ordenaron quedarme en mi armario-de-tamaño-dormitorio en el garaje cuanto  llegara  a  casa  de  la  escuela  o  del  trabajo.  No  podía  hablar,  mirar,  o  abrazar  a  mis  hermanos  y hermanas. No me estaba permitido cenar con mi familia, aunque me dejaban salir de la habitación para poner la mesa, lavar los platos, y hacer otras tareas. Si me atrevía a salir de mi habitación para ir al baño y era pillada por mi madre, ella decía, “nadie te sacudido la jaula” y me ordenaba volver a mi habitación en el garaje.     El  verano  de  1975,  mi  familia  viajó  de  Michigan  en  las  montañas  Teton  de  Wyoming.  Se  me ordenó  ir  en  el  portaequipajes  del  coche  familiar  Chevy  Suburban  porque  me  estaba  prohibido  ver  o comunicarme  con  mis  hermanos  y  hermanas.  Así  que  me  disociaba  en  los  libros,  o  en  las  sugerencias metafóricas, hipnóticas de mi padre y el tránsito profundo al observar las praderas de un mar sin fin “de olas de grano de ámbar” que pasaban por delante de mi ventana. Una vez, cuando nos detuvimos en una gasolinera, mi padre me llevó adentro para mostrarme un “Jackalope” (animal de ficción en EE.UU.) de peluche  montado  en  la  pared.  A  causa  de  mi  tránsito,  estado  disociativo  y  nivel  de  sugestibilidad secundario, creí que realmente era un cruce entre una liebre y un antílope. Estábamos a 100 grados (F) en Badlands cuando refrescaba por la noche. El intenso calor del día me acentuaba la sed creciente. Mi padre me habia preparado físicamente para la privación de agua de cara a la intensa tortura y programación que debería soportar en Wyoming.  


Dick  Cheney,  entonces  jefe  del  Gabinete  del  presidente  Ford  en  la  Casa  Blanca,  y  después Secretario  de Defensa del  presidente  George Bush,  miembro  documentado del  esperanzado Council  on Foreign  Relations  (CFR),  y  presidenciable  para  el  año  1996,  era  en  principio  sólo  el  congresista  de Wyoming. 

Dick  Cheney  era  el  motivo  de  que  mi  familia  hubiera  viajado  a  Wyoming  donde  tuve  que soportar  todavía  otra  forma  de  brutalidad,  su  versión  de  “Un  juego  más  peligroso”,  o  la  caza  humana.
Entiendo ahora que “un juego más peligroso” fue diseñado para acondicionar al personal  militar en  las  maniobras  de  supervivencia  y  combate.  Sin  embargo,  se  utilizó  conmigo  y  otros  esclavos  que conozco  como  medio  de  condicionar  aún  más  la  mente  en  la  realización  de  que  “no  hay  donde esconderse”, así como la de traumatizar a la víctima de tanta programación. Mi experiencia a lo largo de los años me enseñó que “Un Juego Más Peligroso” tenía numerosas variaciones sobre el tema principal de ser desnudado y soltado en medio  de la  naturaleza,  mientras  eras perseguido por hombres y  perros. En realidad,  todas  las  “áreas  silvestres”  eran  zonas  militares  protegidas  y  cerradas  por  lo  que  era  sólo cuestión de tiempo el ser capturado, violado y torturado en repetidas ocasiones.
Dick Cheney tenía una aparente adicción a la “emoción de este deporte”. Parecía obsesionado por jugar “un juego más peligroso” como medio de traumatizar las víctimas del control mental, así como para satisfacer  su  propia  retorcida  y  perversa  sexualidad.  Mi  introducción  al  juego  se  produjo  al  llegar  al pabellón  de  caza  cerca  de  Greybull,  Wyoming,  y  física  y  psicológicamente  me  devastó.  Ya  estaba bastante  traumatizada  por  la  programación  de  Cheney  mientras  estaba  desnuda  en  la  oficina  de  su pabellón  de  caza  tras  ser  perseguida  y  capturada.  Cheney  estaba  hablando  mientras  paseaba  a  mi alrededor  “Podría rellenarte y montarte  como a un Jackalope y  llamarte  querida de dos patas. O podría llenarte con esto (se abrió los pantalones para enseñar su pene de grandes dimensiones ) directo al fondo de la garganta, y luego montarte. Que prefieres?”
La sangre y el sudor se mezclaban con la suciedad sobre mi cuerpo y caían resbalando junto con el barro por las piernas y los hombros. Me latía el corazón del cansancio y del dolor mientras era incapaz de pensar para responder a  esa  pregunta.  “Decídete”,  presionaba Cheney. Incapaz  de hablar,  me  quedé  en silencio. “Tampoco tienes ninguna opción, de todos modos, así que decidiré por ti. Para eso estás aquí.
Para que te haga una mente y hacerte mía / mente. Hace mucho tiempo que has perdido la cabeza. Ahora yo te daré una. Al igual que el Mago (de Oz) le dio un cerebro al Espantapájaros, el Camino de Baldosas Amarillas te ha traido hasta aquí para mí. Has “recorrido un largo, largo camino” a por tu cerebro, y te daré uno”.
La sangre me llegó a los zapatos y me llamó la atención. Si hubiera estado más avanzada en mi programación, quizás nunca me habría dado cuenta de una cosa así o no hubiera tenido la capacidad de pensar  en  limpiarlas.  Pero  hasta  entonces,  sólo  había  estado  en  MacDill  y  Disney  World  para  la programación del gobierno / militar. Por fin, cuando pude hablar, le pedí: “Si no te importa, puedo usar el baño?”
La cara de Cheney se puso roja de rabia. En un instante estaba sobre mí, me echó con fuerza de espaldas contra la pared con un brazo sobre el pecho y la mano sobre la garganta, mientras me ahogaba aplicaba  presión  en  el  cuello  sobre  la  arteria carótida con  el  pulgar.  Abrió  los  ojos  y  escupió  mientras gruñía: “Si no me importaras, te mataría. Podría matarte “Matar-te” con mis propias manos. No serías la primera ni la última. Te puedo matar en cualquier momento que me dé la maldita la gana”. Me tiró sobre una especie de cama plegable que había detrás de mi. Allí terminó vertiendo, sexualmente, su rabia sobre mí.
Durante el largo viaje de vuelta a Michigan, yacía detrás de la Voltaje Suburban sobre un montón de  excrementos,  mareada  y  dolida  por  la  brutalidad  de  Cheney  y  de  las  altas  torturas,  además  de  la experiencia  general  de  Wyoming.  Mi  padre  se  detuvo  cerca  de  las cascadas que fluyen  a  través de las Teton para “lavarme del cerebro” la memoria de  Cheney, apenas podía caminar por el bosque hasta las cataratas para instruir el proceso, a pesar de haber  aprendido bien las lecciones de Cheney en cuanto al seguimiento de órdenes.
Al año siguiente, cuando se llevó a cabo nuestro viaje “anual” a Disney World, mi padre conducía, tirando de su nuevo remolque Holiday Rambler Royale Internacional. (Yo dormía fuera en una tienda de campaña porque no me estaba permitido hacerlo en el interior, ya que “no era de la familia”.) Mi padre me dejó, camino del Centro Espacial Kennedy, en Titusville, Florida, donde me sometieron a mi primera programación de la NASA. A partir de entonces, estaba “obsesionada” en seguir el “Camino de Baldosas Amarillas”  para  ir  a  Nashville,  Tennessee.  Mudarme  a  Nashville  era  de  lo  único  que  podía  hablar.  Si alguien me preguntaba, a mí no se me ocurría preguntarme a mí misma “¿Por qué?”, Sino que respondía reiterando que era algo “que tenía que hacer”.   
Había atravesado el último año en un tránsito disociativo. Llegué a distanciarme aún más de los valores religiosos gracias al  profesor  de la clase de religión. El hermano Emmett. Esto fue  debido a su promoción del canibalismo a través el libro “Alive” (“Vivos”) de Pier Paul Reed, y por sus enseñanzas en un  retiro  religioso  que  asistí  que  incluía  rituales  ocultos  en  la  iglesia  de  San  Francisco.  Me  gradué  en Muskegon en la Catholic Central High School el año del bicentenario, en 1976. El Senador Byrd era el encargado  de  revisar  mi  plan  de  asistir  al  Hope  College  tal  y  como  había  prometido  como  una  niña  a Vanderjagt. Este nuevo plan representó para mí asistir temporalmente al Muskegon Community College, porque  mi  “educación  real”  tenía  que  venir  a  través  de  la  programación,  no  del  control  mental  de  la escuela. Para acabar agotada, como era necesario para mi “educación real,” trabajé en tres trabajos de baja categoría, además de asistir a la universidad.
Durante el primer semestre de universidad  en 1976, hice planes  para hacer un viaje a Nashville con mi amiga del Proyecto Monarca de la Católico Central. (Ella sigue siendo una víctima prescindible en estos  momentos,  y  por  tanto,  su  identidad  debe  ser  protegida  de  la  difusión  pública  por  motivos  de seguridad.) Mi padre me contó que tenía que alojarme en el Fiddler’s Inn de Nashville, ir a ver la World Famous Printer’s Alley y la hilera de impresentables clubs nocturnos de música country de mala calidad, y también asistir al Grand Ole Opry el viernes por la noche, ya que para conseguir las entradas se habían realizado trámites en través de  un  “amigo”,  a  pesar  de su escasez durante las vacaciones de  Acción  de Gracias.
Nunca se me  ocurrió  asociar el Fiddler’s  Inn  (Hostal  del Violinista)  con  el  violín  que  tocaba  el senador  Byrd  cuando  mi  amiga  y  yo  llegamos  a  Music  City,  USA.  Ni  tampoco  encontré  nada  extraño cuando una “estrella” de la música “country” que actuaba en el club nocturno Black Poodle en Printer’s Alley  empezó  a  dirigir  mis  actividades.  A  mi  amiga  y  mi  nos  proporcionaban  pases  gratuitos  para  el Black Poodle e incluso nos animaban a volver cada noche, donde estaban tocando el actor y agente de la CIA Jack Greene y su banda Desperado. Durante los descansos, Greene y su banda se sentaban con mi amiga y conmigo para manipular nuestras sugestionables mentes.

Me decían que mi “destino” era haber conocido al miembro de la banda, Wayne Cox, que había sido entrenado para operaciones paramilitares mercenarias  por  el  senador  de  EEUU  de  Luisiana,  J.  Bennett  Johnston,  pronto  supe  que  todos  los asociados con Greene habían participado en operaciones del “Freedom Train” de la CIA. Cuando le dije a Greene que mi amiga y yo no volveríamos esa noche porque iríamos al Grand Ole Opry, nos dijo que él estaría trabajando en  el  Opry esa misma noche. Hizo los arreglos para que  pudiéramos verle detrás del escenario  inmediatamente  después  de  su  actuación.  Había  hablado  con  el  guardia  de  “seguridad”  del Opry, el teniente de la policía Metropolitana de Nashville Bob Ezell, que era un buen amigo suyo y que nos dejaría entrar.
En el Opry, mi amiga y yo nos sentamos entre el público viendo como Jack Greene presentaba su “invitado especial”, el senador de los EEUU, Robert C. Byrd. Al ver a Byrd, entré en un pre-condicionado trance  profundo  y  automáticamente  seguí  las  propuestas  según  las  instrucciones  de  Greene.  Una  vez detrás del escenario, Greene señaló hacia su camerino, que compartía con el Senador Byrd, y me ordenó entrar. Mi personalidad que se había sentado entre el público, había percibido a Byrd como un artista y no pudo,  o  no  quiso  pensar  más  allá.  Pero  cuando  entré  en  el  camerino  y  vi  a  Byrd  sentado,  reflejando vanidad y en calzoncillos, cambié a la personalidad de la niña que la había conocido como senador de los EEUU  en Mackinac Island desde los 13 años, y  respondí sexualmente. Luego,  Byrd me reclamó como “suya”, me dijo con entusiasmo que “Quería que fuera siempre su pequeña bruja”. Pronto me di cuenta de la enormidad de este comunicado.
El  miembro de la banda de  Jack Greene,  Wayne Cox, me dijo después que tocar en  el  Opry en apoyo del  Senador  Byrd no era la única manera en que “le había apoyado”. También le había  apoyado políticamente y en las operaciones del “tren de la libertad”. Cox hizo entonces por modo de que mi amiga y yo nos quedáramos el  resto del viaje en su remolque hasta Hendersonville,  Tennessee. No había más remedio que obedecer. La siguiente noche, después de que Jack Greene terminara su show en el  Black Poodle, (El Caniche Negro) nos tenían que llevar a mi amiga y a mí a un “After Hours”, el Demon ‘s Den.
Allí, Cox nos tenía que recoger y llevarnos a Hendersonville. En vez de eso, nos “colaron” una droga y dimos “una vuelta” por la Union Station, de Nashville que entonces era una estación de tren abandonada, donde supuestamente el único tren que seguía funcionando era el “tren de la libertad”.
El  frustrado  cultivo  de  la  superstición  católica  del  senador  Byrd,  a  través  de  mi  escolarización debería  haber  maximizado  el  impacto  del  ritual  oculto  al  que  estuve  sometida  en  la  torre  de  piedra  y pizarra de finales-de-siglo de la estación de tren. Pero el dolor y el horror fueron bastante efectivos en sí mismos,  incluso  sin  adherirme  a  la  superstición  para  producir  los  resultados  deseados  de  rotura  de  la mente. Cox nos llevó a mi amiga y a mí a hacer un “tour linterna” a través de los escombros de la Unión Station,  hasta que llegamos donde había un  “sin  techo” durmiendo  en  el suelo.  Cox  me  ordenó  “dar  el beso del adiós al indigente del ferrocarril” y luego le disparó entre los ojos, mientras yo estaba todavía sólo a unos centímetros de él. (1) Después utilizó un machete para cortar las manos del hombre, que puso en una bolsa de plástico con cierre (zip-lock). Después nos llevaron por las maltrechas escaleras hasta la parte más baja de la estación anterior.

Allí Jack Greene, y los miembros de su banda, y otros vestidos con túnicas negras se reunieron alrededor de un altar de cuero negro en una habitación iluminada con velas y forrada con cortinas de terciopelo rojo. En un total estado de shock, me colocaron en el altar y fui víctima de violación y tortura mientras los participantes se entregaban al sexo, la sangre y el canibalismo ritual.
Al día  siguiente  me  desperté en el sofá de Cox, vagamente consciente de  que  había sufrido  una “pesadilla”. Nada más levantarme, me desmayé por la pérdida de sangre. Sangraba profusamente por la vagina.  Era  todo  lo  que  podía  hacer  para  preparar  el  volver  conduciendo  hasta  Michigan,  y  mi  amiga ciertamente no tenía un marco mental estable para ayudar. No sabía que me había pasado, ni era capaz de cuestionarlo.  Tenía  una  nueva  “obsesión”  en  la  cabeza.  En  el  ritual  había  sido  programada  para  ir  a Nashville y casarme con Cox, según las órdenes del senador Byrd.
De vuelta a Michigan, anuncié a mis padres que me iba a Nashville a casarme con Cox, ya que tal era la “predestinación”. Lo que no me dijeron era que mi padre me acababa literalmente de VENDER al senador Byrd a cambio de lucrativos contratos militares, que lo convirtieron en millonario de la noche a la mañana, un millonario con un sexto grado y con la educación de un niño perverso, aprovechado criminal, inmune a la persecución, trabajando como agente de la CIA del gobierno de EE.UU.! Este estremecedor ritual oculto de la mente que sufrí en Nashville marcó un nueva vida de riqueza y prestigio para mi blanco padre y a mí me empujó hacia una nueva fase de mi tortuosa existencia, y no tuve ningún tipo de opción en todo esto!   

 (1)  El  teniente  de  la  Policía  Metropolitana  de  Nashville,  Bob  Ezell,  que  también  actuaba  en calidad de guardia de seguridad del Grand Ol ‘Opry, encubrió el asesinato. 

CAPÍTULO V  

JUGANDO CON LA MENTE

  

 

Corría el año 1977. Yo era una esclava de 19 años, mentalmente controlada y programada en la operación Tren de la Libertad del Proyecto Monarca de la CIA / DIA, propiedad literalmente del Líder de la  Mayoría  en  el  Senado  de  EEUU  Robert  C.  Byrd,  que  entonces  llevaba  20  años  en  el  Comité  de Apropiaciones  del  Senado.  Era  como  la  “pequeña  bruja”  de  Byrd  (esclava  sexual),  y  también  me  vi involucrada  en  operaciones  gubernamentales  encubiertas.  Ahora  entiendo  que  esto  requería  más compartimentos de memoria / personalidades de los que yo había desarrollado. Por lo tanto una razón más para el demoledor ritual oculto de la mente, y mi “predestinado” matrimonio con Cox. En la estructura típica  del Proyecto  Monarca,  Byrd  fue  mi  “dueño”  y  el  controlador  de  mi  vida,  mientras  que  Cox  se convirtió en mi principal “Controlador”, y siguió las órdenes de Byrd para asegurarse de que yo estuviera en los lugares y acontecimientos clave en los tiempos señalados y para mantenerme bajo control mental.
Cox, al parecer, no cobró en efectivo por su papel como hizo mi padre. En su caso, tenía que seguir las órdenes o sería procesado por distribución de drogas y por ser el asesino en serie oculto que era y todavía es. La función principal de Cox era hacer añicos todavía más mi mente por medio de la mayor abolición de trauma oculto, así como de ser el padre de mi hija, Kelly, que se crió en base a los estudios genéticos de control-mental del Proyecto Monarca.
Me mudé a Nashville, según las órdenes, para casarme con Cox, quien me retuvo en los bosques perdidos  del  pantano  de  su  ciudad  natal  Chatham,  Louisiana,  durante  meses  para  una  traumatización oculta.  Cox  había  sido  educado  en  la  brujería  por  su  madre,  y  la  verdad  es  que  la  deseaba  sexual  y ritualmente.  Juntos  me  sometieron  a  sus  creencias,  que  incluían  el  equivalente  a  un  versión  del debilitamiento del  control mental utilizado  por las  brujas durante  siglos,  ancladas en  la superstición  en vez de en un hecho científico. Estas creencias supersticiosas aparentemente entraban en conflicto con el entrenamiento  para  mercenarios  que  Cox  había  recibido  hasta  el  punto  de  que  su  arrebato  de  asesinar estaba  totalmente  fuera  de  control. 

Por  ejemplo,  Cox  era  capaz  de  matar  a  alguien  apuñalándole repetidamente con un cuchillo, creyendo que “el espíritu al irse” y las salpicaduras de sangre le darían el poder de controlar mi mente. En realidad, era mi aversión y la subsiguiente traumatización de los hechos lo que me hacían disociar y entrar en trance, dejando mi subconsciente abierto a sus sugerencias y las de los demás. Durante  los tres años que  estuve con Cox,  ritualmente me embarazó  y me hizo abortar seis veces, consumiendo varios de sus descendientes y conservando otros en botes de cerámica para su venta en su oculto interestatal negocio de venta de otras partes de cuerpos. El “modus operandi” de Cox para el asesinato siempre incluía la amputación de las manos con un machete, eran las “Manos de la Gloria” que secaban en el horno del taller de cerámica de casa de su madre y eran puestas a la venta y por lo  tanto distribuidas  por  toda  la  oculta red  de suministro  subterráneo. Cox  protegía  las rutas  de distribución  de cocaína y venta de partes de cuerpos incluyendo Texas, Arkansas, Mississippi, Tennessee y Florida.
Cox y yo viajamos a Florida en varias ocasiones mientras los padres de su madre vivían en Mims, que estaba a pocos minutos del Centro Kennedy Space de la NASA en Titusville. Cox, como mi padre, se aseguró de que yo estuviera para hacer las pruebas de control de la mente y  la programación según las órdenes. Cox me percibía como una “Elegida”, y a menudo utilizaba este término cuando se refería a mí en el Proyecto Monarca de la CIA y para “justificar” su orgullo por dejarme en la instalación de la NASA.
Cox tenía una gran variedad de sistemas de creencias que aplicaba a diversas situaciones, todos y cada  uno de  ellos se  basaban en  la  superstición. Creía  en  la comunicación  con los  espíritus o  la  “guía divina” a través de espíritus de la naturaleza y de demonios, que Satanás tenía que  ser apaciguado,  que Jesús era un extranjero, que el Triángulo de las Bermudas era una puerta a otra dimensión, y que el fin del mundo  estaba  cerca.  ‘Religiosamente’  llevaba  la  Biblia  con  él  a  todas  partes,  incluyendo  los  rituales ocultos de la Escritura,  como si fuera un teólogo. Justificaba el “comer el cuerpo y beber la sangre”, el “ser lavados con sangre”, e incluso el “asesinar niños”, en base a la historia de Dios que probó a Abraham ordenándole matar a su hijo, Isaac, con un cuchillo en un altar.

Jim Jones fue uno de los ídolos de Cox, como Charlie Manson,  él consideraba la masacre de Jonestown un buen  ejemplo del “poder del control  mental (CIA)”.     Cox me exigió hacerme mormona de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Santos Días. Esto fue para  “probar”  que  Satanás  estaba  en  todas  partes,  especialmente  en  la  iglesia  mormona  de  Monroe, Louisiana  donde  dirigió  un  ritual  oculto,  y  en  la  iglesia  de  Hendersonville,  Tennessee  por  donde supuestamente pasaba el llamado “tren de la libertad”. (1)   
La determinación de Cox para inculcarme sus creencias religiosas supersticiosas era desviada por Bennett Johnston  en  su  oficina  de  Shreveport,  Louisiana  a  principios  del  verano  de  1978.
La madre de Cox, María, nos había conducido a la oficina de Johnston cerca de la Base Barksdale de la Fuerza Aérea según las órdenes. Mientras ella llamaba audazmente a la puerta de metal oscuro, yo leía el rótulo  de metal que decía:  “General  Dynamics  Investigación y Desarrollo”.  En  un cartel más pequeño cerca del pomo de la puerta se podía leer: “Prohibido entrar en los locales sin previa autorización. Todos los infractores serán perseguidos bajo pena de la ley federal”.
Johnston, vestido con un traje azul claro, y un fuerte olor a sudor, abrió la puerta.  “Bueno, hey senador”,  dijo  María  arrastrando  las  palabras  con  el  dialecto  de  los  bosques  perdidos  de  Luisiana,  “te traigo a los niños para que los veas como habías dicho”.
Johnston la miró con repugnancia. “Ya lo veo”, dijo con naturalidad. A continuación, dijo a María que esperara fuera un momento  mientras hablaba con Cox, luego la hizo volver  a  su casa  en  Monroe diciéndole que nos podría recoger en el aeropuerto a los pocos días.
Cox y yo fuimos conducidos a la estéril oficina amueblada al estilo militar de Johnston. Varias fotografías presidenciales y militares colgaban en la pared y servían sólo como decoración. Johnston se sentó en la parte delantera de la mesa de estilo militar y habló a la mente subconsciente de Cox utilizando el críptico, e hipnótico lenguaje del tema Peter Pan de Disney, (2) tal como al parecer había hecho en el pasado, cuando Cox tenía una mente sin controlar.
“Mientras  funcione  el  contador,  ve  hablando  con  el  cocodrilo  (crock-a-dial)  que  has  estado alimentando  durante  años  mientras  él  te  perseguía.  (Peter)  Pan  sabía  cómo  mantenerse  un  paso  por delante  en  el  juego  y  parar  el  inevitable  proceso  de  convertirse  el  mismo  en  cebo  de  los  cocodrilos, ofreciéndose a echarles una mano de vez en cuando”.
Cox desmembraba a sus víctimas asesinadas y distribuía las “Manos de la Gloria” a compañeros satanistas y ocultistas traumatizados / programados con el tema de los mercenarios de Peter Pan, mientras se alimentaba de las partes “sobrantes” del cuerpo de un cocodrilo que había vivido en el Pantano detrás de su casa. Esto era indicativo del Cox retorcido y asesino respondiendo a la traumática programación de Johnston con la temática Peter Pan … programación que yo estaba a punto de experimentar “de primera mano”. Instruyendo enigmáticamente a Cox por orden del senador Byrd, Johnston continuó: “Tengo que dárselo  a  este  Pan.  El  soporte  para  la  creación  de  prostitutas  para  el  Capitán  (Hook)  era  realmente lucrativo.  A  propósito  de  la  creación  de  prostitutas,  Byrd  me  dijo  que  cambiar  un  poco  la  rutina  de manipulación en un tema que te es ajeno te podría resultar lucrativo”. Revelando su intención de asegurar el control de la programación de mi mente militar, Johnston le dijo: “Ahora estableceré una pequeña base y un conjunto de normas para la cuenta atrás. Luego la enviaré a ponerla en marcha para ti, y este será tu trabajo para el hombre de la nave de allí…”.
 Johnston ordenó a Cox  que  saliera de la  oficina,  y fijó toda su atención en mí.  A  solas con el Senador,  Johnston  manipuló  mi  mente,  y  en  última  instancia,  mis  creencias  y  percepciones,  para  la programación futura. Se refirió a una foto de él dándose la mano  con un desconocido Marine lleno de latón  mientras  dramáticamente  me  decía:  “Yo  estaba  ese  día  fatídico  de  1943  cuando  arrancaron  un agujero en el tejido del tiempo de lo que más tarde se conoció como el Experimento Philadelphia. Todos aquellos muchachos buenos desaparecieron junto con su nave en un extraño giro de los acontecimientos paralelos  a  la  desaparición  de  la  Atlántida.  Se  creó  un  vórtice  en  un  esfuerzo  para  deslizarse  entre dimensiones y hacernos invisibles para el enemigo. Fue un éxito más allá de las más altas expectativas, y nos lanzó a todos los viajes universales. No es extraño en absoluto que hayamos puesto un hombre en la luna. Los viajes a los planetas y galaxias distantes son cosas de Mickey Mouse en comparación con la mágica  alta  tecnología  de  los  viajes  de  transporte  dimensional.  Los  viajes  trans-dimensionales  eluden todas  las  medidas  de  tiempo,  incluyendo  la  distancia  y  la  velocidad.  Cuando  el  tejido  del  tiempo  se rompió, nos abrió los viajes intergalácticos, tanto dentro como fuera de esta dimensión – y dentro y fuera del futuro, así como del pasado. Podíamos alterar el curso de la historia a través de los viajes en el tiempo para  alterar  los  acontecimientos,  o  nos  podíamos  despegar  hacia  el  futuro  y  ganar  la  sabiduría  y  el conocimiento de los hechos aún por venir. Podíamos controlar el futuro mediante el control del pasado. En  la actualidad, se trata  de  una  tarea  relativamente fácil, según la  teoría de  la relatividad y ganamos habilidades  con  el  Experimento  Filadelfia.  Yo  mismo  me  volví  un  ET  (extraterrestre).  Y  nuestra  nave retornaba a la Tierra como una nave del espacio. (3) Me gané las llaves del universo aquel profético día, y aún las llevo conmigo ahora, compartiendo sólo una Llave o dos a la vez con aquellos que son Elegidos.
Tú  eres  una  de  los  Elegidos  (Johnston  interactuaba  deliberadamente  con  el  condicionado  Rito  de Permanecer en Silencio), de modo que tendrás que aprender los secretos de los viajes interplanetarios. Tu misión es trans-dimensional. Puedes abarcar infinitas dimensiones, aprendiendo de mí. Te lo digo yo, irás a lugares, chica. Y te enseñaré cómo llegar a cabalgar  sobre la luz.  Te enseñaré las bases, que te  harán ligera el trabajo. La clave del universo reside en la velocidad de la luz. La única manera de viajar es por los rayos de luz.  Aprenderás  a ir hacia  la luz …  Tu  misión  es aprender a Retocar el tiempo. Tomé ese mismo camino. Ven conmigo ahora. Es hora de que dejemos este avión y abordemos otro”.
Johnston me llevó a su oficina de la Corporación General Dynamics a corta distancia del campo de aviación de la Base Barksdale de la Fuerza Aérea (Air Force). Aparentemente era muy conocido en Barksdale, y un pequeño avión de carga estaba listo para llevarnos a nuestro destino, la Base Tinker de la Air Force en Oklahoma.
Ya  en  el  aire,  Johnston  accedió  a  mis  programadas  personalidades  sexuales  para  su  propia perversión agresiva. El uso de la cocaína acentuaba aún más su comportamiento hiperactivo como cuando él  brutalmente  me  colgaba  sobre  él  en  la  cola  del  pequeño  avión  mientras  tenía  relaciones  sexuales conmigo.  Hubo un momento en  que el piloto llamó desde la  cabina:  “Hey, estais  creando  turbulencias. Basta, eh”.
Johnston, riendo respondió: “¿Qué coño te crees que estoy haciendo?” Cuando llegamos a la Base Tinker,  en  mi  brazo  estaba  empezando  a  salirme  un  morado  que  se  extendía  desde el  hombro  hasta el codo.  Un  hombre  uniformado  nos  saludó  cuando  nos  cruzábamos  en  la  pista  de  aterrizaje.  Johnston aparentemente lo conocía bastante bien, y se refirió a él como el “capitán” (que coincidió con el tema de Programación Peter Pan que debía soportar). Cuando se dio cuenta del morado en mi brazo, el capitán le recordó, “Hey, esto no es necesario, ya lo sabes”.
“Sí,  lo  sé. Hazte cargo por mí. Aquí…” Johnston tiró  de  las mangas de  mi  camiseta hacia abajo alrededor  de  mis  antebrazos  (aunque  no  podían  cubrir  el  morado.)  “Así,  apenas  lo  cubre”.  Sonriendo continuó:  “De  todos  modos  tienes  pinta  de  guaperas  del  Sur  en  vez  de  maldito  viejo  yanqui”.
El Capitán dijo: “Será una Tinker-bella mientras estemos hoy por aquí”. Después, refiriéndose al principal propósito  de  que  Johnston  en  realidad  me  escoltara  hasta  Tinker  le  preguntó:  “¿Cómo  progresan  tus operaciones en América del Sur?”
“Tengo que hablar contigo sobre ello”, respondió Johnston. Los dos estuvieron hablando de cómo habían  trabajado  en  tándem  en  el  pasado  en  determinadas  operaciones  mercenarias  /  asignaciones.  “Es posible que necesite algunos de tus chicos para apoyarme en algo”.
“¿Darte apoyo, o cubrirte?” replicó el capitán.
 Johnston rió: “Las dos cosas si tú vas al frente de la operación”.
Johnston  había  previamente  “justificado”  ante  mí  su  uso  de  Tinker  (tema  Peter  Pan)  con mercenarios  de  control-mental  programados  diciendo:  “Los  mercenarios  son  misioneros  que  siguen  su propio sistema de guía interior en vez del viejo del tío Sam. Los políticos obstaculizan el camino hacia la libertad, y estos chicos deslizándose por debajo de las leyes internacionales, sin ser detectados, llevan a cabo el trabajo que los soldados sólo pueden soñar en hacer…”
Fui escoltada lejos de ellos por una enfermera, que pretendía atender mi brazo herido. De hecho, me estaba preparando para la “jaula Tinker-belle” (4) – una jaula de metal electrificada con el fondo de rejilla. Una vez encerrada dentro, la jaula era suspendida y sometida a voltaje continuo,  para dividir en compartimentos el tema de programación de control mental Peter Pan que soporté. Como la Campanilla (Tinkerbelle, en inglés) de Peter Pan, aprendí a “cabalgar sobre la luz” como un medio de transporte. (5)
Además, mi inculcada manipulación  mental  del tema  Tinker-belle incluía un sentido  de intemporalidad del tipo Tierra  de Nunca Jamás  que fue grabado  en mi “natural” incapacidad de  comprender  el  tiempo debido a mi DPM / TID.
De vuelta en Louisiana, Cox y yo compartíamos una subconsciente comprensión de los temas de Peter  Pan  y  de  “montar  la  luz”.  La  diferencia  entre  nosotros  era  que  Cox  había  sido  conscientemente activado en la Base Tinker de la Air Force en la programación de la banda de mercenarios de Johnston, mientras que mi tráfico era perpetuo, me permitía quedarme en “Never-Never-  land”  (Tierra de Nunca Jamás) (6).
Yo  estuve  con  Cox  en  numerosas  ocasiones  cuando  ofrecía  armas  de  fuego  y  /  o  cocaína,  y  la activación de mercenarios específicos para las operaciones según las instrucciones de Johnston, durante el  curso de estos viajes vi numerosos arsenales subterráneos y armas almacenadas que el senador Johnston conocía,  pero  no  en  instalaciones  militares.  También  estaba  al  corriente  de  operaciones  de  cocaína autorizadas por el gobierno.
En una de cocaína que tuvo lugar en 1979, viajé con Cox a un área remota en el Bosque Nacional Ouachita cerca de Hot Springs, Arkansas a “velar por las hadas como Tinker-belle” y “montar en la luz”.
Nos sentamos en la maleza cerca de las vías del  tren  hasta que vimos una luz que se acercaba desde el cielo oriental. En ese momento yo pensaba que debería “montar en la luz”, como me habían hecho creer, pero pensando en ello recuerdo mis personalidades siendo deliberadamente conmutadas y un helicóptero aterrizando en un claro cercano. Cox y yo descargamos aproximadamente entre 200-400 libras de cocaína de la furgoneta que habíamos conducido, y las apilamos en el helicóptero. Después nos trasladaron a un pequeño aeropuerto que parecía no ser más que  una oscuridad, un claro vallado  donde vi una hilera de edificios  metálicos  que  parecían  mini-almacenes.  Mientras la  cocaína  era  descargada en  un  almacén,  a Cox y a mí nos llevaron en coche a un próximo edificio de piedra gris. El conductor nos llevó arriba, y llamó a la puerta del ático.   
“Sí,” respondió una voz,   “He recibido  una  Tinker-belle (Campanilla)  y  un  Peter  Pan que  lo  quieren  ver,  Señor”,  gritó  el conductor.
“Hazles  entrar”  Cox y  yo  entramos  en  la suite  donde  el  entonces  gobernador  de  Arkansas  Bill Clinton  (control-mental)  arrastraba  un  maletín.  Clinton  y  Johnston  fueron  cómplices  en  operaciones ilegales encubiertas que emanaban de la Base Tinker de la Air Force.
Cox habló. “El senador Johnston un poco, dijo, que el (senador) Byrd le había dicho que eras uno de los nuestros”.
“Entonces, en qué os convierte eso?” preguntó Clinton con impaciencia.
“En Elegidos”, dijo señalandome con la cabeza.
Clinton me preguntó: “Elegidos por orden de quién?”
Di la críptica respuesta correcta codificada, que ayudaría a Clinton a proceder. “¿Qué os trae por aquí?” -Preguntó.
Interpretando  literalmente  su  pregunta  como  es  “natural”  para  programar  esclavos  DPM  /  TID, respondí: “Monto en la luz, Señor”.
Clinton hizo rodar sus ojos, y miró  por encima de Cox, que  se columpiaba  nerviosamente hacia adelante y hacia atrás como tantas veces lo había hecho. “Indique su negocio,” ordenó Clinton.
“Uh”,  Cox  se  aclaró  la  garganta,  habitualmente  se  hurgaba  la  nariz  mientras  se  balanceaba  de nuevo adelante y atrás y dijo: “Bueno, eh …” Clinton parecía disgustado.
“Sácalo de aquí!” ordenó al conductor. Cox fue inmediatamente escoltado fuera.  “Esto está mejor”, dijo Clinton. Utilizando las señales de mano de los jesuitas y lenguaje críptico, me activó / cambió y accedió a un mensaje previamente programado.
“El senador Johnston me ha enviado para que te dé esto”. Le entregué un sobre marrón grande y delgado”, “y tengo un poco de polvo de las hadas garantizado para hacerte volar alto”. Cogí de mi bolsillo la partida personal de cocaína que Johnston estaba compartiendo con Clinton.
Clinton esnifó dos líneas de coca inmediatamente. Sonreía. “Dile a Ben que estoy impresionado”. Me mostró la puerta.
La severa programación de tortura y control mental que estaba soportando en la Base Tinker de la Air Force me había preparado para esta simple “misión” y muchas otras. Aunque el descontrolado de Cox y  su  serie  de  asesinatos  ocultos  habían  polifragmentado  mis  personalidades  múltiples  como  ya  había previsto Byrd, fue un tema ajeno al acondicionamiento de la mente de Johnston lo que me encerró en una indefensión robótica absoluta. Al fin y al cabo, había sido capaz de racionalizar, descubrí que la idea de los viajes interdimensionales y extraterrestres no era más extraña para mí que Cox y sus acciones asesinas o descubrir que el rey de la pornografía Jerry Ford ocupaba el cargo de presidente.    Cuando mi hija, Kelly, nació en febrero de 1980, el ex-patrón de Cox, Jack Greene, fue a Luisiana para  reunirse  conmigo  de  acuerdo  con  su  papel  de  “conductor”  del  “tren  de  la  libertad  “de  la  CIA  de Nashville. Me llevó aparte y me explicó que desde que Cox había cumplido con su papel (genético) en la producción de Kelly, el Senador Byrd había ordenado que volviera de nuevo a Nashville. Greene habló largamente, reviviendo hipnóticamente mi programada “obsesión” original de volver a Nashville. Me dijo que Cox había demostrado estar demasiado loco para continuar siguiendo las órdenes y que era evidente que mi salud era extremadamente pobre (gran parte de mi cabello había caído hecho Malveí) y por el olor de carne humana en descomposición que impregnaba la zona alrededor de su remota casa en el pantano de Chatham, Louisiana.
Si  hubiera tenido mente propia, sé, mirando atrás, que me hubiera  sentido  como si hubiera sido liberada del calabozo de una prisión. Pero sólo podía responder para decir con total naturalidad que con el asunto Cox había recibido una “guía divina” para ir a Nashville al menos por una vez en una casa donde me esperaban. Cox no tuvo más remedio que cumplir con las órdenes de Byrd. Kelly y yo nos mudamos a Tennessee cuando ella  sólo  tenía  tres  meses  de  edad,  y  trasladaron  temporalmente  a  Cox  con  nosotros para  informar  a  nuestro  nuevo  gestor  de  los  últimos  detalles  de  nuestra  victimización.  Pocas  semanas después,  Cox  se  trasladó  a  Chatham,  Louisiana  a  vivir  con  su  madre  (hasta  el  día  de  hoy).  Ahora según tengo entendido cría cabras para sacrificarlas y continúa sin obstáculos con su actividad de asesino en serie oculto gracias a la inmunidad judicial debido a todo lo que él y su madre saben.  

 (1) La información sustancial respecto a la saturación del ocultismo en la iglesia mormona es un hecho publicado, circula entre el Obispado, y fue liberada más tarde por el Obispo Pace en un esfuerzo por restaurar la moral y la libertad de pensamiento los miembros de la iglesia.
(2)  El doble y triple lenguaje críptico  del  senador Johnston me dejó  perpleja  entonces. Mirando atrás,  entiendo  como  este  componente  del  control  mental  permite  no  detectar  la  proliferación  de  la actividad criminal secreta, incluso cuando es escuchado sin querer por desconocidos, en la medida en que creía que debía estar pasando en “otra dimensión”, como se me dijo.
(3) Johnston “validó” su táctica en mi mente haciendo arreglos para que viera su “nave espacial”-una aeronave experimental TOP SECRET que después con el tiempo sería conocida como Stealth Fighter – en una instalación militar cerca a Baton Rouge. El Stealth clasificado como triangular era tan ajeno a mí en el momento que me parecía más una nave espacial que el avión de combate de EEUU que en realidad es. Esto, en combinación con su comportamiento inhumano y mi creencia previamente instilada en viajes – transdimensionales, me convencieron de que él era el “ET” que pretendía ser.
(4) Creo que esto se conoce como la red del Pájaro Carpintero.
(5) “Riding the Light” (“Cabalgar en la luz “) revolvió mi experiencia futura al ser transportada en helicópteros militares o aviones para llevar a cabo algún programa de robótica para el gobierno. Este viaje “tránsito-dimensional”  ha  causado  que  mis  experiencias  terrenales  sean  percibidas  como  si  hubieran ocurrido en otra dimensión.
(6) Yo me quedé en un Trastorno del Trance de Estrés Postraumático (TTEP).    (7) La misma referencia jesuita utilizada para describir a Pierre Trudeau.     

CAPÍTULO VI 

EL EJÉRCITO DE LOS ESTADOS UNIDOS Y
EL ENTRENAMIENTO DEL CONTROL-MENTAL EN LA NASA

   

 Poco  después  de  mudarnos  a  Tennessee,  vi  que  el  senador  Byrd  me  había  intercambiado simplemente de un infierno viviente a otro. Mi nuevo controlador de control-mental, el agente de la CIA y ventrílocuo / hipnotizador en los escenarios de música country, Alex Houston, sólo parecía seguir donde Cox  lo  había  dejado.  Como  “destinadas”,  Kelly  y  yo  nos  mudamos  a  una  vieja  caravana  destartalada dentro  de  la  propiedad  de  Houston,  que  limitaba  con  la  granja  de  Jack  Greene  en  Goodletsville, Tennessee.  Fui  sometida a  más  rituales  ocultos  en  la  granja  de  Greene,  y  se  me  preñó  e  hizo  abortar ritualmente  de  nuevo,  esta  vez  por  Houston.  Una  diferencia  entre  Cox  y  Houston  era  el  factor superstición,  Houston  sabía exactamente  qué  estaba  haciendo y  por  qué  lo  estaba haciendo,  según  las pruebas y comprobaciones científicas de la investigación y el desarrollo del control-mental por parte del Gobierno  de  EEUU.  Obtuve  estos conocimientos  de  las conversaciones  que  escuchaba  entre  él  y  “los iniciados”.
Alex Houston era 26 años mayor que yo, y afirmaba haber obtenido sus conocimientos de hipnosis y métodos gubernamentales de control-mental, de los militares, en viajes al extranjero, mientras hacía la gira USO (Giras que hacen donde hay operaciones militares fuera de los EU) de Bob Hope. Tras la gira, Houston  se  trasladó  a  Washington,  DC,  donde  él  y  su  alter  ego-títere,  Elemer,  eran  habituales  en  el programa  de televisión  de  Jimmy Dean  en  los  años  60.  (1) Según  Houston, había  sido contratado con regularidad  para  actuar  en  los  clubes  de  oficiales  de  las  bases  militares  por  su  implicación  en  las operaciones gubernamentales encubiertas.  Durante el  breve periodo  intermedio en que  Cox residió  con nosotros en la granja de Houston, tocaba música acompañando la esclava del control-mental del gobierno Louise  Mandrell  y  su  esposo  /  controlador,  R.  C.  Bannon.  Cox  ya  había  trabajado  con  la  hermana  de Louise, Barbara Mandrell, al inicio de su carrera patrocinada por el gobierno en los años 60, viajando al extranjero  con  ella  en  la  misma  gira  USO.  Giras  que  también  lanzaron  la  carrera  de  Houston.  Irby Mandrell, el padre y gerente de The Mandrells, según los informes, abusaba sexualmente de sus tres hijas y con entusiasmo las metió en la existencia del control-mental de la misma manera que mi padre me había vendido a mí. Sus hijas también eran propiedad del senador de los EEUU Robert C. Byrd.
Cox fue despedido antes de tiempo de su cargo con Louise debido a su locura. Una vez cuando Houston viajaba con The Mandrells como tantas veces hizo a lo largo de los años, Irby  Mandrell relató los hechos que motivaron el despido de Cox. Nos dijo a Houston y a mí que mientras viajaban, para él, Cox se había convertido en una vergüenza.
“Yo ya  sabía  que era rarito”,  dijo  Irby Mandrell. “Está bien.  Puedo  vivir con  ello.  Pero cuando montó una tienda de campaña detrás del hotel para poder oír el sonido de las trompetas, que le tenian que indicar el momento de irse a Missouri, (2) le dije, “Empieza a recoger, hijo. Eso es todo. Vete a Nashville. No vuelvas nunca más”. Así es cómo fue la cosa”.
Houston recordaba el pasado con Mandrell sobretodo los días de  la gira USO, y preguntó cómo fue que toleró el regreso de Cox si ya había tocado antes con Barbara.
“Oh, sí. Me acuerdo de él (Cox) entonces todavía tenía algo de cerebro”. Irby Mandrell continuó, “Barbara sólo era una niña entonces con el talento de una verdadera estrella. Pensé que tenía lo necesario para triunfar en la industria. Entonces llegó Byrd y nos enseñó lo último en tecnología”.
Houston  le  interrumpió,  “¿Estás  hablando  del  equipo  (de  música)  o  del  tipo  que  tienen  en Huntsvile (centro de formación de control-mental de la NASA en Alabama)?”
“De los dos”, dijo Mandrell. “Pero fue en Huntsville donde la lanzaron al estrellato. Las puertas se abrieron después de eso. Byrd estaba muy orgulloso de Bárbara, y las puertas se abrieron enseguida. Con el  talento  de  mi  niña  y  la  influencia  de  Byrd  en  su  mente  y  en  su  carrera,  no  había  manera  de  que pudiéramos perder”.
Cuando Houston fue designado gestor de mi control-mental en 1980, la influencia de Byrd en mi mente impulsó la carrera en el mundo del “entretenimiento” de Houston. Sus viajes se habían ampliado para dar cabida a las operaciones encubiertas de tráfico de drogas y a las de lavado de dinero en EEUU, en México, en Canadá y en todo el Caribe.
Houston  tenía,  y  tiene,  una  gran  cantidad  de  dinero  “negro”,  pero  nunca  se  me  me  permitió  el acceso. La pobreza es una forma más de control que tuve que soportar, no se les concede a los esclavos, como  yo,  la  libertad  que  permite  el  tener  dinero.  Cuando  estaba  trabajando  en  tres  trabajos  de  baja categoría en la universidad, mis padres me quitaban mi dinero. Todo el dinero ganado en las empresas de Cox en la cocaína y la venta de partes de cuerpos fueron reinvertidos en aquelarres y drogas, lo que nos dejaba dependientes de la caridad para nuestras necesidades básicas. Con Houston, tuve que “ganar” cada centavo  que  gastaba  en  alimentos  y  cosas  necesarias  una  y  otra  vez,  lo  que  hizo  que  “ganarme  el mantenimiento”  fuera  un  ciclo  deliberadamente  imposible.  Esto  me  mantuvo  económicamente dependiente y dificultó aún más mi habilidad para escapar, incluso si hubiera sabido lo suficiente como para intentarlo.
Mis  innatos  instintos  maternales  de  protección  como  madre  pudieron  haber  sido  acentuados debido a los anteriores intentos infructuosos para proteger a mis hermanos y hermanas (ahora tengo dos hermanas). Fue mi desesperada necesidad de mantener segura a Kelly lo que me llevó hasta el punto de “luchar o huir” cuando me trasladaron con Houston. Ya hacía tiempo que había perdido la capacidad de “luchar”, pero mis nuevos instintos maternales me obligaban a “huir”. Hice todo lo que pude para salvar a Kelly y a mí de Houston y de su destino en el Proyecto Monarca. Como no tenía capacidad de razonar y era amnésica, “huí” a la opulenta nueva casa de mis padres en Grand Haven, Michigan, no era consciente de  lo  que  estaba  haciendo  ni  del  porqué.  Llegué  con  mi  hija  en  brazos,  la  ropa  hecha  jirones  por  la espalda,  y  las  pocas  pertenencias  dadas  que  había  cogido  para  Kelly.  A  los  pocos  días,  mis  padres recibieron y siguieron las instrucciones del senador Byrd, y me devolvieron a Houston, quien, a su vez, me envió de vuelta a Louisiana para un acondicionamiento adicional.
Después de tres meses más de intensas e ininterrumpida torturas de Cox, no podía pensar en seguir los instintos maternales y apenas sabía mi nombre. No tenía ni idea de cuántos años tenía, dónde estaba, cuánto tiempo había estado allí, y lo que había sucedido a Kelly durante este tiempo, el propio testimonio de  Kelly  y  el  actual  programa  de  poli-fragmentación  de  Personalidades  Múltiples  /  Trastornos  De Identidad Disociativos refleja la alta tecnología, el aire sofisticado y el tortuoso trauma que sufrió durante ésta  y  muchas  de  las  subsiguientes veces  que  nos  separaron.  Cuando fui  devuelta  a  Houston  tal como había  orquestado  Byrd,  mi  cerebro  contenía  una  serie  de  nuevos  compartimentos  listos  para  ser programados y dirigidos.
La  programación  intensiva del  comportamiento  del  control-mental  comienza  inmediatamente,  y Houston  se  aseguró  que  me  llevaran  a  los  destinos  designados  bajo  la  apariencia  de  sus  viajes  en  la industria  de  la  música  country. 

A  principios  de  1980,  mi  base  de  programación  fue  inculcada  en  Fort Campbell,  Kentucky  EE.UU.  por  el  teniente  Coronel  Michael  Aquino.  Aquino  tiene  una  licencia  Top Secret en la División de Guerra Psicológica de la Agencia de Inteligencia de Defensa (Psy Ops). Profesa el Neo-Nazismo, ès el fundador del satánico Templo de Set inspirado por Himmler, y ha sido acusado de ritual  infantil  y  abuso sexual  en Presidio  Day  Care de  San  Francisco,  California.  Pero  al  igual  que  mi padre y Cox, Aquino sigue estando “Por encima de la ley”, mientras sigue traumatizando y programando en la CIA destinando mentes jóvenes a lo que parece ser la búsqueda de la “raza superior” de los esclavos del control-mental del Proyecto Monarca. Rápidamente asocié que Aquino no realizaba con su profesada profunda  superstición  oculta  más  de  lo  que  yo  comprendía.  Su  “Poder  satánico”  eran  las  numerosas variaciones de pistolas de aturdimiento de alto voltaje, (3) que usaba regularmente en mí. Aunque Aquino utilizaba el  ocultismo  (sangre trauma)  como base  del trauma,  su programación  era de  alta tecnología  y “limpia”  no-confusa  como  un  proverbial  brebaje  de  ignorancia  de  brujas.  Rápidamente  se  disipó  la influencia  de  Cox,  y  me  empezó  a  programar  según  las  especificaciones  de  Byrd  como  “su  pequeña bruja”  para  el  sexo  sádico,  “mula”  encubierta  de  drogas  de  la  CIA,  correo  negro,  y  operaciones  de prostitución.
Durante los tres meses que estuve de vuelta con Cox, me cortaron un músculo de la pared vaginal superior  y  la preparación  recayó  en Houston  que  cortó  en  la  carne  una  horrible  cara  de  bruja  (4)  para perversión del  senador Byrd.  Aquino proporcionaba las antiguas instrucciones sobre cómo  mutilarme  y Houston utilizaba nitrato de plata y cuchillos de precisión calientes para cortar los detalles de la cara sin ningún tipo de anestesia.
Al flexionar  el músculo hacia abajo,  la cara  sobresalía de mi  vagina. Esta cirugía  no sólo  dio a Byrd una vagina que se adaptase al momento a su  subdesarrollado  pene, sino que también proporcionó una  base  equitativa  de  “curiosidad”  para  mostrar  una  y  otra  vez  y  una  vez  más,  tanto  en  pornografía  comercial como en la no comercial y en la prostitución.
En  1981,  el  aniversario  del asesinato  de  John F. Kennedy, me  obligaron  a “casarme”  con Alex Houston para mantener las apariencias. A principios de ese mes, cuando fui llevada en Washington, DC para fines de prostitución, Byrd me informó que en realidad sería “casada” con él cuando “prometiese los votos” a Houston.
“Es  un  pacto  entre  nosotros  dos”,  había  dicho  Byrd:  “Me  honraràs  y  obedecerás  hasta  que  la muerte  nos  separe”,  Byrd  luego  me  dio  instrucciones  para  recoger  el  vestido  de  novia  en  una  tienda cercana. A lo largo de los años, Houston a menudo bromeó sobre el significado de mi vestido de boda en Washington, DC, que salió en fotografías pornográficas y un vídeo comercial para “Conmemorar nuestra noche de bodas”.
Alex Houston “el mejor hombre”, de Jimmy Walker, también era fotógrafo de la revista gráfica de sexo pornográfico comercial de Larry Flynt, Hustler. Cuando conocí a Byrd después de la ceremonia en el Hotel Opryland de Nashville como se me había ordenado, él se presentó con un “regalo de bodas”, un crucifijo rosa moldeado en vidrio deliberadamente diseñado para anclar “nuestra boda” en mis inculcadas creencias Católico / Vaticanas. Las fotos de Larry Flynt me representan con mi vestido de novia con el crucifijo de cristal para “conmemorar nuestra noche de bodas”, era el procedimiento estándar fijado para todos los esclavos del control-mental que sabían que se veían obligados a “casarse” con sus cuidadores / dueños.   El agente de reservas de Houston, Reggie Mac (MacLaughlin), de la United Talent y más tarde de la Agencia MacFadden de Nashville, Tennessee, había ido reservando con la implicación de la CIA actos de música country en lugares clave para ayudar en la ejecución de operaciones encubiertas del gobierno.
Por  ejemplo,  el  número  de  ventriloquia  de  Houston  “Alex  y  Elemer”  estaba  programado  para representarse en una feria del condado o del estado, cerca de Washington, DC, donde yo sería recogida en coche o en helicóptero y acompañada a la Casa Blanca o al Pentágono. Las actividades resultantes eran compartimentadas en mi memoria de manera que me llevaban a creer que simplemente había viajado a los actos de música country, y no a una “vuelta a casa” que hacía sospechosa mi ausencia. Otro ejemplo era que Houston “entretuviera” en la Feria de Byrd en el estado de West Virginia cada año, lo que daba una apariencia legítima al hecho de estar allí, cuando en realidad estaba siendo prostituida con el senador con quien me había “casado”.
Durante los años 80, Reggie MacLaughlin reservaba principalmente para Houston áreas que eran propicias para mi programación de control-mental con Aquino. Fui sometida a torturas y programación por Aquino, primero en Fort Campbell, Kentucky, en Fort McClellen a Anniston, Alabama, y con mayor frecuencia,  en  el  Arsenal  Redstone  y  el  Marshall  Space  Flight  Center  de  Huntsville,  Alabama.
El  control-mental  Militar  era  rápido,  eficaz  y  altamente  tecnológico,  pero  fue  la  programación  de  la NASA la que me lanzó como una “Modelo Presidencial”. Incluso el hecho de que Aquino inculcara mi programación militar en instalaciones de la NASA, me dio acceso a los últimos avances tecnológicos y técnicas a  través  de la  NASA.  Estos  incluían  trastornos  mentales en  tanques  de privación  sensorial,  la realidad virtual, simuladores de vuelo y armónicos. A la edad de dos años, Kelly ya había sido objeto de la programación de Aquino a través de los últimos avances tecnológicos, lo que destrozó su joven y frágil mente antes de que su personalidad de base tuviera la oportunidad de formarse. En lugar de hacer uso del ocultismo con Kelly, Aquino la traumatizó a través del asalto sexual y tortura de alto voltaje de la mente y el  cuerpo.  Ella  como  yo,  aún  lleva  numerosas  cicatrices  de  esta  base  de  abuso  “no  satánica”.  Lo  sé, después de años de investigación, en la tecnología  de la NASA  y en la  programación de Aquino, junto con el Proyecto Monarca, son normales la privación de alimentos, de agua y la alta tensión, Kelly hizo un “master” del arte psicológico genéticamente multigeneracional de la ingeniería del control-mental DPM / TID.
En  1981,  Byrd  se  encontró  personalmente  con  Aquino  en  Huntsville,  Alabama  durante  una  de nuestras sesiones de programación. La NASA ha cooperado plenamente con Byrd en todo, ya que era el Comité  de Apropiaciones  del  Senado de  Byrd quien  determinaba  la  cantidad  y /  o si  la  NASA recibía fondos  del  gobierno.  Yo  yacía  desnuda  sobre  la  mesa  de  metal  frío,  en  tránsito  y  registrando fotográficamente cada palabra y detalle de mi programación y cada palabra que Byrd y Aquino discutían sin privacidad. Byrd estaba proporcionando a Aquino detalles específicos de ciertas perversiones con que quería  equiparme  para  cumplir  o  llevar  a  cabo.  Además,  hablaron  de  la  codificación  de  mi  memoria inmediata  con  dos  películas  pornográficas  privadas  que  estaban  organizando  producir  localmente.  Se titulaban Como Dividir una Personalidad y Cómo Crear un Esclavo Sexual. Estas películas eran del tipo en  que  la  NASA  se  involucraba  en  la  producción  con  el  doble  propósito  de  “remover”  la  memoria  y documentar sus procedimientos de control-mental. Los pornógrafos eran dos policías locales residentes en Huntsville, Alabama, uno de los cuales era (y es) un Sargento. (5) Este era utilizado por la NASA y la CIA cuando era necesario el encubrimiento.
La película Como Crear un Esclavo   Sexual representa el “giro” común de programación,  que en esencia  es  la  combinación  de  abrir  o  acceder  a  un  acto  específico  programado.  Por  ejemplo,  el compartimento de la mente que sostiene la memoria del incesto es estimulada a abrirse cuando el abuso original es eminente.
El hecho de ver el pene de mi padre “activaba” una respuesta específica, supuestamente la apertura de  las  vías  de  neuronas  de  mi  cerebro  permitía  que  la  parte  de  mi  cerebro  que  trataba  sus  acciones accediera antes de tratar con ellas de nuevo. Con el “giro” de programación, el gatillo de ver el pene de mi padre queda reemplazado por una combinación de determinadas órdenes verbales y un número específico de giros físicos para que cualquier persona con la “combinación” pueda acceder a esta parte en particular de mi  cerebro.  La  parte de  mi  mente  que contiene  el  “conocimiento”  el  abuso  original  de  mi  padre ha aprendido  a  “disfrutar”  del  sexo  doloroso,  sádico.  El  senador  Byrd  quería  que  yo  fuera  programada  de modo que él pudiera decidir si quería que gritara y llorara cuando me azotaba, o si quería que me excitara sexualmente  y  “mendigara”  por  más.  Después  de  la  programación,  cuando  me  reunía  con  Byrd,  me gustaba “bailar” como la bailarina de una caja de música, dando vueltas y vueltas y vueltas hasta que la música del violín de Byrd se detenía. Calculaba mentalmente con precisión cuántas vueltas había dado y si era capaz de ser consciente o no (como cuando una persona normal se despierta en un momento dado sin despertador), y los resultados deseados se producían al acceder.
Esto  es  sólo  un  ejemplo  simplificado  de  programación sexual,  y  fuimos  programados  para  algo más que sexo. Pero este incidente en particular de la programación en el Arsenal Redstone del Ejército de EE.UU. cambiaría mi vida por completo y fijaría el escenario de mi papel en los presupuestos secretos del gobierno oculto, en tipos de operaciones como la de “Modelo Presidencial”.
Ver y / o saber que Kelly estaba siendo torturada y programada, demostró ser un detrimento para mi  propia  programación  de  control-mental,  de  modo  que  la  “programación-cruzada”  en  común  de  la madre y la hija era rara vez viable.

En otoño de 1982, Houston estaba programado para actuar en la Feria Estatal  del  senador  Byrd  en  su  estado  natal  Virginia  Occidental,  Byrd  llegó  a  nuestro  hotel  con  el Teniente Coronel Aquino, quien se llevó a Kelly, supuestamente para fines de programación, cuando me quedé  sola  en  la  habitación  con  Byrd,  su  afiliación  al  KKK  le  alimentó  la  rabia  por  haber  sido recientemente prostituida al artista negro y agente operativo de la CIA Charlie Pride. A pesar de no tener yo,  en  principio,  ningún  control  sobre  la  situación,  Byrd  descargó  su  furia  sobre  mí  en  vez  de  sobre Houston  quien  había  sido  en  última  instancia  el  responsable  del  incidente.  Sacó  el  látigo  y  empezó  a azotarme como lo había hecho tantas veces antes. Sólo que ésta parecía durar eternamente, Byrd aún me azotaba  cuando  Aquino  volvió  con  mi  hija  en  tránsito  y  traumatizada.  Recobré  el  conocimiento  lo suficiente para ponerme de pie al oír los gritos histéricos de Kelly. Byrd me ordenó ir al baño a tomar una ducha de agua fría para parar la hemorragia. Mi cuerpo no pudo obedecer sus órdenes, y me dejé caer de nuevo en el cuarto de baño, el suelo estaba lleno de manchas de sangre. Los gritos de Kelly me reavivaron de nuevo, y me arrastré hasta la puerta para encontrar a Byrd abusando sexualmente de ella y a Aquino desnudándose para unirse a ellos. Una pequeña ventana en  el baño parecía un posible medio  de escape para obtener ayuda, pero Byrd me cogió y me tiró al suelo. El cuarto de baño estaba todo manchado de sangre cuando me metí en la ducha y puse el agua fría para disminuir la hemorragia.
Esa  misma  tarde,  Kelly  y  yo  nos  cogíamos  las  manos al  sol de  la  tarde  en  la  Feria  del  Estado donde el senador Byrd estaba a punto de dar un discurso a sus constituyentes. La blusa se me enganchaba en la  piel  recién batida  cuando  Byrd  subió al  escenario,  y la  multitud  le  aplaudió.  Aún  ahora  Kelly  es periódicamente objeto de abusos sexuales por parte de Byrd a lo largo de su victimización en el Proyecto Monarca, el terrible incidente en West Virginia fue la última vez que fui capaz de pensar instintivamente y responder. La programación adicional del control-mental de Aquino se aseguraba de ello, igual que el acceso de Byrd a la alta tecnología del control-mental a través de los equipos del Colegio de los Jesuitas de Virginia Occidental, donde reclamó el papel de “Fraile Jefe”. (6)
Kelly  informó  sufrir  muchos  abusos  sexuales  por  parte  de  ambos,  Byrd  y  Aquino.  Aquino aparentemente incorporaba el abuso sexual a su programación del control-mental y lo probaba con ella, y compartía más eventos de este tipo con Byrd. También tuve la sensación de que las perversiones sexuales de  Byrd  se acentuaban  cuando  compartía los  asaltos con  Aquino.  Eventos  traumáticos  como éstos  del oeste  de  Virginia  reforzaban  mi  propia  programación  a  través  del  condicionamiento  y,  además,  me encerraban dentro del control, aparentemente ineludible, de Byrd.
La mayor parte de mi programación, así como una gran parte de la de Kelly, estuvo basada de nuevo en  el tema  de Oz.  Esto  quiere  decir que  la combinación de  códigos, claves y  disparadores para acceder  a  mí  estaban  relacionados  con  la  historia  de  L.  Frank  Baum,  El  Mago  de  Oz.  Fuera  o no  la intención de Baum (o para lo que viene al caso de Walt Disney, Lewis Carroll, etc), es evidente que sus historias psicológicamente intensas han  sido utilizadas para la  manipulación de  mentes. Gran  parte del mago de Oz se presta a los temas comúnmente utilizados por los manipuladores. Por ejemplo, casi todos los  DPM  /  TID  han  sufrido  la  pérdida  de  animales  de  compañía  durante  la  tortura  ritual.  Y  todas  las experiencias primarias de la pesadilla del personaje Dorothy de Baum “Over the Rainbow in Oz” deriva de su deseo de arriesgar su propia vida para proteger a su mascota en peligro. Los abusadores usan esta lección para condicionar a la víctima a abandonar toda resistencia y cooperar o “Te conseguiré, preciosa, y  también  a  tu  pequeño  perro  (o  niño)”.  La  lucha  de  los  sueños  contra  la  realidad  en  el  “Over  the Rainbow” (“Sobre  El  Arco  Iris”) ofrece  a los  abusadores un tema  con el  que manipulan  la  percepción subconsciente de la conmutación de personalidades de los DPM. A menudo este tema es transdimensional como lo es el de Oz, donde lo que se ha vivido es “sólo una pesadilla”, como  se le dice a Dorothy al despertar en su propia cama nuevamente en Kansas.
El lenguaje críptico de la CIA es la manipulación del idioma Inglés, de manera que las palabras tengan un doble significado (también conocido como “doble vínculo” en la terminología de salud mental.)
Funciona  mucho  como  la  comunicación  a  través  de  “bromas”  entre  personas  familiarizadas  unos  con otros. Quizás esta es la razón por la que el Gobierno utiliza cómicos profesionales como controladores de esclavos.  Como  los  esclavos  del  control-mental  actúan  conscientemente  a  través  de  su  subconsciente, no tienen forma de discernir la fantasía de la realidad o el significado literal del significado intencionado, el lenguaje críptico a nivel individual es especialmente efectivo. Muchas operaciones encubiertas de la CIA en las que participé pasaron en público. Cualquier persona que hubiera escuchado la conversación habría  entendido  algo  muy  distinto  de  lo  que  en  realidad  se  “trance-decía”.  Por  ejemplo,  uno  de  mis escoltas del Servicio Secreto en Washington, DC iba del brazo conmigo como Dorothy lo hacía con sus compañeros  cuando  caminaban  por  el  Camino  de  Baldosas  Amarillas.  Esto  habría  parecido  un comportamiento normal, o incluso romántico, a los demás. Pero para mí fue una señal para “mantenerme en la carrera” (cita de Bush) y seguir las instrucciones. Cogidos del brazo caminamos hasta entrar en el concurrido  Museo  del  Aire  y  del  Espacio  del  Smithsonian,  cercano  a  la  sede  de  la  NASA.  Allí  leí “Entrada de Servicio” en el cartel de la puerta, las sílabas muy ligeramente acentuadas para que yo captara crípticamente la orden, “En-trance de Servir-os”. (“Service Entrance” “Serve-us, En-Trance” en inglés).  

  (1)  Jimmy  Dean  tiene  conocimientos,  y  disposición  a  participar  en  actividades  criminales encubiertas incluyendo el uso de esclavos del control-mental.
(2)  “Marchando  hacia  Missouri”  es  una  creencia  de  base  mormona  que  interconecta  con  la industria de  la facción  de la  MÚSICA COUNTRY de  la  CIA de  ser trasladado a  Branson, Missouri a mediados de 1980.
(3)  Las  pistolas  paralizantes  de  120.000  voltios  dejan  dos  moretones  con  dos  pulgadas  de separación,  (unos  6  cms),  mientras  que  la  pistola  paralizante  cilíndrica  se utiliza  principalmente  en  la vagina y el recto y deja marcas separadas unos 3/4 de pulgada  (unos 2 cms). Un vistazo a las revistas-basura Hustler del editor Larry Flint mostrará moretones en los esclavos del control-mental que retrata, en particular sobre la garganta, cerca de los labios y en la espalda.
(4) “Cara de bruja” también puede hacer referencia a un monje jesuita y al Baphomet.
(5) Identifiqué por foto al sargento y a su oficial (carcelero) en 1990, y Marc y mi vida fueron amenazados  por  el  entonces  fiscal  de  distrito,  ahora  Representante  de  los  EEUU,  Bud  Cramer  (D. Huntsville,  Alabama)  del  Comité  Permanente  de  Inteligencia  del  Congreso,  como  resultado  de  esta revelación!
(6)  Literalmente  para  un  esclavo  controlado  DPM /  TID,  el  término  “Priar  Head”  (Fraile  Jefe) equivale a “cabeza frita”, que significa alto voltaje en el cerebro.

 CAPÍTULO VII 

CHARM SCHOOL
(ESCUELA EL ENCANTO)  

Después de que Aquino me instalara la base de programación sexual, Houston me llevó muchas veces  a  Youngstown,  Ohio  para  asistir  al  infernal  campamento  de  entrenamiento  de  esclavas  sexuales denominado “Charm School”. Houston actuaba a menudo en ferias de pueblo en el área de Youngstown, los espectáculos de la Orden Fraternal de la Policía, o cualquier festival de música country que nos llevara cerca  de  la  temida  Charm  School.  A  veces,  Kelly  pasaba  por  el  proceso  de  tortura  conmigo.  Pero  en general Houston me dejaba en la puerta para ser entrenada con otros esclavos de la CIA y de la Mafia de mi edad, y luego se llevaba a Kelly con él. Cuando la Escuela El Encanto funcionaba, había varias chicas severamente torturadas y entrenadas a la vez. He visto y conocido muchas chicas que han pasado por la Charm School, sin embargo, comprensiblemente, sé de muy pocas, que hayan sobrevivido o recuperado suficientemente sus mentes como para hablar de ello.
La Charm School presuntamente la llevaba un miembro identificado de la familia Mellon Banking (La Fundación para las Artes de la cual Byrd era un gran contribuyente). El director tomó el nombre y la función  de  “Gobernador”  de  la  película  My  Fair  Lady,  en  un  intento  de  confundir  la  realidad  con  la tortuosa  fantasía  de  la  película.  En  la  película,  gobernador  es  el  título  dado  al  profesor,  un  típico londinense,  que  transforma  a  una  chica  de  la  calle  en  una  aparentemente  dama  de  la  alta  sociedad.
 Además, el uso del título de gobernador, de Mellon, estaba destinado a crear una verdadera lucha con el Gobernador que frecuentaba la escuela como si no fuera más que una casa de citas. Me refiero al entonces Gobernador  de  Pensilvania  (y  más  tarde  fiscal  general  de  EEUU,  ahora  secretario  de  las  Naciones Unidas) Dick Thornburgh. (1)
Aquino suministraba algunos de los programas de la Charm School y todo
el mundo sabía de las operaciones del gobierno o al menos eran conscientes de ellas.

El entonces Sheriff de  Youngstown,  ahora  Representante  de  los  EE.UU.  Jim  Traficant,  estaba  generalmente  presente. Aprovechaba  su  posición  para  presentarse  como  “Lurch”  (personaje  de  La  Familia  Adams),  abriendo lentamente la puerta y diciendo: “Walk This Way” (Ven por aquí) – Para un esclavo en formación, esto significaba  literalmente  andar  como  él  es  decir  andar-como  Lurch,  Egor,  una  puta  de  la  calle,  el Espantapájaros,  y  así  sucesivamente.  Cuando  la  puerta  se  cerraba  detrás  de  mí  en  la  Charm  School significaba  que  estaría  encantada,  mesmerizada  (hipnotizada),  y  programada  para  ser  una  prostituta  de lujo para políticos selectos. Me hicieron aprender su manera de andar, saber cuándo hablar, cómo vestir, cómo sentarse, cómo estar y todo lo demás. Los modales en la mesa no me los enseñaron ya que no eran necesarios puesto  que  los  esclavos sufríamos  privación de  alimentos  y  agua  cuando trabajábamos.  Por encima  de  todo,  nos enseñaban  cómo  satisfacer  cualquier  perversión  sexual.  Apenas  Traficant  abría  la puerta  de  la  Charm  School  a  los  esclavos,  a  menudo  era  él  mismo  quien  “probaba”  las  habilidades sexuales recién aprendidas para determinar cuándo o si los esclavos podían salir.
Un típico curso de tres días en la Escuela El Encanto incluía los factores habituales de privación de sueño, de alimentación, y de agua; trauma, alta tensión y programación. Muchas veces experimentando o  evaluando  y  probando,  drogas  “de  diseño”  fabricadas por  la  CIA  que  administradas  produjeron  una actividad específica de  la onda cerebral para maximizar y / o compartimentar  programas.

Normalmente me pasaba el primer día colgada en el calabozo. La Charm School está ubicada en una histórica residencia de piedra de los antiguos trabajadores del ferrocarril, y el sótano era en realidad una bodega mazmorra.
Era  oscuro,  húmedo  y  enmohecido,  decorado  a  la  manera  clásica  de  las  cámaras  de  torturas.  Se completaba  con  varias  cadenas  colgando,  un  potro  de  estiramiento,  látigos,  y  altares,  incluyendo  uno especialmente  diseñado  para  el  bestialismo  sexual.  Colgada  por  las  muñecas,  podía  oir  y  oler  a  los animales  en  las  celdas  cercanas  –  una  cabra  nubia  negra  llamada  Satanás,  un  pequeño  burro  llamado Nester, a veces a un pequeño pony blanco de nombre Trigger, y varios perros, gatos, serpientes, y otros.
Todos los animales de la Charm School habían sido entrenados para responder sexualmente al olor de la orina. Cuando alguien, como Dick Thornburgh, que gozaba particularmente con este tipo de desviaciones, entraba en mi celda y orinaba sobre mí, sabía que no tardaría en ser liberada de las cadenas y conducida al altar  para  animales  para  lecciones  de  bestialismo,  pornografía,  o  para  complacer  a  algún  espectador perverso.

Fui colgada por los tobillos, me aplicaron el potro de estiramiento, fui quemada y torturada en varias ocasiones. Mis  pies  y  sus  manos  estaban  encadenados  a  una  pared que  se  llamaba  la  “pared  del sexo”. Yo había sido instruida en el “Silencio” a la manera de Oz y por lo tanto no gritaba a menos que quisieran para la pornografía. Esto se llevaba a cabo con un collar electrónico canino que normalmente se utiliza para entrenar un perro para que no ladre.
Fui  filmada  pornográficamente  muchas  veces,  y  siempre  subía  a  las  “Cámaras  de  los  Maestros” donde  prostituían  a  las  participantes,  entre  ellos  el  verdadero  “Gobernador”  de  la  Charm  School,  el entonces  gobernador  de  Pensilvania,  Dick  Thomburgh,  el  Congresista  Jim  Traficant,  (2  )  el  Teniente Coronel Michael Aquino, y otros. Cuando Kelly estaba conmigo, tenía que soportar lo mismo que yo y nos  vimos  obligadas  a  ser  físicamente  torturadas  como  trauma  psicológico  adicional.  Se  trataba  de asegurarse de que no pudiera recordar nunca quién, qué, cuándo, o donde tenía lugar nuestra estrafalaria esclavitud. Esto es lo que a veces se llama programación-cruzada.
A  pesar  de  los  bloques  amnésicos  creados  deliberadamente,  he  desarrollado  una  consciente subcomprensión  simpática  para  con  otros  esclavos  de  la  Charm  School  que  he  extendido  fuera  de  los muros de este infierno creado por el hombre. Este conocimiento emanado desde lo más profundo de mi ser, creó una compasión por las otras víctimas del control-mental que me obliga a dar voz a sus súplicas silenciosas para ayudar hoy en día.
Me  hice  muy  amiga  de  una  de  estas  víctimas,  que  debe  permanecer  en  el  anonimato  para sobrevivir a su reincorporación. Esta bonita rubia y yo tuvimos numerosas oportunidades para estar juntas a lo largo  de los años, debido a que los viajes que el gobierno rutinariamente patrocinaba a Houston lo llevaban a su estado natal, Pennsylvania mientras Dick Thomburgh era el gobernador.
Mi  amiga  y  yo  fuimos  fotografiadas  juntas  incluso  en  las  publicaciones  comerciales  de pornografía de Larry Flynt, y aparecíamos en las películas ilegales que contribuyeron a la financiación de las  operaciones  encubiertas  de  la  CIA.  Además  de  esto,  ella  y  yo  pudimos  pasar  dos  semanas  juntas cuando su marido  /  controlador  viajó  con Houston  a la  granja  de Tennessee para  obtener  instrucciones sobre el manejo de su nueva “novia”.   
Fui  “Dama  de  Honor”  en  la “boda”  de  mi  amiga,  que  no  era  más  matrimonio  que  el  mio  con Houston. Como era costumbre entre los esclavos del Proyecto Monarca, el matrimonio con su controlador equivalía a la boda con el propietario de su control-mental, el senador de EEUU Arlen Specter.
En la “boda” me vi obligada a participar sólo para hacer pornografía, y se llevó a cabo en la casa de Arlen Specter en Conneaut Lake, Pensilvania.
La  casa  de  piedra  de  Specter  estaba  en  un  entorno  boscoso,  distante  y  estaba  decorada  con masculinidad. Las habitaciones secundarias habían sido designadas ya fuera para sexo perverso o estaban amuebladas con antiguas realidades virtuales de la NASA y el equipo de programación. El olor rancio del teatrillo de Specter estaba dominado por el aroma de las rosas, ya que él, simbólicamente, presentaba a su esclava el día de su “boda”.
Las Fotos de la “boda” de mi amiga incluían temas católicos, y el crucifijo contaba con una rosa de cristal tallado similar a la que recibí de Byrd, independientemente de cómo esta chica sea descripta, su moralidad innata para mí era evidente. Ella y yo nos conocíamos como “menores / meras gatas”, debido a la similitud de nuestras victimizaciones. Como yo, ella fue controlada mediante la manipulación de  sus creencias  religiosas  y  los  instintos  maternales.  La  rosa  tatuada  en  su  delicada  muñeca  izquierda  que significaba su papel en las  operaciones del gobierno no afectó a su alta proyección de clase más que la inmoralidad  con  la  que  Specter  podía  estropear  su  innata  bondad.  Cuando  Arlen  Specter  se  convirtió oficialmente en su propietario, su status en la Charm School se elevó a “Modelo Presidencial”.
Además  de  la  Charm  School,  sufrí  una  extensa  programación  para  prepararme  para  futuras operaciones. Houston actuaba a menudo en las ferias de Oklahoma, Logias masónicas, Convenciones del FOP (Fraternal Order Police), y así sucesivamente, para que yo estuviera otra vez por los alrededores de la  Base  de  la  Fuerza  Aérea  Tinker  por  la  programación  adicional.  Mi  acondicionamiento  Tinker-Belle mejoró  aún  más  mi  memoria  fotográfica  a  través  del  control  directo  por  la  recepción  y  transmisión de mensajes  gubernamentales  que  ascendieron  a  una  compartimentación  computada  de  mi  cerebro,  por decirlo  de  alguna  manera.  Fui  entrenada  también  en  operaciones  encubiertas  delictivas,  como  las transacciones internacionales de “mulas de drogas” financiadas por el Pentágono y los Presupuestos para Black Ops (Operaciones Ocultas) de la CIA.
Los  viajes  de  Houston  orquestados  por  la  CIA  dentro  de  la  industria  de  la  música  country  me llevaron  a  una  TOP  SECRET  instalación  militar  /  NASA  en  la  Base  Offit  de  la  Fuerza  Aérea  en Nebraska. El “puedes correr, pero no te puedes esconder”, (3) fue profundamente arraigado en mi mente a ravés  de  una  técnica  que  sería  utilizada  posteriormente  con  Kelly,  así  como  con  otros  esclavos  de control-mental, me  llevaron  a  una  habitación circular  subterránea  llamada “secreto” donde las  paredes estaban cubiertas de numerosas pantallas que mostraban fotografías vía satélite de todo el mundo. Estos satélites eran conocidos como “El ojo en el cielo”. Un oficial de la Fuerza Aérea me explicó que todos mis movimientos “podían ser monitorizados vía satélite”. En un visor de una de las pantallas, se mostraba lo  que  finalmente  resultó  ser  una  artificiosa  pregrabada  presentación  de  diapositivas,  con  las  escenas cambiando rápidamente a medida que hablaba y que habían introducido en el ordenador.
“A  dónde  vas a  ir?”,  Me preguntó.  “Al  Ártico?  A  la Antártida?  A  Brasil? A  las  montañas? Al desierto?  A  las  praderas?  A las  colinas  de  Afganistán?  A  la  ciudad  de  Kabul?  A  la  Torre  del Diablo (Wyoming)  ¿Quieres  intentar  irte  a  Cuba  y  vivir  entre  nuestros  enemigos?  Podemos  encontrarte  allí.
Realmente no hay donde ir y no hay donde esconderse. Al Senado de los EE.UU.?” (la imagen era de Byrd) “A la Casa Blanca? O a tu patio trasero? ” (Mi padre aparecía saludando desde la puerta de su casa, con las manos alrededor de la boca diciendo: “vuelve” al igual que la tía Em en El mago de Oz.) “A la Luna? Lo  tenemos todo cubierto. Puedes correr, pero no te puedes esconder”. Esto fue  suficiente para convencer a mi rancia sugestionabilitat de que todos mis movimientos podían ser monitorizados.
Durante el transcurso de mi formación / acondicionamiento, estaba siendo prostituida  de forma rutinaria al Senador Byrd en Washington, DC, en el West Virginia State Fair, de la NASA en Huntsville, Alabama, y en el Hotel Opryland en Nashville, Tennessee. Una noche tal y como iba a ser prostituida a Byrd  en  el  Opryland  Hotel,  el  teniente  coronel  Aquino  tenía  previsto  reunirse  con  él  para  agredirme perversamente. Para mi gran horror, Aquino llegó temprano, vestido de uniforme militar, entre bastidores en  el  Grand  Ol  ‘Opry. 

Cuando  vi  a  Aquino  hablando  con  el  esclavo  en  activo  del  Proyecto  Monarca radicado en el Vaticano, Kris Kristopherson, (4) a quien conocía desde 1979, mi personalidad programada para los eventos del Opry tuvo un “corto circuito”. En circunstancias como esta, un múltiple sin necesidad de  programación  habría  tenido que  cambiar  de  personalidades automáticamente,  mientras  que  yo  sólo podía  cambiar  las  órdenes,  me  alejé,  aturdida,  a  la  derecha  hacia  una  máquina  de  refrescos.
Kristopherson me veía como una copia de seguridad adicional entre la pared y la máquina.
“¿Qué estás haciendo aquí, señorita?” preguntó Kristopherson. “El coronel quiere verte”.
Aquino se había acercado y sarcásticamente preguntó: “¿Qué estás haciendo con los cables de la máquina? Esto podría muy bien ser una experiencia impactante para ti”. Todas las experiencias de Aquino o Kristopherson daban lugar a la tortura de choque de alta tensión eléctrica, y al parecer no tenían ninguna consideración por la vida humana. (5) Aquino aprovechaba la oportunidad para reforzar su creencia de “no tener donde huir, ni dónde esconderse” de su “poder” – su pistola eléctrica.
Mientras me desenredaba los cables, Kristopherson y Aquino continuaban con sus bromas a costa mía,  Kristopherson levantó  su  llavero  y  lo  hizo  tintinear,  como condicionada  atrajo  toda  mi  atención, mientras decía a Aquino: “Necesitarás las Llaves del Reino para trabajar con ésta aquí”.  
Las “Llaves del Reino”, claro está, hacía referencia a mis previamente instaladas  (Intro  /  Inter)
“Intra-dimensionales” personalidades católicas programadas. Desde el momento en que Aquino fue mi principal  programador  del  control-mental,  Kristopherson  informaba  a  Aquino  de  los  programas previamente interiorizados en la infancia a través del “Rito de permanecer en silencio”. Al tintinear las llaves, lo que demostraba era su control sobre mí y su acercamiento momentáneo a Aquino.
“La tengo”, decía Kristopherson mientras hacía sonar las llaves. “Ella es mia a no ser que quieras jugar a pelota. Además, debes hacerlo, me ha enviado Byrd”.
“He estado esperando”, dijo Aquino con una sonrisa. Lo que pasó más tarde esa noche demostró que  Aquino  le  había  suministrado  las  llaves  de  mis  previamente  establecidas  metodologías  de programación  Jesuítica,  que  él  y  Byrd  utilizaban  y  modificaban  para  adaptarlas  a  sus  propias perversiones.
Byrd  monitoreaba  el  “progreso” de  toda  mi  programación  y muchas  veces  me  torturaba  con  el látigo y la navaja. Me cogió allí donde mi madre me había dejado, destruyó cualquier autoestima que pudiera haber desarrollado sin darme cuenta. Dijo: “No hay manera de volver atrás porque si se te ocurre hablar  nadie  te  creería,  pienso  que  algo  tendrán  que  ver  tus  gustos”.  “A  menudo  me  amenazaba considerando hacerme como “de un solo uso”, porque, al fin y al cabo, “La principal Modelo Presidencial, Marilyn Monroe, murió ante los ojos del público y nadie supo lo que había pasado”.
Las amenazas y la crueldad de Byrd eran innecesarias, de todas formas ya no pensaba en buscar ayuda, pero a menudo en el avión no tripulado le  gustaba escucharse una y otra vez en sus infames y largas recitaciones, mientras yo registraba fotográficamente cada palabra que decía. Detalló la estructura operativa  interior  del  esfuerzo  para dominar  el  mundo,  incluyendo  la  psicológica de  las  estrategias  de  guerra, y explicaba cómo tenía y utilizaría su conocimiento “experto” de la Constitución para manipularla y también a la llamada Justicia del Sistema de EE.UU. y aún más. Su charlatanería me proporcionó otra razón para sobrevivir y permanecer un paso por delante “del juego” cuando Kelly y yo fuimos rescatadas de nuestra existencia bajo el control-mental.
El senador Byrd también me reveló sus “justificaciones” para la actividad criminal. Me usó como caja de resonancia aunque sabía que era incapaz de entender o responder. Ensayó de acuerdo con su lema “La única manera en que podemos caer, es cayendo en pensar en una excusa”.
Las “justificadas” atrocidades del  control-mental  de  Byrd  eran  como una forma  de  empujar a la humanidad  a  una  evolución  acelerada,  de  acuerdo  con  los  principios  neonazis,  los  cuales  compartía.
“Justificaba”  la  manipulación  de  la  humanidad  por  la religión  para lograr  la  profecía  bíblica  de  la “paz mundial” a través de un “único medio”, un control-mental total en el Nuevo Orden Mundial.
“Al fin y al
cabo”, proclamaba, “incluso el Papa y el Profeta mormón saben que éste es el único camino hacia la paz y cooperan plenamente con El Proyecto”.     Byrd también “justificaba” mi victimización diciendo: “De todos modos has perdido la cabeza, y al menos ahora tienes un destino y un propósito, que son míos”.
Nuestra participación en la distribución
de  drogas  en  los  países,  la  pornografía  y  la  trata  de  blancas  eran  “justificadas”  como  un  medio  para “obtener  el  control  de  las  actividades  ilegales  en  todo  el  mundo”  para  llevar  a  cabo  actividades encubiertas con los Presupuestos Negros que podrían “traer la paz al mundo a través del dominio mundial y el control total”. Adoptó la creencia de que “el 95% de la gente (el mundo) QUIEREN ser conducidos por el otro 5%”, y afirmaba que esto lo demostraba el hecho de que “el 95% NO QUIEREN SABER lo que realmente ocurre en el Gobierno”.
Byrd creía que para sobrevivir en este mundo, la humanidad tenía
que dar un “paso de gigante en la evolución a través de la creación de una raza superior”. Para crear esta “raza  superior”,  Byrd  creía en  los  principios  nazis  y del  KKK  de  “la  aniquilación  de  razas  y  culturas” menos favorecidas mediante el genocidio, y de alterar la genética y la raza, “los más dotados, los rubios de este mundo”.
De la misma manera que Byrd cautivaba (literalmente)  al  público,  yo  absorbía  información  que otros,  llamados intelectuales,  detrás del  Nuevo  Orden  Mundial nunca  habrían  revelado  por  razones  de seguridad. Pero Byrd me consideraba “su” objeto, un juego de piezas que estratégicamente podía mover por la vida como si estuviera jugando una partida de ajedrez. Me percibía como si  estuviera totalmente bajo su control, sin ninguna posibilidad de ser rescatada nunca, de sobrevivir y de recuperar mi mente y la memoria.  Byrd  probablemente  hablaba  con  un  palo,  pero  yo  hice  el  papel  de  silenciosa  caja  de resonancia.
Mi  controlador  del  control-mental  y agente  de  la  CIA,  Alex  Houston  era  contratado  a  menudo para actuar en el Anfiteatro Swiss Villa en Lampe, Missouri, que todavía no era una instalación cuando yo fui  programada.  Swiss Villa  era  una  tapadera  para  un  Centro  de  Trauma  Cercano a la Muerte de la CIA de los cuales hay varios en todo el país. Es un complejo remoto, de alta seguridad, cerrado con vallas militares de alambre de púas, que a menudo abre su custodiada puerta al público local para conciertos de música country. El pequeño anfiteatro, da cobertura a las actividades encubiertas que  se producen en el interior, lo que incluye operaciones de distribución de cocaína y heroína y proyectos de control mental del Gobierno de EEUU y de la CIA.
El  Swiss  Villa,  al  igual  que el  complejo  del  Monte  Shasta,  en  California,  también  era  utilizado como  campo  de  entrenamiento  y  operaciones  de  los  paramilitares  del  Gobierno  en  la  Sombra  para proyectos  previstos  por  el  senador  Tnouye  (D.  HI).  Supe que  esta no-tan-secreta  acumulación  militar, subvencionada por miembros corruptos de nuestro gobierno, consistía en entrenados soldados robóticos de las fuerzas especiales, numerosos helicópteros negros sin marcas y los más altos avances tecnológicos en  armamento  de  alto  secreto y  la equipación  de  control-mental  electro  magnética  “Star  Wars”.  Estos compuestos paramilitares estaban destinados a la  vigilancia mundial del Nuevo Orden Mundial a través de la Policía Multi-jurisdiccional.

 “El juego más peligroso” se jugaba a menudo en  Swiss Villa y involucraba a agentes de la CIA, políticos  y  otras  personas  que  asistían  al  complejo  sólo  por  el  deporte  de  cazar  humanos.  Kelly  y  yo fuimos  cazadas  en  el  Swiss  Villa.  Las  torturas  y  la  violación  después  de  haber  sido  capturadas  eran extensas  y traumatizaban  suficientemente nuestras mentes para la  subsiguiente programación,  así  como para la creación de memoria compartimentada de las operaciones de alto nivel que presenciamos detrás de las  vallas  patrulladas de  la  villa.  Fue  en  Swiss  Villa  donde  me  dijeron  que  “El  Juego Más  Peligroso” comenzó cuando un esclavo trató de escapar y revelar lo que él o ella había aprendido. Si los cazadores no  podían  capturar  y  detener  al  esclavo,  entonces  los  helicópteros  negros  que  patrullaban  la  zona  lo harían. Y si todo lo demás fallaba, “el Ojo en el Cielo” le localizaría a él o ella, y una muerte tortuosa era supuestamente inminente.
Según mis abusadores, mi desprogramador y abogado Mark Phillips y yo nos hemos embarcado en  “El  Juego  Más  Peligroso” por  los  esfuerzos  de  liberación  de  este  libro  y  convertirlo  en  un  foco  de atención  hacia  el  Gobierno  en  la  Sombra  para  revelar las identidades  de  sus  miembros  y  sus crímenes contra  la  humanidad,  Mark  Phillips  y  yo estamos decididos  a  vencer  en  su  propio  “juego”  armando  al “95%” con la verdad que los perpetradores “no quieren que se sepa!”  

 (1) Dick Thomburgh aparece en la agenda de la CIA de Houston que ahora está en mi posesión (y de otros).
(2)  Tenga  en  cuenta  que,  sin  dejar  de  ser  el  Sheriff  de  Youngstown,  Ohio,  Traficant  fue investigado y  posteriormente acusado  de extorsión  federal,  distribución  de drogas,  y conexiones con  la mafia.  Sin embargo, fue  absuelto debido a la manipulación cuidadosa del jurado  por parte  de la CIA y pasó a convertirse en Representante de los EEUU, aún hasta hoy.
(3)  Una vez  que has ganado los “ojos  para  ver y  oídos  para oír”,  este tema  del, “puedes correr, pero no te puedes esconder” es tan ampliamente utilizado que es visible desde las tarjetas de felicitación del  Hallmark  hasta  puentes  interestatales  o  el  título  de  la  canción  del  grupo  de  rock,  Police  “I’ll  Be Watching You” (“Te estoy viendo”).
(4) Una buena amiga mía que sigue siendo una víctima hoy en día se “casó” con Kristopherson la noche en que al mismo tiempo se casaba con su gestor del control-mental, de la misma manera como yo me había “casado” con Byrd cuando me casaron con Houston. El crucifijo que usó ella en las fotos porno “noche de bodas” de Larry Flynt, queda reflejado que es de vidrio.
(5) Kristopherson casi me ahogó hasta la muerte con su pene, lo que más le excitaba sexualmente, a finales del verano de 1987 durante otro incidente relacionado con Byrd.

APÍTULO VIII

LA GUERRA DE LA CIA CONTRA LAS DROGAS OPERACIÓN:
ELIMINANDO COMPETENCIA 

 

Yo  ya  no  tenía  mente  propia.  Estaba  absolutamente  privada  de  libre  albedrío  y  totalmente robotizada.  Con  Kelly,  estábamos  usando  nuestra  sonrisa  Charm  School  en  todo  momento,  y  hicimos exactamente lo  que  se  nos  dijo  que  teníamos  que  hacer.  La  única  característica  notablemente  fuera  de lugar era, por cuestión de la edad, el inapropiado vocabulario programado de Kelly y sus modales. Los extraños  lo  atribuían  al  viajar  en  la  industria  de  la  música  country.  Mi  imagen  pública  era  la  de  una personalidad programada que siempre sonreía, miraba y hablaba como la proverbial rubia sin nada en la cabeza que mantenía a distancia a los desconocidos para socializarme únicamente dentro de mi entorno controlado. Este estilo de vida parecía bastante normal dentro de mi papel de “mujer” mucho más joven que Houston en la industria de la música country.
Cuando  no  estábamos  de  viaje,  el  día  comenzaba  a  las  4:00  am  con  un mínimo  de  2  horas  de ejercicio de aeróbic. Después, me dedicaba a los animales de la granja y hacía otras tareas, luego hacía el gran  desayuno  country  de  Houston,  que  ni  a  Kelly  ni  a  mí  se  nos  permitía  nunca  compartir.  Después Houston  me  ordenaba  trabajar  hasta  el  agotamiento  en  su  granja  de  100  acres  mientras  él  miraba.
Aquellas tareas incluían transportar, y apilar cientos de balas de heno para alimentar el ganado durante el año, el mantenimiento de kilómetros de vallas eléctricas, segar acres de césped con una segadora manual, un  promedio  de  dos  veces  por  semana;  desmenuzar  hormigón  con  un  mazo y  verter  cemento nuevo  y mezclarlo, cavar a mano y mantener unos dos acres de huerto para hacer conservas, cortar y transportar leña para Houston, sus vecinos y amigos, cargar camiones con palas recogedoras de grava de arroyo para llenar baches enormes en el camino que conducía a 11 residencias rurales, incluyendo la de Jack Greene, y  cualquier  otra  cosa  que  Houston  creyera  que  me  hundiría.  Las  exhaustivas  órdenes  de  trabajo  de Houston, típicas de los traficantes de esclavos, hacían que, en comparación, mi padre pareciera benévolo.
Los “mejores” días eran ásperos.   Comía “como un pájaro (Byrd),” siguiendo las órdenes de Byrd, 300 calorías por día sin azúcar ni cafeína. Mi metabolismo se ralentizó. Fui entrenada para calcular calorías como una máquina, comía más como un conejo que como un “pájaro”, tenía que contar cada caloría, desde la simple muestra de lo que debía cocinar para Houston hasta su semen. Houston se aseguró de que Kelly y yo nunca tuviéramos más de  dos  horas  consecutivas  de  sueño  profundo  por  la  noche.  Lo  consiguió  a  base  de  “despertadores” mentales  automáticos  que  nos  despertaban  en  un  intervalo  de  dos  horas  –  Kelly  con  asma,  y  yo  con pánico.  Estas  tácticas  contribuyeron  a  que  tanto  Kelly  como  yo  desarrolláramos  una  total  incapacidad para resistirnos al control-mental. Viajando dentro de la industria de  la música country la existencia no era más fácil que en la Granja de Houston en Tennessee. Sin duda, no tenía el glamour que desde fuera generalmente asociamos con las industrias del entretenimiento. Las operaciones encubiertas de drogas de la  CIA  habían impregnado  la  industria. Se utilizaron  artistas  para  comprar,  vender  y  distribuir  cocaína traida al país por el gobierno de los EE.UU. con el propósito de financiar los Presupuestos Negros de la CIA y del Pentágono. El gobierno local de Nashville, desde mi punto de vista, fue totalmente corrompido por  estas  criminales  operaciones  encubiertas.  El  encubrimiento,  el  asesinato,  las  drogas  y  la  trata  de blancas  prevalecieron.  Los  artistas  generalmente  sólo  podían  triunfar  cuando  participaban  en  las operaciones de la CIA y / o eran ellos mismos esclavos. Sé de numerosos artistas necesitados de rescate y desprogramación de su existencia de control-mental, porque habían descubierto que las voces pueden ser sintonizadas armónicamente a través de control-mental para cautivar al público. Citando a mi padre, “Los espías,  como  los  cantantes  y  los  actores,  se  hacen,  no  nacen”.  La  mayor  parte  de  estos  artistas  han soportado la misma programación que yo, lo que les permite llevar a cabo las operaciones del gobierno durante sus viajes.
Los  cruceros  de la  Norwegian Caribbean Lines  (NCL)  salen regularmente  de  Miami,  Florida  y iajan por todo el Caribe y México. La NCL ofrece al público cruceros de placer que complementa con “entretenimiento”,  como  el  de  Alex  Houston  en  ejercicio  de  operaciones  de  la  CIA.  Sue  Carper,  ex directora  de  compras  de  espectáculos  para  todos  los  cruceros  NCL,  aseguraría  que  las  actividades encubiertas del gobierno realizadas eran debidamente orquestadas. Ella hacía rotar artistas como Houston de barco en barco para  evitar la vigilancia de los inspectores de Inmigración y Aduanas de EEUU. Yo habitualmente hacía cruceros con Houston, haciendo de “mula” de cocaína y / o heroína hacia Haití, las Bahamas, México, las Islas Vírgenes y Puerto Rico para financiar las operaciones encubiertas. Mientras realizaba  robóticamente  las  operaciones  según  las  órdenes,  también  era  prostituida  a  los  señores  de  la droga y políticos de Sur y Centro América, así como filmada pornográficamente. Houston se aseguró que estuviera en el lugar correcto en el momento adecuado y me cambiaba a la manera adecuada para cada actividad que me vi obligada a realizar. A principios de 1980, esto incluía pasar mensajes de y al senador Byrd,  a  Baby Doc  Duvalier, a mi  contacto  Cubano,  y  al  señor  de  la droga de Puerto  Rico  José Busto, entre otros.
De  acuerdo  con  las  operaciones  de  la  NCL  en  el  Caribe,  Byrd  ajustó  su  uso  de  temas  de programación para incluir la inversión especular, la interdimensional, el Aire-Agua, un tema de control-mental usado en mí por la NASA y los jesuitas. A menudo veía delfines jugando en el océano durante el transporte de puerto  a  puerto  a través de la compañía de cruceros, pero el popular tema de “ballenas  y delfines”  del  control-mental  fue evitado  en  favor  de  un  tema  más  adecuado  a  mi  experiencia, el  de-el Mar-Bird-Robert  C. (Sea)  (Mar)  Byrd (Juego de palabras entre C  y  Sea).  Me dijo: “Atlantis (1) yo he sido el epicentro de la actividad alienígena. El camino advierte claramente que hay agujeros en el tejido del tiempo y el espacio por los que aviones y barcos, e incluso personas, aparentemente desaparecen para siempre, transformándose en otra dimensión ajena a este mundo. Del mismo modo, nosotros (los aliens) llegamos, entrando a través de la reflexión especular del agujero en el tejido del espacio, el profundo mar azul . Algunos de  nosotros hemos entrado en el plano de la Tierra como ballenas y delfines. Y  cuando salimos del mar, algunos de nosotros salimos volando.
¿O  entramos?  En  todo  caso,  estamos  aquí.  Ten  cuidado  con  los  peces  voladores  cuando  estés mirando / al mar (Juego de palabras entre see y sea). Cuando veas uno, sabrás que es pariente mío. Un pez volador tiene otro nombre que es C. Byrd. (Sea Bird) Un pájaro de mar. Robert C. Byrd”.
El negocio de la droga estaba en auge para la CIA, y la única “Guerra contra las Drogas” que yo presencié fue la iniciada por la CIA en contra de su competencia. Nada más llevar las maletas de drogas de la NCL al Puerto de Miami, en general eran trasladadas a la fábrica Holiday Rambler de autocaravanas a medida de Houston. Donde compartimentos ocultos eran construidos en las paredes para esconder las drogas ilegales. Si yo conducía la autocaravana llena de drogas hasta Nashville en lugar de depositarlas en la  Base  de  la  Fuerza Aérea  Warner-Robbins en  Macon, Georgia,  la mayor  parte era  almacenada en  el “almacén de alimentos” de Hendersonvilie Mormón del Obispo Warehouse.
Alguna  cocaína  era  entregada  a  un  distribuidor  de  música  de  Nashville,  Tennessee,  donde  era embalada cuidadosamente en casetes de músicos participantes, para ser entregada a lo largo de sus rutas de viaje cuidadosamente programadas. Houston siempre se guardaba una gran parte de cocaína para su propio uso y distribución. A menudo ordenaba entregar las drogas a artistas específicos en el Grand Ole Opry  y /  o  al  correo  comercial  local  cuando no  estábamos  de viaje.  Muy  a  menudo,  sin embargo,  las cargas más grandes de drogas se mantenían ocultas en la autocaravana para la distribución de drogas al por menor de la CIA mientras viajábamos por la industria de la música country. Este por menor de drogas de  la  CIA  incluían  un  parque  de  atracciones  abandonado  cerca  de  Youngstown,  Ohio,  el  camping Diamond Caverns (2) en Park City, Kentucky, y el Swiss Villa Amphitheatre de Lampe, Missouri. Yo era consciente de que las toneladas de drogas se estaban distribuyendo a través de nuestras fuerzas armadas, pero las cientos de libras que “muleé” yo fueron objeto de distribución exclusiva y privada.
Un ejemplo de una típica operación de drogas en el Caribe se centró alrededor del puerto de escala de la NCL en Key West, Florida. Houston nos llevó a Kelly ya mí a un campo de tenis cercano con el pretexto de jugar a tenis. En realidad, yo iba a reunirme con el agente operativo de la CIA Jimmy Buffett, quien dedicaba más tiempo a la proliferación de actividades criminales secretas de la CIA que a su carrera musical de cobertura. Buffett jugaba a tenis. Refiriéndose a él como si fuera a ser mi instructor de tenis, Houston  dijo:  “Aquí tienes  a  tu  instructor.  Así  que  tan  pronto  como  recojas  las pelotas,  vendrá aquí  a conocerte”.
Al darse cuenta de nosotros, Buffett se acercó y estrechó la mano de Houston. “Hola, Jimmy, dijo Houston, como si fueran viejos amigos”.
“Hola, Alex y Elemer”, respondió Buffett, sarcásticamente con el nombre artístico de Houston.
“Oh”, dijo Houston. Nunca sabes si es un insulto cuando lo oyes, y continuó: “Como te llaman los amigos?”
Y a ti que te importa?” dijo Buffett. “El tío me dice Jim. Supongo que tú no debes ser el contacto”
Houston me señaló: “Es ella”.
“Esto está mejor”, Buffett sonrió. “Un pequeño pájaro (Byrd) me ha dicho que me encontraría con un Diamante en Bruto” (Diamond in the Rough). (3)
“Prefiero un Diamante Pulido”, dijo, “Tengo un estudio en el otro lado de la calle”.
Mientras  caminábamos  hacia  su  estudio,  yo  no  era  consciente  del  significado  de  su  última conversación con Houston y comenté: “Tengo entendido que eres instructor. Me hubiera gustado traer mi raqueta”.
“No soy de ese tipo de profesor”, explicó Buffett: “Yo soy un hombre clave para el Tío. Y tienes una  cita  conmigo.  Tengo  que  darte  algunas  instrucciones”.  Cuando  entramos  en  su  estudio,  dijo:
“Bienvenida  al  paraíso”,  y  me  hizo  el  gesto  de  entrar  en  la  pequeña  vivienda,  que  aún  parecía  más pequeña debido a los equipos electrónicos, guitarras acústicas, y muebles que llenaban la sala . Una mesa de  café  con  un  espejo  negro,  laa  típica  de  los  consumidores  de  cocaína  que  había  conocido,  estaba plantada en medio de la sala, una hoja de afeitar de oro, residuos de cocaína, un cenicero lleno de colillas de marihuana, y una baraja de cartas extendida en forma de abanico con la reina de corazones en la parte superior estaban sobre la mesa. Las plantas tropicales llenaban aún más la habitación. De pie entre un loro relleno y un árbol del plátano, Buffett estaba diciendo, “Key West es un lugar clave para ser. Es la clave del Caribe – Cuba, Panamá – cualquier lugar que signifique algo para el Tío estos días, yo tengo las llaves. Soy el guardián de las llaves y tengo unos cuantos de los tuyos”. Mirando a su loro, continuó, “El pájaro / Byrd dice que responderás a un par-de-dados, (juego de palabras pair-o-dice / par-de-dados parece par-a-dise / paraíso) mirando en el fondo de los ojos del loro”.
Actué según las instrucciones, y Buffett sacó los ojos color rojo rubí del ave, que en realidad eran unos  dados  en  su  mano.  “Gira  los  ojos  hacia  el  cielo,  mientras  yo  giro  mi  pareja-de-dados”,  ordenó mientras  hacía  rodar  los  dados  sobre  la  mesa.  Deteniéndose  sobre  la  baraja de  cartas,  cogió la jota de diamantes. “Yo soy un aprendiz de todo,” crípticamente continuó. “Y negocio cualquiera de las órdenes del Tío. Han dado una orden. Debes seguir las órdenes e ir a ese lugar. Tienes que ir a la White House Inn en el muelle. Lleva tu bolsa de la ropa sucia (llena de dinero en efectivo) contigo, y encuéntrate con el hombre  de  negro.  (Mi  contacto  cubano  casi  siempre  llevaba  un  llamativo  abrigo  negro.)  Hay  un blanqueador en el mismo muelle. Lavan para mí, y le estarán esperando. Estate atenta al marinero con la bolsa de lona. Cuando veas la bolsa de lona de color caqui, acércate a la mesa. Cuando él diga: “Necesito lavar esto, pero no  tengo tiempo”, tú dices, “Bienvenido al Paraíso.  Me  aseguraré de que sea lavado  y entregado a tiempo”.  A continuación,  te  dará  su  bolsa de lona de  la  “ropa  sucia”  y dirá:  “Esto ha sido correctamente  lavado  para  ti”.  Coge la  bolsa  de  lona.  Será  ligera  como  una  pluma.  Vuelve  al  hotel  y disfruta del bufete”.
Cambiando  de  modales,  Buffett  se  bajó  la  cremallera  de  los  pantalones  cortos  y  entonces  me preguntó: “¿Te gustaría un Buffet? Ahora tengo un bufete de Buffett para ti. Y es el Paraíso!”
Llevé  a  cabo  la  transacción  de  drogas  según  las  órdenes, todo pasó en cuestión  de  minutos.  El bufete tenía lugar en el patio de la White House Inn a las 4:00 PM tal como Buffett dijo que sería. Sin embargo,  debido  a  la  privación  de comida  y  de agua necesarios para mantener mi  tránsito  de  control-mental, Houston me prohibió llevar a cabo esta última parte de las instrucciones de Buffett.
Alex  Houston  Enterprises  era  otro  negocio  paralelo  que  utilizaba  Houston  para  cubrir  sus criminales actividades encubiertas de la CIA. Incluía el reetiquetado de condensadores de la G.E., para el “ahorro de energía”  de las empresas  eléctricas, Queen Electric y Phase Liner, que compartía con su  ex mujer  y primer esclavo con control-mental de  la CIA.  Ella era una procesada belleza rubia  Católica de Puerto Rico. Estos bancos de condensadores de la G.E. se vendían internacionalmente como dispositivos de ahorro de energía, cuando en realidad siempre fueron otro medio de transporte de drogas de EE.UU. a todo el mundo.
 Fue el timo de los condensadores de la G.E. de Houston lo que me proporcionó información sobre la  elaborada red  de  droga  de  los  muelles  de  Long  Island  dirigida  por  el  congresista  de  EE.UU.  Gary Ackerman (D. NY). (4) Conocí a Ackerman en 1981, cuando Houston fue contratado para el Festival de Música  de  Woodberry  con  la  conocida  víctima  de  control-mental  de  la  CIA  Loretta  Lynn.  (5)  El representante de Loretta, el Neo-Nazi y pedófilo Ken Riley, quien también era el mejor amigo de  Alex Houston, y a menudo asistía a Houston en mi manipulación. Riley a su vez entregó mis llaves, códigos, y gatillos de la programación de la Charm School, al congresista Ackerman, quien hábilmente accedía a mi espejo de programación temática Alice In Wonderland. Después de esnifar un par de rayas de coca, fue al centro de un juego de tres espejos en el que me puso a mí y procedió a satisfacerse sexualmente dentro de  mi garganta. Ken Riley, y los otros miembros de la banda de Loretta involucrados, todos se rieron cuando Ackerman tropezó en la  habitación  al  tiempo  que  se  tiraba  hacia  arriba  los pantalones alrededor de los tobillos y se quejaba de que él  “no soportaba tener sexo así” . El término “síndrome de Ackerman” fue acuñado después de esto, en referencia al sexo que drena a un hombre de su energía, y circula entre “los iniciados” desde hace años.  

 (1)  Los  cruceros  de  la  NCL  pasan  rutinariamente  a  través  del  llamado  “Triángulo  de  las Bermudas”, y Byrd decía: No te pierdas esta oportunidad de aprovechar la antigua base de programación instalada por el senador L. Bennet Johnston.
2) Cuando Mark y yo llevamos la información detallada sobre este goteo de drogas a la policía, nuestras vidas estuvieron en peligro  hasta el punto  que  un  oficial  de inteligencia extranjero  intervino y posteriormente nos salvó la vida gracias a una oportuna delación. 
(3) “Diamond in the Rough” era un término usado para describir a un esclavo DPM / TID activado en la programación de tortura por aire.  
(4)  Las  operaciones  de  cocaína en el Caribe  y de  heroína en Asia del congresista Ackerman no obstaculizaban  su  posición  en  la  Oficina  de  Correos  del  Congreso  y  los  comités  de  Administración Pública, ni en el Comité de Asuntos de Asia y el Pacífico. Es importante señalar que, en una cuestión de registro en el Congreso, Ackerman se opuso abiertamente a hacer pruebas obligatorias de drogas a todos los empleados federales.
(5) El senador Byrd declaró orgullosamente a Loretta como su esclava con  control-mental  y me dijo:  “Yo  he  hecho  literalmente  la  Loretta  que  ella  es  hoy,  y  es  una  criada  a  mis  órdenes”.  El  hijo  de Loretta  y  controlador  de  control-mental  secundario,  Ernest  Ray,  me  dijo:  “Sé  lo  que  Byrd  hizo  a  mi madre. Puedo salirme con la mía … Todo lo que tengo que hacer es llamarle y seré libre como un pájaro /Byrd “.

CONTINÚA EN LA PARTE III
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente de la programación MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

ADVERTENCIA


En razón de la crudeza del relato y de las imágenes de torturas y sexo explícito que incluyen, se advierte que este material no es apto para los menores de 18 años ni tampoco para los mayores de esta edad que no se hallen debidamente formados.

CATHY O’BRIEN

 

CISCO WHEELER

“Somos programados para creer que nuestros Presidentes son hombres de honor, hombres de gran integridad, cuando en realidad son unos pútridos bastardos, ellos son pedófilos, ellos son adictos a las drogas, ellos practican alta magia, ellos hacen rituales. Ellos no piensan más que en sacrificar la vida de niños pequeños. Ellos no piensan en otra cosa más que en tener disponibles a todos los esclavos para ellos. Eso es lo que ocurre. Ésa es la verdad”. (ex esclava MK Ultra Cisco Wheeler)

“MK Ultra es simplemente la sofisticada aplicación en el cuerpo de lo que se ha hecho siempre a la humanidad” (ex esclava MK Ultra Cisco Wheeler).

La historia de Cathy O’Brien, escrita por ella misma, es el relato de un drama que sería de importancia muy relativa si se tratara de un hecho excepcional, pero resulta que, lamentablemente, no es un caso aislado y demuestra hasta qué punto está podrida nuestra sociedad, empezando por la cabeza. Y ya sabemos por donde comienza a pudrirse el pescado.

Hemos titulado esta nota como “La escalofriante historia de Cathy O’Brien”, pero es porque no hemos encontrado una palabra que realmente exprese los horrores que ha sufrido esta mujer que ha estado en contacto -y ha sido utilizada sexualmente de las formas más indignantes y atroces- por los más altos funcionarios gubernamentales del mundo. Y no solo ella, sino también su pequeña hija Kelly para pedofilia y pornografía.

abuso sexual infantil borrar

¿Puede alguien imaginarse lo que como madre pudo haber sufrido Cathy, que mientras era abusada sexualmente a través de las torturas más atroces escuchaba los gritos que desde la habitación contigua profería su hija a la cual le estaban haciendo lo mismo, o quizás algo peor?

Cathy, por otra parte, era una especie de mensajera del gobierno estadounidense que, además de entregar el mensaje y recibir su respuesta, también entregaba su cuerpo al destinatario para que hiciese con él lo que quisiera, con la única limitación de que no le quitara la vida. Fuera de esto podía abusar de ella de la forma más perversa que se le ocurriera, pues todo estaba permitido.

Tal como está el mundo de podrido, no parecería ser tan dramático el hecho de que una  mujer hermosa y sensual entregue mensajes gubernamentales y de paso se prostituya -aun aceptando el sexo “duro”- con el destinatario como un regalo del emisor. Pero eso era solamente la fachada, porque el drama radica en su preparación previa a estas misiones. Esta preparación, casi difícil de creer, pone los pelos de punta incluso al más insensible.

Por el otro lado, la historia de Cathy pone al descubierto la verdadera podredumbre de quienes nos gobiernan bajo la fachada de ser hombres y mujeres de honor. El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente.

Es muy sugestivo que los acusados, que como se verá pertenecen a la cumbre más elevada del poder, no han movido un dedo para defenderse de las denuncias, pero ello obedece al simple hecho de que si lo hicieran se hubiera descubierto que lo relatado era realmente la pura verdad. Entonces han optado por ignorarlas. Además, por supuesto, que probablemente no les importe un bledo.

Es prácticamente imposible que con solo leer el escalofriante relato de Cathy sobre lo que le hicieron pueda apreciarse lo que es en realidad el método de control mental MK Ultra, que lleva a la víctima al paroxismo del terror y el sufrimiento. Sin embargo, creemos que se puede tener una somera idea, y es bueno que se la tenga antes de comenzar la lectura, viendo estos videos, con la advertencia de que las imágenes son muy crudas y no aptas para menores o personas no debidamente preparadas.
http://www.slutload.com/watch/Iyj29UjnJuD/Blond-bdsm-slut-gets-wipped.HTML
http://motherless.com/G9765229/96E2B6B

http://motherless.com/G530644C/97023B3

http://www.pornhub.com/view_video.php?viewkey=924402534 

Estos videos, que se encuentran en la Red a disposición de cualquiera (los exhiben como “pornografía” pero es tortura encubierta), dan una pálida idea de lo que es la programación MK Ultra, porque se trata de modelos que las han secuestrado y torturan para filmar su sufrimiento y lucrar con su exhibición, pero solo la retienen a lo más tres o cuatro días (y les pagan muy bien).
En cambio las víctimas MK Ultra son programadas desde que se encuentran en el vientre materno y durante 30 años las torturan -casi diariamente- para crearles diversos compartimentos mentales y utilizarlas en diversas misiones políticas. Alrededor de dicha edad simplemente las matan porque las consideran peligrosas.
Si usted vio los videos, ya podrá comprender perfectamente el relato de Cathy en toda su intensidad, especialmente si tiene en cuenta que no se trató de un hecho aislado, sino que fue sometida a este tipo de tortura extrema en forma reiterada,  a fin de quebrar y controlar su mente mientras estuvo al servicio (forzado) del gobierno de Estados Unidos. Lo más alucinante de todo es que su preparación comenzó, como ya señalé, desde que estaba en el vientre de su madre.
Hay algo que aclarar, y es que como se trata de esclavas sexuales de alto vuelo (“modelo presidencial”), las misiones políticas de mensajeras van acompañadas de servicios sexuales al destinatario, como una especie de regalo o presente.
Esto, que parecería no tener ninguna trascendencia, sí lo tiene si se piensa que dichos destinatarios son depravados y el sexo lo practican con torturas de todo tipo.
Es obvio que la mensajera tiene que estar dispuesta y muy bien preparada para que la torturen salvajemente incluso hasta el límite mismo de la muerte. Esto es la programación MK Ultra. ¿Se entiende?

Muchas modelos presidenciales han sucumbido por asfixia, porque una de las depravaciones de los destinatarios es el sexo oral que no le permite respirar hasta que no se retire el pene. Están preparadas para resistir sin respirar entre tres y cinco minutos, lo que da una idea de lo alucinante que es la programación.
Una advertencia necesaria: las torturas bajo el disfraz de pornografía que se ven en la Red dan la impresión de que la modelo ha aceptado voluntariamente lo que le hicieron, es decir que ha prestado libremente el consentimiento, pero se trata de un truco porque la obligan, bajo amenaza, a fingirlo.  Quien lo desee comprobar puede acudir a este link:
EL CALVARIO DE ANGIEKITANA
https://horaciovelmont.wordpress.com/2014/11/12/la-mafia-del-bondage/ 

¿Qué es lo que hicieron en definitiva con Cathy? Pues la transformaron en un robot humano para que obedeciera órdenes. Mediante la hipnosis esto es posible. Pero no estamos hablando de la hipnosis de salón, sino de otro tipo de hipnosis, la que va acompañada de drogas y torturas extremas. El desmayo por asfixia, por ejemplo, era algo casi de rutina.

 

https://dianeticaycienciologia.wordpress.com/2015/01/05/la-ciencia-de-la-mente-ilustrada-parte-i/

Para comprender por qué esto es posible en los seres humanos hay que conocer los descubrimientos realizados por L. Ronald Hubbard sobre la mente, especialmente difundidos en su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”, cuya primera edición data de 1950. 

El sistema de control mental conocido como MK Ultra es una aplicación empírica de los descubrimientos de Hubbard. Para que se entienda, basta imaginar a un pianista que toca de oído y un pianista que toca basado en una partitura porque ha estudiado música. Ambos pueden ejecutar la misma melodía, pero el que sabe verdaderamente lo que está haciendo es el segundo. El método MK Ultra es el primero, es decir el que toca de oído. Obviamente.

Para hacer más fácil la comprensión, sépase que mediante el hipnotismo se pueden dar órdenes a un sujeto de modo que obedezca a un determinado tipo de restimulador. Y de esta forma se pueden implantar en la mente varios compartimientos aislados cuyo contenido el sujeto ignora, y cada uno con un restimulador específico solo conocido por el programador. 

De esta forma el sujeto programado puede tener múltiples personalidades que surgirán cuando el programador toque el “botón” (restimulador) adecuado. 

¿Por qué mencionamos el dolor como factor principal de este tipo de hipnosis? Simplemente porque el dolor, tanto físico como emocional, profundiza el trance hipnótico y hace más compulsivas las órdenes. Esto significa que una vez que el programador activa con el restimulador adecuado la orden contenida en el sujeto, éste la cumplirá indefectiblemente, no recordando después lo que hizo en estado de trance.

BRICE TAYLOR JUNTO A SUS AMOS MK ULTRA

Piénsese en este momento qué tipo de personalidad perversa puede ser alguien que utilice un sujeto, así programado, para sus propios fines. Y más tratándose de una mujer. Éste es el caso de Cathy O’Brien y muchas otras esclavas sexuales, como Cisco Wheeler, Arizona Wilder y Brice Taylor, entre las más conocidas.

Antes de proceder al relato de Cathy O’Brien considero de suma importancia la lectura de la opinión de Rafapal sobre su libro porque da la pauta de lo que revela la historia que cuenta, especialmente porque es de primera mano.
http://www.rafapal.com/?p=6601

“Trance-formation in América”: el libro definitivo sobre Mind Control, tráfico de drogas, pederastia y satanismo entre la “élite”
Hay, por lo menos, una persona en este Planeta a quien besaría los pies: esa persona se llama Cathy O’Brien, esclava sexual MK Ultra desde que era un bebé, utilizada como espía y correo en el tráfico de drogas por los presidentes de los Estados Unidos Gerald Ford, Bill Clinton, George Bush y Ronald Reagan y la mujer que escribió, junto a la persona que la “desprogramó”, su marido Mark Philiphs, el libro “Trance-Formation in América” en el que cuenta toda su historia.
Tanto me impresionaron sus vídeos la primera vez que los ví que hace dos años y pico intenté que se publicara en España esta espeluznante autobiografía: sin duda alguna, el relato más escalofriante de la historia del Ser Humano. Ejercí de intermediario entre la editorial La esfera de los libros y la reseñada pareja, hasta el punto en el que el acuerdo estaba cerrado. En el último momento, los responsables de la editorial, conscientes del tamaño de las acusaciones que Cathy realizaba, pidieron consejo a sus abogados que, finalmente, decidieron no publicarlo.
 Para que os hagáis una idea del contenido de este libro, ésta es la primera frase: “Mi pedófilo padre, Earl O’Brien, se jacta de que sustituyó el pezón de mi madre por su pene poco tiempo después de que hubiera nacido”.


Pedófilo, satánico, torturador: el senador Byrd estará en el infierno por eones (murió este año).
Las páginas que siguen constituyen, como digo, el relato más crudo de la “Élite” que nos gobierna, puesto que el padre de Cathy vendió su hija al senador Byrd para que hiciera de ella una esclava programada MK Ultra y a su vez la prostituyó y la hizo casarse con varios pedófilos ligados a la Élite y el tráfico de drogas. Cathy fue programada con diferentes personalidades mediante las cuales realizó labores de “correo” en el tráfico de drogas y esclava sexual para senadores, vicepresidentes y presidentes de los Estados Unidos Méjico y Canadá como Gerald Ford, Pierre Troudeau, Dick Cheney, George Bush Sr, Bill Clinton, Brian Mulroney, Miguel de la Madrid o Salinas de Gortari, entre otros muchos. El libro es tan fuerte que os iré hablando de él en los próximos meses pero lo realmente importante son las consecuencias de la información que Cathy, una vez desprogramada, revela, directamente de las fuentes, porque ella recibió mensajes en clave y asistió a reuniones donde estos psicópatas decidieron guerras y tráfico de drogas, antes de violarla y realizar sobre ella todo tipo de torturas. Por poneos solo un ejemplo, aquellos que seais seguidores de “Los Simpson”, el capítulo en el que Bart es capturado por el malvado millonario Burns y es obligado a “jugar” a un juego en el que tiene que escapar de los perros que le persiguen está basado en uno, real, llamado “The most dangerous game” (El juego más peligroso) en el que el psicópata de turno, subido en un helicóptero, tiene los mandos. Dick Cheney es un adicto a este juego, además de al bestialismo y la zoofilia. Ya que estamos, os cuento que los presidentes de los Estados Unidos tienen sus propios pornógrafos (Larry Flint, de la revista Hustler es uno de ellos) y graban películas porno con los niños que tienen por esclavos (Cathy y su hija Kelly, nacida en 1980 y todavía en manos de estos psicópatas protagonizaron algunas películas). De la lectura del libro (y otras cosas que he leído), deduzco que la industria pornográfica fue desarrollada por la CIA y que tanto Hugh Heffner (revista Playboy) como Larry Flint (Hustler) son programadores mentales al servicio de esta gente, al tiempo que proveedores de esclavas sexuales. Podéis estar seguros que las chicas que acompañan al magnate judío Heffner no tienen conciencia de sí mismas y, simplemente, actúan del papel que las han programado.

Violador, satanista y traficante: Senador Traficant                         Violador, satanista y traficante: Senador Traficant

Las esclavas sexuales (y esclavos, porque esta gente son bisexuales) son creados desde la infancia, por medio de la tortura sistemática y auspiciada por psicólogos especializados en guerra psicológica, como el general Michael Aquino, satánico fundador de la iglesia de Seth.

General Aquino, inspiración para el personaje de Los Monsters
General Aquino, inspiración para el personaje de “Los Monsters”

 Como he explicado en más ocasiones, esas torturas crean una disociación cognitiva que redunda en una personalidad múltiple, logrando convertir a esos seres humanos en los esclavos sexuales perfectos, no sólo para satisfacer sus desviaciones sexuales, sino para actuar de “correos”, evitando así que puedan ser involucrados en algunos de sus muchísimos negocios sucios (tráfico de drogas, de niños, de armas, torturas, esclavitud). Y esto lo cuenta, insisto, en primera persona y con todo tipo de detalles la “Presidential model” (Modelo presidencial, es decir, esclava sexual del Presidente), Cathy O’Brien.

Marilyn Monroe, primera esclava presidencial MK Ultra y sex symbol programado

La cosa se pone interesante cuando nos enteramos de que la primera “Presidential Model” fue una tal Marilyn Monroe (originariamente, Norma Jean, víctima de abusos sexuales cuando era niña y depresiva, además de muy inteligente) que, además, casualidades de la vida, FUE LA PRIMERA PORTADA DE LA REVISTA PLAYBOY.
 Y aquí es cuando Rafapal, con vuestro permiso, empieza a conectar piezas del puzzle. Si el fenómeno del “sex symbol” comienza con Marilyn y la bella asesinada fue una esclava sexual, utilizada como correo y para espiar al presidente JFK y su hermano Bob, entre otros, es que todo el fenómeno de las sex symbol y las modelos en general, responde al mismo propósito. Aquí nos acordamos del papel que tuvo la alemana Marlene Dietrich durante la Alemania nazi, verdadero precedente de este arquetipo de “diosa del sexo inalcanzable, ligada a la élite”! (y bisexual, por cierto). Sabiendo como sabemos que los nazis se fueron a trabajar a Estados Unidos al acabar la guerra, encontramos la conexión entre una y otra, y lo ligamos con otras dos novias del satanista y correligionario de Aquino, Anton Levay, que sumamos a Marilyn Monroe, las también starlettes, Zsa Zsa Gabor (recientemente fallecida) y la exuberante Jane Mansfield.
A la derecha, junto a Aquino y Samy Davis, Levay, novio y posible programador de Marilyn y Zsa Zsa Gabor
                                  A la derecha, junto a Aquino y Samy Davis, Levay,
novio y posible programador de Marilyn y Zsa Zsa Gabor

Seguimos buceando por el arquetipo de sex symbol y nos encontraremos con diosas criadas desde la infancia en el show bussiness, comenzando por Liz Taylor, siguiendo por Bo Dereck (programada, al igual que Linda Evans y Ursula Andress por John Dereck) y más modernamente, gente como Liv Tyler y Angelina Jolie. Estas últimass tienen una característica en común: no conocieron a su padre hasta que fueron mayores, y ambos, el cantante de Aerosmith (Steven Tyler) y el actor Jon Voight (famoso por protagonizar la película “Cowboy de medianoche” en la que hacía de prostituto), con bastante seguridad han formado parte de las estrellas del show bussiness con conexiones con el satanismo.
Cathy estuvo casada con una estrella de la música country, llamado Alex Houston, y en el curso de su vida dentro de esas logias satanistas pudo comprobar cómo una cierta parte de la industria de la música country (con centro en Nashville) tenían conexiones con el mundo de la droga y el satanismo. (Una conexión entre droga y música que se confirma en el libro “Mr Nice” que os contaré otro día).

Alex Houston, programador MK Ultra de Cathy
                                     Alex Houston, programador MK Ultra de Cathy

A lo que voy es que las características de un programador mental son muy aptas, por lo visto, para las personas con dotes teatrales, de ahí que gente como Bob Hope o el cantante country Kris Kristofferson sean programadores MK Ultra. Este último, todavía cantando profesionalmente, es un pájaro absolutamente deleznable y violó a la niña Cathy de manera salvaje. Hace ya tiempo que os conté las conexiones del cantante de “Mamas and the Papas”, John Philips, con MK Ultra y también os conté que su hija fue su pareja durante una docena de años. Evidentemente, estaba programada y había sido violada desde niña, no me extrañaría nada, nada, que ese caso se repitiera en los que os cuento a continuación.
 El caso de Angelina Jolie es prototípico de una esclava sexual, pues ejerce de “embajadora de buena voluntad de la Élite”, además de haber sido invitada al CFR. Su matrimonio con Brad Pitt estoy por asegurar que fue programado (al igual que los de Cathy) por su “propietario”. Jolie es un juguete en manos de la Élite y una herramienta para tener controlada a la población femenina.
 Más claros todavía son los casos de Madonna (que comenzó en la industria del porno, como Marilyn y Cathy), Britney Spears, Christina Aguilera, Kylie Minogue, Shakira o Lady Gaga: simplemente con revisar sus vídeoclips, como he hecho en más de una ocasión, encontramos elementos satánicos, que nos llevan a la indefectible conclusión de que son esclavas sexuales, absolutamente programadas con el fin de manejar a la población femenina que la tenga como referentes. La niña de ET, Drew Barrymore, hija de otro actor, es otra candidata. (Al igual que la mayor parte de hijos e hijas de actores pues la industria misma del espectáculo es un coto vedado de los satánicos).

            Kris Kristofferson, destacado satanista, pedófilo y programador MK Ultra

De la lectura del libro, se extrapola la conexión entre la industria de la pederastia (y la pornografía) con el satanismo, con las diferentes iglesias (católica, mormona, protestante) como directoras de todo este concierto. Cathy se refiere en todo momento a su programación católica-jesuita como origen de todo su trauma y tanto sus primeros programadores (su padre, su primer marido, y su propietario, el congresista Byrd) como los siguientes (Reagan, Cheney, Bush) se declaran cristianos practicantes y, por lo visto, y esto es lo importante, tienen en sus confesores eclesiásticos, a las personas que, a su vez, los controlan. Cathy se hizo (o le obligaron a hacerse) mormona, identificando esta secta como una de la grandes programadoras. La conexión de la secta de Charles Manson (asociado al director de cine, Roman Polanski) con la iglesia mormona nos pone en el camino correcto para identificar quién está detrás de todo este invento. Mi veredicto es claro: NO EXISTE UN PROBLEMA DE PEDERASTIA, AISLADO, EN LA IGLESIA CATÓLICA SINO QUE ESTOS CURAS FORMAN PARTE DE UNA COMPLEJA RED DE SATANISTAS QUE UTILIZAN A LOS NIÑOS EN SUS CEREMONIAS Y PARA ROBARLES SU PODER.
Por otro lado, la intuición que os revelé hace tiempo sobre que la capacidad de mentir de los políticos viene dada por las relaciones sadomasoquistas y pederastas que mantienen se ve corroborada por este libro. Os puedo asegurar que la mayor parte de los políticos, grandes empresarios y altos cargos de la iglesia y la sociedad del espectáculo en todos los países participan en estos rituales y protagonizan este sexo depravado. Ese es su gran secreto y el origen de su “Poder”.

¿Más cosas? La lesbiana Hillary Clinton se volvía loca por la vagina de Cathy, a quien le habían creado una incisión simbólica que era como una doble vagina, su “marido” Bill, bisexual también, es un adicto a la cocaína, y Dick Cheney y George Bush padre, a la heroína (este último sólo folla con niños). Cathy dice haber visto realizar “trucos” de transformación reptiliana al propio George Bush, Ronald Reagan, Dick Cheney y Miguel de la Madrid, aunque ella lo explica mediante un “truco holográfico”.
También me parece importante destacar que la programación (mediante la misma psicología conductista que descubrieron Skinner o Paulov de asociación de un estímulo, en este caso, violación o descargas eléctricas con un mensaje o personalidad) que sufrió Cathy utilizaba tanto la religión católica a través de versículos de la Biblia, como discursos de Kennedy o diálogos de El Mago de Oz o Peter Pan, entre otros éxitos de Walt Disney. Otro día profundizaré por aquí porque tiene tela y es preciso explicar la psicología conductista para entenderlo.
¡Ah, por cierto, y le hacían escuchar, para emparanoiarla más de que no podría escaparse: “Eye in the sky”, de Alan Parsons Project (hace tiempo que sospechaba de esta canción). En concreto, eran Bush y Cheney los que le decían que todo lo podían ver a través de su tecnología (obviamente, hablaban de HAARP).
Podría seguir y no parar, el libro, como véis, sería número uno en ventas si alguna vez se publicara en alguna gran editorial.
 Son tales las extrapolaciones que puedo hacer de este libro que os las iré contando a lo largo de estos meses. De momento, os dejo con él. Si alguien, en algún país, se atreve a publicar este libro en papel, hará un gran servicio a la Humanidad porque dejará a esta panda de psicópatas completamente expuestos ante la Verdad.
 De momento (sólo para los muy valientes) os dejo con la versión en español. La primera parte es la introducción a cargo de Mark Philips. Lo realmente fuerte empieza en la página 40. Tened una cerveza a mano, os lo aconsejo.

Nota: Quien desee leer la introducción de Mark Philips puede acudir a este link:

http://www.mediafire.com/view/w7iz5nea1pb6jng/TRANCE-formacion-de-America.pdf 

 EL RELATO DE CATHY O’BRIEN

El  control  mental  es  absoluto.  Bajo  el  Proyecto  Monarca  del  MK-Ultra  basado  en  el  control mental mediante el trauma, perdí el control de mis propios pensamientos del libre albedrío – No se me ocurría ninguna pregunta, razón o comprensión consciente – sólo podía hacer exactamente lo que me veía obligada  a  hacer.  Los  que  controlaban  mi  mente,  y  en  última  instancia,  mis  actos,  afirmaban  ser “extranjeros”,  “demonios”  y  “dioses”.  Pero  esta  es  mi  experiencia,  estos  perpe-traidores controladores del Nuevo Orden  Mundial  estaban-están completamente obligados por  las  limitaciones humanas, a pesar de sus tácticas de terror con reclamos e ilusiones. Las verdaderas leyes de la naturaleza, y las mismas leyes de los hombres, de hecho, se les aplican a ellos. Mientras era manipulada por mi religión, mis instintos maternales, y mi genuina preocupación por la  humanidad  – nunca estuvieron  en  “posesión”  de  mi ser  innato.  Podían hacerme  uno de  ellos.  Nunca tuvieron en cuenta la fuerza del espíritu humano. Ni siquiera sabían que existía. Pregunta por qué.


 

Mi  nombre  es  Cathleen  (Cathy)  Ann  O’Brien,  nacida  el  04/12/57  en  Muskegon,  Michigan.  He preparado este libro para vuestra revisión y edificación de una herramienta poco conocida que “nuestro” gobierno de Estados Unidos está encubriendo, de manera ilegal, y utilizando anticonstitucionalment para implementar  el  Nuevo Orden  Mundial (Un  Gobierno Mundial).  Esta  bien  documentada  herramienta  es una sofisticada y avanzada forma de modificación de la conducta (lavado de cerebro) más comúnmente conocida  como  CONTROL  MENTAL.  Mi  conocimiento  de  primera  mano  de  esta  técnica  de  Guerra Psicológica del Gobierno de EEUU TOP SECRET proviene de mi experiencia personal como “Modelo Presidencial” y esclava del control mental de la Casa Blanca.
Gran parte de la información incluida aquí ha sido corroborada y validada mediante los valientes y valerosos miembros “limpios” que aplican la ley, científicos y agentes de las comunidades de Inteligencia familiarizados con este caso. Estos esfuerzos individuales me han ayudado a entender y corroborar lo que pasa  después  de  una  vida  de  sistemática  tortura  física  y  psicológica  orquestada  para  modificar  mi comportamiento  a  través  del  control  total  de  mi  mente.  Algunos  de  estos  valientes  individuos  son empleados por el sistema que me controla y viven con el miedo a perder el puesto de trabajo, la familia o la vida. Han llegado tan lejos como atreverse a denunciar, en vano, públicamente esta herramienta de los ingenieros del  “Nuevo Orden  Mundial”.  Este libro  es  un esfuerzo  de  base  para  solicitar y  conseguir  el apoyo público y privado de los defensores de los derechos humanos, autores reconocidos y respetados en América para exponer esta invisible amenaza personal y social. Esto se puede hacer con la cooperación bien organizada, los ciudadanos con pasión por la justicia, que han expresado su interés en la restauración de nuestra  Constitución y  en tomar  de  nuevo América.  Esta  copia que  tienes  en  las  manos tiene como objetivo ayudarte a llevarlo a cabo.
Aunque  estas  páginas  han  sido  condensadas  para  su  rápida  lectura,  hay  literalmente  miles  de archivos  de  documentación  que  apoyan  gran  parte  de  los  informes  que  presento.  Gracias  a  que  estos dedicados  individuos  encontraron  un  medio  más  inteligente  de  manipular  el  sistema  que  los perpetradores, los documentos a que me refiero fueron desclasificados ¡por el derecho de publicación de la fuente!
Es mi  respeto patriótico  hacia los principios  de verdad,  justicia, y libertad  en los  que  en última instancia fueron fundados los Estados Unidos lo que me obliga a exponer las motivaciones de dominación mundial de aquellos que tienen tomado el control de nuestro gobierno , comúnmente conocido como el gobierno  en  la  sombra.  Tomando  de  nuevo  América  AHORA,  podemos  mantener  la  integridad  de  la historia de nuestro país y la detención del curso de su futuro destinado a ser reconocida a nivel mundial por  las atrocidades  del control  mental  desencadenadas  sobre la  humanidad  que,  literalmente,  empiezan donde Adolf Hitler las dejó. La versión de Hitler de dominar el mundo que él llamó en 1939 el “Nuevo Orden  Mundial” se  está  aplicando actualmente  a  través de  tecnologías avanzadas  como,  entre  otros,  la ingeniería genética de control mental por los que tienen el control América. El senador Daniel Inouye, (D. HI) habló sobre las operaciones de este gobierno secreto ante un subcomité del Senado y lo describió tal como  “…  un  gobierno  sombrío  con  su  propia  Fuerza  Aérea,  su  propia  Armada,  su  propio  mecanismo suministrador de fondos, y la capacidad de llevar a cabo sus propias ideas de interés nacional, “liberado de todos los pesos y contrapesos y librado de la propia ley”.


La  experiencia  de  mi  principal  abogado  defensor  y  experto  desprogramador,  Mark  Phillips, desarrollada a través  de su  conocimiento del Departamento  de Defensa  de EEUU,  del “Top Secret” en cuanto  a  la  búsqueda  e  investigadores  del  control  mental,  fue  la  responsable  de  la  restauración  de  mi mente  para  un  funcionamiento  normal.  Como  resultado,  he  recuperado  los  recuerdos  relacionados  con este  texto,  y  los  de  haber  sobrevivido  a  la  terrible  experiencia,  habiendo  llegado  a  este  punto  de frustración enorme. En 1988, a través de una serie de eventos brillantemente orquestados, Mark Phillips me rescató  a mí  y  a  mi hija  de 8  años, Kelly,  de  nuestra existencia  de control-mental  y  nos llevó  a la seguridad de Alaska para la rehabilitación. Fue allí donde comenzó el tedioso proceso de desenredar mi amnésica mente  para recordar  conscientemente lo  que  supuestamente  tenía  que olvidar.  Muchos  en los E.U. y también gobiernos secretos extranjeros y reputaciones personales habían apostado en la creencia de  que  no  se  podía  ser  desprogramado  y  rehabilitado  para  no  revelar  con  precisión  las  actividades criminales encubiertas y perversiones en las que Kelly y yo nos vimos obligadas a participar, sobre todo durante  los  gobiernos  de  las  Administraciones  Reagan  /  Bush.  Ahora  que  he ganado  el  control  de  mi propia mente, lo veo como mi deber, como madre y patriota americana para ejercer mi conseguida libre voluntad de exponer las atrocidades del control mental que mi hija y yo tuvimos que soportar a manos de los que  tienen  el  control  de  nuestro  gobierno.  Este punto  de  vista  personal desde dentro  de  La  Caja  de Pandora  incluye  una  aguda  percepción  de  la  forma  de  control-mental  que  se  está  utilizando  para aparentemente  implementar  el  Nuevo  Orden  Mundial,  y  un  conocimiento  personal  de  QUIEN  son algunos  de  los  llamados  “intelectuales”  que  están  detrás  de  este  mundo  y  el  esfuerzo  por  dominar  la mente.
La  mayoría  de  los  estadounidenses  con  edad  suficiente  para  recordar  recuerdan  exactamente dónde estaban y qué estaban haciendo cuando el presidente John F. Kennedy fue asesinado. Su asesinato traumatizó a la nación y proporcionó un ejemplo de cómo la mente humana registra fotográficamente los acontecimientos que rodean el trauma. Los traumas que rutinariamente soporté durante mi victimización del control-mental me proporcionaron la flexibilidad para recuperar mi memoria con el detalle fotográfico con  el  que  fueron  grabados.  Las  citas  directas  que  he  incluido  en  las  páginas  siguientes  representan eventos cuidadosamente seleccionados, y son textuales. Pido disculpas por las obscenidades expresadas, pero era necesario para mantener la integridad de las declaraciones y reflejar con precisión el carácter de los personajes.
Yo  todavía  tengo  la  libertad  de  decir  lo  que  pienso,  mi  hija  Kelly,  de  17  años,  no  es  tan afortunada.  Kelly  aún  no  ha  recibido  rehabilitación  para  su  destrozada  personalidad  y  joven  mente programada. La sofisticación de alta tecnología de los procedimientos del Proyecto Monarca basado en el trauma del control mental, que tuvo que soportar, literalmente desde su nacimiento, según los informes, requiere atención calificada muy especializada, con el fin de ayudarla con el tiempo a obtener el control de su mente  y  su vida.  Debido  al  poder político de  los abusadores, todos  los esfuerzos para  obtener  su derecho  inalienable  a  la  rehabilitación  y  conseguir  justicia  han  sido  bloqueados  con  el  pretexto  de  la llamada  “Seguridad  Nacional”.  Como  consecuencia,  Kelly  sigue  sin  tratamiento  bajo  la  custodia  del Estado  de  Tennessee,  una  víctima  del  sistema,  de  un  sistema  controlado  y  manipulado  por  nuestros abusivos “Líderes” gubernamentales – un sistema donde las formas estatales no permiten informes TOP SECRET  de  abusos  militares  –  un  sistema  que  existe  debido  al  financiamiento  federal  dirigido  por nuestros perversos y corruptos  abusadores en  Washington,  D.C. Ella sigue siendo una  detenida  política bajo la custodia del Estado de Tennessee en este momento, a la espera y sufriendo!
Violaciones  de  las  leyes  y  de  los  derechos,  tácticas  de  intimidación  de  Guerra  Psicológica, amenazas a  nuestra  vida,  y  varias  otras prácticas  de  contención de  los  daños causados  por  la  CIA que hasta ahora han tenido lugar sin obstáculos y sin control debido a la Ley de Seguridad Nacional de 1947 y la  Enmienda  de  1986  del  mismo  Reagan,  que  permite  a  quien  tiene  el  control  de  nuestro  gobierno censurar y / o encubrir a cualquiera que quieran. Ahora, con nuestro país libre de amenazas externas como consecuencia de la  caída  de la  Unión  Soviética, nuestra “prensa libre” nos informa,  pero  a través de la censura.  Este  hecho  por  sí  solo  debería  liberarnos  para  perseguir  justicia,  pero  no  es  así.  Por  favor, pregunta por qué.
He aquí el propósito de entregar este libro en este momento. Después de siete largos años de estar injusta y dolorosamente separada de mi hija, mientras que los abusadores han tenido pleno acceso a ella a través de un sistema corrupto y manipulado, es mi ferviente esperanza e intención el solicitar la ayuda de ustedes  en  forma  de  asesoramiento,  conocimientos,  y  protesta  pública  sobre  este  problema  tan solucionable.
No pude evitar los traumáticos abusos del control-mental sufridos  por Kelly debido a mi propia victimización, sin embargo, depende de mí el exponer la verdad y contar con la ayuda que el Tribunal de Menores le ha impedido buscar. Dedico este libro a Kelly, y todas las demás personas como ella, a todos los  americanos  inconscientes  de  las  atrocidades  del  control-mental  que  dominan  este  país.  Lo  que  los norteamericanos no  saben es que  les están  destruyendo  desde dentro.  El  conocimiento  es nuestra única defensa contra el control-mental. Es hora de DESPERTAR y armarnos con la verdad, restaurar los valores constitucionales de la libertad y la justicia para todos, haciendo cumplir, con carácter retroactivo, la 13ª Enmienda, y reconquistar América!

CAPÍTULO I  

MI INTRODUCCIÓN A LA HUMANIDAD

El pedófilo de mi padre, Earl O’Brien, presumía que él había empezado a sustituir su pene por el pezón  de  mi  madre  poco  después  que  yo  naciera.  Mi  multgeneracionalmente  maltratada  e  incestuosa madre, Carol Tanis, no protestó por sus perversas acciones debido a que (al parecer) había sufrido abusos similares  de  pequeña,  lo  que  le  llevó  a  adquirir  el  Desorden  de  Personalidad  Múltiple  (DPM)  (1).  El primer recuerdo que pude recuperar fue que no podía respirar debido a que el  pene de  mi  padre  estaba metido dentro de mi pequeña garganta. Sin embargo, yo no podía diferenciar el semen, de la leche de mi madre. No recuerdo haberlo pensado, pero supe a través de la educación que este temprano abuso sexual había  distorsionado  mis  primitivos  conceptos  de  la  alimentación,  la  respiración,  la  sexualidad  y  la percepción de los padres.
Recuerdo que cuando era un bebé no podía correr (apenas sabía caminar) hacia mi madre en busca de  la ayuda  que  ya mis  instintos demandaban.  Entre  sollozos, tragando  saliva,  mi terror  aumentaba  al intentar aclarar la garganta del semen de mi padre y coger un poco de aire. Mi madre finalmente llegó a mi  lado.  En  vez  de  consolarme,  me  acusó  de  tener  una  pataleta  y  de  “contener  la  respiración”.  Ella respondió lanzándome un vaso de agua fría en la cara. Me sorprendió! A medida que el agua salpicaba mi cara,  sabía  que  ella  no  me  ayudaría  y  que  dependía  de  mí  misma  para  salvarme.  Automáticamente desarrollé el Desorden  de Personalidad  Múltiple. Yo era,  por supuesto,  demasiado  joven para  entender lógicamente que lo que mi padre me hacía estaba mal.     Acepté  su  asfixiante  abuso  sexual  como  una  parte  normal  y  natural  de  la  vida  familiar,  y  me separé en otra personalidad para poder luchar contra el dolor y la asfixia para satisfacer sus perversiones. Así que, como criatura, me disocié del abuso de mi padre. Yo era totalmente incapaz de recordar su abuso sexual,  incluso  en  su  presencia,  hasta  que  veía  o  sentía  su  pene.  Entonces  el  terror,  que  era  lo  que condicionaba mi respuesta, desencadenaba el acceso a la parte de mi cerebro que previamente soportaba el trauma,  recordaba el abuso  y  sabía cómo  tratar  con él. Esta parte  de  mi  cerebro se  convirtió  en una personalidad propia, que pertenecía a mi padre, que él alquilaba y luego vendió al Gobierno de EEUU, como se explicará en detalle en las páginas siguientes.
Otras partes de mi mente condicionada trataban con otros abusadores, abusos y circunstancias. Mi padre  era  (según  han  revelado  mis  propias  investigaciones)  al  parecer,  hijo  de  un  incesto multigeneracional de una pobre, grande, y horriblemente disfuncional familia. Su madre se ganaba la vida como prostituta con los leñadores locales, después que su padre muriera cuando él tenía dos años de edad. Los hermanos y la hermana de mi padre eran ritualmente abusados sexualmente (a escondidas) igual que él.  Al  crecer  fueron  drogadictos,  prostitutas,  vagabundos  callejeros  y  pedófilos  que  también  abusaban sexualmente de mí y  de mis hermanos y hermanas. Desarrollé  más personalidades divididas para hacer frente a los traumas de estas relaciones tortuosas.
La  disfuncionalidad  de  la  familia  de  mi  madre  también  parece  multigeneracional,  pero  de  una clase  socioeconómica  algo  más  alta.  Su  padre  era  propietario  de  un  edificio  ocupado  por  una  Logia Masónica Azul, y logró dirigir, con su madre, la distribución comercial de una cerveza local después de terminar su carrera militar. Juntos abusaban sexualmente de mi madre y de sus tres hermanos, que a su vez abusaron sexualmente de mí.     Mi familia y yo fuimos a menudo a acampar en la vasta superficie desértica circundante a la Logia Masónica de mi abuelo en Newaygo, Michigan. Grandes acantilados conocidos como “The High Banks” (“Los  Bancos  Altos”)  sobrepasan  el  río  White  que  fluye  a  través  de  su  propiedad,  que  es  donde montábamos  nuestras  tiendas.  Los  hermanos  de  mi  madre,  el  tío  Ted  y  el  tío  Arthur  Tanis  “el Bombardero”, a menudo nos acompañaban y abusaban sexualmente de mi hermano y de mí.
Fue en la temporada de caza de ciervos, en las inmediaciones de noviembre de 1961, cuando mi padre llevó  a  la  familia  de camping a “Los Bancos Altos” a  cazar  con mis tíos.  Una  noche,  en que mi hermano y yo estábamos siendo pasados sexualmente alrededor de la hoguera para satisfacer perversiones pedófilas, un cazador perdido tropezó con nuestro campamento. Mi padre le disparó cuando trató de huir corriendo,  las  detonaciones  del  rifle  me  perforaron  el  cerebro  y  fragmentaron  aún  más  mi  mente.  Me quedé aturdida en un tránsito disociativo, mientras mi madre recogía metódicamente el camping, mi padre y mis tíos se deshacían del cuerpo.
Tal y como mi padre nos alejaba de la escena del crimen, fuimos detenidos por varios cazadores que habían bloqueado la carretera en un intento desesperado por encontrar a su compañero desaparecido. Describieron  al  hombre  asesinado  por  mi  padre,  y  dijeron  que  habían  oído  disparos.  La  realidad  se interpuso en mi  tránsito disociativo, y empecé a gritar y llorar histéricamente hasta que ya no sabía por qué estaba llorando.
Mi tío Ted (2) pronto se convirtió en un vagabundo indigente. El tío “el bombardero” murió pocos años después de alcoholismo en sus cuarenta y pocos años. Y mi padre se convirtió en alguien mucho más conectado, financiera y políticamente.
El hermano mayor de mi madre, el tío Bob, fue piloto en la Inteligencia de la Fuerza Aérea y con frecuencia  presumía  de  trabajabar  para  el  Vaticano.  El  tío  Bob  también  se  dedicaba  a  la  pornografía comercial, producía pornografía infantil para la Mafia local de Michigan, lo que nos lleva de vuelta al rey del porno de la mafia y representante de EE.UU., Jerry Ford. Me separé en más personalidades solo para poder lidiar con mi tío Bob, sus “Amigos” y el perverso negocio que compartía con mi padre.
La educación de sexto grado de mi padre le había merecido un puesto de trabajo como buscador de gusanos  para los pescadores deportivos locales.  Cuando yo tenía  seis años  de edad, sin embargo,  la explotación  pornográfica  de  mi  hermano  mayor,  Bill,  y  la  mía  le  habían  proporcionado  ingresos suficientes para  mudarse  a una casa más grande  ubicada en las  dunas de  arena  de  Michigan. Mi padre estaba en casa. Los turistas y los traficantes de drogas que  cubrían la orilla oriental del lago Michigan, además, complementaban su renta pagando por sexo perverso con nosotros, los niños. Mi padre también se involucró en la venta ilegal de drogas.


Poco  después  de  trasladarnos,  atraparon  a  mi  padre  enviando  pornografía  infantil  a  través  del correo de los EE.UU. según se nos dijo. Era una película de bestialismo donde salíamos Buster y yo, el perro  boxer  de mi Tío  Sam  O’Brien.  Mi  tío  Bob,  también  implicado  en  la  producción  de  pornografía, aparentemente  lejos  de  la  desesperación  informó  a  mi  padre  de  un  Proyecto  TOP  SECRET  de  una Agencia de la Inteligencia de Defensa del gobierno de los EE.UU. de lo que él estaba al corriente. Este era el Proyecto Monarca. El Proyecto Monarca era una operación de control mental que “reclutaba” niños víctimas  de  abusos  incestuosos  multigeneracionales  con  Trastorno  de  Personalidad  Múltiple  para  sus estudios  genéticos  de  control  mental.  Yo  era  una  de  las  principales  “candidatas”,  una  “escogida”.  Mi padre  aprovechó  la  oportunidad  que  debía  proporcionarle  inmunidad  judicial.  En  medio  del  caos  que siguió, Jerry Ford (3) llegó a casa con las pruebas en la mano para una reunión con mi padre.
“Está en casa  Earl?”  gritó a mi  madre,  que estaba nerviosa detrás  de la puerta de tela  metálica, vacilante entre si dejarlo entrar o no.
“Todavía  no”,  respondió  mi  madre  con  voz  temblorosa.  (4)  “Ya  debería  haber  regresado  del trabajo, sé que él le esperaba”.
“Está bien”. Ford  centró su atención en mí. Yo estaba de pie, fuera, en el porche delantero,  y se agachó a mi nivel. Acariciando el gran sobre marrón, bajo el brazo, que contenía la pornografía incautada, dijo: “A ti te gustan los perritos, ¿eh?”
“Buster  es  un  perrito  muy  bonito”,  le  contesté.  “Es  divertido”.  Sin  entender  por  qué  se  habían llevado muy lejos el perro cuando la pornografía había sido incautada, me quejé,
“Buster se ha ido”.
“Buster se ha ido?” preguntó Ford.
“Sí. Mi Tío Sam se lo llevó”, le dije.
Ford se puso a reír ante la ironía de mi declaración. Desde mi limitado punto de vista, pensaba que le parecía gracioso que Buster hubiera marchado. Mi padre apareció en el camino de entrada, haciendo sonar la bocina de su nuevo descapotable, de color canela. Ford se puso de pie. Con mis ojos a la altura de su bragueta, me di cuenta de que su pene estaba erecto y me lo tomé como un condicionamiento.
“Ahora no, bonita”, dijo. “Tengo cosas que hacer …” Ford entró en casa con mis padres para sellar oficialmente mi destino.
No  mucho  tiempo  después  mi  padre  era  trasladado  en  avión  a  Boston  para  un  curso  de  dos semanas de duración en Harvard sobre cómo educarme para esta ramificación del Proyecto Monarca MK-Ultra, cuando volvió de Boston, estaba sonriente y contento con sus nuevos conocimientos sobre lo que él llamaba “psicología inversa”.
Esto  equivalía  a  “inversiones satánicas”, y  consistía  en  aquellos  juegos-de-palabras similares  a trabalenguas que se me quedaron grabados como, “Gana lo que guardes, que yo guardaré lo que ganes”.
Él me regaló una encantadora pulsera conmemorativa con perritos, y mi madre la buena nueva de que “sería  bueno  tener  más hijos” para incluirlos  en  el  proyecto. (Ahora tengo dos  hermanas y  cuatro hermanos que van desde los 16 a los 37 años que todavía están bajo control-mental.) Mi madre cumplía con las sugerencias de mi padre, dominando el arte de la manipulación del lenguaje. Por ejemplo, cuando yo  tirando  hacia  abajo  no  podía  meter  la  camiseta  del  pijama  dentro  de  los  pantalones  en  un  pueril esfuerzo de mantenerlas alejadas de mi padre, le pedía a mi madre, ”por favor mételo”. Y ella lo que hacía era pellizcarme la piel. Mi dolor era psicológico, ya que me demostraba una vez más que no tenía ninguna intención de protegerme contra el abuso sexual de mi padre.


También siguiendo las instrucciones proporcionadas por el gobierno, mi padre empezó a hacerme trabajar como la legendaria Cenicienta. Sacar a paladas las cenizas de la chimenea, apilar leña, rastrillar hojas, quitar la nieve a golpe de pala, picar hielo y barrer “porque”, decía mi padre, “tus pequeñas manos encajan mejor con el rastrillo, el mocho, la pala y los mangos de escoba”.
En aquellos momentos, la explotación sexual que mi padre hacía de mí incluía la prostitución con sus  amigos,  los  mafiosos  locales  y  los  masones,  los  parientes,  los  satanistas,  los  desconocidos,  y  los agentes de policía. Cuando no estaba trabajando hasta el agotamiento físico, me hacían hacer películas porno, o era prostituida, o participando en abusos de incesto, me disociaba en los libros. Había aprendido a leer a los cuatro años debido a mi memoria fotográfica lo que era un resultado natural del DPM / TID.
Los  investigadores  del  gobierno  involucrados  en  el  Proyecto  Monarca  MK-Ultra  conocían  el aspecto de la  memoria  fotográfica del DPM / TID,  por supuesto,  así como otras características “súper humanas” resultantes. La agudeza visual de un  DPM / TID es 44 veces mayor que el promedio de las personas. Mi extraordinariamente desarrollado alto umbral del dolor, además de la compartimentación de la  memoria  eran  “necesarias”  para  efectuar  operaciones  militares  encubiertas.  Además,  mi  sexualidad había  sido  primitivamente  retorcida  desde  la  infancia.  Esta  programación  era  atractiva  y  útil  para  los políticos  perversos  que  creyeron  que  podían  esconder  profundamente  sus  acciones  dentro  de  mis compartimentos de memoria, a los que los médicos se refieren como personalidades.


Inmediatamente  después  de la  vuelta, de  Boston,  de mi  padre,  fui  rutinariamente prostituida  al senador del Estado de Michigan, Guy Vanderjagt. Más tarde Vanderjagt se convirtió en un miembro del Congreso de EEUU y finalmente presidente del Comité Nacional del Congreso Republicano que llevó a George Bush a la oficina Presidencial. Fui prostituida a Vanderjagt tras numerosas desfiles locales en los que él solía participar siempre, en el Retiro para Políticos de Mackinac Island, en mi casa en el estado de Michigan, entre otros lugares.
Mi tío Bob ayudó a mi padre a decorar mi dormitorio de rojo, blanco y paneles azules y banderas de los Estados Unidos. Él ayudó a codificar mi mente según las metodologías del Proyecto Monarca. Los cuentos de hadas  eran utilizados para confundir  la fantasía con  la realidad, sobre todo  las historias de Disney y El Mago de Oz, que sirvieron de base para la futura programación.
Tuve  diferentes  personalidades  en  la  pornografía,  una  personalidad  en  el  bestialismo,  una personalidad  en  el  incesto,  una  personalidad  para  poder  soportar  el  terrible  abuso  psicológico  de  mi madre, una personalidad en la prostitución, y el resto del “yo”, era una poco “normal” en la escuela. Mi personalidad “normal” proporcionó una tapadera para el abuso que sufría, pero lo mejor de todo es que tenía esperanza – esperanza de que había algún lugar en el mundo donde la gente no se hacían daño los unos a los otros. Esta misma otra personalidad también asistió a Catecismo haciendo una clase semanal en la Iglesia católica de San Francisco de Sales en Muskegon, Michigan.        Mi profesora de catecismo era una monja, o “hermana”. Aunque no podía pensar conscientemente en  protegerme  del  abuso,  había  decidido  que  hacerme  monja  me  proporcionaría  la  clase  de  vida  que buscaba.  No  podía  confiar  en  que mi familia,  ni la  policía,  ni  los  políticos me  protegerían. La  iglesia parecía ser mi respuesta, y yo escuchava en clase diligentemente y rezaba religiosamente. Lo aprendí todo sobre la estructura política de la iglesia, y estaba preparada para mi primera Confesión.
Las creencias católicas que me enseñaron incluían la idea de que el hombre no está en condiciones de hablar directamente con Dios (el Padre), que debe tener un sacerdote intercediendo en su lugar. Esta es la finalidad de ir a la confesión. Se me instruyó a decir mis pecados al sacerdote (también conocido como Padre), al que le transmitimos el mensaje para Dios. Él entonces se supone que me dirá cuántos “Aves María”  y  “Padres Nuestro”  tengo  que  rezar  como  penitencia  o  castigo.  Mi  profesor  de  catecismo  dio varios ejemplos de “pecados” en clase, que incluían “el sexo fuera del matrimonio”. Cuando el sacerdote, el Padre James Thaylen, abrió la portezuela trasera del enrejado del confesionario, empecé a decir tal y
como  me  habían  enseñado,  “Perdóname  Padre,  porque  he  pecado….”  A  continuación  le  dije  que  tenía relaciones sexuales con mi padre y mi hermano, su respuesta fue que debería “rezar tres Ave Marías y un Padre Nuestro y estaría perdonada” (?!)
Entonces supe que tampoco debía creer en esto de la confesión, pues o bien era un engaño, o Dios toleraba el abuso sexual infantil. Esa noche, mi padre quiso hablar conmigo. Por lo que me pareció, él era ni más ni menos el “Padre” por el cual el sacerdote había intercedido. Mi padre me aleccionó a que “de ahora  en  adelante”,  yo  tenía  que  decir  simplemente  “he  desobedecido  a  mis  padres”  cuando  fuera  a confesar y nada más!     


La siguiente vez que fui a confesar, hice exactamente lo que me habían dicho. Entonces se abrió el enrejado del confesionario que había entre mí y el sacerdote y del otro lado de la ventana salió un pene, “Dios dijo que tu penitencia será tratarme como si fuera tu padre. Y recuerda: hagas lo que hagas al más pequeño  de tus  hermanos,  me lo  harás  a mí”.
Después de  hacerle  sexo  oral al  Padre  Thaylen,  salí  del confesionario, todos los demás niños estaban muy impacientemente esperando su turno.  Mi maestra me regañó por haber tardado tanto y me dijo que añadiera algunos “Padres Nuestros” extras a mi penitencia. Cuando  le  dije  que  yo  ya  tenía  mi  penitencia,  añadió  que  “el  orden  de  las  cosas”  dentro  del  ritual Confesional  no  se  ajustaban con  lo  que  acababa  de  experimentar!
Sin  saber  conscientemente  por  qué, abandoné la idea de hacerme monja, tal y como esta parte de mí, también, se separó de lo que quedaba de mi base de personalidad “normal”.
Seguí manteniendo una ilusión de normalidad en la escuela, (5) sobresalía en los estudios debido a mi memoria fotográfica, y a pesar de mi “soñar despierta” crónico. Tenía un montón de amigos y jugaba con  entusiasmo  al  patio,  gastando  grandes  cantidades  de  energía  en  un  esfuerzo  subconsciente  para escapar de mi propia mente. Y me perdí en los libros que mi padre me sugirió que leyera: El Mago De Oz,  Alicia  en  el  País  de  las  Maravillas,  La  isla  de  los  Delfines  Azules,  los  clásicos  de  Disney,  y  la Cenicienta,  todos los  cuales fueron  utilizados  en el  acondicionamiento de  mi  mente de  tal  manera  que pronto se convertirían en programación de control mental”. (6)       

 El ver la televisión me fue restringido y controlado de acuerdo con el aprendizaje de mi padre. Me estaba permitido, pero ver lo “mejor” de las películas: El Mago de Oz, Los Classics de Disney, Alicia en el País de las Maravillas, y la Cenicienta, una y otra vez y otra y otra.
Cuando estaba en segundo grado, mi tropa Brownie marchaba en el Desfile del Día de la Memoria en la que el entonces senador del Estado de Michigan VanderJagt también participaba. Al final del desfile, me llevó a un motel cercano y me hizo hacerle sexo oral antes de enviarme de vuelta donde estaba esperando mi tropa Brownie. Mi líder Brownie y sus compañeros pensaron que era encomiable que VanderJagt me llevara con él. Ellos se reunieron para escucharlo todo. Al ver una salpicadura blanca de semen encima de mi banda, les expliqué a toda prisa  que me había “dado un  batido”, y lo limpié corriendo.  El tener que encubrir  su perversión ante  mi  tropa Brownie  infringió mi personalidad de  la escuela, y  la  “normal” se hizo aún más pequeña.
El  recuerdo  de  este  incidente  quedó  compartimentado  en  mi  mente.  Hice  así  una  asociación consciente con Vanderjagt cuando mi maestra de tercer grado anunció que haríamos un viaje de campo a la capital del estado en Lansing, Michigan, donde él estaba en período de sesiones.

Una vez en la capital, fui conducida lejos de mis compañeros de clase y llevada a una oficina donde me esperaba con su amigo y mentor (pronto iba a ser presidente) Gerald Ford. VanderJagt me levantó la falda, me bajó las bragas y me  colocó  sobre  el  escritorio  para  tener  relaciones  sexuales con  él  y  con  Ford.  Después  Ford  se  reía mientras  VanderJagd  me  metía  una  pequeña  bandera  estadounidense  por  el  culo  y  me  ensenañaba  a hacerla ondear. Después me mostró una pluma que llevaba inscrito el lema de Kennedy y que yo llevaría ya  por  el  resto  de  mi  existencia  de  mente-controlada,  “No  preguntes  que  puede  hacer  tu  país  por  ti. Pregúntate que puedes hacer tú por tu país”.
Luego  VanderJagt  me  acompañó de vuelta  a la  terraza de la  Legislatura donde  mis compañeros estaban reunidos. Puso el brazo alrededor mío delante de todos mis compañeros de clase y me presentó con la bandera americana que él y Ford acababan de hacerme ondearla con el culo. Mi personalidad de la escuela  se  separó  de  nuevo,  pero  todavía me  mantenía  la  esperanza  de  que  en  algún  lugar,  algún  día, podría  encontrar  un  lugar  donde la  gente  no  …  qué?  Ya  no  podía  recordar  de  qué  estaba  tratando  de escapar.

(1) El Desorden de Personalidad Múltiple (DPM), ahora conocido entre los profesionales de salud mental, como Trastorno de Identidad Disociativo (TID) es la defensa de la mente sana ante una situación de  locos.  Se  trata  de  una  forma  de  lidiar  con  un trauma  que  es,  literalmente,  demasiado horrible  para comprender.  La  violación  incestuosa  viola  el  instinto  primitivo  y  supera  la  tolerancia  al  dolor.  Al compartimentar la memoria por tan horribles abusos, el resto de la mente puede funcionar “normalmente” como si nada hubiera pasado. Esta compartimentación creada por el cerebro es en realidad el cierre de las vías neuronales a una parte específica del cerebro. Estas vías neuronales se activan abriéndose de nuevo cuando el abuso se repite. La misma parte del cerebro que está condicionada al trauma trata con él tantas veces como sea necesario.
(2) El tío Ted había llorado también histéricamente la noche del asesinato. Varios años más tarde, casi se mató cuando hizo caer su coche al río White cerca del lugar del asesinato.
(3) Gerald Ford, alias Leslie Lynch King, Jr., sirvió en el subcomité de asignaciones para la CIA y fue  nombrado  por  la  Comisión  Warren  para  investigar  el  asesinato  del  presidente  John  F.  Kennedy, mientrastanto yo lo conocía sólo como el jefe del porno!
(4) Mi madre a menudo se quejaba de que ella “no podía ver las caras”, mi experiencia personal me  ha  llevado  a  pensar  que  padecía  o  había  sufrido  traumas  físicos  y  psicológicos,  y  por  tanto  no controlaba sus sentidos.
(5) Si mis maestros hubieran tenido conocimiento de los signos evidentes del abuso de menores, mi  “ilusión  de  normalidad”  habría  sido  interpretada  como  un  grito  de  ayuda.  El  soñar  despierto  y  el tráfico disociativo, son tonos de impotencia y la sexualidad en los dibujos y las marcas que la electricidad deja en la cara habrían sido reconocidos.
(6)  Estos  mismos  temas  se  utilizan  habitualmente  en  la  creación  de  esclavos  del  Proyecto Monarca. Este hecho ha surgido a través de años de trabajo en red con profesionales de la salud mental.

CAPÍTULO II 

EL RITO DE PERMANECER EN SILENCIO

        

El  7 de mayo de 1966, yo estaba vestida de blanco  con mi velo  católico mis zapatos de charol blancas como era obligatorio para hacer mi primera comunión. Estaba de pie fuera del nuevo edificio, una estructura  de  hormigón  retorcido,  de  la  Iglesia  de  San  Francisco  de  Asís  en  Muskegon  a  la  espera  de comenzar la ceremonia cuando Guy VanderJagt, que estaba afiliado a la iglesia, vino hacia mí caminando por el césped.
Se puso en  cuclillas  con una rodilla  en  el suelo, y me dijo:  “Se te ve  bonita hoy. Eres tan  bella como  tu  nombre.  Cathleen  en  gaélico  significa  ‘pureza’,  y  es  muy  claro  para  mí  que  tu  pureza  es impecable. Ann significa ‘gracia’. Es por la gracia de Dios, no por tus acciones, que eres pura. Pura de corazón.  Estas  cubierta  con  la  sangre  de  nuestro  Señor  y  Salvador,  al  igual  que  la  cruz  en  la  que  lo colgaron. Esto es para ti”.
Abrió una caja de terciopelo negro, mostrando un collar con una cruz de color rosa.  Tal  como  con  la  pluma  con  la  inscripción  de  Kennedy  que  me  había  enseñado  en  la  capital  del estado,  el  significado  oculto  del  collar  de  la  cruz  rosa  (rosa-cruz)  lo  llevaría  durante  el  resto  de  mi existencia con la mente-controlada.
Un pedófilo, camarada de VanderJagt en el Proyecto Monarca, el Padre Don, se unió a nosotros, rebuscando en el fondo del bolsillo de su túnica me mostró un delicado talismán azul de la Virgen. Había que usarlo junto con la  cruz rosada “Para simbolizar tu servicio a la Santa Iglesia Católica”, me dijo el Padre Don a la cual yo: “prometía servir y obedecer”.
Tal  como  VanderJagt  sujetaba  la  cruz  rosada  y  el  talismán  azul  de  la  virgen  alrededor  de  mi cuello,  me  dijo  que  ahora  yendo  de rojo,  blanco y azul iba  apropiadamente  vestida  para  la  ceremonia. Podía sentir su aliento en mi cuello mientras me ajustaba el collar y me aleccionó: “Cuando el Padre diga” el Cuerpo de Cristo “tú debes decir” Ahhh… men (hombres en inglés) … tú reconoces que Cristo es Dios hecho hombre, y que tú sabes para que son los hombres. Cuando el padre te dé la hostia, se te pegará en el cielo del paladar si no se la chupas del pulgar”.
Me apresuré a alinearme con mis compañeros de clase de catecismo para la procesión a la iglesia de nuestra santa misa de comunión.
“El Cuerpo de Cristo”, dijo el padre Don, sosteniendo la hostia.
“Ahhh … men”, respondí como se me había indicado, chupando la hostia de su pulgar.
Tras los servicios, VanderJagt y el Padre Don me hablaron brevemente mientras mi padre estaba congregado  con  otros  feligreses.  El  Padre  me  estaba  diciendo,  “…  Dios  te  ha  escogido  para  el  trabajo dentro de su Santa Iglesia. Tu eres una de los Elegidos, (1) criatura mía …”
Más tarde esa noche, VanderJagt asistió a la recepción que mis padres celebraban para mí en casa. Habló con mi  padre  un rato, pero pasó la mayor  parte del tiempo  hablando  con  mi tío Bob, que había volado hacía poco en “una misión por encima de los mares”. Mi tío Bob y VanderJagt eran amigos, y lo mantuvieron  a lo largo  de  los  años.  A  medida  que  la recepción se dispersaba, VanderJagt me llevó  de vuelta a la iglesia para un “servicio especial de tarde con el Padre Don”.
VanderJagt  abrió  la  puerta  de  la  rectoría  de  la  iglesia  vieja  al  otro  lado  de  la  calle  de  la  nueva estructura de St. Francis, contándome que teníamos que “tener una charla muy importante ahora que me había comido el cuerpo de Cristo”. La charla, la sangre, el trauma y los abusos sexuales que sucedieron a continuación condicionaron mi mente para aceptar fácilmente la programación que deliberadamente a lo largo  de  los  años  fueron  fusionando  el  Gobierno  de  EEUU  y  los  esfuerzos  del  control  mental  de  los jesuitas para tener los controles del Nuevo Orden Mundial.
“Yo trabajo para el Vaticano, y ahora, tú también”, me dijo VanderJagt. “Acabas de hacer un pacto con la Santa Iglesia Católica. Nunca debes romper este pacto”.
Capaz de cuestionar aún en ese momento, pregunté: “¿Qué es un pacto?”        VanderJagt  respondió:  “Un  pacto  es  la  promesa  de  guardar  secretos,  secretos  que  la  iglesia siempre ha sabido.  El  Papa tiene todos  los secretos  encerrados en el  Vaticano. Tu tío Bob y  yo hemos estado en el Vaticano. Es hora de que ingreses en el pacto sagrado y aprendas los secretos de la iglesia que fueron escritos mucho antes de Cristo, incluso antes de su venida. Los monjes dominicos mantienen
el pacto que Noé llevó al nuevo mundo. Han mantenido el secreto con ellos. Se escribió en pergaminos y se mantuvo en  un lugar  secreto en  el  Vaticano.  Tomaron  el Voto  de Silencio  para no  revelar  nunca su ubicación o  su  contenido.  Debes ingresar  en  el pacto.  El  secreto te lo  tienes que  llevar  a  la tumba.  No debes revelar el secreto a tu madre, ni a tu padre ni a nadie”.
VanderJagt  procedió  a  llenar  mi  joven  mente  con  interpretaciones  bíblicas  sugestionables  que sentaron  las  bases  para  futuros  “inter-intra  dimensionales”  temas  de  programación  utilizados  por  los programadores del  Proyecto  Monarca para controlar la  compartimentación de  la memoria,  sinónimo de DPM / TID.
“Cristo  los  vio  a  todos”,  me estaba  diciendo  VanderJagt:  “Son  las  dimensiones,  los  lugares  que puedes  ver  camino  de  la  muerte.  (2)  Es  por  eso  que  se  llaman  “diemensiones”  (juego  de  palabras  en inglés, die / muerte). Sólo tienes que recordar que Cristo después de morir volvió para decirnos todo lo que había visto mientras hacía el camino hacia el cielo. Marchó sólo tres días, pero estuvo fuera mucho más  tiempo  porque  el  tiempo  no  pasa  igual  en  otras  dimensiones.  El  purgatorio  es  una  dimensión.  El infierno es otra. Y hay muchas otras en medio. Oz es otra dimensión. El cielo no es el límite de todos los mundos  que  hay  ahí  fuera  esperando  ser  explorados. Tú  puedes  viajar  por  dentro  y  por  fuera  de  todas estas dimensiones,  aprendiendo  los  secretos  del  universo.  Has  sido  elegida  para  explorar  estos  oleosos mundos para la iglesia. Escucha en la quietud y sentirás su voz, guiándote (3) en tus misiones. La cruz rosa es como las zapatillas rojas de Dorothy. Nunca te quites la cruz de color de rosa, Cathy, al viajar por otras dimensiones y siempre serás capaz de volver a casa”.
El Padre Don se unió a VanderJagt en un ritual en el que me bañaban con la sangre de un cordero sacrificado,  y  posteriormente,  a  través  de  este  horrible  trauma  de  sangre,  bloqueaban  las  percepciones establecidas y creaban una base más profunda en mi mente para la programación del control mental. Esta base para la programación quedaba anclada en el Voto de Silencio que los monjes jesuitas toman “no sólo para guardar secretos, sino porque su mente todavía puede hacerlo y al mismo tiempo escuchar su guía interno”.  Seguro  que  el  “Rito  de  permanecer  en  silencio”  que  habían  realizado  les  garantízaba  que  yo mantendría  en  secreto  las  perversiones  pederastas  a  las  que  me  sometieron  el  Padre  Don  y  Guy VanderJagt. Los dos bromeaban diciendo que me había convertido en “una buena Cathy-lick”. (Juego de palabras Cathy-lick por Cató-lic(a) lick significa lamer, “una buena Cathy-lame”)
Después de que el rito de guardar silencio se instalara, las voces de mis múltiples personalidades que  antes  había  sentido  en  mi  cabeza  cesaron.  En  el  silencio  de  los  deliberadamente  creados compartimentos de memoria, sólo podía oír la voz de mis abusadores, que los habían creado … el mando de mi silencio.       Silencio  para  según  quién  y/o  que  yo  sabía  estaba  involucrado  en  el  Proyecto  Monarca  de Control Mental.
Mi  familia  y  yo  íbamos  habitualmente  de  vacaciones  a  Mackinac  Island,  Michigan,  que  es  una pequeña  isla  situada  en  los  Grandes  Lagos  cerca  de  la  frontera  con  Canadá.  Mackinac  Island,  con  la mansión  del  gobernador  y  el  histórico  Gran  Hotel,  fue  un  patio  de  recreo  político  donde  mi  padre  me prostituía, entre otros pedófilos, con Jerry Ford, Guy VanderJagt, y más tarde con el senador de  EEUU Robert C. Byrd. Mi parte del control mental que allí se prostituia percibía Mackinac como otra dimensión, la eternidad de la cual era realzada por el estilo antiguo de la isla. Los automóviles estaban prohibidos en la pequeña isla,  delegaban  para el  transporte los  buggies  tirados por  caballos y  las bicicletas.  Una  vez, cuando Lee Iaccoca asistió a una fiesta en la Mansión del entonces gobernador Romney, le oí comentar: “Qué mejor sitio para que los ejecutivos del ramo del automóvil puedan conseguir alejarse de todo, que una isla sin coches?”.
Mackinac  Island,  por  su  ubicación  geográfica,  proporcionaba  siempre  un  aire  de  amistad  entre EEUU  y  Canadá,  que  formaría  en  mi  percepción  infantil  que  nuestros  países  no  tenían  fronteras.  Este punto de vista político era aún más reforzado por mi padre que siempre llevaba la familia a las Cataratas del  Niágara,  donde  mi  mente  debía  ser  simbólicamente  “lavada  de  toda  memoria”,  o  de  lo  que  había pasado en Mackinac. Numerosas cascadas del Niágara, poderosas cascadas estaban razonablemente cerca de Mackinac Island, y compartían la frontera entre EEUU y Canadá.

 

Cuando  Pierre  Trudeau  fue  elegido  Primer  Ministro  de  Canadá,  en  1968,  a  menudo  oía  decir, “Pierre Trudeau es uno de los nuestros, ya sabes”. Oí por primera vez esta críptica frase en referencia a la lealtad de Trudeau hacia el Vaticano cuando el Padre Don estaba discutiendo con un personaje famoso, un  domingo  después  de  misa.  Este  hecho  circuló  rápidamente  entre  los  que  yo  sabía  que  estaban involucrados en el aspecto Católico / Jesuita del Proyecto Monarca.
El verano después de que Trudeau fue elegido, mi padre llevó a la familia a Mackinac Island como
de costumbre. Encaramada encima de una gran  estatua  en  los  jardines  de  la Mansión del Gobernador, podía ver a través del campo hasta el Grand Hotel.  Me di cuenta que banderas Canadienses ondeaban entre banderas de los Estados Unidos alineadas en la parte delantera del antiguo hotel. Cuando me deslizé estatua abajo, Guy VanderJagt se acercó con una copa y un cigarrillo en la mano. Poniéndome el pelo en su  lugar,  dijo,  “Ponte  bien  la  camisa,  tengo  a  alguien  importante  para  que  tengas  un  encuentro”.      “Sabía que era alguien importante de aquí por aquellas banderas”, le dije, metiéndome la camisa dentro de los pantalones cortos de color rosa.        “Cuando  estaba  en  el  Vaticano”,  comenzó  VanderJagt,  “me  dijeron  que  el  primer  ministro Trudeau es amigo del Papa. Piensa como uno de nosotros. Un verdadero Católico. Le gustan las Cathy-licks”.
VanderJagt me llevó arriba, a la mansión, donde Pierre Trudeau estaba bajando las persianas de la ventana de una habitación poco iluminada llena de antigüedades. VanderJagt cerró la puerta detrás de mí. La chaqueta del esmoquin de Trudeau estaba perfectamente colocada sobre una silla, lo que le dejaba en pantalones formales, con camisa, y una brillante faja roja que me llamó la atención. “Me gusta su faja”, le dije.  “Nadie te ha enseñado Silencio  aún?”  Su actitud  sombría,  áspera quedaba suavizada  por una  voz suave y sedosa.
La parte de mí que había sufrido el Rito de Permanecer en Silencio se activó, asumí que Trudeau lo sabía todo sobre interdimensionalidades según mis percepciones deliberadamente formadas. No podía-no comprendía que las interdimensionalidades en realidad equivalían a la dimensión interna de mi propia mente compartimentada. Del mismo modo, tampoco entendía que “Keys to the Kingdom” (Las Llaves del Reino) se refería al conocimiento de los códigos, las llaves para activar mi controlada mente. “Guy me ha dicho que te gustan las Cathy-licks”, le dije, repitiendo lo que VanderJagt me había  dicho. “Eres tú el guardián de las llaves?”.
Trudeau con sus ojos fríos y oscuros aparentemente miraba a través de mí. “Puedes aprender más en la escuela  del pensamiento que  con  preguntas  precoces.  No  has  aprendido  que  los  niños deben  ser vistos pero no escuchados?”
“Es esta una pregunta precoz?” Le pregunté. “¿Qué es una pregunta precoz?”     Trudeau  suspiró  con  impaciencia.  “Esto  es  irrelevante.  Lo  que  importa  es  que  cierres  la  boca, aquietes la mente, y entres en la escuela del pensamiento. El silencio es una virtud. Escucha el silencio en la quietud de tu mente. Adéntrate en el interior de tu mente”, dirigiendo lentamente. “Más y más profundo donde es tranquilo y en silencio …”
Trudeau manipulaba hábilmente mi mente con sofisticados lenguajes hipnóticos. No sólo dio de alta mi silencio para las perversiones pedófilas a las que él se entregaba, sino que instruyó mi “escuela de pensamiento” de una manera que se equiparaba a la programación. Él sentó las bases para los programas de  Aire-Agua  que  son  un  espejo-dimensional  de  los  temas  utilizados  a  menudo  por  la  NASA  y  otras personas involucradas en el Proyecto Monarca. Jugando  con el sonido de su propio nombre “Pee-Air” (Pipí-Aire) (Pierre), añadió un giro perverso al tema cada vez que accedía a prostituirme con él.
Si yo hubiera sido capaz de sentir miedo, habría tenido miedo de Pierre Trudeau. La lentitud de Trudeau,  enmascaraba  con  deliberados  movimientos  el  poder  brutal  de  su  cuerpo  tanto  como  sus aterciopeladas maneras, su voz suave me atravesó la mente y se introdujo en mis pensamientos. El tono frío helado de sus afeminados manicurados y largos dedos, contrastaban con el calor de su perversión … una perversión de la que me culpaba a mí y mis “despectivas, maneras tentadoras”.
En mi ignorancia infantil creía que el comportamiento de Trudeau y sus repeinados cabellos eran características  de  su  ascendencia  francesa.  “Yo  lo  sé  todo  de  los  franceses”,  presumí  ante  mi  nuevo “abuelo” Van, cuando le visitamos en su casa de Milwaukee, Wisconsin.
El  padre  de  mi  madre  había  muerto  poco  antes  de  que  Kennedy  fuera  asesinado,  y  mi  abuela rápidamente se pegó a un rico hombre  de  negocios, de la alta política de Milwaukee. La abuela había conocido al abuelo Van Vandenburg  en  el  buque  de pasaje / mercancías que recorría  las  aguas de los Grandes  Lagos,  el  Clipper  Milwaukee.  El  Clipper  transporta  carga,  incluyendo  los  Cadillacs  para  la Vandenburg Motors de Canadá, así como las drogas autorizadas por el Servicio de Guardacostas Local a través del Gobierno de EEUU y que mi padre distribuía. A veces acompañaba a mi padre a los muelles de Muskegon  a  recoger  el  cargamento,  lo  que  a  menudo  involucraba  la  prostitución.  Jerry  Ford  y  Guy VanderJagt combinaban, a veces, negocios con placer en los casinos del barco, que es donde tuvo lugar la conexión  entre  la  abuela  y  el  abuelo  Van  según  se  dice.  El  abuelo  Van  conocía  en  Jerry  Ford,  y  en consecuencia también conocía a Pierre Trudeau.
“¿Qué sabes tú de los franceses?” me preguntó el abuelo Van mientras yo estaba sentada en el
suelo  en  su  sala  de  estar,  acariciando  al  perro  que  acababa  de  llevar  a  casa.  Sin  saber  qué  decir  y estupefacta por  su  pregunta,  me  quedé  en  silencio.  “Sé  que  has  conocido  a Pierre Trudeau”,  espetó él. “También  sé  que  amas  a  los  perritos.  Por  eso  he  comprado  este perro  para  tu abuela,  para  que  puedas disfrutarlo tu también. Se llama Pepe. Es un caniche francés”.
“Yo lo sé todo sobre los Franceses”. Dije, comparando mentalmente el gran Caniche francés que tenía delante con Trudeau. “Tienen las uñas bonitas…” Acaricié las uñas pintadas de Pepe. “Tienen el pelo divertido…” Acaricié el pelo cortado de Pepe. “Y mean mucho”, dije riendo.
“Será mejor que te lo lleves y lo haga fuera, entonces”, me dijo el abuelo Van, dándome la correa de Pepe. Después de llevar al perro, por lo que me pareció, a todos y cada uno de los árboles del barrio, decidí que le llamaría “Pee-pee”.  

El  tío  Bob  producía  películas  pornográficas  de  bestialismo  filmándonos  a  Pepe  y  a  mí  en numerosas ocasiones, más tarde sabría que Pierre Trudeau las veía. Pepe siguió siendo una parte de mi experiencia incluso después de que el abuelo Van se divorciara de la abuela, y mucho después de que me desarrollase más allá de la perversión de Trudeau por los niños pequeños.
Tardé  en  convertirme  en  una  adolescente.  Entonces  ya  tenía  trece  años,  mis  incipientes  pechos empezaban a hincharse, lo que me hacía “demasiado vieja” para las perversiones pedófilas de Vanderjagt.

Cuando mi padre me llevaba a la Isla de Mackinac a la prostitución de rutina en el Retiro de los Políticos, VanderJagt me presentó un nuevo amigo que había hecho y que estaba de congresista de los EE.UU. en Washington,  DC.  El  senador  demócrata  Robert  C.  Byrd,  de  West  Virginia.  Byrd  había  sido  senador vitalicio de EEUU, actuó como azote del Senado y más tarde fue presidente Pro Tempore del Senado y como todos los poderosos el líder de la Comisión de Asignaciones del Senado. Byrd llamaba la atención y el respeto de todos los que entraban en contacto con él, sobre todo de mi padre.  Cuando nos quedamos solos en su habitación, él se cernía sobre mí en una actitud amenazante. Sus rasgados ojos azules y fríos, se fijaban en los míos. Me desnudé y acosté como me ordenó. Me sentí momentáneamente aliviada al ver que su pene era anormalmente pequeño, tan pequeño que incluso no me dolía! Y podía respirar con él en la boca! Entonces empezó a entregarse a sus brutales perversiones, hablando sin parar de como yo estaba “hecha sólo para él”, debido a la enorme cantidad de dolor que podía soportar. Los azotes y las esposas de policía que había sufrido anteriormente eran un juego de niños en comparación con las torturas cercanas a la muerte del senador Byrd. Los cientos de cicatrices en mi cuerpo aún se ven hoy. Con VanderJagt, el sexo era una cuestión de “todo lo que yo le podía dar”, mientras que con Byrd era “todo lo que él podía obtener”. Y estava obligada  a  sentir el dolor que  cualquier  ser humano lógicamente  no podía  soportar. Estaba dedicada a Byrd a la edad de trece años y  eso significaba que estaría dirigiendo mi futuro en el Proyecto Monarca, y mi padre quiso cultivarme según sus especificaciones.
Mi  existencia  con  DPM /  TID  se  hizo  más  reglamentada  desde  este punto  en adelante.  Se  me mantenía físicamente desgastada  hasta el punto del agotamiento, para ser lo suficientemente receptiva a las limitadas capacidades de programación hipnótica de mi padre según las condiciones de mi mente para el control mental. En cuanto a la pornografía me vi obligada a prever que todo sería mucho más violento inmediatamente  después  de  Byrd,  el  cambio  pasó  de  ser  predominantemente  pedófilo  y  temas  de bestialismo a versiones de tortura sadomasoquista (S & M). Mi padre y mi madre trabajaban en tándem cada  día  “rompiendo  mi  espíritu”,  destruyendo  los  restos  que  quedaban  de  mi  autoconfianza, derrumbando  mi  autoestima,  y  por  lo  tanto  aniquilando  los  impulsos  de  mi  libre  albedrío.  Ellos  me condicionaban- enseñaban que mis sueños eran reales y mi realidad eran sueños, que lo negro era blanco y arriba estaba abajo. “Buenas noches, que duermas profundamente, sueña con papá y mamá” es lo que oía cada noche. Esto fue  pensado para confundir mi  mente  y  para pensar que el  incesto en mitad de la noche había sido “sólo una pesadilla”.
El  ver  la  televisión,  los  libros  y  la  música  fueron  aún  más  estrictamente  controlados  y supervisados que antes. Esto no sólo era para transgredir  la  última minúscula libertad de  elección, sino para el conjunto de propósitos condicionados del control mental.


Por ejemplo, la reposición televisiva anual de Judy Garland de “El Mago de Oz” era celebrada en casa como un día de fiesta mayor. Esto me debía preparar la mente para una futura base de programación sobre un tema en el que yo, como Dorothy, podía “pasar” a otra dimensión “Over the Rainbow”. Al fin y al cabo, “los pájaros (Byrds) vuelan sobre el arco iris …” fue un tema que se convirtió en una parte de mi vida.
Mi padre insistía en que viera la película de la Cenicienta de Walt Disney con él, paralelizando mi existencia con la de la Cenicienta – “la mágica trance-formación de una sucia y pequeña esclava en una hermosa princesa”. Con el típico humor de la “psicología inversa”, él hacía referencia a las fotografías pornográficas  cuando  cantaba “Someday my Prince (prints)  (de  imprimir)  will come”, (I’m  coming,  en inglés  es  “me  corro”)  (“Algún  Día  mi  Príncipe  vendrá”),  y  literalmente  colocaba  el  énfasis  sexual  en “vendrá” (will come).
Mi hermano, Bill, que a menudo hacía porno infantil conmigo, no fue uno de los “elegidos” por el Proyecto  Monarca  (más  allá  de  suministrar,  en  los  últimos  años,  más  niños  para  ser  utilizados).  Sin embargo, mi padre pensó que “lo que era bueno para mí también sería bueno para mi hermano”.

Nos llevó a ver Pinocho de Walt Disney, explicándonos que mi hermano y yo éramos sus títeres todavía en fase de talla. Las distorsiones de la realidad  que le proveían estas y otras  películas de Disney junto con las  del gobierno  cuando  mi  padre  entrenaba  el control  de  la  influencia  entre  el  consciente y el subconsciente, comenzó a erosionar aún más nuestra capacidad de discernir la fantasía de la realidad. Mi hermano, de 37 años, sigue están psicológicamente bloqueado en los traumáticos años de infancia y  está obsesionado  a día de hoy con temas y producciones de Disney. Su casa está decorada con motivos de Disney, lleva ropa Disney,  escucha  las instrucciones de mi padre  en  su  teléfono  Disney,  y  mantiene  “Cuando deseas  una estrella” como su canción favorita, y ha bloqueado a sus hijos con este mismo tema.


Mi padre también me ordenó vio la horrible película “Pájaros” de Alfred Hitchcock. Esto reforzó en mi mente el tema de la película que no es otro que “No hay donde esconderse de los pájaros / Byrd”.
Estaba  rápidamente  empezando  a  perder  toda  capacidad  de  cuestionar  cualquier  cosa  por  mi propio  juicio.  Era  fácil  creer  que  de  hecho  no  había  “ningún  lugar  donde  ir,  ningún  lugar  donde esconderse”, que es una base psicológica necesaria y primordial del gobierno / control de la mente militar. En los últimos años el, “a quien llamarás?” y el chiste de Ronald Reagan, “puedes irte, pero no te puedes esconderte”, resonó  en  lo más  profundo  de mi mente.  Al fin y  al cabo,  aunque  se me ocurriera  buscar ayuda,  ¿quién  me  ayudaría?  ¿la  policía?  ¿la  iglesia?  ¿mis  padres?  ¿mis  parientes?  ¿los  políticos?  ¿la escuela? Me di cuenta que no quedaba nadie para ayudarme.
Mi  programación  de  televisión  se  expandió  para  incluir  los  espectáculos  que  toda  esclava  del Proyecto  Monarca  del  Control-Mental sabía que  tenía  que seguir: I Dream  Of  Jeannie,  La  tribu de  los Brady, Gumby y Pokey, y Bewitched. Podía relacionarme con el Genio complaciendo a su amo, que era un comandante de la Fuerza Aérea en I Dream Of Jeannie. Esto sirvió para confundir la realidad de mis propias experiencias con la fantasía producto de la televisión. Dije a todos los forasteros que mi familia era “tal y como los Brady”. Mediante Gumby y Pokey me hicieron creer que era tan flexible como estos artistas animados de arcilla. Por lo tanto, yo era capaz, físicamente, de maniobrar en cualquier posición sexual.  Los  espejos  representaban  portales  a  otras  dimensiones  y  aventuras  entrelazando  mi condicionamiento  Católico  con  temas  de  programación  como  Alicia  en  el  país  de  las  maravillas  y  El Mago de Oz. En Bewitched, es el nuevo vecino normal de la puerta de al lado que se considera más loco que las brujas. Esta es otra inversión que se aplicó a mi extraña existencia. Yo era una de las únicas chicas de la escuela que escuchaba música country.
En aquel tiempo, el Senador Byrd se creía un violinista de música country y era “mi deber amar lo que hacía”, me ordenó escuchar música country o ninguna música en absoluto. La música era mi vía de escape psicológico, una herramienta disociativa. Pero esto también se utilizó en  el escenario para mi futuro como  “Modelo Presidencial” esclava del Proyecto  Monarca de control-mental.      Como se ha sugerido, había leído la serie Boxcar Children  una y otra vez, empatizando con los ensayos, los traumas y las tribulaciones que los niños sufrían mientras se defendían por sí mismos en la larga  casa  furgón  de  las  vías  del  tren.  Mi  padre  a  menudo  me  hacía  sonidos  de  tren,  al  pasar,  para recordarme  subconscientemente  que  yo  estaba  en  ese  momento  “in  Train-ing”  (en-Tren-ando)  en  la indetectable pista del “Freedom Train”. (4) (“Tren de la Libertad”). Este término, tomado del ferrocarril subterráneo  para  esclavos  de  Harriet  Tubman,  invierte  el  sentido  de  la  palabra  “libertad”  para confundirnos  con  “una mente de una sola  pista” e inculcar  la  creencia  “soy libre de ser  esclavo”. Esto también  reforzaba  mi  entrenamiento  para  mantenerme  en  el  camino-el  plano  (pista),  que  ellos  habían establecido para mí. Mi padre a menudo hacía la broma: “Cuando Dios se va de los cerebros (brains), tú piensas que ha dicho “trenes” (trains) y entras en la línea equivocada”. El condenado (por delito capital) criminal de carrera, artista de la música country y agente de la CIA Merle Haggard utiliza a menudo bien documentados lenguajes crípticos en sus canciones que pertenecen a operaciones de esclavos del control mental  del  gobierno.  Publicó  canciones  como  “Freedom  Train”  y  “Over  the  Rainbow”.  Mi  padre  me repitió  muchas veces que  Merle Haggard  era mi cantante  “favorito” y  que sus canciones  reforzaban mi programación.    Por  supuesto,  el  senador  Byrd  siguió  siendo  mi  violinista  “favorito”  según  lo  ordenado.  Tocaba canciones de trenes como “Orange Blossom Special”, mientras hacía  sonidos de trenes con  el violín. A
veces yo  era  su  público  cautivo,  atado  y  amordazado,  mientras  tocaba  el  violín.  Otras  veces  me  hacía girar y girar sobre mí misma como una bailarina de una caja de música para añadir “nuevas dimensiones a nuestro sexo”.. Estas nuevas dimensiones incluían más y más dolor físico a través de tortura “perversa”.       Mi padre aprovechaba sus nuevas conexiones políticas y avanzaba en el trabajo, fabricaba piezas del árbol de levas para automóviles en una fábrica local. Pronto fue ascendido a un puesto de gestión de ventas  a  causa  de  sus  conexiones  dentro  de  la  Oficina  de  Adquisiciones  del  Pentágono  y  de  la Administración de Servicios Generales, junto con lo que había aprendido sobre persuasión hipnótica de doble  vínculo.  Para  complementar  sus  ingresos  continuó  con  la  explotación  sexual  de  sus  hijos.  Esto ahora incluía prostituirme descaradamente con la Guardia Costera de Muskegon mientras la cocaína venía o iba hacia la base. Mientras tanto, mi padre nos llevaba a todos a la iglesia cada domingo, y mi madre se mantenía  ocupada  haciendo  bebés  que  tenían  que  entrar  en  el  Proyecto.  De  una  manera  ciertamente pedófila,  se  rodeó  de  niños  entrenando  en  deportes  de  pequeñas  ligas,  acompañando  las  actividades escolares  y  el  Catecismo,  y  involucrándose  con  los  Boy  Scouts.  Todo  esto  hizo  que  pareciese  un ciudadano modelo y un “pilar de la comunidad”. La ilusión se derretía. Las partes de mí que sabían que era de otra manera no tenían más remedio que guardar silencio.   

(1) El Proyecto Monarca nombra a sus esclavos como “Los Elegidos”.  
(2) La tortura cercana a la muerte, así como la programación Puerta de la Muerte, eran utilizadas conjuntamente por los jesuitas católicos y la CIA en el Proyecto Monarca.   
(3)  Eran  las  voces  de  mis  programadores  del  control  mental  y  manipuladores  que  más  tarde  oí guiándome.
(4)  “Tren  de  la  Libertad”  es  el  término  reconocido  internacionalmente  como  un  código  secreto para operaciones de esclavos del Proyecto Monarca que oí repetidas veces a lo largo de mi victimización.

 CONTINÚA EN LA PARTE II
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)