Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…

Lista completa de temas

LA DISFUNCIÓN SEXUAL ERÉCTIL 

por Horacio Velmont
Contacto

http://www.infobae.com/2015/01/07/1619290-los-hombres-que-sufren-fracasos-sexuales-deben-culpar-su-mama

Recientemente un especialista señaló a Infobae que aquellos hombres que sufren fracasos sexuales deben atribuir en muchos casos el padecimiento a una tensa relación que han tenido con su madre.

Desde hace varias décadas hemos tratado de explicar, tanto a los psiquiatras como a los psicólogos, y a los médicos de cualquier especialidad, que hace más de medio siglo ya se sabe el origen de todos los padecimientos mentales, así como también su curación… ¡Y sin embargo siguen con las mismas tonterías de siempre!

Lo más incomprensible de esta cerrazón es que en realidad es algo muy simple y hasta un niño puede comprenderlo. De hecho se puede decir que lo comprenden todos menos los profesionales dedicados a la salud.

A tal punto es simple que incluso puede provocarse en cualquier hombre o mujer un trastorno sexual con infinitas variaciones mediante el hipnotismo. Es más, a través del hipnotismo se logró descubrir el origen de todos los trastornos mentales.

Supongamos que se hipnotiza a una persona y luego de ponerlo en trance se le da la sugestión de que cuando despierte sentirá flojedad en las piernas y no podrá caminar. El sujeto cumplirá la orden.

De la misma forma que se le implantó la orden de flojedad en las piernas y que por ello no podrá caminar, se le pudo implantar la orden de que fracasará en cualquier relación sexual porque no podrá tener una erección. 

Mediante el hipnotismo se puede implantar en un sujeto cualquier trastorno mental, de la infinita lista que exhibe la psiquiatrías: neurosis, esquizofrenia, compulsiones, psicosis, etc.

L. Ronald Hubbard, experimentando con el hipnotismo, al darse cuenta de que cualquier trastorno puede provocarse artificialmente mediante la hipnosis, se preguntó si los problemas mentales no entrarían de la misma manera en la mente.

Sus experimentos lo confirmaron: detrás de cada trastorno mental hay una orden hipnótica que lo está provocando.

Esto no significa, por supuesto, que todos los que tienen un padecimiento mental han sido hipnotizados, sino que el padecimiento entró en su mente de la misma forma que entran las órdenes hipnóticas.

Su más importante descubrimiento fue que el hombre tiene, esencialmente, dos mentes, una analítica y otra reactiva, siendo esta última un mecanismo de supervivencia que tienen todos los seres vivos.

La mente reactiva es precisamente la mente donde se implantan las órdenes hipnóticas, y para este implante no se necesita un hipnotizador pues basta que la persona entre en inconsciencia.

En otras palabras, cada vez que la mente analítica disminuya su potencial consciente, por ejemplo por un golpe, la mente reactiva graba todo lo que sucede en ese momento de inconsciencia. Y toda la grabación funciona de la misma manera que si la persona hubiera sido hipnotizada y el operador le hubiera implantado sugestiones.

No hay ninguna diferencia -en cuanto a su mecanismo, cabe dejar en claro- entre una orden hipnótica y una grabación implantada en razón de disminución analítica (su nombre técnico es “engrama”). Esto es básico.

Por supuesto que por lo general el sujeto de presta voluntariamente en ser hipnotizado y los implantes hipnóticos engrámicos, por el contrario, entran en la mente sin pedir permiso.

¿Y como se producen los trastornos entonces? Para responder esto lo primero que debemos entender es que las consecuencias de las órdenes hipnóticas son impredecibles. Y esto lo hemos visto en las personas hipnotizadas: Si a una persona se la hipnotiza y se le da la orden de que en lo sucesivo se conducirá derecho en la vida, con la intención de implantarle honestidad, en lugar de ser honesto caminará tan derecho que terminará por romperse el cuello. ¡O vaya a saber qué interpreta su mente reactiva con conducirse derecho (quizás tenga dificultad para doblar con su automóvil).

Si una persona pierde el conocimiento por cualquier razón, por ejemplo a causa de un accidente, todo lo que se converse en su entorno se convierte en órdenes hipnóticas. Puede suponerse, entonces, qué sucederá si alguien pronuncia la palabra “impotente”, aunque estuviera refiriéndose a la impotencia del conductor del vehículo para impedir atropellar a la víctima.

Las consecuencias de los implantes hipnóticos, como ya señalé, son impredecibles, pero lo que es seguro es que la persona que padece una disfunción sexual eréctil tiene una o varias órdenes hipnóticas que le fueron implantadas en momentos de inconsciencia y que se han restimulado. Y la prueba de ello es que una vez encontradas dichas órdenes, la disfunción sexual eréctil desaparece como por arte de magia.

De lo expuesto surge palmariamente que aducir, siquiera como hipótesis, que en muchos casos las madres son las responsables de los fracasos sexuales de sus hijos, no es más que puro disparate.

Esto no significa que una madre no pueda haberle implantado sin darse cuenta a su hijo un trastorno sexual mientras éste estuvo enfermo y delirando.

En un caso real, una madre desesperada por tener que cuidar a su hijo enfermo constantemente decía: “No lo soporto más, no lo soporto más”. Cuando su hijo se sanó, sin embargo no podía caminar porque sus piernas no soportaban el peso de su cuerpo. ¡Así de irracional e impredecible es la mente reactiva! Y de la misma forma podría haberle implantado un trastorno sexual si hubiera agregado que se encontraba impotente para ayudarlo. 

Es importante hacer hincapié en que en realidad no se necesitan palabras exactas para producir un determinado trastorno porque, cabe reiterar, cualquier palabra puede ser interpretada irracionalmente por la mente reactiva. Y “va riendo” puede interpretarse como “barriendo”, “tubo” como “tuvo”, “acecinar” (ahumar”) como “asesinar”, y así por el estilo.

Si la orden hipnótica contiene la palabra “hazlo ya”, si se restimula, tanto puede impulsar a la persona a comprarse un peine como ir a asaltar un banco.

Estas no son teorías sino hechos rigurosamente científicos y comprobados en miles de casos en las organizaciones de Dianética y Cienciología.

Desde ya que las explicaciones brindadas son básicas y expresadas en lenguaje sencillo para que cualquier profesional de la salud pueda entenderlo. 

No obstante, sugerimos las lecturas complementarias que se indican al pie, las cuales están reforzadas con imágenes para alejar todas las dudas. 

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
La Ciencia de la Mente Ilustrada (Parte I)
(libro completo: al pie se incluye el link para acceder a la parte siguiente)
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s