Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)

VIENE DE LA PARTE I

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente de la programación MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO III

MI PRIMER PRESIDENTE

   

Muskegon, Michigan es una costera atracción turística, y la sede de los festivales anuales Seaway and Coast Guard, que atrae a la ciudad a personas de todas partes de Michigan. VanderJagt permanecía visible  al  público  a  través  de  oportunidades  como  éstas.  A  mi  padre  se  le  podía  ver  a  menudo  con Vanderjagt y era fotografiado a su lado mientras juzgaban los eventos del festival,  como los desfiles de niños, las esculturas de arena, los concursos, etc, en todos los cuales participé y los gané. Años más tarde, mi padre pulía y lustraba la pintura roja del Ford descapotable de 1966 haciendo de chófer de Vanderjagt en  los  desfiles  locales.  Esto  sólo  servía  para  reforzar  la  ilusión  de  que  mi  padre  era  un  “pilar  de  la comunidad”.
En  1973,  el  senador  Byrd  dio  instrucciones  a  mi  padre  de  que  me  enviara  a  Muskegon,  a  la Catholic Central High School, que era supervisada por el director de la Iglesia St. Francisco de Asís, el Padre Lepre. La iglesia católica, por supuesto, tiene su propia estructura política, bajo la presidencia del Papa por encima de todos. Los fuertes lazos políticos entre la iglesia católica y el gobierno de los EE.UU. se puso de manifiesto abiertamente por la muy publicitada relación entre el Presidente y el Papa durante la Administración Reagan. Por supuesto, yo había estado al  corriente de esta relación política desde mi primera comunión, una relación que el Rito de Permanecer en Silencio pretende encubrir. Mi experiencia de la participación directa de la Catholic Central con el Proyecto Monarca de acondicionamiento físico y psicológico confirma además la unión entre el Gobierno de EEUU y la Iglesia Católica.
Cuando  el  senador  Byrd  me  cambió  de  la  escuela  pública  a  la  Parroquial,  también  destruyó, debido a la disociación, mi personalidad de la escuela. Ya no podía considerar la escuela como mi refugio contra el abuso, ya que estaba controlada por la iglesia y, como más tarde supe, controlada también por un sector corrupto de la CIA.
En el momento en que me inscribieron en la  Catholic Central, las camarillas y  los grupos ya se habían formado. Tenía una personalidad que se adaptaba a los niños “buenos” y otra que interconectaba con los “malos”. No pasó mucho tiempo antes de que los chicos “buenos” se dieran cuenta que también me llevaba bien  con los “malos”. Pronto descubrí  que los niños que se  podían relacionar conmigo sólo eran las otras conocidas víctimas del Proyecto. Nos agarrábamos juntos en un grupo muy unido, tratados como proverbiales ovejas por los de la escuela que conocían que sufríamos DPM / TID y que estábamos bajo control mental. Cada uno de nosotros cambiaba de personalidad tal como la circunstancia lo exigía, y muy a menudo  al  unísono.  Nos  traumatizaban ritualmente,  constantemente puestos  en  tránsito,  y  luego programados durante el horario escolar. Desde que ya no tenía mi singular “personalidad de la escuela” y estaba cambiando constantemente de lugar, el compartimento de mi cerebro que contenía la memoria de la  escuela  ya  no  pudo  ser  recuperable  conscientemente.  Por  lo  tanto,  no  tenía  ninguna  base  para  el aprendizaje  continuo,  salvo  lo  que  era  capaz  de  memorizar  fotográficamente  en  clase.  Mis  notas  se volvieron erráticas, algunas iban de la A al suspenso. Y otras las sacaba sin merecerlo académicamente.
En la obligatoria clase de religión, la Hermana Ann Marie nos había estado dirigiendo mal en el estudio sobre  el  tema de la  confesión,  de hecho era  para prepararnos para los  tipos de confesiones que deberíamos dar al Padre Vesbit, quien también era el director  de la escuela. El día que la Hermana nos ordenó ir a la confesión, me negué. Temía inconscientemente que en esta ocasión, sería de nuevo asaltada sexualmente en el confesionario, mientras mis compañeros adolescentes esperaban con impaciencia en la puerta. La hermana me quiso escarmentar en clase, diciendo que era una “satanista” y que estaba “yendo al  infierno”.  Sin  las  aparentes  fugas  hacia  el  ocultismo  que  proliferaban  en  la  escuela,  ya  no  podía diferenciar entre el catolicismo y el satanismo.
Fueran cuales fueran los propósitos del Senador Byrd para enviarme a una escuela católica, nadie parecía  darse  cuenta  de  que  yo  no  tenía  ninguna  razón  para  adherirme  a  los  principios  de  la  religión católica. Por lo  tanto, la aplicación inversa  del satanismo  tampoco  tenía ninguna “magia espiritual”.  La brecha de la lucha contra la superstición que la escuela católica, sin darse cuenta, abría dentro de mí, sólo sirvió  para  descartar  los  principios  ocultos  y  los  traumas  supersticiosos  que  trataban  de  utilizar  para controlarme.


El satanismo se utiliza a menudo como una base extrema del trauma del dolor-violencia en el Proyecto Monarca de Control Mental, parece ser que debido a una anterior investigación del nazi alemán Himmler. No me adhiero a la deseada actitud de impotencia de que esto es una “Guerra espiritual” y está fuera  del  reino  de  la  humanidad  la  capacidad  de  pararlo.  A  pesar  de  mis  creencias  religiosas  o  su ausencia, experimenté igualmente  los “resultados”. Al ser sometida a trauma y ser testigo de cosas tan horribles,  mientras  mi  cuerpo  era  violado,  torturado  y  azotado  por  los  hombres,  literalmente,  me expulsaron de mi mente.
La  Catholic  Central,  Asimismo,  incrementó  mi  capacidad  de  resistencia  según  lo  previsto.  Me inscribí en la carrera de dos millas del equipo de atletismo de las chicas tal como se me había ordenado.
La Catholic Central de Muskegon lideró el estado de Michigan en los deportes de secundaria, utilizando la técnica de control mental para “modificar” a sus atletas estrella e hizo que sobresalieran más allá de los registros  preestablecidos.  La  escuela  ganó  el  reconocimiento  nacional  por  su  contribución  a  las  ligas profesionales debido a la fabricación programada de atletas. Pero, al igual que los Dodgers de Tommy Lasorda, las persistentes victorias de la Catholic Central comenzaron a levantar sospechas y preguntas.
Esto creó un escándalo público tal para la escuela que amenazó con cerrar las puertas en 1975.
Los equipos de las chicas y los chicos se encontraban después de la escuela para practicar. Yo era de  las pocas  chicas  señaladas  para  entrenar  con el  entrenador  Cheverini  y  sus  métodos hipnóticos  de control mental, debido a mi victimización en el Proyecto Monarca. Se me ordenó correr 13 millas cada día (otra estratagema satánica cursi) para obtener la mejor forma de cara a la carrera de las dos millas. A menudo se me hacía correr con un amigo que poseía el récord de los chicos de las dos millas. Él y yo éramos  amigos,  compartíamos  mucho  debido  a  nuestras  semejantes  victimizaciones  del  Proyecto Monarca. Juntos aprendimos a dejar fuera el dolor y la fatiga mientras corríamos. El entrenador Cheverini nos  hacía  entrar  en  trance  rápidamente,  en  nuestras  mentes,  y  no  teníamos  noción  del  tiempo  o  la distancia.  Percibíamos  la  pista  como  nuestro  “Yellow  Brick  Road”  (Camino  de  Baldosas  Amarillas), conforme al tema de programación de Oz. El plan del senador Byrd para construir mi resistencia física a través de los métodos de entrenamiento de la Catholic Central tuvo éxito y me permitió sobrevivir a sus perversiones sexuales intensamente tortuosas.
Además  de  los  viajes  de  rutina  a  Mackinac  Island  y  a  las  Cataratas  del  Niagara,  mi  familia a menudo iba de  camping  para  “alejarse de  todo”.  De hecho,  me  llevaron a  lugares  clave  para  el  abuso ritual, la prostitución y la pornografía. En otoño de 1974, mi padre anunció que íbamos a acampar “atrás en el tiempo” en un viejo Festival de moda en la pequeña ciudad remota de Cedar Springs, Michigan para su celebración anual de los días de la franela roja. Mi madre me dijo que metiera en la maleta mis jeans y suéteres y el uniforme de la escuela católica que ella había lavado y planchado para la ocasión.
Cedar Springs era tranquilo, en las actividades del festival se incluían unos juegos mecánicos en ruinas instalados en un pequeño aparcamiento, y concursos donde los agricultores locales enfrentaban sus mulas y caballos entre sí para ver quién podía tirar de más peso. La calle principal (y única) de la ciudad estaba  llena  de  los  pocos locales  de  empresas,  incluyendo  la  fábrica  de  ropa  interior  de  “calzoncillos largos” de franela roja de la ciudad. En el centro de la ciudad, en broma, una única celda carcelaria se había erigido para encerrar a cualquiera de los participantes del desfile que no osaran llevar la requerida ropa interior de franela roja. La cárcel estaba custodiada por casi policías de Keystone. Me hizo gracia que cuando la gente del pueblo comenzó a hacer la cola para marchar en desfile, quedaron muy pocos para verlo, un retrasado mental llevaba la batuta para dirigir el desfile, seguido de los niños en bicicletas, carros de heno de la gente mayor, una banda de la escuela primaria y la gente caminando, todos ellos en ropa interior de franela roja. Al final del desfile, el coche de bomberos de la ciudad, se acercaba, rodeado de  numerosos policías  en  motocicletas.  Sentí  gente  susurrando  “vendrá  el  presidente”.  Supuse  que  se referían al presidente de la fábrica de ropa interior. Estaba equivocada. Vi con horror cómo el camión de bomberos se detenía, y entonces el Servicio Secreto ayudaba al presidente Gerald Ford mientras bajaba al pavimento. Mi padre estaba emocionado tirándome del brazo, medio me arrastraba a través de la pared de agentes del Servicio  Secreto,  para hablar  con  el presidente  Ford.  Miré  a  mi  alrededor nerviosa mientras  mi  padre hacía los arreglos necesarios con Ford para prostituirme con él más tarde esa misma noche. VanderJagt, que al parecer no se perdía un desfile, estaba firmando autógrafos. Mientras él me sonreía, alguien me cogió por el brazo. Nerviosa y asustada, me puse a gritar. La multitud se puso a reír mientras un “policía” de Keystone me llevaba a la cárcel, me reñía por no llevar la ropa interior de franela roja mientras estuve hablando con el presidente. Yo trataba de ser discreta con la esperanza de que nadie me viera del agrado de Ford, pero claro, ellos no lo conocían como yo. El “policía” de Keystone insistía una y otra vez en “lo afortunada” que había sido hasta que mi padre pagó la fianza y fui liberada de la celda.
Esa  noche,  me  puse  mi  uniforme  de  la  Catholic  según  las  instrucciones  y  entré  en  un  trance disociativo cuando mi padre me llevó al local de la Armería de la Guardia Nacional donde me prostituía a Ford.

Ford me llevó a una habitación vacía, me empujó al suelo de madera mientras se desabrochaba los pantalones  y  me  decía:  “Ruega  por  ésta”.  Luego,  brutalmente,  me  asaltó  sexualmente.  Más  tarde,  mi memoria fue compartimentada mediante el uso de alto voltaje. Y me llevaron al asiento trasero del coche donde me senté con los músculos contraídos, aturdida por el dolor, e incapaz de moverme.
Cuando volvimos a Muskegon, mi padre me envió a la playa como siempre, para permitir que la repetición de las olas rompiendo contra la playa “lavara mi mente libre de memoria”, mientras observaba la  puesta de  sol. Estaba totalmente bloqueada  en  la creencia de  que  realmente  no  había  “donde  ir”,  ni siquiera al presidente de Estados Unidos.
Recuerdo que la parte “sana” de mi “yo”, mi personalidad innata, parecía morir después de ver a Ford como presidente. Recuerdo subir por las escaleras de la Católica Central High School una mañana, llegando  a  la  puerta,  y  llorando  sin  control.  Me  hice  un  hartón  de  llorar  en  la  parte  de  arriba  de  las escaleras.  Ni  siquiera  sabía  por  qué  estaba  llorando.  Teniendo  el  DPM,  casi  nunca  lloraba.  Pero  yo todavía estaba sollozando horas más tarde cuando la escuela había terminado. Alguien me encontró, pero yo  no  recuerdo  hasta el  día  de  hoy  haber  salido  de  las escaleras de la escuela.  Realmente  nunca  sentí ningún “emoción” después de este día hasta que fui rescatada, desprogramada y reintegrada en 1988. A partir de ahí todo mi cerebro funcionaba a través de una amplia variedad de memoria compartimentada, también conocida como personalidad múltiple, ninguna parte de mí quedaba “libre” del abuso. Era como si  no  tuviera  “donde  ir”,  ni  siquiera  en  mi  propio  cerebro.  Esto  me  llevó  fuera  de  mi  mente,  que  es exactamente lo que necesitaban mis abusadores para tener un control total.  

CAPÍTULO IV 

EL JUEGO MÁS PELIGROSO

Mujer desnuda borrar II

Cuando me enteré de una cita pendiente con el senador Byrd en Traverse City, Michigan (la sede de Vanderjagt), robé un poco de caramelo en un mercado local con la esperanza de ir a la cárcel y escapar a  mi  encuentro  con  Byrd.  Me  pillaron,  y  llamaron,  incluso  a  la  policía.  Pero  claro,  mis  poéticamente poderosos abusadores no permitirían que yo tuviera antecedentes penales. Todo el asunto fue sospechosa y misteriosamente escondido de repente. Mi único “castigo” fue tener una conferencia con el director de la escuela, el Padre Vesbit. El Padre Vesbit sabía que yo formaba parte del Proyecto Monarca, y manejó el asunto en consecuencia.  Me violó a la capilla privada de la escuela después de las clases durante la celebración de un ritual satánico que implicaba a varios de mis amigos del proyecto. Los niños a menudo ponían apodos a los maestros, y había sólo unos pocos de nosotros que sabíamos el motivo por el cual el Padre  Vesbit  era  llamado  Padre  “Fuzzbutt”  (“Culo-peludo”).  Su  culo  estaba  cubierto  de  pelo  negro  y espeso. Él  me  “aconsejó”  en  varias ocasiones,  comentando,  “piensa que niños en tu situación pasan a formar parte del Programa de Intercambio de estudiantes”.
Mi tío Bob Tanis nos visitó poco después. Había venido a raiz de lo que él dijo era una “operación negra” de la inteligencia de la Fuerza Aérea. Ahora sé cual es la manera típica de actuar de la CIA, solo contó una historia llena de mentiras aderezadas con un poco de verdad. El motivo era informarme de que la participación de la Iglesia Católica en nuestro gobierno estaba “justificada” debido a que los sacerdotes “escucharan  las  confesiones  de  mafiosos  y  espías”.  También  me  explicó  que  el  Intercambio  de Estudiantes era “una fábrica de espías”, que no sin problemas, conseguían los sacerdotes a través  de la confesión. Así podían ser considerados prescindibles y trasladados fuera de el país. Luego sugirió a mi padre que yo viera inmediatamente al consejero de la escuela, el agente de la CIA Dennis Delaney. Mi padre con entusiasmo me dijo que Delaney era un viejo amigo suyo de la San Francisco, que “sabía cómo tratar a los niños como yo”. Se hicieron los arreglos para que yo lo viera después de las clases.
Delaney comenzó informando de que estaba “al corriente de todo” y que sabía exactamente lo que yo necesitaba “para ponerme de nuevo en marcha”. Dijo que mi familia necesitaba hacer un viaje a las montañas de Teton de Wyoming. Incluso proporcionó mapas e información en un sobre para mi padre. Apagó las luces de la oficina, y puso en marcha un proyector de diapositivas. Me mostró escenas de las numerosas  cascadas  de  los  tetones,  todas  las  cuales  fueron  para  “lavarme  el  cerebro”  de  la realidad,  que  era  que  estaba  realizando  sexo  oral  con  él  según  me  ordenó  mientras  pasaban  las diapositivas. Luego se programó una cita de seguimiento para seguir el “asesoramiento”.
Este viaje a las Teton proporcionaría un cambio de paisaje del viaje habitual a Mackinac / Niagara Falls, pero no podía esperar el cambio en la dirección de la vida en que me estaban llevando. Me dijeron que mi vida estaba “predestinada”, y que todo lo que debía hacer era seguir el camino que se extendía ante mí, es decir, el “Camino de Baldosas Amarillas”. Estaba destinada a ir a Wyoming, pero no lo supe hasta que llegué.
Confirmé  el  viaje  de  la  familia  a  las  Teton  al  ver  a  Delaney  para  el  seguimiento  de  mi “asesoramiento”.  Me  informó  que  había  hablado  con  mi  padre  sobre  el  viaje,  así  como  de  nuestro próximo viaje a Disney World en Florida. No me sorprendió enterarme de un viaje adicional. Tampoco tenía  la  capacidad  de  emocionarme,  sospechar  o  ser  aprensiva.  Era  consciente  de  que  Delaney  estaba fuertemente involucrado en el Proyecto Monarca, no sólo porque estaba accediendo a mis personalidades sexuales, sino porque estaba ayudando a preparar el camino hacia mi destino del control mental total.     Durante las vacaciones de Navidad de 1974, mi padre nos llevó a todos a Disney World por la ruta de  Tampa,  Florida.  Ignorando  la  geografía,  no  se  me  había  ocurrido  que  Tampa  estuviera  fuera  del camino a Disney World hasta que mi padre condujo la furgoneta alquilada frente a las puertas de la base MacDill de la Fuerza Aérea. El personal militar me recibió y me acompañaron a la TOP SECRET base de alta tecnología del acondicionamiento del control mental en función del programa de la “modificación del comportamiento”. Esta fue la primera de las que se convirtieron en una serie sistemática de pruebas de control  mental  y  /  o  sesiones  de  programación  en  instalaciones  del  gobierno  que  habían  de  perdurar durante toda mi victimización dentro del Proyecto Monarca.   
 Mientras yo permanecía en un edificio militar de la NASA, o del gobierno, el procedimiento para mantener  bajo  control  total  mi  mente  se  mantenía  constantemente  bajo  los  requisitos  del  Proyecto Monarca. Esto incluía previamente trauma físico  y / o psicológico, privación de sueño, de comida y de agua,  descargas  eléctricas  de  alto  voltaje,  y  programación  hipnótica  y  /  o  armónica  de  la  memoria  de compartimentos / personalidades específicas. El equipamiento de última generación y el metodismo que he sufrido desde entonces daba al gobierno de EEUU el control absoluto de mi mente y de mi vida. Fui literalmente  expulsada  de  mi  mente  consciente  y  sólo  existía  a  través  del  subconsciente  programado.
Perdí la capacidad del libre albedrío, la razón, y no podía pensar ni cuestionar nada de lo que me estaba pasando. Sólo podía hacer lo que me mandaban.     Después  de  la  experiencia  de  la  Base  MacDill  de  la  Air  Force,  mi  vida  en  casa  empeoró.  Los controles y condicionantes que mi padre y mi madre me hacían sufrir me comprimieron aún más. Ya no estaba autorizada  a tener contacto  con  mis  propios hermanos  y  hermanas (sólo tenía una  hermana más pequeña en ese momento). Esto detuvo los esfuerzos subconscientes para protegerlos de los abusos de mi padre, y me dejó con un desesperado vacío, sufriendo por las relaciones amorosas que previamente había compartido con ellos. Por supuesto, nunca fui capaz de protegerlos más de lo que me podía defender a mi misma  o  más  tarde  proteger  mi  propia  hija.  Sin  embargo,  hasta  que  la  programación  del  gobierno  no comenzó, tenía la rutina de hacer  de “canguro” suyo cada noche y los largos paseos que duraban  horas eran  mi  débil  intento  de  mantenerlos  fuera  del  alcance  de  mis  padres.  Inconscientemente yo  creía  que estaba  marcando  una  diferencia.  El  día  que  mi  hermano  pequeño  le  dijo  a  mi  madre  que  prefería  mi compañía a la suya fue el día en que ya no pude estar cerca de él ni de mis otros hermanos y hermana. Al parecer,  estaba  marcando  una  diferencia  suficientemente  grande  como  para  que  mis  padres  se  vieran obligados a separarme de ellos. Me ordenaron quedarme en mi armario-de-tamaño-dormitorio en el garaje cuanto  llegara  a  casa  de  la  escuela  o  del  trabajo.  No  podía  hablar,  mirar,  o  abrazar  a  mis  hermanos  y hermanas. No me estaba permitido cenar con mi familia, aunque me dejaban salir de la habitación para poner la mesa, lavar los platos, y hacer otras tareas. Si me atrevía a salir de mi habitación para ir al baño y era pillada por mi madre, ella decía, “nadie te sacudido la jaula” y me ordenaba volver a mi habitación en el garaje.     El  verano  de  1975,  mi  familia  viajó  de  Michigan  en  las  montañas  Teton  de  Wyoming.  Se  me ordenó  ir  en  el  portaequipajes  del  coche  familiar  Chevy  Suburban  porque  me  estaba  prohibido  ver  o comunicarme  con  mis  hermanos  y  hermanas.  Así  que  me  disociaba  en  los  libros,  o  en  las  sugerencias metafóricas, hipnóticas de mi padre y el tránsito profundo al observar las praderas de un mar sin fin “de olas de grano de ámbar” que pasaban por delante de mi ventana. Una vez, cuando nos detuvimos en una gasolinera, mi padre me llevó adentro para mostrarme un “Jackalope” (animal de ficción en EE.UU.) de peluche  montado  en  la  pared.  A  causa  de  mi  tránsito,  estado  disociativo  y  nivel  de  sugestibilidad secundario, creí que realmente era un cruce entre una liebre y un antílope. Estábamos a 100 grados (F) en Badlands cuando refrescaba por la noche. El intenso calor del día me acentuaba la sed creciente. Mi padre me habia preparado físicamente para la privación de agua de cara a la intensa tortura y programación que debería soportar en Wyoming.  


Dick  Cheney,  entonces  jefe  del  Gabinete  del  presidente  Ford  en  la  Casa  Blanca,  y  después Secretario  de Defensa del  presidente  George Bush,  miembro  documentado del  esperanzado Council  on Foreign  Relations  (CFR),  y  presidenciable  para  el  año  1996,  era  en  principio  sólo  el  congresista  de Wyoming. 

Dick  Cheney  era  el  motivo  de  que  mi  familia  hubiera  viajado  a  Wyoming  donde  tuve  que soportar  todavía  otra  forma  de  brutalidad,  su  versión  de  “Un  juego  más  peligroso”,  o  la  caza  humana.
Entiendo ahora que “un juego más peligroso” fue diseñado para acondicionar al personal  militar en  las  maniobras  de  supervivencia  y  combate.  Sin  embargo,  se  utilizó  conmigo  y  otros  esclavos  que conozco  como  medio  de  condicionar  aún  más  la  mente  en  la  realización  de  que  “no  hay  donde esconderse”, así como la de traumatizar a la víctima de tanta programación. Mi experiencia a lo largo de los años me enseñó que “Un Juego Más Peligroso” tenía numerosas variaciones sobre el tema principal de ser desnudado y soltado en medio  de la  naturaleza,  mientras  eras perseguido por hombres y  perros. En realidad,  todas  las  “áreas  silvestres”  eran  zonas  militares  protegidas  y  cerradas  por  lo  que  era  sólo cuestión de tiempo el ser capturado, violado y torturado en repetidas ocasiones.
Dick Cheney tenía una aparente adicción a la “emoción de este deporte”. Parecía obsesionado por jugar “un juego más peligroso” como medio de traumatizar las víctimas del control mental, así como para satisfacer  su  propia  retorcida  y  perversa  sexualidad.  Mi  introducción  al  juego  se  produjo  al  llegar  al pabellón  de  caza  cerca  de  Greybull,  Wyoming,  y  física  y  psicológicamente  me  devastó.  Ya  estaba bastante  traumatizada  por  la  programación  de  Cheney  mientras  estaba  desnuda  en  la  oficina  de  su pabellón  de  caza  tras  ser  perseguida  y  capturada.  Cheney  estaba  hablando  mientras  paseaba  a  mi alrededor  “Podría rellenarte y montarte  como a un Jackalope y  llamarte  querida de dos patas. O podría llenarte con esto (se abrió los pantalones para enseñar su pene de grandes dimensiones ) directo al fondo de la garganta, y luego montarte. Que prefieres?”
La sangre y el sudor se mezclaban con la suciedad sobre mi cuerpo y caían resbalando junto con el barro por las piernas y los hombros. Me latía el corazón del cansancio y del dolor mientras era incapaz de pensar para responder a  esa  pregunta.  “Decídete”,  presionaba Cheney. Incapaz  de hablar,  me  quedé  en silencio. “Tampoco tienes ninguna opción, de todos modos, así que decidiré por ti. Para eso estás aquí.
Para que te haga una mente y hacerte mía / mente. Hace mucho tiempo que has perdido la cabeza. Ahora yo te daré una. Al igual que el Mago (de Oz) le dio un cerebro al Espantapájaros, el Camino de Baldosas Amarillas te ha traido hasta aquí para mí. Has “recorrido un largo, largo camino” a por tu cerebro, y te daré uno”.
La sangre me llegó a los zapatos y me llamó la atención. Si hubiera estado más avanzada en mi programación, quizás nunca me habría dado cuenta de una cosa así o no hubiera tenido la capacidad de pensar  en  limpiarlas.  Pero  hasta  entonces,  sólo  había  estado  en  MacDill  y  Disney  World  para  la programación del gobierno / militar. Por fin, cuando pude hablar, le pedí: “Si no te importa, puedo usar el baño?”
La cara de Cheney se puso roja de rabia. En un instante estaba sobre mí, me echó con fuerza de espaldas contra la pared con un brazo sobre el pecho y la mano sobre la garganta, mientras me ahogaba aplicaba  presión  en  el  cuello  sobre  la  arteria carótida con  el  pulgar.  Abrió  los  ojos  y  escupió  mientras gruñía: “Si no me importaras, te mataría. Podría matarte “Matar-te” con mis propias manos. No serías la primera ni la última. Te puedo matar en cualquier momento que me dé la maldita la gana”. Me tiró sobre una especie de cama plegable que había detrás de mi. Allí terminó vertiendo, sexualmente, su rabia sobre mí.
Durante el largo viaje de vuelta a Michigan, yacía detrás de la Voltaje Suburban sobre un montón de  excrementos,  mareada  y  dolida  por  la  brutalidad  de  Cheney  y  de  las  altas  torturas,  además  de  la experiencia  general  de  Wyoming.  Mi  padre  se  detuvo  cerca  de  las cascadas que fluyen  a  través de las Teton para “lavarme del cerebro” la memoria de  Cheney, apenas podía caminar por el bosque hasta las cataratas para instruir el proceso, a pesar de haber  aprendido bien las lecciones de Cheney en cuanto al seguimiento de órdenes.
Al año siguiente, cuando se llevó a cabo nuestro viaje “anual” a Disney World, mi padre conducía, tirando de su nuevo remolque Holiday Rambler Royale Internacional. (Yo dormía fuera en una tienda de campaña porque no me estaba permitido hacerlo en el interior, ya que “no era de la familia”.) Mi padre me dejó, camino del Centro Espacial Kennedy, en Titusville, Florida, donde me sometieron a mi primera programación de la NASA. A partir de entonces, estaba “obsesionada” en seguir el “Camino de Baldosas Amarillas”  para  ir  a  Nashville,  Tennessee.  Mudarme  a  Nashville  era  de  lo  único  que  podía  hablar.  Si alguien me preguntaba, a mí no se me ocurría preguntarme a mí misma “¿Por qué?”, Sino que respondía reiterando que era algo “que tenía que hacer”.   
Había atravesado el último año en un tránsito disociativo. Llegué a distanciarme aún más de los valores religiosos gracias al  profesor  de la clase de religión. El hermano Emmett. Esto fue  debido a su promoción del canibalismo a través el libro “Alive” (“Vivos”) de Pier Paul Reed, y por sus enseñanzas en un  retiro  religioso  que  asistí  que  incluía  rituales  ocultos  en  la  iglesia  de  San  Francisco.  Me  gradué  en Muskegon en la Catholic Central High School el año del bicentenario, en 1976. El Senador Byrd era el encargado  de  revisar  mi  plan  de  asistir  al  Hope  College  tal  y  como  había  prometido  como  una  niña  a Vanderjagt. Este nuevo plan representó para mí asistir temporalmente al Muskegon Community College, porque  mi  “educación  real”  tenía  que  venir  a  través  de  la  programación,  no  del  control  mental  de  la escuela. Para acabar agotada, como era necesario para mi “educación real,” trabajé en tres trabajos de baja categoría, además de asistir a la universidad.
Durante el primer semestre de universidad  en 1976, hice planes  para hacer un viaje a Nashville con mi amiga del Proyecto Monarca de la Católico Central. (Ella sigue siendo una víctima prescindible en estos  momentos,  y  por  tanto,  su  identidad  debe  ser  protegida  de  la  difusión  pública  por  motivos  de seguridad.) Mi padre me contó que tenía que alojarme en el Fiddler’s Inn de Nashville, ir a ver la World Famous Printer’s Alley y la hilera de impresentables clubs nocturnos de música country de mala calidad, y también asistir al Grand Ole Opry el viernes por la noche, ya que para conseguir las entradas se habían realizado trámites en través de  un  “amigo”,  a  pesar  de su escasez durante las vacaciones de  Acción  de Gracias.
Nunca se me  ocurrió  asociar el Fiddler’s  Inn  (Hostal  del Violinista)  con  el  violín  que  tocaba  el senador  Byrd  cuando  mi  amiga  y  yo  llegamos  a  Music  City,  USA.  Ni  tampoco  encontré  nada  extraño cuando una “estrella” de la música “country” que actuaba en el club nocturno Black Poodle en Printer’s Alley  empezó  a  dirigir  mis  actividades.  A  mi  amiga  y  mi  nos  proporcionaban  pases  gratuitos  para  el Black Poodle e incluso nos animaban a volver cada noche, donde estaban tocando el actor y agente de la CIA Jack Greene y su banda Desperado. Durante los descansos, Greene y su banda se sentaban con mi amiga y conmigo para manipular nuestras sugestionables mentes.

Me decían que mi “destino” era haber conocido al miembro de la banda, Wayne Cox, que había sido entrenado para operaciones paramilitares mercenarias  por  el  senador  de  EEUU  de  Luisiana,  J.  Bennett  Johnston,  pronto  supe  que  todos  los asociados con Greene habían participado en operaciones del “Freedom Train” de la CIA. Cuando le dije a Greene que mi amiga y yo no volveríamos esa noche porque iríamos al Grand Ole Opry, nos dijo que él estaría trabajando en  el  Opry esa misma noche. Hizo los arreglos para que  pudiéramos verle detrás del escenario  inmediatamente  después  de  su  actuación.  Había  hablado  con  el  guardia  de  “seguridad”  del Opry, el teniente de la policía Metropolitana de Nashville Bob Ezell, que era un buen amigo suyo y que nos dejaría entrar.
En el Opry, mi amiga y yo nos sentamos entre el público viendo como Jack Greene presentaba su “invitado especial”, el senador de los EEUU, Robert C. Byrd. Al ver a Byrd, entré en un pre-condicionado trance  profundo  y  automáticamente  seguí  las  propuestas  según  las  instrucciones  de  Greene.  Una  vez detrás del escenario, Greene señaló hacia su camerino, que compartía con el Senador Byrd, y me ordenó entrar. Mi personalidad que se había sentado entre el público, había percibido a Byrd como un artista y no pudo,  o  no  quiso  pensar  más  allá.  Pero  cuando  entré  en  el  camerino  y  vi  a  Byrd  sentado,  reflejando vanidad y en calzoncillos, cambié a la personalidad de la niña que la había conocido como senador de los EEUU  en Mackinac Island desde los 13 años, y  respondí sexualmente. Luego,  Byrd me reclamó como “suya”, me dijo con entusiasmo que “Quería que fuera siempre su pequeña bruja”. Pronto me di cuenta de la enormidad de este comunicado.
El  miembro de la banda de  Jack Greene,  Wayne Cox, me dijo después que tocar en  el  Opry en apoyo del  Senador  Byrd no era la única manera en que “le había apoyado”. También le había  apoyado políticamente y en las operaciones del “tren de la libertad”. Cox hizo entonces por modo de que mi amiga y yo nos quedáramos el  resto del viaje en su remolque hasta Hendersonville,  Tennessee. No había más remedio que obedecer. La siguiente noche, después de que Jack Greene terminara su show en el  Black Poodle, (El Caniche Negro) nos tenían que llevar a mi amiga y a mí a un “After Hours”, el Demon ‘s Den.
Allí, Cox nos tenía que recoger y llevarnos a Hendersonville. En vez de eso, nos “colaron” una droga y dimos “una vuelta” por la Union Station, de Nashville que entonces era una estación de tren abandonada, donde supuestamente el único tren que seguía funcionando era el “tren de la libertad”.
El  frustrado  cultivo  de  la  superstición  católica  del  senador  Byrd,  a  través  de  mi  escolarización debería  haber  maximizado  el  impacto  del  ritual  oculto  al  que  estuve  sometida  en  la  torre  de  piedra  y pizarra de finales-de-siglo de la estación de tren. Pero el dolor y el horror fueron bastante efectivos en sí mismos,  incluso  sin  adherirme  a  la  superstición  para  producir  los  resultados  deseados  de  rotura  de  la mente. Cox nos llevó a mi amiga y a mí a hacer un “tour linterna” a través de los escombros de la Unión Station,  hasta que llegamos donde había un  “sin  techo” durmiendo  en  el suelo.  Cox  me  ordenó  “dar  el beso del adiós al indigente del ferrocarril” y luego le disparó entre los ojos, mientras yo estaba todavía sólo a unos centímetros de él. (1) Después utilizó un machete para cortar las manos del hombre, que puso en una bolsa de plástico con cierre (zip-lock). Después nos llevaron por las maltrechas escaleras hasta la parte más baja de la estación anterior.

Allí Jack Greene, y los miembros de su banda, y otros vestidos con túnicas negras se reunieron alrededor de un altar de cuero negro en una habitación iluminada con velas y forrada con cortinas de terciopelo rojo. En un total estado de shock, me colocaron en el altar y fui víctima de violación y tortura mientras los participantes se entregaban al sexo, la sangre y el canibalismo ritual.
Al día  siguiente  me  desperté en el sofá de Cox, vagamente consciente de  que  había sufrido  una “pesadilla”. Nada más levantarme, me desmayé por la pérdida de sangre. Sangraba profusamente por la vagina.  Era  todo  lo  que  podía  hacer  para  preparar  el  volver  conduciendo  hasta  Michigan,  y  mi  amiga ciertamente no tenía un marco mental estable para ayudar. No sabía que me había pasado, ni era capaz de cuestionarlo.  Tenía  una  nueva  “obsesión”  en  la  cabeza.  En  el  ritual  había  sido  programada  para  ir  a Nashville y casarme con Cox, según las órdenes del senador Byrd.
De vuelta a Michigan, anuncié a mis padres que me iba a Nashville a casarme con Cox, ya que tal era la “predestinación”. Lo que no me dijeron era que mi padre me acababa literalmente de VENDER al senador Byrd a cambio de lucrativos contratos militares, que lo convirtieron en millonario de la noche a la mañana, un millonario con un sexto grado y con la educación de un niño perverso, aprovechado criminal, inmune a la persecución, trabajando como agente de la CIA del gobierno de EE.UU.! Este estremecedor ritual oculto de la mente que sufrí en Nashville marcó un nueva vida de riqueza y prestigio para mi blanco padre y a mí me empujó hacia una nueva fase de mi tortuosa existencia, y no tuve ningún tipo de opción en todo esto!   

 (1)  El  teniente  de  la  Policía  Metropolitana  de  Nashville,  Bob  Ezell,  que  también  actuaba  en calidad de guardia de seguridad del Grand Ol ‘Opry, encubrió el asesinato. 

CAPÍTULO V  

JUGANDO CON LA MENTE

  

 

Corría el año 1977. Yo era una esclava de 19 años, mentalmente controlada y programada en la operación Tren de la Libertad del Proyecto Monarca de la CIA / DIA, propiedad literalmente del Líder de la  Mayoría  en  el  Senado  de  EEUU  Robert  C.  Byrd,  que  entonces  llevaba  20  años  en  el  Comité  de Apropiaciones  del  Senado.  Era  como  la  “pequeña  bruja”  de  Byrd  (esclava  sexual),  y  también  me  vi involucrada  en  operaciones  gubernamentales  encubiertas.  Ahora  entiendo  que  esto  requería  más compartimentos de memoria / personalidades de los que yo había desarrollado. Por lo tanto una razón más para el demoledor ritual oculto de la mente, y mi “predestinado” matrimonio con Cox. En la estructura típica  del Proyecto  Monarca,  Byrd  fue  mi  “dueño”  y  el  controlador  de  mi  vida,  mientras  que  Cox  se convirtió en mi principal “Controlador”, y siguió las órdenes de Byrd para asegurarse de que yo estuviera en los lugares y acontecimientos clave en los tiempos señalados y para mantenerme bajo control mental.
Cox, al parecer, no cobró en efectivo por su papel como hizo mi padre. En su caso, tenía que seguir las órdenes o sería procesado por distribución de drogas y por ser el asesino en serie oculto que era y todavía es. La función principal de Cox era hacer añicos todavía más mi mente por medio de la mayor abolición de trauma oculto, así como de ser el padre de mi hija, Kelly, que se crió en base a los estudios genéticos de control-mental del Proyecto Monarca.
Me mudé a Nashville, según las órdenes, para casarme con Cox, quien me retuvo en los bosques perdidos  del  pantano  de  su  ciudad  natal  Chatham,  Louisiana,  durante  meses  para  una  traumatización oculta.  Cox  había  sido  educado  en  la  brujería  por  su  madre,  y  la  verdad  es  que  la  deseaba  sexual  y ritualmente.  Juntos  me  sometieron  a  sus  creencias,  que  incluían  el  equivalente  a  un  versión  del debilitamiento del  control mental utilizado  por las  brujas durante  siglos,  ancladas en  la superstición  en vez de en un hecho científico. Estas creencias supersticiosas aparentemente entraban en conflicto con el entrenamiento  para  mercenarios  que  Cox  había  recibido  hasta  el  punto  de  que  su  arrebato  de  asesinar estaba  totalmente  fuera  de  control. 

Por  ejemplo,  Cox  era  capaz  de  matar  a  alguien  apuñalándole repetidamente con un cuchillo, creyendo que “el espíritu al irse” y las salpicaduras de sangre le darían el poder de controlar mi mente. En realidad, era mi aversión y la subsiguiente traumatización de los hechos lo que me hacían disociar y entrar en trance, dejando mi subconsciente abierto a sus sugerencias y las de los demás. Durante  los tres años que  estuve con Cox,  ritualmente me embarazó  y me hizo abortar seis veces, consumiendo varios de sus descendientes y conservando otros en botes de cerámica para su venta en su oculto interestatal negocio de venta de otras partes de cuerpos. El “modus operandi” de Cox para el asesinato siempre incluía la amputación de las manos con un machete, eran las “Manos de la Gloria” que secaban en el horno del taller de cerámica de casa de su madre y eran puestas a la venta y por lo  tanto distribuidas  por  toda  la  oculta red  de suministro  subterráneo. Cox  protegía  las rutas  de distribución  de cocaína y venta de partes de cuerpos incluyendo Texas, Arkansas, Mississippi, Tennessee y Florida.
Cox y yo viajamos a Florida en varias ocasiones mientras los padres de su madre vivían en Mims, que estaba a pocos minutos del Centro Kennedy Space de la NASA en Titusville. Cox, como mi padre, se aseguró de que yo estuviera para hacer las pruebas de control de la mente y  la programación según las órdenes. Cox me percibía como una “Elegida”, y a menudo utilizaba este término cuando se refería a mí en el Proyecto Monarca de la CIA y para “justificar” su orgullo por dejarme en la instalación de la NASA.
Cox tenía una gran variedad de sistemas de creencias que aplicaba a diversas situaciones, todos y cada  uno de  ellos se  basaban en  la  superstición. Creía  en  la comunicación  con los  espíritus o  la  “guía divina” a través de espíritus de la naturaleza y de demonios, que Satanás tenía que  ser apaciguado,  que Jesús era un extranjero, que el Triángulo de las Bermudas era una puerta a otra dimensión, y que el fin del mundo  estaba  cerca.  ‘Religiosamente’  llevaba  la  Biblia  con  él  a  todas  partes,  incluyendo  los  rituales ocultos de la Escritura,  como si fuera un teólogo. Justificaba el “comer el cuerpo y beber la sangre”, el “ser lavados con sangre”, e incluso el “asesinar niños”, en base a la historia de Dios que probó a Abraham ordenándole matar a su hijo, Isaac, con un cuchillo en un altar.

Jim Jones fue uno de los ídolos de Cox, como Charlie Manson,  él consideraba la masacre de Jonestown un buen  ejemplo del “poder del control  mental (CIA)”.     Cox me exigió hacerme mormona de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Santos Días. Esto fue para  “probar”  que  Satanás  estaba  en  todas  partes,  especialmente  en  la  iglesia  mormona  de  Monroe, Louisiana  donde  dirigió  un  ritual  oculto,  y  en  la  iglesia  de  Hendersonville,  Tennessee  por  donde supuestamente pasaba el llamado “tren de la libertad”. (1)   
La determinación de Cox para inculcarme sus creencias religiosas supersticiosas era desviada por Bennett Johnston  en  su  oficina  de  Shreveport,  Louisiana  a  principios  del  verano  de  1978.
La madre de Cox, María, nos había conducido a la oficina de Johnston cerca de la Base Barksdale de la Fuerza Aérea según las órdenes. Mientras ella llamaba audazmente a la puerta de metal oscuro, yo leía el rótulo  de metal que decía:  “General  Dynamics  Investigación y Desarrollo”.  En  un cartel más pequeño cerca del pomo de la puerta se podía leer: “Prohibido entrar en los locales sin previa autorización. Todos los infractores serán perseguidos bajo pena de la ley federal”.
Johnston, vestido con un traje azul claro, y un fuerte olor a sudor, abrió la puerta.  “Bueno, hey senador”,  dijo  María  arrastrando  las  palabras  con  el  dialecto  de  los  bosques  perdidos  de  Luisiana,  “te traigo a los niños para que los veas como habías dicho”.
Johnston la miró con repugnancia. “Ya lo veo”, dijo con naturalidad. A continuación, dijo a María que esperara fuera un momento  mientras hablaba con Cox, luego la hizo volver  a  su casa  en  Monroe diciéndole que nos podría recoger en el aeropuerto a los pocos días.
Cox y yo fuimos conducidos a la estéril oficina amueblada al estilo militar de Johnston. Varias fotografías presidenciales y militares colgaban en la pared y servían sólo como decoración. Johnston se sentó en la parte delantera de la mesa de estilo militar y habló a la mente subconsciente de Cox utilizando el críptico, e hipnótico lenguaje del tema Peter Pan de Disney, (2) tal como al parecer había hecho en el pasado, cuando Cox tenía una mente sin controlar.
“Mientras  funcione  el  contador,  ve  hablando  con  el  cocodrilo  (crock-a-dial)  que  has  estado alimentando  durante  años  mientras  él  te  perseguía.  (Peter)  Pan  sabía  cómo  mantenerse  un  paso  por delante  en  el  juego  y  parar  el  inevitable  proceso  de  convertirse  el  mismo  en  cebo  de  los  cocodrilos, ofreciéndose a echarles una mano de vez en cuando”.
Cox desmembraba a sus víctimas asesinadas y distribuía las “Manos de la Gloria” a compañeros satanistas y ocultistas traumatizados / programados con el tema de los mercenarios de Peter Pan, mientras se alimentaba de las partes “sobrantes” del cuerpo de un cocodrilo que había vivido en el Pantano detrás de su casa. Esto era indicativo del Cox retorcido y asesino respondiendo a la traumática programación de Johnston con la temática Peter Pan … programación que yo estaba a punto de experimentar “de primera mano”. Instruyendo enigmáticamente a Cox por orden del senador Byrd, Johnston continuó: “Tengo que dárselo  a  este  Pan.  El  soporte  para  la  creación  de  prostitutas  para  el  Capitán  (Hook)  era  realmente lucrativo.  A  propósito  de  la  creación  de  prostitutas,  Byrd  me  dijo  que  cambiar  un  poco  la  rutina  de manipulación en un tema que te es ajeno te podría resultar lucrativo”. Revelando su intención de asegurar el control de la programación de mi mente militar, Johnston le dijo: “Ahora estableceré una pequeña base y un conjunto de normas para la cuenta atrás. Luego la enviaré a ponerla en marcha para ti, y este será tu trabajo para el hombre de la nave de allí…”.
 Johnston ordenó a Cox  que  saliera de la  oficina,  y fijó toda su atención en mí.  A  solas con el Senador,  Johnston  manipuló  mi  mente,  y  en  última  instancia,  mis  creencias  y  percepciones,  para  la programación futura. Se refirió a una foto de él dándose la mano  con un desconocido Marine lleno de latón  mientras  dramáticamente  me  decía:  “Yo  estaba  ese  día  fatídico  de  1943  cuando  arrancaron  un agujero en el tejido del tiempo de lo que más tarde se conoció como el Experimento Philadelphia. Todos aquellos muchachos buenos desaparecieron junto con su nave en un extraño giro de los acontecimientos paralelos  a  la  desaparición  de  la  Atlántida.  Se  creó  un  vórtice  en  un  esfuerzo  para  deslizarse  entre dimensiones y hacernos invisibles para el enemigo. Fue un éxito más allá de las más altas expectativas, y nos lanzó a todos los viajes universales. No es extraño en absoluto que hayamos puesto un hombre en la luna. Los viajes a los planetas y galaxias distantes son cosas de Mickey Mouse en comparación con la mágica  alta  tecnología  de  los  viajes  de  transporte  dimensional.  Los  viajes  trans-dimensionales  eluden todas  las  medidas  de  tiempo,  incluyendo  la  distancia  y  la  velocidad.  Cuando  el  tejido  del  tiempo  se rompió, nos abrió los viajes intergalácticos, tanto dentro como fuera de esta dimensión – y dentro y fuera del futuro, así como del pasado. Podíamos alterar el curso de la historia a través de los viajes en el tiempo para  alterar  los  acontecimientos,  o  nos  podíamos  despegar  hacia  el  futuro  y  ganar  la  sabiduría  y  el conocimiento de los hechos aún por venir. Podíamos controlar el futuro mediante el control del pasado. En  la actualidad, se trata  de  una  tarea  relativamente fácil, según la  teoría de  la relatividad y ganamos habilidades  con  el  Experimento  Filadelfia.  Yo  mismo  me  volví  un  ET  (extraterrestre).  Y  nuestra  nave retornaba a la Tierra como una nave del espacio. (3) Me gané las llaves del universo aquel profético día, y aún las llevo conmigo ahora, compartiendo sólo una Llave o dos a la vez con aquellos que son Elegidos.
Tú  eres  una  de  los  Elegidos  (Johnston  interactuaba  deliberadamente  con  el  condicionado  Rito  de Permanecer en Silencio), de modo que tendrás que aprender los secretos de los viajes interplanetarios. Tu misión es trans-dimensional. Puedes abarcar infinitas dimensiones, aprendiendo de mí. Te lo digo yo, irás a lugares, chica. Y te enseñaré cómo llegar a cabalgar  sobre la luz.  Te enseñaré las bases, que te  harán ligera el trabajo. La clave del universo reside en la velocidad de la luz. La única manera de viajar es por los rayos de luz.  Aprenderás  a ir hacia  la luz …  Tu  misión  es aprender a Retocar el tiempo. Tomé ese mismo camino. Ven conmigo ahora. Es hora de que dejemos este avión y abordemos otro”.
Johnston me llevó a su oficina de la Corporación General Dynamics a corta distancia del campo de aviación de la Base Barksdale de la Fuerza Aérea (Air Force). Aparentemente era muy conocido en Barksdale, y un pequeño avión de carga estaba listo para llevarnos a nuestro destino, la Base Tinker de la Air Force en Oklahoma.
Ya  en  el  aire,  Johnston  accedió  a  mis  programadas  personalidades  sexuales  para  su  propia perversión agresiva. El uso de la cocaína acentuaba aún más su comportamiento hiperactivo como cuando él  brutalmente  me  colgaba  sobre  él  en  la  cola  del  pequeño  avión  mientras  tenía  relaciones  sexuales conmigo.  Hubo un momento en  que el piloto llamó desde la  cabina:  “Hey, estais  creando  turbulencias. Basta, eh”.
Johnston, riendo respondió: “¿Qué coño te crees que estoy haciendo?” Cuando llegamos a la Base Tinker,  en  mi  brazo  estaba  empezando  a  salirme  un  morado  que  se  extendía  desde el  hombro  hasta el codo.  Un  hombre  uniformado  nos  saludó  cuando  nos  cruzábamos  en  la  pista  de  aterrizaje.  Johnston aparentemente lo conocía bastante bien, y se refirió a él como el “capitán” (que coincidió con el tema de Programación Peter Pan que debía soportar). Cuando se dio cuenta del morado en mi brazo, el capitán le recordó, “Hey, esto no es necesario, ya lo sabes”.
“Sí,  lo  sé. Hazte cargo por mí. Aquí…” Johnston tiró  de  las mangas de  mi  camiseta hacia abajo alrededor  de  mis  antebrazos  (aunque  no  podían  cubrir  el  morado.)  “Así,  apenas  lo  cubre”.  Sonriendo continuó:  “De  todos  modos  tienes  pinta  de  guaperas  del  Sur  en  vez  de  maldito  viejo  yanqui”.
El Capitán dijo: “Será una Tinker-bella mientras estemos hoy por aquí”. Después, refiriéndose al principal propósito  de  que  Johnston  en  realidad  me  escoltara  hasta  Tinker  le  preguntó:  “¿Cómo  progresan  tus operaciones en América del Sur?”
“Tengo que hablar contigo sobre ello”, respondió Johnston. Los dos estuvieron hablando de cómo habían  trabajado  en  tándem  en  el  pasado  en  determinadas  operaciones  mercenarias  /  asignaciones.  “Es posible que necesite algunos de tus chicos para apoyarme en algo”.
“¿Darte apoyo, o cubrirte?” replicó el capitán.
 Johnston rió: “Las dos cosas si tú vas al frente de la operación”.
Johnston  había  previamente  “justificado”  ante  mí  su  uso  de  Tinker  (tema  Peter  Pan)  con mercenarios  de  control-mental  programados  diciendo:  “Los  mercenarios  son  misioneros  que  siguen  su propio sistema de guía interior en vez del viejo del tío Sam. Los políticos obstaculizan el camino hacia la libertad, y estos chicos deslizándose por debajo de las leyes internacionales, sin ser detectados, llevan a cabo el trabajo que los soldados sólo pueden soñar en hacer…”
Fui escoltada lejos de ellos por una enfermera, que pretendía atender mi brazo herido. De hecho, me estaba preparando para la “jaula Tinker-belle” (4) – una jaula de metal electrificada con el fondo de rejilla. Una vez encerrada dentro, la jaula era suspendida y sometida a voltaje continuo,  para dividir en compartimentos el tema de programación de control mental Peter Pan que soporté. Como la Campanilla (Tinkerbelle, en inglés) de Peter Pan, aprendí a “cabalgar sobre la luz” como un medio de transporte. (5)
Además, mi inculcada manipulación  mental  del tema  Tinker-belle incluía un sentido  de intemporalidad del tipo Tierra  de Nunca Jamás  que fue grabado  en mi “natural” incapacidad de  comprender  el  tiempo debido a mi DPM / TID.
De vuelta en Louisiana, Cox y yo compartíamos una subconsciente comprensión de los temas de Peter  Pan  y  de  “montar  la  luz”.  La  diferencia  entre  nosotros  era  que  Cox  había  sido  conscientemente activado en la Base Tinker de la Air Force en la programación de la banda de mercenarios de Johnston, mientras que mi tráfico era perpetuo, me permitía quedarme en “Never-Never-  land”  (Tierra de Nunca Jamás) (6).
Yo  estuve  con  Cox  en  numerosas  ocasiones  cuando  ofrecía  armas  de  fuego  y  /  o  cocaína,  y  la activación de mercenarios específicos para las operaciones según las instrucciones de Johnston, durante el  curso de estos viajes vi numerosos arsenales subterráneos y armas almacenadas que el senador Johnston conocía,  pero  no  en  instalaciones  militares.  También  estaba  al  corriente  de  operaciones  de  cocaína autorizadas por el gobierno.
En una de cocaína que tuvo lugar en 1979, viajé con Cox a un área remota en el Bosque Nacional Ouachita cerca de Hot Springs, Arkansas a “velar por las hadas como Tinker-belle” y “montar en la luz”.
Nos sentamos en la maleza cerca de las vías del  tren  hasta que vimos una luz que se acercaba desde el cielo oriental. En ese momento yo pensaba que debería “montar en la luz”, como me habían hecho creer, pero pensando en ello recuerdo mis personalidades siendo deliberadamente conmutadas y un helicóptero aterrizando en un claro cercano. Cox y yo descargamos aproximadamente entre 200-400 libras de cocaína de la furgoneta que habíamos conducido, y las apilamos en el helicóptero. Después nos trasladaron a un pequeño aeropuerto que parecía no ser más que  una oscuridad, un claro vallado  donde vi una hilera de edificios  metálicos  que  parecían  mini-almacenes.  Mientras la  cocaína  era  descargada en  un  almacén,  a Cox y a mí nos llevaron en coche a un próximo edificio de piedra gris. El conductor nos llevó arriba, y llamó a la puerta del ático.   
“Sí,” respondió una voz,   “He recibido  una  Tinker-belle (Campanilla)  y  un  Peter  Pan que  lo  quieren  ver,  Señor”,  gritó  el conductor.
“Hazles  entrar”  Cox y  yo  entramos  en  la suite  donde  el  entonces  gobernador  de  Arkansas  Bill Clinton  (control-mental)  arrastraba  un  maletín.  Clinton  y  Johnston  fueron  cómplices  en  operaciones ilegales encubiertas que emanaban de la Base Tinker de la Air Force.
Cox habló. “El senador Johnston un poco, dijo, que el (senador) Byrd le había dicho que eras uno de los nuestros”.
“Entonces, en qué os convierte eso?” preguntó Clinton con impaciencia.
“En Elegidos”, dijo señalandome con la cabeza.
Clinton me preguntó: “Elegidos por orden de quién?”
Di la críptica respuesta correcta codificada, que ayudaría a Clinton a proceder. “¿Qué os trae por aquí?” -Preguntó.
Interpretando  literalmente  su  pregunta  como  es  “natural”  para  programar  esclavos  DPM  /  TID, respondí: “Monto en la luz, Señor”.
Clinton hizo rodar sus ojos, y miró  por encima de Cox, que  se columpiaba  nerviosamente hacia adelante y hacia atrás como tantas veces lo había hecho. “Indique su negocio,” ordenó Clinton.
“Uh”,  Cox  se  aclaró  la  garganta,  habitualmente  se  hurgaba  la  nariz  mientras  se  balanceaba  de nuevo adelante y atrás y dijo: “Bueno, eh …” Clinton parecía disgustado.
“Sácalo de aquí!” ordenó al conductor. Cox fue inmediatamente escoltado fuera.  “Esto está mejor”, dijo Clinton. Utilizando las señales de mano de los jesuitas y lenguaje críptico, me activó / cambió y accedió a un mensaje previamente programado.
“El senador Johnston me ha enviado para que te dé esto”. Le entregué un sobre marrón grande y delgado”, “y tengo un poco de polvo de las hadas garantizado para hacerte volar alto”. Cogí de mi bolsillo la partida personal de cocaína que Johnston estaba compartiendo con Clinton.
Clinton esnifó dos líneas de coca inmediatamente. Sonreía. “Dile a Ben que estoy impresionado”. Me mostró la puerta.
La severa programación de tortura y control mental que estaba soportando en la Base Tinker de la Air Force me había preparado para esta simple “misión” y muchas otras. Aunque el descontrolado de Cox y  su  serie  de  asesinatos  ocultos  habían  polifragmentado  mis  personalidades  múltiples  como  ya  había previsto Byrd, fue un tema ajeno al acondicionamiento de la mente de Johnston lo que me encerró en una indefensión robótica absoluta. Al fin y al cabo, había sido capaz de racionalizar, descubrí que la idea de los viajes interdimensionales y extraterrestres no era más extraña para mí que Cox y sus acciones asesinas o descubrir que el rey de la pornografía Jerry Ford ocupaba el cargo de presidente.    Cuando mi hija, Kelly, nació en febrero de 1980, el ex-patrón de Cox, Jack Greene, fue a Luisiana para  reunirse  conmigo  de  acuerdo  con  su  papel  de  “conductor”  del  “tren  de  la  libertad  “de  la  CIA  de Nashville. Me llevó aparte y me explicó que desde que Cox había cumplido con su papel (genético) en la producción de Kelly, el Senador Byrd había ordenado que volviera de nuevo a Nashville. Greene habló largamente, reviviendo hipnóticamente mi programada “obsesión” original de volver a Nashville. Me dijo que Cox había demostrado estar demasiado loco para continuar siguiendo las órdenes y que era evidente que mi salud era extremadamente pobre (gran parte de mi cabello había caído hecho Malveí) y por el olor de carne humana en descomposición que impregnaba la zona alrededor de su remota casa en el pantano de Chatham, Louisiana.
Si  hubiera tenido mente propia, sé, mirando atrás, que me hubiera  sentido  como si hubiera sido liberada del calabozo de una prisión. Pero sólo podía responder para decir con total naturalidad que con el asunto Cox había recibido una “guía divina” para ir a Nashville al menos por una vez en una casa donde me esperaban. Cox no tuvo más remedio que cumplir con las órdenes de Byrd. Kelly y yo nos mudamos a Tennessee cuando ella  sólo  tenía  tres  meses  de  edad,  y  trasladaron  temporalmente  a  Cox  con  nosotros para  informar  a  nuestro  nuevo  gestor  de  los  últimos  detalles  de  nuestra  victimización.  Pocas  semanas después,  Cox  se  trasladó  a  Chatham,  Louisiana  a  vivir  con  su  madre  (hasta  el  día  de  hoy).  Ahora según tengo entendido cría cabras para sacrificarlas y continúa sin obstáculos con su actividad de asesino en serie oculto gracias a la inmunidad judicial debido a todo lo que él y su madre saben.  

 (1) La información sustancial respecto a la saturación del ocultismo en la iglesia mormona es un hecho publicado, circula entre el Obispado, y fue liberada más tarde por el Obispo Pace en un esfuerzo por restaurar la moral y la libertad de pensamiento los miembros de la iglesia.
(2)  El doble y triple lenguaje críptico  del  senador Johnston me dejó  perpleja  entonces. Mirando atrás,  entiendo  como  este  componente  del  control  mental  permite  no  detectar  la  proliferación  de  la actividad criminal secreta, incluso cuando es escuchado sin querer por desconocidos, en la medida en que creía que debía estar pasando en “otra dimensión”, como se me dijo.
(3) Johnston “validó” su táctica en mi mente haciendo arreglos para que viera su “nave espacial”-una aeronave experimental TOP SECRET que después con el tiempo sería conocida como Stealth Fighter – en una instalación militar cerca a Baton Rouge. El Stealth clasificado como triangular era tan ajeno a mí en el momento que me parecía más una nave espacial que el avión de combate de EEUU que en realidad es. Esto, en combinación con su comportamiento inhumano y mi creencia previamente instilada en viajes – transdimensionales, me convencieron de que él era el “ET” que pretendía ser.
(4) Creo que esto se conoce como la red del Pájaro Carpintero.
(5) “Riding the Light” (“Cabalgar en la luz “) revolvió mi experiencia futura al ser transportada en helicópteros militares o aviones para llevar a cabo algún programa de robótica para el gobierno. Este viaje “tránsito-dimensional”  ha  causado  que  mis  experiencias  terrenales  sean  percibidas  como  si  hubieran ocurrido en otra dimensión.
(6) Yo me quedé en un Trastorno del Trance de Estrés Postraumático (TTEP).    (7) La misma referencia jesuita utilizada para describir a Pierre Trudeau.     

CAPÍTULO VI 

EL EJÉRCITO DE LOS ESTADOS UNIDOS Y
EL ENTRENAMIENTO DEL CONTROL-MENTAL EN LA NASA

   

 Poco  después  de  mudarnos  a  Tennessee,  vi  que  el  senador  Byrd  me  había  intercambiado simplemente de un infierno viviente a otro. Mi nuevo controlador de control-mental, el agente de la CIA y ventrílocuo / hipnotizador en los escenarios de música country, Alex Houston, sólo parecía seguir donde Cox  lo  había  dejado.  Como  “destinadas”,  Kelly  y  yo  nos  mudamos  a  una  vieja  caravana  destartalada dentro  de  la  propiedad  de  Houston,  que  limitaba  con  la  granja  de  Jack  Greene  en  Goodletsville, Tennessee.  Fui  sometida a  más  rituales  ocultos  en  la  granja  de  Greene,  y  se  me  preñó  e  hizo  abortar ritualmente  de  nuevo,  esta  vez  por  Houston.  Una  diferencia  entre  Cox  y  Houston  era  el  factor superstición,  Houston  sabía exactamente  qué  estaba  haciendo y  por  qué  lo  estaba haciendo,  según  las pruebas y comprobaciones científicas de la investigación y el desarrollo del control-mental por parte del Gobierno  de  EEUU.  Obtuve  estos conocimientos  de  las conversaciones  que  escuchaba  entre  él  y  “los iniciados”.
Alex Houston era 26 años mayor que yo, y afirmaba haber obtenido sus conocimientos de hipnosis y métodos gubernamentales de control-mental, de los militares, en viajes al extranjero, mientras hacía la gira USO (Giras que hacen donde hay operaciones militares fuera de los EU) de Bob Hope. Tras la gira, Houston  se  trasladó  a  Washington,  DC,  donde  él  y  su  alter  ego-títere,  Elemer,  eran  habituales  en  el programa  de televisión  de  Jimmy Dean  en  los  años  60.  (1) Según  Houston, había  sido contratado con regularidad  para  actuar  en  los  clubes  de  oficiales  de  las  bases  militares  por  su  implicación  en  las operaciones gubernamentales encubiertas.  Durante el  breve periodo  intermedio en que  Cox residió  con nosotros en la granja de Houston, tocaba música acompañando la esclava del control-mental del gobierno Louise  Mandrell  y  su  esposo  /  controlador,  R.  C.  Bannon.  Cox  ya  había  trabajado  con  la  hermana  de Louise, Barbara Mandrell, al inicio de su carrera patrocinada por el gobierno en los años 60, viajando al extranjero  con  ella  en  la  misma  gira  USO.  Giras  que  también  lanzaron  la  carrera  de  Houston.  Irby Mandrell, el padre y gerente de The Mandrells, según los informes, abusaba sexualmente de sus tres hijas y con entusiasmo las metió en la existencia del control-mental de la misma manera que mi padre me había vendido a mí. Sus hijas también eran propiedad del senador de los EEUU Robert C. Byrd.
Cox fue despedido antes de tiempo de su cargo con Louise debido a su locura. Una vez cuando Houston viajaba con The Mandrells como tantas veces hizo a lo largo de los años, Irby  Mandrell relató los hechos que motivaron el despido de Cox. Nos dijo a Houston y a mí que mientras viajaban, para él, Cox se había convertido en una vergüenza.
“Yo ya  sabía  que era rarito”,  dijo  Irby Mandrell. “Está bien.  Puedo  vivir con  ello.  Pero cuando montó una tienda de campaña detrás del hotel para poder oír el sonido de las trompetas, que le tenian que indicar el momento de irse a Missouri, (2) le dije, “Empieza a recoger, hijo. Eso es todo. Vete a Nashville. No vuelvas nunca más”. Así es cómo fue la cosa”.
Houston recordaba el pasado con Mandrell sobretodo los días de  la gira USO, y preguntó cómo fue que toleró el regreso de Cox si ya había tocado antes con Barbara.
“Oh, sí. Me acuerdo de él (Cox) entonces todavía tenía algo de cerebro”. Irby Mandrell continuó, “Barbara sólo era una niña entonces con el talento de una verdadera estrella. Pensé que tenía lo necesario para triunfar en la industria. Entonces llegó Byrd y nos enseñó lo último en tecnología”.
Houston  le  interrumpió,  “¿Estás  hablando  del  equipo  (de  música)  o  del  tipo  que  tienen  en Huntsvile (centro de formación de control-mental de la NASA en Alabama)?”
“De los dos”, dijo Mandrell. “Pero fue en Huntsville donde la lanzaron al estrellato. Las puertas se abrieron después de eso. Byrd estaba muy orgulloso de Bárbara, y las puertas se abrieron enseguida. Con el  talento  de  mi  niña  y  la  influencia  de  Byrd  en  su  mente  y  en  su  carrera,  no  había  manera  de  que pudiéramos perder”.
Cuando Houston fue designado gestor de mi control-mental en 1980, la influencia de Byrd en mi mente impulsó la carrera en el mundo del “entretenimiento” de Houston. Sus viajes se habían ampliado para dar cabida a las operaciones encubiertas de tráfico de drogas y a las de lavado de dinero en EEUU, en México, en Canadá y en todo el Caribe.
Houston  tenía,  y  tiene,  una  gran  cantidad  de  dinero  “negro”,  pero  nunca  se  me  me  permitió  el acceso. La pobreza es una forma más de control que tuve que soportar, no se les concede a los esclavos, como  yo,  la  libertad  que  permite  el  tener  dinero.  Cuando  estaba  trabajando  en  tres  trabajos  de  baja categoría en la universidad, mis padres me quitaban mi dinero. Todo el dinero ganado en las empresas de Cox en la cocaína y la venta de partes de cuerpos fueron reinvertidos en aquelarres y drogas, lo que nos dejaba dependientes de la caridad para nuestras necesidades básicas. Con Houston, tuve que “ganar” cada centavo  que  gastaba  en  alimentos  y  cosas  necesarias  una  y  otra  vez,  lo  que  hizo  que  “ganarme  el mantenimiento”  fuera  un  ciclo  deliberadamente  imposible.  Esto  me  mantuvo  económicamente dependiente y dificultó aún más mi habilidad para escapar, incluso si hubiera sabido lo suficiente como para intentarlo.
Mis  innatos  instintos  maternales  de  protección  como  madre  pudieron  haber  sido  acentuados debido a los anteriores intentos infructuosos para proteger a mis hermanos y hermanas (ahora tengo dos hermanas). Fue mi desesperada necesidad de mantener segura a Kelly lo que me llevó hasta el punto de “luchar o huir” cuando me trasladaron con Houston. Ya hacía tiempo que había perdido la capacidad de “luchar”, pero mis nuevos instintos maternales me obligaban a “huir”. Hice todo lo que pude para salvar a Kelly y a mí de Houston y de su destino en el Proyecto Monarca. Como no tenía capacidad de razonar y era amnésica, “huí” a la opulenta nueva casa de mis padres en Grand Haven, Michigan, no era consciente de  lo  que  estaba  haciendo  ni  del  porqué.  Llegué  con  mi  hija  en  brazos,  la  ropa  hecha  jirones  por  la espalda,  y  las  pocas  pertenencias  dadas  que  había  cogido  para  Kelly.  A  los  pocos  días,  mis  padres recibieron y siguieron las instrucciones del senador Byrd, y me devolvieron a Houston, quien, a su vez, me envió de vuelta a Louisiana para un acondicionamiento adicional.
Después de tres meses más de intensas e ininterrumpida torturas de Cox, no podía pensar en seguir los instintos maternales y apenas sabía mi nombre. No tenía ni idea de cuántos años tenía, dónde estaba, cuánto tiempo había estado allí, y lo que había sucedido a Kelly durante este tiempo, el propio testimonio de  Kelly  y  el  actual  programa  de  poli-fragmentación  de  Personalidades  Múltiples  /  Trastornos  De Identidad Disociativos refleja la alta tecnología, el aire sofisticado y el tortuoso trauma que sufrió durante ésta  y  muchas  de  las  subsiguientes veces  que  nos  separaron.  Cuando fui  devuelta  a  Houston  tal como había  orquestado  Byrd,  mi  cerebro  contenía  una  serie  de  nuevos  compartimentos  listos  para  ser programados y dirigidos.
La  programación  intensiva del  comportamiento  del  control-mental  comienza  inmediatamente,  y Houston  se  aseguró  que  me  llevaran  a  los  destinos  designados  bajo  la  apariencia  de  sus  viajes  en  la industria  de  la  música  country. 

A  principios  de  1980,  mi  base  de  programación  fue  inculcada  en  Fort Campbell,  Kentucky  EE.UU.  por  el  teniente  Coronel  Michael  Aquino.  Aquino  tiene  una  licencia  Top Secret en la División de Guerra Psicológica de la Agencia de Inteligencia de Defensa (Psy Ops). Profesa el Neo-Nazismo, ès el fundador del satánico Templo de Set inspirado por Himmler, y ha sido acusado de ritual  infantil  y  abuso sexual  en Presidio  Day  Care de  San  Francisco,  California.  Pero  al  igual  que  mi padre y Cox, Aquino sigue estando “Por encima de la ley”, mientras sigue traumatizando y programando en la CIA destinando mentes jóvenes a lo que parece ser la búsqueda de la “raza superior” de los esclavos del control-mental del Proyecto Monarca. Rápidamente asocié que Aquino no realizaba con su profesada profunda  superstición  oculta  más  de  lo  que  yo  comprendía.  Su  “Poder  satánico”  eran  las  numerosas variaciones de pistolas de aturdimiento de alto voltaje, (3) que usaba regularmente en mí. Aunque Aquino utilizaba el  ocultismo  (sangre trauma)  como base  del trauma,  su programación  era de  alta tecnología  y “limpia”  no-confusa  como  un  proverbial  brebaje  de  ignorancia  de  brujas.  Rápidamente  se  disipó  la influencia  de  Cox,  y  me  empezó  a  programar  según  las  especificaciones  de  Byrd  como  “su  pequeña bruja”  para  el  sexo  sádico,  “mula”  encubierta  de  drogas  de  la  CIA,  correo  negro,  y  operaciones  de prostitución.
Durante los tres meses que estuve de vuelta con Cox, me cortaron un músculo de la pared vaginal superior  y  la preparación  recayó  en Houston  que  cortó  en  la  carne  una  horrible  cara  de  bruja  (4)  para perversión del  senador Byrd.  Aquino proporcionaba las antiguas instrucciones sobre cómo  mutilarme  y Houston utilizaba nitrato de plata y cuchillos de precisión calientes para cortar los detalles de la cara sin ningún tipo de anestesia.
Al flexionar  el músculo hacia abajo,  la cara  sobresalía de mi  vagina. Esta cirugía  no sólo  dio a Byrd una vagina que se adaptase al momento a su  subdesarrollado  pene, sino que también proporcionó una  base  equitativa  de  “curiosidad”  para  mostrar  una  y  otra  vez  y  una  vez  más,  tanto  en  pornografía  comercial como en la no comercial y en la prostitución.
En  1981,  el  aniversario  del asesinato  de  John F. Kennedy, me  obligaron  a “casarme”  con Alex Houston para mantener las apariencias. A principios de ese mes, cuando fui llevada en Washington, DC para fines de prostitución, Byrd me informó que en realidad sería “casada” con él cuando “prometiese los votos” a Houston.
“Es  un  pacto  entre  nosotros  dos”,  había  dicho  Byrd:  “Me  honraràs  y  obedecerás  hasta  que  la muerte  nos  separe”,  Byrd  luego  me  dio  instrucciones  para  recoger  el  vestido  de  novia  en  una  tienda cercana. A lo largo de los años, Houston a menudo bromeó sobre el significado de mi vestido de boda en Washington, DC, que salió en fotografías pornográficas y un vídeo comercial para “Conmemorar nuestra noche de bodas”.
Alex Houston “el mejor hombre”, de Jimmy Walker, también era fotógrafo de la revista gráfica de sexo pornográfico comercial de Larry Flynt, Hustler. Cuando conocí a Byrd después de la ceremonia en el Hotel Opryland de Nashville como se me había ordenado, él se presentó con un “regalo de bodas”, un crucifijo rosa moldeado en vidrio deliberadamente diseñado para anclar “nuestra boda” en mis inculcadas creencias Católico / Vaticanas. Las fotos de Larry Flynt me representan con mi vestido de novia con el crucifijo de cristal para “conmemorar nuestra noche de bodas”, era el procedimiento estándar fijado para todos los esclavos del control-mental que sabían que se veían obligados a “casarse” con sus cuidadores / dueños.   El agente de reservas de Houston, Reggie Mac (MacLaughlin), de la United Talent y más tarde de la Agencia MacFadden de Nashville, Tennessee, había ido reservando con la implicación de la CIA actos de música country en lugares clave para ayudar en la ejecución de operaciones encubiertas del gobierno.
Por  ejemplo,  el  número  de  ventriloquia  de  Houston  “Alex  y  Elemer”  estaba  programado  para representarse en una feria del condado o del estado, cerca de Washington, DC, donde yo sería recogida en coche o en helicóptero y acompañada a la Casa Blanca o al Pentágono. Las actividades resultantes eran compartimentadas en mi memoria de manera que me llevaban a creer que simplemente había viajado a los actos de música country, y no a una “vuelta a casa” que hacía sospechosa mi ausencia. Otro ejemplo era que Houston “entretuviera” en la Feria de Byrd en el estado de West Virginia cada año, lo que daba una apariencia legítima al hecho de estar allí, cuando en realidad estaba siendo prostituida con el senador con quien me había “casado”.
Durante los años 80, Reggie MacLaughlin reservaba principalmente para Houston áreas que eran propicias para mi programación de control-mental con Aquino. Fui sometida a torturas y programación por Aquino, primero en Fort Campbell, Kentucky, en Fort McClellen a Anniston, Alabama, y con mayor frecuencia,  en  el  Arsenal  Redstone  y  el  Marshall  Space  Flight  Center  de  Huntsville,  Alabama.
El  control-mental  Militar  era  rápido,  eficaz  y  altamente  tecnológico,  pero  fue  la  programación  de  la NASA la que me lanzó como una “Modelo Presidencial”. Incluso el hecho de que Aquino inculcara mi programación militar en instalaciones de la NASA, me dio acceso a los últimos avances tecnológicos y técnicas a  través  de la  NASA.  Estos  incluían  trastornos  mentales en  tanques  de privación  sensorial,  la realidad virtual, simuladores de vuelo y armónicos. A la edad de dos años, Kelly ya había sido objeto de la programación de Aquino a través de los últimos avances tecnológicos, lo que destrozó su joven y frágil mente antes de que su personalidad de base tuviera la oportunidad de formarse. En lugar de hacer uso del ocultismo con Kelly, Aquino la traumatizó a través del asalto sexual y tortura de alto voltaje de la mente y el  cuerpo.  Ella  como  yo,  aún  lleva  numerosas  cicatrices  de  esta  base  de  abuso  “no  satánica”.  Lo  sé, después de años de investigación, en la tecnología  de la NASA  y en la  programación de Aquino, junto con el Proyecto Monarca, son normales la privación de alimentos, de agua y la alta tensión, Kelly hizo un “master” del arte psicológico genéticamente multigeneracional de la ingeniería del control-mental DPM / TID.
En  1981,  Byrd  se  encontró  personalmente  con  Aquino  en  Huntsville,  Alabama  durante  una  de nuestras sesiones de programación. La NASA ha cooperado plenamente con Byrd en todo, ya que era el Comité  de Apropiaciones  del  Senado de  Byrd quien  determinaba  la  cantidad  y /  o si  la  NASA recibía fondos  del  gobierno.  Yo  yacía  desnuda  sobre  la  mesa  de  metal  frío,  en  tránsito  y  registrando fotográficamente cada palabra y detalle de mi programación y cada palabra que Byrd y Aquino discutían sin privacidad. Byrd estaba proporcionando a Aquino detalles específicos de ciertas perversiones con que quería  equiparme  para  cumplir  o  llevar  a  cabo.  Además,  hablaron  de  la  codificación  de  mi  memoria inmediata  con  dos  películas  pornográficas  privadas  que  estaban  organizando  producir  localmente.  Se titulaban Como Dividir una Personalidad y Cómo Crear un Esclavo Sexual. Estas películas eran del tipo en  que  la  NASA  se  involucraba  en  la  producción  con  el  doble  propósito  de  “remover”  la  memoria  y documentar sus procedimientos de control-mental. Los pornógrafos eran dos policías locales residentes en Huntsville, Alabama, uno de los cuales era (y es) un Sargento. (5) Este era utilizado por la NASA y la CIA cuando era necesario el encubrimiento.
La película Como Crear un Esclavo   Sexual representa el “giro” común de programación,  que en esencia  es  la  combinación  de  abrir  o  acceder  a  un  acto  específico  programado.  Por  ejemplo,  el compartimento de la mente que sostiene la memoria del incesto es estimulada a abrirse cuando el abuso original es eminente.
El hecho de ver el pene de mi padre “activaba” una respuesta específica, supuestamente la apertura de  las  vías  de  neuronas  de  mi  cerebro  permitía  que  la  parte  de  mi  cerebro  que  trataba  sus  acciones accediera antes de tratar con ellas de nuevo. Con el “giro” de programación, el gatillo de ver el pene de mi padre queda reemplazado por una combinación de determinadas órdenes verbales y un número específico de giros físicos para que cualquier persona con la “combinación” pueda acceder a esta parte en particular de mi  cerebro.  La  parte de  mi  mente  que contiene  el  “conocimiento”  el  abuso  original  de  mi  padre ha aprendido  a  “disfrutar”  del  sexo  doloroso,  sádico.  El  senador  Byrd  quería  que  yo  fuera  programada  de modo que él pudiera decidir si quería que gritara y llorara cuando me azotaba, o si quería que me excitara sexualmente  y  “mendigara”  por  más.  Después  de  la  programación,  cuando  me  reunía  con  Byrd,  me gustaba “bailar” como la bailarina de una caja de música, dando vueltas y vueltas y vueltas hasta que la música del violín de Byrd se detenía. Calculaba mentalmente con precisión cuántas vueltas había dado y si era capaz de ser consciente o no (como cuando una persona normal se despierta en un momento dado sin despertador), y los resultados deseados se producían al acceder.
Esto  es  sólo  un  ejemplo  simplificado  de  programación sexual,  y  fuimos  programados  para  algo más que sexo. Pero este incidente en particular de la programación en el Arsenal Redstone del Ejército de EE.UU. cambiaría mi vida por completo y fijaría el escenario de mi papel en los presupuestos secretos del gobierno oculto, en tipos de operaciones como la de “Modelo Presidencial”.
Ver y / o saber que Kelly estaba siendo torturada y programada, demostró ser un detrimento para mi  propia  programación  de  control-mental,  de  modo  que  la  “programación-cruzada”  en  común  de  la madre y la hija era rara vez viable.

En otoño de 1982, Houston estaba programado para actuar en la Feria Estatal  del  senador  Byrd  en  su  estado  natal  Virginia  Occidental,  Byrd  llegó  a  nuestro  hotel  con  el Teniente Coronel Aquino, quien se llevó a Kelly, supuestamente para fines de programación, cuando me quedé  sola  en  la  habitación  con  Byrd,  su  afiliación  al  KKK  le  alimentó  la  rabia  por  haber  sido recientemente prostituida al artista negro y agente operativo de la CIA Charlie Pride. A pesar de no tener yo,  en  principio,  ningún  control  sobre  la  situación,  Byrd  descargó  su  furia  sobre  mí  en  vez  de  sobre Houston  quien  había  sido  en  última  instancia  el  responsable  del  incidente.  Sacó  el  látigo  y  empezó  a azotarme como lo había hecho tantas veces antes. Sólo que ésta parecía durar eternamente, Byrd aún me azotaba  cuando  Aquino  volvió  con  mi  hija  en  tránsito  y  traumatizada.  Recobré  el  conocimiento  lo suficiente para ponerme de pie al oír los gritos histéricos de Kelly. Byrd me ordenó ir al baño a tomar una ducha de agua fría para parar la hemorragia. Mi cuerpo no pudo obedecer sus órdenes, y me dejé caer de nuevo en el cuarto de baño, el suelo estaba lleno de manchas de sangre. Los gritos de Kelly me reavivaron de nuevo, y me arrastré hasta la puerta para encontrar a Byrd abusando sexualmente de ella y a Aquino desnudándose para unirse a ellos. Una pequeña ventana en  el baño parecía un posible medio  de escape para obtener ayuda, pero Byrd me cogió y me tiró al suelo. El cuarto de baño estaba todo manchado de sangre cuando me metí en la ducha y puse el agua fría para disminuir la hemorragia.
Esa  misma  tarde,  Kelly  y  yo  nos  cogíamos  las  manos al  sol de  la  tarde  en  la  Feria  del  Estado donde el senador Byrd estaba a punto de dar un discurso a sus constituyentes. La blusa se me enganchaba en la  piel  recién batida  cuando  Byrd  subió al  escenario,  y la  multitud  le  aplaudió.  Aún  ahora  Kelly  es periódicamente objeto de abusos sexuales por parte de Byrd a lo largo de su victimización en el Proyecto Monarca, el terrible incidente en West Virginia fue la última vez que fui capaz de pensar instintivamente y responder. La programación adicional del control-mental de Aquino se aseguraba de ello, igual que el acceso de Byrd a la alta tecnología del control-mental a través de los equipos del Colegio de los Jesuitas de Virginia Occidental, donde reclamó el papel de “Fraile Jefe”. (6)
Kelly  informó  sufrir  muchos  abusos  sexuales  por  parte  de  ambos,  Byrd  y  Aquino.  Aquino aparentemente incorporaba el abuso sexual a su programación del control-mental y lo probaba con ella, y compartía más eventos de este tipo con Byrd. También tuve la sensación de que las perversiones sexuales de  Byrd  se acentuaban  cuando  compartía los  asaltos con  Aquino.  Eventos  traumáticos  como éstos  del oeste  de  Virginia  reforzaban  mi  propia  programación  a  través  del  condicionamiento  y,  además,  me encerraban dentro del control, aparentemente ineludible, de Byrd.
La mayor parte de mi programación, así como una gran parte de la de Kelly, estuvo basada de nuevo en  el tema  de Oz.  Esto  quiere  decir que  la combinación de  códigos, claves y  disparadores para acceder  a  mí  estaban  relacionados  con  la  historia  de  L.  Frank  Baum,  El  Mago  de  Oz.  Fuera  o no  la intención de Baum (o para lo que viene al caso de Walt Disney, Lewis Carroll, etc), es evidente que sus historias psicológicamente intensas han  sido utilizadas para la  manipulación de  mentes. Gran  parte del mago de Oz se presta a los temas comúnmente utilizados por los manipuladores. Por ejemplo, casi todos los  DPM  /  TID  han  sufrido  la  pérdida  de  animales  de  compañía  durante  la  tortura  ritual.  Y  todas  las experiencias primarias de la pesadilla del personaje Dorothy de Baum “Over the Rainbow in Oz” deriva de su deseo de arriesgar su propia vida para proteger a su mascota en peligro. Los abusadores usan esta lección para condicionar a la víctima a abandonar toda resistencia y cooperar o “Te conseguiré, preciosa, y  también  a  tu  pequeño  perro  (o  niño)”.  La  lucha  de  los  sueños  contra  la  realidad  en  el  “Over  the Rainbow” (“Sobre  El  Arco  Iris”) ofrece  a los  abusadores un tema  con el  que manipulan  la  percepción subconsciente de la conmutación de personalidades de los DPM. A menudo este tema es transdimensional como lo es el de Oz, donde lo que se ha vivido es “sólo una pesadilla”, como  se le dice a Dorothy al despertar en su propia cama nuevamente en Kansas.
El lenguaje críptico de la CIA es la manipulación del idioma Inglés, de manera que las palabras tengan un doble significado (también conocido como “doble vínculo” en la terminología de salud mental.)
Funciona  mucho  como  la  comunicación  a  través  de  “bromas”  entre  personas  familiarizadas  unos  con otros. Quizás esta es la razón por la que el Gobierno utiliza cómicos profesionales como controladores de esclavos.  Como  los  esclavos  del  control-mental  actúan  conscientemente  a  través  de  su  subconsciente, no tienen forma de discernir la fantasía de la realidad o el significado literal del significado intencionado, el lenguaje críptico a nivel individual es especialmente efectivo. Muchas operaciones encubiertas de la CIA en las que participé pasaron en público. Cualquier persona que hubiera escuchado la conversación habría  entendido  algo  muy  distinto  de  lo  que  en  realidad  se  “trance-decía”.  Por  ejemplo,  uno  de  mis escoltas del Servicio Secreto en Washington, DC iba del brazo conmigo como Dorothy lo hacía con sus compañeros  cuando  caminaban  por  el  Camino  de  Baldosas  Amarillas.  Esto  habría  parecido  un comportamiento normal, o incluso romántico, a los demás. Pero para mí fue una señal para “mantenerme en la carrera” (cita de Bush) y seguir las instrucciones. Cogidos del brazo caminamos hasta entrar en el concurrido  Museo  del  Aire  y  del  Espacio  del  Smithsonian,  cercano  a  la  sede  de  la  NASA.  Allí  leí “Entrada de Servicio” en el cartel de la puerta, las sílabas muy ligeramente acentuadas para que yo captara crípticamente la orden, “En-trance de Servir-os”. (“Service Entrance” “Serve-us, En-Trance” en inglés).  

  (1)  Jimmy  Dean  tiene  conocimientos,  y  disposición  a  participar  en  actividades  criminales encubiertas incluyendo el uso de esclavos del control-mental.
(2)  “Marchando  hacia  Missouri”  es  una  creencia  de  base  mormona  que  interconecta  con  la industria de  la facción  de la  MÚSICA COUNTRY de  la  CIA de  ser trasladado a  Branson, Missouri a mediados de 1980.
(3)  Las  pistolas  paralizantes  de  120.000  voltios  dejan  dos  moretones  con  dos  pulgadas  de separación,  (unos  6  cms),  mientras  que  la  pistola  paralizante  cilíndrica  se utiliza  principalmente  en  la vagina y el recto y deja marcas separadas unos 3/4 de pulgada  (unos 2 cms). Un vistazo a las revistas-basura Hustler del editor Larry Flint mostrará moretones en los esclavos del control-mental que retrata, en particular sobre la garganta, cerca de los labios y en la espalda.
(4) “Cara de bruja” también puede hacer referencia a un monje jesuita y al Baphomet.
(5) Identifiqué por foto al sargento y a su oficial (carcelero) en 1990, y Marc y mi vida fueron amenazados  por  el  entonces  fiscal  de  distrito,  ahora  Representante  de  los  EEUU,  Bud  Cramer  (D. Huntsville,  Alabama)  del  Comité  Permanente  de  Inteligencia  del  Congreso,  como  resultado  de  esta revelación!
(6)  Literalmente  para  un  esclavo  controlado  DPM /  TID,  el  término  “Priar  Head”  (Fraile  Jefe) equivale a “cabeza frita”, que significa alto voltaje en el cerebro.

 CAPÍTULO VII 

CHARM SCHOOL
(ESCUELA EL ENCANTO)  

Después de que Aquino me instalara la base de programación sexual, Houston me llevó muchas veces  a  Youngstown,  Ohio  para  asistir  al  infernal  campamento  de  entrenamiento  de  esclavas  sexuales denominado “Charm School”. Houston actuaba a menudo en ferias de pueblo en el área de Youngstown, los espectáculos de la Orden Fraternal de la Policía, o cualquier festival de música country que nos llevara cerca  de  la  temida  Charm  School.  A  veces,  Kelly  pasaba  por  el  proceso  de  tortura  conmigo.  Pero  en general Houston me dejaba en la puerta para ser entrenada con otros esclavos de la CIA y de la Mafia de mi edad, y luego se llevaba a Kelly con él. Cuando la Escuela El Encanto funcionaba, había varias chicas severamente torturadas y entrenadas a la vez. He visto y conocido muchas chicas que han pasado por la Charm School, sin embargo, comprensiblemente, sé de muy pocas, que hayan sobrevivido o recuperado suficientemente sus mentes como para hablar de ello.
La Charm School presuntamente la llevaba un miembro identificado de la familia Mellon Banking (La Fundación para las Artes de la cual Byrd era un gran contribuyente). El director tomó el nombre y la función  de  “Gobernador”  de  la  película  My  Fair  Lady,  en  un  intento  de  confundir  la  realidad  con  la tortuosa  fantasía  de  la  película.  En  la  película,  gobernador  es  el  título  dado  al  profesor,  un  típico londinense,  que  transforma  a  una  chica  de  la  calle  en  una  aparentemente  dama  de  la  alta  sociedad.
 Además, el uso del título de gobernador, de Mellon, estaba destinado a crear una verdadera lucha con el Gobernador que frecuentaba la escuela como si no fuera más que una casa de citas. Me refiero al entonces Gobernador  de  Pensilvania  (y  más  tarde  fiscal  general  de  EEUU,  ahora  secretario  de  las  Naciones Unidas) Dick Thornburgh. (1)
Aquino suministraba algunos de los programas de la Charm School y todo
el mundo sabía de las operaciones del gobierno o al menos eran conscientes de ellas.

El entonces Sheriff de  Youngstown,  ahora  Representante  de  los  EE.UU.  Jim  Traficant,  estaba  generalmente  presente. Aprovechaba  su  posición  para  presentarse  como  “Lurch”  (personaje  de  La  Familia  Adams),  abriendo lentamente la puerta y diciendo: “Walk This Way” (Ven por aquí) – Para un esclavo en formación, esto significaba  literalmente  andar  como  él  es  decir  andar-como  Lurch,  Egor,  una  puta  de  la  calle,  el Espantapájaros,  y  así  sucesivamente.  Cuando  la  puerta  se  cerraba  detrás  de  mí  en  la  Charm  School significaba  que  estaría  encantada,  mesmerizada  (hipnotizada),  y  programada  para  ser  una  prostituta  de lujo para políticos selectos. Me hicieron aprender su manera de andar, saber cuándo hablar, cómo vestir, cómo sentarse, cómo estar y todo lo demás. Los modales en la mesa no me los enseñaron ya que no eran necesarios puesto  que  los  esclavos sufríamos  privación de  alimentos  y  agua  cuando trabajábamos.  Por encima  de  todo,  nos enseñaban  cómo  satisfacer  cualquier  perversión  sexual.  Apenas  Traficant  abría  la puerta  de  la  Charm  School  a  los  esclavos,  a  menudo  era  él  mismo  quien  “probaba”  las  habilidades sexuales recién aprendidas para determinar cuándo o si los esclavos podían salir.
Un típico curso de tres días en la Escuela El Encanto incluía los factores habituales de privación de sueño, de alimentación, y de agua; trauma, alta tensión y programación. Muchas veces experimentando o  evaluando  y  probando,  drogas  “de  diseño”  fabricadas por  la  CIA  que  administradas  produjeron  una actividad específica de  la onda cerebral para maximizar y / o compartimentar  programas.

Normalmente me pasaba el primer día colgada en el calabozo. La Charm School está ubicada en una histórica residencia de piedra de los antiguos trabajadores del ferrocarril, y el sótano era en realidad una bodega mazmorra.
Era  oscuro,  húmedo  y  enmohecido,  decorado  a  la  manera  clásica  de  las  cámaras  de  torturas.  Se completaba  con  varias  cadenas  colgando,  un  potro  de  estiramiento,  látigos,  y  altares,  incluyendo  uno especialmente  diseñado  para  el  bestialismo  sexual.  Colgada  por  las  muñecas,  podía  oir  y  oler  a  los animales  en  las  celdas  cercanas  –  una  cabra  nubia  negra  llamada  Satanás,  un  pequeño  burro  llamado Nester, a veces a un pequeño pony blanco de nombre Trigger, y varios perros, gatos, serpientes, y otros.
Todos los animales de la Charm School habían sido entrenados para responder sexualmente al olor de la orina. Cuando alguien, como Dick Thornburgh, que gozaba particularmente con este tipo de desviaciones, entraba en mi celda y orinaba sobre mí, sabía que no tardaría en ser liberada de las cadenas y conducida al altar  para  animales  para  lecciones  de  bestialismo,  pornografía,  o  para  complacer  a  algún  espectador perverso.

Fui colgada por los tobillos, me aplicaron el potro de estiramiento, fui quemada y torturada en varias ocasiones. Mis  pies  y  sus  manos  estaban  encadenados  a  una  pared que  se  llamaba  la  “pared  del sexo”. Yo había sido instruida en el “Silencio” a la manera de Oz y por lo tanto no gritaba a menos que quisieran para la pornografía. Esto se llevaba a cabo con un collar electrónico canino que normalmente se utiliza para entrenar un perro para que no ladre.
Fui  filmada  pornográficamente  muchas  veces,  y  siempre  subía  a  las  “Cámaras  de  los  Maestros” donde  prostituían  a  las  participantes,  entre  ellos  el  verdadero  “Gobernador”  de  la  Charm  School,  el entonces  gobernador  de  Pensilvania,  Dick  Thomburgh,  el  Congresista  Jim  Traficant,  (2  )  el  Teniente Coronel Michael Aquino, y otros. Cuando Kelly estaba conmigo, tenía que soportar lo mismo que yo y nos  vimos  obligadas  a  ser  físicamente  torturadas  como  trauma  psicológico  adicional.  Se  trataba  de asegurarse de que no pudiera recordar nunca quién, qué, cuándo, o donde tenía lugar nuestra estrafalaria esclavitud. Esto es lo que a veces se llama programación-cruzada.
A  pesar  de  los  bloques  amnésicos  creados  deliberadamente,  he  desarrollado  una  consciente subcomprensión  simpática  para  con  otros  esclavos  de  la  Charm  School  que  he  extendido  fuera  de  los muros de este infierno creado por el hombre. Este conocimiento emanado desde lo más profundo de mi ser, creó una compasión por las otras víctimas del control-mental que me obliga a dar voz a sus súplicas silenciosas para ayudar hoy en día.
Me  hice  muy  amiga  de  una  de  estas  víctimas,  que  debe  permanecer  en  el  anonimato  para sobrevivir a su reincorporación. Esta bonita rubia y yo tuvimos numerosas oportunidades para estar juntas a lo largo  de los años, debido a que los viajes que el gobierno rutinariamente patrocinaba a Houston lo llevaban a su estado natal, Pennsylvania mientras Dick Thomburgh era el gobernador.
Mi  amiga  y  yo  fuimos  fotografiadas  juntas  incluso  en  las  publicaciones  comerciales  de pornografía de Larry Flynt, y aparecíamos en las películas ilegales que contribuyeron a la financiación de las  operaciones  encubiertas  de  la  CIA.  Además  de  esto,  ella  y  yo  pudimos  pasar  dos  semanas  juntas cuando su marido  /  controlador  viajó  con Houston  a la  granja  de Tennessee para  obtener  instrucciones sobre el manejo de su nueva “novia”.   
Fui  “Dama  de  Honor”  en  la “boda”  de  mi  amiga,  que  no  era  más  matrimonio  que  el  mio  con Houston. Como era costumbre entre los esclavos del Proyecto Monarca, el matrimonio con su controlador equivalía a la boda con el propietario de su control-mental, el senador de EEUU Arlen Specter.
En la “boda” me vi obligada a participar sólo para hacer pornografía, y se llevó a cabo en la casa de Arlen Specter en Conneaut Lake, Pensilvania.
La  casa  de  piedra  de  Specter  estaba  en  un  entorno  boscoso,  distante  y  estaba  decorada  con masculinidad. Las habitaciones secundarias habían sido designadas ya fuera para sexo perverso o estaban amuebladas con antiguas realidades virtuales de la NASA y el equipo de programación. El olor rancio del teatrillo de Specter estaba dominado por el aroma de las rosas, ya que él, simbólicamente, presentaba a su esclava el día de su “boda”.
Las Fotos de la “boda” de mi amiga incluían temas católicos, y el crucifijo contaba con una rosa de cristal tallado similar a la que recibí de Byrd, independientemente de cómo esta chica sea descripta, su moralidad innata para mí era evidente. Ella y yo nos conocíamos como “menores / meras gatas”, debido a la similitud de nuestras victimizaciones. Como yo, ella fue controlada mediante la manipulación de  sus creencias  religiosas  y  los  instintos  maternales.  La  rosa  tatuada  en  su  delicada  muñeca  izquierda  que significaba su papel en las  operaciones del gobierno no afectó a su alta proyección de clase más que la inmoralidad  con  la  que  Specter  podía  estropear  su  innata  bondad.  Cuando  Arlen  Specter  se  convirtió oficialmente en su propietario, su status en la Charm School se elevó a “Modelo Presidencial”.
Además  de  la  Charm  School,  sufrí  una  extensa  programación  para  prepararme  para  futuras operaciones. Houston actuaba a menudo en las ferias de Oklahoma, Logias masónicas, Convenciones del FOP (Fraternal Order Police), y así sucesivamente, para que yo estuviera otra vez por los alrededores de la  Base  de  la  Fuerza  Aérea  Tinker  por  la  programación  adicional.  Mi  acondicionamiento  Tinker-Belle mejoró  aún  más  mi  memoria  fotográfica  a  través  del  control  directo  por  la  recepción  y  transmisión de mensajes  gubernamentales  que  ascendieron  a  una  compartimentación  computada  de  mi  cerebro,  por decirlo  de  alguna  manera.  Fui  entrenada  también  en  operaciones  encubiertas  delictivas,  como  las transacciones internacionales de “mulas de drogas” financiadas por el Pentágono y los Presupuestos para Black Ops (Operaciones Ocultas) de la CIA.
Los  viajes  de  Houston  orquestados  por  la  CIA  dentro  de  la  industria  de  la  música  country  me llevaron  a  una  TOP  SECRET  instalación  militar  /  NASA  en  la  Base  Offit  de  la  Fuerza  Aérea  en Nebraska. El “puedes correr, pero no te puedes esconder”, (3) fue profundamente arraigado en mi mente a ravés  de  una  técnica  que  sería  utilizada  posteriormente  con  Kelly,  así  como  con  otros  esclavos  de control-mental, me  llevaron  a  una  habitación circular  subterránea  llamada “secreto” donde las  paredes estaban cubiertas de numerosas pantallas que mostraban fotografías vía satélite de todo el mundo. Estos satélites eran conocidos como “El ojo en el cielo”. Un oficial de la Fuerza Aérea me explicó que todos mis movimientos “podían ser monitorizados vía satélite”. En un visor de una de las pantallas, se mostraba lo  que  finalmente  resultó  ser  una  artificiosa  pregrabada  presentación  de  diapositivas,  con  las  escenas cambiando rápidamente a medida que hablaba y que habían introducido en el ordenador.
“A  dónde  vas a  ir?”,  Me preguntó.  “Al  Ártico?  A  la Antártida?  A  Brasil? A  las  montañas? Al desierto?  A  las  praderas?  A las  colinas  de  Afganistán?  A  la  ciudad  de  Kabul?  A  la  Torre  del Diablo (Wyoming)  ¿Quieres  intentar  irte  a  Cuba  y  vivir  entre  nuestros  enemigos?  Podemos  encontrarte  allí.
Realmente no hay donde ir y no hay donde esconderse. Al Senado de los EE.UU.?” (la imagen era de Byrd) “A la Casa Blanca? O a tu patio trasero? ” (Mi padre aparecía saludando desde la puerta de su casa, con las manos alrededor de la boca diciendo: “vuelve” al igual que la tía Em en El mago de Oz.) “A la Luna? Lo  tenemos todo cubierto. Puedes correr, pero no te puedes esconder”. Esto fue  suficiente para convencer a mi rancia sugestionabilitat de que todos mis movimientos podían ser monitorizados.
Durante el transcurso de mi formación / acondicionamiento, estaba siendo prostituida  de forma rutinaria al Senador Byrd en Washington, DC, en el West Virginia State Fair, de la NASA en Huntsville, Alabama, y en el Hotel Opryland en Nashville, Tennessee. Una noche tal y como iba a ser prostituida a Byrd  en  el  Opryland  Hotel,  el  teniente  coronel  Aquino  tenía  previsto  reunirse  con  él  para  agredirme perversamente. Para mi gran horror, Aquino llegó temprano, vestido de uniforme militar, entre bastidores en  el  Grand  Ol  ‘Opry. 

Cuando  vi  a  Aquino  hablando  con  el  esclavo  en  activo  del  Proyecto  Monarca radicado en el Vaticano, Kris Kristopherson, (4) a quien conocía desde 1979, mi personalidad programada para los eventos del Opry tuvo un “corto circuito”. En circunstancias como esta, un múltiple sin necesidad de  programación  habría  tenido que  cambiar  de  personalidades automáticamente,  mientras  que  yo  sólo podía  cambiar  las  órdenes,  me  alejé,  aturdida,  a  la  derecha  hacia  una  máquina  de  refrescos.
Kristopherson me veía como una copia de seguridad adicional entre la pared y la máquina.
“¿Qué estás haciendo aquí, señorita?” preguntó Kristopherson. “El coronel quiere verte”.
Aquino se había acercado y sarcásticamente preguntó: “¿Qué estás haciendo con los cables de la máquina? Esto podría muy bien ser una experiencia impactante para ti”. Todas las experiencias de Aquino o Kristopherson daban lugar a la tortura de choque de alta tensión eléctrica, y al parecer no tenían ninguna consideración por la vida humana. (5) Aquino aprovechaba la oportunidad para reforzar su creencia de “no tener donde huir, ni dónde esconderse” de su “poder” – su pistola eléctrica.
Mientras me desenredaba los cables, Kristopherson y Aquino continuaban con sus bromas a costa mía,  Kristopherson levantó  su  llavero  y  lo  hizo  tintinear,  como condicionada  atrajo  toda  mi  atención, mientras decía a Aquino: “Necesitarás las Llaves del Reino para trabajar con ésta aquí”.  
Las “Llaves del Reino”, claro está, hacía referencia a mis previamente instaladas  (Intro  /  Inter)
“Intra-dimensionales” personalidades católicas programadas. Desde el momento en que Aquino fue mi principal  programador  del  control-mental,  Kristopherson  informaba  a  Aquino  de  los  programas previamente interiorizados en la infancia a través del “Rito de permanecer en silencio”. Al tintinear las llaves, lo que demostraba era su control sobre mí y su acercamiento momentáneo a Aquino.
“La tengo”, decía Kristopherson mientras hacía sonar las llaves. “Ella es mia a no ser que quieras jugar a pelota. Además, debes hacerlo, me ha enviado Byrd”.
“He estado esperando”, dijo Aquino con una sonrisa. Lo que pasó más tarde esa noche demostró que  Aquino  le  había  suministrado  las  llaves  de  mis  previamente  establecidas  metodologías  de programación  Jesuítica,  que  él  y  Byrd  utilizaban  y  modificaban  para  adaptarlas  a  sus  propias perversiones.
Byrd  monitoreaba  el  “progreso” de  toda  mi  programación  y muchas  veces  me  torturaba  con  el látigo y la navaja. Me cogió allí donde mi madre me había dejado, destruyó cualquier autoestima que pudiera haber desarrollado sin darme cuenta. Dijo: “No hay manera de volver atrás porque si se te ocurre hablar  nadie  te  creería,  pienso  que  algo  tendrán  que  ver  tus  gustos”.  “A  menudo  me  amenazaba considerando hacerme como “de un solo uso”, porque, al fin y al cabo, “La principal Modelo Presidencial, Marilyn Monroe, murió ante los ojos del público y nadie supo lo que había pasado”.
Las amenazas y la crueldad de Byrd eran innecesarias, de todas formas ya no pensaba en buscar ayuda, pero a menudo en el avión no tripulado le  gustaba escucharse una y otra vez en sus infames y largas recitaciones, mientras yo registraba fotográficamente cada palabra que decía. Detalló la estructura operativa  interior  del  esfuerzo  para dominar  el  mundo,  incluyendo  la  psicológica de  las  estrategias  de  guerra, y explicaba cómo tenía y utilizaría su conocimiento “experto” de la Constitución para manipularla y también a la llamada Justicia del Sistema de EE.UU. y aún más. Su charlatanería me proporcionó otra razón para sobrevivir y permanecer un paso por delante “del juego” cuando Kelly y yo fuimos rescatadas de nuestra existencia bajo el control-mental.
El senador Byrd también me reveló sus “justificaciones” para la actividad criminal. Me usó como caja de resonancia aunque sabía que era incapaz de entender o responder. Ensayó de acuerdo con su lema “La única manera en que podemos caer, es cayendo en pensar en una excusa”.
Las “justificadas” atrocidades del  control-mental  de  Byrd  eran  como una forma  de  empujar a la humanidad  a  una  evolución  acelerada,  de  acuerdo  con  los  principios  neonazis,  los  cuales  compartía.
“Justificaba”  la  manipulación  de  la  humanidad  por  la religión  para lograr  la  profecía  bíblica  de  la “paz mundial” a través de un “único medio”, un control-mental total en el Nuevo Orden Mundial.
“Al fin y al
cabo”, proclamaba, “incluso el Papa y el Profeta mormón saben que éste es el único camino hacia la paz y cooperan plenamente con El Proyecto”.     Byrd también “justificaba” mi victimización diciendo: “De todos modos has perdido la cabeza, y al menos ahora tienes un destino y un propósito, que son míos”.
Nuestra participación en la distribución
de  drogas  en  los  países,  la  pornografía  y  la  trata  de  blancas  eran  “justificadas”  como  un  medio  para “obtener  el  control  de  las  actividades  ilegales  en  todo  el  mundo”  para  llevar  a  cabo  actividades encubiertas con los Presupuestos Negros que podrían “traer la paz al mundo a través del dominio mundial y el control total”. Adoptó la creencia de que “el 95% de la gente (el mundo) QUIEREN ser conducidos por el otro 5%”, y afirmaba que esto lo demostraba el hecho de que “el 95% NO QUIEREN SABER lo que realmente ocurre en el Gobierno”.
Byrd creía que para sobrevivir en este mundo, la humanidad tenía
que dar un “paso de gigante en la evolución a través de la creación de una raza superior”. Para crear esta “raza  superior”,  Byrd  creía en  los  principios  nazis  y del  KKK  de  “la  aniquilación  de  razas  y  culturas” menos favorecidas mediante el genocidio, y de alterar la genética y la raza, “los más dotados, los rubios de este mundo”.
De la misma manera que Byrd cautivaba (literalmente)  al  público,  yo  absorbía  información  que otros,  llamados intelectuales,  detrás del  Nuevo  Orden  Mundial nunca  habrían  revelado  por  razones  de seguridad. Pero Byrd me consideraba “su” objeto, un juego de piezas que estratégicamente podía mover por la vida como si estuviera jugando una partida de ajedrez. Me percibía como si  estuviera totalmente bajo su control, sin ninguna posibilidad de ser rescatada nunca, de sobrevivir y de recuperar mi mente y la memoria.  Byrd  probablemente  hablaba  con  un  palo,  pero  yo  hice  el  papel  de  silenciosa  caja  de resonancia.
Mi  controlador  del  control-mental  y agente  de  la  CIA,  Alex  Houston  era  contratado  a  menudo para actuar en el Anfiteatro Swiss Villa en Lampe, Missouri, que todavía no era una instalación cuando yo fui  programada.  Swiss Villa  era  una  tapadera  para  un  Centro  de  Trauma  Cercano a la Muerte de la CIA de los cuales hay varios en todo el país. Es un complejo remoto, de alta seguridad, cerrado con vallas militares de alambre de púas, que a menudo abre su custodiada puerta al público local para conciertos de música country. El pequeño anfiteatro, da cobertura a las actividades encubiertas que  se producen en el interior, lo que incluye operaciones de distribución de cocaína y heroína y proyectos de control mental del Gobierno de EEUU y de la CIA.
El  Swiss  Villa,  al  igual  que el  complejo  del  Monte  Shasta,  en  California,  también  era  utilizado como  campo  de  entrenamiento  y  operaciones  de  los  paramilitares  del  Gobierno  en  la  Sombra  para proyectos  previstos  por  el  senador  Tnouye  (D.  HI).  Supe que  esta no-tan-secreta  acumulación  militar, subvencionada por miembros corruptos de nuestro gobierno, consistía en entrenados soldados robóticos de las fuerzas especiales, numerosos helicópteros negros sin marcas y los más altos avances tecnológicos en  armamento  de  alto  secreto y  la equipación  de  control-mental  electro  magnética  “Star  Wars”.  Estos compuestos paramilitares estaban destinados a la  vigilancia mundial del Nuevo Orden Mundial a través de la Policía Multi-jurisdiccional.

 “El juego más peligroso” se jugaba a menudo en  Swiss Villa y involucraba a agentes de la CIA, políticos  y  otras  personas  que  asistían  al  complejo  sólo  por  el  deporte  de  cazar  humanos.  Kelly  y  yo fuimos  cazadas  en  el  Swiss  Villa.  Las  torturas  y  la  violación  después  de  haber  sido  capturadas  eran extensas  y traumatizaban  suficientemente nuestras mentes para la  subsiguiente programación,  así  como para la creación de memoria compartimentada de las operaciones de alto nivel que presenciamos detrás de las  vallas  patrulladas de  la  villa.  Fue  en  Swiss  Villa  donde  me  dijeron  que  “El  Juego Más  Peligroso” comenzó cuando un esclavo trató de escapar y revelar lo que él o ella había aprendido. Si los cazadores no  podían  capturar  y  detener  al  esclavo,  entonces  los  helicópteros  negros  que  patrullaban  la  zona  lo harían. Y si todo lo demás fallaba, “el Ojo en el Cielo” le localizaría a él o ella, y una muerte tortuosa era supuestamente inminente.
Según mis abusadores, mi desprogramador y abogado Mark Phillips y yo nos hemos embarcado en  “El  Juego  Más  Peligroso” por  los  esfuerzos  de  liberación  de  este  libro  y  convertirlo  en  un  foco  de atención  hacia  el  Gobierno  en  la  Sombra  para  revelar las identidades  de  sus  miembros  y  sus crímenes contra  la  humanidad,  Mark  Phillips  y  yo estamos decididos  a  vencer  en  su  propio  “juego”  armando  al “95%” con la verdad que los perpetradores “no quieren que se sepa!”  

 (1) Dick Thomburgh aparece en la agenda de la CIA de Houston que ahora está en mi posesión (y de otros).
(2)  Tenga  en  cuenta  que,  sin  dejar  de  ser  el  Sheriff  de  Youngstown,  Ohio,  Traficant  fue investigado y  posteriormente acusado  de extorsión  federal,  distribución  de drogas,  y conexiones con  la mafia.  Sin embargo, fue  absuelto debido a la manipulación cuidadosa del jurado  por parte  de la CIA y pasó a convertirse en Representante de los EEUU, aún hasta hoy.
(3)  Una vez  que has ganado los “ojos  para  ver y  oídos  para oír”,  este tema  del, “puedes correr, pero no te puedes esconder” es tan ampliamente utilizado que es visible desde las tarjetas de felicitación del  Hallmark  hasta  puentes  interestatales  o  el  título  de  la  canción  del  grupo  de  rock,  Police  “I’ll  Be Watching You” (“Te estoy viendo”).
(4) Una buena amiga mía que sigue siendo una víctima hoy en día se “casó” con Kristopherson la noche en que al mismo tiempo se casaba con su gestor del control-mental, de la misma manera como yo me había “casado” con Byrd cuando me casaron con Houston. El crucifijo que usó ella en las fotos porno “noche de bodas” de Larry Flynt, queda reflejado que es de vidrio.
(5) Kristopherson casi me ahogó hasta la muerte con su pene, lo que más le excitaba sexualmente, a finales del verano de 1987 durante otro incidente relacionado con Byrd.

APÍTULO VIII

LA GUERRA DE LA CIA CONTRA LAS DROGAS OPERACIÓN:
ELIMINANDO COMPETENCIA 

 

Yo  ya  no  tenía  mente  propia.  Estaba  absolutamente  privada  de  libre  albedrío  y  totalmente robotizada.  Con  Kelly,  estábamos  usando  nuestra  sonrisa  Charm  School  en  todo  momento,  y  hicimos exactamente lo  que  se  nos  dijo  que  teníamos  que  hacer.  La  única  característica  notablemente  fuera  de lugar era, por cuestión de la edad, el inapropiado vocabulario programado de Kelly y sus modales. Los extraños  lo  atribuían  al  viajar  en  la  industria  de  la  música  country.  Mi  imagen  pública  era  la  de  una personalidad programada que siempre sonreía, miraba y hablaba como la proverbial rubia sin nada en la cabeza que mantenía a distancia a los desconocidos para socializarme únicamente dentro de mi entorno controlado. Este estilo de vida parecía bastante normal dentro de mi papel de “mujer” mucho más joven que Houston en la industria de la música country.
Cuando  no  estábamos  de  viaje,  el  día  comenzaba  a  las  4:00  am  con  un mínimo  de  2  horas  de ejercicio de aeróbic. Después, me dedicaba a los animales de la granja y hacía otras tareas, luego hacía el gran  desayuno  country  de  Houston,  que  ni  a  Kelly  ni  a  mí  se  nos  permitía  nunca  compartir.  Después Houston  me  ordenaba  trabajar  hasta  el  agotamiento  en  su  granja  de  100  acres  mientras  él  miraba.
Aquellas tareas incluían transportar, y apilar cientos de balas de heno para alimentar el ganado durante el año, el mantenimiento de kilómetros de vallas eléctricas, segar acres de césped con una segadora manual, un  promedio  de  dos  veces  por  semana;  desmenuzar  hormigón  con  un  mazo y  verter  cemento nuevo  y mezclarlo, cavar a mano y mantener unos dos acres de huerto para hacer conservas, cortar y transportar leña para Houston, sus vecinos y amigos, cargar camiones con palas recogedoras de grava de arroyo para llenar baches enormes en el camino que conducía a 11 residencias rurales, incluyendo la de Jack Greene, y  cualquier  otra  cosa  que  Houston  creyera  que  me  hundiría.  Las  exhaustivas  órdenes  de  trabajo  de Houston, típicas de los traficantes de esclavos, hacían que, en comparación, mi padre pareciera benévolo.
Los “mejores” días eran ásperos.   Comía “como un pájaro (Byrd),” siguiendo las órdenes de Byrd, 300 calorías por día sin azúcar ni cafeína. Mi metabolismo se ralentizó. Fui entrenada para calcular calorías como una máquina, comía más como un conejo que como un “pájaro”, tenía que contar cada caloría, desde la simple muestra de lo que debía cocinar para Houston hasta su semen. Houston se aseguró de que Kelly y yo nunca tuviéramos más de  dos  horas  consecutivas  de  sueño  profundo  por  la  noche.  Lo  consiguió  a  base  de  “despertadores” mentales  automáticos  que  nos  despertaban  en  un  intervalo  de  dos  horas  –  Kelly  con  asma,  y  yo  con pánico.  Estas  tácticas  contribuyeron  a  que  tanto  Kelly  como  yo  desarrolláramos  una  total  incapacidad para resistirnos al control-mental. Viajando dentro de la industria de  la música country la existencia no era más fácil que en la Granja de Houston en Tennessee. Sin duda, no tenía el glamour que desde fuera generalmente asociamos con las industrias del entretenimiento. Las operaciones encubiertas de drogas de la  CIA  habían impregnado  la  industria. Se utilizaron  artistas  para  comprar,  vender  y  distribuir  cocaína traida al país por el gobierno de los EE.UU. con el propósito de financiar los Presupuestos Negros de la CIA y del Pentágono. El gobierno local de Nashville, desde mi punto de vista, fue totalmente corrompido por  estas  criminales  operaciones  encubiertas.  El  encubrimiento,  el  asesinato,  las  drogas  y  la  trata  de blancas  prevalecieron.  Los  artistas  generalmente  sólo  podían  triunfar  cuando  participaban  en  las operaciones de la CIA y / o eran ellos mismos esclavos. Sé de numerosos artistas necesitados de rescate y desprogramación de su existencia de control-mental, porque habían descubierto que las voces pueden ser sintonizadas armónicamente a través de control-mental para cautivar al público. Citando a mi padre, “Los espías,  como  los  cantantes  y  los  actores,  se  hacen,  no  nacen”.  La  mayor  parte  de  estos  artistas  han soportado la misma programación que yo, lo que les permite llevar a cabo las operaciones del gobierno durante sus viajes.
Los  cruceros  de la  Norwegian Caribbean Lines  (NCL)  salen regularmente  de  Miami,  Florida  y iajan por todo el Caribe y México. La NCL ofrece al público cruceros de placer que complementa con “entretenimiento”,  como  el  de  Alex  Houston  en  ejercicio  de  operaciones  de  la  CIA.  Sue  Carper,  ex directora  de  compras  de  espectáculos  para  todos  los  cruceros  NCL,  aseguraría  que  las  actividades encubiertas del gobierno realizadas eran debidamente orquestadas. Ella hacía rotar artistas como Houston de barco en barco para  evitar la vigilancia de los inspectores de Inmigración y Aduanas de EEUU. Yo habitualmente hacía cruceros con Houston, haciendo de “mula” de cocaína y / o heroína hacia Haití, las Bahamas, México, las Islas Vírgenes y Puerto Rico para financiar las operaciones encubiertas. Mientras realizaba  robóticamente  las  operaciones  según  las  órdenes,  también  era  prostituida  a  los  señores  de  la droga y políticos de Sur y Centro América, así como filmada pornográficamente. Houston se aseguró que estuviera en el lugar correcto en el momento adecuado y me cambiaba a la manera adecuada para cada actividad que me vi obligada a realizar. A principios de 1980, esto incluía pasar mensajes de y al senador Byrd,  a  Baby Doc  Duvalier, a mi  contacto  Cubano,  y  al  señor  de  la droga de Puerto  Rico  José Busto, entre otros.
De  acuerdo  con  las  operaciones  de  la  NCL  en  el  Caribe,  Byrd  ajustó  su  uso  de  temas  de programación para incluir la inversión especular, la interdimensional, el Aire-Agua, un tema de control-mental usado en mí por la NASA y los jesuitas. A menudo veía delfines jugando en el océano durante el transporte de puerto  a  puerto  a través de la compañía de cruceros, pero el popular tema de “ballenas  y delfines”  del  control-mental  fue evitado  en  favor  de  un  tema  más  adecuado  a  mi  experiencia, el  de-el Mar-Bird-Robert  C. (Sea)  (Mar)  Byrd (Juego de palabras entre C  y  Sea).  Me dijo: “Atlantis (1) yo he sido el epicentro de la actividad alienígena. El camino advierte claramente que hay agujeros en el tejido del tiempo y el espacio por los que aviones y barcos, e incluso personas, aparentemente desaparecen para siempre, transformándose en otra dimensión ajena a este mundo. Del mismo modo, nosotros (los aliens) llegamos, entrando a través de la reflexión especular del agujero en el tejido del espacio, el profundo mar azul . Algunos de  nosotros hemos entrado en el plano de la Tierra como ballenas y delfines. Y  cuando salimos del mar, algunos de nosotros salimos volando.
¿O  entramos?  En  todo  caso,  estamos  aquí.  Ten  cuidado  con  los  peces  voladores  cuando  estés mirando / al mar (Juego de palabras entre see y sea). Cuando veas uno, sabrás que es pariente mío. Un pez volador tiene otro nombre que es C. Byrd. (Sea Bird) Un pájaro de mar. Robert C. Byrd”.
El negocio de la droga estaba en auge para la CIA, y la única “Guerra contra las Drogas” que yo presencié fue la iniciada por la CIA en contra de su competencia. Nada más llevar las maletas de drogas de la NCL al Puerto de Miami, en general eran trasladadas a la fábrica Holiday Rambler de autocaravanas a medida de Houston. Donde compartimentos ocultos eran construidos en las paredes para esconder las drogas ilegales. Si yo conducía la autocaravana llena de drogas hasta Nashville en lugar de depositarlas en la  Base  de  la  Fuerza Aérea  Warner-Robbins en  Macon, Georgia,  la mayor  parte era  almacenada en  el “almacén de alimentos” de Hendersonvilie Mormón del Obispo Warehouse.
Alguna  cocaína  era  entregada  a  un  distribuidor  de  música  de  Nashville,  Tennessee,  donde  era embalada cuidadosamente en casetes de músicos participantes, para ser entregada a lo largo de sus rutas de viaje cuidadosamente programadas. Houston siempre se guardaba una gran parte de cocaína para su propio uso y distribución. A menudo ordenaba entregar las drogas a artistas específicos en el Grand Ole Opry  y /  o  al  correo  comercial  local  cuando no  estábamos  de viaje.  Muy  a  menudo,  sin embargo,  las cargas más grandes de drogas se mantenían ocultas en la autocaravana para la distribución de drogas al por menor de la CIA mientras viajábamos por la industria de la música country. Este por menor de drogas de  la  CIA  incluían  un  parque  de  atracciones  abandonado  cerca  de  Youngstown,  Ohio,  el  camping Diamond Caverns (2) en Park City, Kentucky, y el Swiss Villa Amphitheatre de Lampe, Missouri. Yo era consciente de que las toneladas de drogas se estaban distribuyendo a través de nuestras fuerzas armadas, pero las cientos de libras que “muleé” yo fueron objeto de distribución exclusiva y privada.
Un ejemplo de una típica operación de drogas en el Caribe se centró alrededor del puerto de escala de la NCL en Key West, Florida. Houston nos llevó a Kelly ya mí a un campo de tenis cercano con el pretexto de jugar a tenis. En realidad, yo iba a reunirme con el agente operativo de la CIA Jimmy Buffett, quien dedicaba más tiempo a la proliferación de actividades criminales secretas de la CIA que a su carrera musical de cobertura. Buffett jugaba a tenis. Refiriéndose a él como si fuera a ser mi instructor de tenis, Houston  dijo:  “Aquí tienes  a  tu  instructor.  Así  que  tan  pronto  como  recojas  las pelotas,  vendrá aquí  a conocerte”.
Al darse cuenta de nosotros, Buffett se acercó y estrechó la mano de Houston. “Hola, Jimmy, dijo Houston, como si fueran viejos amigos”.
“Hola, Alex y Elemer”, respondió Buffett, sarcásticamente con el nombre artístico de Houston.
“Oh”, dijo Houston. Nunca sabes si es un insulto cuando lo oyes, y continuó: “Como te llaman los amigos?”
Y a ti que te importa?” dijo Buffett. “El tío me dice Jim. Supongo que tú no debes ser el contacto”
Houston me señaló: “Es ella”.
“Esto está mejor”, Buffett sonrió. “Un pequeño pájaro (Byrd) me ha dicho que me encontraría con un Diamante en Bruto” (Diamond in the Rough). (3)
“Prefiero un Diamante Pulido”, dijo, “Tengo un estudio en el otro lado de la calle”.
Mientras  caminábamos  hacia  su  estudio,  yo  no  era  consciente  del  significado  de  su  última conversación con Houston y comenté: “Tengo entendido que eres instructor. Me hubiera gustado traer mi raqueta”.
“No soy de ese tipo de profesor”, explicó Buffett: “Yo soy un hombre clave para el Tío. Y tienes una  cita  conmigo.  Tengo  que  darte  algunas  instrucciones”.  Cuando  entramos  en  su  estudio,  dijo:
“Bienvenida  al  paraíso”,  y  me  hizo  el  gesto  de  entrar  en  la  pequeña  vivienda,  que  aún  parecía  más pequeña debido a los equipos electrónicos, guitarras acústicas, y muebles que llenaban la sala . Una mesa de  café  con  un  espejo  negro,  laa  típica  de  los  consumidores  de  cocaína  que  había  conocido,  estaba plantada en medio de la sala, una hoja de afeitar de oro, residuos de cocaína, un cenicero lleno de colillas de marihuana, y una baraja de cartas extendida en forma de abanico con la reina de corazones en la parte superior estaban sobre la mesa. Las plantas tropicales llenaban aún más la habitación. De pie entre un loro relleno y un árbol del plátano, Buffett estaba diciendo, “Key West es un lugar clave para ser. Es la clave del Caribe – Cuba, Panamá – cualquier lugar que signifique algo para el Tío estos días, yo tengo las llaves. Soy el guardián de las llaves y tengo unos cuantos de los tuyos”. Mirando a su loro, continuó, “El pájaro / Byrd dice que responderás a un par-de-dados, (juego de palabras pair-o-dice / par-de-dados parece par-a-dise / paraíso) mirando en el fondo de los ojos del loro”.
Actué según las instrucciones, y Buffett sacó los ojos color rojo rubí del ave, que en realidad eran unos  dados  en  su  mano.  “Gira  los  ojos  hacia  el  cielo,  mientras  yo  giro  mi  pareja-de-dados”,  ordenó mientras  hacía  rodar  los  dados  sobre  la  mesa.  Deteniéndose  sobre  la  baraja de  cartas,  cogió la jota de diamantes. “Yo soy un aprendiz de todo,” crípticamente continuó. “Y negocio cualquiera de las órdenes del Tío. Han dado una orden. Debes seguir las órdenes e ir a ese lugar. Tienes que ir a la White House Inn en el muelle. Lleva tu bolsa de la ropa sucia (llena de dinero en efectivo) contigo, y encuéntrate con el hombre  de  negro.  (Mi  contacto  cubano  casi  siempre  llevaba  un  llamativo  abrigo  negro.)  Hay  un blanqueador en el mismo muelle. Lavan para mí, y le estarán esperando. Estate atenta al marinero con la bolsa de lona. Cuando veas la bolsa de lona de color caqui, acércate a la mesa. Cuando él diga: “Necesito lavar esto, pero no  tengo tiempo”, tú dices, “Bienvenido al Paraíso.  Me  aseguraré de que sea lavado  y entregado a tiempo”.  A continuación,  te  dará  su  bolsa de lona de  la  “ropa  sucia”  y dirá:  “Esto ha sido correctamente  lavado  para  ti”.  Coge la  bolsa  de  lona.  Será  ligera  como  una  pluma.  Vuelve  al  hotel  y disfruta del bufete”.
Cambiando  de  modales,  Buffett  se  bajó  la  cremallera  de  los  pantalones  cortos  y  entonces  me preguntó: “¿Te gustaría un Buffet? Ahora tengo un bufete de Buffett para ti. Y es el Paraíso!”
Llevé  a  cabo  la  transacción  de  drogas  según  las  órdenes, todo pasó en cuestión  de  minutos.  El bufete tenía lugar en el patio de la White House Inn a las 4:00 PM tal como Buffett dijo que sería. Sin embargo,  debido  a  la  privación  de comida  y  de agua necesarios para mantener mi  tránsito  de  control-mental, Houston me prohibió llevar a cabo esta última parte de las instrucciones de Buffett.
Alex  Houston  Enterprises  era  otro  negocio  paralelo  que  utilizaba  Houston  para  cubrir  sus criminales actividades encubiertas de la CIA. Incluía el reetiquetado de condensadores de la G.E., para el “ahorro de energía”  de las empresas  eléctricas, Queen Electric y Phase Liner, que compartía con su  ex mujer  y primer esclavo con control-mental de  la CIA.  Ella era una procesada belleza rubia  Católica de Puerto Rico. Estos bancos de condensadores de la G.E. se vendían internacionalmente como dispositivos de ahorro de energía, cuando en realidad siempre fueron otro medio de transporte de drogas de EE.UU. a todo el mundo.
 Fue el timo de los condensadores de la G.E. de Houston lo que me proporcionó información sobre la  elaborada red  de  droga  de  los  muelles  de  Long  Island  dirigida  por  el  congresista  de  EE.UU.  Gary Ackerman (D. NY). (4) Conocí a Ackerman en 1981, cuando Houston fue contratado para el Festival de Música  de  Woodberry  con  la  conocida  víctima  de  control-mental  de  la  CIA  Loretta  Lynn.  (5)  El representante de Loretta, el Neo-Nazi y pedófilo Ken Riley, quien también era el mejor amigo de  Alex Houston, y a menudo asistía a Houston en mi manipulación. Riley a su vez entregó mis llaves, códigos, y gatillos de la programación de la Charm School, al congresista Ackerman, quien hábilmente accedía a mi espejo de programación temática Alice In Wonderland. Después de esnifar un par de rayas de coca, fue al centro de un juego de tres espejos en el que me puso a mí y procedió a satisfacerse sexualmente dentro de  mi garganta. Ken Riley, y los otros miembros de la banda de Loretta involucrados, todos se rieron cuando Ackerman tropezó en la  habitación  al  tiempo  que  se  tiraba  hacia  arriba  los pantalones alrededor de los tobillos y se quejaba de que él  “no soportaba tener sexo así” . El término “síndrome de Ackerman” fue acuñado después de esto, en referencia al sexo que drena a un hombre de su energía, y circula entre “los iniciados” desde hace años.  

 (1)  Los  cruceros  de  la  NCL  pasan  rutinariamente  a  través  del  llamado  “Triángulo  de  las Bermudas”, y Byrd decía: No te pierdas esta oportunidad de aprovechar la antigua base de programación instalada por el senador L. Bennet Johnston.
2) Cuando Mark y yo llevamos la información detallada sobre este goteo de drogas a la policía, nuestras vidas estuvieron en peligro  hasta el punto  que  un  oficial  de inteligencia extranjero  intervino y posteriormente nos salvó la vida gracias a una oportuna delación. 
(3) “Diamond in the Rough” era un término usado para describir a un esclavo DPM / TID activado en la programación de tortura por aire.  
(4)  Las  operaciones  de  cocaína en el Caribe  y de  heroína en Asia del congresista Ackerman no obstaculizaban  su  posición  en  la  Oficina  de  Correos  del  Congreso  y  los  comités  de  Administración Pública, ni en el Comité de Asuntos de Asia y el Pacífico. Es importante señalar que, en una cuestión de registro en el Congreso, Ackerman se opuso abiertamente a hacer pruebas obligatorias de drogas a todos los empleados federales.
(5) El senador Byrd declaró orgullosamente a Loretta como su esclava con  control-mental  y me dijo:  “Yo  he  hecho  literalmente  la  Loretta  que  ella  es  hoy,  y  es  una  criada  a  mis  órdenes”.  El  hijo  de Loretta  y  controlador  de  control-mental  secundario,  Ernest  Ray,  me  dijo:  “Sé  lo  que  Byrd  hizo  a  mi madre. Puedo salirme con la mía … Todo lo que tengo que hacer es llamarle y seré libre como un pájaro /Byrd “.

CONTINÚA EN LA PARTE III
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s