Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

VIENE DE LA PARTE IV

Lista completa de temas

LA ESCALOFRIANTE HISTORIA DE CATHY O’BRIEN
(sobreviviente del MK Ultra) 

Horacio Velmont
Contacto

CAPÍTULO XVII

MIENTRAS

Mi  vida  parecía  conducirme  a  un  ritmo  acelerado  tras  ser  sometida  a  Reagan y  Bush.  Mi  guía, Alex Houston egoístamente decía que su popularidad y la de Elemer (su títere alter-ego) eran lo que nos mantenían viajando tan ampliamente en el circuito de la música country. Cuando no estábamos viajando por el Caribe y México en barcos de la NCL, o conduciendo su autocaravana cargada de cocaína haciendo actuaciones  estratégicamente  reservadas  a  lo  largo  de  los  EE.UU.,  nos  movíamos  de  manera  rutinaria entre dentro y fuera de Washington, D.C. A lo largo del camino, mi hija y yo éramos o bien prostituidas, o  bien  utilizadas  para  grabar  pornografía  comercial  o  filmadas  por  Michael  Dante  el  “Jefe”  de  la pornografía de bestialismo según lo que ordenaba el tío Ronnie Reagan.
De vez en cuando nuestros viajes nos llevaban a Michigan, donde Houston, por cierto, nos hacía alojar con mi familia. Los viajes a la casa de mi padre fueron devastadores pero informativos. Mi madre había  desarrollado  profundas  cicatrices psicológicas,  por  encima  y  más allá  de  su  propia  condición  de DPM  y  se  convirtió  en  una  insomne.  Mi  padre  en  aquellos  momentos  viajaba  rutinariamente  entre Londres, Alemania y México, y llevaba a la familia al Disney World de Florida, y a Washington, DC. Mi hermano mayor, Hill, seguía trabajando por y con mi padre, anualmente iba con él a “cazar” al Greybull de Cheney, su alojamiento en Wyoming, y mantenía a su mujer y a sus tres hijos pequeños sometidos a las bases del trauma del control-mental de acuerdo con las instrucciones de mi padre.
Mi hermano, Mike, tenía una tienda de vídeo en parte debido al lucrativo negocio de videos porno de  mi  padre  y  el  tío  Bob  Tanis.  Mi  hermana,  Kelli  Jo,  se  convirtió  en  una  bailarina  del  vientre  y contorsionista  y  una  excelente  “gimnasta”  pues  se  volvió  “más  flexibile  que  un  Gumby”  (muñeco  de plastilina),  debido  a  su  programación  para  la  prostitución.  Se  abrió  camino  a  través  de  las  escuelas  de guarderías,  evidentemente  localizando,  para  mi  padre,  los  niños  “elegidos”,  los  posibles  candidatos  a víctimas  de  sus  abusos.  En  1990  se  graduó  con  el  fin  de  obtener  la  licencia  para  abrir  una  guardería, “Little Learners” en Grand Haven, Michigan para mi padre. Mi hermano, Tom (Beaver), es un Compu-Kids (un proyecto de la CIA) un genio de la programación informática.
Mi hermano Tim se rompió la pierna (justo por el mismo sitio en que mi madre se había roto las piernas el año anterior)  debido al seguimiento de la programación de deportes de mi padre, mucho más allá de la capacidad humana. Y mi hermana pequeña, Kimmy, se convirtió en una histérica obsesionada con  “Mr.  Rogers”,  expresando  su  inmenso  miedo  en  su  enorme  casa  de  muñecas  “eléctrica”  que  se iluminaba por  la noche para parecerse a la Casa  Blanca, y estaba bajo el cuidado de  un médico para la anorexia a la edad de siete años, espero el día en que les pueda ayudar a todos, y se haga justicia con mi padre.
Como usé partes de mi cerebro que no habría utilizado en condiciones y circunstancias normales, he  desarrollado  la  capacidad  de  leer  hacia  atrás  con  la  misma  naturalidad  que  lo  puedo  hacer  hacia adelante. Houston aprovechaba este fenómeno típicamente de base-oculta mediante “el lío” de las señales de tráfico  para provocarme la amnesia de donde estaba viajando.  Lo agravaba  aún más su esfuerzo por acondicionarme  a  que  leyera  fonética  y  literalmente,  y  alternaba  sus  “revueltos”  métodos.  “Zoo”  se convertía  en  “OOZ”  y  “OOZ”  traducido  a  “oz”.  Arkansas  lo  leía  “Nuestra  Kansas”,  y  Missouri  se convirtió en (y lo era!) “Miseria”.
Este se convertía en Oeste, y la autopista 66 se convertía en la 99. Cuando viajaba, “literalmente” no era consciente de si iba o venía. Si a un extraño se le ocurría  preguntarme por  dónde había viajado, respondía mecánicamente: “Todos  los pueblos están juntos  y parecen el  mismo al cabo de un  tiempo”.
Las órdenes que se me daban retorciéndo el idioma yo las seguía de la manera más natural. (“Role with it”) “Hacer el papel (¿?)” Era más fácil para mí convertirlo según la acción definida de Reagan que con la corriente  de  “rodar  con  él”  (“rolling  with  it”).  En  frases  como  las  del  senador  por  Wyoming  Alan Simpson, sólo que cambiara una letra de lugar, una palabra se convertía en otra. Me vi obligada a hacer funcionar las piezas de mi cerebro que no me conducían a la manera de pensar “normal”.
Tampoco podría haber parecido “normal” a los forasteros ya que deberían haber mirado más allá de la cubierta de mi programada personalidad superficial, tuve la ocasión de mezclarme con “extraños” en la biblioteca local donde llevé a Kelly a por sus libros los días en que no viajábamos. A los 6 años, hizo una  prueba  de  lectura  de  un  nivel  de  7  º  grado.  También  salí  de  mi  entorno  cerrado  para  atender  la escolarización de Kelly. Ella se mantenía firme, pero su pobre récord de asistencia amenazaba con violar los requisitos del estado.
Cuando el bibliotecario  preguntaba donde  estaría  viajando Kelly  para renunciar a las  fechas de vencimiento de los libros de la biblioteca o el profesor preguntaba por las ausencias de Kelly, yo daba la respuesta  usual  de  “Todos  los  pueblos  están  juntos  y  parecen  el  mismo  al  cabo  de  un  tiempo”.  Si presionaban  para  obtener  información  específica,  los  soltaba  una  serie  de  frases  religiosas  como “alabemos al Señor”, para compensar mi falta de respuestas. La gente tiende a pasar por alto y a aceptar el “fanatismo religioso” como peculiaridades de la personalidad, lo que combinado con mi “papel”, viajando en la industria de la música country, mantuvo a los forasteros a distancia durante años.
Mi  personalidad  de  cobertura  como  “fanática  religiosa”  fue  cultivada  en  la  Iglesia  “no confesional” La Capilla del Señor (Pentecostal) de Brentwood, Tennessee, a través del agente de la CIA y predicador  el  Reverendo  Billy  Roy  Moore  (que  desde  entonces  ha  huido  a  Arkansas  debido  a  un escándalo local de asesinato).
Moore  transportaba  cocaína  desde  el  Caribe  para  la  CIA,  al  menos  durante  la  Administración Reagan, con el pretexto de las llamadas “misiones”, (1) es decir, ministerios Cristianos. Es muy probable que no fuera la intención de los cristianos dedicarse a su ministerio en el Caribe para ser inadvertidamente utilizados por la CIA y Moore como “mulas” para entrar drogas en nuestro país.
Incluso a los agentes de la CIA que operan bajo la “necesidad de saber” se les negó información parcial al alcance de lo que en ese momento estaban participando. Muchos participantes aparentemente dispuestos estaban manipulados, se les proveía de una “justificación”, y deliberadamente eran engañados a creer que estaban sirviendo a su país, en vez de destruyéndolo desde dentro.
El “Pastor” Moore combinó su conocimiento de Kelly y de mi programación, claves, códigos y desencadenadores con su uso del lenguaje metafórico para mantener y/o dirigir nuestra manera de operar.
Los “seguidores” de Moore consistían principalmente en esclavos del control-mental del gobierno y sus controladores, incluyendo The Mandrells, Jack Greene y su esclavo, y los Oak Ridge Boys, entre otros.
Nos daba instrucciones sobre cómo votar, a qué cuestiones políticas apoyar, y a seguir otro líder político “religioso”  como  su  amigo  y  también  amigo  de  Manuel  Noriega,  el  evangelista  Jimmy  Swaggart.  La “Orientación religiosa” de Moore equivalía a mantener la programación del control-mental a través de las “órdenes de Dios”, y las “órdenes de Dios” a menudo llegaban por teléfono.
Houston  constantemente prostituía  a  Kelly  a  cualquiera  “del  círculo”  que  estuviera  dispuesto  a pagar. Cuando no estaba siendo prostituida, estaba siendo filmada pornográficamente. En 1984, Michael Dante rutinariamente filmaba pornografía con Kelly, ya que la pornografía infantil era tan lucrativa como el bestialismo. Nos filmó a Kelly y a mí en Las Vegas, Nevada y en varios otros lugares del Caribe, en California, Florida, Illinois, y en mi estado natal, Michigan.
Esto  creó  un  conflicto  profesional  durante  mucho  tiempo  con  los  pornógrafos  infantiles antiguamente  asociados  con  Houston.  El  buen  amigo  de  Houston  en  Waycross,  Georgia,  el  pedófilo Jimmy Walker, dirigía la Okefenokee Swamp Park y había participado en operaciones de financiación de presupuestos negros durante años tanto a nivel de la cocaína como de la pornografía. Su homólogo, Dick Flood, se negó a participar en la pornografía nunca más después de que Dante entró en escena. Incluso las llamadas “fuerzas del orden” oficiales como la NASA / DÍA / CIA de Huntsville, Alabama – pocas veces podían tener éxito en sus órdenes en cuanto a la grabación en vídeo de las actuaciones de Kelly salvo que fueran órdenes directas del senador Byrd. Dante se consideraba a sí mismo como su futuro propietario, así como también el mío, y mantenía el control de nuestras empresas del “negocio” del porno a través de sus importantes conexiones con el gobierno de los EE.UU. y los metodismos internacionales de la Mafia.
Jimmy Walker, el mismo fotógrafo que había hecho las fotografías del pornográfico  “Noche de bodas” de Larry Flynt, publicó recientemente otras fotografías mías en Hustler. Cuando Dante se enteró, se puso furioso. Tanto Larry Flynt como Dante, ambos trabajaban para la CIA, tenían conexiones con la Mafia y el Vaticano, y deliberadamente usaban esclavos del control-mental del proyecto Monarca en las perversiones  de  Reagan.  Todo  lo  que  Flynt  no  podía  publicar  “legalmente”,  Dante  lo  publicaba  bajo mano. Flynt y Dante vivían en costas opuestas, que, pese a sus similitudes, no estaban lo suficientemente separadas como para calmar sus diferencias. Moviendo las manos en dramáticos gestos italianos. Dante furiosamente  escupía  una  montón  de  obscenidades  sobre  Flynt  por  publicar  fotos  que  él  considera “suyas”, acusando a Flynt de ir al límite para ganar el favor / protección del gobierno, gritaba: “Es una puta más grande que las chicas que promueve!”   
Las  habilidades  en  la  filmación  de  pornografía  servían a Michael Dante para varios propósitos. Además  de  producir  pornografía  de  acuerdo  con  las  perversiones  e  instrucciones  del  propio  Reagan (hecho bien conocido), Dante estaba presente en  muchas “reuniones”  internacionales clave organizadas por el gobierno.

A menudo, cuando yo y otras éramos prostituidas a líderes de varios gobiernos (Nuevo Orden Mundial), Dante  tenía cámaras  ocultas  para filmar  actos sexuales perversos, aparentemente  para aprovecharse de  un futuro  chantaje. Estos vídeos acostumbraban  a ser  escandalosos y generalmente los mandaba grabar  Reagan. Dante entregaba los vídeos a Reagan, y secretamente se guardaba copias para protegerse  a  sí  mismo.  Dante  convirtió  una  pequeña  sala  de  su  mansión  de  Beverly  Hills  en  una  caja fuerte, donde guardaba sus copias personales de las cintas porno de chantaje internacional.   

Entre  estas  cintas  internacionalmente  escandalosas  eran  numerosos  los  vídeos  encubiertos producidos en el patio de recreo del sexo, supuestamente seguro políticamente, del norte de California, el Bohemian Grove.  Según  Houston, las cámaras indetectables de  alta tecnología  de Dante  que  utilizaban fibra óptica y lentes de ojo de pez se encontraban en cada una de las numerosas habitaciones temáticas sexuales del  club de perversión  de la  élite. Mi conocimiento  de estas cámaras  se  debe a  las posiciones estratégicamente comprometedoras de los políticos involucrados ya que  yo fui  prostituida  en diferentes habitaciones de temática perversa.
Estaba programada y preparada para funcionar en todas las habitaciones del Bohemian Grove con el fin de comprometer “blancos” específicos del gobierno según sus perversiones personales. “Cualquier cosa, en cualquier momento, en cualquier lugar con cualquiera”, era mi forma de funcionar en el Grove.
No pretendo entender la función completa de este pozo negro en el patio de los políticos, mi percepción se limitaba al reino de mi propia experiencia. Mi percepción es que el Bohemian Grove sirve a aquellos que  están  marcando  el  comienzo  del  Nuevo  Orden  Mundial  a  través  del  control-mental,  y  consisten principalmente en los más altos cargos de la Mafia y funcionarios del gobierno de los EEUU.
No utilizo
el  término  “altos”  en  términos  generales,  sino  por  las  copiosas  cantidades  de  drogas  que  allí  se consumían. En el Proyecto Monarca del Control-Mental se abusa habitualmente de los esclavos sólo para cumplir con el propósito principal del club: proveer perversión.
El Bohemian Grove como se sabe, se destina a ser utilizado de forma recreativa, proporcionando un  entorno  supuestamente  seguro  para  las  personas  políticamente  acomodadas  en  una  “fiesta”  sin restricciones. El único negocio practicado allí hace referencia a la aplicación del Nuevo Orden Mundial, a través de la proliferación de las atrocidades del  control-mental,  dando al lugar un ambiente de “Secreto Masónico”. La única habitación donde se permitían discusiones de negocios era una sala pequeña, oscura que con cariño era apropiadamente llamada el Sótano. (2) 
A  los  esclavos  sexuales  normalmente  no  se  les  permitía  estar  en  el  Sótano  por  razones  de seguridad,  quedando  el  pequeño  escenario  del  salón  como  la  única  fuente  de  “entretenimiento”.  Este entretenimiento  oscilaba  entre  aspirantes  a  talentos  como  Lee  Atwater,  Bill  Clinton  y  George  Bush  a artistas agentes de la CIA, como Boxcar Willie y Lee Greenwood, en una ocasión me dieron instrucciones para reunirme con  el expresidente Gerald  Ford  en  el Sótano  donde  Lee  Atwater había  sido  escogido  y cantaba. Mientras esperaba en la habitación llena de humo en la mesa con Ford, Atwater interrumpió la canción al reconocer crípticamente mi no deseada presencia para hacerme cantar los coros de “Over the Rainbow” y  la canción  de Byrd  para mí “Country  Roads” al  tiempo que subrayaba la  línea de  “Casi el cielo, Virginia del Oeste”. 


Mi función en el Grove era de naturaleza sexual, y por lo tanto mis percepciones se limitaban al punto  de  vista  de  una  esclava  sexual.  Como  un  eficaz medio  de  control  para  asegurar  la  proliferación inadvertida de sus perversas indulgencias, los esclavos como yo misma estábamos sometidos a un trauma ritual. Sabía que cada respiración que hacía podía ser la última, que la amenaza de muerte acechaba en cada sombra. Los esclavos de edad avanzada o que habían fallado con la programación eran asesinados mediante  sacrificios  “al  azar”  en  el  parque  arbolado  del  Bohemian  Grove,  y  me  di  cuenta  que  era “simplemente  una  cuestión  de  tiempo  el  que  me  tocara  a  mí”.  Los  rituales  se  llevaban  a  cabo  en  un monumento gigante, un búho de hormigón en las riberas del, irónicamente, Río Ruso (Rush) (Problema). Estos  ocultistas  rituales  sexuales  derivaban  de  la  creencia  científica  de  que  los  esclavos  mentalmente controlados requerían de  un trauma severo para asegurar la compartimentación de  la memoria,  y no de cualquier motivación espiritual.
Mi propia amenaza de muerte me fue inculcada cuando fui testigo de la muerte en un sacrificio, la víctima  era  un  joven,  de  cabello  oscuro  y  en  ese  momento  se  me  dieron  instrucciones  para  actuar sexualmente  “como  si  mi  vida  dependiera  de  aquello”.  Me  dijeron,  “…  la  próxima  víctima  sacrificada podrías ser tú. En cualquier momento, cuando menos lo esperes, la lechuza te consumirá a ti. Prepárate,  estate preparada”.
Estar “preparada” se podía equiparar con sé totalmente influenciable, es decir, anda “de
puntillas” en espera sus órdenes.
Después  de  volver  a  Tennessee,  Houston  trató  de  distorsionar  mi  experiencia  en  el  Bohemian Grove enseñándome, el “me preparo para una muerte inminente”.

Me ordenó meterme en una bañera de agua  fría,  colocarme  cubitos  de  hielo  dentro  de  la  vagina  y  entonces ir  a  su  cama.  Allí  me  ataba  una etiqueta del tipo forense en el dedo del pie, y profundizaba hipnóticamente mi tránsito hasta el punto que el  corazón  y  la  respiración  casi  se  detenían.  Después  se  satisfacía  en  mi  inmóvil  cuerpo  frío,  era  una especie  de  falsa  necrofilia  –  lo  que  parecía  ser  una  de  sus  perversiones  favoritas.  Houston  fue “perfeccionando” su perversión mientras iba entregando las llaves de mi estado de programación-muerte al teniente coronel Michael Aquino para que la usara en Las Demostraciones Prácticas de control-mental de  Reagan.
Mi  estado-muerto  también  se  me  equipó  dentro  del  rol  de  “cualquier  cosa,  en  cualquier
momento, en cualquier lugar y con cualquiera” para acceder al Bohemian Grove.
El club ofrecía una habitación temática de “necrofilia” a sus miembros. Yo estaba tan fuertemente drogada y programada cuando se me utilizaba en la habitación de la “necrofilia”, que la amenaza real de “deslizarse a través de las puertas de la muerte” y ser sacrificada “antes de saberlo” no me afectaba.
Toda
mi existencia estaba en un precario equilibrio entre la vida y la muerte, de hecho como una cuestión de rutina.  Mi  estado  robótico  no  me  permitía  el  “lujo”  de  la  auto-preservación,  y  sólo  podía  hacer, exactamente, lo que me decían que hiciera. De hecho mi experiencia en la habitación de la necrofilia sólo servía al propósito de proporcionar a Dante una comprometedora película de un miembro en concreto.
Otras salas temáticas de perversión del Bohemian Club incluían la que oí a Ford referirse como la “Cámara Oscura”.  Cuando  no  tan hábilmente  dijo: “Vamos  a  la  Cámara  Oscura  y  veremos  que  pasa”, comprendí por experiencia que estaba interesado en dedicarse a su obsesión perversa por la pornografía.
En  la  Cámara  Oscura,  los  miembros  tenían  relaciones  sexuales  con  el  esclavo  del  control-mental protagonista del video porno que estaban viendo en un televisor de gran pantalla.  

Había una vitrina triangular de cristal en el centro de un camino principal donde fui encerrada con varios  animales  entrenados,  incluyendo  serpientes.  Los  miembros  al  pasar  caminando  veían  cómo  se hacían actos sexuales de bestialismo, mujeres con mujeres, las madres con sus hijas, niños con niños, o cualquier otra representación visual ilimitadamente perversa.
Una vez fui brutalmente asaltada por Dick Cheney en la Sala de Cuero, que estaba diseñada como una oscura  litera  de  tren,  forrada de  cuero  negro.  Al  arrastrarme  entre  uno  de los  faldones de  piel  que cubrían la  estrecha entrada,  oía a  Cheney jugar con la  palabra “Litera /  nacimiento” (“Berth  / birth” en inglés), mientras una suave negrura me envolvía. Con la pequeña abertura cubierta, la oscuridad cegadora mejoraba el sentido del tacto y proporcionaba una opción de mantener el anonimato. Cheney afirmó en tono de broma que yo “había hecho volar su tapadera” al reconocer su toda ella-demasiado-familiar voz y el tamaño del pene anormalmente grande.

Había una sala de torturas con grilletes, luces negras y luces estroboscópicas, un fumador de opio, altares rituales sexuales, una capilla, salas de orgías en grupo con camas con doseles, camas de agua, y casas de  “gatitas”.
Me usaban como una  “muñeca  de  trapo” en  la “tienda  de  los juguetes”, y  como  un
urinario en la habitación de los “arcos dorados”.
Desde el gallinero de la lechuza en la sala de necrofilia, ningún recuerdo de abuso sexual es tan horrible como las conversaciones escuchadas en el Sótano pertenecientes a la implementación del Nuevo Orden Mundial.
Aprendí que los perpetradores creían que controlar las masas a través de la manipulación
propagandística  de  la  mente  no  garantizaba  un  mundo  que  se  dejara  dominar  debido  a  los  problemas medioambientales y de sobrepoblación. La solución que se debatía no era la de la contaminación / control de la población, sino la del genocidio en masa de “seleccionados indeseables”.   

(1) Moore menudo operaba bajo el manto de Visión Mundial.
(2) El cartel de madera fue tallado para que dijera: U.N.DERGROUND

CAPÍTULO XIX
E.T. TELÉFONO DE ROMA

  

Cualquiera que asista a la Bohemian Grove de forma regular será llamado por quienes le conozcan como un “Grover”. Uno de los Grover  era el entonces Secretario de Educación de  Ronald Reagan,  Bill Bennett. Bill Bennett, quien más tarde se convirtió en “El Zar de las Drogas” durante el gobierno de Bush, que escribió  el llamado  Libro  de  las  Virtudes  y  estuvo /  está?  compitiendo por el  cargo de  presidente.
Bennett aparentemente estaba muy cerca de su hermano y compañero Grover, Bob Bennett. Aunque Bob Bennett  ocupaba  la  posición  de  Asesor  Jurídico  del  Presidente  Clinton,  es  evidente  que  los  hermanos no reconocen las líneas del partido.
Estaba claro para mí que no hubo diferencias partidistas entre los que marcaban el comienzo del Nuevo  Orden  Mundial,  como  tampoco  hubo  lealtad  a  nuestra  Constitución.  La  estrecha  relación  que presencié entre  los hermanos  Bennett, así como el matrimonio entre  los jefes de  campaña de  Clinton y Bush en 1992 James Carville y Matlin María, huríes de plantear algunas preguntas sobre su agenda.
Cuando Bill y Bob Bennett asaltaron juntos sexualmente a mi hija, Kelly, y a mí en el Bohemian Grove en 1986,  yo  ya  sabía que Bill  Bennett  había  sido  programador  del  control-mental  durante  algún tiempo.
Bennett  ancló  su  base  de  programación  jesuita  /  Vaticano  en  mi  acondicionamiento  católico
inicialmente inculcado a través del Rito de Permanecer en Silencio.
A través de la posterior manipulación
de mis “interior-dimensionales” percepciones, Bennett creyó que había compartimentado para siempre sus secretos personales de sexo perverso con su hermano,  Bob, y mi hija que entonces sólo tenía seis años.
Bennett  también  había  manipulado  mi  mente  de  acuerdo  con  las  “órdenes”  del  Vaticano  a  través  del centro de programación del Colegio de los jesuitas de Byrd en West Virginia. También utilizaba su papel de  jesuita  programador  a  los  efectos  de  llevar  a  cabo  su  tarea  como  Secretario  de  Educación  para implementar la Educación 2000. (1) 
Para programar mi mente para mi papel en la Educación 2000 en el “Volunteer State” del sistema escolar de Tennessee, Bennett usó sofisticadas manipulaciones de la mente para preparar el escenario – el mismo tipo de manipulación de la mente a base de propaganda ejecutada a nivel nacional e internacional, la  inclinación  de  Bennett  por  la  manipulación  de  las  mentes  aparentemente  está  arraigada  en  su conocimiento de las técnicas Católico / Jesuíticas del control-mental.
Cuando conocí a Bennett en un cóctel en la Casa Blanca en 1984, yo llevaba el collar con la cruz rosa que Guy VanderJagt y el Padre Don me habían dado durante mi primera comunión, para indicar el tipo de programa bajo el que estaba operando en aquel momento. Byrd había ordenado que me la pusiera para la ocasión.
Byrd ya estaba hablando con Bennett cuando un mayordomo de la Casa Blanca me llevó adentro para ver a Byrd. (2) Byrd estaba diciendo, “Yo estaba hablando con mi amigo, el Secretario de Educación (3) William Bennett”.
“Bill”, corrigió Bennett, barriendo con su mirada lasciva sobre mí como si yo fuera una mercancía.  “¿Cómo estás?”
“Como me dicen, gracias”, dije mientras extendía la mano tal como había entrenado.
Bennett  acarició  torpemente  la  cruz  de  color  rosa  del  collar,  tirándome  su  alcohólico  aliento   en la cara mientras decía: “Tu collar es tan bonito como tú, y sin duda, tan importante como el propósito. ¿De dónde viene esto y qué significa para ti?”
“Es de mi primera comunión”, le respondí. “Guy (Byrd interrumpió para aclarar que se trataba de ‘VanderJagt’) me lo dio al consumar la santa comunión”.
Byrd me corrigió: “al conmemorar tu sagrada comunión”.
“No necesita un traductor, Bobby”, se rió Bennett, “Lo estoy oyendo alto y claro”.
Byrd me dejó con Bennett, que comenzó una interminable recitación de una interpretación de la Biblia que tenía el deliberado propósito de distorsionar aún más mis inculcadas percepciones Católicas.
“Cristo era un alienígena en esta tierra”, decía en conformidad con las técnicas de manipulación mental que había  aprendido  de los  jesuitas. “Cuando  aterrizó  en el  plano  de la  Tierra,  era fácil  ver  que era un líder en un viaje interdimensional, Nosotros (los Jesuitas / alienígenas) hemos seguido su ejemplo ya que fue el primero en caer en la dimensión de la Tierra. Al transformarse Cristo de delfín  (Porpoise) (4) a propósito  (purpose),  perdió  su  voluntad  ante  las  exigencias  de  la  Tierra.  Perdió  su  delfín,  como  si dijéramos”. Totalmente “trance-fijada”, sentí como Bennett se recuperaba y seguía. “Cuando Cristo surgió de  las  profundidades  para  inhalar  la  atmósfera  Terrestre,  el  tiempo  empezó  a  correr.  Pero  no  fue reconocido o aceptado hasta la muerte de Cristo. Empezamos a contar el tiempo a partir de su muerte.
AC-DC  (BC-AD  en  inglés)  –  o  es  CA-CC?  (AC-DC)”  Refiriéndose  al  alto  voltaje  que  se  utiliza  para compartimentar  la  memoria,  continuó,  “No,  CA  en  CC  detiene  el  tiempo.  En  cualquier  caso,  hemos seguido su ejemplo, se refería a vosotros como ovejas. Sabía que necesitabais ser guiados. Él nos lleva. Él os  dirige.  Él  nos  ha  llevado  a  ti.  Estamos  aquí  para  guiarte.  La  transformación  se  perfecciona  ahora, actualizada con la última tecnología extraterrestre ya no tienen que seguir el curso de Cristo al sepulcro.
Podemos  trascender  dimensiones  libres  de  los  confines  de  la  atracción  gravitatoria  de  la  Tierra.  El momento  es  ahora,  y  estamos  aquí  para  guiarte.  Conocemos  tu  mente.  Así  es  como  hacemos  tu inteligencia. Haz la mía. Haz una mente. Haz la mía. Viaja conmigo ahora …”
Bennett  manipulaba  mis  percepciones  hasta  que,  por  fin,  me  dijo:  “Tú  y  yo  trabajaremos  en estrecha colaboración en un proyecto de educación global”. Pasando la mano alrededor de la concurrida habitación, continuó, “Esta atmósfera no es conductora del tipo de trabajo que tenemos que hacer. Otra cosa  que  acaba  de  llegar  pide  atención  inmediata.  Acabemos  los  negocios  de  esta  noche  con  placer, hagámoslo fuera de esta dimensión, suspende tu animación suspendida, y consigue el programa”.


En una de las muchas habitaciones de la Casa Blanca disponibles para tales propósitos, Bennett me llevó a la cama. “Te he dicho que lo haríamos fuera de esta dimensión, y eso es exactamente lo que pretendo hacer. Byrd me dijo que eras un poco como un látigo. Desde que no soy uno de los del Senado, sólo representaré a la mayoría para darte lo que más necesitas”.  


Bennett aparentemente encontraba un placer perverso en azotarme. Con las muñecas magulladas y el cuerpo dolorido, Bennett encendió un cigarrillo y crípticamente preguntó: “Ha sido tu primera  com-unión (cum-union) con un extraterrestre?” Me lanzó la ropa, y me ordenó: “Ponte presentable. Asegúrate de que tus muñecas queden cubiertas. No te esperaré, ya te veré por La mañana”.
Bennett se marchó. Después de un rato fui escoltada de nuevo hasta Byrd, con el que pasé una noche  brutal  y corta.  Camino  a  su cuarto,  Byrd me  dijo:  “Tienes  que hacer  un  trabajo  mañana por  la mañana con el Sr. Bennett. Trabajar para él es como trabajar para mí. Estamos trabajando en conjunto con los gobernadores de los estados en un esfuerzo para aplicar la fórmula global de la educación 2000 para el futuro. Estoy  entusiasmado  con  la posibilidad de intervenir  en  el  futuro  a  través de  lo  que  hago  hoy.
Desde que mantengo las cadenas del monedero de este país, depende de mí el delegar tanta financiación como sea necesario para implementar el programa educativo. He retenido fondos y financiación hasta el punto donde los estados individuales deberán confiar en fondos federales para sacarlos económicamente del agua  caliente. Estoy dispuesto a  hacer precisamente eso siempre y  cuando sigan mis reglas.  El Sr. Bennett está trabajando en los detalles de este plan, y compartirá gran parte de esto contigo. Te necesito porque quiero que hagas todo lo posible para obtener la cooperación plena del gobierno del estado en la próxima Convención de Gobernadores. Nunca te había exigido sexo Convencional antes, pero esta vez es diferente. Persuade a estos Gobernadores en su punto más débil, ponlos de rodillas mientras estés en las suyas, y convéncelos de que la educación global es la puerta de entrada al futuro, si es que habrá algún tipo de futuro”.
La mañana siguiente, temprano, escondido bajo tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA  cerca de DC en  el laboratorio  del control-mental,  Bill Bennett empezó a prepararme  para  el programa. La NASA utiliza varias “drogas de diseño de la CIA” para alterar químicamente el cerebro y crear exactamente el sistema mental necesario para el momento, en Huntsville, la opción de la droga de la NASA  de  Alabama,  “Tren-quilidad”  (“Train-quility”),  creaba  la  sensación  de  una  absoluta  pacífica conformidad y una sensación de andar por el aire. La droga administrada esta vez era bastante similar a la Tranquilidad para crear conformidad total. De todos modos el trasiego que había sufrido la noche anterior me  había  dejado  indefensa,  y  apenas  podía  arrastrarme  hacia  arriba  sobre  la  fría  mesa  de  metal  del laboratorio, cuando la droga comenzó a hacer efecto.
En la oscuridad que me rodeaba, podía oir a Bill Bennett hablando: “Este es mi hermano, Bob. Él y yo trabajamos como uno solo. Nosotros somos alienígenas en esta dimensión – dos seres de otro plan”.
La  pantalla  de  alta  tecnología  girando  a  mi  alrededor  me  convenció  de  que  estaba  transformando  las dimensiones con ellos, un rayo láser chocó contra el muro negro de delante mío, que parecía a punto de estallar en una vista panorámica  de un  cocktail  de la Casa  Blanca –  como si  hubiera transformado  las dimensiones y  se paró entre ellos. Al no reconocer a nadie, frenéticamente le pregunté: “¿Quiénes  son  estas personas?”.
“No  son personas, y esto no es  una nave espacial / dijo Bennett. Mientras hablaba, la
escena  holográfica  iba  cambiando  poco  a  poco  hasta  que  la  gente  parecían  ser  extraterrestres  como lagartos. “Bienvenidos al segundo nivel bajo tierra. Este nivel es un mero / (espejo) reflejo del primero, una dimensión extraterrestre. Estamos en  un plano transdimensional que se extiende y abarca todas las dimensiones”.
“Infinitas dimensiones”, apuntó Bob, “abarca infinitas dimensiones simultáneamente”.
Bill dijo, “Sin limitaciones”. Bob suavemente cantaba: “Que repique la libertad”. “Realmente no hay  donde  ir  y  no  hay  donde  esconderse de nosotros.  Nosotros  somos  los  que  estamos  mirando  desde detrás del ojo en el cielo”, continuó Bill.
“Te estoy viendo”,  dijo  Bob.  Cantaba un verso  de la  popular  canción de rock “I’ll Be Watching You”.
“Te he llevado a mi dimensión como un medio para establecer fuertes lazos con tu mente en tanto que el plan de la Tierra lo permita”, estaba diciendo Bill Bennett. “El ser extraterrestre, simplemente hace que  mis  pensamientos  sean  tus  pensamientos,  proyectándolos  en  tu  mente.  Mis  pensamientos  son  tus pensamientos”. (5) 
El mensaje abreviado que Bennett me programaba en referencia a la Educación 2000 sería dirigido a  los  Gobernadores  estatales  en  la  próxima  convención,  mientras  les  entregaba  un  paquete  de información:
Los  niños.  Debemos  tener  en  cuenta  a  los  niños.  Piense  por  un  momento  más  allá  de  mañana. Nuestros niños son el futuro. Su futuro está en la educación. Podemos controlar el futuro hoy mediante la regulación de la educación. Nuestros pensamientos y planes para el futuro metidos en su texto. Un texto que puedan entender. Libros de texto para niños. En los más altos niveles del gobierno, a las mentes más brillantes  sobre  la  faz  de  la  Tierra  les  gustaría  entrar  al  futuro  a  través  de  los  niños.  Usted,  como Gobernador, están en condiciones de proporcionar este enlace. La Educación Global 2000 está lista para su implementación. Mire dentro de ella. Mire dentro de ella y vea el futuro”.    

(1) La Educación 2000 fue diseñada para aumentar la capacidad de aprendizaje de nuestros niños mientras  les  destruía  la  capacidad  de  pensar  críticamente  por  sí  mismos.  Puede  saber  más  sobre  la Educación 2000, leyendo América 2000 y Global 2000: Educación para el Nuevo Mundo de BK Eakman, publicado  por  Halcyon  House  ISBN  #  0-89420-278-2-3441000,  y  Una  Crítica  de  América  2000:  Una estrategia  para  la  Educación  de  Kathi  Simonds,  publicado  por  los  ciudadanos para la  Excelencia  en  la Educación.
(2) Cada vez que iba a “ver a Byrd” (“see Byrd”), recordaba deliberadamente su nombre, (Robert) Byrd y “su inversión especular extraterrestre”, Mar-Byrd (Sea-Byrd) como un triple bloqueo interno.
(3)  Bill  Bennett,  que  seguía  actuando  como  Presidente  de  la  Fundación  Nacional  de  las Humanidades en 1984, fue designado (aprovechado) para convertirse en Secretario de Educación de los EE.UU.  debido  a  su  lealtad  a  George  Bush  y  al  Nuevo  Orden  Mundial.  En  1985,  Reagan  (Bush) oficialmente nombró a Bennett Secretario de Educación. Al parecer Byrd consideraba mi “Necesidad de Saber” sobre Bennett como Secretario de Educación pertinente con mi papel en el proyecto de Educación Global.
(4)  Las bases  de  programación del delfín y de la ballena de  los Jesuitas  /  NASA  sugiere que el agua es un espejo para otras dimensiones y es el medio por el cual los extraterrestres se han mezclado con la población.
(5) Si esto fuera así, ¿por qué tenía que decírmelo de forma audible?

 CAPÍTULO XX

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL DE LA ROSA

Sintiéndome aún drogada por la sesión de programación que me había inculcado Bill Bennett en el cercano  Goddard  Space  Flight  Center,  asistí,  más tarde,  a  un cóctel  en  la Casa  Blanca  aquella  noche según las instrucciones.
Vestida “a la Orden”, llevaba un vestido negro ceñido, decorado con rubíes que se recogía en una cadera, y una rosa roja en un pasador en el pelo. “El Jefe pregunta por ella”, dijo mi secreto Servicio de Escoltas  al  mayordomo  con  quien  me  dejaron  en  la  puerta.  Las  luces  eran  tenues,  y  el  aire  formal mientras  el mayordomo me conducía  a través de  una  inusual multitud  de  personas. Me  soltó  el codo, enviándome en dirección al entonces presidente Ronald Reagan.
Mientras caminaba entre la multitud hacia Reagan, vi caras conocidas asociadas a la ”Orden de la Rosa”.  (1)  Al  otro  lado  de  la  habitación,  Bill  y  Bob  Bennett  reían  con  Dick  Cheney.  El  entonces gobernador  de  Pennsylvania  Dick  Thornburgh  se  dedicaba  a  conversar  con  el  senador  Arlen  Specter.
Dentro de los confines de mi visión periférica ampliada, vi a George Bush hablando con su confidente en la ONU, Madeleine Albright. (2)
Sabiendo que podía ver cómo si tuviera ojos  en la espalda, Bush me
hizo sutilmente una señal para que me añadiera.
“Conoces  a  Madeleine  Albright”,  comenzó  Bush.  Experto  en  el  uso  de  la  terminología  de  las previamente inculcadas creencias católicas de los jesuitas, continuó, “Ella es la reverenda madre de todas las hermanas (esclavas). Está tan cerca de dios que una orden suya es una orden de Dios”.
Albright rió,
aparentemente impresionada con la “ingeniosa” manipulación de la verborrea de programa de Bush. “Ella se levantó por mí en la ONU para poner en práctica el proceso de paz del Nuevo Mundo”.
Albright me dijo: “He oído que eres un pedazo (girado?) de mundo”.    “¿Quién te ha dicho eso?” exigió Bush.
“Larry Flynt, al pasar por Jamaica”, (3) explicó ella rápidamente.
Bush levantó las manos aparentando disgusto ante la idea de sexo en relación a alguien con dos dígitos a su edad. “Ahórramelo”, dijo.
“Este es mi trabajo”, dijo Albright de manera casual con una sonrisa de orgullo. Me retiró aparte mientras  condescendientemente  decía:  “Te  veré  mañana  por  la  mañana  en  la  oficina  de  la  OEA (Organización de Estados Americanos). Ahora, ya puedes marcharte e ir  a jugar”. Observando que  sus órdenes no específicas me dejaban incapaz de determinar qué camino tomar, literalmente, ella me dirigía en dirección contraria a la de Reagan.
Reagan llevaba un traje azul marino oscuro, y una corbata roja de seda. El capullo de rosa (4) de color rojo que llevaba en el ojal me disparó al instante hacia el sexo a la manera de esclavo de la jesuita “Orden de la Rosa”.
“Bueno, hola, gatita”, dijo Reagan, enviándome el aliento de coñac a la cara mientras
se inclinaba para besarme la mano.
“Tío Ronnie …” Dije, respondiendo condicionada sexualmente.


Reagan se volvió hacia el hombre que tenía a su lado y le dijo:  “Brian, éste es uno  más de  los beneficios del Nuevo Orden Mundial de los que te hablé. Gatita, este es Brian Mulroney, primer ministro de Canadá”.
Las connotaciones de mi experiencia infantil  con el ex Ministro de Canadá, Pierre Trudeau, me sugerían que Mulroney era jesuita, por la manera en que yo estaba funcionando. Él también llevaba un capullo de rosa roja en el ojal lo que significaba su participación y compromiso con la Orden de la Rosa.
“Es un placer conocerle, señor”, dije mientras le tendía la mano.
“El placer es mío”, dijo Mulroney mientras me besaba la mano: “Por favor, llámame Brian”.
“Sí,  señor,  Brian”,  respondí, mi  cerebro  seguía  girando con  las  drogas de  diseño  de la  NASA.
Riendo entre dientes, pero insistente, Mulroney reiteró: “Yo no soy un señor”.
Reagan intervino: “Es un Presidente de Gobierno, lo que significa que es más importante que tu promedio de Ministro, y sin duda más importante que cualquier Sir. Brian es amigo mio”.
“Oh, Brian,” dije, por fin lo entiendo.
“O’Brien es el apellido de su padre”, dijo Reagan a Mulroney, “Ella es descendiente de irlandeses y oriunda de Michigan”.
Brian  se  volvió  hacia  mí:  “Yo  he  estado  en  tu  región  recientemente  en  una  de  mis  escapadas favoritas, a la isla de Mackinac”.
“Mackinac Island fue su punto inicial en el proyecto”, explicó Reagan en los términos utilizados por  quienes están familiarizados  con las operaciones  del  control-mental. Mulroney  al parecer  estaba al corriente de mi control-mental por parte del estado y me miró de reojo como si yo fuera una mercancía, Reagan se  dio  cuenta  de  su  interés  y  procedió  a  funcionar  como  proxeneta.  “Yo  te  recomiendo  que la lleves  junto  con  el  resto.  Es  una  excelente  pieza  de  juego  para  su  uso  en  cualquier  posición.  Y  hay seguridad. Tiene la cabeza en las nubes y no vuelve hasta mañana, ella no te conoce como el hombre de la luna. Ya te daré las llaves más tarde”.
Experto en utilizar las señales y activadores de la Orden de la Rosa, Mulroney dijo: “Sólo dame la llave de su corazón, y ella es mía”.
“Vosotros sois sabios en los caminos del mundo”, comentó Reagan.
“Tengo  que  estar  en  la  cima  de  las  cosas.  Es  un  Nuevo  Orden  Mundial”,  dijo  Mulroney  con naturalidad.
Cuando  un  guardia  me  alejaba,  oí  a  Reagan  decir  a  Mulroney,  “Pronto  estarás  en  la  cima  del mundo”.
Guardaespaldas uniformados  canadienses  me buscaban  para  dirigirme en dirección  a  uno de los muchos  dormitorios  de  la  Casa  Blanca.  Cuando  abrí  la  puerta,  vi  a  tres  esclavas  sexuales  rubias desnudándose  y  preparando  la  cama  –  una  de  ellas  había  sido  amiga  mía  y  esclava  del  senador  Arlen Specter.  La  llamé  con  emoción  por  su  nombre.  “¿Qué  estás  haciendo  aquí?”  –  Pregunté  mientras  nos abrazábamos.
“El mundo es pequeño”, dijo ella, como hacía siempre en los diferentes lugares en los que juntas éramos empujadas a la prostitución y / o la pornografía. Este término universal era de uso frecuente entre aquellos  que  estaban  familiarizados  con  el  Pequeño,  Pequeño  Mundo  de  Disney  –  desarrollado  en  el programa del control-mental.
Abracé de nuevo mi amiga, “Wow, es pequeño el mundo. Estoy tan contenta de que estés aquí”. No era consciente de nuestra situación y no podía ver más allá del momento.
“Chicas  del  Infierno!  El  mundo  es  pequeño!”  Mulroney  entró  y  se  dirigió  al  otro  lado  de  la habitación,  lanzando  su  abrigo  sobre una  silla  y  aflojandose la corbata. “Míralos como se hacen  más y más pequeños a medida que el  cohete  está cada  vez más lejos”.  Se  quitó  los  zapatos,  los tirantes y  los pantalones  mientras  continuaba  con  sus  metáforas  hipnóticas.  “Elevándose  a  través  del  mar  del  negro espacio. A medida que el mundo se hace más y más y más pequeño, y luego se hunde en el mar negro del espacio”.  Sacandose  los  calzoncillos,  anunció:  “Os  he  traído  aquí  con  un  propósito  …”  y  procedió  a acceder a nuestros programas sexuales.
En retrospectiva, sé que no fue una coincidencia que mi amiga y yo estuviéramos reunidas para satisfacer  la  perversión  de  Brian  Mulroney  por  los  esclavos  del  control-mental.  Idénticamente  como espejos programados, funcionábamos al unísono. Una delicada rosa roja tatuada en la muñeca izquierda de mi amiga significaba su esclavitud al Nuevo Orden (de la Rosa) Mundial al que Mulroney pertenecía.
Mi  amiga  y  su  hija  habían  sido  transportadas  a  menudo  a  través  de  la  frontera  entre  Estados Unidos  y  Canadá  a  las  cataratas  del  Niágara  para  prostituirlas  con  Mulroney.  El  abuso  sexual  de  su preciosa niña  se usó  como una base de trauma para mantener el control de su mente como el abuso de Kelly me traumatizado a mí, Mulroney había obtenido acceso previamente a la programación sexual de mi  amiga  y  mía  en  las Cataratas  del  Niágara,  juntamente  con  las  de  nuestras  hijas,  para  satisfacer  sus perversiones  autorizadas  como  si  se  tratara  de  “sencillamente  negocios”.
Si  yo  hubiera  sido  capaz  de
conectar  los  acontecimientos,  habría  sentido  un  alivio  enorme  ya  que  nuestras  hijas  no  habían  sido obligadas a participar en su asalto sexual esta vez.
“Misión” cumplida, me metí en mi vestido y me preparaba para salir, Mulroney me señaló y dijo enigmáticamente, “Te seguiré viendo. Quizá te vea en Mackinac. Puede ser que en algún otro lugar con el tiempo”.  En  tres  líneas,  Mulroney  hábilmente  había  ligado  el  momento  inmediato  a  las  señales  de  la infancia  y  las  operaciones  actuales  del  TLCAN  de  México,  así  como  me  preparaba  para  mi  próximo encuentro con él en Mackinac Island.

 (1)  “La Orden de la Rosa” era un  emblema  de aquellos que llevaban  al Nuevo Orden Mundial. “Las órdenes de la Rosa”, eran las órdenes de George Bush.
(2) Reagan me presentó a la embajadora ante la ONU Madeleine Albright como “mi mentor” en las  operaciones  de  los  Jesuitas  en  el  Caribe  “Madeleine  Albright  es  una  Santa”,  me  dijo  Reagan, formando mi percepción de ella como “La Madre Teresa del Caribe”.
(3) Mientras estaba en Jamaica bajo la instrucción de Albright (a través de Bush), los fotógrafos de Larry Flynt aprovecharon que yo estaba allí para utilizar las pintorescas cataratas del río Dunn como telón de fondo para las fotos pornográficas que utilizaba en Hustler.
(4) La rosa  roja  de  Reagan accionó  una manera  sexual que se suele utilizar para comprometer / chantajear a dignatarios y atarles a la lealtad de la Orden de la Rosa.

 CAPÍTULO XXI

EDUCACIÓN GLOBAL 2000

  

Mi programada función hacia la implementación de la Educación 2000 según los planes de los que instruyen  el  Nuevo  Orden  Mundial  tenía  que  volver  a  ponerme  en  contacto  con  el  ex  gobernador  de Tennessee,  Lamar  Alexander,  y  eventualmente  con  el  primer  ministro  canadiense  Brian  Mulroney.
Había  conocido  a  Lamar  Alexander,  en  1973,  en  un  ritual  satánico  del  que  fui  objeto  en  un  rico vecindario de Nashville, Tennessee. Lamar Alexander presidía aquel ritual oculto de orientación sexual con total conocimiento de mi victimización en el Proyecto Monarca del Control-Mental y del impacto que sus acciones estaban teniendo en mi mente.


Fue mi experiencia, entonces, y de forma intermitente a lo
largo de los años, que la perversión sexual de Lamar Alexander era llevar a su víctima hasta cerca de la muerte por asfixia oral.
Durante  el  transcurso  de  exponer  públicamente  en  Tennessee  la  necesidad  de  reformar  la instrucción de la educación, estuve en contacto con Comisionados, Superintendentes, Alcaldes y Lamar Alexander. Lamar Alexander, que sucedió a Bennett como Secretario de Educación de Bush, trabajaba en estrecha colaboración con Bill Bennett para manipular las mentes de las masas para aceptar la Educación 2000  como  el  ÚNICO  medio  para  la  reforma  educativa.  Cuando  Ned  McWherter  fue  trasladado  a  la oficina del Gobernador para autorizar los proyectos federales, Lamar Alexander mantuvo su influencia en la política de estado. Al tiempo que mantenía la influencia sobre la política nacional a través de su papel de presidente de la Oficina de la Asociación Nacional de Gobernadores en 1986.
Dado que la Convención de Gobernadores de 1984 se acercaba, me reuní con Lamar Alexander en el club nocturno Stockyard donde estaba bebiendo con su socio de hacía tiempo y también socio en el crimen, el alcalde de Nashville, Richard Fulton. El bar del sótano de este viejo depósito, fue convertido en una  versión  modificada  de  un  antiguo  local  de  “Limpiabotas”,  donde  el  término  adquirió  un  nuevo significado. Se podía obtener la llave de una cabina privada de limpiabotas pero sólo los que lo sabían y a través del propietario del Stockyard, Buddy Killen. Este armario del tamaño de una cabina estaba lleno de espejos  y  tenía  un  pequeño  banco  donde  Lamar  Alexander  sentó  después  de  que  concluyera  nuestro negocio. 

Me  arrodillé  a  sus  pies  como  me  ordenó  para  hacerle  sexo  oral.  Las  esclavas  sexuales programadas, como yo, habíamos sido entrenadas para aguantar largos períodos de tiempo sin respirar y
usuarios como Alexander estiraban este tiempo al máximo. (1) 
  En  esta  ocasión,  Alexander  aparentemente  había  superado  el  máximo.  No  recuerdo  haber completado mi tarea programada. Habían pasado horas cuando mi controlador del control-mental, Alex Houston, arrastraba mi cuerpo inerte fuera de la cabina, me despertaba, y me ordenaba salir del edificio.
Buddy Killen abrió una puerta trasera que antiguamente se usaba para el ganado, y Houston me  medio sacó sin ser vista.
La noche de la Convención, la hija menor de Alex Houston, Bonnie, (2) se unió a mí. Bonnie y yo teníamos  casi la  misma  edad, y  nos  vestimos juntas  para la  ocasión.  Siendo  prostituta, Bonnie  estaba familiarizada  con  Lamar  Alexander  y  sus  perversiones,  sin  embargo  estaba  emocionada  ante  la perspectiva de ver “viejos amigos” en la Convención mediante Louise Mandrell, (3) que estaría actuando allí. El compañerismo entre Alex Houston y Mandrell se había desarrollado durante las giras USO de Bob Hope en la  década de 1960  y se prolongó  durante décadas  debido a  su compartida participación  en la gestión de esclavos del control-mental para Byrd.
Bonnie compartía esta amistad con The Mandrells y tenía ganas de ver a sus “amigos” de la banda.
Yo  también  tenía  ganas  de  hablar  con  Louise  Mandrell,  pero  por  una  razón  muy  diferente.  Bárbara acababa  de  sufrir  un  casi  fatal  accidente  de  coche,  y  yo  estaba  profundamente  preocupada  por  su bienestar. A lo largo de la década de 1980 mientras viajaba bajo la apariencia de la Industria de la Música Country, Alex Houston estuvo de gira con Bárbara y / o Louise Mandrell regularmente. De vez en cuando Bárbara y yo nos veíamos en “la iglesia”, en la Hendersonville Lord s Chapel. Esta iglesia era una rama de la Lord’s Chapel de Billy Roy Moore, e hizo de pastor su esclavo del control-mental, Mike Nelson, quien se convirtió en un estrecho amigo de Bárbara. (4)
Alex Houston y yo estábamos presentes cuando 
 Mike Nelson rompió el programa, y trató de huir para salvar la vida con Bárbara Mandrell. El pastor fue sometido  con  una  pistola  eléctrica  e  inmediatamente  relevado  de  su  cargo,  mientras  Bárbara  buscaba frenéticamente respuestas a las preguntas que ellos dos habían conseguido plantear.
Alex  Houston  estaba  de  gira  con  Louise  Mandrell  en  1984,  cuando  la  Louise  tuvo  una “Premonición”  de  la  inminente  desaparición  de  Bárbara  Lynn,  al  igual  que  Loretta  “predijo psíquicamente”  el asesinato  de su  hijo.  Al  igual  que  los  asesinatos  del hijo  de  Loretta  y  del  artista  de música country Keith Whitley, me di cuenta del previsto accidente de Bárbara antes de que pasara debido a  la  implicación  directa  de  Alex  Houston.  Estos  traumas  también  eran  utilizados  como  un  medio  de bloqueo en mi mente-controlada por la creencia de que yo no tenía “a dónde ir y ni dónde esconderme”.
Lo  peor  de  todo  era  que  no  podía  pensar  ni  hablar  en  absoluto  de  lo que  sabía  de  mi  propio  control-mental. Mientras que Bárbara físicamente sobrevivió a su terrible experiencia, su voz fue silenciada como era de prever.
Cuando Bonnie y yo llegamos al Hotel Opryland, nos apresuraron para ir a la sala de baile donde Louise  Mandrell  estaría  actuando.  La  preocupación  por  Bárbara  me  distraía  de  mi  cita  con  Lamar Alexander hasta que uno de los bailarines de Louise que conocía mi papel me hizo “volver a la pista”.
“¿Qué estás haciendo aquí?” – Preguntó. “Se supone que deberías estar en el Restaurante Rhett de Butler AHORA”.
Me apresuré a ir hacia el restaurante donde Lamar Alexander estaba cenando con el senador Byrd y varios  gobernadores.  Byrd estaba participando en  la función por  razones que desconozco, pero sí  era consciente  de  que  había  tocado  el  violín  en  el  Opry.  Byrd  dejó  de  comer  lo  suficiente  como  para reconocer mi presencia, “¿Dónde has estado?”
“Estaba  comprobando  que  Bárbara  iba  a  la  actuación”,  respondí  mientras  Lamar  Alexander  se excusaba y se acercaba.
Poniéndome un brazo alrededor y alejándome de la mesa susurró: “Podrías acabar como ella si no sacas adelante el programa. Tienes programas para repartir. Pero en este momento, estás interrumpiendo mi cena. ¿Tienes algo para beber?”.
“No, señor”, contesté, traumatizada por la magnitud de su amenaza.
Lamar Alexander me dio la orden de salir inmediatamente, pedir un saltamontes (grasshopper) en el bar del Conservatorio, y esperar nuevas instrucciones.
Era una cuestión de rutina para mí el pedir un “saltamontes” en el Opryland Conservatorio Hotel. El  helado  “bebido”,  se  hacía  especialmente  para  mí  –  como  siempre  con  una  droga  hipnótica  dentro. Como a veces ocurre, la camarera no estaba familiarizada con el proceso, y el arpista del conservatorio y agente  de  la  CIA  Lloyd  Lindroth  intercedió.  La  droga  tuvo  el  mismo  efecto  que la  administrada en  el centro de programación de la NASA del DC por Bennett, y mis maneras eran de robótica conformidad.
Después de que la droga me diera unas puntadas dentro, Lloyd Lindroth me instruyó para proceder al salón principal del Hotel, donde me encontraría con Lamar Alexander.
El vestíbulo exterior de la sala de baile estaba decorado con murales del tamaño de la pared que se extendían en la parte superior del techo gótico. Una locomotora de vapor de tamaño real representada en la  pared  del  fondo  parecía  estar  corriendo  hacia  la  gran  escala.  Yo  había  visto  los  murales numerosas veces antes, pero nunca me habían parecido tan reales como me los hizo sentir aquella noche la droga de la NASA.  Las pesadas puertas dobles que  conducían a la sala de baile  me hicieron sentir muy pequeña cuando tiré con todas mis fuerzas para abrirlas. En el interior, la habitación era un mar de trajes negros y corbatas, y me sentí aliviada cuando Lamar Alexander me condujo de vuelta al vestíbulo.
Alexander me colocó cerca del mural del tren como un indicador secreto para los que sabían que yo era una esclava “entrenada” con control-mental. Me proporcionó una caja de sobres marrones llenos de información sobre la Educación 2000 que yo tenía  que distribuir entre los gobernadores. Alexander  me dio  instrucciones  sobre  exactamente  qué  tenía  que  decir  junto  con  el  mensaje  que  Bennett  había programado  en  DC  (Distrito  de  Columbia  en  Washington)  Después  volví  a  la  sala  de  baile,  donde  al parecer él había estado haciendo de proxeneta.
“Estás esperando el tren?” preguntó un gobernador barrigón.
“No,  señor”,  le  contesté. Entonces,  siguiendo las  instrucciones,  dije: “Pero  tengo  un  paquete  de información donde pone su nombre. Se lo llevo a la habitación?”
“Ah, sí? Y cuál es mi nombre?”, Preguntó.
“Gobernador”, le respondí. En realidad no había nombres en los sobres.
“Muy astuta”, respondió. “Y qué es lo que tienes para mí?”
“Esta serie de documentos”, respondí, entregándole un sobre. “Y cualquier otra cosa que quieras cortesía de Lamar Alexander y el (aprovechado) Secretario de Educación Bill Bennett”.
Según algunos de los hombres, Alexander les había puesto al corriente de mi posición.   Otros, como el entonces Gobernador de Pennsylvania, Dick Thornburgh y el Gobernador de Ohio Dick Celeste ya me conocían, “Tengo un paquete de información donde pone su nombre …” decía y me agachaba para sacar un sobre de la caja.
“No lo creo”, interrumpió el gobernador Blanchard de Michigan. “Bill (Bennett) no caería tan bajo como para insultarme de esa manera. Yo estoy haciendo aquí lo mismo que tú, pero desde un enfoque muy diferente. Las cifras que yo ofrezco reflejan el éxito de la educación 2000, en el sistema escolar de Michigan”.
Reconocí  al  gobernador  Blanchard,  y  era  muy  consciente  de  que  Michigan  ocupaba  el  primer lugar en educación en la nación. “Hablando de eso”, continuó, “creo que veo a tu madre más a menudo que a ti  ultimamente desde que trabaja en  las escuelas.  Esta  hermana pequeña vuestra  (Kimmy) es un buen ejemplo de lo que puede producir una instrucción adecuada. Tu hermana pequeña está camino de Mackinac para promover  sus habilidades. Toda tu familia es un buen ejemplo de cómo trabaja  bien la Educación 2000″.
Finalmente  me  encontré  con  Bonnie  de  nuevo  en  la  habitación  de  Lamar  Alexander cuando  la noche llegaba a su fin.  “Bonnie, como  está esta serpiente tuya?”, Pregunté.  Bonnie había sido filmada pornográficamente por el fotógrafo comercial de la CIA Jimmy Walker con las serpientes de Dick Flood, que tenía una boa constrictor.
“Genial!” dijo Bonnie riendo. “Y la tuya?”
“Constreñida”, respondí.
Bonnie  se  bajó  la  cremallera  del  pantalón  cosa  que  ciertamente  había  hecho  en  numerosas ocasiones últimamente, y en broma dijo “Suéltate!”
Lamar Alexander comenzó a quitarse los pantalones. Refiriéndose a mí en términos del Proyecto Monarca dijo: “Cuando te vi al principio, eras un gusano sin ningún indicio de llegar a ser una mariposa”.
“Mi padre (Alex Houston) decía que era un diamante en bruto”, dijo Bonnie voluntariosa.
“Ella brilla ahora”. Volviéndose hacia mí me dijo: “Sé que eres una limpiabotas, y la mia necesita que le den lustre”.
Bonnie, también estaba familiarizada con la cabina del Stockyard y lo que significaba para Lamar Alexander, por eso se rió cuando él dijo: “¿Por qué no cogeis un pie entre las dos”.
Tarea cumplida, fui a la habitación cercana a la de Byrd según las instrucciones. Él estaba en el baño preparándose para ir a la cama, “Louise tiene las plumas erizadas desde la colisión de Bárbara con el destino y lo he tenido que suavizar un poco”. Secándose las demasiado grises manos con una toalla, se volvió hacia mí y dijo: “Parece como si hubieras extendido un poco las alas esta noche”.
“Iba escaleras arriba, escaleras abajo”, afirmé.
Para mi gran alivio, dijo, “No volveré a tocar más el violín contigo. Sólo quería darte algo para que me recuerdes. Adiós”. Compartimentó mi memoria con su pistola eléctrica.
Poco después, Kelly y yo éramos transportadas a Mackinac Island, Michigan para reunirnos con el primer ministro canadiense Brian Mulroney en la mansión del entonces gobernador James Blanchard.
Houston nos llevó a Kelly y a mí hasta un carruaje tirado por caballos tan pronto como bajamos del ferry en la atemporal isla, anticuada, me di cuenta que las banderas Canadienses ondeaban de nuevo en el Hotel, pero no tenía en mente ningún pregunta, Kelly se sentó en silencio a mi lado, aparentemente drogada mientras nuestro carruaje nos llevaba a través de los bosques hacia la mansión del gobernador.
Los huéspedes de la mansión eran una reminiscencia de la reciente convención de Gobernadores de Tennessee: Blanchard, Gobernador de Michigan, el Gobernador de Ohio Dick Celeste, y el gobernador de  Pensilvania  Dick  Thornburgh.  Guy  VanderJagt  y  Jerry  Ford  también  estaban  presentes.  Mulroney parecía ser el invitado “de honor”.
Extendió sus manos y me saludó: “Te dije que te vería en algún lugar en algún momento! Me he escapado del tiempo, del espacio y de la distancia para estar aquí esta noche. Tú y yo tenemos un poco de camino por recorrer”.
“Sí, señor. El secretario de Educación Global del Presidente Reagan, Bill Bennett me envía para entregarle este paquete de educación directamente a usted”. Le di un gran sobre marrón, de documentos similares a los entregados en la Convención de Gobernadores.
Blanchard se excusó. “Ya he oido toda esta palabrería”, dijo mientras se dirigía hacia sus otros invitados, dejándonos a Mulroney ya mí solos, “la Educación Global es la ola del futuro”, recité según el programa.  “Como  el  mundo  se  hace  más  y  más  pequeño debido  a  la  mayor  tecnología  que  abarca  el mundo,  nuestros  hijos  deben  ser  educados  a  la  manera  del  mundo.  La  educación  tal  como  es  ahora, es apenas lo necesario para prepararse para la vida en nuestro propio patio trasero. Debemos participar en la educación de nuestros hijos  por el bien de su futuro y de nuestro legado. La Educación Global  es el camino. La única manera, es mirar dentro … “Le entregué el sobre.” … mirar hacia el futuro”.
Mulroney  desencruzó  los  brazos  lo  suficiente como  para  aceptar  el sobre,  que casualmente  tiró sobre una silla. “Estoy interesado en los niños, el legado que dejamos en ellos, y en cómo modelamos su futuro por la manera en que registramos nuestra historia en su análisis”. Utilizando señales de la Orden de la Rosa, me indicó que registrara fotográficamente sus palabras para una futura entrega. “Dígale al señor Bennett (sss)”, susurró, revelando en secreto su conocimiento de que Bill y Bob Bennett trabajaban juntos en temas de reptiles alienígenas, “la implementación es alta. Ya me han vendido el Global 2000 y tengo puntos  adicionales  que  me  gustaría  considerar.  Auriculares  en  cada  ordenador  para  empezar.  El aprendizaje dual tiene el doble de impacto. Estamos siendo empujados hacia adelante a toda velocidad, y las generaciones del futuro necesitan un refuerzo añadido para llevarlos hacia la velocidad. Un esfuerzo conjunto global utilizando el paquete de educación como base está destinado a llevar el futuro a una clara y actual realidad”.
Negocio  completo,  Mulroney  activó  mi  programación  sexual  y  me  llevó  escaleras  arriba  a  los dormitorios donde Kelly esperaba robóticamente, en tránsito bajo las órdenes de la Rosa.   

(1)  He sido  testigo de  chicas que  morían de  asfixia  producto  de esta  práctica,  aunque de  3  a 5 minutos sin respiración es común.
(2)  Hasta que  Bonnie  no  fue  reclutada  para  el  Proyecto  Monarca, la  pedofilia  y los  estados  de hipnosis de las técnicas de Houston le hicieron incapaz de controlar sus propias acciones. Bonnie es una múltiple con un historial de prostitución que le hace necesitar tratamiento y cuidado.
(3)  Irby  Mandrell  discutía  abiertamente  la  participación  directa  del  senador  Byrd  en  las victimizaciones  del  control-mental  del  gobierno  en  el  Proyecto  Monarca  de  sus  hijas  de  las  que incestuosamente  abusaba  con  Houston.  “Tener  hijos  puede  ser  una  manera  rentable  para  emplumar  tu nido – es lo que Byrd me enseñó”. Mandrell continuó, “Louise era un poco retraída, y tenía que salir del capullo y  extender  las  alas. Comenté la  idea con  Byrd,  y él dijo:  “Si no  tiene  talento,  le  haremos  uno.
¿Qué es una banda sin violín? Y sin viola, aquí está ella. Otra estrella alzándose lanzada por la Ciudad de la NASA, en EE.UU. (Huntsville, Alabama)”.
(4) La amistad entre esclavos del control-mental esta generalmente prohibida, y las conversaciones se mantienen bajo mínimos para que no se produzca una activación transversal de la programación. A lo largo  de los años,  mi  relación  con  The  Mandrells  se limitaba a una  base  superficial, mientras  que  Irby Mandrell empleaba las habilidades hipnóticas de Houston para mantener el control-mental sobre sus hijas mientras hacían las giras.

 CAPÍTULO XXII

MI CONTRA-BUCIÓN

  

Las  relaciones  entre  Estados  Unidos  y  México  han  florecido  con  los  éxitos  de  las  bases  del TLCAN, mientras que las diferencias políticas relativas a Nicaragua siguen siendo un punto importante de  discusión.  Mientras  el  brazo  de  la  Inteligencia  del  Vaticano  Católico  de  los  Jesuitas  trabajaba estrechamente  con  la  Inteligencia  de  EEUU  para  marcar  el  comienzo  del  Nuevo  Orden  Mundial, utilizaban su influencia establecida en México y Nicaragua para proporcionar una base común para las “relaciones diplomáticas “. Mi doble victimización del control-mental para la CIA y los jesuitas desde la infancia, y mis anteriores “relaciones diplomáticas” en México, me empujaron al papel de mensajera y prostituta en la Nicaragua de Daniel Ortega.
Los Luchadores de la Libertad nicaragüenses del presidente Reagan luchaban en libertad o por la libertad?  Mi  mente-controlada  existencia  me  hacía  incapaz  de  reflexionar  sobre  estas  preguntas.  Sin embargo,  tenía  programada  una  “pasión  ardiente  en  mi  pecho”  para  los  contras  tal  y  como  me  fue patrióticamente inculcada a través de la tortura, cuando me embarqué en mi “misión de paz” en Nicaragua por el cuento de Reagan el verano de 1985.
Abordé la NCL como de costumbre para llegar a mi destino designado. Como Nicaragua no era un puerto de escala de la NCL, volé desde el Yukatan Mexicano a una remota pista militar de aterrizaje en Managua. Fue en ese claro en la cima de una pequeña montaña donde me reuní con el comandante Daniel Ortega, tal y como se había acordado a través del Vaticano.
Yo iba vestida con pantalones cortos de acuerdo con la estación, con el pelo largo y rubio trenzado a la francesa. Ortega también vestía reflejando el aire casual de la reunión. Estaba bronceado, llevaba el uniforme militar desgastado, y libre de cualquiera de las insignias del protocolo. Las oscuras gafas de sol, de color rosa a través de las que miraba, aparentemente, no hacían cambiar su visión sombría de la “noble causa” que decía representar. Un hombre de pocas palabras, me saludó con una orden: “Ven conmigo”.
Estuve en silencio mientras él conducía un jeep una corta distancia a través de la pista de aterrizaje hasta cerca de una pequeña casa de dos pisos, blanca, hecha de madera.
Así que nos detuvimos ante la casa, Ortega dijo lentamente y con voz triste. “Tengo necesidades como cualquier hombre. Pero me siento como una puta por aceptar la oferta de tu Presidente”.
Su dormitorio estaba limpio y era funcional, con numerosas armas de asalto esparcidas alrededor, no vi ninguna de las comodidades modernas o que tuviera efectos personales, pero Ortega parecía estar a gusto en su entorno.
  La  conducta  de  Ortega  era  la  de  un  hombre  que  se  había  abstenido  de  tener  más  relaciones sexuales que la mayoría en su posición politca. A medida que lentamente se desabrochaba la camisa, me di cuenta que llevaba un medallón católico con el símbolo secreto de la ascensión / descenso jesuita, un accesorio común entre los espías jesuitas. Se sentó en una silla de mimbre mientras yo le acompañaba en su silencio para gratificarle oralmente.
Mientras  se  fumaba  un  cigarrillo  tras  otro,  me  senté  frente  a  él  en  el  suelo,  y  le  transmití  el mensaje  programado  de  Reagan.  Empecé.  “El  presidente  Reagan  me  envía  como  mensajera  de  paz”.
De repente me interrumpió, poco a poco me miró de arriba abajo. “Me gustaría tener un poco más dentro de unos minutos”.
Continué: “Tu pueblo ha soportado muchas penurias a lo largo de su existencia. Él (Reagan) sólo quiere  ayudar.  El  pueblo  estadounidense  quiere  ver  paz  y  libertad  en  tu  tierra.  Las  relaciones  entre México y los Estados Unidos son cada vez más fuertes cada día que pasa, y es imperativo que resolvamos tu conflicto para poder finalmente resolver los nuestros con el gobierno mexicano, hemos llegado a un acuerdo con México según el cual el conflicto nicaragüense debe ser resuelto por el bien de tu pueblo, así como del nuestro, estoy aquí en misión de mantener la paz representando al Vaticano – basada en aspectos comunes  compartidos  por  los  gobiernos  de  México  y  los  EU  de  América,  para  hacerte  ver  nuestras intenciones pacíficas. El esfuerzo unificado de las misiones católicas de los mexicanos y americanos es promover la paz en tu región, sólo mejorando su cultura. El mundo se está decantando rápidamente hacia la paz mundial, y Nicaragua se ha quedado atrás – en tecnología y educación de los ideales del gobierno y las convicciones religiosas. El Papa Juan Pablo está orando diligentemente por la paz en tu región, y ha unido fuerzas con el presidente Reagan, con México, e incluso con la Unión Soviética para asegurar la paz. Él (el Papa) conoce tus metas, sabe de tus motivos (Me incliné hacia adelante, casi murmurando mi propia creencia inculcada), conoce tu alma. Todos podemos trabajar en conjunto para conseguir esta paz.
Nicaragua,  por  pequeña  que  sea  en  relación  al  resto  del  mundo,  es  un  escalón  significativo  hacia  la unificación  de las potencias  mundiales.  Ya  no  puede ser  una  fuente de  controversia  y  desacuerdo.  Tu gente debe ser libre. Libre para adorar a Dios por medio de su santa iglesia Católica. Es decir, ante todo, en la agenda  del  presidente  Reagan,  así como  en  la  del Papa  y  en la  del  presidente de  la  Madrid. Un Nuevo Orden Mundial está a punto de llegar y lo hará con o sin vosotros, es un proceso inevitable que no se puede detener. Un nuevo mundo de paz conjunto nos espera a todos. Puedo ver que eres un hombre amante de la paz. Emana de tu ser. La sangre ha corrido con tanta fuerza por toda tu tierra que tu gente se está ahogando con ella. Juntos podemos cauterizar la herida. Reemplazar el flujo de sangre con el flujo de efectivo. La americanización puede actualizar tu tecnología rápidamente. Tu gente podría competir en los mercados mundiales a principios de siglo. Vuestra futura posición en el mundo ya ha sido determinada solamente  por  la  geografía.  Fluye.  Guía  a  tu  pueblo  lejos  de  la  pobreza.  Educad  de  una  manera  que favorezca su posición con destino a los mercados mundiales. Liberaos de las luchas que os han mantenido cautivos durante tanto tiempo. Dejad que las campanas de la iglesia suenen con buenas nuevas de paz, prosperidad y libertad. Puedes conseguir todas sus metas para el progreso de tu país con nuestra ayuda”.
Ortega cuidadosamente terminó  de fumarse el cigarrillo  y encendió otro mientras respondía con confianza: “Dile a tu presidente que he visto su libertad, y he escuchado sus palabras proyectadas a través de más de un ejemplo de esto. Pinta una bella imagen suspendida dentro de su marco. Una imagen puede parecer serena al espectador mientras se contempla. No puedo adorar a un ídolo, y la imagen que pinta es precisamente eso. Hemos luchado demasiado duro y demasiado tiempo,  derramando sudor y sangre en esta tierra  en nuestro  decidido  esfuerzo  por  mantener  los  valores  humanos inculcados en  nosotros  por nuestros  antepasados,  que  obtuvieron  su  profunda  sabiduría-libertad  de  los  misioneros  católicos originales. Estos valores son los mismos que los retratados en el cuadro pintado por el presidente Reagan, sólo que los nuestros son reales. Los suyos sólo tienen un valor superficial, como cualquier otra pintura. Si aceptara,  sólo se enmarcaría mi  imagen  en  un cuadro pintado por  él, colgado en  su pared como un trofeo. Yo no engañaré a mi pueblo, a pesar de sus ofrecimientos de riqueza y posición, yo soy fiel a mis convicciones, y cuando él sea fiel a las suyas, entonces encontraremos puntos en común y tendremos algo de sustancia para analizar. De momento, las palabras sólo son una pérdida de tiempo”.
Ortega apagó el cigarrillo y sacó la colcha de su cama. “Te llevaré a algún lugar agradable”. Cogió una pipa de opio muy usada de su cómoda y me dio una boquilla, yo había sido entrenada para aceptar cualquier  tipo  de  droga  que  me  dieran  con  la  única  excepción  de  la  marihuana  que  me  estaba estrictamente prohibida. Dudé hasta que Ortega me aseguró que era opio. Cuando la droga le hizo efecto, dijo, “Este podría ser el camino a la paz mundial”.
El sexo con  Ortega fue, al menos, libre de dolor  y
perversión. A diferencia de la mayoría con los que me vi obligada a tener “relaciones diplomáticas” con la Administración Reagan, se quedó dormido debido a la diferencia entre el opio y la cocaína.
El  sonido  de  la  bocina  de  un  jeep  fuera  lo  despertó.  Mientras  me  preparaba  para  irme,  dijo:
“Espera”. Cogió una pequeña bola de opio negro de su partida personal, de más o menos 1/4 de pulgada, (menos de 1 cm.) y la envolvió con el celofán de la envoltura del paquete de cigarrillos, y me dijo: “Dale esto a tu presidente y dile que tú y yo encontramos más paz con esta sustancia que la que él nunca ha impartido en la superficie del mundo que pinta”, al cerrar la puerta silenciosamente detrás de mí me dijo: “Vuelve a verme cuando tengas algo más para ofrecer”.
Volví inmediatamente en avión a Washington, DC donde mi “misión” se había originado. Esta vez me  llevaron  directamente  a  la  oficina  de  Bush,  donde  entregué  literalmente  el  mensaje  de  Ortega.
Eliminando, sin embargo, la mayoría de los diálogos, Bush me dio instrucciones para entregar un mensaje parcial a Reagan. Incapaz de percibir el contenido del mensaje y la gente más allá de mi “Necesidad de Saber” y visión limitada como mente-controlada, no tenía ni idea de que el mensaje de Ortega tendría un impacto negativo.
Nunca se me ocurrió que Ortega demostraría ser tan hipócrita como él suponía que lo
era Reagan utilizándome como una prostituta y mensajera de malas noticias, sabiendo que no tenía libre albedrío con el que poder hacer que el mensaje fuera más aceptable. La revisión de Bush del mensaje de Ortega  añadió  gasolina  a  un  proverbial  fuego  que  yo  ni  siquiera  sabía  que  ardía  cuando entregué el mensaje a Reagan.
Bush estaba con Reagan y conmigo en la oficina secundaria de Reagan (el despacho Oval) de la Casa Blanca cuando transmití el mensaje indicado,  “Daniel Ortega es un hombre amante de la paz, que busca  las  mismas  resoluciones  que  nosotros  estamos  haciendo.  Pero  me  ha  dicho  que  le  dijera  que  – (Saqué el opio de mi bolsa) él y yo encontramos más paz en esta sustancia – (y entregué el opio a Reagan) que la que nunca impartirá en la superficie de su globo pintado”.
Bush sonreía mientras el rostro de Reagan instantáneamente se volvía de color rojo remolacha de rabia. Bush entonces reaccionó y se levantó de la silla, cogió el opio para él, y dijo a Reagan, “Cálmate. Hay  más.  Parece que  la  única  paz  que  ella  extendió  fue  entre  sus  piernas”.  Se  dirigió  hacia  la  puerta, diciendo: “Yo reconsideraría mi posición si estuviera en tu lugar, teniendo en cuenta el relleno de ella”.
Bush  dejó  caer  su  mirada  detrás  de  mis  piernas,  hasta  los  zapatos,  mientras  continuaba:  “Se  le  está escurriendo entre las piernas”.
Obviamente,  yo  no  estaría  sujeta  a  relaciones  sexuales  con  Reagan  ese  día.  Rápidamente  me excusaron y trasladaron de vuelta a México, donde retomé mi cruceros de la NCL. Con el recuerdo del evento compartimentado a base de alta tensión, entonces creía que nunca había ido a ninguna parte.

CONTINÚA EN LA PARTE VI
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte I)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte II)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte III)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte IV)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte V)

Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VI)
Los monstruos humanos que gobiernan el mundo (Parte VII)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s