Aclaraciones sobre el Grupo Elron

Lista completa de temas

EN DEFENSA DEL PROFESOR JORGE OLGUÍN

Por Horacio Velmont

Contacto

clip_image014

En razón de que aún recibo pedido de explicaciones, a pesar del tiempo transcurrido y de todas las que he dado respecto a que el Grupo Elron fue interferido por entidades desinformadores que engañaron al médium y le dieron datos falsos haciéndose pasar por entidades de Luz, resulta conveniente reiterar el escrito introductorio con el que comencé mi nuevo sitio. 

¿Canaliza, no canaliza o canaliza mal?
“That is the question”…

He considerado que mi primer escrito en este nuevo sitio −Grupo Obnosis− debía ser con referencia al profesor Jorge Olguín a fin de defenderlo de aquellos que lo han considerado, a la luz del resultado desastroso de sus canalizaciones, un embustero crónico. Constantemente recibo mails de este tenor, por lo que es menester formular algunas aclaraciones.

No puede ser considerado embustero el que se equivoca de buena fe. Yo me equivoqué de buena fe y por eso no me considero un embustero, máxime que estoy haciendo todo lo posible para reparar los errores cometidos.

Y no solo los errores cometidos cuando militaba en el Grupo Elron, sino también con posterioridad. Todos nos equivocamos, y el que crea estar exento de error que tire la primera piedra.

Además, tanto el profesor Olguín como yo hemos sido engañados por entidades poderosísimas y cualquiera, por más avisado que sea, hubiera caído también en la trampa. Es el precio que se paga por querer buscar la Verdad.

Cuando ambos empezamos las canalizaciones creímos que bastaba con ser un buen médium para poder invocar y traducir los mensajes de cualquier entidad, y esto constituía un tremendo error, pues solo se puede canalizar bien cuando entre el médium y la entidad espiritual hay mucha afinidad.

Pero éste no es el único factor a considerar, ya que las entidades negativas siempre están al acecho para engañar, tanto al médium como al interlocutor.

A esto se agrega que flotan en el astral, para decirlo de alguna manera, ideas que están enquistadas en dicho plano y el médium, por inadvertencia, puede tomar esas ideas como que provienen de las entidades espirituales, las cuáles no pueden hacer nada para avisarle al médium que está cayendo en el error.

Cuando a esto se suman los engaños que realizan las entidades que simulan ser tal o cual Maestro de Luz, ya se puede tener una idea del panorama sombrío con el que nos encontrábamos el profesor Jorge Olguín y yo.

Aquí también hay que poner sobre el tapete la desesperación que puede sobrevenirle al médium al darse cuenta de que lo que está traduciendo no es exactamente lo que está de modo confuso percibiendo, y entonces, en lugar de suspender la sesión, opta por inventarla.

Sin dejar de comprender su actitud −además no soy yo quién para juzgarlo−, muchas veces advertí que el profesor no estaba en trance mediúmnico porque abría un ojo creyendo que yo no me daba cuenta. Nunca le hice comentario alguno al respecto para no invalidarlo y perjudicar la sesión. Pero ahora reconozco que debí haberlo hecho.

Cada uno de los consultantes que lea esto y nos haya seguido en el Grupo Elron tiene que ponerse en esta situación para comprenderla. No digo justificarla, sino por lo menos comprenderla.

Desaparición de David Lang

El enigma de Kaspar Hauser

Esto es lo que ha sucedido, por ejemplo, con la desaparición de David Lang, que no pudo percibir que se trataba de un relato ficticio que ganó un primer premio en un concurso a la historia más mentirosa, y entonces fantaseó que se trataba de un viajero del tiempo, y lo mismo sucedió con Kaspar Hauser, con cuya presencia en Núremberg también fantaseó que se trataba de un viajero del tiempo, cuando ya se sabía que era el hijo bastardo de Napoleón.

No puede pensarse ni un instante que en todos los casos sin excepción el profesor Olguín haya inventado adrede la solución del enigma, ya que iba a ser fácil descubrir la mentira, por lo que hay que deducir con bastante certeza que muchas veces fue engañado por entidades que se hicieron pasar por Maestros de Luz.

.

The Hum (el zumbido)

Los casos son muchísimos, como por ejemplo el sonido The Hum, que el profesor Olguín atribuyó a Ovnis de lejanas latitudes cuyos tripulantes estaban reparando las naves. Yo también lo creí firmemente, hasta que supe del Proyecto Haarp.

Chemtrails

Lo mismo sucedió con los famosos Chemtrails, que atribuimos a extraterrestres vengativos contra el Área 51, cuando en realidad también tenían relación con el Proyecto Haarp.

Cuando publiqué estas páginas me llovieron mails con críticas muy severas tanto para mí como para el profesor Olguín. Pero esto nunca se lo dije para no abochornarlo.

¿Atentado o autoatentado?

¿Y qué decir de la destrucción de las Torres Gemelas, que nosotros atribuimos a Bin Laden, cuando en realidad éste había muerto mucho tiempo atrás, y que al final solo se trató de un autoatentado? Y lo mismo con el ataque al Pentágono, que en realidad también había sido organizado por el propio gobierno norteamericano.

Y no se crea nadie que con estas explicaciones estoy tratando de minimizar mi responsabilidad, porque si hay un gran responsable de haber engañado a la gente soy yo, porque cada canalización la debí cotejar con los datos que existen en la Red.

El Caminante de Boisaca

Si lo hubiera hecho podría haberle advertido al profesor Olguín que lo que estaba canalizando era falso porque no concordaba con los hechos reales, como el caso del Caminante de Boisaca, que nosotros dijimos que se trataba de un turista extraterrestre, cuando en realidad la víctima era un joven que tenía problemas mentales llamado Óscar Ortega Vasalo.

Después de una exhaustiva búsqueda pude comprobar que todas las canalizaciones estaban erradas. Esto significaba que estábamos ante un problema, ya que lo que había que hacer, si nos considerábamos éticos, era avisar lo que había sucedido y cerrrar definitivamente el sitio oficial del Grupo Elron.

Por mi parte, como nunca tuve acceso a dicho sitio no pude eliminar las páginas erróneas ni tampoco mi nombre. Si hubiera conocido la clave no hubiera vacilado en hacerlo. Por de pronto, pedí al webmaster que eliminara mi nombre del sitio, cosa que hizo y se lo agradezco. En cuanto a las páginas erróneas, consideré que ya no eran de mi responsabilidad, máxime que no estaba a mi alcance eliminarlas.

Lo que sí hice fue borrar de Pergamino Virtual −que era mi sitio privado en el cual armaba las páginas para luego ofrecerlas al Grupo Elron por si las querían incluir− todas las páginas con canalizaciones erróneas, dejando solo las que se referían a Dianética y a Cienciología.

No fue fácil tomar esa determinación, después de tantos años de trabajo, pero era la única alternativa si yo me preciaba de ser una persona ética. Además, no escapaba a mi conocimiento que dejar esas páginas hubiera configurado un acto hostil, y los actos hostiles generan carga en la mente reactiva.

Yo avisé al webmaster de cuáles eran las páginas equivocadas que se encontraban en el sitio oficial del Grupo Elron, y más tarde pude comprobar que si bien algunas fueron eliminadas, otras no, lo cual me causó la lógica tristeza al saber cuántas personas serían aún engañadas.

Como siempre sucede en estos casos, algunos consultantes hicieron correr el rumor de que habían quitado mi nombre del sitio en razón de que había subido páginas pornográficas, pero más allá de que en realidad no se trataba de pornografía sino de imágenes “fuertes” que estaban de acuerdo con el artículo, yo nunca subí páginas porque no tenía la clave de acceso.

Además, siempre al principio de la página se advertía sobre esas imágenes incorporadas, de modo que, como dice el refrán, “el que avisa no traiciona”. El Grupo Elron no tenía que ser un sitio para niños o para personas muy susceptibles.

Como una confirmación de lo expuesto, el profesor Jorge Olguín abandonó la develación de enigmas, que era el propósito fundamental por el que se creó el Grupo Elron, y en la actualidad está asociado −¡valga la ironía!− con el profesor Antonio Las Heras, a quien mucho atacamos porque sostenía que Jorge Olguín todo lo sacaba de su mente porque no había comunicación entre el mundo físico y el espiritual.

El profesor Las Heras se equivoca porque la mediumnidad existe y también la comunicación con el mundo espiritual, y el hecho de que el profesor Olguín cometiera tantos errores solo significa lo difícil que es canalizar.

No hay duda, sin embargo, que el profesor Las Heras puede estar en lo cierto cuando dijo que el profesor Olguín no canalizaba, sino que lo sacaba todo de su mente, es decir, de sus propios conocimientos y no de los de las entidades espirituales. Lo sucedido en el Grupo Elron le estaría dando la razón.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

Asimismo, quiero desvirtuar la idea que algunos tienen acerca de que el profesor Olguín y yo estamos enemistados. En rigor, solo estamos separados en cuanto a nuestra ideología, ya que ambos tomamos rumbos diferentes, siendo quizás el hecho más destacado que mientras yo comparto la milenaria teoría esotérica de la Tierra Hueca y su civilización de Hombres Primordiales, de la que precisamente proviniera el Maestro Jesús –por eso hablaba de que en su reino el sol no se ponía−, el profesor sigue insistiendo en que es maciza como dice la ciencia oficial.

En este caso, sí realmente lamento la obcecación del profesor Olguín de defender la teoría oficial que no resiste el menor análisis, y que se desvirtúa a sí misma por el solo hecho de que la NASA cubre con un parche las aberturas polares, sumándose a esto el hecho de que la naturaleza aborrece el desperdicio, ¿y qué más desperdicio que un planeta macizo? Y por si esto fuera poco, sin tener en cuenta que los más grandes astrónomos de la historia (salvo aquellos que han hecho componendas con los gobiernos) hablan y demuestran que la Tierra es hueca con un sol interior.

A quienes piensan que al incorporar los conocimientos erróneos brindados por el Grupo Elron han perdido el tiempo, cabe recordarles que los datos equivocados son también importantes a la hora de sacar conclusiones, porque para evaluar un dato se necesita otro dato de la misma magnitud.

Por otra parte, valoro enormemente la experiencia recibida mientras fui interlocutor del profesor Olguín, porque de los errores siempre se aprende más que de los aciertos. En el futuro va a ser muy difícil que un médium o una entidad que se haga pasar por un Maestro de Luz me engañe.

Y lo mejor que he aprendido es que nunca hay que ser dogmático cuando se enseña, sino que las opiniones o creencias de uno hay que proponerlas a la valoración de aquellos que se interesen por estas materias, los que libremente decidirán si las incorporan a su bagaje de conocimientos o no.

No mengua la buena fe con la que ha actuado el profesor Olguín algunas “picardías” que ha hecho, como proclamar que era la reencarnación de Juan Zebedeo, o que yo era la de Nerón, así como también que fue a Cienciología a hacerse un test y dio que era clear. La verdad es que no le permitieron hacerlo porque mencionó que era parapsicólogo, y la Parapsicología en la institución la ubican en la misma categoría que la Psiquiatría, y no quieren saber nada ni con los parapsicólogos ni con los psiquiatras.

Si alguien nunca ha dicho una mentirilla, pues la verdad es que me gustaría conocerlo. Y si alguien quiere saber las mías, pues que se prepare porque la lista que tengo es larga…

LECTURA RECOMENDADA
¿POR QUÉ CREER EN EL GRUPO OBNOSIS?
https://horaciovelmont.wordpress.com/2016/02/14/por-que-creer-en-el-grupo-obnosis/  

MAILS RECIBIDOS
Estimado profesor Velmont: Desde ya le digo que aprecio y admiro su sinceridad y franqueza, porque gente que asuma su responsabilidad y reconozca sus errores (que como humanos todos podemos cometer), y los reconozca  sin buscar chivos expiatorios o que quiera pretender que no ha pasado nada son personas cada vez más difíciles de encontrar.
Cordialmente, J. M.

Estimado profesor Velmont: Es muy loable la defensa que ha hecho del profesor Jorge Olguín, pero sin embargo, al contrario de lo que ha hecho usted, nunca ha reconocido que fue engañado ni tampoco que se equivocó, incluso dejando que sus seguidores continúen con el error. ¿Acaso esta conducta de ocultamiento es la que se espera de alguien que se considera un maestro de luz?
Saludos, Julio S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s