Desaparición de Percy H. Fawcett

 

Lista completa de temas 

¿ESCAPE A OTRO MUNDO O MUERTE POR NATIVOS?

por Horacio Velmont
Contacto
 

PERCY H. FAWCETT

Uno de los grandes misterios de la exploración de nuestro planeta es la desaparición del  explorador coronel Percy H. Fawcett en las selvas amazónicas junto con su hijo Jack y otra persona llamada Raleigh Rimell. Sucedió en 1925. Fawcett buscaba una especie de “Ciudad Perdida”, que estaba seguro que existía.   A pesar de las varias expediciones que se hicieron en la búsqueda de los malogrados exploradores nunca se los encontró ni tampoco sus restos y el misterio de lo ocurrido ha llegado hasta nuestros días.   Las muchas expediciones que organizó Fawcett tuvieron bastante eco en su país natal –Inglaterra– debido a los peligros que arrostraba (tribus hostiles, peligrosos animales, naturaleza salvaje, orografía, accidentes, hambre, etc.) e incluso en un relato suyo de un viaje a las colinas “Ricardo Franco” se inspiró Arthur Conan Doyle para localizar su famosa novela “El mundo perdido”.   En total encabezó siete expediciones a las selvas sudamericanas entre 1906 y 1924, con un breve paréntesis a causa de la I Guerra Mundial, ya que el coronel regresó a Inglaterra para luchar.   Fawcett había estudiado mucho la arqueología de la región. Así surgiría su interés por una gran y antigua ciudad perdida que estaba convencido de poder hallar en las junglas brasileñas. Tras adquirir un mapa antiguo de la zona del aún poco conocido Mato Grosso, al SO de Brasil, en el que aparecía una ciudad sin nombre, Fawcett decidió organizar la que sería su última expedición.   El 29 de mayo de 1925, desde el campamento bautizado Caballo Muerto en el Mato Grosso, Fawcett enviaría un postrero mensaje a su esposa. Despidieron (con sus cartas) a los porteadores que les habían ayudado hasta allí y se adentraron solos en territorio desconocido. Eso fue lo último que se supo de ellos.   En 1928 el comandante George Dyott, al mando de una de las expediciones que se organizaron en la búsqueda del explorador, manifestó su convencimiento de que tanto él como sus compañeros habían sido asesinados por los calapos, una tribu de la zona.   Nuevas expediciones se dirigieron al Mato Grosso sin poder confirmar nada hasta que ya en 1951, el brasileño Orlando Vilas Boas dijo que un cacique calapo aseguraba haber asesinado a los exploradores y conocer el lugar donde estaban sus restos. Vilas Boas se llegó a fotografiar con un cráneo –que afirmaba era el de Fawcett–, para terminar con una nueva historia que sugería que el coronel en realidad había encontrado un fabuloso reino perdido al estilo de El Dorado y se había quedado allí, bien por la fuerza bien por propia voluntad.   La leyenda de la misteriosa desaparición de Fawcett continuó viva durante décadas y hasta en fecha tan reciente como 1996 se organizó la última expedición conocida en busca de las huellas del coronel. Pero René Delmotte y James Lynch tampoco pudieron llegar muy lejos porque una tribu indígena les retuvo durante varios días amenazando con matarles. Al final pudieron salvar las vidas pero perdieron todo el valioso equipo.   Más datos:http://es.wikipedia.org/wiki/Percy_Fawcett

SESION DEL 27/09/12  

Interlocutor: Denyse Gómez  

Médium: Daniel Asamuya  

Entidad que se presentó a dialogar: Ruanel (espíritu que animó a RonHubbard)   .

Interlocutor: ¿Podemos comenzar?

Ruanel: Sí, ya estoy aquí con ustedes.

Interlocutor: El primer caso que tengo para consultarle es sobre el famoso explorador coronel Percy H. Fawcett. ¿ Qué pasó con él?

Ruanel: No hay ningún misterio, fue asesinado por nativos.

Interlocutor: ¿Sus acompañantes también? Me refiero a su hijo Jack y a un amigo de la infancia.

Ruanel: Sí, ellos también fueron asesinados.

Interlocutor: ¿Entonces no hay nada más que decir sobre este asunto?

Ruanel: No, no hay nada más para decir. Sucede que estas cosas son como las bolas de nieve, que cuanto más ruedan más se agrandan, y así aparecen muchas hipótesis, algunas  más  delirantes que otras. Pero reitero que en realidad no hubo nada misterioso. En esos lugares los peligros son muy grandes.

Interlocutor: Lo que ocurre es que al parecer este explorador tenía la idea de que podía existir en algún lugar del Amazonas una antigua ciudad perdida o quizás, pienso, algo así como una abertura dimensional que lo trasladara a otro mundo.

Ruanel: Sí, así es, pero no le fue muy bien con estas ideas que digamos.

Interlocutor: No, evidentemente no le fue muy bien… ¿Hay algo más sobre este asunto que pueda resultar de interés?

Ruanel: No, esto es todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s