Hundimiento del Titanic

Lista completa de temas 

¿ACCIDENTE O ATENTADO? *

por Horacio Velmont

Contacto

DIOS NO PUDO HUNDIR AL TITANIC,
EL ICEBERG TAMPOCO,
PERO LOS EXPLOSIVOS SÍ
Cierta vez estaba en la parada esperando el colectivo, cuando de pronto se detuvo un taxi que tenía escrito en la rueda delantera, con pintura blanca indeleble, la palabra “Horacio”.
En otra ocasión, y como broma ante mis compañeros, dije: “¿Ven aquella mosca a 50 metros, les apuesto a que le doy?”. Y le disparé un hondazo sin siquiera apuntar y le di. Desde ya que el primer sorprendido fui yo porque lo que menos esperaba era acertarle y solo había sido una broma mía, porque ¿quién podría acertarle a una mosca con una honda a 50 metros?
¿Por qué menciono estas cosas tan nimias? Porque muchas veces interviene el azar –llamémosle así a los efectos prácticos a estas peculiares circunstancias–, que provoca hechos de los cuales somos los primeros sorprendidos.
Esto viene a cuento en virtud de lo ocurrido con el hundimiento del Titanic, que todos creen que se debió solo y exclusivamente al choque contra un iceberg. En realidad, el buque sí chocó contra un iceberg, pero este hecho fortuito lo que hizo fue tapar lo que estaba detrás: un atentado.
Como primer argumento en contra de la teoría del hundimiento, a causa del impacto del Titanic contra un bloque de hielo, digamos que difícilmente un iceberg pueda provocar una rasgadura tal como para provocar que un buque se hunda, porque el casco está construido mediante compartimientos estancos, justamente para que si uno se abre, los otros puedan mantenerlo a flote.
Afirmar que un iceberg pueda haber hundido al Titanic es lo mismo que sostener que el derrumbamiento de las Torres Gemeles se debió al impacto de aviones, es decir, expresado de otra forma, que un avión de juguete puede derribar una pared de cemento si choca contra ella.
Más allá del debate sobre si un iceberg puede o no hundir un buque de las dimensiones del Titanic, el hecho cierto es que en su hundimiento hubo de por medio unas cuantas cargas de explosivos. En otras palabras, hubo un complot maquiavélico. Illuminati, por supuesto. ¿Cuándo no?
Eric Jon Phelps, autor de la obra titulada “Asesinos del Vaticano”, relata que Meter Beckx, General Jesuita hasta comienzos del siglo XX, fue quien ordenó hundir el Titanic. Este episodio permitió la fundación del Banco de la Reserva Federal, que los jesuitas poseen y controlan por intermedio de los Caballeros de Malta. El banco sirvió para financiar la segunda “guerra de los 30 años” (de 1914 a 1945), durante la cual todo lo que se produjo fue direccionado hacia los intereses del Vaticano.

El propósito de los jesuitas era el establecimiento de un Orden Mundial liderado por el Papa. Se descubrió que el hombre más poderoso de Irlanda, el jesuita Francis Browne, estaba en el Titanic, donde tomó fotos de aquellos que se hundirían y abandonó el navío antes de la partida, según Martín Sheen, narrador de Los Secretos del Titanic.

Los que murieron fueron judíos muy pudientes que estaban en contra de la creación de un banco centralizado en América, principalmente John Jacob Astor, que era amigo personal de Louis Brandeis, de la Corte Suprema de Justicia.
Brandeis también se oponía fuertemente a la fundación de un banco central. Más tarde, el hijo de Astor, John Jacob Astor IV, se alía al trust bancario, así los jesuitas lograron acceso a la fortuna de los Astor y, luego el control.
En la película acerca de John F. Kennedy, el director Oliver Stone menciona al Titanic. “Pienso que Stone fue manipulado por los jesuitas, que controlan Hollywood. Es la razón por la que ellos han destacado numerosas partes del texto con su impronta”, comenta Eric Phelps.
Una de las frases que deja ver esto es la pronunciada por el personaje Garrison cuando está sentado a la mesa y declara: “Señores, debemos comenzar a pensar diferente. Debemos pensar como la CIA: blanco es negro, y negro es blanco”. Luego, cuando un agente de la CIA aborda a Bill, uno de los miembros del equipo de Garrison, intenta seducirlo y ganarlo para su causa: “Miles de personas van a morir. Haría mejor en alejarse de Garrison. Se va a hundir con el Titanic”. Es ahí donde se puede ver un indicio de que los que estaban detrás del asesinato de Kennedy, y que trataban de enredar las pistas de la investigación de Garrison, eran los mismos que hundieron al Titanic.
Seguidamente transcribiremos la sesión mediúmnica donde queda rafiticado que detrás del hundimiento del Titanic, más que un iceberg había un perverso atentado.
Médium: Daniel
Interlocutor: Ariel C.
Entidad invocada: Ruanel, espíritu que en vida fue Ron Hubbard.
Interlocutor: El tema que voy a tratar ahora es el hundimiento del Titanic supuestamente a causa de haber chocado con un iceberg. Digo supuestamente porque como usted sabrá hay una teoría que sostiene que se trató de un atentado mediante cargas explosivas en el casco. Además, estaba el hecho de que entre los muchos millonarios que viajaban había uno que iba a financiar toda la obra de Nikola Tesla, además de otros intereses políticos de por medio. ¿Qué me puede decir al respecto, Maestro?
Ruanel: Que es correcto, lo que tú dices está bien. Había muchos intereses en juego. En realidad fue algo similar a la muerte de Lady Di, que se debió a un accidente, el cual imprevistamente se anticipó a la conspiración que había para asesinarla…
Interlocutor: ¿Usted se refiere a que el impacto del Titanic con el iceberg fue un accidente que cubrió el complot para hundir el buque?
Ruanel: Correcto.
Interlocutor: Concretamente, entonces, lo que hundió realmente el buque fueron los explosivos, pero el icerberg ayudó a dicho hundimiento, y además a cubrir la conspiración.
Ruanel. Así es… Además, el choque del Titanic contra el iceberg no se puede negar porque es un hecho histórico bien documentado.
Interlocutor: Bueno, la última pregunta es sobre el marinero que en ese momento ocupaba el puesto de vigía: ¿estaba involucrado? Lo pregunto porque si estaba involucrado en el complot es difícil entender como no lo eliminaron a fin de no dejar cabos sueltos, ya que se salvó del naufragio y falleció recién en 1965.
Ruanel: No, no estaba involucrado para nada, solo cumplía su deber de informar al puesto de mando sobre los bloques de hielo.
Interlocutor: Creo que todo está bien aclarado… Gracias, Maestro, y hasta luego…
.
* Bibliografía:
El Titanic fue hundido por la Orden de los Jesuitas,
http://www.protegeatushijos.org/inicio/2012/3/27/ultima-hora-el-titanic-fue-hundido-por-la-orden-de-los-jesui.html
El atentado del Titanic, 
http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/13719214/El-Atentado-del-Titanic.html
.
NOTA ACLARATORIA DE ARIEL C.
Reconozco que al principio, cuando tome conocimiento de la teoría conspirativa en el desastre del Titanic, le resté importancia, pero conociendo cómo se ha construido nuestra historia, en base siempre a intereses políticos,  mentiras y armado de una “historia oficial”, que se enseña desde los primeros años de escolaridad para mantener a la gente siempre con datos falsos o medias verdades, decidí aprovechar la oportunidad para consultar el caso.
Resulta ser que efectivamente hubo un complot de por medio, y las películas siempre nos han mostrado muchos personajes pero de seguro nunca nadie prestó atención con detenimiento para saber quién era cada uno… Los datos estaban ahí delante nuestro, pero esta vez el bosque no nos dejó tener bien en vista el árbol…
Por ejemplo, uno de los principales blancos fue John Jacob Astor, no solo uno de los más ricos de la época, sino también gran amigo del ingeniero Nicola Tesla. Astor planeaba financiar a Tesla en sus proyectos para dotar gratuitamente a las ciudades de energía eléctrica. Es conocida la competencia entre el noble Tesla y el más comercial y capitalista Edison…
Otro personaje importante fue Isador Straus, dueño de Macy´s, los mayores almacenes del mundo y otro gran opositor a la creación de la Reserva Federal. Lo mismo que Benjamin Guggenheim, llamado “el rey del cobre”, y así un par de millonarios e influyentes personalidades.
También hay otros personajes importantes que dieron su parte, por un lado financiando la construcción del buque y luego cancelando su pasaje en el mismo a ultimo momento. Algunos de ellos son J. P. Morgan, Robert Bacon, Henry Clay Frick, etc.
La cronología de hechos es la siguiente:
1912 -> Muerte de muchas de las personas más ricas e influyentes del planeta
1913 -> Instauración de la Reserva Federal Americana
1914 -> Financiación y comienzo de la I GUERRA MUNDIAL
De más está decir que la guerra, junto con las enfermedades, son uno de los mejores negocios. Muertos los principales (e influyentes) hombres que se oponían a ciertos planes (como la creación de la Reserva Federal, imposición del concepto dinero-deuda, etc.), los mismos dieron rienda suelta y vieron su luz verde.
—————————-
De las teorías oficiales para tratar de explicar la tragedia se han tejido tantas que analizarlas una por una sería ya irnos por las ramas. Incluso una es la alocada teoría de que el naufragio fue causado por una maldición debido a una momia egipcia que era transportada en las bodegas. Mencionare como relevante la que fue considerada entre las principales y se refería a la supuesta “mala calidad” del acero empleado en la construcción del Titanic. Sin embargo recuerdo haber visto un par de documentales donde se tomaron algunos remaches y tornillos del barco recuperados en una expedición y en un laboratorio se los sometió a todo tipo de pruebas: tracción, presión, etc. y los resultados fueron bastante buenos, el metal era resistente y dicha hipótesis fue echada por tierra.
También son harto conocidos, bien documentados y representados en todas las películas (incluida la de James Cameron) otros datos de no menor interés: la insistencia de mantener una alta velocidad (en una época donde no existía aún el radar) en unas aguas peligrosas y la terca indiferencia mostrada antes los telegramas que recibía periódicamente el Titanic alertando sobre la presencia de grandes icebergs en la ruta de viaje que instaban a una navegación cautelosa y a mediana velocidad. Una curiosidad es que en el puerto de partida la tripulación se había “olvidado” llevar consigo binoculares, lo cual a falta de radar hacía todavía mas precaria la navegación, teniendo que contar entonces con marineros vigías como cuando existía la navegación a vela. De más está decir el haber zarpado sin la cantidad suficiente de botes salvavidas… Parecería haber habido demasiadas predisposiciones, algunas incluso hasta rozando lo adrede, como para que se produjera algún tipo de incidente durante el viaje… ¿Azar o manos humanas? Yo no creo en casualidades.
El vigía que divisó el bloque de hielo y paso a la historia con su famosa frase “Iceberg, derecho al frente” (Iceberg, rigth ahead!) se llamaba Frederick Fleet y como curiosidad diremos que se salvó del naufragio y vivió muchos años más, para morir de anciano, en 1965. Tal vez lo único para destacar es que se suicidó, aunque este hecho puede ser comprensible dado que su esposa había fallecido poco antes y él había quedado en la calle por deudas, cayendo en una gran depresión. El hecho de que Fleet hubiera vivido tanto después de la catástrofe me llamó mucho la atención porque dudaba si el incidente con el iceberg había ocurrido en realidad o no, ya que de haber sido un hecho inventado me resultaba extraño que se dejara vivo a una persona que, sin quererlo o no, estaba involucrada en el hecho. Recordemos, por ejemplo, que todos los marines que participaron de la caza y muerte del ¿terrorista? Osama Bin Laden murieron en un “accidente” al ser su helicóptero alcanzado por un misil enemigo cuando estaba aterrizando. ¿Azar o manos humanas? Volvemos siempre a lo mismo… la pregunta del millón…
Por lo tanto, pregunté en sesión pero el Maestro Ruanel fue categórico en su respuesta. El choque con el iceberg existió en la realidad y se aprovechó el incidente como pantalla para camuflar el atentado. Tanto los vigías como la mayoría de la tripulación y los pasajeros ignoraban estas manos ocultas que se movían por detrás y dieron crédito al bloque de hielo el desastre ocurrido.
De los datos disponibles sobre su persona, extraemos esta información, correspondiente a la noche del incidente, que es la que consideramos más relevante:
El 14 de abril de 1912, a las 22hs, Fleet y su compañero de turno, Reginald Lee, relevaron a la dupla de guardias en la cofa del mástil trinquete. A las 23:38hs Fleet detectó una sombra negra al frente de la proa del RMS Titanic, dió tres campanadas de aviso y tomó el interfono de emergencias. La llamada fue recibida por el sexto oficial Moody. ¡Iceberg justo al frente! fueron sus palabras. Posteriormente testificó que en ese momento, de haber tenido binoculares, habría visto mucho antes el iceberg y por ende dar la alarma mucho antes. Después de transcurridos 20 minutos, el capitán Smith ordena detención y Fleet baja del mástil para ayudar. Fleet fue uno de los miembros de la tripulación que fue asignado para maniobrar con uno de los botes salvavidas, el nº 6, el primer bote salvavidas en ser descendido al agua.
Y para finalizar, un tema no solo curioso sino misterioso y de suma importancia para entender todo esto, es que en la noche del naufragio hubo un barco muy cerca del Titanic, que de haber llegado a su encuentro hubiera posibilitado la salvación para prácticamente todo el pasaje. Pero… las vueltas de la vida… Ese barco era el Californian, y extraemos de la red la siguiente información:
El SS Californian fue un transatlántico mixto perteneciente a la Leyland Lines. Es controvertidamente famoso en relación a la tragedia del RMS Titanic en 1912. El SS Californian pertenecía al holding J. P. Morgan’s y la International Mercantile Marine Co. como parte de la firma Leyland Line. Fue botado el 26 de noviembre de 1901 en los astilleros Shipbuilding & Engineering Company en Dundee, Escocia. Estaba diseñado para hacer esencialmente labores de cabotaje y transportar una reducida cantidad de pasaje (50 pasajeros y 55 tripulantes). Desde 1911 estaba bajo el mando del capitán Stanley Lord en la ruta Londres-Boston (Massachusetts, Estados Unidos).
La noche del 14 al 15 de abril de 1912
El domingo 14 de abril de 1912, el SS Californian navegaba en ruta a Boston, sin llevar pasajeros, cuando entró en una zona con presencia de grandes témpanos y bancos de hielo a unos 650km al sur de Terranova.
Cyril Evans, radioperador del equipo Marconi del Californian había estado enviando mensajes desde las 19:30 horas a los buques cercanos, y en especial al nuevo RMS Titanic, acerca de la presencia de tres grandes Iceberg en su ruta.
El SS Californian había atravesado una zona de ventiscas y al caer la noche, sobre las 19:30, la ventisca fría dio paso a eso de las 22 horas, paulatinamente, a una noche de clara atmósfera estrellada y un estado del mar en la más absoluta calma.
Harold Bride recibió los primeros informes del Californian a bordo del RMS Titanic alrededor de las 22:00. Por razones desconocidas dichos informes no llegaron al puente. El aparato Marconi del Titanic se había averiado esa misma mañana y los operadores Philips y Bride tardaron 6 horas aproximadamente en ponerlo en funcionamiento bajo gran presión ya que los mensajes a enviar y retransmitir se habían acumulado, poniendo de mal humor a Philips.
A las 22:21 el Californian detuvo sus máquinas al entrar en un campo de hielo; la detención por precaución evitaba choques del hielo con el casco.
El tercer oficial Groves, que estaba de guardia sobre las 23:00, vio aparecer una gran embarcación profusamente iluminada hasta tal punto que se pudo distinguir la luz verde de posición. Stanley Lord fue llamado a cubierta y observó a 10 millas al sur cómo se acercaba la embarcación en rumbo paralelo y preguntó al operador qué nave podía estar cerca, Evans respondió que solo tenía al Titanic (Stanley Lord afirmó más tarde ante la Comisión Británica que esa embarcación parecía ser más pequeña y que no podía tratarse del gran buque de pasajeros, que sin embargo el tercer oficial había identificado como de tal tipo).
Evans volvió a contactar con el Titanic a las 23:00 para avisar sobre un gran iceberg; fue descortésmente rechazado por un iracundo Jack Phillips quien tenía turno en ese momento y le respondió con brusquedad: –”Cállese, cállese, cállese, que estoy ocupado con Cape Race”–. Evans contrariado dio por finalizado su trabajo y apagó el aparato Marconi a las 23:30.
El tercer oficial Groves identificó las luces como las de un barco de pasaje y notó que la embarcación de pronto pareció apagar sus luces (una costumbre usual en barcos de pasaje para conminar a los pasajeros a dormir). El RMS Titanic chocó con un Iceberg a las 23:40 a pesar de realizar un brusco viraje a babor y empezó a hundirse.
Desde el entonces sentenciado Titanic, el cuarto oficial Boxhall y el segundo oficial Ligthtoller observaron las luces de una embarcación a 5-8 millas aproximadamente al norte y su capitán Edward John Smith ordenó que se le hicieran señales en lámpara Morse. Era tal la aparente cercanía de la embarcación que Smith sugirió que los botes se dirigieran al barco y dejaran sus pasajeros y volvieran a buscar más.
Desde el SS Californian, el tercer oficial Groves creyó que la embarcación que habían visualizado hacía una hora les hacía señales Morse poco antes de la medianoche y junto al segundo oficial Stone intentaron responder las señales sin obtener aparente respuesta, por lo que interpretaron que las supuestas señales eran solo una luz bamboleante de la embarcación. Desde el Titanic tuvieron la misma sensación y dejaron de hacer señales. Groves bajó al cuarto del aparato Marconi y se puso los auriculares para ver si había algún tipo de señal inalámbrica; pero al estar el aparato apagado, dejó los auriculares.
Los oficiales del SS Californian se retiraron a descansar junto con el capitán Lord al cuarto de derrota, quedando el marino aprendiz Gibson a la guardia. A la medianoche el 2º oficial Stone cambió la guardia con Groves y permaneció en cubierta con Gibson.
A eso de las 0:45, el segundo oficial Stone señaló que desde la embarcación se había visto prenderse flashes de color blanco y llegó a contar 5 flashes. No está claro si esto fue comunicado a Lord, quien ya se había retirado a dormir, algunas versiones indican que Lord habría sido despertado y comunicado, pero que éste habría preguntado que ¿si acaso eran señales de la compañía?, Stone respondió que eran luces blancas. Lord instruyó a su segundo oficial Herbert Stone que hiciera señales con lámpara Morse y si le contestaban le pusieran en conocimiento. Aparentemente las señales con lampara no fueron contestadas.
El último flash se observó a eso de las 1:15 del lunes 15 de abril. Stone y el aprendiz Gibson estuvieron observando hacia la embarcación que a ratos parecía acercarse y Gibson declaró que parecía tener una gran parte fuera del agua. A eso de las 2 de la mañana del 15 de abril, la embarcación pareció alejarse del área.
El jefe de oficiales del SS Californian George F. Stewart relevó la guardia a las 4 de la mañana y sobre las 4:30 creyó divisar flashes luminosos verdes a una distancia de unas 19 millas y reconoció un vapor con chimenea pintada de amarillo, el cual se trataba del RMS Carpathia, cuya chimenea era roja y que llegaba a la zona.
El vapor también comenzó a lanzar cohetes verdes a eso de las 5:30 y Stewart informó a Lord sobre lo que observaba. Lord ordenó despertar a Evans y que se pusiera en contacto con el vapor para inquirir el motivo de los flashes observados. Evans se contactó con el operador del RMS Carpathia y supo que el RMS Titanic se había hundido y ordenó dirigirse a la última posición informada por el RMS Titanic.
El SS Californian llegó al sector a eso de las 8:30 de la mañana (incomprensiblemente tardó 4 horas en recorrer solo 31km) cuando el RMS Carpathia ya se retiraba con 706 rescatados del Titanic y les recomendó barrer el área en búsqueda de supervivientes. El rastreo realizado por el SS Califronian fue breve y solo encontraron restos flotantes y pequeños botes salvavidas (los plegables). El SS Californian continuó su rumbo a Estados Unidos.
Declaraciones ante el Senado estadounidense y controversias 
Apenas hubo arribado a Estados Unidos, los tripulantes del SS Californian fueron citados a declarar al Senado en la investigación en curso con respecto a la tragedia del Titanic.
Tanto Lord como sus oficiales y Evans declararon que su posición relativa respecto a las luces avistadas era de 17-20 millas, que el vapor avistado era muy pequeño y dejaron entrever en sus declaraciones que había al menos otro vapor cerca de ellos, con estas declaraciones Lord y su tripulación sembraron dudas barajándose varios buques que estaban cerca de la posición del Titanic, siendo uno de ellos el HMS Samson, un velero que navegaba furtivamente por el sector.
Lord Mersey, fiscal a cargo de la investigación, no creyó la declaración de Stanley Lord acerca de las distancias relativas y rechazó de plano estas declaraciones de Lord, aparentemente despistadoras y culpó al capitán Stanley Lord por no responder a las luces blancas, reconocidas como de emergencia, y avanzar por el campo de hielo acercándose al sector.
Además es inexplicable que el SS Californian, cuya velocidad era de 11 nudos, se demorará casi 4 horas en recorrer las teóricas 20 millas (como si tratara de aparentar que el SS Californian estaba situado mucho más lejos), teniendo en cuenta que el RMS Carpathia recorrió 58 millas a 14 nudos de velocidad en el mismo tiempo e iguales condiciones de mar.
Al ver las luces (flashes), el SS Californian podría haberse abierto paso entre los hielos que lo rodeaban, a mar abierto y sin peligro grave y haber acudido en ayuda del Titanic. De haberlo hecho así, habría podido salvar muchas vidas, sino todas, que se perdieron.
Lord Mersey – conclusiones de la Comisión investigadora Mersey 
Muchos autores defienden el punto de vista dado por Lord y otros tantos concuerdan que el SS Californian no respondió apropiadamente a las luces blancas de emergencia del Titanic cayendo en negligencia culposa por omisión.
El SS Californian se perdió en la Primera Guerra Mundial, siendo hundido por ataque de torpedos alemanes el 9 de noviembre de 1916 al sudoeste de Cabo Matapan (en Grecia), perdiéndose solo una vida.
Stanley Lord se ganó una muy mala reputación por las controversias generadas y fue separado de la Leyland Line prontamente. Lord trató infructuosamente de limpiar su imagen, muriendo a los 84 años en 1962 sin lograr su objetivo.
El descubrimiento de los restos del Titanic en 1985 y su posición actual sugieren que Lord no dio las posiciones correctas y que su distancia más probable aquella fatídica noche no era superior a 11-13 millas (18- 21km) del Titanic.
———————–
Curiosamente, este hecho con el Californian no es representado en la famosa película de James Cameron, “Titanic”, de 1997, pero sí lo es en una anterior, de 1996, filmada para televisión y muy poco conocida, donde actúa la famosa actriz Caterine Zeta-Jones.
Los sobrevivientes del Titanic fueron rescatados por el SS Carpathia, el único que respondió al llamado de auxilio, pero debido a su lejanía tardó 4 horas en llegar, solo para recoger a los pocos sobrevivientes, entre los que no se encontraba ya nadie “de interés”, o al menos el suficiente, para el mundo cultural y político de entonces.
.
MAS INFORMACION COMPLEMENTARIA 
Libros que hablan sobre el atentado al Titanic: 
“THE RIDDLE OF THE TITANIC” (El enigma del Titanic) de Robin Gardiner y Dan Van der Vatque, 1995.
“THE TITANIC CONSPIRACY: COVER-UPS AND MYSTERIES OF THE WORLD´S MOST FAMOUS SEA DISASTE”. (La conspiración del Titanic: encubrimientos y misterios detrás del desastre marítimo más famoso) de Robin Gardiner y Dan Van der Vatque, 1996

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s