El castigo, ¿sirve para educar?

Lista completa de temas   

LA VERDAD SOBRE EL CASTIGO CORPORAL O PSÍQUICO  

por Horacio Velmont

Contacto

El tema del castigo físico fue puesto en el tapete por el papa Francisco al decir que “dos o tres palmadas en el traste no vienen mal”, creando polémica,  sobre todo porque a partir de agosto el nuevo Código Civil que regirá en la Argentina lo prohibirá expresamente en el art. 547:

“Se prohíbe el castigo corporal en cualquiera de sus formas, los malos tratos y cualquier hecho que lesione o menoscabe física o psíquicamente a los niños o adolescentes”.

Un código civil no está destinado a explicar por qué razón el castigo corporal o psíquico es o puede ser dañino para los niños o adolescentes… (¿Para los adultos no?).

Pero resulta que tampoco lo hacen los profesionales que debieran hacerlo, psiquiatras, psicólogos, pedagogos, etcétera.

Los médicos en general saben que los castigos corporales o psíquicos dañan al niño, pero no tienen la menor idea de por qué. Es decir, saben las consecuencias pero no el origen de esas consecuencias. Malo, muy malo, que esto no se sepa ya entrado el Siglo XXI…

¿Cuántas veces lo hemos explicado y sin embargo estos profesionales siguen en la ignorancia y por lógica consecuencia también manteniendo en la ignorancia a la población.

¿Qué es lo que hacen entonces? Simplemente tratan de reparar las consecuencias, pero no, como debieran, sus causas, porque ellas continúan en el organismo y en el psiquismo del castigado.

¿Desde cuando reparando los efectos se soluciona la causa? ¿Acaso reparando la humedad de la pared ya está superado el problema? Un plomero que actuara así, sin buscar el origen de la humedad, es decir, el caño roto y lo reparara, ¿no sería echado a puntapiés por el propietario de esa pared?

El origen de los trastornos que provoca el castigo físico ya se sabe desde 1950, año en que se editó “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”, escrito por L. Ronald Hubbard.

Hubbard descubrió que todos los seres vivos tienen una segunda mente, que es un mecanismo de supervivencia que graba a nivel celular todo lo que sucede en un momento de inconsciencia, total o parcial, como por ejemplo un desmayo a causa de un accidente o la semiinconsciencia en el delirio de una enfermedad.

Esta grabación, que se implanta a nivel celular y técnicamente se denomina “engrama”, es similar en su mecanismo a una orden hipnótica y se restimula de manera similar.

Un ejemplo brindará la mejor de las explicaciones. Supongamos que un niño está dibujando y de pronto pinta la copa del árbol de color rojo. El padre lo reprende con un tirón de orejas diciéndole: “Siempre confundes el rojo con el verde”.

Éste sería lo que podríamos llamar un “engrama de lujo”, o menos técnicamente, una “orden hipnótica de lujo”, porque esto es lo que el padre le implantó, transformando al niño en un daltónico en cumplimiento de esa orden. Esto no es teoría: el daltonismo tiene su origen en ella.

Y lo mismo sucedería si el niño confundiera las letras. Todos los casos de dislexia tienen también el mismo origen que el daltonismo.

¿Se van dando cuenta por qué razón el castigo físico o psíquico tiene siempre consecuencias nefastas? Porque disminuye la conciencia analítica e implanta engramas-órdenes hipnóticas de impredecibles consecuencias.

Y no estamos hablando de fuertes castigos, sino incluso lo que podríamos llamar ínfimos, porque aun unas palmadas pueden producir trastornos, ya que no se sabe la cantidad de engramas-órdenes hipnóticas que puede tener una persona listos para activarse.

Los engramas similares se agrupan como los fotogramas de una película o como eslabones de una cadena, y al restimularse uno se restimulan todos. Esto puede llevar a una persona al manicomio o incluso a la muerte. Ha sucedido.

¿Qué hace un psiquiatra ante un niño daltónico o disléxico? Pues nada… ¿Cómo va a poder hacer algo si no tiene la menor idea del origen de estos trastornos?

Por supuesto que la técnica para eliminar los engramas de la mente reactiva (éste es el nombre de la segunda mente del hombre donde se archivan todos los engramas) ya existe y fue difundida en el libro de Hubbard ya mencionado.

Lo expuesto es solo un esbozo de los descubrimientos de Hubbard, y es por eso que quien desee profundizarlos (le haría muy bien conocerlos) indicamos al pie algunos links que cumplirán ese objetivo. Después, uno no será ya el mismo.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
 Es importante que quede claro que cualquier circunstancia de la vida provocada adrede o por azar que disminuya la conciencia es ya de por sí nociva. Incluso una simple quemadura que casi no se nota provoca esa disminución y por ende una grabación engrámica-hipnótica. No tiene relevancia si esa disminución es leve o fuerte, porque todo depende de qué otros engramas restimule. Un buen ejemplo sería el de un castillo de naipes, que un pequeñísimo golpe los echa abajo a todos. Los engramas pueden operar de la misma manera: uno muy irrelevante puede producir una hecatombe en la mente. Por eso las palabras del Papa, en el sentido de que “dos o tres palmadas en el traste no vienen mal”, es lisa y llanamente un disparate.

Dianética y Cienciología
https://dianeticaycienciologia.wordpress.com/

La Ciencia de la Mente Ilustrada (Parte I)
(libro completo: al pie se incluye el link para acceder a la parte siguiente)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s