Código Da Vinci, ¿ficción o realidad?

Lista completa de temas      

EL SECRETO DEL SANTO GRIAL 

por Horacio Velmont

Contacto

Muchos toman la novela de Dan Brown como el relato de hechos verdaderos, es decir, fundamentalmente, que Jesús se casó con María Magdalena y tuvo descendencia, hechos que la Iglesia se encargó de acrecentar al atacarla. Siempre sucede así.

¿Pero qué hay de verdad en la novela y qué de ficción? Esta es la pregunta del millón, y afortunadamente podemos responderla.

La trama básica del libro “El libro El Código Da Vinci”, escrito por Dan Brown –editado en 1982 y que fue Best Seller–, es que Jesús casó con María Magdalena y de esa unión nació un hijo, heredero del trono de Israel, que a la muerte de Jesús viajó con ella y José de Arimatea al sur de Francia.

Este hijo a su vez se casó con descendientes de la familia real de los francos, generándose así una línea que constituiría, hasta nuestros días, el linaje del nazareno y de la auténtica nobleza europea.  

A grandes rascos la síntesis del libro es la siguiente: Un conservador del museo del Louvre es asesinado, pero antes de morir consigue dejar unas pistas y colocarse de forma singularmente significativa. Su nieta Sophie y un investigador americano (Robert Langdon) descubren que el abuelo trataba de dejar un mensaje no sobre su asesino, sino acerca de un gran secreto.   El abuelo formaba parte de una antigua sociedad secreta llamada El Priorato de Sión, que durante muchos años se encargó de custodiar ese gran secreto, cuya revelación supondría una amenaza para la concepción presente de la humanidad.   Lógicamente, la Iglesia católica se habría esforzado durante estos últimos dos mil años en proteger este secreto. 

¿En qué consiste el gran secreto? En que Jesús estuvo casado con María Magdalena, quien estaba embarazada cuando Jesús fue crucificado. Los descendientes de aquel niño aún sobreviven y se mantienen de forma anónima protegidos por El Priorato de Sión, que es también el guardián de la verdadera fe en Jesús y María Magdalena, basada en la teoría del sagrado femenino.   La novela por tanto consiste en una carrera por encontrar el Santo Grial, pero en vez de buscar el cáliz de la Última Cena lo que se busca principalmente son los restos de María Magdalena. 

Sophie y el americano comenzarán una competición en la que la Iglesia es su rival, representada en la figura de un albino, miembro del Opus Dei, que recibe indicaciones de un obispo y de un misterioso maestro.   Así, correrán detrás de las pistas codificadas que el abuelo de Sophie fue dejando. Es un gran rompecabezas que les llevará desde los Bancos de Zurich a la iglesia del Santo Sepulcro, y de la Abadía de Westminster a las pinturas de Leonardo Da Vinci.   La historia de Da Vinci consiste en que parece que plasmó su devoción al Santo Grial Femenino en la representación de la Última Cena, en la cual el personaje de la derecha de Jesús no es Juan, sino María Magdalena, su compañera.   Si bien el Catolicismo queda muy mal parado en el libro, las peores invectivas las recibe el Opus Dei, prelatura personal aprobada por Juan Pablo II: Un supuesto monje del Opus Dei es un asesino, que mata para impedir que el secreto de la Magdalena salga a la luz pública. 

La novela sitúa a Leonardo Da Vinci como uno de los integrantes de la sociedad secreta El Priorato de Sión que esconde sus claves en tres de sus cuadros más conocidos: La Gioconda, la Virgen de las Rocas y La Última Cena.   Concretando, la búsqueda del “Santo Grial” no sería más que la búsqueda de los huesos de la mujer de Jesús, María Magdalena, algo que Robert Langdon, el personaje central de la novela junto a Sophie, encuentra finalmente bajo la enorme pirámide de cristal del patio del Louvre.  

No somos críticos literarios y por lo tanto no vamos a referirnos a los valores en este sentido del libro, ni tampoco vamos a investigar o a aclarar si los datos que incluye son los correctos desde el punto de vista histórico, porque al fin y al cabo es una novela y ya sabemos las licencias que se toman los autores para hacer más atractiva su obra.  

Pero sí nos referiremos a algunos aspectos puntuales que podríamos llamarle la verdadera historia de Jesús, que no es, por supuesto, la que nos ha vendido la Iglesia Católica.  

En principio, la búsqueda del Santo Grial no tiene ninguna relación con la copa que usó Jesús en la denominada “última cena”, ni tampoco, como lo señala Dan Brown en su libro, el  “Santo Grial” está referido a María Magdalena.

EL VERDADERO SANTO GRIAL – TEMPLARIOS – Gabriel Silva

¿Qué es, entonces, el Santo Grial?    El Santo Grial representa al útero femenino; se trata de una copa perfecta, de un cáliz. También está relacionada con la Alta Magía Sexual. 

Gabriel Silva se refiere al tema en este texto que se transcribe:

El verdadero Santo Grial. Templarios 
El verdadero Santo Grial que han custodiado siempre los templarios está representado en una copa pero la copa tiene un sentido hermético, entonces se utilizó la copa como símbolo, que luego la iglesia lo transformó en la copa de la Última Cena y tonterías por el estilo. Digo tonterías porque cuando la alegoría dejó de servir y empezó a ser utilizada de una manera espuria para deformar, para ocultar, para degenerar una idea y para hacer que se pierda en la memoria de la gente su significado, pasa a ser una tontería.
El verdadero Santo Grial que hemos custodiado los templarios a lo largo de todas las épocas, desde el 400 a.C. Posiblemente la orden templaria más antigua rondará los 5.000 años de antigüedad, es decir, cuando se inicia la civilización faraónica, cuando esa civilización de recolectores y cazadores llegan a Egipto, se encuentran ahí con una cosa heredada y de pronto aparecen sus antiguos constructores y les comienzan a instruir.
A lo largo de estos 14.500 años han pasado muchos pueblos por Egipto. La civilización faraónica fue la última depositaria válida, fueron los últimos herederos depositarios de todo el conocimiento egipcio, y por lo tanto de todo el conocimiento templario, que supo conservar, cuidar y más o menos divulgar, porque también se expandieron en algún momento esta civilización por el mundo. Hay rastros de egipcios en Australia, hay rastros aquí en España, hay en América…
En el principio Espíritu, el factor de Constitucionalidad, que es la primera ley hermética en el principio Espíritu, es una copa. La Constitucionalidad: todo está compuesto por espíritu, el espíritu lo abarca todo, lo comprende todo. No hay nada que no esté compuesto por espíritu, la materia no es otra cosa que espíritu amalgamado.
Nunca se pierde el conocimiento.
También la copa contiene la llama votiva, aunque se la represente con una antorcha que la lleva el jugador olímpico, pero originalmente lo que contenía la llama votiva, representando el fuego eterno, es una copa, y porque además, el Santo Grial que custodian los templarios no es la copa de una última cena, sino la que tenemos en nuestro propio cuerpo.
En nuestro cuerpo el chakra Muladhara, que es el chakra sexual, está levemente tapado por el chakra Swaddistana, el chakra hipogástrico. Entonces forma como una media luna, forma como una copa, que visto el cuerpo etérico, un poco entre el cuerpo etérico y el cuerpo astral, según el rango de visión que ocupemos, el chakra Muladhara medio tapado por el chakra Swaddistana y la energía de las piernas y de los pies, que también tienen sus chakras, entonces forma todo algo que le daría un aspecto perfecto de copa. Es como una copa de pie alto. Entonces este era el verdadero conocimiento que han divulgado los templarios de todas las épocas.
No se le llamaba tantra, se le llamaba comunión, comunión con la santísima trinidad, amor, inteligencia y poder… ser, conciencia y voluntad, manifestado en amor, inteligencia y poder, pero sí existía ya en lo más antiguo que conocemos en los templarios posteriores a la edad de Cristo. Ya en esta era ya se usa la palabra Kundalini.
Los esenios, la orden antigua templaria que más tiempo existió como tal, fue la orden de los esenios. No eran judíos y tampoco se podría decir que era una tribu. El camino de los esenios comenzaba en un sitio que está entre Suecia y Noruega. Entonces hacían un camino por Finlandia, iban por todo el norte de Europa hasta que entraban en Francia y luego bajaban al Languedoc. Ese viaje era de un año más o menos, porque iban enseñando y aprendiendo cosas. Iban enseñando agricultura, medicina… esta orden de los esenios era una orden templaria en realidad, aunque se la tuviera como una tribu y funcionara socialmente como tal, su trabajo fue un trabajo templario. Sus símbolos eran templarios.
Ahí en el Languedoc hacían una parada larga donde se reabastecían, enseñaban, habían escuelas de conocimiento hermético, por eso es tan importante la zona del sur de Francia, la zona de Montsegur, de Rennes-le-Château… y luego de ahí iban hasta Finisterre, en Galicia, donde tomaban contacto con las tribus celtas. Entonces con ellos había una gran armonía, una gran afinidad. Los celtas no eran templarios, pero tenían los mismos arquetipos, entonces había una muy buena interacción. Intercambiaban por ejemplo aceros, o hierros, les enseñaban a trabajar los metales, y los celtas les enseñaban lo que hoy llamaríamos geobiología, el uso del disquel para atenuar una geopatía, para armonizar una casa, para curar ganado enfermo. Los esenios aprendían las técnicas que luego enseñaban en otros pueblos.
Entonces eran un poco los mensajeros de todo el conocimiento que iban recabando en un lado y lo distribuían por otro.
El Camino de Santiago de hoy es una reminiscencia, que luego utilizó la Iglesia Católica, de parte del camino de los esenios. Luego los esenios bajaban a Tortosa, en aquella época Tartessos, luego subían por el Mediterráneo, seguían por toda la costa hasta Egipto. Cruzaban Turquía, iban por Asia Menor, en Grecia, habían pasado por todos los templos como el de Éfeso.
Las runas son el ejercicio yóguico de los arios. Los esenios conocían los yogas de todas las razas. Terminaban en Cachemira su recorrido.

Cuando Leonardo Da Vinci pintó su famosa obra La última cena, colocó a la derecha de Jesús, que se encontraba al medio, a María Magdalena, y al lado de ella a Pedro, que le estaba recriminando, celoso del amor que le tenía el Maestro, por haberlo acapararlo: “Tú aquí no tienes nada que hacer, esto es cosa de hombres”.

Otro de los errores de la novela, si se la pretende tomar también como una historia de hechos reales, es la descendencia de Jesús: categóricamente no la hubo, porque el tener hijos les hubiera imposibilitado la Ascensión. Pero esto es harina de otro costal.

Otro de los errores es la crucifixión de Jesús, un hecho que nunca sucedió y que fue inventado por la Iglesia para hacernos creer que al  Paraíso uno va cuando se somete, se humilla y se deja conducir al matadero sin protestar como lo hace el ganado.

En este error cayó la Madre Teresa, que hizo del sufrimiento algo meritorio basándose ingenuamente en una crucifixión que nunca existió, y de esta forma haciéndole el juego a los que lo propician con fines de manipular a las masas. 

También constituye otro error de la novela el hacer creer que no es la búsqueda del Santo Grial de lo que se trata, sino de la tumba de María Magdalena, algo imposible de hallar porque ella Ascendió junto con Jesús en la India, Cachemira, no quedando ningún vestigio de sus cuerpos.

Seguidamente indicaremos algunos link para los que deseen profundizar en los temas tratados en esta página.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
El Sudario de Turín, ¿verdadero o falso?
https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/04/17/sudario-de-turin-verdadero-o-falso/
El enigma de la combustión humana espontánea
https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/04/19/el-enigma-de-la-combustion-espontanea/
El verdadero Santo Grial
https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/04/19/el-verdadero-santo-grial/
La historia falsificada de Jesús
https://horaciovelmont.wordpress.com/2014/11/13/la-historia-falsificada-de-jesus/
El Evangelio de Nerón
https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/05/02/el-evangelio-de-neron/
Reivindicando a Jesús
https://horaciovelmont.wordpress.com/2014/12/26/reivindicando-a-jesus/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s