El enigma de la combustión humana espontánea

Lista completa de temas      

UN REMEDO DE LA VERDADERA ASCENSIÓN 

por Horacio Velmont

Contacto

Hay muchos investigadores del fenómeno llamado “combustión humana espontánea” que lo atribuyen a espíritus o a “demonios” que se concentran e impactan en el organismo físico de una persona en tal cantidad que con la energía concentrada de esa forma  provocan dicho fenómeno. Pero curiosamente no han puesto en el tapete o por lo menos como una posibilidad lo que en esoterismo se conoce como Ascensión, que también lo produce.  

Lo que ocurre, a mi entender, es que se favorece la interpretación de los espíritus o demonios para ocultar precisamente el proceso de Ascensión al que todos podemos acceder, porque este proceso libera al ser humano de la esclavitud, y esto es lo que no quieren nuestros esclavistas que sepamos y por eso nos mantienen en la ignorancia.  

Expresado de modo sencillo (mis conocimientos no dan para más) la Ascensión, como la que realizó Jesús, es el salto evolutivo hacia el siguiente reino, el Crístico, lo cual se logra a través de la purificación de la conciencia individual. 

Transcribo este párrafo que encontré en la Red: “Cuando el Ego o Yo Inferior se eleva hasta unificarse con el Yo Divino en el cual se origina, se produce la Ascensión al Reino Crístico o Superhumano en el cual desaparecen las limitaciones físicas”. 

Una historia del fenómeno puede verse en Wikipedia, de la cual extractamos estos párrafos.

La Combustión humana espontánea no es Ascensión verdadera

Se utiliza el término “combustión humana espontánea” para describir los casos de incineración de personas vivas sin una fuente externa de ignición aparente. Aunque existen multitud de teorías sobre la combustión espontánea, la posición mayoritaria es de escepticismo sobre la propia existencia del fenómeno. 

Los defensores de la existencia de este fenómeno contabilizan alrededor de 200 casos desde el siglo XVII. Sin embargo, en la mayoría de ellos apenas hubo una investigación sobre las circunstancias que lo rodearon, y muchos se basan en testimonios de segunda o tercera mano y se carece de datos tan básicos como el nombre de la víctima o la fecha del incidente.  

Los defensores de la existencia del fenómeno han discrepado durante años sobre la posible causa del fenómeno. Recientemente algunos han propuesto como razón más probable de su ocurrencia el inicio de un fuego no-espontáneo con efecto mecha. 

Nicolle Millet  

Aunque existen historias anteriores, el primer caso de muerte atribuida a la combustión humana espontánea con fecha conocida ocurrió en 1725. El caso fue recogido por el francés Jonás Dupont en el libro “De Incendiis Corporis Humani Spontaneis” (Sobre el fuego espontáneo en el cuerpo humano). Dupont se inspiró en el caso de un hombre que fue juzgado por el asesinato de su mujer. La víctima, Nicolle Millet, había sido hallada quemada en una silla que permaneció indemne. Durante el juicio, un joven cirujano llamado Nicholas le Cat convenció al jurado de que la muerte de la mujer era un caso de combustión humana espontánea. El acusado fue declarado inocente y el jurado dictaminó que la mujer había muerto «por la visitación de Dios». En Secrets of the Supernatural Joe Nickell afirma que los restos de la señora Millet no fueron encontrados en una silla sin quemar, sino que su cabeza, parte de la columna vertebral y de las extremidades inferiores fueron encontrados quemados en la cocina, donde el suelo se encontraba también quemado. Nickell afima que el marido fue realmente condenado pero que la condena fue revocada posteriormente. Nickell se basa en tres fuentes para su reconstrucción del caso: Elements of Medical Jurisprudence (1835) de G. H. Lewes; Spontanteous Combustion de la Blackwood’s Edinburgh Magazine, nº 89; y Principals and Practice of Medical Jurisprudence (1883) de T. Stevenson.  

No nos vamos a detener transcribiendo el extenso relato de Wikipedia, pero sugerimos su lectura, por lo menos para conocer los pormenores del caso y las perplejidades de la ciencia que no atinan a resolver el misterio.

http://es.wikipedia.org/wiki/Combusti%C3%B3n_espont%C3%A1nea_humana

Si quisiéramos definir correctamente a la denominada combustión humana espontánea tendríamos que calificarla de “remedo de la verdadera Ascensión”.

La Ascensión y la combustión espontánea tienen cierta similitud de procedimiento, pero es solo aparente, porque en esta se produce la muerte de la persona mientras que en aquella no. 

La profesora Denyse, integrante del Grupo Ruanel, ha explicado claramente la diferencia entre ambos procesos:

Lo único de manera simple que puedo decir es que este fenómeno de la combustión es más un “accidente” biológico y cuántico que un proceso natural de evolución. Se asemeja a la Ascensión, pero a mi parecer, dicha semejanza es por los mecanismos físicos que generan ambos eventos, no porque sea parte del proceso evolutivo correcto que el individuo deba hacer. Si fuera así, no se produciría la muerte del individuo, ya que en la Ascensión no hay muerte.   

La Ascensión es una transmutación o transfiguración del cuerpo humano a un estado de materia sutil, es decir, de más alta vibración, con lo cual trasladamos la vivencia material que conocemos a un plano siguiente de menor densidad, un plano magnético-vibracional superior. Es decir, convertimos todo nuestro material biológico conocido en nueva “materia” para un cuerpo vibracionalmente más elevado. El asunto es que dicha transmutación exige todo un trabajo energético previo que ha tomado años en “cuajarse” por decirlo de una manera burda. 

La kundalini que es la energía sexual y más sagrada que poseemos, por ser la forma más condensada de la sustancia espiritual capaz de nutrir de vida todos nuestros cuerpos sutiles (mental, astral y causal), permanece reservada en nuestro primer chakra y se libera en la implosión generada durante el orgasmo (a través de la eyaculación masculina y femenina), debilitándose por ello y produciendo a su vez un deterioro progresivo de nuestros vehículos. Por eso la práctica del Tantra es una enseñanza milenaria que procura enseñar a preservar esta sagrada energía y sublimarla, es decir, en vez de expulsarla de nuestro cuerpo, hacerla ascender y con ello nutrir progresivamente estos cuerpos sutiles, siempre y cuando el nivel de consciencia del individuo lo permita gracias a su purificación astral. 

Cuando esta energía poderosa llega al cuerpo causal o huevo aúrico que es la materia sutil del Alma (su envoltorio energético) entonces este vehículo se transforma en el llamado “Corpus Cristi” del kristianismo primitivo (muy anterior al Maestro Jesús), es decir, da forma a lo que será nuestro próximo cuerpo de materia más sutil. El final de este proceso es lo que se llama Ascensión, pero en realidad fue un proceso de formación de dicho Cuerpo sutil, con el agregado de que el mago o maestro que alcanza estos puntos finales percibe este momento y se “entrega” a esa fuerza realizando una especie de Fusión espiritual con el Absoluto, una especie de Conexión plena y consciente -pero momentánea- con el Todo que le permite dar el “salto”, es decir, lograr que todo su cuerpo material sufra un cambio vibracional tan poderoso, que sus átomos físicos sufren una fisión a escala inferior, sin que con ello pierda su individualidad como Ser. (La diferencia entre fusión y fisión se puede ver en el libro “8 Kybaliones” de Gabriel Silva, aunque las definiciones científicas actuales también pueden ser útiles). 

Científicamente hablando ocurre algo similar a  lo que pasa cuando se experimenta a nivel atómico y nuclear para generar calor y combustión o una explosión a gran escala. También se puede comparar a los experimentos que se han realizado sobre la teletransportación -como el fallido experimento Fidadelfia-, en los cuales se busca realizar una elevación vibracional de los átomos de una materia de tal manera que se conviertan en una energía superior a la materia conocida, que sea más “manipulable” en el espacio-tiempo. Así como existe una gran diferencia entre el logro de la teletransportación natural sin uso de tecnología y el desastre del experimento Fidadelfia, así puede compararse lo que ocurre entre un salto Ascensional y una autocombustión biológica. Ambos tiene en común un mecanismo en el cual ocurrió una alteración, si vale el término, a nivel atómico que genera el cambio vibracional capaz de convertir los átomos físicos en otros de un orden superior, una reorganización cuántica de las partículas subatómicas, en términos simples. El hecho de que se conviertan, gracias a la energía kundalini elevada correctamente, en un cuerpo sutil, o en fuego físico por carecer de esta energía o elevarla de manera inconsciente y plagado de parásitos emocionales, puede ser la gran diferencia… La misma diferencia ocurrida cuando en el mencionado experimento no existió la preparación a nivel espiritual necesaria para que se pueda dominar la materia física de tal manera que dicha reorganización atómica permitiera una verdadera teletransportación, y en cambio el retorno al estado de materia densa generó un desorden tal que las partes manipuladas de materia se condensaron o precipitaron nuevamente mezcladas unas con otras (trozos de partes humanas con material del barco)… 

En síntesis, para personas no preparadas espiritualmente, un cambio atómico en el cuerpo biológico de tal magnitud genera el desastre de la autocombustión. Pero un ser con años de preparación consciente y poderes alcanzados por la apertura natural de sus chakras, usa este evento natural de trasmutación atómica como trampolín para convertirse en un superhumano, un Cristo. Esto es lo que he podido percibir de tal evento, pero no niego que requiere de una profundización como dije al comienzo de las leyes universales- planteadas en los 8 Kybaliones- que dan la pauta no solo espiritual sino también científica de este tipo de fenómenos y muchos otros, y exige también una comprensión mayor de la física cuántica. No soy física ni bióloga, así que me disculparán que mi lenguaje sea limitado para “traducir” estos conceptos. 

 Creo que después de esta explicación ya no es necesario que me extienda más para aclarar lo que en realidad es la denominada “Combustión humana espontánea” que tan perpleja tiene a la ciencia.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
Ascensión, autocombustión y evolución
La trampa de la reencarnación
Sudario de Turín, ¿verdadero o falso?

NOTA: Hay más temas afines a los que figuran en esta página en los sitios oficiales del Grupo Ruanel y Grupo Obnosis. Consúltese la Lista Completa en este link:
https://horaciovelmont.wordpress.com/2014/11/12/lista-completa-de-temas/

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s