El misterio del “Hombre Polilla”

Lista completa de temas      

LOS SERES DE LA TIERRA INTERMEDIA

por Horacio Velmont

Contacto

Imagen relacionada

Imagen basada en declaraciones de testigos

Antes de entrar de lleno en la historia del Hombre Polilla cabe aclarar que se trata de un ser real y no de una leyenda. Veamos, entonces, una de las tantas notas que se hicieron de este extraño ser.

¿Leyenda urbana o figura criptozoológica con múltiples testigos?
http://misterios.co/2011/03/18/el-misterio-del-mothman-el-hombre-polilla/ 

Uno de los misterios recientes más enigmáticos y difundidos  es el de las apariciones del Mothman, o el Hombre polilla, un extraño ser cuya aparición mucha gente cree que  suele ser premonitoria de alguna catástrofe o de avistamientos  Ovni. Conozcamos un poco más al Mothman.

Las primeras noticias de avistamiento de esta extraña criatura, datan de 1960 y tienen su origen en Cornstalk, Virginia, estados Unidos, donde un padre y su hija viajaban tranquilamente en coche, cuando se toparon con una extraña figura alada, pero de forma humana, de más de 2 metros, de grandes e hipnóticos ojos rojos y cubierta de pelo gris oscuro. Esa visión solo duró unos segundos, pero marcaría sus vidas. 

Sus siguientes apariciones fueron en noviembre de 1966, y cuando los testigos repitieron la descripción calcada de la criatura avistada 5 años atrás, la leyenda comenzó a extenderse por la zona como la pólvora. 

El 1 de noviembre un vecino de la ciudad de Charleston que se identificó como Richard West comunicó a la policía que un ser alado con aspecto humanoide, de unos dos metros de altura y unos tres de envergadura en sus alas, permanecía en lo alto de una vivienda cercana, para ascender verticalmente “como un helicóptero”. Destacaban sus brillantes ojos rojos. 

El 12 de noviembre de 1966 cerca de Clendenin, en  Virginia. Cinco hombres se encontraban en el cementerio local, preparando la fosa para un entierro, cuando algo que parecía un ser humano, despegó de algunos árboles cercanos y voló sobre sus cabezas. Los hombres estaban confundidos pues no parecía ser un pájaro, sino más bien un hombre con alas. 

La noche del 14 de noviembre, dos parejas formadas por Roger y Linda Scarberry, y por Steve y Mary Mallette, que paseaban en coche en Point Pleasant (Virginia Occidental), junto a unos depósitos militares, conocidos  como TNT, observaron  una criatura de unos 2 m de altura, con dos alas plegadas a la espalda y que les miraba con dos brillantes ojos de color rojizo. 

Aceleraron, pero a pesar de alcanzar los 160 km/h la criatura les seguía muy de cerca y sin aparente esfuerzo, a unos metros del coche y sin agitar sus enormes alas de más de 3 metros de envergadura. Sólo un fino chirrido, similar al emitido “por un ratón grande”, acompañaba a aquel extraño ser alado hasta que  desapareció. 

El  sheriff, al escuchar excitados testigos, se desplazó de inmediato a la zona,  que albergaba una fábrica de explosivos así como numerosos depósitos de almacenamiento muchos de ellos subterráneos, pero no encontró nada, tan solo una leve interferencia en su radio. “Fueron aquellos dos grandes ojos rojos, como faros de automóvil, lo que nos sobrecogió”, declararían poco después los testigos. 

A las 10 y media de la noche de esa misma noche, Newell Partridge, un contratista local que vivía en Salem a unos 90 kilómetros de Point Pleasant, estaba viendo la televisión cuando la pantalla se oscureció de repente. Su perro llamado “Bandido”, comenzó a aullar en el porche delantero por lo que Newell salió a ver lo que estaba pasando. 

Cuando salió al porche, Newell vio a Bandido ladrando hacia el granero que estaba a pocos metros de la casa. Newell apuntó con la linterna hacia esa dirección y vio dos círculos de color rojo que comparó con los reflectores de una bicicleta. El perro salió entonces disparado hacía aquellos ojos rojos, mientras Newell regresaba a casa en busca de su escopeta. Presa de un temor absoluto, decidió no volver a salir y durmió aquella noche con el arma sobre la cama. 

El día 16, también en las inmediaciones del antiguo depósito militar, otro supuesto testigo aseguró haber visto al monstruo: “Lo vi entre las sombras, era como si se hubiese estado arrastrando en el piso y lentamente fue poniéndose de pie, de color gris y mucho más alto que un hombre, con dos terribles ojos rojos”. 

Al día siguiente el sheriff George Jonhson convocó una rueda de prensa en la que varios  testigos contaron lo que habían visto a la prensa. Fue bautizado inmediatamente como Mothman u hombre polilla.  

La histeria se desató. Decenas de personas confesaron haber sido testigos del Mothman, y la periodista Mary Hyre comenzó a publicar artículos sobre este extraño personaje en el periódico “The messenger”, y comenzó a investigar, hasta que recibió la visita de dos extraños hombres de negro (otro día hablaremos sobre ellos), que le aconsejaban dejar de publicar artículos sobre el tema. Mary, aseguraba que casi cada noche se desvelaba, víctima de un sueño que se repetía cada madrugada. Veía como el puente de Silver Bridge, que se sitúa a la entrada de Point Pleasant, se derrumbaba, una premonición que no andaba muy lejos de la realidad, como veremos más adelante. 

La siguiente que se llevó el susto de ver a al extraño ser alado, fue Marcella Bennett,  que observó con nitidez como una figura humanoide gris se levantaba del suelo, detrás del vehículo. “Parecía como si hubiera estado tumbado en el suelo. Se levantó lentamente. Era un ser grande y gris, mayor que un hombre, con unos ojos rojos resplandecientes, terribles”. La impresión que le causó aquel ser fue tan grande y el efecto hipnótico de sus ojos ubicados en el torso tan penetrante, que la testigo cayó aturdida al suelo junto con su pequeña, entrando en la casa de la mano de uno de sus acompañantes. Atrincherados en la vivienda sintieron como la criatura merodeó por fuera durante unos minutos, e incluso la vieron mirar a través de las ventanas al interior de la casa. 

El 25 de noviembre, en un campo de cultivos a las 7,15 de la mañana un testigo declaró que cuando se dirigía a su trabajo, una figura humana de color grisáceo, se elevó verticalmente desde el suelo y se abalanzó contra su coche. Aceleró, pero el Mothman lo estuvo siguiendo, dando vueltas sobre el vehículo como si estuviera jugando, durante varios kilómetros. 

Al día siguiente, Ruth Foster observó la criatura fuera de su casa, en su jardín,y el 27, la joven Connie Carpenter  vio  como un hombre vestido de gris desplegó una enormes alas y se dirigió contra su coche, desviándose cuando estaba a punto de impactar. “Aquellos ojos. Eran de un rojo intenso, y una vez fijos en mi, yo no podía apartar los míos de ellos”, aseguró la testigo al investigador John Keel, un conocido periodista, que por cinco ocasiones se desplazó hasta Virginia Occidental para recoger in situ cientos de testimonios y  publicarlos en su revista “The fliying sauce review”( “La revista de los platillos volantes”). 

El  4 de diciembre, varios  pilotos pertenecientes a la base militar cercana de Galípolis, también habrían observaron al monstruo maniobrando y planeando sobre el río, y que pudieron calcular que iba a unos 100 m de altura y a casi 100 km por hora. Posteriormente le habría seguido con sus aviones con la intención de fotografiarle, pero se dice que no pudieron ya que el ser habría desaparecido en uno de sus movimientos cerca de un espeso bosque y así siguieron los avistamientos con al menos 100 testigos.

Estatua de 3,7 m del Hombre Polilla elaborada por
Robert Roach y situada en el centro de Point Pleasant. 

En medio de tal fiebre, comenzaron a desatarse las especulaciones, unos decían que era un ángel que venía a avisar de una catástrofe; otros, que era un demonio que venia  a causarla, que era una criatura mutada por la radioactividad de la zona, e incluso de  una maldición lanzada 500 años atrás por un líder indio llamado Hokolesqua, antes de morir víctima de una emboscada. 

Junto a las apariciones del Mothman se multiplicaron también los avistamientos OVNI, y la presencia de unos extraños hombres vestidos de negro como los que interrogaron a la periodista Mary Hyre

Casualidad o no, los avistamientos del Mothman cesaron la noche del 15 de Diciembre de 1967 cuando el puente de Silver Bridge, de 700 metros de largo que cruzaba el río Ohio, se desplomó, acabando con la vida de más de 46 personas, como sucedía en el repetitivo sueño de Mary Hyre, que asombrosamente, se encontraba en ese momento en el puente junto  a varios testigos más de las apariciones.. El Mothman nunca más volvió a ser visto allí. 

Imagen relacionada

Con todo el material recogido esos años, John Keel, escribió “The Mothman Prophecies” (las profecías del Mothman”), que sería llevado al cine en 2002 y protagonizada por Richard Gere. 

En  Virginia estos sucesos siguen vivos, y el productor de “expediente x”, Cris Carter, también dedicó un episodio de la popular serie a esta criatura que desde luego, es una de las que más testigos ha tenido en el mundo paranormal.

SOLUCIÓN DEL MISTERIO
Como ya hemos señalado -y este dato me lo acercó Daniel, director del Grupo Ruanel-, Mothman o “el Hombre Polilla” es un ser real, animalesco, mezcla de murciélago, vampiro y búho, que vive en la “Tierra Intermedia”, y se alimenta de animales más chicos que él, obviamente, ratas, zorros, aves como las gallinas, sangre, de todo lo que sea carne. Tienen una modificación genética que no les permite casi reproducirse -lo que supone que se trata de una especie en extinción-, aunque por compensación viven muchos años, superando en este sentido al hombre. 

Quedan descartadas, por lo tanto, las delirantes interpretaciones que se han hecho de este extraño ser, es decir, que se trata de un “ángel” que viene a avisar de una catástrofe o que es un “demonio” que viene a causarla. Menos aún que se trate de una criatura mutada por la radiactividad. Y mucho menos aún que sea el resultado de una maldición india. También hay que desechar la idea de que son seres extraterrestres. 

Aun parezca increíble, estas disparatadas especulaciones se hicieron del hombre polilla, que no es más que una de las bestiales “creaciones” de Orguimed-Jehová-Yaveh-Satanás y no sé cuantos nombres más se le han adjudicado a esta maléfica entidad.

Cuando hablamos de la “Tierra Intermedia nos estamos refiriendo a la extensa zona  de nuestro planeta que se extiende desde la superficie hasta la Tierra hueca, donde no solo existen enormes cavernas sino también inmensas ciudades habitadas por seres no humanos. Y no estamos hablando de animales o seres animalescos solamente sino de humanoides, e incluso en algunos casos más inteligentes que el “homo sapiens”.

¿Por qué ante la aparición de un ser cuya morfología no se parece en nada, o muy poco, a la nuestra hacemos tanta alharaca? Simplemente porque nos asusta la presencia de seres extraños y cuyo aspecto terrorífico nos hace presumir que nos atacará.

Esta situación hace que la imaginación vuele y entonces, como es sabido, el vacío de conocimiento que provoca nuestra ignorancia se llena con cualquier cosa, sin importar que sea disparatada.

Con respecto a la presencia de los famosos “Hombres de Negro”, mi opinión -y es solo mi opinión basada en mis conocimientos y siempre que no se trate de un invento- que solo se trata de un juego de manipulación. Me refiero a que cuando ellos amenazan que no se investigue tal suceso o tal ser, saben que los seres humanos harán justamente todo lo contrario. Que es lo que ellos quieren que hagamos.

Mientras nos ocupamos de los hombres polillas, de los extraterrestres, de los Ovnis, del Incidente Roswell, de los círculos en los sembrados y de otras tonterías, no nos damos cuenta de lo que en realidad sucede a nuestro alrededor y están haciendo con nosotros, siendo una de ellas el envenenamiento de la población para disminuirla al punto de que sea fácilmente manipulable.

Imagen relacionada

Una de las cosas que también se ha dicho de estos seres es que sus ojos son rojos e hipnóticos. Es obvio que no lo son, sino que al alumbrarlos, por ejemplo con una linterna, dan esa sensación, como cuando se enfoca una luz hacia los ojos de los gatos, que parecen verdes.

Por supuesto que nuestra curiosidad y también la de los lectores no quedarán satisfechas con solo saber que el hombre polilla no es más que un ser animalesco que vive en cavernas y que de tanto en tanto sale a la superficie para darnos un susto, pero de lo contrario, al perder tiempo en algo tan banal, caeríamos también nosotros en la trampa de ocuparnos de cosas fútiles dejando de lado las cosas que realmente interesan. 

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
Si esta nota fuera hecha por un periodista, desde luego que no sería así, tan escueta y simple, sino que hablaría de “un ser misterioso”, que “emite un chillido que hiela la sangre”, “cuyos ojos rojos como la sangre más roja son terriblemente hipnóticos y paralizantes” y otras bobadas.
Incluso, si fuera un periodista totalmente desaprensivo, hasta inventaría que velozmente cayó en picada y con sus garras apresó a un niño de pocos años y huyó hasta perderse en la espesura del bosque cercano.
Para concluir, quiero señalar que me estoy refiriendo al Hombre Polilla, y no a otros seres no humanos que viven en la Tierra Intermedia y realmente son de temer porque se alimentan de carne humana. Pero esto es harina de otro costal…

Híbridos humanos animales

COMENTARIO DE DANIEL (DIRECTOR DEL GRUPO RUANEL)
Si bien existen criaturas en la Tierra Intermedia muchísimo más peligrosas que el denominado “Hombre Polilla”, su presencia en la superficie no es para tomarla despreocupadamente como si fuera un simple animal de nuestra fauna, como por ejemplo un murciélago o un búho, no solo por su tamaño casi el de un humano promedio, sino por su tremenda fuerza capaz de llevarse a niño si se le presenta la ocasión. A este ser hay que catalogarlo de peligroso porque se alimenta de carne y sangre, y por eso no cabe menospreciar a quienes se han aterrado al ser acosados por él.
En la Tierra Intermedia, vale aclarar, habitan, por ejemplo, seres de civilizaciones que estuvieron aquí en la superficie, pero cuando su civilización  fue destruida por catástrofes se trasladaron allá abajo. También hay seres de 
otros planetas y otros que son de aquí, es decir, terrestres, pero fisionómicamente difieren de nosotros. De ahí que en muchas culturas e incluso hasta hace algún tiempo (porque ahora ya hay barreras mas seguras para que no pasen tan fácilmente) se veian seres “raros”, como lagartos, grises, y ” bichos extraños”. Algunos de ellos son hostiles. Desde tiempos remotos se ha hablado de que “que el diablo está allá abajo”. Quien tenga ojos para ver que saque sus conclusiones.

Relatos extraídos de Un Mundo de Fenómenos Extraños, de Charles Berlitz. 

¿UN AVE ENORME?
Eran las 10:30 de la noche del 14 de enero de 1976 y Armando Grimaldo estaba sentado en el jardín de atrás de la casa de su suegra en el sector norte de Raymondville, Texas. Había venido a visitar a su esposa separada, Christina, que estaba ahora durmiendo en el interior. Grimaldo estaba a punto de tener un encuentro demasiado próximo con una criatura de otro mundo.
– Cuando me volvía para ir a echar un vistazo al otro lado de la casa -dijo-, sentía que algo me agarraba, algo que tenía unas grandes garras. Miré atrás, vi aquello y eché a correr. Nunca había tenido miedo a nada, pero esta vez lo tuve. Jamás en mi vida había estado tan asustado.
Algo había descendido del cielo, algo que Grimaldo no había visto nunca ni quería volver a ver. Era tan alto como él -1,85 metros- y tenía una envergadura de tres a cuatro metros. Su piel era de color .castaño negruzco», correosa y sin plumas, y tenía unos ojos rojos enormes.
Grimaldo chilló y trató de correr, pero, presa de pánico, tropezó y cayó de bruces contra el suelo. Al incorporarse a duras penas, pudo oír que su ropa era rasgada por las garras de la bestia. Consiguió refugiarse debajo de un árbol mientras su atacante, que ahora respiraba con fuerza, volaba y se perdía en la noche.
Los gritos despertaron a Christina, que estaba bajando la escalera cuando oyó que él entraba corriendo en la casa, «de algún modo conmocionado». Incapaz de hablar con coherencia, mumuraba la palabra pájaro (en español) una y otra vez. Fue llevado al hospital de Willacy County y dado de alta al cabo de media hora, cuando los médicos dictaminaron que no había sufrido daño físico.
Armando Grimaldo tuvo más suerte que la cabra de Joe Suárez. Algo la hizo pedazos en las primeras horas del 26 de diciembre. Había sido dejada atada en un corral detrás del granero de Suárez en Raymondville. No había huellas de pisadas a su alrededor y la Policía no pudo explicar cómo la habían matado.
Algo había irrumpido en el Valle de Río Grande. Antes de que desapareciese, al cabo más o menos de un mes, los graciosos del lugar le habían puesto el nombre de Big Bird, por el personaje de Sesame Street. La mayoría de la gente lo tomaba a risa, pero no así los que lo habían visto.
Una criatura parecida se metió en el remolque de Alverico Guarjardo en la cercana Brownsville. Cuando Guajardo montó en su vehículo y encendió las luces, vio lo que describió como «algo de otro planeta». Aquella cosa, al darle la luz, se levantó y le miró con unos ojos rojos y brillantes. Guajardo, paralizado por el miedo, sólo pudo mirar a su vez a la criatura, que tenía las largas alas, como de murciélago, plegadas sobre los hombros. Y no paraba de hacer un «horrible ruido» gutural. Por fin, al cabo de dos o tres minutos, retrocedió hacia un camino de tierra a poca distancia detrás de él y desapareció en la oscuridad.
Pero la criatura volvió a ser vista el 24 de febrero, mucho más al Norte, en San Antonio, donde tres maestros de escuela que se dirigían en coche a su trabajo por una carretera aislada al sudoeste de la ciudad, vieron un enorme pájaro con una envergadura de «seis o siete metros, si no más». Volaba tan bajo que, cuando pasó por encima de los coches, su sombra cubrió toda la carretera.
Mientras observaban los tres aquella inverosímil criatura, vieron otro ser volante a lo lejos, trazando círculos sobre una manada de ganado. Parecía, pensaban, una «gaviota gigante».
Más tarde, cuando los maestros buscaron en los libros, tratando de identificar a la primera ave que habían visto, creyeron haberlo conseguido. Lo malo era que el pajarraco se parecía mucho al pteranodonte, un dinosaurio volador que se había extinguido hacía 150 millones de años.
No fueron los únicos tejanos del Sur que creyeron haber visto un reptil alado prehistórico. Un mes antes, dos hermanas de Brownsville, Libby y Deany Ford, vieron un «gran pájaro negro» cerca de una charca. La criatura era tan alta como ellas y tenía «cara de murciélago». Más tarde, cuando vieron la imagen de un pteranodonte en un libro, llegaron a la conclusión de que era lo que habían visto.
El miedo al Big Bird se calmó a primeros de 1976, pero la criatura tenía que aparecer de nuevo en el Valle de Río Grande. El 14 de septiembre de 1982, James Thompson, un técnico de ambulancia de Harlingen, vio un «gran objeto parecido a un pájaro» pasar por encima de la autopista 100 a una distancia de cincuenta metros. Eran las 3:55 de la mañana.
– Esperé que aterrizase como un avión en miniatura -dijo Thompson al Valley Morning Star-. Esto fue lo que pensé que era, pero agitó las alas lo bastante para mantenerse por encima de la hierba. Tenía la piel áspera, negra o grisácea. No tenía plumas. Estoy seguro de que su pellejo era como de cuero. Le observé mientras se alejaba volando. Era -dijo más tarde- un pájaro parecido a un pterodáctilo.
La Sociedad Internacional de Criptozoología, organización científica que investiga los informes sobre animales desconocidos o presuntamente extinguidos, observó que las aves habían sido vistas a solamente 300 kilómetros al Este -según el vuelo del pterodáctilo- de la Sierra Madre Oriental de México, una de las regiones menos exploradas de América del Norte.

LLEVADO POR UN AVE GIGANTESCA
A
las 8:10 de la tarde del 25 de julio de 1977, el niño de diez años Marlon Lowe, de Lawndale, Illinois, tuvo una experiencia que la ciencia dice que es imposible. Fue levantado del suelo y llevado por el aire por un pájaro enorme.
El primer vecino de Lawndale que advirtió algo desacostumbrado en el aire fue un hombre llamado Cox, que vio dos grandes aves, parecidas a cóndores, que descendían volando desde el Sudoeste. En el mismo momento, Marlon Lowe estaba corriendo con unos amigos sin darse cuenta de que, detrás de él, dos grandes pájaros, de una clase desconocida en Illinois, volaban a unos tres metros sobre el suelo. Marlon seguía corriendo, cuando uno de ellos le agarró y se lo llevó en el aire.
Su madre, Ruth Lowe, que lo vió, chilló aterrorizada y corrió detrás de las aves. Después de transportarle unos doce metros, aquella criatura soltó a Marlon, que cayó ileso al suelo. El ave y su compañera volaron entonces hacia el Nordeste. En total, seis personas presenciaron el increíble suceso.
Mrs. Lowe dijo que las aves parecían enormes cóndores, con picos de quince centímetros y cuellos de cincuenta centímetros de largo, con un anillo blanco en la mitad de aquél. Salvo por el anillo, las aves eran negras. Cada ala tenía, según el más prudente de los cálculos, un metro y medio de largo.
A pesar de los seis testigos, la historia era tan increíble que, si bien fue publicada en toda la nación, casi nadie la creyó y la familia Lowe fue cruelmente atormentada. El guardabosque local llamó embustera a Mrs. Lowe. Los bromistas empezaron a dejar pájaros muertos, incluso, en una ocasión, «un águila grande y hermosa», en la puerta de los Lowe. Los jovencitos locales se burlaban de Marlon y le llamaban Niño Pájaro.
La tensión producida en Marlon por el ataque y las subsiguientes consecuencias fue tal que sus rojos cabellos se volvieron grises. Durante más de un año, se negó a salir de casa después de anochecer.
Dos años más tarde, mirando atrás, Mrs. Lowe dijo a los investigadores Loren y Jerry Coleman: «Siempre recordaré cómo aquella cosa enorme doblaba el cuello con su anillo blanco y parecía tratar de picotear a Marlon mientras se alejaba volando.
Yo estaba en la puerta y lo único que veía eran los pies de Marlon balanceándose en el aire. Por aquí no hay pájaros que puedan levantarle de esta manera.» 

LECTURA RECOMENDADA
Espeluznante y Retorcido: Híbridos de bebés Humanos-Animales están siendo creados en laboratorios del mundo
http://centinela66.com/2013/11/04/espeluznante-y-retorcido-hibridos-de-bebes-humanos-animales-estan-siendo-creados-en-laboratorios-del-mundo/ 

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
El horrendo destino de Jehová
Jehová es Satanás
Jehová, el dios chantajista
Jehová y la clonación de Adán y Eva

Los extraños hoyos en la tierra
Yeti, Pie Grande y Hombres-lobo
Origen de Jehová y los humanos mortales
Desaparición de niños
Hallazgo de una ciudad reptiliana en Los Ángeles
Para la Élite somos un rebaño de estúpidos manipulables
La Élite se burla de nosotros
El misterio de los cráteres en Siberia
El fraude de las piedras movedizas
El fraude de los círculos en los sembrados
La leyenda de los niños verdes

 

 

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s