La verdad sobre Ricardo Echegaray

Lista completa de temas     

UN METEÓRICO AUMENTO PATRIMONIAL

por Horacio Velmont

Contacto  En el origen de todas las fortunas hay cosas que hacen temblar.
Louis Bourdaloue

 1. Un fastuoso regalo que lo puso en evidencia[1] 

Ricardo Echegaray, jefe de la AFIP le regaló un Audi A1 a su hija para su cumpleaños y estallaron las redes: el auto sale entre 35.000 y 45.000 dólares.

El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, sorprendió a su hija Camila, en el día de su cumpleaños número 18, con un flamante Audi A1. La noticia se filtró y causó revuelo en las redes sociales, tras su publicación en Perfil.com

Este auto alemán tiene una valuación comercial de entre 35.000 y 45.000 dólares, dependiendo del modelo y los opcionales, para un cero kilómetro. Usado, puede cotizar entre $ 200.000 y más de $ 350.000.

Camila compartió la imagen del flamante auto blanco, decorado con un moño azul para la ocasión, y estacionado frente a la casa familiar en Nordelta, a través de su cuenta en la red social de imágenes Instagram.

La hija del funcionario cumplió años el pasado domingo, pero festejó con sus amigas el sábado por la noche. La exclusiva sorpresa que le compró su padre la sorprendió saliendo de la casa familiar en el barrio privado para celebrar.

Aunque su cuenta era privada, una captura del mensaje con la foto, a la que agregó los tags #new #car #bday #18, y los comentarios que hicieron sus amigas, comenzaron a circular en las redes, causando un gran revuelo, por tratarse de la hija de un funcionario clave de la administración que regula el acceso a los dólares y los tributos pagados por los argentinos.

Horas después de que se conociera la noticia en los principales portales, Camila comenzó las acciones de control de daños: borró todos los rastros de su presencia en las redes sociales, al eliminar las cuentas que usaba con el nombre de usuario “camiech” en Twitter e Instagram.

La noticia causó malestar entre los usuarios de las redes sociales por tratarse de un funcionario identificado con las restricciones a las importaciones, a la compra de dólares para ahorro y viajes al exterior.

 2. En diez años aumentó sus bienes 82 veces[2] 

Ricardo Echegaray es uno de los hombres más ricos del Gabinete y su sueldo es más alto que el de la Presidenta Cristina Fernández.

En el 2001, Ricardo Echegaray era un abogado del montón que tenía dos Volkswagen –un Gol y un Polo– y una casa en Santa Cruz. Su magra declaración jurada mostraba un patrimonio de 48.907 pesos. Exactamente diez años después, el centinela de las cuentas personales de los pequeños y grandes contribuyentes incrementó su patrimonio un 8.100%.

Ahora declara 4.009.392 pesos –82 veces más–, vive en el country Talar del Lago, en Pacheco, en el partido de Tigre, tiene oficinas y un terreno en Nordelta, en el mismo municipio bonaerense, y veranea en su flamante departamento en Punta del Este. Para disfrutar a pleno de las costas uruguayas compró dos jet ski Yahama (a los que llama “yet sky” en su declaración). Una versión K del antiguo y condenado “deme dos”.

Desde que comenzó la gestión kirchnerista, en el 2003, la situación patrimonial de Echegaray no paró de crecer.

Los períodos más polémicos son los que abarcan del 2006 al 2007 y del 2007 al 2008. En esos años, los aumentos fueron del 129% y del 124%, respectivamente.

El 2007 fue un año próspero. Echegaray compró un auto cero kilómetro y la casa en el country a increíbles 632.000 pesos. Para lograrlo pidió un crédito hipotecario al Banco Nación y vendió en 267.000 pesos la casa que había adquirido en 60.000 pesos; y por un terreno que le había costado apenas 17.836 pesos, le dieron 64.324 pesos. Uno de los negocios más escandalosos de su carrera comenzaba a rendir sus frutos: Echegaray fue uno de los funcionarios K que compraron terrenos fiscales en la exclusiva villa sureña de El Calafate a un precio irrisorio, por decreto del intendente. Se hizo de 6.539 metros cuadrados con una inversión de solo 56.452 pesos, y luego los vendería a su verdadero valor de mercado.

En el 2008, la acumulación inmobiliaria se incrementó de manera llamativa. Vendió una propiedad en Chubut que él valuaba en 150.000 pesos y los otros tres terrenos fiscales que le quedaban –por los que había abonado solo 38.618– y logró hacerse de nada menos que 888.334 pesos. Otra vez: compró a precio imposible y vendió al valor real.

Ese año también logró cancelar en tiempo récord la deuda hipotecaria que había contraído con el Banco Nación. Adquirió un departamento en Barrio Norte, una camioneta Toyota Hilux, pagó todas sus deudas y abonó los primeros 100.000 dólares de su casa en Punta del Este.

Su manejo de las finanzas fue mágico: vendió bienes por 888.334 pesos y gastó 1.297.289. Así y todo, le quedó un resto de 110.000 dólares, que decidió guardarlos debajo del colchón. Y eso que ya era jefe de la AFIP. Ese año su vida cambió. Pasó de tener 868.395 pesos a 1.945.369. Era millonario.

Echegaray es uno de los funcionarios más ricos del Gabinete y percibe un sueldo incluso más alto que el de Cristina. Gana 95.800 pesos al mes, según su última declaración jurada correspondiente al 2011.

 3-Vacaciones costosas y lujos desmedidos[3] 

El titular de la AFIP, que había pedido que se vacacionara en el país, viajó a la ciudad brasilera en primera y se alojó en uno de los hoteles más caros.

Parece muy lejano aquél 30 de agosto de 2012 donde el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, tras anunciar el 15 por ciento de adelanto para viajes al exterior, decía: “Preferimos que se queden a veranear en el país”.

Sin embargo, la máxima de “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”, se volvió recurrente en los funcionarios del gobierno de Cristina Kirchner.

Para recibir el 2014 Echegaray decidió viajar junto a su familia a las mundialmente famosas playas de Río de Janeiro en una estadía costosa y a todo lujo.

Desde la elección del vuelo, en primera y por Emirates, Echegaray no escatimó en gastos ya que cada pasaje tiene un costo promedio de 20 mil pesos.

Una vez en la Cidade Maravilhosa, el polémico titular de la AFIP decidió hospedarse en el costoso Sofitel Copacabana donde pagó más de mil dólares por habitación por noche y casi mil dólares el cubierto para la cena de año nuevo y contó con una vista privilegiada para disfrutar de los fuegos artificiales frente a la playa.

Pero el lujoso y costoso viaje terminó en escándalo cuando allegados a Echegaray agredieron salvajemente a un equipo periodístico de TN en el aeropuerto de Río de Janeiro un par de horas antes de emprender el retorno al país, tras un viaje donde no tuvieron problemas para conseguir moneda extranjera como le sucede a un gran número de argentinos.

 4. Los amigos de Echegaray que se beneficiaron con la Aduana[4]

 a) Jorge Lambiris 

Lambiris, uno de los agresores, tiene depósitos fiscales habilitados por el titular de la AFIP; González, con una empresa clave de precintos; Jorge Omar Lambiris Vilches, el empresario que viajó a Río de Janeiro con el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, y que fue uno de los que agredió al equipo del canal TN, tiene intereses en empresas de depósitos fiscales y comercio exterior en la Argentina.

Lambiris nació en Uruguay, tiene 53 años e integró una serie de sociedades con su hijo Mauricio y con Sandra Pizzani, uruguaya como él, dedicadas a la explotación de estos espacios donde se almacena la mercadería de importación antes de ser nacionalizada y la de exportación previo embarque.

Los depósitos fiscales, a diferencia de los privados, cuentan con personal aduanero permanente y son habilitados por la AFIP/Aduana.

Lambiris integró la trader Hong Kong International Brokers, que vendió en 1997. Ya en la Argentina, constituyó en marzo de 2007 la firma LW Logística y Cargas. Solo en diciembre de 2009 se dio de alta en Ganancias en la AFIP, dos meses después de constituir Establecimiento Mocho SA, dedicado a la explotación ganadera.

Con su hijo creó, en febrero de 2012, L&L Mandatos y Negocios, una empresa de publicidad. Mauricio incursionó además en el negocio del transporte y de la logística, con la empresa Internacional Carga.

 b) Sergio Gustavo González 

Lambiris no es el único amigo que el jefe de la AFIP tiene en el ámbito del comercio exterior. De hecho, Echegaray suele correr maratones con Sergio Gustavo González, otro hombre ligado al sector, al que conoció en el Sur, cuando se desempeñó en la aduana de Río Gallegos.

Con González participaron en la carrera de postas de 100K conocida como Hi−Tec 7 Lagos, según Echegaray cuenta en su página http://www.ricardoechegaray.com.ar. González, de 53 años, fue capitán de ultramar y trabajó en la desaparecida Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA).

En 1994 fue empleado de la Armada, pasó por varias empresas de logística hasta recalar, en 2003, en la agencia Ultramar, cuando Echegaray administraba la aduana de Río Gallegos.

González creó en 2008 la firma Terfico SA, dedicada al agenciamiento de buques y la operatoria de depósitos fiscales (hoy opera uno en Sarandí), junto con Osvaldo De Bonis, directivo de una de las empresas de transporte más importantes: Coamtra SA. En 2010, amplió su portfolio de depósitos fiscales en Ushuaia (con la firma Puerto Seco SA) y en Río Gallegos (con Diqxa SA).

En julio de 2012, González asumió la presidencia de RSI Group, dedicada a la instalación de precintos electrónicos en contenedores. En abril de 2013, González incursionó en los negocios de la construcción y las propiedades, con la firma SAG Inmobiliaria SA. Y en julio último volvió a crear otra empresa para operar depósitos fiscales: Logiscorp SA.

Diversas fuentes, en estricta reserva, dijeron a La Nación que tanto Lambiris como González son hombres de “excelente llegada” a Echegaray.

Según la propia Aduana, los depósitos fiscales “ya casi no se habilitan”, por la presión oficial de invertir en costosos sistemas de seguridad y monitoreo en línea con la Aduana. En público, Echegaray “alentó” a los privados a invertir en escáneres como condición previa a la autorización operativa de un depósito.

Estos equipos, importados, tienen un costo que supera el millón de dólares. “Con un esquema de comercio administrado, donde se importa solo lo que autoriza el Gobierno, es una inversión económicamente inviable”, reconocen en el sector.

Echegaray dispuso el requisito de las DJAI en 2012. En los pasillos de la Aduana se dice que operar en los depósitos de Lambiris “facilita” la obtención de la autorización para importar.

Fuentes privadas le asignan a Lambiris dos depósitos fiscales de importancia: TCT Logística (en Tigre) y Carestiba (Mercado Central). Sin embargo, Lambiris no figura en los registros societarios de estas compañías.

Los contenedores que van desde el puerto hasta un depósito fiscal (en Tigre, el Mercado Central, Ezeiza, Campana, La Plata, etc.) se encuentran en “tránsito aduanero”.

Una resolución de la AFIP obliga a instalar un precinto electrónico en los contenedores en tránsito, para que la Aduana monitoree cada movimiento vía satélite.

La Aduana solo autorizó a tres empresas a colocar estos dispositivos y distribuyó los corredores en los que cada una de ellas puede operar: Sistelcom Argentina (que prácticamente no estaría prestando servicios), Saetech SA y RSI Group, que integra Sergio González, el compañero de maratones de Echegaray.

 5. Echegaray y un renovado culto al doble discurso[5] 

Es de esperar que el titular de la AFIP explique las razones que le han permitido sortear todas las barreras que rigen para el resto de los ciudadanos.

El ostentoso viaje de placer del titular de la AFIF con su familia y un grupo de personas de su confianza a uno de los hoteles más caros de Río de Janeiro, Brasil, al que arribaron en primera clase de la aerolínea Emirates, desnuda, una vez más, la brutal contradicción de muchos funcionarios del actual Gobierno. Una contradicción a la que, en este caso particular, se le suma una ostensible falta de ética.

Ricardo Echegaray es un funcionario de primera línea, del que se espera que dé el ejemplo o, cuanto menos, que sus actos sean coherentes con sus dichos. Se trata de quien ausculta los deberes fiscales de todos los argentinos, información que el Gobierno usa y abusa ilegalmente para presionar e intentar silenciar las críticas a su gestión.

Han sido públicas y groseramente orquestadas las persecuciones a periodistas, artistas, comerciantes, empresarios y firmas, a los que no solo mandó investigar, sino que llegó al extremo de ordenar allanar.

Incluso demandó judicialmente a periodistas a quienes acusa de ocasionarle “daños y perjuicios” por dar a conocer investigaciones sobre presuntos negociados que lo tienen como protagonista.

Una contradicción más que evidente en un funcionario de un gobierno que se jacta de haber promovido la despenalización del delito de calumnias e injurias.

Ese poder que la AFIP se arroga es el que impide a muchísimos argentinos adquirir dólares para viajar, por otro lado, única “libertad” concedida en la materia por las autoridades, ya que hace tiempo que nadie que quiera atesorarlos puede obtenerlos en forma legal.

Sin embargo, esa regla no parece regir para el titular de la AFIP que, por lo visto, cuenta con dólares suficientes para salir del país en plena época de restricciones de todo tipo, trabas y escasez de divisas.

Nadie duda, como intentó justificarse Echegaray ante el equipo de TN que denunció haber sido atacado por gente de su entorno, de que es un hombre que cuenta con “capacidad contributiva”.

Que cobra buenos salarios quedó demostrado el año pasado con el regalo de un costoso automóvil de alta gama a su hija de 18 años, el día de su cumpleaños, y en momentos en que son harto conocidas las trabas que pone la Aduana para importar.

Resulta absolutamente repudiable la consolidación del doble discurso de este funcionario −aunque por cierto no es el único−, que puso en marcha en 2009 el primer blanqueo de capitales de la gestión kirchnerista para que los argentinos traigan al país los dólares depositados en el exterior, y que fue denunciado periodísticamente por presuntos negociados con subsidios de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Onnca), organismo que dependió directamente de él hasta 2008 y que terminó siendo disuelto por decisión de la presidenta Cristina Kirchner, en 2011.

Es Echegaray el mismo funcionario que, tras la derrota del Gobierno en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), negó ante la prensa que fuera a incrementarse la percepción que realiza la AFIP por la compra de dólares para turismo y gastos con tarjeta en el exterior, por entonces del 20 por ciento.

Cuatro meses después, su dependencia subió ese margen al 35 por ciento. Aunque lo desmiente, no fueron pocos los que le escucharon decir al jefe de los sabuesos que la decisión de recargar esos consumos es para desincentivar el giro de divisas al exterior, de modo de que los argentinos las vuelquen al turismo interno.

Precisamente, fue lo que él no hizo en esta oportunidad al viajar a Brasil ni la sugerencia que tampoco acató su familia en las vacaciones del año pasado cuando se trasladó a Punta del Este.

Durante la entrevista concedida al equipo de TN, en la que se mostró molesto por las preguntas de los periodistas tendientes a saber por qué había viajado a Brasil en primera clase de una línea aérea que no es Aerolíneas Argentinas, cómo consiguió los dólares siendo que se mantienen las fortísimas restricciones para obtenerlos, y por qué decide vacacionar en el exterior siendo uno de los principales impulsores del cepo cambiario, Echegaray prometió que hoy brindaría una conferencia de prensa donde respondería todas las dudas.

Habrá que esperar que esa rueda no se transforme en un monólogo del funcionario y que, además, sea generoso a la hora de detallar qué hacía vacacionando con Jorge Lambiris, un empresario uruguayo al que se lo vincula comercialmente y al que debería controlar.

Paralelamente, se espera con ansiedad su explicación de por qué las personas que lo acompañaban golpearon a los periodistas, quienes aseguran que Echegaray fue testigo de esos atropellos sin siquiera inmutarse.

Como dijimos, no es ni será el único funcionario que incurre en estas actitudes contradictorias y antiéticas. En los últimos días, cuando miles de argentinos padecían −y muchos aún padecen− la falta de energía eléctrica y de agua, que ya provocó varias muertes en el país, el secretario de Energía, Daniel Cameron, era descubierto jugando al golf, mientras la Presidenta seguía recluida −y sin emitir palabra− en el Sur. De parte de ninguno hubo explicaciones ni siquiera disculpas públicas.

En naciones en las que la observancia de la ética de los funcionarios es una práctica que los ciudadanos exigen a rajatabla, un empleado jerárquico del Estado como Echegaray debería haber presentado su renuncia, o el presidente ya se la hubiera exigido.

 6. La oposición sobre Echegaray: “Si cae él, cae la Presidenta”[6] 

La diputada Laura Alonso aseguró que el titular de la AFIP maneja “información valiosísima sobre los Kirchner”, y sostuvo que el Gobierno lo respalda “porque si él cae, cae la Presidenta”.

Distintos representantes de la oposición manifestaron su repudio a la agresión sufrida por un grupo de periodistas tras entrevistar al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, quien pasó el año nuevo en un lujoso hotel de Río de Janeiro.

“La palabra es impunidad”, dijo la diputada del PRO Patricia Bullrich tras conocerse que al regresar al país tras los incidentes el funcionario K salió por una puerta trasera del Aeroparque que le fue habilitada especialmente para que no tuviera que toparse con la prensa.

Por su parte, la legisladora Laura Alonso explicó que “Echegaray no se va porque tiene información valiosísima sobre los Kirchner desde la época de Santa Cruz”.

“Es alguien que se ha enriquecido, que tiene información, que ha facilitado trámites y favores vinculados al lavado de dinero. Si cae Echegaray cae la Presidenta. Es un Julio de Vido de bajo perfil. Por eso lo defendía como lo defendía Néstor Kirchner, por eso no se va, por eso la Presidenta no pide la cabeza, porque es un brazo más de los Kirchner”.

En la misma línea, la presidenta de la Fundación Led y ex legisladora Silvana Giudici denunció que Echegaray “utiliza la AFIP como la Gestapo cuando le pregunta a los ciudadanos por qué medios se informa no conoce el límite entre lo público y privado”.

“¿Qué le van a cuestionar, que le pega a los periodistas? ¡Si Cristina desde su atril les pega todos los días! ¿Le van a cuestionar el enriquecimiento? ¡Si todos los funcionarios se enriquecieron! ¿Le van a cuestionar testaferros? ¡Si Boudou tiene el caso Ciccone!”, analizó.

 7. Ricardo Echegaray: quién es y de dónde viene[7] 

Un libro explica cómo el titular de la AFIP llegó a la función pública en Santa Cruz, siempre rodeado de polémicas. La última, con periodistas en Río de Janeiro.

Hoy y antes. Ayer intentó explicar. Se acercó a los K en los 90, como asesor jurídico del primer local en Gallegos. Tomaba casos menores y Zannini los importantes. Ulloa fue su introductor.

A las pocas semanas de haber asumido como titular de la AFIP en el verano de 2009, Ricardo Echegaray se negaba a ser entrevistado por periodistas de medios de prensa nacionales, pero invitó a un grupo de periodistas de Punta Alta a la sede central del organismo, en la Ciudad de Buenos Aires. Luego del almuerzo, el enviado de El Rosaleño Digital, quizá sin saberlo, recogió el testimonio más completo sobre la vertiginosa carrera del funcionario.

 ¿Cómo se siente un hombre del interior en este puesto? 

Vine a acompañar un proyecto político. Es un cargo difícil, ya que uno no es la cara más simpática del Estado, sino que cumplimos el rol más duro del Estado, que es el de recaudar impuestos. 

¿Cómo llega a Kirchner? 

En Punta Alta hice la escuela primaria, luego me fui a La Plata, a Río Santiago, al Liceo Naval Almirante Brown. Después cursé la universidad en Mar del Plata. Luego volví a Punta Alta (me había ido a los 12 años, más o menos) e instalé mi estudio jurídico en la calle Murature. Ingresé a la Aduana de Bahía Blanca y de allí fui a Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, donde conocí a Kirchner. Tuve un estudio jurídico y trabajé con él como profesional y con sectores allegados al gobierno de la provincia de Santa Cruz, como abogado y funcionario de la Aduana.

Aunque puntilloso, en aquel reportaje Echegaray no explicó cómo había logrado obtener un puesto en la tan cotizada Aduana sin tener ni estudios en la materia ni experiencia previa (…).

“Lo de la Aduana le salió por palanca política”, aseguró un abogado de Bahía Blanca que compartió algunos casos con Echegaray por aquellos años. Sin embargo, aclaró que no fue el gobierno peronista de aquel entonces el que le hizo el favor. “Echegaray nunca fue peronista”, enfatizó.

Un ex vecino, mientras tanto, recordó que el abogado esperó ansiosamente su nombramiento durante varios meses. “Recaló en Río Gallegos porque ahí ya estaba trabajando Marcelo, su hermano. Pero él en realidad quería instalarse en Ushuaia”, comentó. Esta fuente sospecha que fueron sus viejos camaradas de la Marina quienes movieron influencias para que ingresara en la Aduana.

El contraalmirante Juan Carlos Martínez, que había sido interventor del organismo entre 1977 y 1983, en tiempos de la dictadura, había vuelto a ser designado allí por Carlos Menem en 1991. Y aunque logró mantenerse en ese explosivo puesto solamente hasta junio de 1992, de su cuño fue el decreto 2259/91, que estableció una nueva estructura organizativa para ese organismo. Esa decisión habilitó un largo proceso en el que se registraron muchos nombramientos.

Igual de difusa fue la primera aproximación de Echegaray con el poder en Santa Cruz. Néstor Kirchner había ganado la intendencia de Río Gallegos en 1987 y cuatro años después ya trepaba a la gobernación de su provincia, de la mano de una alianza entre su novel Frente para la Victoria y el Peronismo Renovador que lideraba el diputado Rafael Flores, quien tomaría distancia muy rápidamente.

Luego de una primera reforma de la Constitución provincial, en 1995 Kirchner logró su primera reelección, mientras que a nivel nacional Carlos Menem protagonizaba un derrotero equivalente.

En 1999, Kirchner volvió a modificar la Carta Magna provincial y avanzó hacia un tercer mandato. Menem no pudo. Menem no lo hizo. Unos pocos años antes, el guarda aduanero proveniente de Punta Alta se confesaba admirador de Domingo Cavallo. El kirchnerismo luego deploraría aquella “década infame”, pero por aquellos días todas las aguas bajaban mezcladas.

Sí se sabe que quien acercó a Echegaray al kirchnerismo fue Rudy Ulloa Igor, quizás el primero de los leales que siguieron a Néstor en su escalada hacia el poder. Rudy había sido cadete y chofer del estudio jurídico que montó el matrimonio Kirchner cuando, en 1976, decidió abandonar las calles calientes de La Plata para refugiarse en el frío de Río Gallegos, a resguardo de la persecución política que en la ciudad de las diagonales sí padecieron muchos de sus compañeros de la Juventud Peronista.

Y a partir de 1983, Rudy se convirtió en una pieza clave del engranaje político de ese incipiente movimiento político.

Con la llegada de la democracia, Néstor habilitó de inmediato el Ateneo Juan Domingo Perón. Rudy, casi en simultáneo, inauguró la unidad básica Los Muchachos Peronistas.

El primer local kirchnerista a la calle quedaba en la populosa barriada El Carmen, poblada sobre todo de inmigrantes chilenos que habían llegado a Río Gallegos en busca de trabajo.

Los hombres hacían la faena más dura en una ciudad que por entonces no superaba los 60 mil habitantes: eran albañiles o se ocupaban de otros oficios manuales. Muchas mujeres de El Carmen, por otro lado, se empleaban como personal doméstico de las clases más acomodadas de la ciudad. Flores recuerda muy bien a Rudy Ulloa. “No era más que un puntero”, señaló.

Los verdaderos referentes de esa incipiente corriente del peronismo santacruceño eran Néstor Kirchner y su cuñado, Armando “Bombón” Mercado, el ex marido de Alicia Kirchner. “Con ellos había que hablar. Rudy nunca participaba de las reuniones de alto nivel político”, agregó el ex diputado que, distanciado de Kirchner, migró rápidamente al Frepaso.

Tanto Flores como el senador santacruceño por el radicalismo, Freddy Martínez, coinciden en que la explosión del kirchnerismo como grupo político se produjo recién a partir de la llegada de Néstor a la intendencia de Río Gallegos, en 1987.

Como sucedió luego en el gobierno provincial y en el nacional, su hermana Alicia ocupó la Secretaría de Desarrollo Social y desde allí desplegó una política de claro tinte clientelista.

Una vez más, Rudy Ulloa fue una pieza vital para el aprovechamiento político de los recursos que provenían del Estado municipal. También en el barrio El Carmen, Ulloa habilitó un centro comunitario de carácter no partidario que actuaba como nexo entre los vecinos y el gobierno municipal.

Por ejemplo, si alguien necesitaba una cama y recurría al centro, era Rudy quien elevaba ese pedido a la titular de Desarrollo Social.

“En todo ese manejo Alicia era muy efectiva pero también muy despiadada: si no eras kirchnerista, no recibías nada”, apuntó Flores. Luego, cuando Kirchner accede a la gobernación, ese tipo de ayudas se multiplicaría.

Los memoriosos ubican en aquel paso de Kirchner por la intendencia de Río Gallegos el acercamiento a su grupo político de Carlos Zannini, actual secretario legal y técnico de la Presidencia. De Echegaray no había todavía noticias. Aunque algunas versiones lo ubican, ya a mitad de los 90, trabajando como asesor jurídico del centro comunitario El Carmen.

“Echegaray era simplemente una cara más. Nunca jugó como militante ni fue una figura relevante en el peronismo de Santa Cruz. Era Rudy Ulloa quien iba armando la estructura. Y fue Rudy quien lo convocó, porque le venía muy bien tener gente por fuera del partido”, explicaron fuentes que siguieron muy de cerca lo que acontecía en ese centro barrial.

En esa lógica, Echegaray tramitó algunos casos judiciales menores, vinculados con figuras del kirchnerismo, ya que las causas de peso eran manejadas directamente por Zannini, quien fue nombrado en 1998 presidente del Tribunal Superior de Justicia de Santa Cruz, a pesar de que la ley le exigía que acreditara cinco años de ejercicio de la profesión, un requisito que no cumplía.

 8. Denuncian a Ricardo Echegaray ante la Oficina Anticorrupción[8] 

Es porque no viajó por Aerolíneas Argentinas y porque podría haber salteado el sistema para comprar moneda extranjera; la denuncia la presentaron las diputadas Laura Alonso y Patricia Bullrich

Las diputadas Laura Alonso y Patricia Bullrich denunciaron hoy al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, por la posible violación de la ley de ética pública en el viaje de fin de año que realizó a Brasil, donde estuvo con un empresario y fue agredido un equipo periodístico del canal Todo Noticias.

La denuncia fue presentada ante la Oficina Anticorrupción, a cuyo titular, Julio Vitobello, las diputadas le solicitaron impulsar “las medidas destinadas al esclarecimiento de la situación, pues esta compromete el cumplimiento de obligaciones internacionales asumidas por el Estado Nacional, en particular la Convención Interamericana Contra la Corrupción”.

La denuncia dice que Echegaray y su familia viajaron a Río de Janeiro a través de la aerolínea Fly Emirates, que obtuvo moneda extranjera y que se alojó en el Hotel Sofitel de Copacabana junto con Jorge Omar Lambiris Vilches, empresario dedicado a los depósitos fiscales con actividades comerciales reguladas y fiscalizadas por la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos).

“El Dr. Echegaray podría haber incumplido normativa relativa al uso obligatorio de los servicios de Aerolíneas Argentina para los viajes internacionales”, sostiene la denuncia a la que accedió DyN. Para las diputadas, “el funcionario podría haberse valido de su posición al frente de la AFIP, haciendo desviar las funciones normales del sistema de compra de moneda extranjera para viajes en procura de dos indebidos beneficios: I) la obtención de mayor cantidad de moneda extranjera; II) la adquisición de ‘dólares’ en lugar de ‘reales’ “.

Por la relación de Echegaray con Lambiris, de quien el funcionario dijo que es padre de un compañero de colegio de su hija, la denuncia sostiene que “podría existir o haber existido una situación de incompatibilidad o beneficio personal indebido” por la habilitación de depósitos fiscales que recibió el empresario.

Echegaray fue denunciado por la posible violación de la ley 25.188 de ética pública, que en varios de sus artículos obliga a los funcionarios estatales a “no recibir ningún beneficio personal indebido” por sus tareas, prohíbe recibir regalos en el ejercicio de la función y considera incompatible la prestación de servicios a privados que realicen actividades reguladas por el Estado.

 9. Denuncia penal por violación de secretos fiscales[9] 

La demanda fue presentada por el diputado nacional de la UCR Manuel Garrido. Acusan al titular de la AFIP de utilizar información para “atacar a la oposición y acallar críticas”.

El diputado nacional de la Unión Cívica Radical, Manuel Garrido presentó hoy una denuncia penal contra el titular de la AFIP Ricardo Echegaray por su “violación sistemática del deber de preservar el secreto fiscal y utilizar esa información para desarrollar ataques políticos, descalificar a la oposición, coaccionar a fin de acallar críticas y defenderse impropiamente frente a la publicidad de sus conductas reñidas con la ética pública, entre otros fines impropios que la ley no ampara”.

La denuncia de Garrido hace referencia a dos hechos puntuales: la conferencia de prensa de la semana pasada en la que Echegaray dio detalles de la situación impositiva de dirigentes políticos opositores y las represalias tomadas desde la AFIP contra el cineasta Eliseo Subiela.

“El sistema impositivo de un país habla del valor que un gobierno le da a la equidad y a la transparencia. No tenemos duda de la importancia de tener en regla los impuestos, pero está claro que eso al gobierno no le importa.

Desde el vicepresidente de la Nación hasta el Jefe del Ejército tienen denuncias por enriquecimiento ilícito e inconsistencias en sus declaraciones juradas. Pero la única preocupación que parece tener el titular de la AFIP es utilizar información para amedrentar a quienes puedan criticar al gobierno.

Es más una asociación de chantaje público que una agencia de recaudación de impuestos”, apuntan en la denuncia.

Además, resaltan que esta actitud de Echegaray esconde amenazas “dando a entender que revelará más información si es objeto de críticas o de denuncias, además de descalificar a posibles candidatos presidenciales de la oposición por criterios absurdos como el monto de tributos que aportan”.

En cuanto al caso de Eliseo Subiela, Garrido recordó que el titular de la AFIP brindó una entrevista en la señal televisiva C5N, en la que habló sobre el registro de actividad de Subiela y cuestionó sus declaraciones ante la AFIP sin dar lugar al cineasta a defenderse de las acusaciones del titular del organismo impositivo.

De acuerdo a la denuncia, estas conductas del funcionario pueden encuadrarse en el delito contemplado en el artículo 157 del Código Penal, por violación al secreto fiscal por parte del administrador de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

 10. Un importador hizo una reserva de US$ 80 mil por el viaje de Echegaray[10] 

Se trata de Jorge Lambiris, “El uruguayo”, quien atacó a periodistas de TN, y también habría pagado los gastos.

El vínculo de Ricardo Echegaray con los padres de los compañeros de colegio de sus hijos parece más estrecho que una simple “relación social”.

Es que aunque el titular de la AFIP aseguró que fue su esposa, Karina Oviedo, quien organizó la “escapada” a Río de Janeiro, la reserva figura, en realidad, a nombre de Jorge “El Uruguayo” Lambiris Vilche, un empresario dedicado al comercio exterior al que Echegaray debería controlar. Esa reserva es por un total de 80.647 dólares.

Según reveló Telenoche Investiga de Canal 13, Echegaray viajó a Brasil en el mismo vuelo que Lambiris y su familia y que Sergio “El Pelado” González y su familia, otro empresario vinculado al universo aduanero.

No solo compartieron el vuelo de Emirates el 27 de diciembre, también se alojaron en el mismo hotel, el exclusivo Sofitel de Copacabana, y hasta compartieron la cena de fin de año en un restaurante popular, en lo que habría sido un “operativo limpieza”.

Lambiris y González son dos de las tres personas que agredieron al equipo de TN en el aeropuerto de Río y que Echegaray aseguró desconocer. Y estaban de “mini vacaciones” con Echegaray. Imágenes reveladas anoche, muestran a Lambiris, González y la mujer de Echegaray juntos en el aeropuerto.

Además, en su afán por defender al funcionario, el periodista Víctor Hugo Morales mostró, en su programa Bajada de Línea, imágenes de la noche de Año Nuevo en el restaurante El Emperador.

En esas tomas, en las que se buscaba mostrar los manteles de papel y los vasos de plástico de los que habló Echegaray para respaldar su versión de gastos austeros en el exterior, aparecen González y Lambiris, los dos empresarios que hoy complica al hombre del que depende el cepo al dólar.

Según fuentes citadas por Telenoche también habría una factura a nombre de Lambiris y solo por hotelería y transporte para Echegaray, González y él se pagaron un total de $ 430 mil.

Para el matrimonio Echegaray, la habitación en el Sofitel fue deluxe. Es que aunque la cotización se hizo en dólares, el pago se canceló en pesos. La tarifa incluye, también, el transfer desde el aeropuerto hasta el hotel. En ese minibús, los empresarios y el funcionario, con sus respectivas esposas e hijos, también viajaron juntos.

La factura con la que se habría hecho el pago de los gastos de hotel por $430 mil, sería de LW Logística y Cargas SRL, una firma dedicada al comercio exterior, y que es propiedad de Lambiris.

Pese a que Echegaray aseguró y repitió, una y otra vez, que viajó apenas un par de días con su familia a Brasil y que buscaba mezclarse con lo popular, lo cierto es que se hospedó en uno de los hoteles más caros de Copacabana y eligió una de las aerolíneas más exclusivas.

¿Por qué? Porque Aerolíneas Argentinas solo tiene ocho plazas en primera clase para los vuelos a Brasil y en la “comitiva” de Echegaray viajaron 16. Lambiris Vilche, su esposa Sandra Pizanni y sus tres hijos; González y su mujer, Antonia Caporale y sus dos hijos y Echegaray, esposa y sus tres hijos.

Echegaray dijo que todos son contribuyentes y por tanto plausibles del control de la AFIP.

Sin embargo, los hombres con los que viajó son empresarios de un sector que controla la Aduana, organismo que depende directamente de Echegaray.

En 2012, el ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, fue procesado por el delito de dádivas después de que se comprobara que el Grupo Cirigliano, concesionarios de líneas ferroviarias y micros, le pagara viajes a Brasil a él y su familia.

[1]           Fuente de información: La Nación, 11/9/13, “Ricardo Echegaray le regaló un Audi a su hija y estallaron las redes”, http://www.lanacion.com.ar. Más información: Diario Hoy en la noticia, 3/1/14, “Echegaray es una pieza esencial del armado corrupto del kirchnerismo”, http://diariohoy.net.

[2]           Fuente de información: Revista Noticias, 27/9/13,  “El meteórico aumento patrimonial de Echegaray”, http://noticias.perfil.com.

[3]           Fuente de información: TN com.ar, 1/1/14, “El lujoso y costoso año nuevo de Echegaray y su familia en Río de Janeiro”, http://tn.com.ar. Más información: Clarín, 15/1/14, “Un fiscal pide información sobre el viaje de Echegaray a Río de Janeiro”, http://www.clarin.com; Clarín, 15/1/14, “Un fiscal pidió información a Fly Emirates por el viaje de Echegaray”, http://www.clarin.com.

[4]           Fuente de información: La Nación, 3/1/14, “Los amigos de Echegaray que se beneficiaron con la aduana”, http://www.lanacion.com.ar.

[5]           Fuente de información: La Nación, 3/1/14, “Echegaray y un renovado culto al doble discurso”, http://www.lanacion.com.ar.

[6]           Fuente de información: Cronista.com, 2/1/14,  “La oposición sobre Echegaray: si cae él cae la presidenta”, http://www.cronista.com.

[7]           Fuente de información: Perfil.com, 4/1/14, “Ricardo Echegaray: Quién es y de dónde viene”,  http://www.perfil.com (extraído de “Fuera de control”, editorial Planeta).

[8]           Fuente de información: La Nación, 6/1/14,  “Denuncian a Echegaray ante la oficina anticorrupción”, http://www.lanacion.com.ar.

[9]           Fuente de información: Clarín, “Denuncian a Echegaray por violar secretos fiscales”, 8/1/14, http://www.clarin.com. Más información: La Nación, “Echegaray, una vez más quedó en soledad dentro del gobierno, 8/1/14,  http://www.lanacion.com.ar.

[10]         Fuente de información: Clarín, “Un importador hizo una reserva de US$ 80.000 por el viaje de Echegaray”, 9/1/14, http://www.clarin.com.

LECTURAS RECOMENDADAS
Elisa Carrió prefiere al “Gordo” Valor o a Barreda al frente de la AGN antes que a Ricardo Echegaray

Vía Twitter, la diputada nacional expresó su rechazó contra la designación del ex director de la AFIP al frente de la entidad estatal
http://www.lanacion.com.ar/1859805-elisa-carrio-prefiere-al-gordo-valor-o-a-barreda-al-frente-de-la-agn-antes-que-a-ricardo-echegaray

Margarita Stolbizer: “El nombramiento de Ricardo Echegaray en la AGN viola la ley”
La diputada del GEN cuestiona la decisión del Pro en el Congreso, que aprobó la designación del ex titular de la AFIP, involucrado en causas judiciales
http://www.lanacion.com.ar/1859653-margarita-stolbizer-el-nombramiento-de-ricardo-echegaray-en-la-agn-viola-la-ley

LECTURA COMPLEMENTARIA
Grupo de Periodistas Asociados contra la Corrupción
(Libro gratuito)
La Corrupción K en la “Década Ganada” (Índice)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s