Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego

Lista completa de temas

UN ATENTADO A LA CORDURA

por Horacio Velmont
Contacto

http://www.portalesmedicos.com/blogs/psicologovalencia/note/2041/%C2%BFen-qu%C3%89-consisten-las-terapias-aversivas.html

Cuando no se conoce el mecanismo de la mente el resultado es la invención de terapias que en lugar de sanar al enfermo lo trastornan más. Una de ellas es lo que los psicólogos llaman “terapia de aversión”. Veamos primero en qué consiste, según un “experto” en la materia, el profesor Fernando Pena, psicólogo en Valencia.

Esta técnica es más habitual de lo que creéis, es más, muchos de vosotros la utilizáis sin daros cuenta. Por ejemplo, cuando queréis que vuestro hijo deje de chuparse el dedo por las noches y le restregáis bien fuerte ajo crudo (estímulo aversivo) por todo el dedo para que cada vez que lo chupe note ese sabor amargo y acabe perdiendo las ganas de chuparse el dedo.

Otro ejemplo muy común, se da cuando alguien se muerde las uñas porque le calma los nervios y se las pinta con estos pintauñas que tienen sabores horribles y amargos (estímulo aversivo) para que acabe por no mordérselas (reducción o extinción de conducta). Estas personas dejan de hacerlo porque acaban rechazando la conducta, pierden el deseo porque asocian el sabor repulsivo con el comportamiento de morderse las uñas o chuparse el dedo.

Como ya habrás deducido, en todos estos casos, lo que se intenta es que la persona deje de realizar comportamientos no deseados, mal vistos o incluso sancionados por la sociedad. Se suele aplicar a personas que tienen problemas con el alcohol, con el tabaco, problemas sexuales, problemas de conductas agresivas…De lo que se trata es de asociar una sensación desagradable (un mal olor, sensaciones de vómito…) a esa conducta problemática que queremos eliminar. De esta manera, lo que queremos que ocurra, es que siempre que la persona alcohólica beba (aunque sólo sea una gota de alcohol), o que un fumador, que lo está dejando, fume, experimente sensaciones corporales desagradables (vómitos, náuseas, mareos, pequeñas descargas…). Es decir, que lo que se persigue es que la persona deje de querer beber, fumar, agredir.

Lo que se quiere conseguir es que la persona pierda el deseo, y que éste se convierta en rechazo o aversión hacia el estímulo que resultaba tan deseado antes de la terapia.

¿Cómo se consigue? Existen varios tipos de técnicas aversivas, pero os hablaré sólo de un tipo para que os hagáis una idea de cómo se aplicaría en terapia:

   – Aversión química y gustativa: En personas alcohólicas, por ejemplo, consiste en suministrarles un producto químico que le provoque sensaciones de náuseas o incluso vómitos cuando tome alcohol. Aunque sólo se tome una copa la persona notará los efectos de este fármaco y se encontrará mal cada vez que beba. Así asociará sensaciones desagradables al hecho de beber.

   Si estás intentando dejar el tabaco, la técnica aversiva consiste en fumar todo lo rápido que puedas, inhalando el humo cada 6 segundos hasta que no seas capaz de seguir, pero sin llegar a vomitar o perder la conciencia. Descansas 5 minutos, en los que tienes que fijarte en las sensaciones desagradables que te ha causado, y tras este tiempo vuelves a fumar rápidamente como al principio. De esta forma lo que en un principio te relaja y tranquiliza (beber, fumar…) se convierte en algo desagradable.

   Es decir, se trata de cambiar el valor que le damos a una conducta. Su valencia al principio positiva: beber te divierte, te evade de la realidad, te calma, te hace perder la timidez… y acaba conviertiéndose en algo con un valor o valencia negativa: sensaciones de mareos, vómitos, náuseas…. Que es lo que produce que no queramos beber, fumar, agredir…

Otros tipos de técnicas aversivas son los que usan:

   – Estimulación aversiva eléctrica: proporcionar descargas eléctricas desagradables pero que por supuesto no ponen en peligro la vida ni la integridad física de la persona (sino no sería terapia sino una tortura).

   – Estimulación aversiva gustativa

     – Estimulación aversiva olfativa

   – Estimulación aversiva auditiva

Pero para que la terapia surta efecto sin causarle un problema añadido al paciente, los estímulos aversivos (calambres, fármacos, olores desagradables, etc..) deben tener las siguientes características:

  1. Deben ser seguros para la persona de manera que no ponga en peligro su integridad física y que no tenga efectos secundarios.
  1. Deben tener una eficacia probada y demostrada científicamente (no vale cualquier producto químico, ni cualquier tipo de descarga, ¡mucho cuidado con esto!)
  1. Tienen que ser fáciles de provocar dentro y fuera de la consulta para que el paciente puede seguir la terapia de forma continua.
  1. Es importante que haya relación entre el estímulo aversivo (descargas eléctricas, fármaco…) y el problema de forma que cada vez que aparezca la conducta indeseada, como por ejemplo ser muy agresivo, el estímulo aversivo funcione.
  1. Que dicho estímulo aversivo sea capaz de generalizar los resultados de no beber o de no fumar, etc… más allá de la terapia.

Es cierto que estas técnicas, por las sensaciones desagradables que provocan en las personas, han levantado mucha controversia. Por ello, es muy importante que los que queráis exponeros a este tipo de terapias lo hagáis de forma totalmente voluntaria y con pleno conocimiento de la terapia y de todo lo que ella conlleva.

No hace falta decir que además de esto, lo principal es el deseo de querer superar vuestro problema y la voluntad, eso siempre.

Bueno, a primera vista todo parece muy simple y racional, pero la realidad, lamentablemente, es otra.

 

Esta terapia solo ha podido nacer por el desconocimiento de la ciencia de la mente descubierta por L. Ronald Hubbard hace más de medio siglo y dada a conocer al mundo en su libro Dianética, la ciencia moderna de la salud mental.

El fundamental descubrimiento que involucra la ciencia de la mente es un mecanismo de supervivencia que tienen todos los seres vivos. No existe ningún ser vivo que no lo tenga. A este mecanismo se le ha dado el nombre de “mente reactiva” para distinguirla de la “mente analítica o consciente”.

Si alguien tiene la costumbre, por ejemplo, de comerse las uñas, este impulso proviene de la mente reactiva, no de la mente analítica o consciente, y lo adquirió la persona en algún momento de su vida en la que estuvo inconsciente. 

Este impulso de comerse las uñas opera como una orden hipnótica, técnicamente denominada “engrama”, que involucra a todas las percepciones que archiva la mente reactiva cuando la mente analítica o consciente está desconectada por algún motivo, por un golpe, por ejemplo.

Manguera

ESQUIZOFRENIA

Ya puede uno imaginarse a una persona que tenga una orden hipnótica de comerse las uñas y que venga alguien a tratar de reprimirla con un impulso contrario. Esto equivale a dos mangueras cuyos chorros se enfrentan: en el centro se forma una confusión de aguas. En la mente sucede lo mismo. La Psiquiatría llama a esto “esquizofrenia” (ideas contrarias).

Este ejemplo puede extenderse a cualquier otra compulsión: alcoholismo, tabaquismo, juego, etc.

¿Puede entenderse ahora por qué hemos titulado esta nota “Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego?

Para que se entienda mejor lo hasta aquí expuesto cabe señalar que no hay que confundir las órdenes hipnóticas-engramas con los modelos de aprendizajes, que son conscientes. Los modelos de aprendizajes, como por ejemplo aprender a manejar, pueden modificarse por simple decisión porque no son compulsivos, pero si se trata de órdenes hipnóticas no pueden modificarse y solo cabe eliminarlas con la técnica que elimina engramas. Una vez eliminadas, recién entonces puede establecerse un modelo de aprendizaje (obviamente no compulsivo).

Un pianista, que considera que una digitación que utiliza no es óptima, puede modificarla sin problema porque ella se encuentra en los bancos de recuerdos y no es aberrativa. Pero si esa digitación se la impuso su profesor de piano, quizás pegándole con una regla cada vez que se apartaba de ella, en este caso ya no es analítica sino reactiva -es decir, implantada en los bancos de la mente reactiva- y constituye una orden hipnótica-engrama que no podrá cambiarla. Y aunque llegue a hacerlo, siempre tendrá el peso de la anterior digitación, la cual estará a la excpectativa y aparecerá en cualquier momento, porque reprimir un engrama es algo similar a poner un corcho en una canilla que gotea: ya se sabe cómo termina…

Para mayor comprensión de lo expuesto tomemos el caso mencionado de alguien que se come las uñas. La persona, pongamos por caso, se cayó de una escalera y alguien que fue a auxiliarlo puede haber dicho algo así como “cada vez que sucede algo así termino comiéndome las uñas desaforadamente”.

Esta expresión es lo que se denomina “engrama”, el cual opera como una orden hipnótica que se graba a nivel celular de la persona desmayada. Los engramas siempre se implantan (en los bancos de la mente reactiva) cada vez que la mente analítica o consciente se desconecta.

Es importante destacar que el ejemplo es solamente ilustrativo, porque la mente reactiva interpreta impredediblemente (irracionalmente) las palabras que se dicen en su entorno. Esto significa que aun una simple expresión como “siempre lo hago” puede originar cualquier cosa, desde la compulsión a comerse la uñas, a beber como una cuba o incluso asaltar un banco.

La prueba de que esto es así lo brinda el hecho de que cuando, mediante la tecnología desarrollada por Hubbard, se encuentra el o los engramas que provocan el trastorno, éste desaparece como por arte de magia.

Lo expuesto son a grandes rasgos los motivos por lo cuales la terapia de aversión es nociva para las personas que tengan alguna compulsión. 

Para quienes deseen profundizar en la ciencia de la mente sugerimos acudir al link que hemos preparado especialmente.

LECTURA RECOMENDADA
La Ciencia de la Mente Ilustrada (Parte I)
(libro completo: al pie se incluye el link para acceder a la parte siguiente)

Nota: Hay mucho material afin en el sitio oficial del Grupo Obnosis (hacer clic aqui: Lista completa de temas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s