Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran

Lista completa de temas

TIENEN OJOS Y NO VEN…

por Horacio Velmont

Contacto

Ya ha transcurrido más de medio siglo  sin que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras hayan llegado a saber que la ciencia de la mente ha sido descubierta y con ella el origen de todos los trastornos mentales.

No estamos hablando de cosas esotéricas, ya que el libro donde se detalla tal descubrimiento está a la venta en todas las librerías del mundo y al alcance de todos los bolsillos, para decirlo de alguna manera ilustrativa. Incluso es un best seller permanente a nivel mundial.

En rigor, si bien hablamos de los médicos, los psicólogos y los psiquiatras, en el fondo nos estamos refiriendo a la humanidad toda, porque la ciencia de la mente ya debería ser conocida por todos, e incluso enseñarse en la misma escuela en cuanto el niño empieza a estudiar. Por lo menos las cosas sencillas que estén a su alcance entender.

¿Cuál sería el fundamento clave que todos deberían saber? Pues que toda disminución de la conciencia implica un implante hipnótico de impredecibles consecuencias si más tarde se activa por encontrarse en el entorno el restimulador apropiado.

Recuérdese que estamos hablando de hipnotismo, y todos saben cómo opera, haciendo que el sujeto cumpla las órdenes dadas por el hipnotizador, no importa lo absurda o ridículas que sean.

Desde ya que no estamos hablando del “hipnotismo de salón” ni tampoco del “hipnotismo teatral”, que es solo entretenimiento y las “víctimas” simplemente actores pagados. Sin perjuicio, por supuesto, de que alguno por azar caiga de verdad en un trance hipnótico. También estas cosas suceden.

Una persona que se cae de una escalera y se desmaya, que sería el caso extremo de inconsciencia, graba todo lo que sucede a su alrededor a nivel celular como orden o sugestión hipnótica. Lo hace inherentemente, es decir, por construcción natural de la mente. Y no se puede anular.

ENGRAMAS

Técnicamente, esa grabación hipnótica se denomina “engrama”. El engrama contiene todos los percépticos del momento: dolor, olor, tacto, ruidos, etc., y especialmente las conversaciones que se realizan en las cercanías de la persona desmayada. Todos estos percépticos son restimuladores del engrama-orden hipnótica.

¡Pobre, le costará mucho recuperarse!

Si alguien que ha acudido a auxiliarla dice, por ejemplo, algo tan común como: “Pobre, le costará mucho recuperarse”, éstas palabras formarán parte del engrama y en el futuro, en cumplimiento de esa orden hipnótica, le costará mucho recuperarse… ¡de cualquier cosa que le suceda!

Y ni pensar lo que le sucederá si dice: “¿Quedará paralítica?”… La mente reactiva no entiende de sutilezas y grabará directamente: “Quedará paralítica”… ¿Se entiende a qué me estoy refiriendo?

Un factor importante a considerar es el dolor, porque cuando en el incidente hay dolor -como en una operación quirúrgica-, la mente graba con más profundidad el engrama y hace más compulsiva la orden hipnótica que contiene.

 

La mente donde se graban los engramas se denomina reactiva, y es distinta de la mente analítica o consciente. Mientras la mente analítica o consciente graba recuerdos, la mente reactiva graba órdenes hipnóticas, es decir, engramas.

La diferencia entre un engrama y un recuerdo es que los recuerdos están al alcance de la conciencia, mientras que los engramas no, obviamente porque cuando fueron recibidos la persona estaba inconsciente.

Esto significa que la persona que recibió como engrama la orden hipnótica de que nunca se recuperará ignora esta circunstancia y por tanto la razón de que le cueste tanto recuperarse de cualquier cosa. Incluso cada vez que le suceda algo lo mencionará: “Siempre me cuesta recuperarme”.

Otra diferencia es que los recuerdos no son aberrativos en tanto que los engramas sí. Los engramas, por otra parte, no son experiencia como los recuerdos, sino “acción impuesta”, porque la mente reactiva no piensa antes de actuar, sino que reacciona automáticamente ante un estímulo determinado.

Es obvio que si la mente reactiva no operara así y antes de actuar evaluara la situación, en el tiempo que tardaría en hacerlo el organismo podría perecer. Es por eso que si escuchamos a nuestras espaldas una bocina pegamos un salto, y no importa si era la de un triciclo y no la de un autobús.

“Yo también siempre me caigo de la escalera”…
 .

Continuando con el ejemplo, si las palabras dichas son otras, por ejemplo: “No puedo culparla, yo también siempre me caigo de la escalera”, la pobre víctima llevará en sus células la orden hipnòtica de caerse siempre de la escalera. Y por supuesto, si alguien de su entorno se cayera de la escalera, también dirá estas mismas palabras, “No puedo culparla, yo también siempre me caigo de la escalera”, sin saber que sus palabras no provienen de su mente analítica o consciente sino de su mente reactiva.

Imagen relacionada

La existencia de la mente reactiva tiene su razón de ser porque ella toma el mando del organismo cuando la mente analítica o consciente se desconecta por alguna circunstancia. Es decir, opera como un fusible. Cualquier máquina, y la mente es una máquina, está protegida así.

Un boxeador que completamente “groggy” sigue tirando puñetazos al aire no lo hace con su mente analítica o consciente sino con su mente reactiva, que tomó el mando del organismo porque es un mecanismo de supervivencia. Todos los seres vivos lo tienen.

La mente reactiva, si bien por un lado ayuda al organismo a salvarse, por el otro lo aberra. Éste es el quid.

En el hombre primitivo la mente reactiva lo ayudó a sobrevivir, pero en la etapa actual, el hombre no la necesita. O por lo menos no la necesita en tal magnitud.

¿Cómo opera esta mente en su función de salvar al organismo de un peligro? Supongamos que un perro salvaje viene a atacarnos. Obviamente nos asustamos y al hacerlo nuestra mente analítica o consciente disminuye su poder activándose la mente reactiva, que graba el incidente.

En el futuro, cada vez que aparezca un perro o algo que se parezca a un perro nos hará temblar sin que sepamos la verdadera razón: restimulación del engrama anterior con el enorme perro.

Como los incidentes parecidos se enlazan como los eslabones de una cadena, cada incidente los restimula a todos. Y de allí a enfermar a las personas hay un solo paso.

Supongamos que alguien va al médico, al psicólogo o al psiquiatra porque apenas puede caminar ya que las piernas no soportan el peso del cuerpo. ¿Qué hacen estos profesionales? ¡Pues le hacen todos los exámenes que existen en la medicina con el resultado de que la persona está sana! Obviamente quedan perplejos, mandan al paciente a la casa y le aconsejan que compre una silla de ruedas.

Como última alternativa acude a un amigo que es cienciólogo y éste lo trata con Dianética, y trabajando en equipo con él descubren que hace algunos años estuvo en cama muy enfermo y su madre a su lado cuidándolo decía continuamente: “No lo soporto más, no lo soporto más”.

Estas palabras se habían grabado como engramas en la mente reactiva de su amigo, mecanismo que estúpidamente “interpretó” que las piernas no podían soportar el peso del cuerpo, y de ahí el problema.

El caso no es inventado y sucedió realmente. Todos los trastornos mentales enlistados por la Psiquiatría tienen este origen: claustrofobia, aracnofobía, esquizofrenia, autismo, depresión, psicopatía, trastorno bipolar, agorafobia, etc. etc. etc. etc.

Y la prueba de que su origen son los engramas es que cuando con la técnica Dianética, desarrollada por L. Ronald Hubbard, se los eliminan de la mente reactiva, desaparecen completamente tales trastornos.

¿Acaso es necesaria una mejor prueba?

Lo expuesto, que solo es una somera introducción a los descubrimientos de Hubbard, pueden completarse con la bibliografía indicada al pie.

LECTURAS RECOMENDADAS
CÓMO USAR DIANÉTICA (completo) (video)

https://www.youtube.com/watch?v=ZLxT10ifzHg

La Ciencia de la Mente Ilustrada (Parte I)
(libro completo: al pie se incluye el link para acceder a la parte siguiente)

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría

LISTA COMPLETA DE TEMAS ORDENADOS POR MATERIA (Conspiraciones, Misterios, Autoatentados, Religión, Ufología, Vaticano, etc.)
https://horaciovelmont.wordpress.com/2016/02/12/lista-completa-de-temas-por-materia/

¿POR QUÉ CREER EN EL GRUPO OBNOSIS?
https://horaciovelmont.wordpress.com/2016/02/14/por-que-creer-en-el-grupo-obnosis/  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s