La mujer golpeada y el botón de contacto

Lista completa de temas

LA COSECHA OBLIGATORIA

por Horacio Velmont

Contacto

Paget_holmes55

Así es, querido Watson, los botones de contacto pueden
transformar a un hombre en una marioneta…

Uno de los descubrimientos más importantes de L. Ronald Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología, es que el hombre es un ser inherentemente bueno y solidario, afirmación que a ojos vistas parece estar contradecida por los hechos.

La pregunta lógica que se hizo es que si esta premisa fuera en realidad verdadera, cómo es, entonces, que la maldad entra en él.

Otro de los descubrimientos que hizo es que el hombre tiene sobre sus hombros una computadora perfecta, es decir, la mente, la cual nunca se equivoca. Esto también parece estar contradecido por los hechos.

Hubbard muchas veces comparaba la mente con una calculadora. Señalaba que la calculadora nunca se equivoca: dice que 2 más 2 suman 4. ¿Pero y si se le atasca el siete? Pues dice que 2 más 2 suman 28. ¿La calculadora dejó de ser perfecta? ¡En absoluto, pues 2 más 2 más 7 suman 28!

La computadora sigue siendo perfecta aunque el resultado sea erróneo porque ha operado correctamente con los datos que se le dieron, y 2 más 2 más 7 dan 28.

Aquí es dónde Hubbard se preguntó si en la mente podría entrar también un arbitrario que modifidara esa correcta computación al punto de afirmar erróneamente, por ejemplo, que “todos los políticos son corruptos”.

Una de las observaciones que lo llevó a descubrir ese arbitrario fue el hipnotismo. Si a una persona que creyera que no todos los políticos, sino solo algunos, son corruptos se la hipnotiza y se le da la orden de que al despertar creerá que todos los políticos son corruptos, así lo pensará.

Y cada vez que se toque el tema de la corrupción política, ese arbitrario (la orden hipnótica) estará en la computación. Y si alguien dijera que la mayoría de los políticos son corruptos de inmediato lo corregirá: “La mayoría no, todos”, sin saber que en realidad no es su pensamiento básico sino que le ha sido implantado.

Por supuesto que se pueden hacer otros experimentos con otros arbitrarios: por ejemplo se le puede sugerir que en la conversación no utilice la palabra “no” y así lo hará, pudiéndose observar los esfuerzos que hace para negar algo pero sin utilizarla.

 Látigo borrar

Si alguien que es solidario con las mujeres golpeadas y acude a todas las marchas organizadas por ellas es hipnotizado y se le modifica su creencia diciéndole el operador que al despertar creerá firmemente que a las mujeres hay que disciplinarlas a golpes, así lo pensará. Y de nada vadrá que se le diga que hace un rato pensaba lo contrario, pues justificará de alguna manera su cambio de opinión sosteniendo que antes estaba equivocado y ahora está en la verdad.

Veamos lo que dice Hubbard en su libro Dianética, la ciencia de la salud mental sobre esta cuestión, teniendo en cuenta que la palabra “engrama” equivale a “orden hipnótica”:

Se supone que el hombre es un organismo autodeterminado. Es decir, mientras pueda hacer evaluaciones de sus datos sin compulsiones o represiones artificiales (los sietes atascados en una calculadora), puede operar con máxima eficiencia. Cuando un hombre se vuelve determinado exteriormente, es decir, se ve impulsado a hacer o reprimido de hacer sin su propio consentimiento racional, se convierte en un animal de “botón de contacto”.

Este factor de botón de contacto está tan marcadamente definido que un auditor que descubre en la terapia una frase fundamental en un engrama (y no la libera) puede usar esa frase durante un rato para hacer que un paciente tosa, se ría, deje de toser o deje de reírse, a voluntad del auditor.

En el caso del auditor, puesto que obtuvo los datos en la fuente -contactó con el propio engrama, lo que le robó a éste un poco de su poder-, el botón de contacto no durará mucho; desde luego, menos de doscientas o trescientas presiones.

Si el engrama no es tocado en la fuente podrá seguir funcionando indefinidamente sin que su poder disminuya jamás. Sin embargo, cuando se toca en la fuente, se ha alcanzado el registro original, y pierde así su poder.

El “manejo de seres humanos” y lo que la gente ha estado llamando de modo general “psicología”, en realidad han sido manejos de botón de contacto de las frases y sonidos aberrativos de una persona.

Los niños las descubren en sus padres y las utilizan como venganza. El oficinista descubre que su jefe no puede soportar el cesto de basura lleno, y por lo tanto lo mantiene siempre lleno. El contramaestre de un barco descubre que uno de sus marineros se acobarda cada vez que oye la palabra “señorito”, y entonces usa la palabra para intimidar al hombre.

Esto es una guerra de botón de contacto entre aberrados. Las esposas pueden descubrir que ciertas palabras hacen que el esposo haga muecas de dolor o se enoje, o le hagan refrenarse de hacer algo, así que usan estos “botones de contacto”. Y los maridos encuentran los botones de contacto de sus esposas y les impiden comprar ropas o usar el coche.

Este duelo defensivo y ofensivo entre aberrados está ocasionado por botones de contacto que reaccionan contra botones de contacto. Todos los populachos son manejados por sus respuestas de botón de contacto. La publicidad aprende acerca de los botones de contacto y los usa en cosas como el “olor corporal” o el estreñimiento. Y en el campo de la diversión y de la composición de canciones, los botones de contacto se pulsan a montones y en serie para producir respuestas aberradas.

La pornografía atrae a la gente que tiene botones de contacto pornográficos. El gobierno de comida y juegos atrae a la gente que tiene botones de contacto de “cuídame”, y otros. Se podría decir que no hay necesidad de apelar a la razón cuando hay tantos botones de contacto por ahí.

Estos mismos botones de contacto, puesto que son los sietes atascados por el dolor y la emoción (datos falsos introducidos en la computadora por presión de los engramas -y toda sociedad tiene sus propios modelos especiales de engramas-), también suelen enloquecer a la gente, enfermarla y generalmente causar estragos.

El único botón de contacto que tiene el claro es lo que su propia computadora -evaluando según su experiencia, la cual ha sido evaluada por la computadora- le dice que es conducta de supervivencia en sus cuatro dinámicas. Y por tanto, no siendo ninguna marioneta en las manos de gente descuidada o intrigante, permanece cuerdo y bien.

De lo expuesto queda claro que si una mujer es golpeada por su marido, éste tiene un engrama que lo impulsa a golpearla. Si partimos de la base de que el hombre es inherentemente bueno, si no hay un engrama de tal naturaleza él sería bondadoso y solidario con ella y no la golpearía. ¿Se entiende el punto?

Incluso un hombre golpeador dejaría de serlo si se encuentra el engrama que lo impulsa a golpear y se lo elimina con la tecnología desarrollada por Hubbard. Esto prueba la relación entre el engrama y la compulsión a golpear o, en otras palabras, que la compulsión a golpear tiene origen en un engrama restimulado.

Claro está que lo ideal sería que al hombre golpeador se le eliminara tal engrama, pero por otro lado también sería una buena medida que la esposa se cuidara de no teclear el botón de contacto de su esposo que lo impulsa a golpearla.

Desde ya que las marchas de protesta que hacen las mujeres bajo la consigna “ni una menos” no sirven para nada porque, como se habrá comprobado. el problema pasa por otro lado.

Con respecto a cómo entran en la mente los arbitrarios que modifican el pensamiento de las personas o alteran su conducta inherentemente pacífica, el tema ya lo hemos tratado numerosas veces, y para quienes deseen profundizarlo al pie indicamos los links respectivos.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
El título “la cosecha obligatoria” que hemos utilizado para esta nota, obviamente no ha sido utilizado en el sentido bíblico de que la mujer golpeada recoge lo que ha sembrado, sino en cuanto a que si pulsa el botón de contacto del esposo que lo impulsa a golpearla, una golpiza es lo que ella eventualmente “cosechará”.
Seguramente no ha pasado inadvertido para nadie que el esposo golpeador también es una víctima, sin que esta afirmación lo exculpe porque nadie tiene por qué someterse a sus engramas y menos para golpear a un semejante.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran

LISTA COMPLETA DE TEMAS ORDENADOS POR MATERIA (Conspiraciones, Misterios, Autoatentados, Religión, Ufología, Vaticano, etc.)
https://horaciovelmont.wordpress.com/2016/02/12/lista-completa-de-temas-por-materia/

¿POR QUÉ CREER EN EL GRUPO OBNOSIS?
https://horaciovelmont.wordpress.com/2016/02/14/por-que-creer-en-el-grupo-obnosis/  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s