Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)

Lista completa de temas

SE DOBLAN PERO NO SE ROMPEN

por Horacio Velmont

Contacto

Para los crossdressers, jugar un rol femenino es una actividad que les da placer.

http://www.clarin.com/viva/Crossdressers-hombres-gusta-vestirse-mujeres_0_1621637973.html

En realidad, detenernos en hablar de los “crossdressers”, es decir, de aquellos hombres que sin ser travestis gustan de tanto en tanto vestirse con ropas femeninas, es una pérdida de tiempo porque sería algo similar al plomero que se detuviera a analizar las manchas que deja en la pared un caño roto.

No obstante, será útil antes de proseguir saber qué es un “crossdresser”.

Qué es un crossdresser

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/99489-31412-2008-02-24.html
Por Mariana Carbajal

Las crossdresser son hombres que “cultivan la femineidad como valor en la estética visual y el fetiche de las ropas de mujer en el cotidiano”, sostiene Figari. “Se definen como hombres que se sienten mujeres, y que incluso, muchas veces su objeto sexual son también otras mujeres. Cuando la pareja de una CD es una mujer y esta acepta su condición transgenérica es denominada S/O (supportive other) es decir, aquella que conoce su peculiaridad, la acepta y la apoya. Ser CD no implica asumir públicamente una identidad social femenina. En Brasil su parte mujer es llamada CD mientras que a su lado masculino lo denominan ‘sapo’”, explica a Página/12 el investigador del Conicet este nuevo fenómeno de la diversidad sexual. En el relato de muchos de ellos hay un eje que se repite: de chicos solían aprovechar cuando su mamá no estaba en casa o dormía para probarse su ropa y vestirse con sus bombachas, corpiños, faldas, zapatos. Algunos, recurrían al guardarropas de algunas hermana mayor y llegaban incluso a pintarrajearse. Siempre en ausencia de testigos. Ahora, de adultos, repiten la escena. A diferencia de una travesti, no asumen públicamente una identidad femenina ni sueñan con hormonas y cirugías correctivas que les moldeen y les den volumen a sus pechos y a sus caderas.

No todos las CD responden al tipo heterosexual “flexible”. Una CD puede identificarse como gay, bi, heterosexual o trans, apunta Figari. Lo importante, como una CD le comenta es que “existimos por el placer de ser mujer”.

Así como un caño roto deja infinitos tipos de manchas en las paredes, de la misma forma la mente reactiva provoca en los seres humanos distintas conductas.

Mencionamos a la mente reactiva, la segunda mente del hombre, porque todas estas conductas raras son provocados por ella, o mejor dicho por los engramas que contiene. Restimulados, claro está, porque los engramas son similares a órdenes hipnóticas. Un “crossdresser” no es más que la dramatización de una orden hipnótica, técnicamente denominada “engrama”.

Este origen es fácilmente demostrable a través de la hipnosis. Mediante el hipnotismo se puede provocar cualquier conducta en el sujeto. Y los engramas entran en la mente de la misma forma que entran las órdenes hipnóticas.
.

En cuanto a su mecanismo, no hay diferencia entre una orden hipnótica y un engrama. La diferencia, en todo caso, radica en que los engramas entran aleatoriamente en la mente, en tanto que las órdenes hipnóticas no, porque siempre hay un operador que las implanta adrede. 

En cuanto a la razón por la que los “crossdressers” no son travestis es simplemente por una cuestión de profundidad de los engramas. La dramatización de un engrama es directamente proporcional a su profundidad (poder de compulsión).

¿De qué depende la profundidad de los engramas? Fundamentalmente de si hay dolor de por medio. Cuando más dolor haya en el engrama, mayor será la compulsión en la conducta. Una operación con anestesia sería un ejemplo de la profundidad de los engramas. Ya sabemos que todo lo que conversan los cirujanos y las enfermeras se graba como órdenes hipnóticas de alto poder en el paciente dormido.
.

La conducta de los “crossdressers”, por lo expuesto, es aberrada, pero en el sentido de que, al ser provocada por engramas-órdenes hipnóticas, la persona no es consciente de lo que hace, ya que es impulsada por la mente reactiva, que por definición es irracional.

La prueba está en que si a quienes tienen la inclinación de vestirse con ropas femeninas se le borraran los engramas que le provocan esta conducta, de inmediato dejarían de hacerlo. ¿Así de simple? Sí, por supuesto, así de simple.

ANDREI ROMANOVICH CHIKATILO

Cabe recordar que el grado de compulsión de los engramas, en un extremo de la escala puede transformar a una persona en un asesino serial que después de matar a su víctima se la coma, y en el otro extremo en un simple tartamudo.

Esto significa que el travesti se encuentra en un grado de compulsión engrámica más alto que el “heterosexual flexible”, que sin perder su atracción por los hombres también “gusta” de ser mujer en ocasiones. 

Las justificaciones de su conducta que efectúan estas personas no tienen nada que ver con la realidad de su origen, porque nadie es consciente de sus engramas.

Esto se ve con claridad en el hipnotimo. Si una persona es hipnotizada y se le dice que al despertar y tocarse el operador la nariz se sacará las medias y las colgará de la araña, así lo hará.
.

Pero si se le pregunta por qué lo hizo, nunca dirá que es una conducta  irracional porque alguien le dio esa orden cuando estaba en trance hipnótico, simplemente porque esto lo ignora. Dirá algo así como que las medias estaban húmedas y las colgó de la araña para que se sequen. Esto es la justificación de un acto irracional. Y con los engramas sucede lo mismo.

Como siempre hacemos, para quien desee profundizar en el tema de la mente reactiva y los engramas, al pie indicamos los links respectivos.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

Siempre que trato el tema de la mente reactiva no puedo dejar de pensar en las jugarretas que hace, transformando a las personas, no importa lo serias que puedan ser, en ridículas marionetas, siendo una de ellas las conocidas “Pony Girls”, que no es más que el impulso de engramas que dictan esta peculiar conducta.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
¿Puede repararse la mente?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s