Los peligros del hipnotismo

Lista completa de temas

 LAS SUGESTIONES HIPNÓTICAS
NO DESAPARECEN CON EL TIEMPO

SINO QUE SE AGRAVAN

por Horacio Velmont

Contacto

706dc-introhisthipn

El hipnotismo es equivalente a aberración, pues mediante sugestión imperativa  el operador implanta una u otra forma de demencia, cuyos efectos son impredecibles.

Desde ya que las sugestiones hipnóticas pueden eliminarse mediante la técnica dianética, pero como los hipnotizadores casi con seguridad no la conocen, entonces no la aplican, y el sujeto de la experiencia se queda con ellas.

¿Cómo se produce la demencia?

Resultado de imagen para imagenes desmayo

Experimentos realizados en la década del 40 por el científico y humanista norteamericano L. Ronald Hubbard dieron como resultado que una persona inconsciente registraba a nivel celular todo lo que sucedía en su entorno.

62652-img_0919

Esta grabación, de la misma naturaleza que las sugestiones hipnóticas, se veía potenciada cuando se encontraban presentes el dolor y las drogas, como en las operaciones quirúrgicas, a tal punto que si se reestimulaban más tarde el sujeto debía cumplirlas inexorablemente ya que no podía resistirse a ellas.

Celula

Estas grabaciones, en Biología, se denominan engramas, que pueden definirse como las huellas que deja un estímulo en el protoplasma (sustancia constitutiva de las células) de un tejido.

Resultado de imagen para imagenes mente reactivaEl hombre, pues, además de mente analítica tenía una segunda mente, que Hubbard llamó reactiva porque en lugar de razonar reaccionaba automáticamente ante una situación de peligro.

Resultado de imagen para imagenes animales cazando.

.
Se trataba, pues, de un mecanismo de supervivencia que tenían todos los seres vivos.

Según Hubbard descubrió, y actualmente es un hecho científico comprobado, la mente reactiva y su contenido engrámico son el único origen de todas las enfermedades mentales y la delincuencia.

Resultado de imagen para imagenes auditacion dianetica

Resultado de imagen para imagenes auditacion dianetica

Esto es verdad porque cuando se elimina de la mente reactiva ese contenido engrámico, desaparecen todos los trastornos mentales y la persona actúa racionalmente, según su patrón óptimo.

Resultado de imagen para imagenes libro dianetica

La técnica para eliminar definitivamente del planeta estas lacras de la humanidad fue explicada minuciosamente por Hubbard en su libro, best seller mundial permanente, “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental” y desde hace más de medio siglo es aplicada exitosamente en todos los países del mundo.

Resultado de imagen para imagenes axiomas dianetica

Hubbard también descubrió las leyes de la mente y del universo físico, las cuales están expuestas en los denominados “Axiomas de Dianética” y “Axiomas de Cienciología”. Todas han sido comprobadas científicamente y la documentación se encuentra a disposición de quienes la soliciten.

Resultado de imagen para imagenes geocentrismo

¿Cuál es la razón de que un descubrimiento de tal magnitud aún no es patrimonio de toda la humanidad? La respuesta es muy simple, y es que históricamente los más importantes descubrimientos científicos siempre tardaron siglos en ser aceptados por la “ciencia oficial”, y la velocidad actual de las comunicaciones, especialmente Internet, ha contribuido, no a difundirlos sino a que se pierdan en una maraña de divulgaciones presuntamente científicas, en su mayoría carentes de verosimilitud.

Trastornos provocados por los engramas

Resultado de imagen para imagenes suicidas

Debe tenerse en cuenta que las órdenes engrámicas que provocan los trastornos mentales son impredecibles, es decir, en algunas personas pueden provocar impulsos suicidas o criminales o transformarlas en un “hombre elefante”, y en otras ser tan inocuas como un vaso de agua pura.

En todos los casos queda sobreentendido que la persona debe tener la mente analítica reducida por algún golpe o alguna conmoción, porque si la mente analítica está funcionando a pleno no hay grabación engrámica.

Cuanto más grande es la conmoción y el consiguiente dolor, más profunda y poderosa será la grabación engrámica y su cumplimiento en caso de restimulación.

Para comprender bien lo que es una grabación engrámica basta relacionarla con las sugestiones hipnóticas.

El engrama, por definición, contiene dolor, de modo que si una orden hipnótica contuviera dolor sería igual a un engrama.

La diferencia entre el hipnotismo y el engrama es que mientras por lo general la persona se presta voluntariamente a ser hipnotizada, el engrama entra en la mente en forma subrepticia, es decir “sin permiso”.

Debe tenerse en cuenta que los engramas, de la misma forma que las órdenes hipnóticas, y como ya señalamos al principio, no desaparecen con el tiempo, sino que, por el contrario, se hacen más fuertes al agregarse nuevos engramas a la cadena de engramas.

El hipnotismo y el engrama

Resultado de imagen para imagenes hipnotismo con movimiento

Para comprender cómo funciona la mente reactiva para producir enfermedades mentales es importante conocer el mecanismo de la hipnosis, ya que se trata, en el fondo, de algo similar.

El hipnotizador implanta adrede engramas en la mente reactiva del sujeto con el cual opera, el cual puede haberse prestado voluntariamente para el experimento o no.

Resultado de imagen para imagenes hipnotismo con drogas

Si el hipnotizador utiliza el dolor físico para fijar mejor las sugestiones  u órdenes poshipnóticas, el resultado es similar al de un engrama, que por definición también contiene dolor físico como parte de su contenido.

La diferencia, entonces, entre un engrama y una orden hipnótica es que mientras el implante engrámico es fortuito, es decir, se produce por azar, la orden hipnótica es implantada con conocimiento de causa por el hipnotizador.

¿Qué es en realidad el hipnotismo?

Resultado de imagen para imagenes hipnotismo con dolor

El hipnotismo  puede definirse como la técnica de implantar sugestiones imperativas en la mente reactiva (erróneamente denominada “inconsciente” por la Psicología) del sujeto con el cual se experimenta, cuya consecuencia dañina es la reducción de su autodeterminismo al obligársele a obedecer órdenes introducidas subrepticiamente por debajo de su nivel consciente (o analítico).

Esta submente, de categoría muy primitiva, es un mecanismo de supervivencia que opera tanto en los animales como en el hombre, y dirige a la mente consciente sin que la persona siquiera sospeche que está siendo gobernada por ella.

Cuando hablamos de “mente inconsciente” o  reactiva nos estamos refiriendo no a una parte determinada o especial del cuerpo sino un mecanismo de recordar, muy rudimentario, montado a nivel celular.

Resultado de imagen para imagenes accidente vehicular
Resultado de imagen para imagenes perdida de un familiar

La mente reactiva registra todos y cada uno de los datos contenidos en los momentos de dolor físico (por ejemplo, el impacto de un choque) o emoción dolorosa (la pérdida de un ser querido), experimentados por el individuo en el transcurso de su vida.

Cuando una persona está con el poder analítico reducido, total o parcialmente, por drogas, shock, lesión, enfermedad o directamente anestesia, la mente reactiva está abierta al registro de engramas.

Resultado de imagen para imagenes caidas

Antes de los descubrimientos sobre la mente humana de L. Ronald Hubbard, no se sabía que un individuo inconsciente  podía registrar todas las cosas que se decían y hacían a su alrededor.

Resultado de imagen para imagenes cirugia

Durante una cirugía, cuando el paciente está en la mesa de operaciones bajo los efectos de la anestesia, su mente reactiva registra todo lo que se dice y se hace próximo a ella y, además, el dolor físico y la sensación de estar drogado, percepciones éstas que combinadas crean un engrama.

Por lo tanto, el cirujano o dentista que permite que exista cualquier conversación o percépticos innecesarios en el entorno del paciente anestesiado, está practicando el tipo de hipnotismo más serio, salvaje y duradero que se pueda concebir, en cuanto incluye dolor físico y drogas hipnóticas .

Cuando se les demuestra a aquellos cirujanos que “sabían” que sus pacientes estaban inconscientes y que “sabían” que no se estaba llevando a cabo ningún registro, se sorprenden cuando estos mismos pacientes, bajo procesamiento, repiten la conversación, que el cirujano recuerda muy bien haber utilizado, y describen con gran minuciosidad operaciones sobre las cuales, debido a su ignorancia en cuestiones quirúrgicas, no podrían tener ningún conocimiento.

El médico y el dentista olvidan que los anestésicos empezaron a utilizarse en forma general recién hacia fines del siglo pasado, y son definitivamente nuevos en el campo de la Medicina, y que no se sabe ni se sabía muchos sobre ellos.

De ahí que no deba sorprender su ignorancia sobre lo que le estaba sucediendo a un paciente bajo la anestesia, ya que la humanidad tampoco tenía mucha información sobre la anestesia misma.

Resultado de imagen para imagenes obstetra

El obstetra, cuya paciente sufre de psicosis posparto, tiembla cuando descubre que fueron sus palabras vertidas sobre la parturienta, a la que creía “obviamente” inconsciente, las que dejaron en su mente reactiva el mandato hipnótico que provoca que aborrezca al niño y que trate de matarlo diez días después del parto.

Es muy difícil que un ser humano acepte una responsabilidad de esta magnitud, ya que lo que se le puede hacer a la mente del paciente en el quirófano es muy aterrador.

Resultado de imagen para imagenes risas en el quirofano

En la actualidad, los chistes obscenos y de mal gusto y los comentarios invalidantes sobre el paciente son pan de todos los días en los quirófanos de todo el mundo.

Tales actitudes podían ser justificables hace medio siglo, pero después de  los descubrimientos de Hubbard, todos los ruidos, las conversaciones e incluso la música en las cercanías de un paciente anestesiado, deben ser consideradas absolutamente criminales.

Durante una operación o lesión de cualquier especie, debería observarse un silencio absoluto, completo, sepulcral. No hay nada que pueda decirse o darse como percéptico, en cualquier momento de inconsciencia, que resulte de algún beneficio para el paciente.

A la luz de los conocimientos actuales, entonces, las palabras o el sonido en la proximidad de una persona inconsciente deberían ser castigados severamente, ya que cualquiera que conozca estos hechos, tal acto sería un esfuerzo intencionado para destruir el intelecto o el equilibrio mental de un ser humano.Resultado de imagen para imagenes silencio hospital

La regla de oro podría modificarse para decir: “Si amas a tu hermano, cierra la boca mientras esté inconsciente”.

En Estados Unidos y en muchos lugares del mundo hay infinidad de hospitales en los cuales sus cirujanos, estando informados sobre el daño que pueden provocar a los pacientes estas actitudes desaprensivas,  guardan y hacen guardar silencio en los quirófanos.

El engrama

Resultado de imagen para imagenes engrama
Resultado de imagen para imagenes engrama
El engrama es un término de la Biología que se define como “huella definida y permanente  que un estímulo deja en el protoplasma  de un tejido”. Se lo considera un grupo unitario de estímulos que inciden únicamente en el ser celular. Por lo tanto, un individuo tiene un engrama en cada momento, a lo largo de su vida, en que ha sido golpeado o lesionado severamente.
.

El hipnotismo puede conectar estos incidentes dolorosos, que de otra manera permanecerían inactivos, y provocar en la persona hipnotizada trastornos mentales impredecibles. El hipnotismo tiene potencialidad como para destruir el intelecto, la cordura e inclusive provocar la muerte del que ingenuamente se somete a él.

Error de los hipnotizadores

Resultado de imagen para imagenes hipnotizadores

Los hipnotizadores creen, erróneamente, que el poder de la sugestión desaparece con el tiempo. Esta creencia, vale la pena reiterar, es absolutamente falsa.

Los experimentos que se han hecho han permitido comprobar, de modo irrefutable, que las sugestiones hipnóticas no desaparecen, con el riesgo que ello significa para la salud mental de cualquiera que se deje hipnotizar.

Quien se somete al hipnotismo es, francamente, un tonto.

Hipnotismo y demencia

Resultado de imagen para imagenes hipnotizadores

El hipnotismo y la demencia son, en cierta forma, cosas similares. No importa lo ridícula que sea la sugestión dada a un individuo bajo hipnosis, él la llevará a cabo de una manera u otra. Cualquier sugestión operará en el interior de su mente, quedando desconocida para sus niveles superiores de conciencia.

Si a una persona hipnotizada se le dice que cuando despierte se quitará el zapato izquierdo y lo pondrá sobre la chimenea, y que se olvidará de lo que se le dijo, al despertárselo parpadeará un poco, levantará el pie y se quitará el zapato izquierdo sin saber la razón.

Y dirá, para justificar el motivo por el que se quitó el zapato, algo así como “mi pie está demasiado caliente”. Luego, lo pondrá sobre la chimenea. Si se le pregunta por qué razón lo hace, quizás responda “porque detesto ponerme un zapato húmedo; está más caliente aquí arriba y se secará rápidamente” .

Mediante el hipnotismo pueden recrearse todos los trastornos mentales catalogados y a catalogarse en el futuro por la psiquiatría: represiones, psicosis, compulsiones, neurosis, etc.

El hipnotismo y la demencia en el fondo son, como ya señalé, cosas similares. A la persona hipnotizada se le puede originar un impulso de reprimirse sugiriéndole que será incapaz de pronunciar la palabra “no”. Se podrá observar que la omitirá en la conversación, utilizando sustitutos sorprendentes, sin darse cuenta de que tiene una orden oculta (sugestión poshipnótica) de evitar esa palabra.

También se le puede decir que nunca se mirará al espejo y se abstendrá de hacerlo, siempre justificando esta actitud omisiva con las excusas más inverosímiles.

Resultado de imagen para imagenes lavar manos

Si se le dice que tendrá necesidad de lavarse las manos cuando escuche el timbre de la puerta o que cada vez que vez un perro ladre se sobresaltará, cumplirá estas órdenes inexorablemente, a las que la psiquiatría cataloga como compulsiones.

Para provocar una neurosis mediante el hipnotismo basta con sugerirle que tendrá un permanente impulso de acostarse y dormir, pero que cuando lo haga sentirá que no puede conciliar el sueño, o que tendrá pensamientos muy eróticos cada vez que vea determinada prenda, pero que cuando los tenga sentirá que le pica la nariz.

Resultado de imagen para imagenes roboa banco

Si se le implanta la sugestión de que robó un banco y la policía lo está buscando, o que le están dando veneno en todo restaurante en el que intente comer, se le provocará una psicosis.

Puede decírsele que en realidad es otra persona, que posee una mansión y responde al nombre de “Lord Chesterfield”, en cuyo caso se le habrá originado una demencia esquizofrénica.

Resultado de imagen para imagenes demencia depresiva

Si la sugestión hipnótica incluye la orden de que cuando despierte se sentirá tan terriblemente mal que no tendrá otra esperanza más que la muerte, se le estará creando una demencia depresiva.

Resultado de imagen para imagenes soberbia

En otros experimentos se le puede informar al sujeto que es la persona más maravillosa del mundo y que esto lo piensan todos, o que es objeto de adoración de todas las mujeres. La psiquiatría cataloga a estas actitudes como demencia maníaca.

Puede sugerírsele que en lo único que podrá pensar será en lo enfermo que está y que padecerá cualquier enfermedad sobre la que oiga hablar. Esto lo hará reaccionar como  si fuera un hipocondríaco.

De esta forma puede recorrerse toda la lista de trastornos mentales, y creando sugestiones imperativas para producir el estado de ánimo apropiado, lograr en el individuo despierto actitudes irracionales, que en todos los casos justificará de la forma más insólita.

Dependiendo de que el sujeto con el cual se experimenta carezca de engramas (lo cual sería algo realmente excepcional) que puedan reestimularse accidentalmente por la hipnosis, para restaurar la cordura del demente temporal bastará liberar la sugestión pasándola a su conciencia, momento en que ella perderá la fuerza que tiene sobre él.

Resultados de la experimentación

Resultado de imagen para imagenes mente reactivaResultado de imagen para imagenes mente reactivaLa reproducción de aberraciones de todo tipo en individuos que han sido hipnotizados o drogados ha demostrado que hay alguna porción de la mente que no está en contacto con la conciencia, pero que contiene datos.
.

Fue la búsqueda de esta parte de la mente lo que condujo a la solución del problema de la demencia, las enfermedades psicosomáticas y otras aberraciones.

No fue abordándolas mediante el hipnotismo, ya que éste es simplemente otra herramienta, y que en la práctica, para curar enfermedades, no se necesita en absoluto.

Es importante hacer aquí una advertencia. Las pruebas que se hicieron fueron hechas a personas que pudieron ser hipnotizadas y a personas que no pudieron serlo pero fueron drogadas.

Estas pruebas proporcionaron valiosos datos para formular el procesamiento dianético, pero sólo se pueden hacer cuando se conoce perfectamente su mecanismo, pues estas sugestiones el tiempo no las elimina.

El hipnotismo es una variable incontrolable, es peligroso, y una bomba atómica en una reunión no lo sería más.

Mediante la hipnosis y las sugestiones poshipnóticas hemos visto a un individuo que actúa cuerdamente conducirse luego, temporalmente, en forma irracional.

Su cordura es restaurada al liberar la sugestión pasándola a su conciencia, momento en que la sugestión pierde la fuerza que tenía sobre él.

Resultado de imagen para imagenes hipnotizadores

Examinemos un caso. El individuo estaba hipnotizado, es decir “inconsciente” (inconsciencia analítica, obviamente, y no reactiva), lo que significa que no se encontraba en posesión de su plena conciencia o autodeterminismo.

Se le dijo algo que debía hacer, y ese algo estaba oculto a su conciencia. El operador le dio una señal. Cuando la señal se produjo, el individuo llevó a cabo un acto.

Para justificarlo dio razones que no eran las verdaderas (“pensamiento justificado”). Él encontraba defectos en el operador y en su indumentaria, pero no se daba cuenta de que era la corbata o la nariz la que daba la señal para la acción.

Cuando se eliminó la sugestión, el sujeto ya no sentía la compulsión de llevar a cabo el acto sugerido hipnóticamente.

Éstas son las partes de la aberración. Una vez que uno sabe exactamente qué partes de qué cosas son aberraciones, todo el problema es muy sencillo de resolver.

A primera vista parece increíble que la fuente de la aberración pudiera haberse mantenido tan perfectamente oculta durante tantos miles de años de investigación.

Sin embargo, reconsiderándolo, resulta milagroso que la fuente haya sido descubierta, porque estaba escondida muy bien y muy astutamente.

El hipnotismo provoca un tipo de inconsciencia analítica que es menos severa que cuando se produce por conmoción en accidentes, anestesias utilizadas para operaciones, etc.

Éstas, así como también el dolor de las lesiones y los delirios de la enfermedad, son las fuentes principales de lo que nosotros llamamos “inconsciencia”.

Actitud irresponsable de los hipnotizadores

En virtud de que nadie puede saber el contenido engrámico que una persona tiene en su mente reactiva, así como tampoco los engramas que se reestimularán con la hipnosis, cae de maduro que hipnotizar a un semejante configura una actitud irresponsable que debiera ser sancionada rigurosamente por la ley penal.

La hipnosis, del modo en que se la practica comúnmente, es un asunto fulminante, y el hipnotizador que no está familiarizado con Dianética  no tiene más idea de cómo liberar al individuo de una sugestión que él la ha implantado que lo que pueda saber acerca de cómo pelar un átomo.

En rigor, no habría nada malo en hipnotizar personas en tanto uno supiera cómo eliminar las sugestiones.

Haciendo una analogía un poco burda para facilitar su comprensión, únicamente aquella persona que fuera capaz de resucitar debería tener permiso para matar.

Si una persona pudiera de inmediato devolver la vida a un hombre muerto sin daño alguno, ningún inconveniente habría en autorizarlo a matar.

Pero el hipnólogo (aunque fuera médico, psiquiatra o psicoanalista), al no saber nada sobre el verdadero mecanismo de la mente humana ni sobre las leyes de su funcionamiento, no puede eliminar las sugestiones que ha implantado y, por lo tanto, la práctica del hipnotismo le debe ser vedada en forma absoluta.

El hipnotismo experimental genuino, en última instancia (y habría que preguntarse para qué fin, ya que actualmente carece de utilidad) debería hacerse estrictamente en el laboratorio —jamás en los salones—, con el conocimiento cabal de que se está reduciendo la eficiencia del ser humano con el cual se está operando y que se corre el serio riesgo de producirle un daño irreparable.

Resultado de imagen para imagenes golpeado

La sumisión a ser hipnotizado es análoga al hecho de ser golpeado, con la excepción de que el individuo generalmente puede recuperarse del hecho de ser golpeado.

El hipnotismo, para cualquier ser humano de pensamiento claro, que crea en el valor de las personas como seres humanos, debe ser visto como algo muy repugnante.

Penalización del hipnotismo

La intervención de controles ocultos por debajo del nivel de conciencia nunca puede beneficiar a la mente. No  importa si el hipnotizador le dice al sujeto que va a mejorar en su trabajo o que estará más saludable. Las órdenes hipnóticas no hacen  al hombre libre sino esclavo.

Como ya lo hemos señalado reiteradamente, el hipnotismo y la demencia son, en el fondo, cosas similares. Mediante sugestión imperativa el hipnotismo introduce en la mente reactiva una u otra forma de demencia.

Mediante sugestiones poshipnóticas el operador puede hacer actuar a una persona como  si fuera demente, provocándole todo tipo de enfermedades mentales e inclusive programarlo como asesino en potencia.

Los hipnotizadores creen, erróneamente, que el poder de la sugestión desaparece con el tiempo. Esta creencia es absolutamente falsa.

Los experimentos que se hicieron han permitido ratificar que las sugestiones hipnóticas no  desaparecen totalmente, corriéndose el serio riesgo de que alguien se vuelva loco si accidentalmente se reestimulan.

Todo lo que le dice el hipnotizador al sujeto hipnotizado es potencialmente un destructor de su intelecto y de su cordura, ya que son impredecibles los trastornos mentales que puede provocar el hipnotismo al conectar incidentes dolorosos de la vida de una persona que de otra manera estarían inactivos.

Por lo tanto, constituye un ineludible deber de las autoridades competentes poner fin a la expansión del hipnotismo en la sociedad, para lo cual el primer paso es modificar las leyes penales, ya que a pesar de todos los peligros señalados no lo sancionan.

El art. 208 del Cód. Penal argentino, por ejemplo, pena a quien “sin título ni autorización para el ejercicio de un arte de curar… anunciare, prescribiere, administrare o aplicare habitual-mente… hipnotismo… destinado al tratamiento de las personas, aun a título gratuito” (inc. 1).

El bien protegido por este dispositivo es el de la salud, incurriendo en este delito quien utiliza el hipnotismo para el tratamiento de las enfermedades careciendo de título o autorización.

Es decir que para el Código Penal argentino la práctica de la hipnosis por quien carezca de título o autorización para el ejercicio de un arte de curar, en tanto no lo sea para tratar enfermedades, no es delito.

El Código Penal, pues, debe ser modificado suprimiendo la palabra “hipnotismo” del inc. 1 del art. 208, el que quedaría contemplado en el art. 208 bis que se propone en estos términos:

“Será reprimido con prisión de seis meses a dos años el que, con o sin título o autorización para el ejercicio de un arte de curar, aplicare a una persona hipnotismo, aun a título gratuito”.

De esta forma, la sanción recaería sobre cualquiera que lo practicare, aun con “título o autorización para el ejercicio de un arte de curar”.

La práctica del hipnotismo revela, más que ninguna otra, el atraso de una sociedad, porque implica el desconocimiento absoluto del mecanismo mental.

Las sugestiones hipnóticas no sólo no desaparecen con el tiempo, sino que en su transcurso se hacen más y más poderosas, llevando al sujeto con el cual se ha experimentado a la enfermedad, a la locura, a la delincuencia e incluso a la misma muerte.

Programación de asesinos

Resultado de imagen para imagenes mk ultra

Recuérdese que las organizaciones de inteligencia de Estados Unidos, entre otras, utilizan el hipnotismo como eficaz arma de guerra, especialmente para la programación de asesinos.

En 1950,  L. Ronald Hubbard, antiguo oficial de la Marina, reveló que ciertos servicios de inteligencia utilizaban una técnica para programar hipnóticamente a un individuo, sin su conocimiento ni su consentimiento, tras drogarle e infligirle dolor por medios que no dejaban rastros.

Esto posibilitaría borrar de la memoria, asimismo, ciertos períodos de su vida y le obligaría a cumplir las órdenes recibidas, convirtiéndolo en un criminal o en un espía.

En tanto Hubbard aseguraba que sus investigaciones eran espiadas por los rusos, otros sospechaban que los servicios de inteligencia norteamericanos habían usado sus hallazgos para fabricar asesinos programados.

Hicieron falta varias décadas para que las organizaciones que había creado demostrasen —gracias a la libertad de información— que las investigaciones sobre el control metal y la inmiscusión en la vida de los ciudadanos por parte de las agencias gubernamentales, que Hubbard había denunciado, eran una triste realidad.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo

Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”

Lista completa de temas

 EL MECANISMO DEL PENSAMIENTO JUSTIFICADO

por Horacio Velmont

Contacto

Resultado de imagen para imagenes interrogatorio policialhttp://www.cicapp.net/2016/08/reid-tip-13-no-decir-dime-por-que-lo-hiciste/?utm_source=twitterfeed&utm_medium=facebook

Dentro del método del interrogatorio policial la enseñanza básica es que nunca hay que preguntarle al sospechoso de un delito el por qué lo hizo..

El decir “dime por qué lo hiciste” a un sospechoso durante un interrogatorio es un error mayor del investigador.
Desafortunadamente, para muchos interrogadores, como una cuestión de formación o falta de entrenamiento, rutinariamente presentan esta pregunta a sus sospechosos.
El primer problema con esta pregunta es que refuerza en el sospechoso la idea de continuar negando su participación en el delito. Se vuelve muy difícil para el ladrón el poder responder (en un caso de robo, por ejemplo) “…porque soy adicto a las drogas y quería dinero para comprarlas”. Esta declaración causa que el sospechoso admita otra actividad ilegal, lo cual no es deseable para el sujeto.
Otro problema con esta pregunta, usando el ejemplo de un pedófilo, al que se le pregunta: “Dime por qué tocaste sexualmente a ese niño de cinco años” no ofrece un tema de interrogatorio, una oportunidad de salvar apariencias al haber cometido un crimen tan atroz. ¿Realmente esperamos que la persona responda: “Porque soy un depredador sexual?” Por supuesto que no.
Una técnica de interrogatorio alternativa
En lugar de preguntar al sospechoso porqué cometió el crimen, dígale que usted cree saber por qué lo hizo, y ofrézcale un tema que psicológicamente (más no legalmente) justifique, racionalice o minimice la conducta.
Por ejemplo, en lugar de preguntarle al ladrón “Dime por qué lo hiciste”, el investigador puede sugerir el siguiente tema para justificar psicológicamente, racionalizar o minimizar la conducta del sospechoso:
“La razón por la que creo que entraste a esa casa fue porque no tienes trabajo, y no puedes obtener un trabajo decente por tus errores del pasado (condenas o sentencias previas) y simplemente necesitabas unos cuantos pesos para poner comida en la mesa y tener lo meramente necesario para sobrevivir.”
“Mira, no tienes un Mercedes Benz ni vives en una casa de un millón de dólares. No eres un mal sujeto, solamente hiciste algo malo. ¿Sabes por qué? Porque no tuviste otras opciones en la vida y simplemente hiciste lo que tenías que hacer. También pienso que escogiste esa casa porque no había nadie dentro sabiendo que no tendrías que lastimar a nadie para resolver sus problemas. Eso es un claro argumento que no necesitabas lastimar a alguien para resolver tus problemas. Simplemente necesitabas unos cuantos pesos para poner comida en la mesa, ¿cierto?
Cuando el sujeto contesta: “Si, fue para conseguir unos pesos” El investigador es premiado con la verdad al darle la oportunidad de guardar su integridad y dignidad.
Al hacer esto, el investigador demuestra afirmativamente un entendimiento empático de los “motivos” del sujeto sin tener que rogarle al sospechoso “Dime por qué lo hiciste”.

Resultado de imagen para imagenes ronald hubbard


Quien ha escrito esto demuestra desconocimiento de los descubrimientos sobre la mente de L. Ronald Hubbard, lo cual, ya empezado el nuevo milenio es un error imperdonable.

La realidad es que aun respondiendo el delincuente con la “verdad” a la pregunta sobre por qué lo hizo, esa verdad siempre será falsa, sin importar que él crea que lo que admite es el verdadero motivo por el cual cometió el delito.

Resultado de imagen para imagenes interrogatorio policial

Supongamos que un delincuente es interrogado respecto de un robo y ante la pregunta sobre por qué lo hizo dice que robó porque no tenía dinero para comprarle a su madre los remedios que necesitaba.

El delincuente puede creer firmemente que ése fue el motivo de su robo, y puede ser cierto que su madre necesitaba remedios y que él no tenía dinero para comprarlos, pero no es éste el verdadero motivo del robo. Esta falsa racionalización se conoce en Cienciología como “pensamiento justificado”.

¿Qué es “pensamiento justificado”? Es el esfuerzo de la mente analítica o consciente por justificar constantemente la aberración sin admitir, ya que no puede hacerlo normalmente, que le ha fallado al organismo.

Resultado de imagen para imagenes dianeticaVeamos lo que dice al respecto Ronald Hubbard en su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”:

El organismo es capaz de tres clases de pensamientos: (a) pensamiento analítico, que es racional aunque modificado por la educación y el punto de vista; (b) pensamiento justificado, pensamiento analítico intentando explicar conductas aberradas; y (c) pensamiento reactivo, que existe totalmente en términos de que cualquier cosa en un engrama es igual a cualquier cosa en un engrama, igual a todos los reestimuladores en el entorno y a todas las cosas asociadas a esos reestimuladores.
Todos hemos visto a alguien cometer un error y luego dar una explicación de porqué había cometido ese error. Esto es pensamiento justificado. El error se cometió, a menos que fuera debido a educación o punto de vista, por un engrama. Entonces, la mente analítica tuvo que justificar el error, para asegurarse de que el cuerpo tenía razón y que sus computaciones eran correctas.

Resultado de imagen para imagenes hipnotismoEstas explicaciones pueden apreciarse mejor a través del hipnotismo. Supongamos que se hipnotiza a una persona y se le dice que cuando se despierte, y el operador se toque la nariz, se sacará las medias y las colgará de la araña. Una vez despierto y después que el operador se toque la nariz se verá que el sujeto se saca las medias y las cuelga de la araña.
.

Si se le pregunta por qué lo hizo, después de unos momentos de desconcierto dirá algo así como que estaban húmedas y se las sacó para colgarlas para que se sequen.

Por más que el sujeto creyó firmemente que ésa es la razón, el verdadero motivo, que para él está oculto, nunca podrá expresarlo. Lo que expresó, en realidad, es la racionalización de la aberración, porque la orden hipnótica es un engrama, y como tal, su cumplimiento es simplemente dramatización. Toda dramatización es conducta aberrada.

Resultado de imagen para imagenes quirofanoCréanme, robarle a los ricos no es robar, es darles una lección…
.

Es exactamente el caso del ejemplo del delincuente, porque lo que en realidad lo impulsó al robo es un engrama-orden hipnótica que alguien le implantó en algún momento de su vida. Y la prueba irrefutable es que en el futuro volverá a robar y a presentar cualquier otra excusa, que nunca será la verdadera, es decir, un engrama-orden hipnótica.

 images20_34

Resultado de imagen para imagenes solidaridad111715_solidaridad

.
Refuerza lo expresado otro de los descubrimientos de Hubbard, y es que la verdadera naturaleza del hombre es buena y solidaria, y nunca le robaría nada a nadie si no tuviera una orden que lo impulsara a hacerlo. Que esto es así se ha demostrado en la práctica: cuando se elimina el engrama que impulsa al robo la persona deja de robar.

Concluyendo, la pregunta a un sospechoso por qué lo hizo no es un error porque nunca dirá la verdad, sino porque aunque la diga siempre será “su” verdad porque la verdadera razón se encuentra oculta en su mente reactiva, que es el mecanismo de la mente que archiva los engramas-órdenes hipnóticas.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

Resultado de imagen para imagenes narcoanálisisRon Hubbard, haciendo experimentos con el narcoanálisis (hipnotismo con drogas), llegó, pasando a través de las aberraciones de un paciente, hasta su personalidad básica, encontrando que ella era similar a la del claro (aclarado, libre de engramas).

Sobre el claro expresó lo siguiente: “Los propósitos y la naturaleza básica del hombre, según se puede descubrir en el claro, son constructivos y buenos, uniformemente constructivos e invariablemente buenos, modificándose únicamente por la observación, la educación y el punto de vista. El hombre es bueno. Quítale sus aberraciones básicas, y con ellas se va la maldad a la que el escolástico y el moralista eran tan aficionados. La única parte que se puede separar de él es la parte ‘maligna’. Y cuando se separa, su personalidad y su vigor se intensifican. Y él está contento de ver como desaparece la parte ‘maligna’, porque era dolor físico”.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario

Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario

Lista completa de temas

 NADIE QUE HAYA NACIDO ES CUERDO

por Horacio Velmont

Contacto

Es mejor exponerse a absolver a un hombre
culpable que condenar a un inocente (Voltaire)

En materia jurídica penal impera el principio de inocencia, que significa que se presume, como regla, que todos somos inocentes hasta que en un juicio se demuestre nuestra culpabilidad.

Sin embargo, en cuestiones de salud mental la presunción impera al revés, pues, como reza el título de esta nota, “todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario”.

.
El nacimiento es uno de los hechos más aberrantes que puede “padecer” un ser humano, pues no solo la criatura adquiere un engrama, sino también, por añadidura, la madre. Siendo los engramas, por definición, demencia, el  nacimiento también es demencia, y por consecuencia lógica, todo el que ha nacido es un demente.

 

.
Adquirir un engrama significa, lisa y llanamente, “adquirir un implante hipnótico aberrante”, y contiene, tanto en las células de la criatura como las de la madre, todo lo que sucedió en el incidente del parto: las palabras de los médicos y de las enfermeras, los ruidos del bisturí y cualquier otro que se produzca en la sala de partos, los olores, las sensaciones táctiles, etc. Todos estos percépticos son potenciales restimuladores.

Si una ventana o una puerta se cierra de golpe, ambas reciben el hecho como engrama y más tarde cualquier ruido similar operará como restimulador (recuérdese que un engrama es una orden hipnotica de alto poder porque por definición incluye dolor, que es el que la hace más compulsiva).

Como la mente reactiva (lugar de la mente donde se implantan los engramas) es un mecanismo de supervivencia que avisa al organismo que hay un peligro similar al anterior, cuando los engramas del nacimiento se restimulan, por ejemplo a causa de un ruido similar al de la ventana o de la puerta que se cierra de golpe, impulsará a la madre y a la criatura, quizás ya crecida, a huir de ese ambiente a fin de salvar al organismo. Más abajo volveré sobre esto.

¿Por qué todo el contenido de la mente reactiva es supervivencia? Simplemente porque los engramas se implantan cada vez que el poder de la mente analítica o consciente se encuentra diminuido, total o parcialmente. En este caso la mente reactiva se pone en funcionamiento grabando todo lo que sucede con la finalidad de que si en el futuro se produce una situación similar pueda avisarle al organismo del peligro e impulsarlo hacia la salvación.

Ante un peligro los animales -que también como todos los seres vivos tienen mente reactiva- huyen de inmediato, pero los seres humanos, más evolucionados, no lo hacen o generalmente no lo hacen. ¿Qué sucede entonces? Pues que la mente reactiva trata de hacerse obedecer mediante el dolor. Y cuanto más se la desobedece, más dolor aplica. Aquí quedan explicado esos extraños dolores que de pronto aparecen sin tener aparentemente una razón lógica.

Además, al dramatizar el engrama, tanto la madre como la criatura reproducirán todo lo que se dijo en la sala de partos, creyendo que son sus propios pensamientos libremente concebidos, cuando en realidad son pensamientos ajenos. Esto, desde ya, es demencia pura.

Para que se entienda mejor este mecanismo, supongamos que durante el nacimiento uno de los médicos le dice a una de las enfermeras: “Tienes que hacerlo, nunca titubees ante nada”.

La madre y la criatura tendrán grabadas, a nivel celular, estas palabras, que más tarde operarán como órdenes hipnóticas porque son, literalmente, órdenes hipnóticas, aunque técnicamente se denominen “engramas”.

En las experiencias que se han hecho en laboratorio con el hipnotismo, cuyas sugestiones no son más que engramas, se ha podido comprobar que es impredecible lo que hará si al sujeto en trance hipnótico se le da la orden de que ante cualquier duda “tienes que hacerlo, nunca titubees ante nada”.

Infinidad de personas tienen grabadas en sus células engramas de este tipo, y así los vemos operar en especial en los deportes extremos. Son engramas contrasupervivencia, que si se los eliminaran de su mente reactiva, después seguramente pensarían que tenían que estar dementes para arriesgar su vida del modo en que lo hicieron. ¡Y tendrán toda la razón del mundo!

Pero lo más demostrativo de la verdad de la premisa de que todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario lo brinda el hecho de la existencia de los “engramas prenatales”.

La criatura en gestación también recibe, aunque parezca increíble, engramas, siendo éstos quizás los más aberrantes de todos.

El quid es que  la matriz es húmeda, incómoda y carece de protección. Si quieren un símil del espacio que tiene el feto en ese lugar, basta imaginar una cabina telefónica en la que estén metidos cinco caballos. Y afirmo enfáticamente que en la cabina telefónica de este ejemplo habría proporcionalmente más lugar que en la matriz, si se entiende bien a qué me estoy refiriendo.

En ejemplos brindados por L. Ronald Hubbard en “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”: Mamá estornuda, y la criatura queda “inconsciente” por el golpe. Mamá se da contra una mesa, ligera y alegremente, y a la criatura se le rompe la cabeza. Mamá está estresada y la criatura es estrujada por los esfuerzos realizados. Papá se apasiona con el coito y la criatura tiene la sensación de que está metido en una lavadora automática en pleno funcionamiento. Mamá se pone histérica, la criatura recibe un engrama. Papá le pega a mamá, la criatura recibe un engrama. Pepito salta en el regazo de mamá embarazada y la criatura recibe un engrama. Y así por el estilo. 

Cada uno de estos engramas es potencialmente una fuente futura de impredecibles trastornos mentales y físicos,  y si bien esto no significa que el 100 % de ellos se restimulen, los pocos o muchos que lo hagan transformarán a cualquier persona en demente en algún grado.

.
Los engramas más severos quizás impulsen a asesinar a las personas y luego a comérselas, como lo hicieron Andrei Chikatilo y Dahmer, y los menos severos quizás impulsen a quien los tiene al “robo hormiga”. Solo por dar algunos ejemplos extremos, claro está.

Lo maravilloso de los descubrimientos sobre la mente humana de Hubbard es que cuando uno los pone en práctica, siempre funcionan. Si funcionan es porque el hecho es científico. Y punto.

En cierta ocasión la hija de un amigo no menstruaba. Había cierta preocupación y por lo tanto me pidió que intentara averiguar qué sucedía. Su hija también estuvo de acuerdo. Para ello utilicé lo que en Cienciología se denomina “auditación dianética”. Luego de ponerla en trance ligero (no es hipnosis, aclaro), la ayudé a encontrar el engrama que le impedía menstruar.

Resultó que mi amigo, según relató su hija en la sesión de auditación, llegó un día algo pasado de copas y quizo tener relaciones sexuales con su madre embarazada, négándose ella al principio y accediendo luego ante tanta insistencia. La relación sexual fue poco menos que brutal afectando gravemente a la criatura en gestación.

Este engrama prenatal recibido por ella durante el acto sexual de sus padres era el origen de que no menstruara, algo que se supo con certeza porque poco después lo hizo normalmente.

Además,  mi amigo, padre de la adolescente auditada, confirmó que lo relatado por ella era tal cual lo que había sucedido.

Puede suponerse, y solo suponerse, que este engrama, quizás restimulado crónicamente por vivir con sus padres (clásicos restimuladores), la impulsaba a no menstruar porque menstruar significaba crecer, y crecer significaba transformarse en mujer, y transformarse en mujer significaba tener relaciones sexuales, y tener relaciones sexuales era algo doloroso, tal como las sufrió su madre, y de lo que debía huir. Recuérdese que la forma de “pensar” de la mente reactiva es A igual A igual A igual A, es decir, todo es igual a todo y cada cosa es igual a cada cosa.

Para quien no tiene conocimiento de Dianética, aclaro que la grabación engrámica en el feto es similar a la grabación en un CD. Ni el feto ni el CD tienen conciencia como para saber qué es lo que están grabando, sino que solo se sabe posteriormente cuando se pone en funcionamiento.

Es decir, la hija de mi amigo recién comprendió lo que estaba grabado como engrama  cuando tuvo la edad suficiente para entenderlo. El feto no piensa, solo graba. 

Para finalizar, yo pediría, parafraseando a Jesús, que el que crea que no está demente porque no tiene ningún engrama, que tire la primera piedra…

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
Una de las consecuencias de ser cienciólogo, como en mi caso, es saber con exactitud cuando una persona está, en un determinado momento, demente, es decir, dramatizando algún engrama. La dramatización es demencia.
El Diccionario de la Real Academia define la palabra dramatización diciendo que es “exagerar con apariencias dramáticas o afectadas”.
Pero el diccionario técnico de Cienciología, que es más preciso, la caracteriza así: “Repetición o duplicación irracional que hace una persona del contenido de un engrama. Al dramatizar, la persona es como un actor representado un papel. Por ejemplo, si el engrama contiene la imagen de un perro mordiéndole un dedo, cada vez que vea un perro (aunque sea un dulce y apacible pequinés), o algo que se parezca a un perro, revivirá inconscientemente ese incidente, le dolerá el dedo, se sobresaltará, dirá lo mismo que dijo antes y sentirá los mismos impulsos de escapar que sintió en el pasado. Otro ejemplo: una mujer recibe un engrama en el que le dan golpes en el costado mientras le dicen que no es buena y que siempre está cambiando de opinión. Más tarde, en algún momento, se puede restimular este engrama y la mujer podría experimentar un dolor en el costado, sentir que no es buena o tener la idea de que siempre cambia de opinión. Esta sería la dramatización del engrama. El grado de dramatización está en proporción directa al grado de restimulación del o de los engramas que la causan. La conducta aberrada es enteramente dramatización”.
La ventaja de saber cuándo alguien está dramatizando es que uno, con el conocimiento que tiene gracias a los descubrimientos de Hubbard, nunca intentaría antagonizar, porque si lo hiciera sería lo mismo que peleara con una máquina. Por el contrario, utilizaría el conocimiento para desactivar el engrama a fin de que quien está dramatizando pueda volver a la normalidad.

Hay personas que tienen tantos engramas en restimulación que viven su vida dramatizando. Quienes obligadamente están en contacto con ellas, al ignorar este mecanismo irracional y cómo desarmarlo, pueden llegar a trastornarse completamente. 

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe

 

La verdad sobre la fuga más famosa de Alcatraz

Lista completa de temas

 LA LEYENDA DE
FRANK MORRIS
Y LOS HERMANOS ANGLIN

por Horacio Velmont

Contacto

Paget_holmes55

Así es, querido Watson, el hecho fue real, y los tres se salvaron,
pero no nadando sino agarrados de una soga amarrada a un bote…

Probablemente la mayoría de la gente crea que nadie haya logrado escapar de la temible prisión de Alcatraz, y que la película protagonizada por Clint Eastwood solo ha sido una ficción, pero la verdad es que el hecho sí sucedió en la vida real.

¿Pero cuál es la atracción que tiene esta famosa fuga de una prisión considerada inexpugnable? La respuesta es que si bien se sabe prácticamente todo de cómo salieron del edificio, sus huellas se borran a partir de allí. 

Como sus cuerpos no han sido encontrados se ha especulado hasta el cansancio, como es natural en un hecho de tamaña envergadura, sobre si pudieron escapar y vivieron libres el resto de sus días.

Desde el punto de vista del FBI, la deducción es que no sobrevivieron porque nadie podría hacerlo en esas gélidas aguas, me refiero a las que rodean la prisión, con traicioneras corrientes que arrastran hacia alta mar, y menos aún nadando  y ayudados solamente con una pequeña balsa que los mantenía a flote.

Por otra parte, el burlado FBI hacía todo lo posible para que se creyera esa versión de que no pudieron escapar, mientras que por las dudas los seguía buscando a través de los años -¡vaya ironía!-, incluso atosigando a sus familiares, especialmente de los hermanos Anglin, Clarence y John, en la suposición de que podían tener algún dato que develara el misterio de la fuga para cerrar el caso.

Cuando consulté a los profesores del Grupo Ruanel, que como todos saben son mis guías para resolver los casos, Daniel me dijo que percibía con bastante claridad que la fuga había tenido éxito y que todos se salvaron: “Horacio, fue real eso, se fugaron con una soga amarrada a un bote y no nadando; eran gente con un coheficiente intelectual muy tremendo, y el más aún inteligente era Frank “. 

Siempre lo he dicho y lo vuelvo a reiterar ahora, es algo así como una constante que en Internet se pueden encontrar los datos que confirmen la percepción de los profesores del mencionado grupo. Lo que ocurre es que resulta bastante fácil encontrarlos cuando se tiene la clave. Si no se la tiene es imposible encontrar la respuesta.

Por supuesto que la encontré después de una breve  búsqueda, partiendo de la base de que la fuga fue un éxito. Los datos que encontré confirman en forma irrefutable la percepción de Daniel. 

Quizás lo más interesante del caso es la forma en que escaparon, que nunca se les pudo ocurrir a quienes los buscaban, y que por esta razón consideraron la fuga como imposible.

Seguidamente transcribiré la página mencionada donde encontré la respuesta. Esta página hace referencia a un video documental en el que se muestra los pasos dados por familiares de los hermanos Anglin para descubrir la verdad, ya que ellos sospechaban que los tres habían logrado huir sanos y salvos.

¿Por qué sospechaban que habían logrado huir y estaban vivos? Porque después de la tan publicitada fuga comenzaron a recibir postales  de ellos cada Navidad (los peritajes así lo confirmaron, aunque no se pudo precisar con la misma certeza la fecha). Tales postales no eran enviadas por correo sino que alguien las dejaba directamente en el buzón.

Fuga de ‘La Roca’

Un documental dice que los fugados de Alcatraz
sobrevivieron al escape

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/10/15/estados_unidos/1444878442_876432.html

The History Channel difunde una foto de los hermanos Anglin, que escaparon de ‘La Roca’ en 1962, vivos en Brasil diez años después.

México 15 OCT 2015 – 12:51 ART     

.
La foto que, supuestamente, muestra a los Anglin en 1975. VÍDEO: History Channel
.

Comenzó una noche de verano de 1962. Cuatro presos de la cárcel de Alcatraz habían planeado fugarse el del 11 de junio. Solo tres lo lograron: los hermanos Clarence y John Anglin y Frank Morris, todos condenados por robar bancos.
.
La historia de su huida inspiró películas, libros, documentales. ¿Sobrevivieron al escape? ¿Consiguieron burlar la prisión más inexpugnable de Estados Unidos? El más reciente de ellos, Alcatraz: the search for the truth (Alcatraz: la búsqueda de la verdad), revive estas preguntas y aporta una nueva pieza al misterio. Una imagen que, supuestamente, muestra a los hermanos Anglin vivos, 13 años después, en un rancho en Brasil.

La fuga de Alcatraz fue uno de los últimos episodios de una prisión (que cerró en 1963) alimentada de leyendas y mitos tanto por el aura que la rodea (a tono con la bruma de la bahía de San Francisco) como por algunos de sus inquilinos más célebres, como el mafioso Al Capone.
.

.

La sofisticada huida, de acuerdo con las investigaciones, llevó meses de planeación. El cerebro de la operación, se sospecha, fue Frank Morris. Los reclusos descubrieron un pequeño pasillo no vigilado en el bloque donde se hallaban. Cincelaron el hormigón, dañado por la humedad del mar, con herramientas tan básicas como una cuchara, una moneda de 10 céntimos o un improvisado taladro inventado de una aspiradora robada. Para que los guardias no se percataran de su trabajo, uno de ellos tocaba un acordeón y, el día del escape, dejaron unas máscaras fabricadas con papel maché en sus camas. El proceso fue descripto a las autoridades por el cuarto preso que formaba parte del plan, Allen West, que al final no consiguió escapar. El FBI dio por muerto a Morris tras hallar unos restos humanos, pero la identidad no se ha podido comprobar.

El documental de The History Channel visita el lugar de los hechos y recurre a una de las incógnitas más repetidas en los últimos 53 años. La madre de los Anglin continuó recibiendo flores y tarjetas de sus hijos. La novedad es que, en esta ocasión, la familia de los reclusos aceptó participar en la investigación y entregó algunas de las tarjetas que recibía, supuestamente, de los hermanos. Los acompaña un investigador que ha permanecido obsesionado con el caso durante varios años.

Ken Widner, sobrino de los Anglin, cuenta ante la cámara sin poder aguantar las lágrimas que, por todos estos años, habían recibido la correspondencia de los presos y que, en su opinión, estaban vivos. La prueba que esgrimen es un encuentro con un amigo de su infancia, Fred Freezy, en 1992, en el 30 aniversario del escape. El hombre explicó que, en 1975, había viajado a Brasil y, en un pueblo cercano a Río de Janeiro, un tipo estadounidense se le acercó y le preguntó: “¿Te acuerdas de mí?”.

Los hermanos se habían asentado, según el testimonio de Freezy, en un rancho y él les hizo algunas fotografías. El hombre guardó el secreto durante 17 años, pero decidió compartirlo con la familia porque, afirma, “[los hermanos Anglin] querrían que supieran que estaban bien”. El documental muestra las fotografías a un investigador forense, que afirma que es “muy probable” que la imagen corresponda a los ex reclusos. De estar vivos, John Anglin tendría 85 años y su hermano Clarence, 84.

Hasta aquí la transcripción del texto mencionado, que deja sin mencionar algunos datos importantes que estaban en el documental, como por ejemplo la forma en que lograron escapar.

El escape no fue a través de una balsa y ellos remando o nadando sostenidos de ella, como ya señalamos, sino de otro modo que se les escapó, por lo impensado, a los investigadores.
.
Resulta que los hermanos Hanglin, cuando niños, muchas veces se entretenían haciando surf. ¿Cómo lo hacían? ¡Pues ataban una cuerda a los ejes de los timones de las embarcaciones y se dejaban arrastrar por ellas!

Y ésta es la forma en que escaparon de Alcatraz, pero no se dirigieron a la Bahía de San Francisco (distante dos kilómetros y medio), donde los estaba buscando el FBI en la suposición de que se habían dirigido allí, sino hacia otro islote, donde los esperaba un cómplice con una embarcación.  Y de allí a la libertad fue un solo paso.
.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

Si bien en la nota y en el video se habla de “suposiciones”, lo cierto es que cuando el perito sobrepuso los rostros de las fotografías de los hermanos Anglin, todas calzaban perfectamente, dando prácticamente un 100 % de coincidencia. Pensamos que es demasiada cautela dejar dudas ante tamaño resultado. Esta perfecta superposición puede verse en el video.
Otro punto a aclarar y que está bien explícito en el video, es que los restos humanos que encontraron en la orilla de la prisión, examinados con el ADN, no pertenecían a ninguno de los hermanos Anglin como se suponía. Si se salvaron todos, es lógico suponer que tampoco pertenecían a Frank Morris.
Entre las circunstancias favorables que allanaron la fuga, además de la suerte, claro está, cabe mencionar, por ejemplo, el hecho de que Frank Morris tenía un coeficiente mental muy alto, que solo un 3 % de la pobación registra, y que los hermanos Anglin eran muy habilidosos para armar cualquier cosa que necesitaran. Además de mucha audacia, por supuesto.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
Los tres presos de la gran fuga de Alcatraz pudieron haber sobrevivido

http://www.abc.es/ciencia/20141215/abci-tres-presos-fuga-alcatraz-201412151144.html

Frank Morris (Wikipedia)
https://es.wikipedia.org/wiki/Frank_Morris

Una fuga en mala hora
http://elpais.com/elpais/2014/12/15/ciencia/1418677018_758926.html?rel=mas

DESAPARICIONES
Desaparición de Percy H. Fawcett
La desaparición del teniente Bello
La desaparición de Amelia Earhart
Desaparición de Antoine Saint-Exupéry
Desaparición de “El Niño Pintor de Málaga”
El fraude Raoul Wallenberg

La desaparición de los niños Sodder
El enigma de la desaparición del ejército de Norfolk
El misterio de la desaparición de Ettore Majorana
El misterio del Triángulo del Dragón
La desaparición del Vuelo 19

Corrupción, método infalible para extirparla de golpe

Lista completa de temas

 LA SOLUCIÓN PASA POR EL ELECTROPSICÓMETRO

por Horacio Velmont

Contacto

Paget_holmes55

Así es, querido Watson, la corrupción aparece cuando hay
impunidad. Si no hay impunidad tampoco hay corrupción …

79932-emetro

Desde ya que lo ideal sería que se pudiera elegir a los funcionarios de un gobierno de acuerdo a su probidad, ¿pero quién pondría la mano en el fuego por alguien sobre la base de que en el futuro nunca meterá la mano “en la lata”?
.

Sabemos que “la carne es débil”, y hay que tener convicciones muy firmes sobre la honestidad de una determinada persona como para suponer que siempre se comportará honestamente.  

La solución, por lo tanto, no puede pasar por la confianza que tengamos en una persona cuya probidad hoy es incuestionable, pensando que cuando alcance la función pública seguirá así.

¿Cuántas veces nos ha sucedido que hemos puesto las manos en el fuego por una persona y nos hemos quemado hasta el hueso?

.

Parecería, por lo expuesto, que no habría solución y que la corrupción no podrá ser exterminada y que deberemos resignarnos a convivir con ella, quizás conformándonos con el remanido: “Roban pero hacen”, rogando porque hagan más de lo que roben.

Sin embargo, la solución es tan simple como la de los trucos de los ilusionistas, que aunque parezca imposible lo que hacen, en el fondo, cuando se conoce la clave, uno no puede menos que exclamar: ¿Cómo no se me ocurrió que podía ser algo tan obvio?

Y como para muestra basta un botón, digamos que la ilusión de David Copperfield cortado por una sierra involucra a otra persona, que es la que pone el torso y las piernas, y la hoja pasa por el medio de ambas sin hacerles mella. Más simple imposible.

Y no hablemos de que cuando “vuela” lo hace colgado mediante finísimos alambres que son invisibles a los ojos de los espectadores por el color brumoso que impregna el escenario. Nunca lo podría hacer al descubierto porque el engaño quedaría a la vista.

Después de esta digresión, pasemos a la solución de la corrupción en la función pública, que también es sencilla.

El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal

Existe un aparato llamado Electropsicómetro, abreviado “E-Metro”, inventado por L Ronald Hubbard para ser utilizado en Cienciología. Este aparato detecta áreas conflictivas en una persona, lo cual facilita su eliminación, pero también opera como una especie de “detector de mentiras”.

El fraude de los detectores de mentiras

Si alguien me preguntara por qué utilizar este aparato cuando existen los detectores de mentiras, la respuesta sería porque los detectores de mentiras o “Polígrafos” son un total fraude porque sus resultados no difieren de la adivinación. En otras palabras, no pasan de ser un “curro” y solo funcionan bien en las películas.

El Electropsicómetro, en cambio, es algo totalmente distinto y está basado en el descubrimiento realizado por Ron Hubbard de que los actos hostiles que una persona comete se graban en sus células como “engramas” (similares a órdenes hipnóticas de alto poder), y la carga que contienen puede ser detectada por dicho aparato.

clip_image014

Voy a relatar mi experiencia con el “E-Metro” para que todo quede más claro. Cuando me encontraba prestando servicios de auditación en una organización de Cienciología, aquí, en Buenos Aires, donde resido, sorpresivamente se hizo un “Chequeo de Ética” con el aparato. En realidad, estos chequeos se hacen por rutina en todas las organizaciones de Cienciología.

a83a5-cienciologc3ada-emeter

El “auditor” me invitó a tomar las latitas del E-Metro y entre algunas de las preguntas que me hizo estaba la siguiente: “¿Tienes algún material de propiedad de la organización que te hayas llevado sin permiso?”.

Yo no tuve que responder nada, ni por sí ni por no, porque es el propio aparato el que brinda la respuesta a través de una aguja que se mueve en el cuadrante. 

Cuando terminó el test pregunté por el resultado, respondiéndome el auditor que ya me enteraría, algo que sucedió al día siguiente porque mi casillero estaba vacío: ¡me habían echado!

Más que sorprendido pregunté qué había sucedido, porque no recordaba haber cometido ningún hecho que mereciera tal sanción. ¿Qué creen que había pasado? ¡Pues que me llevé un libro de Hubbard para leerlo en casa tranquilo con la intención de devolverlo en unos días! Desde ya que mi intención no era robarlo, sino solo tomarlo en préstamo.

Para volver a entrar en la organización tuve que hacer lo que se denomina “Manejo de Ética”, debiendo aprender que no puedo llevarme un libro para leer en casa sin pedir permiso porque es un hecho deshonesto. Precisamente, una de las definiciones que tuve que aprender fue la de la palabra “honestidad”.

El vocablo Honestidad proviene del latín honestitas (honor, dignidad, consideración de que uno goza); es la virtud que caracteriza a las personas por el respeto a las buenas costumbres, a los principios morales y a los bienes ajenos. Es la acción constante de evitar apropiarse de lo que no nos pertenece.
De igual manera la honestidad es armonizar las palabras con los hechos, es tener identidad y coherencia para estar orgulloso de sí mismo. La honestidad es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y lo que se hace, conducta que se observa hacia los demás y se exige a cada quien lo que es debido.
La honestidad es un valor, vital y medular para poder convivir en sociedad, orienta todas las acciones y estrategias de nuestra actividad, se trata de ser honrado en las palabras, en la intención y en los actos. Ser honestos nos convierte en seres de honor; aspirar a la honestidad es buscar la grandeza.

¿Van comprendiendo cómo este aparato puede eliminar de golpe la corrupción en la función pública con el solo hecho de ponerlo en práctica?

.
.
.

¿Qué creen que sucedería si a Cristina se la pone en este aparato y se le pregunta si tiene título de abogada? ¿O a Scioli si se quedó con algún vuelto? ¿O a cualquiera de los funcionarios K si han metido alguna vez la mano en la lata?

Tenemos la certeza absoluta de que con los Chequeos de Ética la corrupción en la función pública se acabaría en un instante, simplemente porque el corrupto que la buscara para enriquecerse sabría que sería descubierto en cuanto tomara las latitas, ya que de nada le serviría jurar que es inocente porque el que responde es el aparato, y éste es infalible y no puede ser burlado.

Concretamente, el funcionario público nunca se valdría de su cargo para enriquecerse porque sabría con toda certeza que sería descubierto. Sin impunidad no hay corrupción. 

Incluso hasta se podría instalar también un “Manejo de Ética” para que el funcionario deshonesto se vuelva honesto, tal como se hace en Cienciología. En las organizaciones no se echa a nadie para siempre, ya que existen procedimientos mediante los cuales una persona puede volverse ética y por lo tanto digna y confiable.

En Cienciología los cienciólogos nos tomamos con naturalidad estos chequeos porque nuestra finalidad es volvernos éticos, ya que si no lo somos la tecnología no funciona, lo que equivaldría a no mejorar y por ende a perder el tiempo. Los cienciologos estamos para volvernos honorables y ayudar a otros que también lo sean.

En cuanto a los políticos, si se impusiera este sistema, todos sabríamos que son honestos -no importa si forzados o no, digámoslo claramente- y se acabaría el injusto mote de “todos los políticos son corruptos”.

COMENTARIO ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

El E-Metro opera con el sistema de “preconciencia”, significando esto que el aparato detecta el incidente antes de que uno lo perciba en su conciencia. Es por esto que no se puede burlar, simplemente porque se nos adelanta. En otra de mis experiencias con el E-Metro recuerdo que el auditor me preguntó si alguna vez me había copiado en la escuela. Mientras trataba de recordar, el auditor dijo: “¡Eso es!”, que significaba que el aparato ya había detectado el hecho. A los pocos segundos, lo recordé. Y sí, el aparato no se equivocó. Tenía un examen y yo no estaba muy preparado y por eso había hecho un papelito con los datos, algo que en mi época se denominaba “machete”. Y estoy hablando de una edad escolar. Todos los actos hostiles, hasta los más mínimos, se graban a nivel celular. Su acumulación a lo largo de toda la vida puede llevarnos al manicomio e inclusive a la muerte. Francamente no quisiera estar en el pellejo de ningún corrupto.

LECTURAS RECOMENDADAS
Grupo de Periodistas Asociados contra la Corrupción
(Libro gratuito)
La Corrupción K en la “Década Ganada” (Índice)

Cristina y la violación de los códigos morales
¡Ufa con el título de abogada de Cristina!
Bonadío, Cristina y un extraño sobreseimiento
Cristina y el mito de la impunidad
El “Hombre Gris” de Benjamín Solari Parravicini
.
LECTURAS COMPLEMENTARIAS
Parravicini y la muerte de Néstor Kirchner
Cristina Kirchner gobernará hasta el ¡basta!
¿Cristina padece el síndrome de Hubris?
Lo aparente no es lo real (la muerte del fiscal Nisman)
Parravicini y la muerte de Nisman
Ataques de “bandera falsa” (el caso del fiscal Nisman)
La política como juego perverso
Estafa electoral a Mauricio Macri, presidente de Argentina
La verdad oculta del Kirchnerismo
Parravicini y el gobierno de Cristina Kirchner
Kirchnerismo, el final de los payasos
Cristina admitió la corrupción de su gobierno
Mauricio Macri, de los peores, el mejor
Carta abierta a Víctor Hugo Morales
La verdad sobre Alejandra Gils Carbó
La verdad sobre Hebe de Bonafini
La verdad sobre Martín Sabbatella
Hipocresía Kirchnerista
6 7 8, el súmmum de la bajeza periodística
La verdad sobre Ricardo Echegaray
Denuncias por corrupción en la era K
Eduardo Barcesat y la doble moral
Quiénes y por qué asesinaron al fiscal Nisman
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
Oscar Parrilli, ¿ignorante o hipócrita?

La verdad sobre Diana Conti

Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal

Lista completa de temas

 UN NOMBRE RIMBOMBANTE PARA UN
TRASTORNO MENTAL INEXISTENTE

por Horacio Velmont

Contacto

Cuando George Boyer era niño no quería ser atleta o una estrella de rock, sino, como su mayor deseo, un hombre con una sola pierna. Tuvo que esperar hasta los 68 años para conseguir su sueño. Boyer se pegó un tiro en la pierna. Los médicos del hospital dijeron que podían salvarla, pero Boyer los convenció para que la amputaran. Vivió feliz con una pierna durante el resto de su vida.

Antes de exponer el origen de este aparente extraño padecimiento veamos este texto que encontré en Internet sobre el tema.

HOLA, SOY TU CEREBRO Y QUIERO QUE TE AMPUTES LA PIERNA
https://es.noticias.yahoo.com/blogs/neurolab/hola-soy-tu-cerebro-y-quiero-que-te-062541213.html

Chloe Jennings-White tiene 58 años y quiere perder las piernas. Desde hace años trata de encontrar una manera de lesionarse y ahora busca un cirujano que le ayude a realizar su sueño, quedarse sin movilidad en las extremidades inferiores. Su deseo de ser paralítica llega al extremo de que se desplaza en una silla de ruedas y vive como si estuviera impedida. De pequeña, explica esta ciudadana de Utah (EEUU), sentía celos de los niños minusválidos y de una tía que necesitó una prótesis tras sufrir un accidente de bicicleta.

El problema de Chloe está en su cerebro. Sufre lo que se conoce como un “Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal”, conocido a veces como apotemnofilia y otras por sus siglas en inglés BIID (Body Integrity Identity Disorder). Su caso, que saltó hace unos días a la fama, es una de las expresiones de este trastorno, aunque la mayoría de los afectados no quieren perder la movilidad, sino que buscan directamente que se les amputen ese miembro que su cerebro rechaza como extraño.

En 2009, por ejemplo, el australiano Dave Openshaw metió su pierna izquierda en un cubo lleno de hielo durante seis horas y cuando llegó al hospital los cirujanos no tuvieron más remedio que amputarle el miembro por debajo de la rodilla. Era exactamente lo que buscaba, puesto que su pierna resultaba un objeto extraño e insoportable para él. “He pasado años fantaseando con ello y por fin ya no está allí”, relataba. “Me he quitado un peso de encima”. Una mañana soleada de 2001, en Florida, George Boyer cogió su arma, se dirigió al patio trasero de su casa y se disparó en la pierna. Cuando llegó al hospital, los cirujanos se quedaron de una pieza cuando el chico les pedía a gritos que le amputaran la pierna a pesar de que parte era salvable. “Nadie puede imaginar el deseo irracional que he tenido desde que tengo recuerdo”, explica. “Por primera vez en mi vida, soy feliz”.

En el documental de 2003 “Whole”, dirigido por Melody Gilbert, varios de estos pacientes relatan su lucha para conseguir ser amputados, ante la incomprensión de los médicos y la sociedad. “Obviamente es extraño”, dice Kevin, un profesor universitario al que amputaron la pierna. “Pero saber que es extraño y decir que es anormal no acaba con el problema”.

Por si los pacientes con Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal tuvieran pocos problemas, resulta que apenas se sabe nada del origen de su enfermedad. En principio todo apunta a que se trata de una anomalía en la representación que el cerebro tiene del esquema corporal. En 2008, el famoso neurocientífico V.S. Ramachandran de la Universidad de California, San Diego, investigó la actividad cerebral de estos pacientes y descubrió una diferencia con los sujetos sanos. Cuando a una persona sin el BIID se le toca cualquier parte del cuerpo, una región del cerebro relacionada con la percepción corporal, el lóbulo frontal superior, se activa. En los pacientes con BIID, en cambio, “si se tocaba la parte del miembro que cada uno quería que extirpasen, no se detectaba ninguna actividad”. El miembro ‘extraño’ no se detectaba en el escáner cerebral pero el miembro no afectado, sí.

El otro estigma que lleva asociada la enfermedad es el sexual. Este tipo de pacientes se suelen excitar sexualmente y se sienten atraídos por personas a las que les falta exactamente el mismo miembro que ellos fantasean perder. El hecho de haber bautizado la enfermedad en un principio como “apotemnofilia” ayudó a confundirlo con una parafilia en la que el sujeto se siente atraído por personas amputadas.

Como muchas veces lo he dicho y lo voy a reiterar una vez más, no es necesario el diagnóstico para categorizar las enfermedades mentales porque todas tienen el mismo origen: la mente reactiva, la segunda mente del hombre, que es un mecanismo de supervivencia que todos los seres vivos tienen, no importa el reino al que pertenezcan.

Cuando despiertes y me toque la punta de la nariz sentirás un deseo
irrefrenable de deshacerte de una parte de tu cuerpo porque te afea,
y cuando me toque la corbata sentirás, por el contrario,
que nunca te desharías de alguna parte de tu cuerpo
porque todas son hermosas…
.

Para que se entienda bien sobre cuál es el origen de ese aparente extraño deseo de “deshacerse de algo”, digamos que este trastorno se puede reproducir fácilmente a través de la hipnosis.

Esto significa que en la vida real también este deseo o impulso de deshacerse de algo proviene de una orden hipnótica, pero que se produce sin necesidad de un operador que la implante. La misma vida, con sus circunstancias, es la que lo hace.

En cualquier situación en que una persona disminuya su poder mental se activa su mente reactiva grabando todo lo que sucede alrededor como orden hipnótica (técnicamente denominado “engrama”).
.

¿Por qué lo hace? Porque al ser un mecanismo de supervivencia, cuando en el futuro se produzca una situasión similar, incluso lejanamente similar, impulsará al organismo a huir hacia la salvación, real o aparente.

Pero así como la mente reactiva funciona, por una parte, como mecanismo de supervivencia, al mismo tiempo también funciona, por la otra, como mecanismo de aberración, ya que todos los trastornos mentales tienen este origen, o por lo menos la inmensa mayoría.

Veamos un ejemplo de cómo puede producirse este famoso “Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal”, por el cual quien lo padece quiere desesperadamente deshacerse de una porción de su cuerpo. Supongamos que un pequeño se cae de su bicicleta y su padre, fuera de sí quizás porque su hijo ya se cayó varias veces, le grita: “¡Tienes que deshacerte de ella porque de lo contrario terminarás muerto!”.

Por supuesto que él se está refiriendo a la bicicleta y no a una pierna, pero resulta que la mente reactiva funciona con la ecuación: A=A=A=A, es decir todo es igual a todo y cualquier cosa es igual a cualquier cosa. Y  puede haber “interpretado” que la orden es para que se deshaga de una pierna. La mente reactiva es irracional e impredecible.

La mente reactiva no razona, porque siendo un mecanismo de supervivencia, si se detendría a evaluar la situación, en el ínterin el organismo podría perecer. Caso, por ejemplo, del que escucha una bocina detrás suyo y la mente reactiva le hace pegar un salto. El hecho de que dicha bocina haya provenido de un triciclo no importa, porque podría haber sido la de un camión de 50 toneladas.
.

¿Se entiende ahora por qué la mente reactiva funciona con la ecuación A=A=A=A? ¡La bocina del triciclo es igual a la bocina del camión es igual a la sirena de una fábrica anunciando a los obreros la finalización de la jornada de trabajo es igual a cualquier ruido que se parezca a una bocina! Quizás en el pasado fue realmente atropellado por un vehículo a pesar de que el conductor le avisó con la bocina que lo iba a impactar. Este hecho lo tenía grabado como engrama en su mente reactiva, y ahora le estaba avisando sobre una situación similar.

Se podría decir, expresándolo con humor, que la mente reactiva es un mecanismo que primero dispara y luego pregunta quién vive. ¿Se entiende el punto?

La mente reactiva es en realidad un mecanismo de categoría subidiota, y tiene que serlo porque su función no es analizar la situación -labor destinada a la mente analítica o consciente-, sino reaccionar automáticamente ante una situación de peligro o supuesto peligro.

Como todo lo que entra en sus archivos es supervivencia -precisamente porque entró cuando la conciencia estaba disminuida o directamente desconectada- en el ejemplo brindado del niño que se cae de la bicicleta, lo que le dice el padre tiene ese carácter, y todos los percépticos de ese momento -ruidos, olores, sensaciones táctiles, conversaciones- son restimuladores que si vuelven a aparecer en el medio ambiente, aunque sea en apariencia, activarán el contenido del engrama y la mente reactiva exigirá que se “deshagan de ella”.

¿Qué es un disparate? ¡Por supuesto que lo es! Pero es así como “piensa” la mente reactiva.

Probablemente se pueda justificar la existencia de esta mente tan elemental diciendo que este mecanismo es la única forma de lograr que un organismo sobreviva, y que la delicada mente analítica o consciente solo puede ser defendida por una máquina que sea así de subidiota. Pero sea como fuere, el asunto es que funciona así.

En mi opinión, la mente reactiva le sirvió muiy bien al hombre primitivo para sobrevivir, pero los hombres civilizados ya no deberíamos necesitarla. Si la necesitamos para sobrevivir es que aún seguimos siendo primitivos. En Cienciología, precisamente, el “clear” (aclarado) no tiene engramas que lo aberren y su mente analítica funciona siempre a pleno.
.

COMENTARIO ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
En un caso real relatado por el propio Ronald Hubbard, una madre se quejaba constantemente en el lecho de su hijo enfermo: “!No lo soporto más, no lo soporto más!”. Cuando su hijo mejoró no podía caminar porque sus piernas no eran capaces de sostener el cuerpo. La auditación dianética demostró que la mente reactiva del niño había “interpretado” que las piernas no podían sostener el cuerpo. Obviamente, una vez eliminado el engrama, el niño volvió a caminar. Esto demuestra a cabalidad la categoría subidiota de la mente reactiva, que curiosamente tanto te salva como te hunde.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología

 

Síndrome del impostor

Lista completa de temas

 EL QUID DE LAS ENFERMEDADES INVENTADAS

por Horacio Velmont

Contacto

Paget_holmes55

Así es, querido Watson, el síndrome del impostor es una enfermedad
mental tan inexistente como un cuchillo sin hoja al que le falta el mango…
.
“Lo estás haciendo mal, no mereces el crédito
que te dan, eres un fraude”…
.
“Lo estás haciendo mal, Michelle, así nunca llegarás a nada,
y si por casualidad tienes éxito, un día descubrirán
que no vales nada, que eres un total fraude”…
.
Michelle Pfeiffer
“Todos las mañanas me despierto pensando que éste será el día
en que se den cuenta de que soy un fraude, de que no merezco esta fama,
y de que más temprano que tarde tendré que volver a atender
la caja de un supermercado”.
.
.
Algún día alguien me acusará de reiterativo, pero en mi defensa diré que lo que sucede es que cuando la madera es muy dura, los clavos solo entran cuando se los martilla muchas veces.
.
¿Cuántas veces tendré que repetir que los trastornos mentales listados por la Psiquiatría o la Psicología no existen, de la misma manera que no existen distintos tipo de humedad de las paredes -como si fueran algo importante para destacar-, ya que todos tienen un  solo origen?
.
 .
No creo que en Plomería alguien se haya tomado el trabajo de hacer una lista de los tipos de humedad que hay en las paredes, ya que cualquier plomero sabe que si hay humedad hay un caño roto.
.
Sin embargo, la Psiquiatría lo ha hecho con los trastornos mentales, cuando solo bastaba decir: “es la dramatización de un engrama”. Darle un nombre a cada uno de ellos es rimbombante y abasolutamente superfluo.
.
.
Una de dos, o los psiquiatras son muy vivos o son muy estúpidos. Me reservo la opinión…
.
No hay nada más inútil o absurdo, si se quiere, que hablar de “aracnofobia”, “aerofobia”, “claustrofobia”, “ludopatía”, o de cualquier otra terminología usada por la Psiquiatría o la Psicología para catalogar síntomas, cuando todos los trastornos tienen, igual que la humedad de la pared, y valga la reiteración, una sola procedencia.
.
Veamos lo que dice Clarín sobre el llamado “Síndrome del impostor”:
.
.
Ya era una figura consagrada en el difícil universo de Hollywood, al punto de que hasta había perdido el apellido: la tapa de una revista considerada la “biblia” en la materia había publicado una nota sobre ella llamándola, simplemente, Michelle. Sin embargo ella, Michelle Pfeiffer, protagonista de resonantes éxitos de taquilla, nominada varias veces al Oscar, decía, en otra entrevista: “Todos las mañanas me despierto pensando que ése será el día en que se den cuenta de que soy un fraude, de que no merezco esta fama, y de que más temprano que tarde tendré que volver a atender la caja de un supermercado”. Pues bien, ni Michelle estaba loca, ni se encontraba sola en su inquietud: se calcula que siete de cada diez personas han sentido lo que los estudiosos dieron en llamar “síndrome del impostor”, así bautizado en 1978 por la psicóloga Pauline Clance. Otra especialista, la bióloga y consultora Aída Baida Gil, explica que quienes lo sufren tienen la sensación de no estar nunca a la altura, de no ser lo suficientemente buenos o competentes; es decir, “de ser impostores, un fraude”. No hay rubro, profesión, actividad o género que se le resista. Las víctimas de este síndrome -desde exitosos empresarios hasta brillantes científicos, excelentes artistas y siguen las firmas – dudan acerca de sus verdaderos méritos, valores y capacidades; temen al fracaso y a no ser tan capaces como los demás creen, y tienen tendencia a subestimarse, más allá de todos los logros o éxitos que alcancen: piensan que se deben más a la suerte que al talento. Para todos ellos, Baida Gil recomienda: “La próxima vez que alguien te haga un elogio, ni te excuses ni te justifiques: simplemente da las gracias”.
“A veces me despierto en la mañana antes de ir a filmar,
y pienso, no puedo hacer esto. Soy un fraude”.
.
La lista de personas que padecen este síntoma es bastante larga, significando ello que las aberraciones son contagiosas, tema que puede profundizarse acudiendo al respectivo link indicado al pie.
.
También puede profundizarse sobre este síntoma acudiendo al link denominado “No creas todo lo que piensas”.
.
El nacimiento es uno de hechos más aberrantes, porque todo lo que hablan los médicos y las enfermeras se graba en la mente reactiva del bebé y de la madre como órdenes hipnóticas, técnicamente llamados “engramas”, y más tarde  ambos operarán como restimuladores mutuos de dichas órdenes hipnóticas.
.
Si uno de los médicos le dice a una enfermera que no vale nada, que será siempre un fraude, tanto la madre como la criatura recibirán estas palabras, a nivel celular, como órdenes hipnóticas.
.
Si por ejemplo en el momento del parto una ventana se cerró con estrépito, un ruido similar que se produzca más tarde será un restimulador de los engramas en ambas, la madre y la criatura, y ambas se sentirán como que no valen nada y que siempre serán un fraude, sin saber la verdadera razón.
.
.
Más tarde, si se produce alguna situación similar, el engrama presente se unirá al anterior y reforzará la dramatización haciéndola más compulsiva. Esto es así porque los engramas similares se enlazan como los eslabones de una cadena y si se restimula uno se restimula también toda la cadena aumentando el trastorno.
.
 .
¡Ahora recuerdo! Yo estaba escribiendo algo
en el pizarrón y la maestra me dijo:
“Lo estás haciendo mal, Michelle, así nunca llegarás a nada, y si por casualidad
tienes éxito, un día descubrirán que no vales nada, que eres un total fraude…”.
.
La prueba definitiva de que el origen de todos los trastornos mentales es únicamente la mente reactiva, lo prueba el hecho de que cuando se encuentra el engrama-orden hipnótica que los provoca y se elimina, los trastornos mentales desaparecen como por arte de magia.
 .
COMENTARIO ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
En la Red hay innumerables páginas que hablan del Síndrome del impostor, denominado también del fraude, pero lamentablemente divagan porque desconocen el verdadero origen del problema. Y lo peor es que pretenden dar soluciones para superarlo.   
LECTURAS COMPLEMENTARIAS

DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología

Falacias de la Neurología

Lista completa de temas

 EL ERROR DE CONFUNDIR LA MÁQUINA
CON EL OPERADOR DE LA MÁQUINA

por Horacio Velmont

Contacto

Paget_holmes55

Así es, querido Watson, las máquinas no
pueden ir más allá de su programación…

Cuando uno desea saber el estado de progreso de la humanidad desde el punto de vista científico le basta acudir a Clarín, un diario absolutamente oficialista.
.

Me refiero, claro está, a que sus noticias no van más allá de lo que dice la “Ciencia Oficial”, que cualquiera sabe está atrasada por lo menos medio siglo en materia de descubrimientos. Cuando un descubrimiento ya es patrimonio de la humanidad, entonces recién lo adopta. No arriesga un ápice. Clarín no va a ser nunca pionero en nada.

La referencia es al artículo titulado: “Cómo entrenar a tu cerebro para ser más inteligente”, que equivale al disparate de decir: “Cómo entrenar a tu computadora para que piense mejor”, con total olvido de que las máquinas no pueden ser entrenadas para ser más inteligentes sino en todo caso el operador.

“No pienso, luego no existo”
.
Que pueda simularse que una máquina es inteligente es harina de otro costal, porque, valga la reiteración, las máquinas no piensan.
.
[Caption]
.

No vamos a ahondar en la cuestión del espíritu como “el Pensador”, porque esta nota apunta a otro aspecto, y es el de cómo aumentar nuestra inteligencia, que es muy distinto a la creencia de los neurólogos.

Desde ya que si alguien tiene un problema orgánico, por ejemplo a causa de un golpe en el cerebro, el cual le impide pensar bien, si éste se soluciona la inteligencia mejorará. Pero este punto es obvio y no merece que nos detengamos en él.

.
Concretamente, si alguien quiere ser más inteligente tiene que acudir a los descubrimientos de L. Ronald Hubbard sobre la mente y dados a conocer en su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”.

En este libro se enseña que lo que disminuye la inteligencia son los engramas de la mente reactiva. Los engramas son similares a órdenes hipnóticas que las personas van adquiriendo (les son implantadas) a lo largo de la existencia. Cuando estos engramas son muchos y están restimulados crónicamente la mente colapsa. El manicomio está lleno de personas cuyas mentes han colapsado.

En las pruebas de laboratorio que se han hecho puede observarse este hecho notable: a medida que los engramas son eliminados de la mente reactiva, la inteligencia aumenta. Este es un hecho científico irrefutable y sucede siempre.

¿Cómo hizo Hubbard para descubrir la existencia de la mente reactiva, la segunda mente del hombre que opera como un mecanismo de supervivencia? Pues a través del hipnotismo.

Se dio cuenta de que los diversos trastornos que padecía una persona podían también reproducirse mediante la hipnosis. Si a una persona en trance hipnotico se le daba como orden de que al despertar se sentiría muy estúpido, el sujeto así se sentiría.

Con toda lógica se dijo que tal vez los engramas-órdenes hipnóticas podrían entrar en la conciencia sin necesidad de que haya un hipnotizador presente.

El descubrimiento que hizo fue que cada vez que la mente analítica o consciente disminuía su poder, por ejemplo por estar abrumada por algún motivo (muerte de un familiar, operación quirúrgica, caída de una escalera, etc.) todo lo que se conversaba a su alrededor penetraba en la mente como orden hipnótica.

También se dio cuenta de que los engramas-órdenes hipnóticas no desaparecían con el tiempo, sino que se hacían más fuertes y compulsivos al encadenarse con otros engramas-órdenes hipnóticas.
.

Con esto rebatió la creencia de los hipnotizadores de que, según el conocido dicho de que “el tiempo cura todos los males”, las órdenes hipnóticas finalmente desaparecerían también con el tiempo.

Después de este descubrimiento, ni lerdo ni perezoso se dedicó a la búsqueda de la tecnología para eliminar de la mente reactiva los engramas-órdenes hipnóticas, viendo que al hacerlo no solamente desaparecían los trastornos creados por ellos sino también que la inteligencia aumentaba considerablemente.

En realidad no es correcto decir que la “inteligencia aumentaba considerablemente”, sino que se recuperaba la inteligencia que inherentemente tenía la persona, y que estaba obstruída por los engramas-órdenes hipnóticas.

¿Se entiende ahora el punto y el error de la Neurología, que cree disparatadamente que el cerebro, que es una máquina, puede adqurir más inteligencia?

psiquiatra

Desde ya que en estos errores cae también la Psiquiatría. Neurología y Psiquiatría son dos seudociencias que deben desaparecer de cualquier comunidad que se considere civilizada y progresista.

Sus bases son totalmente erróneas y sus tratamientos, al desconocer la existencia de la mente reactiva y de los engramas, no difieren de la “medicina del barbero” de antaño.
.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
Hace algunos años, un amigo que tenía internsos dolores de cabeza me pidió que lo tratara con mis conocimientos de Cienciología, a lo que accedí porque lo apreciaba mucho. Naturalmente que traté de que fuera a la organización, pero por el momento, por razones que no es del caso aclarar aqui, no podía ir. Simplemente lo puse en un trance ligero y lo hice acudir al origen del dolor de cabeza. Estoy simplificando, claro está. Resultó que en una pelea callejera al que era ajeno recibió en su cabeza un ladrillo que lo aturdió. Le aplicaron varios puntos y a partir de ese suceso, que había olvidado y que nunca lo relacionó con el dolor de cabeza, la migraña comenzó. Según la técnica desarrollada por Hubbard, lo hice retornar al incidente y “revivirlo” varias veces tal como sucedió hasta que el engrama se borró. Es importante aclarar que lo que se borra de la mente reactiva es el dolor físico y/o el emocional, no el recuerdo del incidente, que pasa al archivo de la mente analítica o consciente, pero sin ser ya aberrativo. La razón por la que se borra el engrama es una cuestión física porque al duplicar la carga mediante el hecho de revivirlo tal cual ocurrió provoca su desaparición. Es sabido que en el mismo espacio no pueden coexistir dos cargas iguales y cuando sucede, ambas desaparecen.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)