Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario

Lista completa de temas

 NADIE QUE HAYA NACIDO ES CUERDO

por Horacio Velmont

Contacto

Es mejor exponerse a absolver a un hombre
culpable que condenar a un inocente (Voltaire)

En materia jurídica penal impera el principio de inocencia, que significa que se presume, como regla, que todos somos inocentes hasta que en un juicio se demuestre nuestra culpabilidad.

Sin embargo, en cuestiones de salud mental la presunción impera al revés, pues, como reza el título de esta nota, “todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario”.

.
El nacimiento es uno de los hechos más aberrantes que puede “padecer” un ser humano, pues no solo la criatura adquiere un engrama, sino también, por añadidura, la madre. Siendo los engramas, por definición, demencia, el  nacimiento también es demencia, y por consecuencia lógica, todo el que ha nacido es un demente.

 

.
Adquirir un engrama significa, lisa y llanamente, “adquirir un implante hipnótico aberrante”, y contiene, tanto en las células de la criatura como las de la madre, todo lo que sucedió en el incidente del parto: las palabras de los médicos y de las enfermeras, los ruidos del bisturí y cualquier otro que se produzca en la sala de partos, los olores, las sensaciones táctiles, etc. Todos estos percépticos son potenciales restimuladores.

Si una ventana o una puerta se cierra de golpe, ambas reciben el hecho como engrama y más tarde cualquier ruido similar operará como restimulador (recuérdese que un engrama es una orden hipnotica de alto poder porque por definición incluye dolor, que es el que la hace más compulsiva).

Como la mente reactiva (lugar de la mente donde se implantan los engramas) es un mecanismo de supervivencia que avisa al organismo que hay un peligro similar al anterior, cuando los engramas del nacimiento se restimulan, por ejemplo a causa de un ruido similar al de la ventana o de la puerta que se cierra de golpe, impulsará a la madre y a la criatura, quizás ya crecida, a huir de ese ambiente a fin de salvar al organismo. Más abajo volveré sobre esto.

¿Por qué todo el contenido de la mente reactiva es supervivencia? Simplemente porque los engramas se implantan cada vez que el poder de la mente analítica o consciente se encuentra diminuido, total o parcialmente. En este caso la mente reactiva se pone en funcionamiento grabando todo lo que sucede con la finalidad de que si en el futuro se produce una situación similar pueda avisarle al organismo del peligro e impulsarlo hacia la salvación.

Ante un peligro los animales -que también como todos los seres vivos tienen mente reactiva- huyen de inmediato, pero los seres humanos, más evolucionados, no lo hacen o generalmente no lo hacen. ¿Qué sucede entonces? Pues que la mente reactiva trata de hacerse obedecer mediante el dolor. Y cuanto más se la desobedece, más dolor aplica. Aquí quedan explicado esos extraños dolores que de pronto aparecen sin tener aparentemente una razón lógica.

Además, al dramatizar el engrama, tanto la madre como la criatura reproducirán todo lo que se dijo en la sala de partos, creyendo que son sus propios pensamientos libremente concebidos, cuando en realidad son pensamientos ajenos. Esto, desde ya, es demencia pura.

Para que se entienda mejor este mecanismo, supongamos que durante el nacimiento uno de los médicos le dice a una de las enfermeras: “Tienes que hacerlo, nunca titubees ante nada”.

La madre y la criatura tendrán grabadas, a nivel celular, estas palabras, que más tarde operarán como órdenes hipnóticas porque son, literalmente, órdenes hipnóticas, aunque técnicamente se denominen “engramas”.

En las experiencias que se han hecho en laboratorio con el hipnotismo, cuyas sugestiones no son más que engramas, se ha podido comprobar que es impredecible lo que hará si al sujeto en trance hipnótico se le da la orden de que ante cualquier duda “tienes que hacerlo, nunca titubees ante nada”.

Infinidad de personas tienen grabadas en sus células engramas de este tipo, y así los vemos operar en especial en los deportes extremos. Son engramas contrasupervivencia, que si se los eliminaran de su mente reactiva, después seguramente pensarían que tenían que estar dementes para arriesgar su vida del modo en que lo hicieron. ¡Y tendrán toda la razón del mundo!

Pero lo más demostrativo de la verdad de la premisa de que todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario lo brinda el hecho de la existencia de los “engramas prenatales”.

La criatura en gestación también recibe, aunque parezca increíble, engramas, siendo éstos quizás los más aberrantes de todos.

El quid es que  la matriz es húmeda, incómoda y carece de protección. Si quieren un símil del espacio que tiene el feto en ese lugar, basta imaginar una cabina telefónica en la que estén metidos cinco caballos. Y afirmo enfáticamente que en la cabina telefónica de este ejemplo habría proporcionalmente más lugar que en la matriz, si se entiende bien a qué me estoy refiriendo.

En ejemplos brindados por L. Ronald Hubbard en “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”: Mamá estornuda, y la criatura queda “inconsciente” por el golpe. Mamá se da contra una mesa, ligera y alegremente, y a la criatura se le rompe la cabeza. Mamá está estresada y la criatura es estrujada por los esfuerzos realizados. Papá se apasiona con el coito y la criatura tiene la sensación de que está metido en una lavadora automática en pleno funcionamiento. Mamá se pone histérica, la criatura recibe un engrama. Papá le pega a mamá, la criatura recibe un engrama. Pepito salta en el regazo de mamá embarazada y la criatura recibe un engrama. Y así por el estilo. 

Cada uno de estos engramas es potencialmente una fuente futura de impredecibles trastornos mentales y físicos,  y si bien esto no significa que el 100 % de ellos se restimulen, los pocos o muchos que lo hagan transformarán a cualquier persona en demente en algún grado.

.
Los engramas más severos quizás impulsen a asesinar a las personas y luego a comérselas, como lo hicieron Andrei Chikatilo y Dahmer, y los menos severos quizás impulsen a quien los tiene al “robo hormiga”. Solo por dar algunos ejemplos extremos, claro está.

Lo maravilloso de los descubrimientos sobre la mente humana de Hubbard es que cuando uno los pone en práctica, siempre funcionan. Si funcionan es porque el hecho es científico. Y punto.

En cierta ocasión la hija de un amigo no menstruaba. Había cierta preocupación y por lo tanto me pidió que intentara averiguar qué sucedía. Su hija también estuvo de acuerdo. Para ello utilicé lo que en Cienciología se denomina “auditación dianética”. Luego de ponerla en trance ligero (no es hipnosis, aclaro), la ayudé a encontrar el engrama que le impedía menstruar.

Resultó que mi amigo, según relató su hija en la sesión de auditación, llegó un día algo pasado de copas y quizo tener relaciones sexuales con su madre embarazada, négándose ella al principio y accediendo luego ante tanta insistencia. La relación sexual fue poco menos que brutal afectando gravemente a la criatura en gestación.

Este engrama prenatal recibido por ella durante el acto sexual de sus padres era el origen de que no menstruara, algo que se supo con certeza porque poco después lo hizo normalmente.

Además,  mi amigo, padre de la adolescente auditada, confirmó que lo relatado por ella era tal cual lo que había sucedido.

Puede suponerse, y solo suponerse, que este engrama, quizás restimulado crónicamente por vivir con sus padres (clásicos restimuladores), la impulsaba a no menstruar porque menstruar significaba crecer, y crecer significaba transformarse en mujer, y transformarse en mujer significaba tener relaciones sexuales, y tener relaciones sexuales era algo doloroso, tal como las sufrió su madre, y de lo que debía huir. Recuérdese que la forma de “pensar” de la mente reactiva es A igual A igual A igual A, es decir, todo es igual a todo y cada cosa es igual a cada cosa.

Para quien no tiene conocimiento de Dianética, aclaro que la grabación engrámica en el feto es similar a la grabación en un CD. Ni el feto ni el CD tienen conciencia como para saber qué es lo que están grabando, sino que solo se sabe posteriormente cuando se pone en funcionamiento.

Es decir, la hija de mi amigo recién comprendió lo que estaba grabado como engrama  cuando tuvo la edad suficiente para entenderlo. El feto no piensa, solo graba. 

Para finalizar, yo pediría, parafraseando a Jesús, que el que crea que no está demente porque no tiene ningún engrama, que tire la primera piedra…

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
Una de las consecuencias de ser cienciólogo, como en mi caso, es saber con exactitud cuando una persona está, en un determinado momento, demente, es decir, dramatizando algún engrama. La dramatización es demencia.
El Diccionario de la Real Academia define la palabra dramatización diciendo que es “exagerar con apariencias dramáticas o afectadas”.
Pero el diccionario técnico de Cienciología, que es más preciso, la caracteriza así: “Repetición o duplicación irracional que hace una persona del contenido de un engrama. Al dramatizar, la persona es como un actor representado un papel. Por ejemplo, si el engrama contiene la imagen de un perro mordiéndole un dedo, cada vez que vea un perro (aunque sea un dulce y apacible pequinés), o algo que se parezca a un perro, revivirá inconscientemente ese incidente, le dolerá el dedo, se sobresaltará, dirá lo mismo que dijo antes y sentirá los mismos impulsos de escapar que sintió en el pasado. Otro ejemplo: una mujer recibe un engrama en el que le dan golpes en el costado mientras le dicen que no es buena y que siempre está cambiando de opinión. Más tarde, en algún momento, se puede restimular este engrama y la mujer podría experimentar un dolor en el costado, sentir que no es buena o tener la idea de que siempre cambia de opinión. Esta sería la dramatización del engrama. El grado de dramatización está en proporción directa al grado de restimulación del o de los engramas que la causan. La conducta aberrada es enteramente dramatización”.
La ventaja de saber cuándo alguien está dramatizando es que uno, con el conocimiento que tiene gracias a los descubrimientos de Hubbard, nunca intentaría antagonizar, porque si lo hiciera sería lo mismo que peleara con una máquina. Por el contrario, utilizaría el conocimiento para desactivar el engrama a fin de que quien está dramatizando pueda volver a la normalidad.

Hay personas que tienen tantos engramas en restimulación que viven su vida dramatizando. Quienes obligadamente están en contacto con ellas, al ignorar este mecanismo irracional y cómo desarmarlo, pueden llegar a trastornarse completamente. 

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s