Los peligros del hipnotismo

Lista completa de temas

 LAS SUGESTIONES HIPNÓTICAS
NO DESAPARECEN CON EL TIEMPO

SINO QUE SE AGRAVAN

por Horacio Velmont

Contacto

706dc-introhisthipn

El hipnotismo es equivalente a aberración, pues mediante sugestión imperativa  el operador implanta una u otra forma de demencia, cuyos efectos son impredecibles.

Desde ya que las sugestiones hipnóticas pueden eliminarse mediante la técnica dianética, pero como los hipnotizadores casi con seguridad no la conocen, entonces no la aplican, y el sujeto de la experiencia se queda con ellas.

¿Cómo se produce la demencia?

Resultado de imagen para imagenes desmayo

Experimentos realizados en la década del 40 por el científico y humanista norteamericano L. Ronald Hubbard dieron como resultado que una persona inconsciente registraba a nivel celular todo lo que sucedía en su entorno.

62652-img_0919

Esta grabación, de la misma naturaleza que las sugestiones hipnóticas, se veía potenciada cuando se encontraban presentes el dolor y las drogas, como en las operaciones quirúrgicas, a tal punto que si se reestimulaban más tarde el sujeto debía cumplirlas inexorablemente ya que no podía resistirse a ellas.

Celula

Estas grabaciones, en Biología, se denominan engramas, que pueden definirse como las huellas que deja un estímulo en el protoplasma (sustancia constitutiva de las células) de un tejido.

Resultado de imagen para imagenes mente reactivaEl hombre, pues, además de mente analítica tenía una segunda mente, que Hubbard llamó reactiva porque en lugar de razonar reaccionaba automáticamente ante una situación de peligro.

Resultado de imagen para imagenes animales cazando.

.
Se trataba, pues, de un mecanismo de supervivencia que tenían todos los seres vivos.

Según Hubbard descubrió, y actualmente es un hecho científico comprobado, la mente reactiva y su contenido engrámico son el único origen de todas las enfermedades mentales y la delincuencia.

Resultado de imagen para imagenes auditacion dianetica

Resultado de imagen para imagenes auditacion dianetica

Esto es verdad porque cuando se elimina de la mente reactiva ese contenido engrámico, desaparecen todos los trastornos mentales y la persona actúa racionalmente, según su patrón óptimo.

Resultado de imagen para imagenes libro dianetica

La técnica para eliminar definitivamente del planeta estas lacras de la humanidad fue explicada minuciosamente por Hubbard en su libro, best seller mundial permanente, “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental” y desde hace más de medio siglo es aplicada exitosamente en todos los países del mundo.

Resultado de imagen para imagenes axiomas dianetica

Hubbard también descubrió las leyes de la mente y del universo físico, las cuales están expuestas en los denominados “Axiomas de Dianética” y “Axiomas de Cienciología”. Todas han sido comprobadas científicamente y la documentación se encuentra a disposición de quienes la soliciten.

Resultado de imagen para imagenes geocentrismo

¿Cuál es la razón de que un descubrimiento de tal magnitud aún no es patrimonio de toda la humanidad? La respuesta es muy simple, y es que históricamente los más importantes descubrimientos científicos siempre tardaron siglos en ser aceptados por la “ciencia oficial”, y la velocidad actual de las comunicaciones, especialmente Internet, ha contribuido, no a difundirlos sino a que se pierdan en una maraña de divulgaciones presuntamente científicas, en su mayoría carentes de verosimilitud.

Trastornos provocados por los engramas

Resultado de imagen para imagenes suicidas

Debe tenerse en cuenta que las órdenes engrámicas que provocan los trastornos mentales son impredecibles, es decir, en algunas personas pueden provocar impulsos suicidas o criminales o transformarlas en un “hombre elefante”, y en otras ser tan inocuas como un vaso de agua pura.

En todos los casos queda sobreentendido que la persona debe tener la mente analítica reducida por algún golpe o alguna conmoción, porque si la mente analítica está funcionando a pleno no hay grabación engrámica.

Cuanto más grande es la conmoción y el consiguiente dolor, más profunda y poderosa será la grabación engrámica y su cumplimiento en caso de restimulación.

Para comprender bien lo que es una grabación engrámica basta relacionarla con las sugestiones hipnóticas.

El engrama, por definición, contiene dolor, de modo que si una orden hipnótica contuviera dolor sería igual a un engrama.

La diferencia entre el hipnotismo y el engrama es que mientras por lo general la persona se presta voluntariamente a ser hipnotizada, el engrama entra en la mente en forma subrepticia, es decir “sin permiso”.

Debe tenerse en cuenta que los engramas, de la misma forma que las órdenes hipnóticas, y como ya señalamos al principio, no desaparecen con el tiempo, sino que, por el contrario, se hacen más fuertes al agregarse nuevos engramas a la cadena de engramas.

El hipnotismo y el engrama

Resultado de imagen para imagenes hipnotismo con movimiento

Para comprender cómo funciona la mente reactiva para producir enfermedades mentales es importante conocer el mecanismo de la hipnosis, ya que se trata, en el fondo, de algo similar.

El hipnotizador implanta adrede engramas en la mente reactiva del sujeto con el cual opera, el cual puede haberse prestado voluntariamente para el experimento o no.

Resultado de imagen para imagenes hipnotismo con drogas

Si el hipnotizador utiliza el dolor físico para fijar mejor las sugestiones  u órdenes poshipnóticas, el resultado es similar al de un engrama, que por definición también contiene dolor físico como parte de su contenido.

La diferencia, entonces, entre un engrama y una orden hipnótica es que mientras el implante engrámico es fortuito, es decir, se produce por azar, la orden hipnótica es implantada con conocimiento de causa por el hipnotizador.

¿Qué es en realidad el hipnotismo?

Resultado de imagen para imagenes hipnotismo con dolor

El hipnotismo  puede definirse como la técnica de implantar sugestiones imperativas en la mente reactiva (erróneamente denominada “inconsciente” por la Psicología) del sujeto con el cual se experimenta, cuya consecuencia dañina es la reducción de su autodeterminismo al obligársele a obedecer órdenes introducidas subrepticiamente por debajo de su nivel consciente (o analítico).

Esta submente, de categoría muy primitiva, es un mecanismo de supervivencia que opera tanto en los animales como en el hombre, y dirige a la mente consciente sin que la persona siquiera sospeche que está siendo gobernada por ella.

Cuando hablamos de “mente inconsciente” o  reactiva nos estamos refiriendo no a una parte determinada o especial del cuerpo sino un mecanismo de recordar, muy rudimentario, montado a nivel celular.

Resultado de imagen para imagenes accidente vehicular
Resultado de imagen para imagenes perdida de un familiar

La mente reactiva registra todos y cada uno de los datos contenidos en los momentos de dolor físico (por ejemplo, el impacto de un choque) o emoción dolorosa (la pérdida de un ser querido), experimentados por el individuo en el transcurso de su vida.

Cuando una persona está con el poder analítico reducido, total o parcialmente, por drogas, shock, lesión, enfermedad o directamente anestesia, la mente reactiva está abierta al registro de engramas.

Resultado de imagen para imagenes caidas

Antes de los descubrimientos sobre la mente humana de L. Ronald Hubbard, no se sabía que un individuo inconsciente  podía registrar todas las cosas que se decían y hacían a su alrededor.

Resultado de imagen para imagenes cirugia

Durante una cirugía, cuando el paciente está en la mesa de operaciones bajo los efectos de la anestesia, su mente reactiva registra todo lo que se dice y se hace próximo a ella y, además, el dolor físico y la sensación de estar drogado, percepciones éstas que combinadas crean un engrama.

Por lo tanto, el cirujano o dentista que permite que exista cualquier conversación o percépticos innecesarios en el entorno del paciente anestesiado, está practicando el tipo de hipnotismo más serio, salvaje y duradero que se pueda concebir, en cuanto incluye dolor físico y drogas hipnóticas .

Cuando se les demuestra a aquellos cirujanos que “sabían” que sus pacientes estaban inconscientes y que “sabían” que no se estaba llevando a cabo ningún registro, se sorprenden cuando estos mismos pacientes, bajo procesamiento, repiten la conversación, que el cirujano recuerda muy bien haber utilizado, y describen con gran minuciosidad operaciones sobre las cuales, debido a su ignorancia en cuestiones quirúrgicas, no podrían tener ningún conocimiento.

El médico y el dentista olvidan que los anestésicos empezaron a utilizarse en forma general recién hacia fines del siglo pasado, y son definitivamente nuevos en el campo de la Medicina, y que no se sabe ni se sabía muchos sobre ellos.

De ahí que no deba sorprender su ignorancia sobre lo que le estaba sucediendo a un paciente bajo la anestesia, ya que la humanidad tampoco tenía mucha información sobre la anestesia misma.

Resultado de imagen para imagenes obstetra

El obstetra, cuya paciente sufre de psicosis posparto, tiembla cuando descubre que fueron sus palabras vertidas sobre la parturienta, a la que creía “obviamente” inconsciente, las que dejaron en su mente reactiva el mandato hipnótico que provoca que aborrezca al niño y que trate de matarlo diez días después del parto.

Es muy difícil que un ser humano acepte una responsabilidad de esta magnitud, ya que lo que se le puede hacer a la mente del paciente en el quirófano es muy aterrador.

Resultado de imagen para imagenes risas en el quirofano

En la actualidad, los chistes obscenos y de mal gusto y los comentarios invalidantes sobre el paciente son pan de todos los días en los quirófanos de todo el mundo.

Tales actitudes podían ser justificables hace medio siglo, pero después de  los descubrimientos de Hubbard, todos los ruidos, las conversaciones e incluso la música en las cercanías de un paciente anestesiado, deben ser consideradas absolutamente criminales.

Durante una operación o lesión de cualquier especie, debería observarse un silencio absoluto, completo, sepulcral. No hay nada que pueda decirse o darse como percéptico, en cualquier momento de inconsciencia, que resulte de algún beneficio para el paciente.

A la luz de los conocimientos actuales, entonces, las palabras o el sonido en la proximidad de una persona inconsciente deberían ser castigados severamente, ya que cualquiera que conozca estos hechos, tal acto sería un esfuerzo intencionado para destruir el intelecto o el equilibrio mental de un ser humano.Resultado de imagen para imagenes silencio hospital

La regla de oro podría modificarse para decir: “Si amas a tu hermano, cierra la boca mientras esté inconsciente”.

En Estados Unidos y en muchos lugares del mundo hay infinidad de hospitales en los cuales sus cirujanos, estando informados sobre el daño que pueden provocar a los pacientes estas actitudes desaprensivas,  guardan y hacen guardar silencio en los quirófanos.

El engrama

Resultado de imagen para imagenes engrama
Resultado de imagen para imagenes engrama
El engrama es un término de la Biología que se define como “huella definida y permanente  que un estímulo deja en el protoplasma  de un tejido”. Se lo considera un grupo unitario de estímulos que inciden únicamente en el ser celular. Por lo tanto, un individuo tiene un engrama en cada momento, a lo largo de su vida, en que ha sido golpeado o lesionado severamente.
.

El hipnotismo puede conectar estos incidentes dolorosos, que de otra manera permanecerían inactivos, y provocar en la persona hipnotizada trastornos mentales impredecibles. El hipnotismo tiene potencialidad como para destruir el intelecto, la cordura e inclusive provocar la muerte del que ingenuamente se somete a él.

Error de los hipnotizadores

Resultado de imagen para imagenes hipnotizadores

Los hipnotizadores creen, erróneamente, que el poder de la sugestión desaparece con el tiempo. Esta creencia, vale la pena reiterar, es absolutamente falsa.

Los experimentos que se han hecho han permitido comprobar, de modo irrefutable, que las sugestiones hipnóticas no desaparecen, con el riesgo que ello significa para la salud mental de cualquiera que se deje hipnotizar.

Quien se somete al hipnotismo es, francamente, un tonto.

Hipnotismo y demencia

Resultado de imagen para imagenes hipnotizadores

El hipnotismo y la demencia son, en cierta forma, cosas similares. No importa lo ridícula que sea la sugestión dada a un individuo bajo hipnosis, él la llevará a cabo de una manera u otra. Cualquier sugestión operará en el interior de su mente, quedando desconocida para sus niveles superiores de conciencia.

Si a una persona hipnotizada se le dice que cuando despierte se quitará el zapato izquierdo y lo pondrá sobre la chimenea, y que se olvidará de lo que se le dijo, al despertárselo parpadeará un poco, levantará el pie y se quitará el zapato izquierdo sin saber la razón.

Y dirá, para justificar el motivo por el que se quitó el zapato, algo así como “mi pie está demasiado caliente”. Luego, lo pondrá sobre la chimenea. Si se le pregunta por qué razón lo hace, quizás responda “porque detesto ponerme un zapato húmedo; está más caliente aquí arriba y se secará rápidamente” .

Mediante el hipnotismo pueden recrearse todos los trastornos mentales catalogados y a catalogarse en el futuro por la psiquiatría: represiones, psicosis, compulsiones, neurosis, etc.

El hipnotismo y la demencia en el fondo son, como ya señalé, cosas similares. A la persona hipnotizada se le puede originar un impulso de reprimirse sugiriéndole que será incapaz de pronunciar la palabra “no”. Se podrá observar que la omitirá en la conversación, utilizando sustitutos sorprendentes, sin darse cuenta de que tiene una orden oculta (sugestión poshipnótica) de evitar esa palabra.

También se le puede decir que nunca se mirará al espejo y se abstendrá de hacerlo, siempre justificando esta actitud omisiva con las excusas más inverosímiles.

Resultado de imagen para imagenes lavar manos

Si se le dice que tendrá necesidad de lavarse las manos cuando escuche el timbre de la puerta o que cada vez que vez un perro ladre se sobresaltará, cumplirá estas órdenes inexorablemente, a las que la psiquiatría cataloga como compulsiones.

Para provocar una neurosis mediante el hipnotismo basta con sugerirle que tendrá un permanente impulso de acostarse y dormir, pero que cuando lo haga sentirá que no puede conciliar el sueño, o que tendrá pensamientos muy eróticos cada vez que vea determinada prenda, pero que cuando los tenga sentirá que le pica la nariz.

Resultado de imagen para imagenes roboa banco

Si se le implanta la sugestión de que robó un banco y la policía lo está buscando, o que le están dando veneno en todo restaurante en el que intente comer, se le provocará una psicosis.

Puede decírsele que en realidad es otra persona, que posee una mansión y responde al nombre de “Lord Chesterfield”, en cuyo caso se le habrá originado una demencia esquizofrénica.

Resultado de imagen para imagenes demencia depresiva

Si la sugestión hipnótica incluye la orden de que cuando despierte se sentirá tan terriblemente mal que no tendrá otra esperanza más que la muerte, se le estará creando una demencia depresiva.

Resultado de imagen para imagenes soberbia

En otros experimentos se le puede informar al sujeto que es la persona más maravillosa del mundo y que esto lo piensan todos, o que es objeto de adoración de todas las mujeres. La psiquiatría cataloga a estas actitudes como demencia maníaca.

Puede sugerírsele que en lo único que podrá pensar será en lo enfermo que está y que padecerá cualquier enfermedad sobre la que oiga hablar. Esto lo hará reaccionar como  si fuera un hipocondríaco.

De esta forma puede recorrerse toda la lista de trastornos mentales, y creando sugestiones imperativas para producir el estado de ánimo apropiado, lograr en el individuo despierto actitudes irracionales, que en todos los casos justificará de la forma más insólita.

Dependiendo de que el sujeto con el cual se experimenta carezca de engramas (lo cual sería algo realmente excepcional) que puedan reestimularse accidentalmente por la hipnosis, para restaurar la cordura del demente temporal bastará liberar la sugestión pasándola a su conciencia, momento en que ella perderá la fuerza que tiene sobre él.

Resultados de la experimentación

Resultado de imagen para imagenes mente reactivaResultado de imagen para imagenes mente reactivaLa reproducción de aberraciones de todo tipo en individuos que han sido hipnotizados o drogados ha demostrado que hay alguna porción de la mente que no está en contacto con la conciencia, pero que contiene datos.
.

Fue la búsqueda de esta parte de la mente lo que condujo a la solución del problema de la demencia, las enfermedades psicosomáticas y otras aberraciones.

No fue abordándolas mediante el hipnotismo, ya que éste es simplemente otra herramienta, y que en la práctica, para curar enfermedades, no se necesita en absoluto.

Es importante hacer aquí una advertencia. Las pruebas que se hicieron fueron hechas a personas que pudieron ser hipnotizadas y a personas que no pudieron serlo pero fueron drogadas.

Estas pruebas proporcionaron valiosos datos para formular el procesamiento dianético, pero sólo se pueden hacer cuando se conoce perfectamente su mecanismo, pues estas sugestiones el tiempo no las elimina.

El hipnotismo es una variable incontrolable, es peligroso, y una bomba atómica en una reunión no lo sería más.

Mediante la hipnosis y las sugestiones poshipnóticas hemos visto a un individuo que actúa cuerdamente conducirse luego, temporalmente, en forma irracional.

Su cordura es restaurada al liberar la sugestión pasándola a su conciencia, momento en que la sugestión pierde la fuerza que tenía sobre él.

Resultado de imagen para imagenes hipnotizadores

Examinemos un caso. El individuo estaba hipnotizado, es decir “inconsciente” (inconsciencia analítica, obviamente, y no reactiva), lo que significa que no se encontraba en posesión de su plena conciencia o autodeterminismo.

Se le dijo algo que debía hacer, y ese algo estaba oculto a su conciencia. El operador le dio una señal. Cuando la señal se produjo, el individuo llevó a cabo un acto.

Para justificarlo dio razones que no eran las verdaderas (“pensamiento justificado”). Él encontraba defectos en el operador y en su indumentaria, pero no se daba cuenta de que era la corbata o la nariz la que daba la señal para la acción.

Cuando se eliminó la sugestión, el sujeto ya no sentía la compulsión de llevar a cabo el acto sugerido hipnóticamente.

Éstas son las partes de la aberración. Una vez que uno sabe exactamente qué partes de qué cosas son aberraciones, todo el problema es muy sencillo de resolver.

A primera vista parece increíble que la fuente de la aberración pudiera haberse mantenido tan perfectamente oculta durante tantos miles de años de investigación.

Sin embargo, reconsiderándolo, resulta milagroso que la fuente haya sido descubierta, porque estaba escondida muy bien y muy astutamente.

El hipnotismo provoca un tipo de inconsciencia analítica que es menos severa que cuando se produce por conmoción en accidentes, anestesias utilizadas para operaciones, etc.

Éstas, así como también el dolor de las lesiones y los delirios de la enfermedad, son las fuentes principales de lo que nosotros llamamos “inconsciencia”.

Actitud irresponsable de los hipnotizadores

En virtud de que nadie puede saber el contenido engrámico que una persona tiene en su mente reactiva, así como tampoco los engramas que se reestimularán con la hipnosis, cae de maduro que hipnotizar a un semejante configura una actitud irresponsable que debiera ser sancionada rigurosamente por la ley penal.

La hipnosis, del modo en que se la practica comúnmente, es un asunto fulminante, y el hipnotizador que no está familiarizado con Dianética  no tiene más idea de cómo liberar al individuo de una sugestión que él la ha implantado que lo que pueda saber acerca de cómo pelar un átomo.

En rigor, no habría nada malo en hipnotizar personas en tanto uno supiera cómo eliminar las sugestiones.

Haciendo una analogía un poco burda para facilitar su comprensión, únicamente aquella persona que fuera capaz de resucitar debería tener permiso para matar.

Si una persona pudiera de inmediato devolver la vida a un hombre muerto sin daño alguno, ningún inconveniente habría en autorizarlo a matar.

Pero el hipnólogo (aunque fuera médico, psiquiatra o psicoanalista), al no saber nada sobre el verdadero mecanismo de la mente humana ni sobre las leyes de su funcionamiento, no puede eliminar las sugestiones que ha implantado y, por lo tanto, la práctica del hipnotismo le debe ser vedada en forma absoluta.

El hipnotismo experimental genuino, en última instancia (y habría que preguntarse para qué fin, ya que actualmente carece de utilidad) debería hacerse estrictamente en el laboratorio —jamás en los salones—, con el conocimiento cabal de que se está reduciendo la eficiencia del ser humano con el cual se está operando y que se corre el serio riesgo de producirle un daño irreparable.

Resultado de imagen para imagenes golpeado

La sumisión a ser hipnotizado es análoga al hecho de ser golpeado, con la excepción de que el individuo generalmente puede recuperarse del hecho de ser golpeado.

El hipnotismo, para cualquier ser humano de pensamiento claro, que crea en el valor de las personas como seres humanos, debe ser visto como algo muy repugnante.

Penalización del hipnotismo

La intervención de controles ocultos por debajo del nivel de conciencia nunca puede beneficiar a la mente. No  importa si el hipnotizador le dice al sujeto que va a mejorar en su trabajo o que estará más saludable. Las órdenes hipnóticas no hacen  al hombre libre sino esclavo.

Como ya lo hemos señalado reiteradamente, el hipnotismo y la demencia son, en el fondo, cosas similares. Mediante sugestión imperativa el hipnotismo introduce en la mente reactiva una u otra forma de demencia.

Mediante sugestiones poshipnóticas el operador puede hacer actuar a una persona como  si fuera demente, provocándole todo tipo de enfermedades mentales e inclusive programarlo como asesino en potencia.

Los hipnotizadores creen, erróneamente, que el poder de la sugestión desaparece con el tiempo. Esta creencia es absolutamente falsa.

Los experimentos que se hicieron han permitido ratificar que las sugestiones hipnóticas no  desaparecen totalmente, corriéndose el serio riesgo de que alguien se vuelva loco si accidentalmente se reestimulan.

Todo lo que le dice el hipnotizador al sujeto hipnotizado es potencialmente un destructor de su intelecto y de su cordura, ya que son impredecibles los trastornos mentales que puede provocar el hipnotismo al conectar incidentes dolorosos de la vida de una persona que de otra manera estarían inactivos.

Por lo tanto, constituye un ineludible deber de las autoridades competentes poner fin a la expansión del hipnotismo en la sociedad, para lo cual el primer paso es modificar las leyes penales, ya que a pesar de todos los peligros señalados no lo sancionan.

El art. 208 del Cód. Penal argentino, por ejemplo, pena a quien “sin título ni autorización para el ejercicio de un arte de curar… anunciare, prescribiere, administrare o aplicare habitual-mente… hipnotismo… destinado al tratamiento de las personas, aun a título gratuito” (inc. 1).

El bien protegido por este dispositivo es el de la salud, incurriendo en este delito quien utiliza el hipnotismo para el tratamiento de las enfermedades careciendo de título o autorización.

Es decir que para el Código Penal argentino la práctica de la hipnosis por quien carezca de título o autorización para el ejercicio de un arte de curar, en tanto no lo sea para tratar enfermedades, no es delito.

El Código Penal, pues, debe ser modificado suprimiendo la palabra “hipnotismo” del inc. 1 del art. 208, el que quedaría contemplado en el art. 208 bis que se propone en estos términos:

“Será reprimido con prisión de seis meses a dos años el que, con o sin título o autorización para el ejercicio de un arte de curar, aplicare a una persona hipnotismo, aun a título gratuito”.

De esta forma, la sanción recaería sobre cualquiera que lo practicare, aun con “título o autorización para el ejercicio de un arte de curar”.

La práctica del hipnotismo revela, más que ninguna otra, el atraso de una sociedad, porque implica el desconocimiento absoluto del mecanismo mental.

Las sugestiones hipnóticas no sólo no desaparecen con el tiempo, sino que en su transcurso se hacen más y más poderosas, llevando al sujeto con el cual se ha experimentado a la enfermedad, a la locura, a la delincuencia e incluso a la misma muerte.

Programación de asesinos

Resultado de imagen para imagenes mk ultra

Recuérdese que las organizaciones de inteligencia de Estados Unidos, entre otras, utilizan el hipnotismo como eficaz arma de guerra, especialmente para la programación de asesinos.

En 1950,  L. Ronald Hubbard, antiguo oficial de la Marina, reveló que ciertos servicios de inteligencia utilizaban una técnica para programar hipnóticamente a un individuo, sin su conocimiento ni su consentimiento, tras drogarle e infligirle dolor por medios que no dejaban rastros.

Esto posibilitaría borrar de la memoria, asimismo, ciertos períodos de su vida y le obligaría a cumplir las órdenes recibidas, convirtiéndolo en un criminal o en un espía.

En tanto Hubbard aseguraba que sus investigaciones eran espiadas por los rusos, otros sospechaban que los servicios de inteligencia norteamericanos habían usado sus hallazgos para fabricar asesinos programados.

Hicieron falta varias décadas para que las organizaciones que había creado demostrasen —gracias a la libertad de información— que las investigaciones sobre el control metal y la inmiscusión en la vida de los ciudadanos por parte de las agencias gubernamentales, que Hubbard había denunciado, eran una triste realidad.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s