El caso del médico asaltado que mató al ladrón

Lista completa de temas

 LA JUSTICIA PENAL EN EL BANQUILLO

por Horacio Velmont

Contacto

Paget_holmes55

Así es, querido Watson, la Justicia Penal
ignora lo que cualquier ciudadano sabe…

Resultado de imagen para imagenes don quijote
Cosas veredes, Sancho, que no crederes…

Resultado de imagen para imagenes medico que mato ladron

http://www.clarin.com/policiales/puede-clave-caso-medico-ladron_0_1643235695.html

Resultado de imagen para imagenes colectivos llenos

Supongamos que salimos de casa para ir como siempre a nuestro trabajo, tomamos el medio de transporte de rutina atestado de pasajeros y en un gesto maquinal nos tocamos el bolsillo del saco donde guardamos la billetera y notamos que no está.

¿Qué nos sucede en ese instante? Pues nos abrumamos, nuestra mente se enturbia, no sabemos ni siquiera donde estamos, perdemos la noción del tiempo, sudamos frío y temblamos, todo se nubla a nuestro alrededor, y cuando estamos por increpar a ese adolescente con “cara de ladrón” que nos robó la billetera, recordamos que nos cambiamos de saco y que esa prenda tiene el bolsillo del otro lado. Lo tocamos, y allí estaba.

Resultado de imagen para imagenes de susto chistosas

¿Qué sucede, entonces? Pues que volvemos a la normalidad, nuestra mente se serena, estamos nuevamente lúcidos como de costumbre, dejamos de temblar y de sudar, y pensamos en cuán tontos hemos sido por haber perdido la razón por una tontería.

En la vida de las personas este tipo de hechos -me refiero a llevarnos un tremendo susto que hace que nuestra mente analítica se abrume casi hasta la inconsciencia y nos haga actuar como si fuéramos dementes-, sucede todo el tiempo y nadie puede afirmar que nunca le sucedió. Digamos que es “vox populi” (expresión latina que significa ‘voz del pueblo’ y que se usa para indicar que una cosa es conocida y sabida por todo el mundo, y por tanto se da como aceptada o verdadera).

Hacemos hincapié en su notoriedad pública porque eso nos da la pauta de que  cualquiera, hasta un niño de pocos años, sabe que un susto nos vuelve un poco demente. Un susto pequeño nos provoca una leve demencia y un gran susto una grave demencia. Demencia significa inconsciencia.

Resultado de imagen para imagenes conductor que huye luego de atropellar

Como estamos hablando de la Justicia Penal, será conveniente poner otro ejemplo muy ilustrativo. La Justicia Penal considera un agravante el hecho de que un conductor atropelle a una persona y en lugar de detenerse y ayudar a la víctima, huya. ¿Cómo puede ser un agravante, que implica conciencia de lo que se hace, la huida de un conductor después que atropelló a alguien cuando en ese momento del susto que tiene seguramente perdió totalmente la conciencia, es decir, su libertad para decidir?

¿Ya se dieron cuenta hacia dónde apunto con estas explicaciones? No obstante su obviedad, por lo menos para los que tienen más de dos dedos de frente, lo explicaré de manera categórica: este tipo de hechos hacen perder la conciencia, en mayor o menor grado, es decir, provocan pérdida del poder analítico, y la pérdida del poder analítico torna demente a la persona, y cuando la persona actúa en estado de demancia es inimputable. ¡Elemental, querido Watson!

Resultado de imagen para imagenes robo de auto

¿Es necesario ser muy inteligente como para darse cuenta del estado mental en el que se encontró el médico al que le querían robar el auto, peligrando o no su vida, como para matar al ladrón de unos cuantos disparos? ¿Y más aún teniendo en cuentaa que ya había sufrido otros asaltos similares?

Sin embargo, y como cualquiera puede comprobar, la Justicia Penal está investigando este asunto yéndose por las ramas, y seguramente concluirá con un fallo que será similar a tirar una moneda al aire: cara, legítima defensa; seca, exceso en la defensa.

Resultado de imagen para imagenes boxeo

Lo que trato de decir es que el médico es inimputable por donde se lo busque, porque nadie, en un hecho similar, puede mantener su conciencia a pleno como para saber lo que está haciendo. En ese momento es como un boxeador completamente “groggy” que se defiende tirando puñetazos al aire.

Resultado de imagen para imagenes sustos

Y para determinar esto se necesita solamente sentido común y recordar cómo algunos hechos de la vida nos han hecho pegar un susto, y dándonos cuenta de cómo se abrumó nuestra mente y cómo actuamos casi sin tener conciencia de lo que estábamos haciendo.

Refuerza todo lo antedicho el lúcido comentario de un lector de Clarín al pie de la nota sobre el médico: “Ni los policias entrenados saben como reaccionar por el ‘miedo’ que te da ser apuntado, ¡déjense de joder! A mí una vez me apuntó un enano de 1:40 con una pistolita y me quede  paralizado, lo veía de 7 metros de alto y con una M-60, la de Rambo… Del cagazo no ves nada, ves toda tu vida pasar en un segundo. Dejen al doctor tranquilo. Un héroe”. 

La pregunta final es: si un simple lector lo percibe, ¿cómo es que no lo ven los fiscales y los jueces penales que se supone son la élite del pensamiento racional?

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT


Ni los jueces penales ni los fiscales son del todo responsables por su ignorancia, porque su conducta está regida por lo que les enseñaron en la Facultad, cuyos profesores aún no se dieron cuenta de los nuevos descubrimientos sobre la mente que tornan a la Psiquiatría, la Psiquiatría forense, la Criminología y la Psicología general en seudociencias.

Resultado de imagen para imagenes mente reactiva

El error fundamental de ellas es que solo conocen la mente analítica, a la que le achacan todas las aberraciones, cuando en realidad éstas nacen de una segunda mente, la mente reactiva, que es un mecanismo de supervivencia que afecta a la conciencia abrumándola incluso hasta su pérdida total.
No es necesario que ahora abunde en esto porque ya lo hemos hecho exhaustivamente en otras oportunidades, pero para quien esté interesado indicamos al pie algunos links.


Sugerimos también dedicarle especial atención al Electropsicómetro, que es un aparato que puede medir el grado de consciencia que tenía una persona al cometer un delito, y por lógica saber si es imputable o inimputable. Este aparato, a pesar de que ya hace más de medio siglo que fue inventado, la Justicia Penal lo ignora olímpicamente.
Desde ya que si al médico de marras lo examinaran con este aparato, de inmediato se sabría en qué estado mental se encontraba cuando mató al ladrón.
Para la Justicia Penal, lo que representa el colmo de los colmos, alguien como el dentista Barreda, que mató a toda su familia con una escopeta, en el momento del hecho estaba completamente lúcido y sabía lo que hacía.

“¡Cosas veredes, Sancho, que no crederes!”

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
Es importante también tener en cuenta que siempre que la consciencia de una persona se reduzca por cualquier conmoción, entra a funcionar su mente reactiva grabando todo lo que ocurre durante ese momento de inconsciencia, ya que se trata de un mecanismo de supervivencia. Pero esto, que sirvió para el hombre primitivo, el hombre civilizado ya no lo necesita y solo le provoca trastornos. Esto significa que esa grabación en la mente reactiva, técnicamente denominada “engrama”, y que opera como una orden hipnótica, mientras no se la elimine seguirá reproduciendo la misma situación cada vez que algo (restimulador) le “recuerde” el incidente en el que peligró su vida. Esta tecnología de eliminación fue desarrollada por L. Ronald Hubbard y se denomina “auditación”. Dicha eliminación se obtiene retornando a la persona hasta el incidente para que lo reviva tal cual sucedió. Como los engramas son cargas a nivel celular, cuando se las duplica, por una ley física (no pueden existir en el mismo espacio dos cargas iguales) ambas desaparecen. El recuerdo del incidente, entonces, automáticamente se traslada del archivo de la mente reactiva al archivo de la mente analítica, pero no ya como engrama sino como recuerdo, que por definición no es aberrativo. Lo único que se puede eliminar de la mente es el dolor físico y la emoción dolorosa, porque los recuerdos son imborrables.

LECTURAS RECOMENDADAS
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mente reactiva, tu archienemigo
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s