El síndrome de Tourette #!@%*

Lista completa de temas

 PSIQUIATRÍA, UNA CIENCIA OBSOLETA

Horacio Velmont

Contacto

Imagen relacionada
Considerado el caso más grave de la enfermedad

Para saber si es cierto como aseveramos que la Psiquiatra es una ciencia obsoleta como reza el título basta observar el llamado Síndrome de Tourette, catalogado por ella como de “origen desconocido” e “incurable”.

Según la Psiquiatría, el síndrome de Tourette es un trastorno neurológico caracterizado por movimientos repetitivos, estereotipados e involuntarios y la emisión de sonidos vocales llamados tics. El trastorno lleva el nombre del doctor Georges Gilles de la Tourette, neurólogo pionero francés quien en 1885 diagnosticó la enfermedad en una noble francesa de 86 años.

Imagen relacionada

Esta definición es falsa en cuanto lo considera un trastorno neurológico, poniendo el carro delante de los caballos. El síndrome de Tourette es, en realidad, un trastorno mental que afecta al organismo.

Resultado de imagen para imagenes psiquiatría

El diagnóstico de los trastornos es uno de los bulos de la Psiquiatría para hacer creer al ingenuo paciente que sabe de qué se trata. No es necesario ningún diagnóstico porque todos los trastornos mentales tienen un mismo origen.

Imagen relacionada
“Tienes esos tics porque padeces el síndrome de Tourette”
.

¿Por qué motivo va a ser necesario diagnosticarle a alguien el síndrome de Tourette cuando la propia Psiquiatría declara desconocer su origen y también cree que es incurable?

Observemos  cómo explican el síndrome:
https://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/sindrome_de_tourette.htm

¿Qué es el Síndrome de Tourette?

Imagen relacionada

Los primeros síntomas del síndrome de Tourette se observan casi siempre a partir de la niñez, iniciándose generalmente entre los 7 y 10 años de edad. El síndrome de Tourette afecta a personas de todos los grupos étnicos, aunque los varones se ven afectados con una frecuencia entre tres o cuatro veces mayor que las mujeres. Se calcula que 200,000 norteamericanos padecen de la forma más severa del síndrome de Tourette mientras que una de cada cien personas presenta síntomas más leves y menos complejos, tales como tics motores o vocales crónicos o los tics pasajeros de la niñez. Aunque el síndrome de Tourette puede manifestarse como condición crónica con síntomas que persisten durante toda la vida, la mayoría de las personas que padecen del mal presentan los síntomas más severos durante los primeros años de adolescencia y van mejorando al avanzar hacia la fase más tardía de la adolescencia y posteriormente en la madurez.

¿Cuáles son los síntomas?

Imagen relacionada

Los tics se clasifican como simples o complejos. Los tics simples son movimientos repentinos, breves y repetitivos en lo cuales están involucrados un número limitado de grupos musculares. Algunos de los tics simples más comunes incluyen el parpadeo y otros gestos visuales poco comunes, muecas faciales, encogimiento de hombros y sacudir la cabeza o los hombros. Las vocalizaciones sencillas pueden incluir el aclarar la garganta repetidamente, olfatear o hacer gruñidos. Los tics complejos son patrones de movimientos específicos que abarcan varios grupos musculares. Los tics motores complejos pueden incluir muecas faciales combinadas con torcedura de la cabeza y encogimiento de hombros. Otros tics motores complejos pueden parecer deliberados, incluyendo el olfateo o manoseo de objetos, saltar, brincar, agacharse o retorcer o doblar el cuerpo. Los tics vocales simples pueden incluir el aclarar la garganta, el olfateo/resoplido, gruñidos o ladridos. Los tics vocales aún más complejos incluyen el emitir palabras o frases. Quizás los tics más dramáticos y que producen mayor discapacidad incluyen los movimientos motores automutilantes, tales como golpearse la cara o tics que incluyen la coprolalia (el decir obscenidades) o ecolalia (repetir palabras o frases de otras personas). Algunos tics son precedidos por un impulso irrefrenable o sensación en el grupo muscular afectado, lo que se llama un impulso premonitorio. Algunas personas con el síndrome de Tourette describen su necesidad de completar un tic de cierta manera o cierto número de veces con el fin de aliviar la necesidad o disminuir la sensación.

Los tics a menudo empeoran cuando la persona está excitada o padece de ansiedad y se atenúan durante la realización de actividades calmadas o que requieren de concentración. Algunas experiencias físicas pueden provocar los tics o aumentarlos. Por ejemplo, el usar ropa que apriete el cuello puede provocar tics en el cuello o el escuchar a otra persona olfatear o aclarar la garganta puede llevar a que el afectado emita sonidos similares. Los tics no desaparecen durante el sueño pero generalmente disminuyen notablemente.

¿Cómo se desarrolla el síndrome de Tourette?

Resultado de imagen para gifs animados sindrome de tourette

Los tics van y vienen con el transcurso del tiempo y varían en el tipo, frecuencia, sitio y severidad del tic. Los primeros síntomas generalmente aparecen en la cabeza y el cuello y pueden progresar hasta incluir los músculos del tronco y las extremidades. Los tics motores generalmente preceden el desarrollo de los tics vocales y los tics simples a menudo preceden los más complejos. La mayoría de los pacientes presentan la máxima severidad de los tics durante los primeros años de adolescencia y van mejorando al avanzar hacia la fase más tardía de la adolescencia o al comienzo de la edad adulta. Aproximadamente el 10 por ciento de los afectados presenta un cuadro progresivo o incapacitante que persiste hasta la mayoría de edad.

Esto es puro palabrerío de la Psiquiatría para ocultar de alguna manera su supina ignorancia, no solo sobre el síndrome de Tourette sino con respecto a todos los trastornos mentales. ¿Acaso sirve para comprender mejor la enfermedad?

Continuemos analizando el texto, porque aunque resulte difícil de creer, el palabrerío continúa:

¿Pueden las personas con el síndrome de Tourette controlar los tics?

Aunque los síntomas del síndrome de Tourette son involuntarios, algunas personas a veces pueden reprimir, encubrir o manejar sus tics de distintas maneras con el fin de minimizar el impacto que producen sobre sus actividades. Sin embargo, algunas personas con el síndrome de Tourette indican que sufren un notable aumento de tensión al reprimir sus tics, hasta el punto que sienten que el tic debe expresarse. Los tics provocados por una causa ambiental pueden parecer voluntarios o deliberados pero no lo son.

Resultado de imagen para imagenes SINDROME DE TOURETTE

La Psiquiatría, al desconocer totalmente el mecanismo mental -aunque hace esfuerzos para que no se note- no puede explicar por qué quienes sufren el síndrome de Tourette sienten un notable aumento de tensión al tratar de reprimir los tics al que finalmente deben ceder: “… hasta el punto que sienten que el tic debe expresarse”.

c1938-color11lifting-cervico-faciial-1

“Cada vez que veo esto me dan ganas de vomitar y salir corriendo”

El origen del síndrome de Tourette, como el de todos los trastornos mentales, es una orden hipnótica que alguien le implantó al que lo padece. No estamos hablando de un hipnotizador y de un sujeto al que se lo hipnotizó y se le implantó el trastorno, sino de que alguien -por ejemplo un cirujano- habló en su entorno cuando la persona estaba inconsciente.

Esto es así porque cada vez que alguien cae por alguna razón en la inconsciencia, las conversaciones a su alrededor se implantan en la víctima, a nivel celular, como órdenes hipnóticas, técnicamente denominadas “engramas”. La mente que archiva engramas se denomina reactiva porque, siendo un mecanismo de supervivencia, no analiza antes de actuar sino que reacciona automáticamente ante un estímulo determinado.

Resultado de imagen para imagenes perro mordiendo

Cuando a alguien lo muerde un perro, por ejemplo, el incidente se graba en la mente reactiva como engrama, de modo que si en el futuro aparece un perro o algo que se le parezca, impulsará al organismo a huir. Esa es su función.

Puede imaginarse que no sería un mecanismo de supervivencia eficiente si fuera fácilmente desobedecer los engramas que ordenan huir para salvar el organismo.

En el caso del síndrome de Tourette es lo mismo porque siendo un implante engrámico, como ya señalamos, si la persona trata de reprimirlo la mente reactiva hará todo lo posible para que se cumpla, porque para esta irracional mente este síndrome es “supervivencia” (todo lo que está archivado en la mente reactiva es supervivencia). La mente reactiva aplica, para ser obedecida, el dolor, y si el engrama es profundo y la orden hipnótica muy compulsiva, se hace casi imposible no ceder.

Resultado de imagen para imagenes camion

Decimos que la mente reactiva es irracional porque para salvar al organismo tiene que serlo, ya que si se detendría a analizar si la bocina que suena detrás es de un camión o de un triciclo, la demora puede resultar fatal. La mente reactiva hace huir a la persona sin importarle que a la postre la bocina fuera la de un triciclo. Huir es la prioridad, luego se verá si acertó o no. Este es un mecanismo que no se pone colorado de vergüenza cuando se equivoca.

Imagen relacionada
Resultado de imagen para imagenes canilla que gotea

Una persona con el síndrome de Tourette, por ejemplo guiñar los ojos repetidamente, puede reprimirlo quizás durante un tiempo, pero al final tiene que ceder. Por otra parte, uno no se puede pasar la vida haciendo esfuerzos para reprimir un engrama. Reprimir un engrama sería lo mismo que ponerle un tapón a una canilla que gotea: tarde o temprano la fuerza del agua hará saltar el tapón. ¿Se entiende el punto?

¿Cuál es la causa del síndrome de Tourette?

Aunque la causa del síndrome de Tourette es desconocida, las investigaciones actuales revelan la existencia de anormalidades en ciertas regiones del cerebro (incluyendo los ganglios basales, lóbulos frontales y corteza cerebral), los circuitos que hacen interconexión entre esas regiones y los neurotransmisores (dopamina, serotonina y norepinefrina) que llevan a cabo la comunicación entre las células nerviosas. Dada la presentación frecuentemente compleja del síndrome de Tourette, la causa del trastorno seguramente es igualmente compleja.

Imagen relacionada“Cuando despiertes, cada vez que suene el teléfono dirás palabrotas”…
Resultado de imagen para imagenes sindrome de tourette.

Como adelantamos, la Psiquiatría se encuentra en un callejón sin salida con respecto a los trastornos mentales porque los considera orgánicos cuando en realidad son psicosomáticos. Cuando se sabe que el síndrome de Tourette se puede reproducir fácilmente a través de la hipnosis, todas las teorías psiquiatricas caen por su propio peso.

¿Qué trastornos están asociados con el síndrome de Tourette?

Muchas personas con el síndrome de Tourette experimentan problemas adicionales de neuro-comportamiento, incluyendo la falta de atención, hiperactividad e impulsividad (déficit de atención con hiperactividad) y dificultades relacionadas con la lectura, escritura y aritmética, además de síntomas obsesivo-compulsivos tales como pensamientos intrometidos, preocupaciones y comportamientos repetitivos. Por ejemplo, la preocupación por la suciedad y los gérmenes puede asociarse con el lavado repetido de las manos, y la preocupación por la posibilidad de que ocurran cosas negativas puede asociarse con comportamientos ritualistas como contar, repetir, ordenar y acomodar. Las personas que padecen del síndrome de Tourette también padecen de problemas de depresión, trastornos de ansiedad y otras dificultades para llevar adelante sus vidas, las que pueden estar o no relacionadas directamente con el síndrome de Tourette. Si se considera la gran cantidad de posibles complicaciones, las personas con el síndrome de Tourette pueden vivir mejor si reciben tratamientos médicos que incluyan una amplia gama de modalidades terapéuticas.

Resultado de imagen para imagenes caidas
“Tienes que tener más cuidado, cada vez que
te sucede esto siento pánico y tartamudeo”…
.

La ignorancia de la Psiquiatría respecto a la existencia de la mente reactiva y los engramas, y en general sobre el mecanismo mental, hace que no pueda saber que el contenido verbal de los engramas no siempre es simple, sino que a veces incluye varias órdenes. Y esto es lo que hace que la víctima del síndrome padezca trastornos adicionales. Por ejemplo, si alguien dice al lado de una persona abrumada analíticamente (no es necesario que esté completamente inconsciente): “Tienes que tener más cuidado, cada vez que te sucede esto siento pánico y tartamudeo”.

No es nuestra intención rebatir una por una las disparatadas teorías que la Psiquiatría ha brindado respecto del síndrome de Tourette, porque sería superfluo hacerlo ya que todas nacen de la ignorancia de la segunda mente del hombre, que es la reactiva, aunque en realidad la poseen todos los seres vivos, incluso los animales y las plantas porque es un mecanismo de supervivencia.

Para quienes deseen profundizar en el tema, al pie indicamos algunas lecturas complementarias.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

Resultado de imagen para imagenes auditación dianetica

Imagen relacionada

Imagen relacionada

La prueba de que el síndrome de Tourette tiene origen en uno o varios engramas que alguien le implantó al que lo padece en un momento de inconsciencia (total o parcial) lo brinda el hecho de que una vez eliminada la orden hipnótica que contiene el problema desaparece definitivamente.
A veces, lamentablemente, no se trata de un simple engrama con una simple orden, sino de una acumulación de engramas desde el nacimiento e incluso antes, en la etapa fetal.
No obstante, conocer la génesis del padecimiento puede aliviar mucho los síntomas, especialmente porque la incertidumbre sobre su origen le agrega un trastorno adicional a este síndrome.

LECTURAS ESPECIALES (VIDEOS)

LECTURA RECOMENDADA
La Ciencia de la Mente Ilustrada (Parte I)
(libro completo: al pie se incluye el link para acceder a la parte siguiente)

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo
El caso del médico asaltado que mató al ladrón
El caso de El Estrangulador de Boston
Lo que ignoran los maestros escolares
La verdad sobre la bisexualidad
Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal
Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…
¿Por qué ganó las elecciones Donald Trump?
¿Qué es “pensamiento justificado”?
Tom Cruise y la maldición de Cienciología
Marlon Brando y la violación de María Schneider en … (Último tango en París)
La verdad sobre la cirugía estética
Carta abierta a los cirujanos
El muelle, peligroso juego sexual adolescente
La verdad sobre el “Trastorno Obsesivo Compulsivo …
La depresión, sus verdaderas causas
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
La verdad sobre las técnicas de liberación emocional (EFT)
Hablemos de tetas, con perdón de la palabra
El fraude de las encuestas
¿Matar una cucaracha crea Karma?
¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s