Síndrome de la acumulación compulsiva

Lista completa de temas

 CUANDO TIRAR COSAS
SE VUELVE IMPOSIBLE

Horacio Velmont

Contacto

Así es, querido Watson, detrás de cada persona que acumula
cosas hay una orden hipnótica que lo impulsa a hacerlo…

La prueba es que cuando esa orden hipnótica se elimina,
desaparece automáticamente el impulso de acumular cosas…

Imagen relacionada
Resultado de imagen para imagenes sindrome acumulacion compulsiva
Imagen relacionada

Uno de los negocios de la Psiquiatría es inventar nuevas enfermedades para luego buscarles el remedio, como ahora éste del “síndrome de la acumulación compulsiva”. 

Para clarificar esta nota desde el comienzo, digamos que no existe ningún síndrome de la acumulación compulsiva, sino un trastorno mental provocado por engramas.

Resultado de imagen para imagenes ronald hubbard

Una de las consecuencias de los descubrimientos de L. Ronald Hubbard sobre la mente, y plasmados en su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”, es que no es necesario ponerle nombre a cada trastorno, porque todos ellos tienen origen en la mente reactiva y en la dramatización de engramas.

La mente reactiva es la segunda mente del hombre, un mecanismo de supervivencia que tienen todos los seres vivos, incluso los animales y las plantas.

La mente reactiva graba engramas, que son similares a órdenes hipnóticas, y cuando se restimulan producen aberraciones, entre ellas la manía de acumular cosas.

La característica de los engramas es que impulsan imperativamente a una conducta que no ha sido analizada por la mente analítica o consciente.

La otra característica es que operan ocultas en la mente, de modo que quien los tiene implantados no se da cuenta de que su voluntad no participa en las decisiones.

No obstante, su mente analítica justifica ese impulso otorgándole un viso de racionalidad que no tiene. En el caso de la acumulación compulsiva puede justificar esa manía diciendo, por ejemplo, que le gusta coleccionar.

Veamos cómo funciona la mente reactiva y los engramas y cómo la mente analítica justifica la irracionalidad.

Supongamos que una persona fuera hipnotizada y el operador le implante la sugestión de que cuando despierte y se toque la nariz se sacará las medias y las colgará de la lámpara de la habitación. Despertada, cumplirá la orden, sin importar lo disparatada que sea.

Si el operador le pregunta por qué razón hizo eso, ella no dirá “cuelgo las medias en la araña porque usted me lo sugirió”, ni tampoco que “es un acto completamente irracional pero lo hago igual porque siento fuertes impulsos de hacerlo”.

No, no dirá nada de eso sino que lo justificará diciendo, quizás, “tengo las medias húmedas y las cuelgo de la araña para que se sequen más rápido”.

Imagen relacionada

Ésta es la razón por la cual quien tiene uno o varios engramas-órdenes hipnóticas que lo impulsan a conservar cualquier cosa sin  evaluar primero si les son útiles o no justificará su conducta acotando que le gusta coleccionar cosas o de alguna otra manera.

Es importante diferenciar lo que es un recuerdo de lo que es un engrama. Un recuerdo se archiva en los bancos de memoria de la mente analítica, y un engrama, de la misma forma que una orden hipnótica, se graba en los bancos de la mente reactiva. Un recuerdo es experiencia, pero un engrama es “acción impuesta”.

Resultado de imagen para imagenes mente reactiva

¿Cuál es la característica distintiva entre ambas percepciones para que se archiven en uno u otro banco? La respuesta es que cuando la persona está consciente, es decir, con la mente analítica funcionando a pleno, las percepciones se grabarán en los bancos de memoria de la mente como recuerdo, pero cuando la mente analítica está desconectada, entonces se grabarán como engrama en los bancos reactivos.

Mientras los recuerdos están siempre a disposición de la persona, los engramas no, porque ellos entraron cuando ella estaba inconsciente, es decir, no sabe que están allí.

Ésta es la razón de que cuando la persona actúa impulsada por los engramas no sepa realmente por qué lo hace, y entonces lo justifica de alguna manera.

Veamos ahora un ejemplo de un engrama que podría producir el famoso díndrome de la acumulación compulsiva.

Imaginemos a un paciente anestesiado en un quirófano pronto a ser operado y que alrededor de él conversan los cirujanos ignorando que todo lo que digan se grabará como engrama-orden hipnótica a nivel celular y que luego, impredeciblemente, si se restimula puede provocarle en el futuro diversos trastornos.

No importa el sentido de la conversación, ya que la mente reactiva es como una grabadora que imprime sin razonar todo lo que se habla a su alrededor.

-Ayer completé dos colecciones, una de las obras de Freud y otra de las armas antiguas y también estoy por completar…

-¿Siempre estás coleccionando algo?

Como la mente reactiva graba todo literalmente, la pregunta no la graba como pregunta, sino directamente como una orden: “Siempre estás coleccionando algo”.

Este ejemplo es un engrama de lujo porque está de por medio el dolor, que es el que potencia la compulsión de la orden. Además, ya de por sí el color blanco de las paredes del quirófano o el color de los uniformes de los cirujanos serán sus restimuladores crónicos.

En realidad no es necesario que las palabras contenidas en un engrama sean exactamente las que impulsarían a acumular cosas, porque bastan cualquiera, incluso aunque no tengan sentido de acumulación, como “hazlo”, “no te guíes por lo que te dicen”, “mejor que sobre”, etc., ya que la conducta que provoca la dramatización de los engramas es impredecible e incluso varía de persona a persona.

Estas explicaciones son básicas y hace más de medio siglo que fueron dadas a conocer al mundo en el libro mencionado, que es un best seller permanente, por lo que nadie, y menos aún los médicos, puede alegar desconocimiento.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT
Los impulsos que tenga una persona, sea a jugar compulsivamente, a fumar como una chimenea, a drogarse a lo loco, a robar bancos o a matar personas, todos tienen el mismo origen. Fobias, manías, y todos los trastornos mentales enlistados por la Psiquiatría, como el síndrome de Tourette, tienen el mismo origen: la mente reactiva y los engramas, y cuando se elimina la orden hipnótica que contienen la compulsión desaparece como por arte de magia. Este hecho es la prueba cabal de cuál es su verdadero origen.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo
El caso del médico asaltado que mató al ladrón
El caso de El Estrangulador de Boston
Lo que ignoran los maestros escolares
La verdad sobre la bisexualidad
Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal
Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…
¿Por qué ganó las elecciones Donald Trump?
¿Qué es “pensamiento justificado”?
Tom Cruise y la maldición de Cienciología
Marlon Brando y la violación de María Schneider en … (Último tango en París)
La verdad sobre la cirugía estética
Carta abierta a los cirujanos
El muelle, peligroso juego sexual adolescente
La verdad sobre el “Trastorno Obsesivo Compulsivo …
La depresión, sus verdaderas causas
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
La verdad sobre las técnicas de liberación emocional (EFT)
Hablemos de tetas, con perdón de la palabra
El fraude de las encuestas
¿Matar una cucaracha crea Karma?
¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)
La causa de la criminalidad
El síndrome de Tourette #!@%*
¿Qué es la Prosopagnosia o “ceguera facial”
¿Qué es la erotomanía?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s