Trastorno por déficit de atención

Lista completa de temas

 EL NIÑO HIPERQUINÉTICO

Horacio Velmont

Contacto

Los psiquiatras, cuando los padres le llevan a su consultorio algún niño con una nota de la maestra diciendo que no presta atención en clase o se porta mal, lo primero que hacen es sospechar que el niño padece el trastorno por déficit de atención debido a la hiperactividad.

Según la Psiquiatría, el trastorno por déficit de atención (t.d.a.) es un padecimiento donde al niño le es difícil centrar su atención en un estímulo y concentrarse en él. Esto se manifiesta en su conducta que se observa desorganizada e impulsiva, y repercute en la familia y en la escuela. Este problema es mejor conocido como el niÑo hiperquinÉtico o con disfunción cerebral “mínima”, sin embargo puede existir o no hiperactividad (hiperquinesia) en el trastorno por déficit de atención; el término de disfunción cerebral mínima en la actualidad ya no es usado debido a la ambigüedad del término.

En las aulas, estos pequeños dan la impresión de que :
-escuchan mal
-están inquietos
-trabajan de forma irregular y descuidada
-en particular le son duras las tareas que requieren de una atención prolongada
-tienen problemas en la relación con sus compañeros
-mala conducta
-y pobre rendimiento escolar
-generalmente son los llamados “niños problema”.

En cuanto a las causas de este trastorno, la Psiquiatría teoriza que puede deberse a una maduración retardada del sistema nervioso por haber alguna lesión cerebral, o una variación genética, o quizás debido a alteraciones metabólicas y/o emocionales.

Pero en concreto no son más que divagaciones de estos despistados profesionales para ocultar que lisa y llanamente saben del “trastorno por déficit de atención debido a la hiperactividad” tanto como una ameba, y quizás menos, si se me permite esta ironía.

Quien quiera ver las divagaciones de la Psiquiatría sobre este tema puede acudir a este link:

http://www.inteligencia-emocional.org/familia/el_nino_hiperactivo.htm

Nosotros, por nuestra parte, a fin de poner un punto final a estas divagaciones explicaremos las verdaderas causas de la hiperactividad y cuál es la solución lógica.

LA MENTE REACTIVA Y LOS ENGRAMAS

La principal falencia de la Psiquiatría es ignorar la existencia en el hombre de una segunda mente, la mente reactiva, que es un mecanismo de supervivencia que tienen todos los seres vivos, incluso los animales y las plantas.

La Psiquiatría, al basar todas sus teorías solo en la mente analítica o consciente, es decir, como la única que posee el ser humano, no puede resolver ningún trastorno porque ignora que esa segunda mente es la que provoca todas las aberraciones.

Cuando por alguna razón la mente analítica reduce su conciencia, total o parcialmente, entra a funcionar esa segunda mente, llamada reactiva porque no analiza antes de actuar sino que directamente reacciona ante un estímulo determinado, y graba todo lo que sucede en ese momento a nivel celular.

Esta grabación en la mente reactiva se denomina “engrama”, que es similar a una orden hipnótica. De la misma forma que las órdenes hipnóticas, los engramas reaccionan cuando aparecen los restimuladores adecuados en el ambiente.

Todos hemos escuchado que no son las buenas experiencias las que nos ayudan a vivir sino las malas, y que gracias a ellas el hombre aprende. Esto puede ser muy, pero muy cierto, pero no incluye al engrama porque el engrama no es experiencia: es acción impuesta.

He aqui un ejemplo de un engrama: un niño se sube a un banquito, resbala, cae, se golpea la cabeza y pierde el conocimiento. Su madre llega corriendo y sin saber que está inconsciente le dice: “Siempre te estás moviendo, nunca te quedas quieto, jamás prestas atención a lo que te digo”.

Al mismo tiempo que esto sucede sale agua de una canilla y un vehículo que pasa hace sonar su bocina. El engrama contiene un registro consecutivo de todas estas percepciones: vista, sonido, tacto, gusto, olor, sensación orgánica, sentido cinético, posición de las articulaciones, registro de sed, etc.

El engrama constaría de la declaración completa que le hizo la madre cuando estaba “inconsciente”: los tonos de la voz, la emoción en la voz, el sonido y la sensación de golpe y el sonido del banquito derribado, la sensación orgánica del golpe, quizás el sabor de la sangre en su boca o cualquier otro sabor presente, el olor de la madre y los olores de la habitación, el sonido de la bocina del vehículo, etc.

La mente reactiva grabó todo esto como un factor de supervivencia, es decir, si en el futuro se presentara una situación similar haría huir al organismo del peligro. En otras palabras, cada vez que quisiera subir a una silla, habría algo que se lo estaría impidiendo, incluso con solo mirarla temblaría.

Pero hay algo más, como todas las percepciones mencionadas son restimuladores del engrama, cada vez que aparezcan  en el entorno del niño, éste sentirá el impulso de moverse (“siempre te estás moviendo”, “nunca te quedas quieto”) y de desconcentrarse (“jamás prestas atención”).

Cuando la madre lleva al niño al psiquiatra, éste no tendrá la menor idea de por qué realmente el niño presenta esas características.

La dislexia y el daltonismo también tienen el mismo origen que el trastorno por déficit de atención: la mente reactiva y la dramatización de engramas. Quizás en algún momento en que estaba abrumado por algún dolor y con la mente analítica reducida alguien le dijo al niño: “Siempre estás confundiendo las letras” (dislexia) o “nunca distingues el verde del rojo” (daltonismo) o algo similar que le produjo más tarde estos trastornos al restimularse el engrama.

Es importante tener presente que la mente reactiva es un mecanismo subidiota que todo lo interpreta impredecible e irracionalmente y por eso cualquier palabra puede conducir a cualquier trastorno.

En un caso, por ejemplo, una madre cuidaba a su hijo enfermo y se lamentaba constantemente: “No lo soporto más, no lo soporto más”. El resultado fue que la mente reactiva del hijo grabó esas palabras como engrama, es decir, como una orden hipnótica, que más tarde se restimuló y en adelante ya no pudo caminar más porque las piernas no podían soportar el peso del cuerpo.  Solamente cuando se eliminó ese engrama recién pudo volver a caminar.

Uno de los más graves problemas de la Psiquiatría son las drogas para intentar curar un trastorno mental. Como para la mente reactiva los engramas son supervivencia, trata por todos los medios de anular el efecto de la droga. Y si no lo logra, el organismo puede enfermar de otra cosa.  Solo para poner un ejemplo, quizás ya no tenga la compulsión de fumar, pero ahora se dedica a beber como un barril sin fondo o a jugar como un energúmeno.

La mente reactiva no solo la posee el hombre, sino, como ya señalamos, también los animales e incluso las plantas.

En este video puede verse a un avestruz jugando peligrosamente con un elefante, hasta que éste le hace pegar un buen susto. La mente reactiva del animal ha grabado todo lo sucedido y en el futuro obrará como un mecanismo de salvación cuando se encuentre en una situación similar. Como la mente reactiva no interpreta las situaciones que se presenten, también reaccionará haciendo huir al animal aunque no haya peligro alguno, por ejemplo porque no se trata de un elefante real sino uno de peluche.

En los seres humanos la mente reactiva opera de la misma forma y la razón es que si en lugar de reaccionar automáticamente se dedicara a evaluar si hay o no un peligro real podría perderse un precioso tiempo haciendo perecer al organismo.

Lo expuesto, si bien son los conocimientos básicos, ilustrarán cuán lejos está le Psiquiatría de resolver los trastornos mentales, cualquiera sean ellos.

LECTURA RECOMENDADA
Dianética y Cienciología
La Ciencia de la Mente Ilustrada (Parte I)
(libro completo: al pie se incluye el link para acceder a la parte siguiente)

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo
El caso del médico asaltado que mató al ladrón
El caso de El Estrangulador de Boston
Lo que ignoran los maestros escolares
La verdad sobre la bisexualidad
Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal
Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…
¿Por qué ganó las elecciones Donald Trump?
¿Qué es “pensamiento justificado”?
Tom Cruise y la maldición de Cienciología
Marlon Brando y la violación de María Schneider en … (Último tango en París)
La verdad sobre la cirugía estética
Carta abierta a los cirujanos
El muelle, peligroso juego sexual adolescente
La verdad sobre el “Trastorno Obsesivo Compulsivo …
La depresión, sus verdaderas causas
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
La verdad sobre las técnicas de liberación emocional (EFT)
Hablemos de tetas, con perdón de la palabra
El fraude de las encuestas
¿Matar una cucaracha crea Karma?
¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)
La causa de la criminalidad
El síndrome de Tourette #!@%*
¿Qué es la Prosopagnosia o “ceguera facial”
¿Qué es la erotomanía?
Gurdjieff y su enseñanza sobre la falta de unidad en el hombre
Leah Remini vesus Cienciología
Los secretos de Cienciología develados
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte I)
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte II)
Cienciología y la Tecnología de Estudio
¿Realmente crees conocer a las personas?
Uso de la invalidación para manipular a las personas
Los esclavos de la Cienciología
La verdad sobre la carrera de Psicología
Preguntas y respuestas basadas en las críticas a Cienciología
¿Son recuperables los violadores?
Crítica a la serie Esclavos de la Cienciología
Obsolencia de la Justicia Penal, la pena, la cárcel y …
Cienciologia y el lavado de cerebro
Cómo inventa enfermedades la Psiquiatría
¿Es verdad que el tiempo cura todos los males?
Stealthing, práctica sexual de quitarse disimuladamente el preservativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s