El misterio del origen del hombre, su envejecimiento y muerte

Lista completa de temas

NADIE DEBERÍA MORIR

Horacio Velmont

Contacto

Resultado de imagen para imagenes ancianos

La ciencia, aun en la actualidad, sigue debatiendo sobre cuál puede ser el límite de la vida humana o si esta podría prolongarse indefinidamente. Este debate se debe únicamente a que se desconoce el verdadero origen del hombre y también los motivos ocultos por los cuales envejece y muere.

.

Recientemente un estudio puso un límite en la edad de 115 años, pero cinco equipos científicos lo criticaron duramente afirmando que aún no hay tope.

En otros tiempos, para referirse al origen de la raza humana, los autores hablaban de que Dios creó al hombre de barro y a la mujer de su costilla y los llamó Adán y Eva. También hablaban de un “soplo de vida” o algo parecido. No soy experto en los textos bíblicos pero más o menos esta es la historia. Es decir, pura fábula para engatusarnos y que no sepamos la verdad.

En la actualidad somos muchos los que hemos despertado y nos hemos dado cuenta de que las cosas no son cómo nos las quieren hacer creer y que nos han estado engañando como si fuéramos párvulos o quizás seres infradotados. Pero llegó la hora de ponerlos al descubierto, y la única forma es exponiendo la verdad sobre nuestro origen y también sobre nuestro “creador”, el experto y malévolo genetista Jehová.

Estas explicaciones sobre el origen de nuestra raza hoy es posible, justo es decirlo, porque sabemos lo que es una clonación. De lo contrario tendríamos que seguir hablando de creación y todos seguiríamos confundidos.

Las religiones judeocristianas hablan de que nuestro creador ha sido Jehová o Yahvé, o como se quiera llamarlo, pero le atribuyen el carácter de Dios, cuando en realidad solo era un ser humano muy avanzado experto en genética y nada más. Y como experto genetista especializado en clonación hizo experimentos con sus genes y logró clonar a dos seres que ahora conocemos como “Adán y Eva”. De aquí partió la raza humana, de una clonación, no de una creación.

Desde ya que el espíritu es otra historia. Aquí estamos hablando solamente de la clonación del organismo físico, el cual es ocupado por un espíritu en cuanto se encuentre listo para ser habitado.

El único que crea es Dios y Jehová solo pudo “fabricar” a Adán y Eva de la misma forma que nuestros genetistas han “fabricado” a la oveja Dolly. La Biblia habla de que “Dios” nos hizo a su imagen y semejanza. Claro, pues Jehová utilizó sus propios genes para la clonación. No es que hizo un pase mágico y de la nada aparecieron Adán y Eva. Bueno, en realidad, según los textos bíblicos, Eva salió de una costilla de Adán. ¡Vaya cuento el que nos endilgaron!

Hasta aquí he explicado de la manera más sencilla posible la gestación de los primeros seres humanos por Jehová, por lo que ahora podemos profundizar más, pero teniendo ya en claro que las cosas no son como nos la contaron y que todo no ha sido más que un burdo engaño.

La verdad siempre se encuentra en alguna parte, pero custodiada y ocultada a la humanidad a la espera de que estemos preparados para recibirla. Cuando las verdades se pretenden hacer conocer antes de tiempo, o pasan desapercibidas o se tergiversan, por ignorancia o por motivos espurios. Éstas son las razones fundamentales de que se oculten.

Resultado de imagen para imagenes biblia iii

El hecho de que en la actualidad estemos preparados para recibirla lo demuestra el libro “La Biblia III, Testamento de todos los tiempos”, escrita por el iniciado Ramiro de Granada, donde relata la verdad sobre nuestros orígenes, entre otras revelaciones trascendentes.

En particular me baso en las revelaciones de este libro porque los profesores del Grupo Ruanel ya me habían adelantado que ellos también tienen la misma percepción de la verdad. Pero como siempre hemos dicho, estas cosas conviene tomarlas siempre como datos estables, que pueden ser cambiados en el futuro por otros más acordes a la verdad. Esto es así porque las verdades que hoy no nos cuesta admitir se deben a que están adecuadas a nuestro actual nivel de comprensión,  comprensión que mañana puede variar cuando nuestra mente se amplíe con otros  nuevos conocimientos. Es algo similar a escalar una montaña de la que se ve el pico, creyendo el alpinista que es el más alto, pero que cuando llega a él se da cuenta de que su creencia era errónea porque había otro pico que lo superaba pero que desde abajo no se percibía.

Seguidamente transcribiré los pasajes del mencionado libro que dan cuenta del tema que nos ocupa, es decir, el origen de la raza humana y la verdadera intervención de nuestro “creador”.

EL DEMIURGO: UN HOMBRE QUE DEJÓ DE SER UN DIOS

Los Hombres Primigenios no se enferman, a lo largo de su vida desarrollan sus poderes despertando sus centros de conciencia, y llegan a ser Kristos de un modo totalmente simple y sin esfuerzo. Lo único que hacen es vivir felices despertando mayor Conciencia, Voluntad y Amor, cada vez. Los Hombres Primigenios lo exploran todo, son como niños. Juegan con los árboles dándoles amor y recibiendo sus emociones más infantiles pero igualmente bellas. Comen de los frutos de todos los árboles y todo lo tocan; pero no tocan los “frutos del Árbol de la Vida”, porque saben que si lo hicieran irremediablemente morirían antes de hacer la Ascensión al Reino Krístico, o quedarían presos en la materia de barro, sin poder Ascender y sin poder morir para librarse de ella. Allí se produciría el Gran Tedio…. O se convertirían en algo peor.

Ocurrió hace unos seiscientos millones de años; para cuando es escrito este Libro. Si lo lee en el Akasha o memoria magnética del planeta, le parecerá que fue hace algunos días.

El inquieto explorador llamado Loki estaba a punto de alcanzar la Ascensión Krística. Había logrado una experiencia de vida perfecta como la de todos los Hombres-Dioses, que representan en su Reino la Gloria del Creador Absoluto. Pero como tenía libre albedrío dentro de la Perfección de la Ley Divina, pensó en que si nadie había probado tocar el Árbol de la Vida, nadie sabía realmente si el efecto temido era realmente posible.

Así fue que en vez de hacer su ascensión, se puso a explorar el Árbol de la Vida y a tratar de ver qué pasaría si lo alteraba. Al principio fue muy cuidadoso, utilizando pequeñas porciones de barro primigenio, agregándole cantidades mínimas de su propia agua alquímica. Su capacidad de precipitar efectos en la materia, era la propia de un Hombre a punto de Ascender a Kristos, de modo que comenzó a jugar cada vez con más elementos, hasta que el Logos le dirigió un Amoroso mensaje de alerta, invitándolo a abandonar su peligrosa práctica, porque podía romper el orden perfecto y la maravillosa felicidad de los seres del mundo.

Pero no sólo no atendió a la amorosa advertencia del Padre del Mundo, que tiene la dulzura infinita de la Perfección Divina, sino que decidió que él era superior al Logos y cuanto Ser existiera.

Este juego mental de Loki para justificar su empeño en seguir haciendo intentos de formar criaturas, tenía un trasfondo terrible: buscaba que le adorasen a él exclusivamente, no quería esperar a ser un Logos para alcanzar esa potestad, y no quería el amor de los seres, sino algo mayor, más intenso, más fuerte, exclusivo, que ni los más excelsos Logos conocidos pudieran recibir. Quería hacer, en su delirio terrible, que el propio Logos le temiera, y que a la vez le adorase, y que los Logos de los Planetas y de las estrellas, y de las galaxias de la Burbuja Cósmica se postrasen ante sus pies. No siendo esto suficiente aspiró a que el mismísimo Creador Absoluto vertiera sus infinitos tesoros en él por fuerza de su imperativo mandato, convirtiéndose en su más sometido sirviente…

Esta es la más triste historia de locura del Universo conocido, pero no es la única. El caso es que se reunieron los demás Hombres, investidos, por requerimiento de la grave situación, del Título de Hombres-Dioses, porque deberían usar toda la Sabiduría, Amor y Poder contenidos en su esencia Yoica, para juzgar en perfección a Loki.

8 Y Loki fue requerido a comparecer en el Juicio de los Dioses, y sólo tenía gestos y palabras de locuras para responder, con extremo orgullo y tal vibración de pensamiento que todo el orbe se alteró de dolor. El Logos del Mundo lloró con tristeza una lluvia de Amor que conmovió a todos los Seres.

Los Hombres Dioses sintieron por primera vez compasión, porque vieron con tristeza que los Yoes cristales que debían ascender a árbol eran confundidos y envasados en cuerpos con patas, en arbolillos que de ningún modo manifestaban la perfección y la gloria de los árboles creados por el Logos, porque había hecho, el tristemente desequilibrado Loki, que los árboles primigenios y maravillosos diesen semillas imperfectas. Pero como los cristales y árboles no tenían elementos para manifestar esclavitud, temor y adoración a la vez por este Ser enloquecido, les extrajo elementos genéticos para fabricar seres que se movían sin ser animales ni humanos. Diseñó criaturas mezcla del árbol de la vida de vegetales, con células extraídas de su propio cuerpo. Estas criaturas eran horribles, con aspecto de odio y no de Amor, se comían unos a otros porque sus instintos eran una mezcla desordenada.

Miles de experimentos hizo Loki, pero sus criaturas eran tan imperfectas que hacían cualquier estrago menos adorarle, servir, o amar. Estos fueron los animales imperfectos creados por Loki el “Demiurgo”, titulado así por urgar en la naturaleza, y sin respetar sus leyes, intentar crear pueblos imperfectos. Así, los otros Hombres Primigenios sintieron profunda compasión de Loki, pero debieron echar al campo de experimentos monstruosos, una lluvia de fuego que mató todas las criaturas que Loki había formado. Demiurgo significa: (del griego: Demos = pueblo; urgo = Explorador, creador), pero en el idioma hiperbóreo “demi” significa egoísta, y los pueblos creados por el demiurgo (demos), son pueblos disminuidos, por ser producto del egoísmo de su creador.

Miles de experimentos hizo Loki, pero sus criaturas eran tan imperfectas que hacían cualquier estrago menos adorarle, servir, o amar. Estos fueron los animales imperfectos creados por Loki el “Demiurgo”, titulado así por urgar en la naturaleza, y sin respetar sus leyes, intentar crear pueblos imperfectos. Así, los otros Hombres Primigenios sintieron profunda compasión de Loki, pero debieron echar al campo de experimentos monstruosos, una lluvia de fuego que mató todas las criaturas que Loki había formado. Demiurgo significa: (del griego: Demos = pueblo; urgo = Explorador, creador), pero en el idioma hiperbóreo “demi” significa egoísta, y los pueblos creados por el demiurgo (demos), son pueblos disminuidos, por ser producto del egoísmo de su creador.

Hicieron los primeros intentos con células extraídas de la piel de Loki y un caldo o barro primigenio, formado con las maderas de los árboles y polvo de la tierra. Pero estos hombres tenían una constitución débil y sus estructuras genéticas tan imperfectas no almacenaban las delicadas impresiones del sentimiento. Pero se multiplicaron mucho, según estaban programados, y los Hombres Primigenios les vieron con desagrado, porque sabían que eran una creación inferior, que no tenían sentimientos perfectos. Tan rígidos eran los caracteres de estos hombres que ni siquiera percibían el pensamiento de los Hombres Primigenios. Además, a veces enloquecían y buscaban destruir todo lo que tenían cerca, de modo que debieron ser expulsados del Paraíso, tal como habían tenido que hacer con los animales monstruosos que Loki había creado antes. Pero Loki visitaba a sus criaturas, que en poco tiempo degeneraron en muñecos sin sentimientos, como máquinas que no sienten, a tal punto que no sólo no le adoraban, sino que le despreciaban como a todas las cosas.

Entonces Loki, que ya había aprendido a manejar algunas fuerzas magnéticas poderosas, hizo estremecer toda la superficie externa del mundo, de modo que todo lo que había en ella fue lanzado de un lado a otro, todo resultaba golpeado y puesto de revés. Tan violento fue este movimiento que tanto los animales como los hombres hechos con caldo primigenio de madera, fueron muertos y desaparecieron para siempre.

19 Luego, Loki no se conformó con su fracaso… La limitada experiencia de los Hombres Primigenios en esos asuntos de trastocar la naturaleza de modo opuesto a ella, aún no les permitía saber exactamente qué hacer. Loki tenía asignado un lugar en el Paraíso, y los Kristos le impedían, en la medida de sus limitaciones respecto al plano Humano, hacer desastres. Pero aún para ellos el tema de “cómo manejar la situación del mal”, era en aquel tiempo algo desconocido.

La Paciencia Amorosa tan profunda de los Hombres, fue utilizada por este creador de horrores y sufrimientos, especulando con ella. Haciéndose por su propia voluntad individual, cada vez más malvado, cruel y perverso. Muchas veces intentó recomponer las cosas, pero había generado un Yo Psicológico en su cuerpo astral, que era el negativo exacto de las Esferas de Conciencia del Alma.

Su Ego mismo se convirtió en un centro inverso, desprendido de la Divina Presencia, y sólo puede existir en base a los elementos que lo vitalizan desde “afuera”, desde todo lo externo. Para seguir existiendo -al tener ese instinto de conservación aún activo- necesita de sangre derramada con sufrimiento y dolor, con angustia y desesperación, con odio en todas sus formas, que son vibraciones de “amor negativizado”. Necesita del principio vital negativizado, siendo más bien un “principio mortal” recargado con las vibraciones de dolor de las víctimas.

El Demiurgo sólo puede existir mientras exista el sufrimiento, la miseria, la debilidad (poder negativizado), la desarmonía, el desorden, la mentira.

La mentira misma es el caldo de cultivo para todo lo que él necesita. La Verdad es el único principio que no puede contrapolarse totalmente, de modo que la mentira sólo puede producirse con trozos de verdades desordenados, armando un rompecabezas falso.

Así hizo Loki tanta destrucción, y tanta desvirtuación y engaño tuvo que hacer para que no le detuviesen, que se envició en si mismo. Entonces el experimento que surgió en su mente diabólica (diablo significa “el que dice una cosa y hace otra”), de hacer hombres para que le adoren con el extremo de las emociones negativas y positivas, más que al Creador Absoluto, volvió a tomar forma e hizo un nuevo intento. Formó un caldo primigenio hecho con la carne de algunos de los “hombres de palo” que había guardado en recipientes especiales, y con ella hizo nuevas mezclas, agregándole elementos de la serpiente genética existente en algunos animales que dolorosamente remontaban el abismo involutivo producido por este falso creador.

Entonces surgió el segundo hombre, el cual resultó –por un accidente en los cálculos– mezcla de animales y hombre. Tan tremendo era el estropicio que Loki los llevó fuera del Paraíso, abandonándolos a su suerte. Los monstruos así creados tenían cabezas de pescado y cuerpo de hombre, debiendo vivir en el agua; mujeres con cola de pez en vez de piernas, debiendo vivir en las costas; hombres con partes de equinos y de otras bestias creadas por Loki, que por ese tiempo ya se reproducían en la superficie externa del mundo.

Pero estas criaturas de las más imperfectas mezclas se fueron extinguiendo por su propia imperfección, por lo que representaron un nuevo fracaso para Loki. Los demás Hombres-Dioses se reunían constantemente para estudiar el caso; no actuaban porque desconocían el mal y no podían entender el sufrimiento de las criaturas que lo padecían. Sin embargo ellos sabían que eso no debía ser, que era lo opuesto a lo que era realmente. No lograban entender la experiencia del mal, y el bien era algo no relativo, pues sólo conocían la perfección.

Mientras los dioses conferenciaban tratando de comprender la imperfección sin caer en ella, Loki logró lo que intentaba. El descubrimiento de una de las Leyes del Creador, le permitió reproducirse a si mismo sin necesidad de incorporar elementos genéticos de los caldos nutricios, pero usando éstos para formar el cuerpo material, con las mismas propiedades que el Logos hubo hecho a los primeros Hombres Primigenios.

La mayoría de los dioses estaban en desacuerdo con toda esta alteración de las cosas, pero no sabían cuál era la medida correcta que debían tomar. Se generó un gran conflicto de opiniones que Loki aprovechaba para infiltrar argumentos cada vez más enredados, con lo que la confusión aumentaba.

A tal punto llegó la incertidumbre que algunos dioses decidieron buscar la profunda comprensión de los argumentos de Loki, acompañándolo en sus experimentos. A pesar de las recomendaciones de los más prudentes, le dijeron:

 – “Queremos que sepáis que nos consideramos incompetentes para juzgaros, y que deseamos comprender vuestras motivaciones y el resultado final de los experimentos. Mostradnos hasta dónde queréis llegar.”

 – “Os mostraré -dijo Loki- que Soy el que Soy, y a diferencia de vosotros, yo puedo crear todo el Universo infinito de nuevo, porque puedo dar vuelta a todas las Leyes, usarlas a mi voluntad y crear lo opuesto al Absoluto.

Puedo crear criaturas perfectas y dotarlas de características totalmente diferentes de las que da la naturaleza. ¿Quién puede comparárseme?, ¿Quién puede decir que Loki no es Dios?, ¿Acaso habéis visto algún dios, de entre vosotros, que pueda hacer ver lo que Es, de un modo que no es?

¿Acaso hay entre vosotros alguno que pueda confundir a los más sabios?, ¿Acaso hay alguno entre vosotros que pueda desafiar al Dios Absoluto y seguir existiendo?, ¿No comprendéis que Yo Soy la otra parte de la Realidad, y que puedo crear un Absoluto opuesto?, ¿Acaso tenéis conocimiento de que alguno, desde que el Universo existe, haya podido descubrir los secretos de los Logos y hacer creaciones sin haber llegado siquiera a Kristos?.

Ni siquiera los Kristos se atreven a crear como el Logos Planetario, y Yo, que Soy el que Soy, he hecho diversas creaciones, las que voy mejorando tanto que en poco más las veréis surgir en todo su esplendor.

 ¿Quién os dijo que debía respetarse la Ley de Jerarquías, y que sólo el Logos podía crear formas de vida? Ahora veréis que no es necesario ascender de acuerdo a la Ley Absoluta, para crearlas. Observad y ayudadme, y seréis más que dioses.

Ahora hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, para que sea superior a las bestias que Yo hube creado antes.”

Entonces sacó unas cuantas células de su pene, que era la única parte de su cuerpo no relacionada a sus facultades de Hombre Primigenio, y una de las partes totalmente prescindibles en lo futuro, ya que no podía derramar el semen de modo alguno, y no podía usarlo para ascender al estado Krístico, pues con toda su terrible actividad, sus chackras (vórtices energéticos del cuerpo) ya estaban invertidos en polaridad.

Así tuvo lugar un nuevo hombre creado por el proceso antinatural de “clonación”. Este hombre era exactamente igual a Loki en el aspecto externo, pero Loki había descubierto el modo de reprogramar su genética celular para que el cuerpo se deteriorara antes de alcanzar el estado Krístico y muriese. Con el proceso evolutivo interrumpido, esa alma quedaría supeditada a los designios que Loki le impusiera, y a los cuerpos que éste creara. El objetivo era tenerle permanentemente sometido a su voluntad.

Cuando estuvo completamente formado y pudo despertar, Loki le dijo a su criatura, la cual era su hijo-hermano genéticamente idéntico:

 – “Vos sois mi máxima obra; existís gracias a mi. Yo Soy vuestro creador y os he creado perfecto. Por ello debéis darme gracias eternamente y debéis rendiros ante mí, con temor de mí y con reverencia profunda. Yo os doy en mi magnánima generosidad, potestad sobre las bestias que deambulan por la tierra y sobre los árboles del mundo. Yo Soy vuestro Dios. Decidme cuánto es vuestro agrado por el hecho magnífico de haberos creado a imagen y semejanza mía, porque sois igual a mí, hecho de barro y del aliento mío.”

“Os estoy amorosamente agradecido Padre mío, pues me habéis hecho perfecto, me habéis dado existencia maravillosa y feliz, ya Soy el que Soy, y viviré para agradecéroslo. Decidme lo que deseáis y por amor a vos lo haré, sea una creación en arcilla, el canto más bello o la más bella imagen esculpida en piedra.”

 – “Nada de eso me interesa -replicó Loki- porque vos mismo sois mi máxima creación y vos crearéis cosas para vos mismo. Lo que quiero para mí, ya lo tengo: Vuestro temor de mí, vuestra entrega, el amor hacia mi ser y que en todo momento me recordéis y obedezcáis a lo que mi voluntad os mandare.

Ahora venid conmigo, pues os pondré en presencia de los demás, para que vean ellos mi magia, mi poder, mi misterioso secreto que jamás revelaré porque así me respetarán como el único, el supremo creador, que puede crear lo que no crea ni el creador absoluto, el cual es mi máximo sirviente, pues todo me lo da al instante en que lo pido.”

La criatura fue llamada Adán, que significa “Igual”, y fue presentada a los otros dioses, los cuales se hallaron confundidos ante la nueva creación de Loki, pues Adán parecía perfecto y así demostró serlo. Pero su alma era una entidad que ya conocía el miedo porque anteriormente había sido uno de los monstruos que Loki creara. Era un Ego autoconsciente que había vuelto a nacer.

Ahora tenía un cuerpo aparentemente perfecto, pero era sumiso, obedecía ciegamente a su padre biológico, pues como alma le temía, mientras que como Hombre era total la afinidad genética en el plano físico, mental y astral, de modo que la fuerza telepática de Loki -más experimentado y completo- le imponía fácilmente cualquier mandato. Y No sabía que era mortal.

Los otros dioses toleraban esta situación sintiendo molestia; mientras conferenciaban sobre lo correcto o incorrecto de la cuestión, estaban explorando sentimientos nuevos, relacionados a si mismos y al efecto que el desarrollo de las modificaciones naturales provocaría -tanto en ellos como en el mundo todo- y Loki especulaba con el tiempo que demandaba a sus semejantes explorar toda esa novedad que podríamos llamar “sufrimiento”. Mientras él permanecía, varias generaciones de dioses habían pasado por el Reino Humano y ascendido al Reino Krístico.

Los dioses que acompañaban a Loki habían dividido sus opiniones. Algunos a favor de que continuara, otros absolutamente en contra. No estando limitados en su naturaleza personal, los dioses podían sentir el malestar sin las terribles intensidades con que lo padecen las criaturas inferiores creadas imperfectamente. Los dioses no desconocen el sufrimiento, porque es el placer negativizado. Conocen ambos y pueden controlar las situaciones, regulando el punto justo de intensidad de la sensación. Placer y dolor es básicamente lo mismo; es una sensación que el organismo perfecto puede regular a voluntad, evitando los extremos, manteniendo el equilibrio sensitivo, logrando la experiencia en la medida justa para que la conciencia la capte, sin atrofiar los instrumentos de recepción del estímulo causante de la sensación.

El estímulo puede ser externo, o puede haberlo sido, estando sólo en la memoria del individuo, produciendo una ilusión de sensación llamada “masturbación”, que es buscar placer en la ilusión, en el recuerdo de una sensación; pero más terrible es la masturbación de las civilizaciones, que buscan placer en la posesión de cosas, las cuales muchas veces sólo se poseen subjetivamente.

La mayor parte de la masa humana sufre porque se masturba inconscientemente, manteniendo en el consciente el recuerdo del sufrimiento, producido por deseos no satisfechos, miedos y odios inútiles. Los Hombres Primigenios sabían todo esto, pero no comprendieron inmediatamente la gravedad del efecto porque no lo sufrían.

Mientras tanto Loki seguía haciendo de las suyas, acompañado de un pequeño grupo de dioses que se iban convirtiendo en sus primeros acólitos, en la medida que compartían emocionalmente su locura.

Su hijo se desarrollaba muy bien y pronto le alcanzaría en comprensión, pues estaba tomando toda clase de experiencias. Esto no convenía a sus intenciones retorcidas, entonces comenzó a buscar la forma de hacer que Adán no tuviera descendencia con una mujer primigenia, pues se recompondría el orden natural, y hacer clones era trabajoso y difícil. Ya había hecho tres clones más y estaban desarrollándose idénticos a Adán, pero Loki quería ser lo máximo de la existencia misma, de modo que pensó hacer clones de Adán para manipular sus cualidades y para restarles capacidades, sometiéndolos así a su control más fácilmente.

Pensó en que era difícil escapar de la Ley de causa y efecto, y no comprendiéndola correctamente, creyó que mediante la instigación se libraba del karma. Se dijo: “Haré que Adán tenga descendencia, haré que él viole la Ley para no seguir violándola Yo, hasta hacerme totalmente dueño de ella. Mientras no haya logrado someter al Creador Absoluto, haciéndole obedecer mi Voluntad, deberé culpar a los que sean inferiores a mí, para que carguen ellos con los efectos indeseables. Así estaré libre de culpa, hasta que el Universo sea mío y no haya quien me culpe.”

Tal era la locura de Loki, que no comprendió nunca que las Leyes Absolutas jamás pueden ser realmente violadas, porque funcionan en planos infinitamente más sutiles y más densos, más elevados y más bajos, de lo que una conciencia individual pueda imaginar. Así que en tal locura dijo a Adán:

– “No es bueno que estés solo; todo hombre debe tener una mujer. Pero como Tú eres creación mía, deberé hacer para tí una mujer que no sea como las demás. Tú eres especial y mereces una mujer especial también, porque tú eres el primero que he creado y te he hecho perfecto.”

Dichas estas mentiras, anestesió a Adán, durmiéndolo profundamente con el vino que había hecho, maravilloso en gusto como ningún otro, suave y dulce al paladar, pero con otras esencias que no eran de la vid.

Con ese vino adulterado Adán quedó tan dormido que Loki pudo extraer de la médula de una costilla los elementos celulares necesarios para una clonación muy especial. No podía hacer otro varón, pues sería igual a Adán y también escaparía de su dominio cuando se desarrollase. Debía hacer una descendencia decididamente inferior. Tendría que hacer una mujer, pero inferior a Adán, para que le diera hijos inferiores aún. Es decir que la única manera de hacer su plan, era generando una descendencia involucionante, en vez de evolucionante. Pensaba que -además- con ello adelantaría algún paso en la conquista del poder sobre la Creación Absoluta.

Se autojustificaba pensando que luego de someter a todo el Universo mostraría su magnanimidad ayudando a todos a evolucionar, y que el terrible sufrimiento causado sería mayor contraste para mayor gozo y felicidad de sus criaturas. Con este pensamiento, desconocía la Ley Hermética de Equilibrio, del Principio Verdad.

Mientras buscaba justificativos y argumentos para convencer a sus semejantes de que tremendas aberraciones eran cosas correctas que sólo él podía comprender, su primera criatura femenina estaba creciendo. Un clon de Adán, al cual se le habían extraído los elementos genéticos masculinos, dejando sólo los femeninos, estaba siendo elaborado en el recinto llamado “Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal”, donde Loki experimentaba con el “Árbol de la Vida”.

Cuando su nueva obra de imperfección -que no era mujer, sino “varona”, por provenir sólo de varón- estuvo terminada, despertó a Adán y le dijo:

 – “Aquí tenéis una compañera, tomad potestad sobre su cuerpo y hacedla vuestra; dominadla, porque es carne de vuestra carne. Ha de llamarse Eva, que significa vida, porque será la madre de un gran pueblo, y si no tuviese descendencia estará condenada a la perdición como alma y dejará de existir. Os doy potestad en toda esta tierra maravillosa que está limitada y regada por los cuatro ríos que se llaman Fisón, Gehón, Eufrates y Tigris. Podéis hacer lo que queráis en esta tierra de delicias, mas no juguéis con el Árbol de la Vida, pues esa es potestad exclusiva de vuestro creador. Si comieseis del Árbol de la Vida, ciertamente moriréis, porque éste es nada menos que el árbol de la ciencia del bien y del mal.”

Las criaturas de Loki disfrutaban del Paraíso y a pesar de que la varona era inferior al hombre, el amor de éste la elevaba. A pesar de la alteración genética que hacía de ella un ser dependiente, inseguro y mentalmente sumiso a Adán, nada parecía estar mal. Ambos gozaban su existencia. Pero los otros clones de Loki, hermanos biológicos de Adán, (pero manipulados para no parecérsele) ya habían madurado, y fueron llevados al Jardín de Edén, junto con Adán y su varona. Hallándose los otros tres sin mujer, quisieron tener sus correspondientes compañeras. Así que consultaron a la primera pareja para encontrar el modo de tenerlas.

-”Hemos sido creados por la sabiduría de nuestro Padre, y de tierra nos ha hecho -reflexionaba Adán- pero nos ha prohibido urgar en el árbol de la Vida. Debéis pedirle a él que os haga compañeras como la mía.”

Y habiendo visto los hermanos de Adán que la varona era agradable y sumisa, le pidieron a Loki que les hiciera sus respectivas compañeras. Y Loki así lo hizo, pero manipulando las características de los nuevos clones-hembra, de modo que fuesen diferentes en aspecto a Eva. Tal era la situación aparente, que los otros dioses creyeron que se trataba de hijos perfectos, con las variedades que da la naturaleza. De modo que aceptaron de buen grado que Loki hiciera esas creaciones. Aparentemente, era todo perfección.

Así las cosas, descubrieron Adán y Eva que no podían tener hijos. Algo estaba mal en la creación de Loki, y se sentían perturbados y afligidos. Fueron ante Loki y dijeron:

– “Hemos venido a veros porque no podemos tener hijos. No somos perfectos como dijísteis que éramos, así que queremos que vuestra imperfecta creación sea corregida en nosotros.”

Ante tan natural reclamo, muy esperado por Loki, éste reaccionó con una modalidad que no se le conocía hasta entonces. Imprimió una gran cantidad de Poder a su pensamiento, restándole no sólo Amor -como siempre- sino también Inteligencia. Puro poder descontrolado, su pensamiento provocó en él mismo un gesto terrible que infundió pavor en Adán y Eva: Conocieron la IRA de su macabro creador. Un dios loco que, además, aprendió a ponerse iracundo para infundir terror en sus criaturas.

 – “Sois unos malditos desagradecidos, debí haber continuado con los experimentos de reptiles antes de haceros a vosotros. ¿Quién os ha dicho que sois imperfectos?, si acaso lo fuéseis, ya mismo puedo destruiros, convertiros en polvo con mi sóla voluntad… Estoy en duda; para saber si sois imperfectos deberé probaros. Si acaso tuviéseis una falla -la más mínima- os convertiríais en nada. Dejaríais de ser… ¿Os arriesgáis? Yo os digo que sois perfectos y que ahora debéis buscar el modo de devolverme con creces el esfuerzo que hice para crearos. Deseo que os multipliquéis y no preguntéis cómo, ya que es asunto vuestro.”

La sonrisa cínica de Loki se nutría del terror de sus criaturas. Su plan iba resultando. Sus criaturas ya estaban movilizadas de un extremo a otro, les había roto el equilibrio emocional. Sus desequilibrios genéticos lo hicieron posible. Era un círculo vicioso muy difícil de evadir y Loki sólo debía esperar a que las violaciones de las leyes naturales continuaran por mano ajena. Era sólo cuestión de tiempo, porque los retoques genéticos de Eva conformaban un patrón informático que le harían buscar tener descendencia a toda costa, pues le había hecho creer que de ello dependía que su alma pudiese revertir la involución.

No sabían estas pobres criaturas que la primera forma de usura estaba consumada. Había dicho a Eva que debía tener descendencia para que pudiese salvarse pero al mismo tiempo había anulado genéticamente su capacidad reproductora y la normal ascensión de la energía libido. Estos seres gozaban del sexo, pero en el clímax no había ascensión y orgasmo verdadero, sino un espasmo eléctrico nervioso que les hacía arrojar fuera todo el semen del varón y el “agua vital” de la mujer, desearan o no tener hijos. Así se estableció la pérdida de la vitalidad en la humanidad, y quien por su voluntad y conciencia impida la eyaculación -sea hombre o mujer- puede restablecer su original condición y derecho a ser como los dioses, pero ellos no lo sabían.

 – ”¿Ahora qué haremos? -preguntó Eva a Adán- Si nuestro Padre no cambia los patrones de creación en nosotros, no tendremos descendencia y no podré salvar mi alma. Además me ha hecho vuestra alma genética gemela, de modo que no puedo tener otro hombre, y estaré echada a la perdición si no tenemos descendencia. Ni siquiera soy plena mujer, sino un varón con forma de mujer y sin elementos masculinos.”

Por primera vez Adán vio a Eva llorar pero no de felicidad, sino de lo opuesto, sin entender porqué ocurría aquello. Sentía que era culpa suya, porque se suponía que era perfecto, pero a la vez no sabía qué hacer.

Mas la varona no se resignó a la situación. No estaba dispuesta a dejar de existir por no hallar cómo lograr descendencia. Así que dijo a Adán:

– “¿Qué clase de Padre perfecto es el nuestro? Le habéis oído prohibirnos tocar el árbol de la ciencia del bien y del mal, pero me ha hecho responsable de perpetuar la especie y a la vez me hizo sin posibilidades biológicas de tener descendencia. ¿Acaso debemos obedecerle?. Si miráis la serpiente que se halla enroscada en el árbol de la Vida, veréis que está allí toda la sabiduría de nuestra naturaleza. Modificando los frutos de ese árbol podemos tener descendencia y podemos ser realmente perfectos como dioses.”

 – “Pero nosotros -dijo Adán- no debemos hacer eso porque nos lo ha prohibido nuestro creador.”, a lo que respondió la mujer.

– “Si sólo pensáis con un poco de autoconciencia, veréis que ese padre nuestro no es padre de perfección, ya que nos ha hecho mortales y el deterioro de nuestra piel lo demuestra; e inascendibles, es decir, sin posibilidades de ascender en la naturaleza. Nos ha impedido genéticamente el despertar superior que tienen todos los dioses, y que es también nuestro natural derecho. ¿No veis que nos ha hecho mal?, ¿No veis que es sólo nuestro padre biológico y que si no corregimos la estructura genética que él hizo estamos condenados a vivir en la materia hasta morirnos para librarnos de ella, sin poder espiritualizarla jamás? Porque si hacemos eso seguramente nos castigará la naturaleza y viviremos otra vez en una de las creaciones que Loki hace.”

Eva no sabía que la naturaleza no la atraparía nuevamente si recomponía su psicología, sino que lo haría su propio miedo. Esto mismo ocurrió a muchos, que en el correr de los siglos fueron engañados por el miedo. Tratando de sobreponerse dijo a Adán:

– “La serpiente de lo pequeño tiene la clave para que corrijamos la imperfección, debemos obrar según ella para poder llegar a ser como dioses y luego ascender para vivir para siempre. Primero debemos modificarnos para procrear y cumplir con la orden de nuestro Padre; luego debemos arreglar nuestra estructura genética vital para ascender el fuego de vida y vivir para siempre.”

Y Eva estaba parcialmente en lo cierto, pero no tenían conocimiento ni medios para hacer las modificaciones correctas. Adán intentó convencerla de que lo que deberían hacer era vivir dedicados a impedir que Loki siguiera haciendo seres imperfectos. Podrían hablar con los dioses y pedirles ayuda, pero Eva sólo quería corregir las cosas desde su propia genética, en vez de dejar actuar a las Leyes Naturales. Así cayeron en la trampa demiúrgica repitiendo el pecado original. Con toda la experiencia recogida hasta el momento, fueron al laboratorio de Loki, que estaba en medio del Edén y comenzaron a experimentar con radiaciones de bedelio, que cambia lentamente las formas de las serpientes de ácidos nucleicos, modificando artificialmente los programas de la vida.

Hicieron modificaciones en sus propias estructuras genéticas, usando del aparaterío llamado “Arbol de la Ciencia del Bien y del Mal”, puesto tentadoramente por Loki en medio de la Tierra de las Delicias.

Pero los experimentos con sus propios cuerpos resultaron un desastre. Las radiaciones les produjeron mutaciones que deformaron sus cuerpos lo suficiente para que pudieran notarse las anomalías sufridas.

 – “¿Qué haremos ahora -dijo Adán- para que no sea visto nuestro error?. Loki nos prohibió hacer esto y mirad lo que nos ha ocurrido. Nuestra piel está dañada, nuestras formas no son las mismas…”

 – “Nos pondremos unas hojas de árbol de vid a modo de adorno para taparnos, ya que su áurea es muy fuerte y Loki no nos verá aún con su vista más poderosa. Además nos esconderemos y quizá no nos vea.”

Y sucedió que andando Loki por el Jardín de Edén, por mucho tiempo no vio a sus criaturas, porque éstas se escondían de su vista. Entonces, extrañado por la actitud, ya que intuía sus presencias cercanas, les llamó diciendo:

– “Adán y Eva, venid conmigo, ¿qué ocurre que os ocultáis de mi vista?” Y saliendo de entre las zarzas y palmas, fueron donde estaba Loki, quien al verlos cubiertos de hojas de parra comprendió inmediatamente que su plan había tenido éxito. Ahora tenía motivos para culpar a sus criaturas, las que se encargarían de hacer para él, un gran pueblo de seres inferiores, llamados Hombres Mortales.

LA EXPULSIÓN DE ADÁN Y EVA

– “Hemos oído vuestra voz en el Jardín y hemos temido de vos, porque estamos avergonzados. Nos escondimos de vuestra vista porque no somos merecedores de ella, y nos hemos vestido para no ofenderos con nuestra desnudez” -dijo Adán.

– “¿Y quién os ha dicho que es ofensivo estar desnudo? -replicó Loki- ¿Y qué os ha avergonzado, sino el haber comido del árbol de la vida, y haber sufrido en vuestro cuerpo el castigo de vuestro pecado?, ¿Acaso no os lo había vedado tocar siquiera al árbol de la ciencia?”

 – “Es que la mujer que me dierais por compañera es imperfecta, y el fruto que le falta lo habéis quitado vos, entonces buscamos arreglar vuestro error y nos hemos equivocado también.” -decía Adán con tristeza y temor.

 – “¿Porqué habéis hecho esto?” Preguntó Loki a la mujer; y ella contestó:

– “Porque la única solución posible para cumplir con vuestro mandamiento de tener descendencia, era modificando la serpiente nucleica, pero nos hemos equivocado. Ahora tendremos descendencia pero nuestros cuerpos han sufrido mutaciones.”

 – “Por cuanto habéis hecho esto, será maldita la serpiente en vosotros, ya que su modificación hará diferentes y enemigos a vuestras sucesivas generaciones, y aún en los mejores individuos de la raza, la serpiente acechará con sus desvíos desde vuestro mismo calcañar para que sea impura la descendencia. Y por esta astuta obra, serán vuestras preñeces sufridas con tremendo dolor, porque con dolor pariréis los hijos. Seréis dominada y maltratada por vuestro marido en cada generación, porque maldita sea la mujer, ya que ninguna diosa en el Paraíso me ha aceptado como Absoluto Dios.

Y vos -dijo mirando a Adán- por cuanto habéis escuchado a la mujer y me habéis desobedecido, será maldita la tierra por tu causa; con gran fatiga sacarás de ella el alimento, porque os echaré del Paraíso hacia la región de afuera, donde el frío y el calor son extremos. Tendréis tinieblas la mitad del tiempo y cinco peñascos asustarán vuestras cabezas. Veréis que vuestro cuerpo pesará un tercio más, y con ello será fatigoso vuestro sólo andar, hasta que la muerte os atrape y volváis a la tierra, porque de polvo fuisteis creados y al maldito polvo volveréis.”

Diciendo esto, Loki fue sorprendido por los otros dioses que habían venido a verle, los que le inquirieron que les explicara lo ocurrido. También estaban asombrados ante la escena de ira, que no lograban comprender.

 – “¿Qué ha ocurrido con vuestros hijos? -preguntó uno de ellos- acaso no les habéis hecho perfectos?”

– “Lo que ocurre -dijo astutamente Loki- es que éstos han comido del árbol de la ciencia del bien y del mal, con lo que han mostrado ser desobedientes. Estoy arrepentido de haberles creado. Ya veis que afortunadamente los hice mortales, como precaución. Ahora les echaremos de aquí, no sea que también estiren su mano y quieran comer del árbol de conservar la vida y vivan para siempre y vengan a ser como nosotros.”

Los otros dioses no comprendían totalmente la maldad, pero se habían propuesto observar los resultados sin opinar. De modo que vieron a Loki hacer unas túnicas con pieles de animales que conservaba en jaulas en el Edén, y con ellas vistió a Adán y a Eva diciéndoles:

 – “Estas túnicas servirán para vestir vuestro vergonzoso aspecto, a la vez que os permitirán pasar desde el Fin del Mundo a la faz externa que está frente al abismo. Caminaréis hasta donde el cielo y la tierra parecen juntarse, y continuaréis hasta donde ambos son iguales. Cruzaréis el desierto de hielo hasta estar totalmente frente al abismo donde un gran sol se alterna con cinco lunas y miles de soles lejanos. Y por ningún motivo volveréis aquí, pues pondré un querubín con espada flamígera que guardará este laboratorio, y en el pasaje de entrada al mundo también veréis el brillo que en el cielo os dirá que no podéis volver. Ahora idos y que la muerte sea con vosotros por haberme desobedecido. Comeréis aquello que saquéis a la tierra con el sudor de vuestra frente o los animales que cacéis, si ellos no os comen a vosotros. Vuestra descendencia será maldita y hasta en vuestro calcañar estará al acecho la serpiente, para morderos en las generaciones por los siglos de los siglos, hasta el fin de los tiempos. Que sea maldita vuestra descendencia y toda la tierra por vuestra causa.”

Así atormentados por el miedo y el dolor, la confusión y la vergüenza, Adán y Eva comenzaron la peregrinación hacia su incierto destino. Pero los otros dioses no estuvieron muy convencidos de permitir que estas cosas continuasen, así que tuvieron una nueva conferencia en la cual algunos acusaron directamente a Loki de blasfemia contra el Absoluto, contra la Armonía de la Naturaleza y contra la Humanidad.

Quienes hayan leído hasta aquí ya se habrán dado cuenta cuán distinto es este relato sobre la “creación” de Adán y Eva con lo que pretende enseñar la Biblia.

No dudo que esta narración causará gran perplejidad en muchos porque plantea un origen de la humanidad completamente distinto al que nos enseñaron  y de paso pone al descubierto que en realidad somos el nefasto experimento de un Primordial que se volvió loco y que ahora conocemos por Jehová o Yahvé. El hecho de que somos, como organismo claro está, mortales lo prueba.

Si aceptamos que este nuevo relato es el que dice la verdad –queda a cargo de cada uno aceptarlo o rechazarlo– se termina de comprender la razón de que Jehová requiriera sacrificios de animales e incluso seres humanos, es decir, porque para subsistir necesita de las energías que provee el sufrimiento de sus criaturas: El Demiurgo solo puede existir mientras exista  el sufrimiento, la miseria, la debilidad, la desarmonía, el desorden y la mentira.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

¿Cuál fue concretamente la misión de Jesús al encarnar como mortal en la superficie del planeta?
En principio, y en sus aspectos generales, su misión en la superficie fue reiterar las enseñanzas de otros maestros anteriores a él, es decir, renovar el conocimiento que se han esmerado en destruir acerca del origen espiritual y sagrado de todos los seres hijos de Gaia.
En lo específico, recordar nuestro derecho a la Ascensión, como evolución natural del Reino Humano y ayudarnos a vencer las limitaciones que nuestra genética y adormilamiento nos genera.
Para hacer eso le fue necesario hacer lo que otros maestros anteriores a él hicieron desde la más remota antigüedad: renunciar a su inmortalidad en Agartha, nacer como un humano mortal, y con esta genética limitada mostrar el Camino, la Verdad, y la Vida de la real  naturaleza humana, el poder que yace más allá de estas limitaciones y que puede hacernos retornar al sendero evolutivo.
Ésta es la razón por la que tanto insistía en que lo siguieran, no que creyeran en él o lo adoraran, sino en que hiciéramos lo que él estaba haciendo para alcanzar la “Vida Eterna”, logrando la inmortalidad a la que teníamos derecho y venciendo así a la muerte.
Debe entenderse, para comprender mejor esto, que si Jehová hubiera clonado a Adán y Eva sin quitarles el don de la inmortalidad y también dotándolos de todos los atributos de los Hombres Primordiales, la raza humana se hubiera desarrollado en la civilización de la Tierra hueca, viviríamos “eternamente” y luego Ascenderíamos como algo natural de la vida.
He remarcado con comillas la palabra “eternamente” porque se trata de una eternidad relativa (para nosotros, que no llegamos a vivir 100 años, 5000 años es toda una eternidad).
En otras palabras, los Hombres Primordiales viven muchos años hasta que llega una especie de “cansancio” o quizás “aburrimiento” (ésta última es una expresión mía) por el plano físico que tiene la consecuencia de una Ascensión automática al Reino siguiente, al Crístico.
Esta Ascensión no es una muerte como la que padecemos los seres humanos, atados a un indefinido ciclo de muertes y encarnaciones, sino la elevación a un Reino Superior.

LECTURAS RECOMENDADAS
La verdad sobre Jehova

La verdad sobre las religiones judeocristianas
Jehová es Satanás
Jehová, el dios chantajista
La tentación de Jesús por Satanás

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
El horrendo destino de Jehová
La verdad sobre Sodoma y Gomorra
Las plagas de Egipto
El descenso de Jesús “a los infiernos”
Jehová es Satanás
Jehová, el dios chantajista
La farsa de las religiones judeo cristianas
La verdad sobre el aborto
Sudario de Turín, ¿verdadero o falso?
Origen de Jehová y los humanos mortales
¿Jesús es Dios?
El enigma de la combustión humana espontánea
El verdadero Santo Grial
La verdadera historia de Nerón
El Evangelio de Nerón
La iglesia del papa Francisco
El cuento de la “Transfiguración” de Jesús
La tentación de Jesús por Satanás
Jehová y la clonación de Adán y Eva
La trampa de la reencarnación
Reivindicando a Jesús
Las muertes de Jesús
Código Da Vinci, ¿ficción o realidad?
Circuncisión, ¿mutilación divina o satánica?
Ascensión, autocombustión y evolución
El enigma de la combustión humana espontánea
El Jardín del Edén existe y está ubicado
El caso de los simios humanos
El terrible secreto de François Berenger-Saunière
El secreto de los Templarios
La verdad sobre la virginidad de María
La historia adulterada de Jesús
La verdad sobre el nacimiento de Jesús
El Papa Francisco y la Iglesia Católica
Ascenso al Reino Krístico o descenso al Reino Simio
¡Ufa con la crucifixión de Jesús!
Papa Francisco, ¿comprador o vendedor de humo?
José Luis Parise ¿chanta o iluminado?
El cuento de la tumba de Jesús
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
El cuento de la Última Cena de Jesús
Homosexualidad, inexorable camino involutivo
¿Es posible liberarnos de la esclavitud de las religiones?

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s