Mentiras que nos vendieron como verdades incuestionables (parte IV)

VIENE DE LA PARTE III
Mentiras que nos vendieron como verdades incuestionables (parte III)

Lista completa de temas

CON EL TIEMPO TODO SALE A LA LUZ

Horacio Velmont

Contacto

Resultado de imagen para imagenes titanic

http://www.entrelineas.org/leer.asp?a=el-titanic

Hundimiento del Titanic

Resultado de imagen para imagenes titanic

La historia del Titanic, el barco que ni Dios podía hundir, y que -supuestamente- al final un iceberg lo mandó a pique, suena muy romántica, pero la verdad es que el bloque de hielo no tuvo nada que ver con su hundimiento. Es otra mentira que nos han endilgado aquellos que no quieren que se sepa la verdad.

Resultado de imagen para imagenes Morgan Robertson

Curiosamente, en 1898, un autor desconocido llamado Morgan Robertson publicó una novela sobre un fabuloso trasatlántico, más grande que ningún otro que se hubiera construido. El escritor lo llenó de personas ricas y complacientes, hasta que una fría noche de abril chocó contra un iceberg. La historia mostraba así la futilidad de todo. Por eso llamó el libro Futility, cuando apareció editado en 1898 por Mansfield, años antes de que el Titanic se hundiera otra noche de abril en 1912.

La nave construida por la Línea Estrella Blanca recuerda hasta en sus dimensiones el barco de la novela de Robertson (sesenta y seis mil toneladas en la realidad, setenta mil en la ficción, con apenas ochenta y dos pies y medio de diferencia en la extensión). Ambos tenían una estructura similar y alcanzaban una velocidad parecida. Los dos podían llevar tres mil personas, pero no tenían barcos salvavidas suficientes. Ya que se pensaba que no podían hundirse. Por si todo esto fuera poco, Robertson llamó a su barco Titán, ¡titulando su libro El hundimiento del Titán!

Cuando la esposa de Albert Caldwell contemplaba cómo el personal de cubierta cargaba con el equipaje el 10 de abril de 1912 en Southampton, preguntó a uno de los mozos: “¿Es verdad que este barco no se puede hundir?”. El chico le contestó: “Así es, señora, ¡ni Dios mismo podría hundir este barco!”.

Resultado de imagen para imagenes titanic conspiracion

Resultado de imagen para imagenes titanic carga explosiva

Digámoslo de una vez, aunque con ello destruyamos una hermosa fantasía, es decir, la de un barco que desafió a Dios y este le mandó un iceberg para que lo hundiera: el Titanic fue partido en dos por una carga explosiva. En otras palabras, se trató de una conspiración para que murieran determinadas personas que iban a bordo.

Resultado de imagen para imagenes titanic iceberg

Como primer argumento en contra de la teoría del hundimiento, a causa del impacto del Titanic contra un bloque de hielo, digamos que difícilmente un iceberg pueda provocar una rasgadura tal como para provocar que un buque se hunda, porque el casco está construido mediante compartimientos estancos, justamente para que si uno se abre, los otros puedan mantenerlo a flote.
.
Afirmar que un iceberg pueda haber hundido al Titanic es lo mismo que sostener que el derrumbamiento de las Torres Gemeles se debió al impacto de aviones, es decir, expresado de otra forma, que un avión de juguete puede derribar una mole de cemento si choca contra ella.
.
Más allá del debate sobre si un iceberg puede o no hundir un buque de las dimensiones del Titanic, el hecho cierto es que en su hundimiento hubo de por medio unas cuantas cargas de explosivos. En otras palabras, hubo un complot maquiavélico. Illuminati, por supuesto. ¿Cuándo no?

Eric Jon Phelps, autor de la obra titulada “Asesinos del Vaticano”, relata que Meter Beckx, General Jesuita hasta comienzos del siglo XX, fue quien ordenó hundir el Titanic. Este episodio permitió la fundación del Banco de la Reserva Federal, que los jesuitas poseen y controlan por intermedio de los Caballeros de Malta. El banco sirvió para financiar la segunda “guerra de los 30 años” (de 1914 a 1945), durante la cual todo lo que se produjo fue direccionado hacia los intereses del Vaticano.

El propósito de los jesuitas era el establecimiento de un Orden Mundial liderado por el Papa. Se descubrió que el hombre más poderoso de Irlanda, el jesuita Francis Browne, estaba en el Titanic, donde tomó fotos de aquellos que se hundirían y abandonó el navío antes de la partida, según Martín Sheen, narrador de Los Secretos del Titanic.

Los que murieron fueron judíos muy pudientes que estaban en contra de la creación de un banco centralizado en América, principalmente John Jacob Astor, que era amigo personal de Louis Brandeis, de la Corte Suprema de Justicia.

Brandeis también se oponía fuertemente a la fundación de un banco central. Más tarde, el hijo de Astor, John Jacob Astor IV, se alía al trust bancario, así los jesuitas lograron acceso a la fortuna de los Astor y, luego el control.

Resultado de imagen para imagenes oliver stone

En la película acerca de John F. Kennedy, el director Oliver Stone menciona al Titanic: “Pienso que Stone fue manipulado por los jesuitas, que controlan Hollywood. Es la razón por la que ellos han destacado numerosas partes del texto con su impronta”, comenta Eric Phelps.

Una de las frases que deja ver esto es la pronunciada por el personaje Garrison cuando está sentado a la mesa y declara: “Señores, debemos comenzar a pensar diferente. Debemos pensar como la CIA: blanco es negro, y negro es blanco”. Luego, cuando un agente de la CIA aborda a Bill, uno de los miembros del equipo de Garrison, intenta seducirlo y ganarlo para su causa: “Miles de personas van a morir. Haría mejor en alejarse de Garrison. Se va a hundir con el Titanic”. Es ahí donde se puede ver un indicio de que los que estaban detrás del asesinato de Kennedy, y que trataban de enredar las pistas de la investigación de Garrison, eran los mismos que hundieron al Titanic.

Hemos consultado sobre este hecho a los profesores del Grupo Ruanel, y Daniel, su director, nos completó la explicación señalando, en primer lugar, que el hundimiento del Titanic fue el resultado de una conspiración -carga explosiva mediante- y no del choque contra un iceberg, que sí existió -se trata de un hecho histórico innegable-, pero que solo se trató de una coincidencia.

En mi opinión personal, como ya señalé, un iceberg no puede hundir a un barco del tamaño que tenía el Titanic simplemente porque el casco de todos los buques, como norma de construcción, está compuesto de compartimientos estancos, de modo que si alguno se abre por accidente, los otros lo mantienen a flote.

Además, continuó explicándome Daniel, estaba el hecho de que entre los muchos millonarios que viajaban había uno que iba a financiar toda la obra de Nikola Tesla, además de otros intereses políticos de por medio.

La verdadera muerte de Lady Di

No puedo menos que relacionar la coincidencia de hechos del Titanic con la muerte de la princesa Diana, que a pesar que había un plan para asesinarla en un accidente vehicular resultó que ella, poco antes del atentado, falleció sorpresivamente en un accidente vehicular similar. La vida tiene esas extrañas coincidencias.

Concretamente, entonces, lo que hundió realmente el buque fueron los explosivos, pero el icerberg ayudó a dicho hundimiento, y de paso a encubrir la conspiración.

Más información
https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/04/11/hundimiento-del-titanic/

 http://es.wikipedia.org/wiki/William_Withey_Gull

Jack el Destripador
Jack el Destripador nunca existió

Entre las mentiras más famosas y la que más han dado que hablar, incluso se han hecho películas tratando de desentrañar el misterio, es el del supuesto asesino serial apodado “Jack el Destripador”.

Cualquiera que revisara los documentos que la policía guardaba sobre los asesinatos de Jack el Destripador vería que sir William Gull, uno de los médicos de la reina Victoria, era uno de los favoritos para atribuírselos. Este médico practicaba la vivisección y pertenecía a una secta masónica.

http://es.wikipedia.org/wiki/Alberto_V%C3%ADctor_de_Clarence   

Otro de los favoritos de los investigadores londineses era el duque de Clarence, Alberto Víctor, sifilítico y bisexual ─nieto de la Reina Victoria y aspirante al trono─ que era adicto a frecuentar prostitutas. Este duque se había enamorado de una joven irlandesa católica llamada Annie Elizabeth Crook, dependienta de una tienda de tabacos en Cleveland Street, con la que tuvo una hija, siendo uno de los testigos de ello una joven prostituta, Marie Jeanette Kelly, que sería la última víctima conocida del Destripador. Sobre la base de estos hechos, el o los asesinos buscaron con este crimen encubrir una historia en la que estaba involucrada la familia real inglesa. En la época de Jack el Destripador la monarquía estaba en crisis, y tanto la corona como el gobierno del marqués de Salisbury veían en el duque de Clarence la esperanza de remontar la crisis y rehabilitar la monarquía. Es obvio que estos propósitos se vendrían abajo y provocarían una revolución si se divulgaba que el aspirante al trono había tenido relaciones con una prostituta, que era una plebeya católica y de la cual había nacido una hija. Para acabar con el escándalo, Salisbury ordenó en 1888 la detención del duque de Clarence y Marie Jeanette Kelly. Ésta consiguió huir. Además, el médico de la reina Victoria, sir William Gull, certificó falsamente la locura de Annie Elizabeth, y su vida transcurrió de hospital en hospital. Ella y sus cómplices tenían que ser eliminados. El Dr. Gull fue el encargado de eliminar a los testigos. Con la ayuda de su cochero y una tercera persona realizaron los crímenes, algunos de ellos dentro del carruaje, arrojando luego los cadáveres en el East End.

Resultado de imagen para imagenes jack el destripador libros

Jack el Destripador, sobre el que se han escrito 4.329 libros y 79 obras de teatro y se han realizado 127 películas, cometió el tercero de sus crímenes en la madrugada del 31 de agosto de 1888.

A las 3:45, el policía John Neil, que hacía su ronda por la calle Buck Row, en el East End, divisó un cuerpo humano sobre el suelo. Era una mujer degollada. El cuerpo estuvo allí, cubierto con una manta, hasta las 9;00, hora en que fue transportado, en un carro tirado por mulas, hasta el depósito de cadáveres de Whitechapel. El cuerpo de la muchacha estaba abierto desde la pelvis hasta el cuello con gran pericia. Policías de la comisaría del barrio identificaron a la víctima como Mary Ann Nichols, de 38 años, prostituta, separada y madre de cinco hijos, domiciliada en el número 18 de Thraw Street, muy cerca del lugar en el que fue encontrada. El inspector Patrick Nelson, encargado de la investigación, arrestó a cien individuos de los bajos fondos, pero ninguno de ellos era el culpable. “Existe tanta miseria humana, tanto asesino suelto, que resulta sumamente difícil encontrar al verdadero destripador. En las pesquisas policiales hemos detenido a criminales a los que buscábamos hace tiempo, pero no al que ahora nos preocupa”, dijo Nelson. No había avanzado demasiado en sus pesquisas cuando, el 8 de septiembre de ese mismo año apareció el cadáver de otra mujer, Ann Marie Chapman, de 45 años, prostituta, madre de dos hijos y domiciliada en el número 35 de Dorset Street, que estaba divorciada de un cochero que trabajaba en el palacio de Windsor. La encontró en un portal, en medio de un gran charco de sangre, el cochero John Davis que aterrorizado se dirigió a todo correr a la comisaría para comunicar su macabro hallazgo. Lo que más traumatizaba de las hazañas de Jack el Destripador a la atemorizada sociedad victoriana era la saña con sus víctimas, en un momento en que se guardaban las buenas formas de forma cínica para ocultar las miserias humanas.

Hemos consultado el caso con Daniel, director del Grupo Ruanel, quien nos aclaró que en los asesinatos estuvieron involucrados fundamentalmente dos hombres. Uno era el autor intelectual y el otro el ejecutor.

Ante la pregunta sobre los motivos por los cuales estas personas solamente mataban mujeres prostitutas, la respuesta fue que se trataba de gente de poder, de un nieto de la Reina Victoria, de una persona muy enferma, el duque Alberto Víctor. El que mataba era su médico, el doctor William Withey Gull, que era también el médico de su abuela, la reina Victoria.

Resultado de imagen para imagenes masoneria sacrificios humanos

La Masonería al descubierto
¿Quieres ser masón?

En cuanto al motivo de los asesinatos ellos tuvieron origen en una extorsión. El duque Alberto era un frecuentador de burdeles y las prostitutas lo conocían bien, sabían quién era a pesar de que se disfrazaba para pasar desapercibido, y sabían bien que había embarazado a una de ellas, y de cuya relación había nacido una niña. Entonces, debido a este hecho, empezaron a extorsionarlo. El duque Alberto tenía alguien de confianza, su médico, que también lo era, como ya se mencionó, de la Reina Victoria. Este médico formaba parte de la Masonería, que realizaba ritos sangrientos. Entonces le pidió que acallara esa extorsión.

Daniel menciona, a continuación, que visualizaba a una de las víctimas, que estaba embarazada, a la cual le arrancan el útero y también le hacen determinados cortes. Estos cortes y el llevarse algunos órganos forman parte de oscuros rituales masónicos. Esta víctima estaba embarazada de un mes y medio, de dos meses como mucho…

En rigor, explica Daniel, al principio la idea no eran los asesinatos, no se trataba de matar sino de intimidar, pero luego las cosas se fueron de las manos con este médico, que no estaba mentalmente sano, y quién, a la vez, con sus conocimientos manipulaba al duque.

Es como cuando uno está en un problema y habla con alguien a quien considera que puede saber más sobre un tema. Esa otra persona puede llegar a usar sus conocimientos para manipularnos.

Con la segunda víctima el duque comienza a sospechar que el médico no solamente las amedrentaba sino que también las asesinaba. Pero el médico, que gozaba de la confianza del duque, lo convenció para que no se preocupara y que lo dejara todo en sus manos, que él lo iba a solucionar. Pero como las muertes siguieron y ya no podía detenerlas se tuvo que callar. Por otra parte, no tuvo más remedio que permitirlas para acabar con las personas que podían ensuciar su nombre y por ende también a la Corona.

Imagen relacionada

Hay que aclarar también que hacían orgías con las prostitutas durante los rituales masónicos antes de asesinarlas.

Los ritos masónicos oscuros son muy difíciles de explicar, pero todos tienen su significado. Hay cortes que ni siquiera un carnicero podría hacerlos tan mal.

Una de las preguntas hechas a Daniel era si el médico era zurdo, y esta fue su respuesta: La razón errónea de que se pensara que el asesino era zurdo es porque simplemente las prostitutas acostumbraban con sus clientes a recostarse contra la pared dándole la espalda al hombre para tener la relación sexual; entonces el asesino las degollaba desde atrás, desde la izquierda hacia la derecha. Hubo algunas que primero las estranguló y luego las degolló. Pero son todos símbolos, simbolismos, esta es la palabra que mejor cuadra para traducir los cortes y desfiguraciones que se hacen. Desde ya que los masones también matan niños para determinados rituales.

El doctor Gull pertenecía a esa misma red de Masonería oscura, incluso era uno de los cabecillas. No es la primera vez que el poder elitista comete aberraciones. Si bien en ese tiempo no había un buen nivel de investigación para sacar huellas y esas cosas, a través del tiempo el mismo poder se ha encargado de que eso no salga a la luz; porque es de imaginarse cual será el escándalo público que se producirá de llegar a saberse que un duque o una reina se hallan implicados en uno de los asesinatos más aberrantes… A una víctima incluso le arrancaron directamente la cara. Todas esas cosas simbolizan algo en el otro plano, algo oscuro, claro.

Naturalmente quedaba la pregunta de cómo fue el final de estos dos personajes, siendo la respuesta que en razón de que el médico se les va de las manos lo hacen pasar por loco y lo internan. Termina sus días solitario. En realidad no lo hacen pasar por loco, sino que lo internan porque estaba loco, ya que tenía problemas mentales severos. No es necesario ser muy lúcido para darse cuenta de que alguien en su cabales no hace lo que hizo este médico, en absoluto.

Hubo investigadores policiales de la época que sabían todo lo que sucedía, pero por razones obvias tuvieron que callar.

Con respecto al duque, todo quedó oculto por pertenecer a la élite. Oficialmente aún no salió a la luz.

En cuanto a la reina Victoria estaba al tanto de lo que sucedía, pero literalmente miraba para otro lado.

La escritura con tinta roja que la policía recibió por parte del asesino en realidad pertenecía al médico. Su propósito era despistar. Por ejemplo, en una de las cartas había una expresión que es típicamente americana: “Me lo comí”, en referencia a que se había comido un órgano y que lo había disfrutado. Muchas cosas se simulaban para desviar las investigaciones. Este médico en realidad era un psicópata inteligente, porque para hacer lo que hizo hay que reconocerle también astucia. No era alguien que estaba perdido, como se dice comúnmente.

Todo lo que hacía este médico era también como un desafío para que intentaran atraparlo. Para él era como un juego, porque él pensaba que era más astuto que todos. Además tenía el apoyo del poder. Cuando se tiene el apoyo de alguien poderoso, nada pueden hacer en su contra, por más que se sepa que él es el asesino.

Cuando se le preguntó a Daniel si tenía algo más para agregar, formuló esta aclaración: al médico lo internan, en realidad, porque él quería usar ese poder a su favor, entonces directamente la Corona decide sacárselo de encima y por eso lo aislan. Si bien tenía poder por ser masón, y ciertamente los masones son gente de poder, nunca iban a estar por encima de la Corona. Y cuando el médico empezó a querer usar sus vínculos con el poder, allí surgió la idea de hacerlo pasar por desquiciado para sacárselo de encima.

Imagen relacionada

Daniel, finalmente, nos sugirió una película sobre Jack el Destripador que acierta bastante sobre el autor de los crímenes. Se refería al film “Desde el infierno”, con el actor Johnny Deep.

CONTINÚA EN LA PARTE V
Mentiras que nos vendieron como verdades incuestionables (parte V)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s