No siempre “somos lo que pensamos”

Lista completa de temas

ACLARACIONES SOBRE UN ERROR MUY COMÚN

Horacio Velmont

Contacto

Imagen relacionada

La Red está repleta de artículos que nos dicen pomposamente que “somos lo que pensamos”, y nos dan, tambien, pomposos consejos, basados en esta premisa, para mejorar nuestras vidas.

Lamentablemente son consejos o sugerencias que no sirven frente a la realidad, que no es otra que el desconocimiento de la composición del mecanismo mental.

Pero antes, veamos uno de esos artículos que podemos tomar como ejemplo, escrito por la Dra. Rosa Giunchi.

http://www.mantra.com.ar/contterapiascorpyhabitat/somosloquepensamos.html

SOMOS LO QUE PENSAMOS

Las bases físicas de la ciencia son muy sólidas y creíbles pero solemos dudar con la misma vehemencia del poder de la mente.

Los antiguos médicos de la India eran realmente sabios, y su principal creencia consistía en que el cuerpo se crea a partir de la conciencia. Esto es fácilmente demostrable en hechos concretos de cada día, como ante una situación de estrés (por ejemplo, voy a cruzar el parque y me encuentro con un perro de aspecto agresivo y por eso me asusto). Este susto es un hecho abstracto, pero mi cuerpo, obedeciendo órdenes de mi mente, produce sustancias químicas (cortisona, adrenalina, etc.) para elaborar una estrategia (huir o afrontar el peligro); estas sustancias son concretas y fácilmente demostrables en el laboratorio, y todo solamente por haber tenido conciencia del peligro. 

Esta conciencia no se limita solo a la mente y a algunos órganos sino a cada una de las células de nuestro cuerpo; cada una de ellas “sabe” de la existencia del peligro y actúa adecuadamente a la circunstancia, ya que la sangre que recorre todo nuestro cuerpo lleva sustancias químicas (“mensajeros”) que intercomunican a la totalidad de las células por los receptores que existen en sus membranas. Por lo tanto, en el caso concreto del susto ante algún peligro (como el mencionado antes) el corazón se acelera al igual que la respiración, la vista, el olfato y el oído se agudizan (para poder huir, si es necesario), los músculos se llenan de sangre, el sistema digestivo y reproductivo disminuyen su actividad ya que no se los necesita en esa oportunidad, de la misma manera que disminuye su actividad el sistema inmune.
El estrés lo experimentamos frecuentemente en el día, es un hecho fisiológico normal; superado el momento, nuestro cuerpo metaboliza los elementos creados y todo vuelve a la normalidad en un tiempo proporcional a la magnitud del evento.
Pero ¿qué pasa cuando no podemos elaborar esa estrategia para evadirnos del peligro y permanecemos en ese estado de desequilibrio emocional que no podemos manejar? Nuestro sistema inmune va a seguir deprimido, nuestro corazón acelerado, etc. y cada una de las células de nuestro cuerpo va a vivir esa frecuencia desequilibrada, desordenada, inarmónica con capacidad potencial de desarrollar cualquier patología porque carece de defensa; no solamente hablo de miedos como en el caso antes citado, también nos desequilibran los rencores, odios, resentimientos, culpas y pensamientos negativos en general.

Luego, si pensamos armoniosamente y vivimos en paz, vamos a crear un cuerpo sano, pleno y feliz.

No criticamos a la Dra. Rosa Giunti por lo que dice, sino que criticamos, a través de ella, a la “Ciencia Oficial” por desconocer descubrimientos sobre la mente que pueden considerarse definitivos porque se basan en axiomas científicos, irrefutables, y comprobables por cualquiera.

En el texto transcripto solo se habla de síntomas, lo cual no significan nada frente a la verdad de lo que sucede.  Y para colmo de males la doctora concluye su escrito diciéndonos que si pensamos armoniosamente y vivimos en paz, vamos a crear un cuerpo sano, pleno y feliz. Sería hermoso que fuera así, pero lamentablemente no lo es.

Resultado de imagen para imagenes mente reactiva

Lo cierto es que cuando se conoce solamente a la mente analítica o consciente los problemas mentales no pueden resolverse, por más buena voluntad que se ponga.

Resultado de imagen para imagenes mente analitica

De ahí que el desconocimiento de los descubrimientos de L. Ronald Hubbard, especialmente sobre la existencia de una segunda mente, denominada reactiva porque no razona sino que reacciona automáticamente ante un estímulo determinado, es crucial para entender lo que sucede.

Resultado de imagen para imagenes perro ataca

En el caso que plantea la doctora sobre el encuentro con un perro agresivo, lo que ocurre es que esa segunda mente, que es un mecanismo de supervivencia, graba todo lo que ocurre a nivel celular de la misma forma que se graban las órdenes hipnóticas. Y es que, precisamente, lo que se graba es una orden hipnótica que puede restimularse en el futuro si se presenta la misma situación o simplemente es parecida.

Resultado de imagen para imagenes perro porcelana

Aquí hay que hacer notar que la primera experiencia que tenga una persona con un animal agresivo es la que en el futuro hará que cualquier cosa que se parezca a un perro su mente reactiva la impulse a huir. Incluso cualquier cosa del mismo color del pelo del animal podrá ser un restimulador de esa orden hipnótica, técnicamente llamada “engrama”. 

Resultado de imagen para imagenes engrama dianetica

La Psicología tradicional cree, ingenuamente, que el tiempo borra todos los males. Esto es una falacia, porque un engrama no solo no desaparece, sino que con el tiempo se agrava al enlazarse con otros sucesos -engramas- similares. Y cuando se restimula uno se restimulan todos.

De lo expuesto surge palmariamente que no es cierto que siempre somos lo que pensamos, porque  las grabaciones hipnóticas (engramas) archivadas en la mente reactiva para futura supervivencia no son pensamientos sino “acciones impuestas”.

Resultado de imagen para imagenes orden hipnotica

En otras palabras, y retomando el ejemplo del animal agresivo, la víctima no le tiene miedo a los perros porque ha razonado sobre eso, sino porque que tiene una orden hipnótica que la está impulsando a pensar así. Incluso a pesar de que piense que los perros no son animales de temer.

Resultado de imagen para imagenes ronald hubbard

Un descubrimiento interesante que aclarará más aún esta cuestión es el que hizo Hubbard, y es que la mente analítica nunca se equivoca, es una máquina perfecta.

http://www.pergaminovirtual.com/blogs/uploads/p/Primicias13/16962.gif Uno de los errores más grandes de la Psiquiatría es haber acusado a la mente analítica o consciente de todos los trastornos mentales y de todas las aberraciones humanas. La mente analítica no solo es inocente sino que es una computadora perfecta, que nunca se equivoca.  

http://www.pergaminovirtual.com/blogs/uploads/p/Primicias13/16954.gif Si a la computadora se le pide que sume 2 + 2 dará como resultado correctamente 4. Si se le pide que multiplique 7 x 7 dará correctamente 49. ¿Pero qué sucede si se atasca la tecla del 7? Entonces la computadora dirá 7 x 7 = 343. La computadora hizo el cálculo sobre 7 x 7, que era lo que se le pidió, pero como estaba atascado el 7 tuvo que hacer obligadamente la cuenta sobre 7 x 7 x 7 = 343. ¿Deja por eso de ser perfecta? ¡En absoluto! La computadora sigue siendo perfecta, porque computó sobre los datos que tenía, y 7 x 7 x 7 es igual a 343.  

La computadora es una máquina que computa únicamente con los datos que tiene, sin analizar si son verdaderos o no porque no es su función. Con la mente humana sucede algo parecido: computa sobre los datos que tiene y nunca se equivoca. Si tiene datos falsos computa perfectamente con los datos falsos, y por eso es infalible. Si el resultado es falso porque se la obligó a computar con datos falsos, no es su culpa. Ella cumplió su función de computar perfectamente con los datos que tenía.

En otras palabras, en el ejemplo del siete atascado, aplicado a la mente, se trata de “acción impuesta” y no de pensamiento, por lo que no puede hablarse de que siempre somos lo que pensamos. A veces los engramas “piensan” por nosotros.

Resultado de imagen para imagenes auditacion dianetica

Afortunadamenhte, Hubbard también descubrió la tecnología para eliminar los engramas de la mente reactiva.

Resultado de imagen para imagenes mente analitica

La persona liberada de engramas se denomina, en Cienciología, “clear” (claro, aclarado). En este estado la persona piensa por sí misma y no impulsada por sus engramas, en cuyo caso sí podemos decir que siempre será lo que piensa.

NOTA ADICIONAL DE HORACIO VELMONT

Imagen relacionada

¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)

No podemos dejar de hacer notar otro de los errores de la Psicología tradicional, como lo es el creer que si una persona “razona” sobre lo que le produce temor -por ejemplo sobre el miedo a los aviones (quizás razonando que es un transporte seguro, las estadísticas dicen que es más peligroso viajar en automóvil que en un avión, etc.)- el pánico disminuirá. En absoluto.
Esto es así porque la persona que le tiene miedo a los aviones no lo tiene analíticamente sino reactivamente. Quiero decir que el miedo no proviene de haber razonado sobre el peligro de volar, sino a causa de un engrama que le ordena tener miedo a los aviones, incluso a uno de juguete.
Los engramas son irracionales, no razonan ni evalúan, sino que como cualquier orden hipnótica, reaccionan automáticamente ante un estímulo determinado.

LECTURA RECOMENDADA
No creas en todo lo que piensas

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo
El caso del médico asaltado que mató al ladrón
El caso de El Estrangulador de Boston
Lo que ignoran los maestros escolares
La verdad sobre la bisexualidad
Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal
Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…
¿Por qué ganó las elecciones Donald Trump?
¿Qué es “pensamiento justificado”?
Tom Cruise y la maldición de Cienciología
Marlon Brando y la violación de María Schneider en … (Último tango en París)
La verdad sobre la cirugía estética
Carta abierta a los cirujanos
El muelle, peligroso juego sexual adolescente
La verdad sobre el “Trastorno Obsesivo Compulsivo …
La depresión, sus verdaderas causas
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
La verdad sobre las técnicas de liberación emocional (EFT)
Hablemos de tetas, con perdón de la palabra
El fraude de las encuestas
¿Matar una cucaracha crea Karma?
¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)
La causa de la criminalidad
El síndrome de Tourette #!@%*
¿Qué es la Prosopagnosia o “ceguera facial”
¿Qué es la erotomanía?
Gurdjieff y su enseñanza sobre la falta de unidad en el hombre
Leah Remini vesus Cienciología
Los secretos de Cienciología develados
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte I)
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte II)
Cienciología y la Tecnología de Estudio
¿Realmente crees conocer a las personas?
Uso de la invalidación para manipular a las personas
Los esclavos de la Cienciología
La verdad sobre la carrera de Psicología
Preguntas y respuestas basadas en las críticas a Cienciología
¿Son recuperables los violadores?
Crítica a la serie Esclavos de la Cienciología
Obsolencia de la Justicia Penal, la pena, la cárcel y …
Cienciologia y el lavado de cerebro
Cómo inventa enfermedades la Psiquiatría
¿Es verdad que el tiempo cura todos los males?
Stealthing, práctica sexual de quitarse disimuladamente el preservativo
Trastorno por déficit de atención
Homosexualidad, inexorable camino involutivo
¿Por qué se nos pega un hit? (A propósito del … tema “despacito”)
El caso Fernando Farré, asesino de su esposa con 70 puñaladas …

Síndrome de la acumulación compulsiva
El origen del síndrome de las compras compulsivas
La Psiquiatría y el cuento de los asesinatos a sangre fría
La verdad sobre el éxito de la canción “Despacito” 
El affaire Julio De Vido, ¿honor entre ladrones?
Sadismo, masoquismo y “Las 50 Sombras de Grey”
Dislexia, Neurobiología y Oscurantismo

El extraño caso de las “Ponygirls”
El síndrome de Asperger o los inventos de la Psiquiatría
La verdad sobre los asesinatos de mujeres en México
El Nudismo al desnudo
Hablemos de sexo, con perdón de la palabra
El extraño caso de Andréi Chikatilo, el carnicero de Rostov
Cayó preso Boudou, ¿y Cristina cuándo cae?
La cárcel, el invento más perverso, estúpido e inútil del mundo

La homosexualidad no es inherente al ser humano
Eduardo Feinmann y su fallida encuesta sobre el aborto
Tiempos de barbarie: la terapia de conversión para curar la homosexualidad
El caso del policía Luis Chocobar, ¿héroe o asesino?

Aborto o el dilema de asesinar o no a la criatura por nacer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s