Hablemos de la obesidad y las dietas

Lista completa de temas

ADELGAZAR SE PUEDE, PERO ...

Horacio Velmont

Contacto

http://www.pergaminovirtual.com.ar/blogs/enigmasdevelados/11772/La+obesidad+y+las+dietas.html

LA NACIÓN
PODER SE PUEDE
Según Cormillot, ser más felices en la vida incluye alimentarse bien, sano.. ¡y rico!
28/8/2011
Cuando se le preguntó si la obesidad tenía que ver con un tema psicológico, respondió: “No, la causa tiene cero de psicología. Ceros absolutos. La obesidad se debe a una combinación de genes (algunos tienen más predisposición que otros) y al tipo de alimentación que se lleva. También por el cambio en los últimos sesenta años en la reducción del movimiento a partir del confort, los electrodomésticos, la televisión, el celular, el microondas y la industria de la alimentación…”.
http://www.lanacion.com.ar/1400976-poder-se-puede.

Si uno le preguntara a cualquier persona, incluso a un niño, qué le parece si para que un globo aerostático se elevara lo mejor sería forzar el motor antes que eliminar las bolsas de arena, lo primero que respondería es que eso es un absurdo. Sin embargo, éste es el sistema de las dietas..

Cuando leemos que un médico, y para colmo especialista en nutrición como lo es el doctor Cormillot, dice a los cuatro vientos que la obesidad no es un tema psicológico, pues simplemente aterra, pues revela un atraso no solo de él, que es solo un representante de la Medicina Oficial, sino de la Medicina en general, de más de medio siglo.

Entonces uno se pregunta con toda lógica cuánto más habrá que esperar para que los médicos, sean clínicos, psicoanalistas o psiquiatras, tomen conciencia de que existen descubrimientos sobre el mecanismo mental que no enseñan –aún– en las universidades.

El origen de la obesidad, así como de otros trastornos mentales, fue descubierto en la década del cuarenta por L. Ronald Hubbard y dado a conocer al mundo en 1950, fecha de la primera edición de su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”.

En este libro Hubbard da cuenta de la existencia de una segunda mente en el hombre, que llamó reactiva porque no razona antes de actuar sino que reacciona automáticamente ante un determinado estímulo, y también de su contenido de engramas, que son similares a órdenes hipnóticas.

La mente reactiva es un mecanismo de supervivencia que tienen todos los seres vivos, y no solo el hombre sino también los animales y también las plantas. Ésta es la mente que provoca los trastornos, no la mente analítica que es totalmente inocente.

Precisamente, el no tener en cuenta a la mente reactiva ha llevado a la Medicina a culpar a la mente analítica de todos los desaguisados, cuando no es así.

Es muy sencillo demostrar cómo actúa la mente reactiva y los engramas en el caso de la obesidad, que es el tema que ahora nos ocupa, pues los engramas son órdenes hipnóticas.

La diferencia entre un engrama y una orden hipnótica es que mientras los engramas entran a la mente reactiva subrepticiamente cuando la mente analítica se desconecta por algún golpe, por ejemplo un peatón que es atropellado por un vehículo, las órdenes hipnóticas carecen de dolor, y además la persona generalmente se presta a ser hipnotizada.

Si una orden hipnótica contuviera dolor y el sujeto fuera forzado a ser hipnotizado, quizás con drogas, entonces no habría diferencia con los engramas.

Para demostrar cómo opera un engrama en el tema de la obesidad basta imaginar a un hipnotizador que pone en trance a una persona y le da la orden de que al despertar, y cuando se toque la corbata, sentirá un hambre voraz y pedirá urgente comida. Y que cuando se toque la nariz sentirá que la comida le provoca náuseas.

Se verá que el sujeto, tanto al tocarse el operador la corbata cuanto al tocarse la nariz, cumplirá esas órdenes, y si se le pregunta la causa de que de pronto tenga un hambre voraz y al instante siguiente la comida le provoque náuseas, no lo sabrá, pero sin embargo inventará alguna justificación que hará reír a los presentes que conocen la verdad.

Desde ya que este experimento no debe hacerse porque, salvo que se conozca Dianética y cómo eliminar los engramas, las órdenes hipnóticas no las borra el tiempo y las consecuencias son impredecibles porque la clave de la mente reactiva es la irracionalidad.

Fuera de los experimentos hipnóticos, en las personas la mente reactiva funciona de la misma manera. De pronto alguien se cae de la escalera, recibe un golpe en la cabeza y se desmaya y las personas a su alrededor hablan.

Todo lo que se diga en el entorno de una persona desmayada se graba como engrama en el archivo de la mente reactiva, es decir, como órdenes hipnóticas de alto poder porque contienen dolor. El dolor es lo que potencia la compulsión del engrama. El quirófano, por lo tanto, es uno de los lugares donde se graban los engramas más compulsivos.

En Estados Unidos, muchos cirujanos que saben que todo lo que digan alrededor del paciente anestesiado se graba como engramas de impredecibles consecuencias, exigen a sus colegas y a las enfermeras que los secundan que guarden el mayor silencio posible. 

https://www.pergaminovirtual.com.ar/blogs/uploads/o/obnosis1/15093.jpg

Si esa conversación incluye palabras que digan, por ejemplo, algo así como “come sin parar hasta engordar”, pues la persona desmayada tendrá la orden de comer sin parar hasta engordar, sin importar el sentido de la frase, que quizás se dijo para explicar el por qué perdió el equilibrio y se cayó de la escalera. 

Este ejemplo es solo a los efectos ilustrativos, porque como la mente reactiva es impredecible, cualquier palabra en ella puede producir obesidad, así como cualquier otro trastorno. “Cuando comienzo nunca me detengo”, por ejemplo, puede ser interpretada por la mente reactiva como que hay que comer sin parar.

¿Por qué decimos que las dietas tienen el mismo sistema de un globo aerostático al que para elevarlo en lugar de eliminarle las bolsas de arena fuerzan el motor? Simplemente porque hacer una dieta sin eliminar los engramas que incitan a comer compulsivamente, es obligar al obeso a un esfuerzo de la voluntad en la mayoría de los casos inútil proque en la lucha engrama-voluntad casi siempre vence el engrama. 

Hay razones, que no es el tema de esta nota para no extendernos más, por las cuales los engramas son considerados por la mente reactiva como “supervivencia”, y una dieta es considerada un enemigo porque está en contra de la orden engrámica de engordar. 

Es decir, si el engrama contiene la orden de engordar y de pronto el paciente deja de comer por hacer dieta, la mente reactiva reacciona e impone más hambre al organismo, precisamente para contrarrestarla. La consecuencia es que finalmente el paciente sucumbe y termina comiéndose todo lo que hay en la heladera.

No queremos concluir esta nota sin reconocer los esfuerzos que hace el doctor Cormillot, así como todos los médicos nutricionistas, en muchos casos exitosos, para que la gente coma sano y adelgace, pero también tenemos que aceptar que la profesión médica está tremendamente atrasada en materia de conocimiento de la mente humana y su mecanismo.

Lo nuestro es simplemente un pequeño aporte para tratar de despertarlos de su letargo, en particular a los cirujanos, a quienes les recomedamos, en mérito a la salud mental de los pacientes, que guarden el máximo posible de silencio en el quirófano, y que hablen solo lo necesario pues todo lo que digan se graba a nivel celular como órdenes hipnóticas de alto poder porque está presente el dolor, que es, como ya señalamos, el que las torna más compulsivas.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s