Diego Maradona y la cura de sueño

Lista completa de temas

LOS DISPARATES DE LA PSIQUIATRÍA

Horacio Velmont

Contacto

Resultado de imagen para imagenes diego maradona deprimido

Psiquiatras: ¡la depresión no se cura con drogas ni con electrochoques!
(ni tampoco con la cura de sueño!!)

Imagen relacionada

Francamente no tengo ni la menor idea de
lo que le harán a Maradona en la cura de sueño…
(doctor Claudio Zin en el programa de Eduardo Feinmann)

En momentos en que esto escribo, Diego Maradona será sometido a una cura de sueño de cuatro días, y como la terapia de sueño profundo se trata de un obsoleto disparate de las Psiquiatría que yo creía que estaba archivado en el cuarto de los trastos viejos, me siento obligado de ponerlo al descubierto.

Seguidamente transcribiré un artículo que expone el fraude de este peligroso tratamiento.

Resultado de imagen para Harry Bailey chelmsford

HARRY RICHARD BAILEY

Imagen relacionada

Cierra los ojos y cuando despiertes ya no serás un adicto: el escándalo de la clínica Chelmsford

Miguel Jorge

https://es.gizmodo.com/cierra-los-ojos-y-cuando-despiertes-ya-no-seras-un-adic-1771991725

Si apagamos un televisor durante un período prolongado, cuando volvemos a encenderlo este habrá perdido todos los canales que anteriormente tenía registrados. Esta teoría, aplicable en algunos aparatos de los 60 y 70, podría ser válida. Aplicado a la mente humana los resultados pueden ser desastrosos. Esto fue lo que ocurrió en la década de los 70 en un clínica psiquiátrica que prometía el fin de las adicciones. Murieron decenas de pacientes.

Lo ocurrido en esas fechas tiene a un nombre como protagonista, el psiquiatra australiano Harry Richard Bailey. El hombre llevó a cabo durante la década de los 60 y los 70 una combinación de terapias mortíferas en pacientes bajo un slogan difícil de rechazar: prometía acabar con cualquier adicción a las drogas y enfermedades mentales con la inducción de los pacientes a un “sueño profundo”.

Harry Bailey nacía el 29 de octubre de 1922 en la ciudad de Picton (Australia). Al comenzar sus estudios universitarios se inscribió en ciencias en la Universidad de Sidney, aunque no acabaría los estudios y comenzaría a trabajar como ayudante en una farmacia. De allí saltaría a Reino Unido para formarse en psiquiatría volviendo finalmente a Australia para concluir su formación en el estudio de la terapia electroconvulsiva (TEC) y la atención quirúrgica y farmacológica.

En 1952 Bailey pasa a ser director adjunto de psiquiatría en una clínica pública. Diez años después, en 1962, comenzaría su etapa con las terapias para curar adicciones. El hombre pasa a ser el jefe de psiquiatría en el Hospital privado Chelmsford, al noroeste de Sidney. Un trabajo que llevaría a cabo hasta el año 1979, un año antes de que el escándalo saltara en los medios de comunicación.

Tras una larga investigación se descubre que durante esas dos décadas y bajo su cuidado, habían muerto 26 pacientes dentro del hospital, siendo la última de ellas el 12 de agosto de 1977. No fueron los únicos fallecidos, pero fue el comienzo de una larga investigación que destapó la “fórmula mágica” que prometía Bailey, una mezcla explosiva de terapia del sueño profundo junto al TEC.

Las terapias y los curanderos

Resultado de imagen para imagenes electrochoques

https://horaciovelmont.wordpress.com/2019/03/11/psiquiatras-la-depresion-no-se-cura-con-drogas-ni-con-electrochoques/

Cuando hablamos de terapia electroconvulsiva (o de electrochoque) estamos ante un tratamiento psiquiátrico donde se inducen convulsiones a través de la electricidad. Comenzó a usarse en los años 30 y suele ser aplicada bajo casos de gran depresión, esquizofrenia o catatonia cuando otros tratamientos no han respondido.

El TEC parte de tres variables fundamentales para su aplicación: la colocación de electrodos, las propiedades electrofísicas de la estimulación y la duración de la estimulación. Por tanto y debido a sus efectos (puede producir amnesia), estamos ante un tratamiento de segunda línea cuando no se responde a los medicamentos (primera línea si se requiere intervención inmediata médica). También estamos obviamente ante una terapia donde es fundamental el consentimiento del paciente.

Esta fue precisamente una de las fórmulas que Bailey estudió y luego quiso poner en marcha junto a la conocida como Deep Sleep, la terapia del sueño profundo que el psiquiatra aplicó. Esta terapia del sueño profundo es un tratamiento psiquiátrico en el que se usan medicamentos para mantener a los pacientes inconscientes por un período de días o semanas.

Un cóctel de barbitúricos dejaba a los pacientes en un estado de coma que duraría hasta 39 días como máximo, tiempo durante el que el psiquiatra administraba TEC

La inducción del sueño para propósitos psiquiátricos se remonta a comienzos del siglo XX con el doctor Neil Macleod. Este propuso el uso de compuestos de bromuro como “cura de sueño” y se extendió rápidamente en manicomios, principalmente porque eran más baratos y fáciles de fabricar que el cloral y producían un efecto más potente. Un cóctel muy peligroso que luego fue adoptado por otros médicos aunque finalmente se abandonó por considerarse demasiado tóxico.

Más tarde, en 1915, fue Giuseppe Epifanio el que llevó a cabo el intento de terapias de sueño inducido a través de barbitúricos en una clínica de Italia, aunque sus resultados no tuvieron gran impacto. Una época, hasta mediados del siglo XX, donde también se practicó la denominada como “electronarcosis” para trastornos psiquiátricos, en este caso implicando en el proceso que la corriente pasara a través del cerebro para inducir a un sueño profundo.

Luego llegaría la famosa “cura de sueño” introducida por el psiquiatra suizo Jacob Klaesi. El hombre recogió en su trabajo Ueber die therapeutische An wendung der Dauernarkose mittels Somnifen bei Schizophrenen un método para el tratamiento de trastornos psicóticos a través de inyecciones donde mezclaba dos barbitúricos comercializados para mantener a los pacientes en un estado de narcosis continua durante una semana. Este método fue utilizado hasta los 60, momento en el que aparece Bailey en Chelmsford.

Chelmsford, banco de pruebas del horror

Resultado de imagen para imagenes Chelmsford, banco de pruebas del horror

Trazando esta línea en el tiempo de las diferentes terapias, llegamos a esa fecha de 1962. Baley estaba convencido de que la combinación de la terapia del sueño profundo junto a dosis de TEC podría liberar a los adictos de su adicción así como un gran número de enfermedades mentales.

Según el hombre, un cóctel de barbitúricos dejaba a los pacientes en un estado de coma que duraría hasta 39 días como máximo, tiempo durante el que el psiquiatra administraba TEC a los mismos. Bailey basaba esta invención de tratamiento con la desconexión que sufría un televisor tras un tiempo desconectado. De la misma forma y según su teoría, el cerebro “apagado” durante un período prolongado de tiempo permitiría “desaprender” los hábitos que llevaron a la adición, depresión o trastornos psiquiátricos a los pacientes.

El hombre además describía como referencias a su postulado a los psiquiatras con los que había trabajado en Reino Unido, los cuales aseguraba que habían utilizado parte de sus métodos en algún momento, aunque más tarde se encontró que todo era mentira a excepción de un uso similar en un grupo experimental de ex soldados traumatizados. En cualquier caso nada que ver con las terapias a las que sometió entre el 62 y el 79 con alrededor de 1.127 pacientes.

Se destapa el horror

Resultado de imagen de stevIe wright EASYBEATS

En 1980 dos documentales de televisión destapan lo que había estado ocurriendo en el interior del Hospital Chelmsford. Dos años después, en 1982, el Hospital cierra. En los programas se descubre que entre los afectados estuvo la estrella australiana, el compositor Stevie Wright, quién había acudido para ser tratado por su adicción a la metadona.

Junto a los programas de televisión el medio Sydney Morning Herald cubrió con amplios reportajes el horror que se vivió durante dos décadas. El trabajo del medio recogía el fracaso y mala gestión que existió ante las quejas de familiares durante este tiempo. Los medios de comunicaciones fueron los que obligaron a las autoridades a abrir una investigación y nombrar una comisión para la misma.

Lo siguiente que recuerdo fue al Dr. Bailey de pie junto a la cama preguntando cómo me sentía…

En 1985 la investigación destapa los resultados en relación al tratamiento de Bailey en Chelmsford. Unos documentos donde se explica con todo detalle, no sólo las prácticas que llevaron a la muerte a muchos pacientes, también las condiciones deplorables, el fraude, la mala conducta y la negligencia médica en la que se incurrió.

Resultado de imagen para imagenes Toni Lamond

Más tarde se publicaría el libro de Toni Lamond, una artista australiana que también pasó por el Hospital de Bailey en 1970. En su libro First Half Lamond describía en un pasaje lo que ocurrió una vez fue admitida. Había entrado por su adicción a las drogas después de que un amigo le recomendara la terapia de Bailey:

En mi caso me dieron una habitación semi-privada. De camino a ella vi varias camas a lo largo de los pasillos con los pacientes dormidos. El paciente en la otra cama de mi habitación también estaba dormido. En aquel momento no pensé nada de él. A pesar de que era mediodía, el silencio era inquietante para un hospital que parecía estar lleno a rebosar. Me dieron un puñado de pastillas y lo siguiente que recuerdo fue el Dr. Bailey de pie junto a la cama preguntando cómo me sentía. Le dije que había tenido una buena noche de sueño. Se rió y me informó que habían pasado diez días y, lo que es más, que había cogido algo de peso. Cuando salí del hospital esta vez sí me di cuenta de que los otros pacientes a los que había visto al principio todavía estaban dormidos…

Se calcula que durante la época en la que Harry Bailey estuvo practicando estas terapias murieron un total de 85 pacientes conectados con las mismas. De ellos, 26 fallecieron en el interior del Hospital y 19 se suicidaron más tarde. En cuanto a Bailey, antes de ser procesado se suicidó el 8 de septiembre de 1985 tras la ingesta de barbitúricos. Lo hacía dejando la siguiente nota:

Que se sepa que los cienciólogos y las fuerzas de la locura han ganado.

Solamente alguien que está verdaderamente demente puede haberse suicidado y por supuesto después de haber dejado tamaña nota.

NOTA ADICIONAL DE HORACIOI VELMONT

Comision de Ciudadanos por los Derechos Humanos
Organización sin fines de lucro
La Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos es una organización que se dedica a exponer faltas de los derechos humanos relacionadas con la Psiquiatría, como el consumo de drogas psiquiátricas y el abuso psiquiátrico. ​ (Wikipedia)


La CCHR invirtió diez años de insistente investigación y esfuerzo férreo hasta que, por fin, el gobierno de Nueva Gales del Sur designó una Comisión Real en 1988 para investigar la terapia del sueño profundo en Chelmsford y en todo el estado.

Finalmente, una vez concluida una investigación de dos años y descubierta la letanía completa de horrores (que incluía la posibilidad de 183 pacientes muertos, bien en Chelmsford o bien transcurrido un año desde su alta en hospital), se recomendó una profunda reorganización del sistema de salud mental en Nueva Gales del Sur, además de la redacción de una carta de derechos de los pacientes de salud mental.

¿Y qué decir de la postura de la Psiquiatría después de que CCHR descubriera por primera vez lo que estaba pasando en Chelmsford? Se ignoró durante todo el tiempo que se pudo. No obstante, el siguiente comentario, realizado por una personalidad de prestigio internacional, nos da un resumen adecuado de las preocupaciones de la psiquiatría:

El 6 de enero de 1981, Sir Martin Roth, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Cambridge, escribió a otro psiquiatra, quien le había realizado una consulta, diciendo que: “los cienciólogos y otras organizaciones habrán obtenido munición para los años venideros y décadas futuras. Existe, por lo tanto, una acuciante necesidad de mantener una estricta confidencialidad en este momento, hasta que uno pueda situar estas barbaridades en el contexto de la práctica contemporánea de la Psiquiatría en una declaración cuidadosamente preparada que sea emitida por todas las facultades y todos los cuerpos implicados”.

El trabajo inexorable de Scientology por sacar la verdad a la luz no quedó sin compensación. La terapia del sueño profundo fue prohibida; Chelmsford fue cerrado. Y lo que es más importante, muchas de las víctimas supervivientes que habían recibido electrochoques presentaron sus casos ante el Tribunal de Compensación de Víctimas.

El tribunal falló que los pacientes sometidos a la terapia del sueño profundo y que habían recibido electrochoques, habían sufrido en realidad un “acto de violencia”, y en 1991, una víctima del tratamiento del sueño profundo—tratamiento que ahora es ilegal—recibió la máxima cantidad de 50.000 dólares.

Dos de los psiquiatras que trabajaban en Chelmsford se enfrentaron finalmente a acusaciones judiciales en 1992. Y CCHR continuó su labor, denunciando abusos psiquiátricos en el Hospital de Townsville en el estado norteño de Queensland.

En prácticas terroríficamente similares a los tratamientos del sueño profundo de Bailey, sesenta y cinco muertes fueron atribuidas a “tratamientos ilegales y negligentes”, después de que CCHR desencadenara una investigación oficial.

Por último, ¿qué fue de Bailey? En septiembre de 1985, habiéndose enfrentado a varios cargos criminales en una disputa judicial, y debiendo comparecer en el tribunal al día siguiente, Harry Bailey evitó enfrentarse a la justicia poniendo fin a su vida con una sobredosis de barbitúricos. La lamentable nota de suicidio que dejó era el equivalente a una confesión de culpabilidad. “Ellos [sus enemigos]”, escribió, “han ganado al final”. 

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo
El caso del médico asaltado que mató al ladrón
El caso de El Estrangulador de Boston
Lo que ignoran los maestros escolares
La verdad sobre la bisexualidad
Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal
Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…
¿Por qué ganó las elecciones Donald Trump?
¿Qué es “pensamiento justificado”?
Tom Cruise y la maldición de Cienciología
Marlon Brando y la violación de María Schneider en … (Último tango en París)
La verdad sobre la cirugía estética
Carta abierta a los cirujanos
El muelle, peligroso juego sexual adolescente
La verdad sobre el “Trastorno Obsesivo Compulsivo …
La depresión, sus verdaderas causas
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
La verdad sobre las técnicas de liberación emocional (EFT)
Hablemos de tetas, con perdón de la palabra
El fraude de las encuestas
¿Matar una cucaracha crea Karma?
¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)
La causa de la criminalidad
El síndrome de Tourette #!@%*
¿Qué es la Prosopagnosia o “ceguera facial”
¿Qué es la erotomanía?
Gurdjieff y su enseñanza sobre la falta de unidad en el hombre
Leah Remini vesus Cienciología
Los secretos de Cienciología develados
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte I)
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte II)
Cienciología y la Tecnología de Estudio
¿Realmente crees conocer a las personas?
Uso de la invalidación para manipular a las personas
Los esclavos de la Cienciología
La verdad sobre la carrera de Psicología
Preguntas y respuestas basadas en las críticas a Cienciología
¿Son recuperables los violadores?
Crítica a la serie Esclavos de la Cienciología
Obsolencia de la Justicia Penal, la pena, la cárcel y …
Cienciologia y el lavado de cerebro
Cómo inventa enfermedades la Psiquiatría
¿Es verdad que el tiempo cura todos los males?
Stealthing, práctica sexual de quitarse disimuladamente el preservativo
Trastorno por déficit de atención
Homosexualidad, inexorable camino involutivo
¿Por qué se nos pega un hit? (A propósito del … tema “despacito”)
El caso Fernando Farré, asesino de su esposa con 70 puñaladas …

Síndrome de la acumulación compulsiva
El origen del síndrome de las compras compulsivas
La Psiquiatría y el cuento de los asesinatos a sangre fría
La verdad sobre el éxito de la canción “Despacito” 
El affaire Julio De Vido, ¿honor entre ladrones?
Sadismo, masoquismo y “Las 50 Sombras de Grey”
Dislexia, Neurobiología y Oscurantismo

El extraño caso de las “Ponygirls”
El síndrome de Asperger o los inventos de la Psiquiatría
La verdad sobre los asesinatos de mujeres en México
El Nudismo al desnudo
Hablemos de sexo, con perdón de la palabra
El extraño caso de Andréi Chikatilo, el carnicero de Rostov
Cayó preso Boudou, ¿y Cristina cuándo cae?
La cárcel, el invento más perverso, estúpido e inútil del mundo

La homosexualidad no es inherente al ser humano
Eduardo Feinmann y su fallida encuesta sobre el aborto
Tiempos de barbarie: la terapia de conversión para curar la homosexualidad
El caso del policía Luis Chocobar, ¿héroe o asesino?

Aborto o el dilema de asesinar o no a la criatura por nacer
No siempre “somos lo que pensamos” 
Misión imposible: atropellar y no huir
Cienciología y el aborto
Exhibicionismo, ¿perversión sexual o enfermedad mental?
Oscurantismo y castración química para los violadores

La verdad de lo que nos sucede cuando muere un ser querido
Falacias abortistas
Instrucciones para provocar trastornos mentales en el niño
El misterio de la extraña enfermedad de Shanyna Isom
El misterio de la esquizofrenia
Inutilidad del diagnóstico de las enfermedades mentales
El aborto y la justificación del asesinato de la criatura por nacer …
El crimen no paga, el aborto tampoco
El lucrativo negocio que encubre el aborto legal, seguro y gratuito …
La Psiquiatría y la Neurología al borde de la demencia
Mauricio Macri y la ley de aborto legal ¿cómplice de homicidio …
El “Aborto legal” y “El Planeta de los Simios”
El fraude de “Reduccel cápsulas” para adelgazar
El Aborto Legal y el refrán “Morte a te, felicita per noi”
El mito de la imparcialidad de los jueces 
Mario Vargas Llosas y el aborto
La verdad sobre el sexo anal
Los peligros ocultos de las prácticas sadomasoquistas
La violación de Thelma Fardin (Juan Darthés)
Carta abierta a todas las mujeres violadas
Boxeo ¿deporte o crimen? 

Lo único malo de Cienciología son los cienciólogos
Hablemos de la obesidad y las dietas
Lo que la Psiquiatria ignora sobre los tranquilizantes
Neurología o cómo seguir en el horno

El Código Penal como indicio del fracaso de una civilización
La tortura del aplanamiento de senos
¿Quieres saber la verdad sobre Cienciología? ¡Pregúntame!
¿Quieres saber la verdad sobre el Psicoanálisis?  ¡Pregúntame!
Tu Sam y los peligros del hipnotismo
¿Quieres saber la verdad sobre el “Juicio por Jurado”? ¡Pregúntame!
¿Por qué Cristina, ladrona confesa, mide tanto en las encuestas?
Pedofilia, ¿amor por los niños o enfermedad mental?
Hablemos de la pedofilia y de los pedófilos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s