Tarrare, el hombre que no podía parar de comer

Lista completa de temas

UN EXTRAÑO CASO DE HAMBRE INSACIABLE

Horacio Velmont

Contacto

Resultado de imagen para imagenes Tarrare

https://es.wikipedia.org/wiki/Tarrare

Tarrare (Lyon; 1772 – Versalles; 1798), también escrito Tarare, fue un soldado y artista callejero francés conocido por sus poco habituales hábitos alimentarios. Era capaz de comer ingentes cantidades de carne y estaba constantemente hambriento. Sus padres no podían mantenerlo y de adolescente lo echaron del hogar familiar. Viajó por Francia en compañía de una banda de ladrones y prostitutas antes de convertirse en el telonero de un charlatán ambulante. Se tragaba tapones, piedras, animales vivos y una cesta entera de manzanas. Llevó esta actuación a París, donde trabajó como artista callejero.

A comienzos de la Guerra de la Primera Coalición, Tarrare se unió al Ejército Revolucionario Francés. Debido a que las raciones militares no eran capaces de satisfacer su apetito, comía cualquier comida que hubiera en las alcantarillas y en las pilas de basura, pero su enfermedad empeoraba con el hambre. Sufría de agotamiento, y fue hospitalizado para más tarde convertirse en sujeto de una serie de experimentos médicos para analizar su capacidad de ingerir, donde, entre otras cosas, comía cantidades para quince personas de una sentada, gatos vivos, serpientes, lagartos y cachorros de perro, y tragaba una anguila entera sin masticar. A pesar de su dieta poco habitual, su tamaño y apariencia eran normales, y no mostraba ningún otro signo de enfermedad mental más que lo que fue descrito como un temperamento apático.

El general Alejandro de Beauharnais decidió poner en práctica las capacidades de Tarrare y le contrató como mensajero del Ejército Revolucionario Francés con el objetivo de que se tragara documentos, franqueara las líneas enemigas, y los recuperara de sus deposiciones una vez hubiera llegado seguro a su destino. Desafortunadamente, no hablaba alemán, y en su primera misión fue capturado por el ejército prusiano, fuertemente golpeado y sometido a un simulacro de ejecución antes de ser enviado de nuevo a líneas francesas.

Con esta experiencia escarmentó y accedió a someterse a cualquier procedimiento que pudiera curar su apetito, y tuvo tratamientos con láudano, pastillas de tabaco, vinagre de vino y huevos pasados por agua. Los métodos fracasaron, y los médicos no pudieron hacer que se mantuviera a dieta estricta; se escapaba del hospital para rebuscar en las alcantarillas, pilas de basura y fuera de las carnicerías en busca de vísceras, y trataba de beber la sangre de otros pacientes del hospital y de comer los cadáveres de la morgue del hospital. Después de que sospecharan de que se había comido a un niño pequeño, lo echaron del hospital. Cuatro años después, reaparece en Versalles sufriendo de una tuberculosis aguda. Poco después, muere tras un largo episodio de diarrea exudativa.

Resultado de imagen para imagenes andrei chikatilo

El extraño caso de Andréi Chikatilo, el carnicero de Rostov

Resultado de imagen para imagenes jugadores compulsivos

Imagen relacionada

Resultado de imagen para imagenes fumadores compulsivos

Imagen relacionada

La verdad sobre la adicción a la comida

Hablemos de la obesidad y las dietas

Resultado de imagen para imagenes acumuladores compulsivos

Síndrome de la acumulación compulsiva
El origen del síndrome de las compras compulsivas

En la historia de nuestro mundo existen muchos casos parecidos, no solo de hambre descomunal, sino también de personas que no pueden detenerse, sea de asesinar, de jugar hasta perder el último centavo, de beber esta reventar, de fumar estar morir con los pulmones alquitranados, o de acumular basura en su casa, y solo para nombrar algunos.

Resultado de imagen para imagenes mente reactiva

Imagen relacionada

Resultado de imagen para imagenes mente reactiva

Imagen relacionada

La razón de la que “Ciencia Oficial” no pueda brindar una explicación de estas compulsiones se debe a que desconoce los factores involucrados, es decir, la mente reactiva, la segunda mente del hombre, por un lado, y por el otro la supervivencia, que es el mínimo común denominador de la existencia.

Resultado de imagen para imagenes ronald hubbard dianetica

Resultado de imagen para imagenes ronald hubbard

Estos factores involucrados fueron descubiertos por L. Ronald Hubbard y plasmados en su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”, editado hace más de medio siglo.

Imagen relacionada

El descubrimiento más importante de Hubbard, además del mínimo común denominador de la existencia, es el hecho de que cada vez que una persona queda inconsciente, incluso parcialmente, automáticamente graba en sus células una o varias órdenes hipnóticas, técnicamente denominadas “engramas”.

Estos engramas  -órdenes hipnóticas-   son los que producen todas las compulsiones, desde matar gente hasta comer en exceso.

Resultado de imagen para imagenes anestesia total

Si una persona es operada con anestesia total, por ejemplo, y uno de los cirujanos le dice a su colega excedido de peso algo así como “tú nunca paras de comer, nunca te sacias”, estas palabras, que en realidad son engramas, se graban en el infeliz paciente como órdenes hipnóticas.

Si más tarde estos engramas se restimulan, quizás porque la enfermera tiene la voz parecida a la de su esposa, o su color del cabello es similar, este otrora paciente sentirá el impulso de comer sin poder nunca saciar su hambre.

El quid está en que las órdenes grabadas en la mente reactiva no pueden ser desobedecidas porque esta mente es un mecanismo de supervivencia y todo lo que archiva reviste esta categoría.

La fuerza de los engramas, especialmente si está de por medio el dolor, es insuperable, y cuando más voluntad ponga la persona en desobedecerlos, más la mente reactiva forzará a la persona a obedecer.

Esta es la razón de que Chikatilo haya pronunciado esas extrañas palabras: “Lo que hice no fue, en realidad, por placer sexual, sino porque me trajo paz mental”. Al obedecer los dictados de su mente reactiva, es decir, de asesinar, su angustia se alivió (por lo menos temporalmente).

Resultado de imagen para imagenes tarrare

En el caso de Tarrare, además de los engramas que tenía archivados en su mente reactiva y que le ordenaban no sentir saciedad al comer, esta mente lo impulsaba a comer porque ello era “supervivencia”. Y su cumplimiento, al igual que sucedía con Chikatilo, le traía paz (sin perjuicio de que también le arruimaba su organismo).

Observen el poder de la mente reactiva para hacer cumplir sus engramas: Chikatilo asesinaba a pesar de saber que tarde o temprano lo apresarían y condenarían a muerte, y Tarrare seguía comiendo a pesar de saber que se dirigía a una muerte segura de continuar así.

Quizás, especialmente para quienes no conocen a fondo los descubrimientos de Hubbard, no hayan captado la razón de que la mente reactiva sea un mecanismo que todos los seres vivos poseen para sobrevivir y la razón de que todo lo archivado en ella sea considerado  como “supervivencia”.

Imagen relacionada

Imaginemos que una persona es atacada por un perro. Este incidente se graba en las células de la mente reactiva como engrama (orden hipnótica). Más tarde, cada vez que esta persona vea un perro o algo parecido a un perro, la mente reactiva lo impulsará a huir. Es decir, el archivo del incidente con el perro y todos los percépticos grabados en esta mente operan como restimuladores de la orden hipnótica: todos son supervivencia.

Si la persona que fue mordida por un perro no obedece la orden de huir, la mente reactiva le provocará alteraciones en su organismo, sea dolor de cabeza, temblores, sudor frío, etc., con el propósito de impulsarlo a que se aparte de ese pelibro (real o imaginario).

De más está decir, ya que cae de maduro, que si fuera fácil desobedecer los engramas, entonces la mente reactiva no sería un mecanismo de supervivencia, o en todo caso sería un mecanismo de supervivencia muy precario y por lo tanto no confiable.

Resultado de imagen para imagenes auditacion dianetica

Ronald Hubbard, afortunadamente, no solo descubrió la mente reactiva, sino también la forma de eliminar su contenido engrámico.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
Mente reactiva y programación MK Ultra
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El contagio de la aberración en la sociedad
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
Los aplaudidores de Cristina, ¿por la plata baila el mono?
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
Cristina y el mito de la impunidad
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo
El caso del médico asaltado que mató al ladrón
El caso de El Estrangulador de Boston
Lo que ignoran los maestros escolares
La verdad sobre la bisexualidad
Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal
Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…
¿Por qué ganó las elecciones Donald Trump?
¿Qué es “pensamiento justificado”?
Tom Cruise y la maldición de Cienciología
Marlon Brando y la violación de María Schneider en … (Último tango en París)
La verdad sobre la cirugía estética
Carta abierta a los cirujanos
El muelle, peligroso juego sexual adolescente
La verdad sobre el “Trastorno Obsesivo Compulsivo …
La depresión, sus verdaderas causas
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
La verdad sobre las técnicas de liberación emocional (EFT)
Hablemos de tetas, con perdón de la palabra
El fraude de las encuestas
¿Matar una cucaracha crea Karma?
¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)
La causa de la criminalidad
El síndrome de Tourette #!@%*
¿Qué es la Prosopagnosia o “ceguera facial”
¿Qué es la erotomanía?
Gurdjieff y su enseñanza sobre la falta de unidad en el hombre
Leah Remini vesus Cienciología
Los secretos de Cienciología develados
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte I)
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte II)
Cienciología y la Tecnología de Estudio
¿Realmente crees conocer a las personas?
Uso de la invalidación para manipular a las personas
Los esclavos de la Cienciología
La verdad sobre la carrera de Psicología
Preguntas y respuestas basadas en las críticas a Cienciología
¿Son recuperables los violadores?
Crítica a la serie Esclavos de la Cienciología
Obsolencia de la Justicia Penal, la pena, la cárcel y …
Cienciologia y el lavado de cerebro
Cómo inventa enfermedades la Psiquiatría
¿Es verdad que el tiempo cura todos los males?
Stealthing, práctica sexual de quitarse disimuladamente el preservativo
Trastorno por déficit de atención
Homosexualidad, inexorable camino involutivo
¿Por qué se nos pega un hit? (A propósito del … tema “despacito”)
El caso Fernando Farré, asesino de su esposa con 70 puñaladas …

Síndrome de la acumulación compulsiva
El origen del síndrome de las compras compulsivas
La Psiquiatría y el cuento de los asesinatos a sangre fría
La verdad sobre el éxito de la canción “Despacito” 
El affaire Julio De Vido, ¿honor entre ladrones?
Sadismo, masoquismo y “Las 50 Sombras de Grey”
Dislexia, Neurobiología y Oscurantismo

El extraño caso de las “Ponygirls”
El síndrome de Asperger o los inventos de la Psiquiatría
La verdad sobre los asesinatos de mujeres en México
El Nudismo al desnudo
Hablemos de sexo, con perdón de la palabra
El extraño caso de Andréi Chikatilo, el carnicero de Rostov
Cayó preso Boudou, ¿y Cristina cuándo cae?
La cárcel, el invento más perverso, estúpido e inútil del mundo

La homosexualidad no es inherente al ser humano
Eduardo Feinmann y su fallida encuesta sobre el aborto
Tiempos de barbarie: la terapia de conversión para curar la homosexualidad
El caso del policía Luis Chocobar, ¿héroe o asesino?

Aborto o el dilema de asesinar o no a la criatura por nacer
No siempre “somos lo que pensamos” 
Misión imposible: atropellar y no huir
Cienciología y el aborto
Exhibicionismo, ¿perversión sexual o enfermedad mental?
Oscurantismo y castración química para los violadores

La verdad de lo que nos sucede cuando muere un ser querido
Falacias abortistas
Instrucciones para provocar trastornos mentales en el niño
El misterio de la extraña enfermedad de Shanyna Isom
El misterio de la esquizofrenia
Inutilidad del diagnóstico de las enfermedades mentales
El aborto y la justificación del asesinato de la criatura por nacer …
El crimen no paga, el aborto tampoco
El lucrativo negocio que encubre el aborto legal, seguro y gratuito …
La Psiquiatría y la Neurología al borde de la demencia
Mauricio Macri y la ley de aborto legal ¿cómplice de homicidio …
El “Aborto legal” y “El Planeta de los Simios”
El fraude de “Reduccel cápsulas” para adelgazar
El Aborto Legal y el refrán “Morte a te, felicita per noi”
El mito de la imparcialidad de los jueces 
Mario Vargas Llosas y el aborto
La verdad sobre el sexo anal
Los peligros ocultos de las prácticas sadomasoquistas
La violación de Thelma Fardin (Juan Darthés)
Carta abierta a todas las mujeres violadas
Boxeo ¿deporte o crimen? 

Lo único malo de Cienciología son los cienciólogos
Hablemos de la obesidad y las dietas
Lo que la Psiquiatria ignora sobre los tranquilizantes
Neurología o cómo seguir en el horno
Psiquiatras: ¡la depresión no se cura con drogas ni con electrochoques!

El Código Penal como indicio del fracaso de una civilización
La tortura del aplanamiento de senos
¿Quieres saber la verdad sobre Cienciología? ¡Pregúntame!
¿Quieres saber la verdad sobre el Psicoanálisis?  ¡Pregúntame!
Tu Sam y los peligros del hipnotismo
¿Quieres saber la verdad sobre el “Juicio por Jurado”? ¡Pregúntame!
¿Por qué Cristina, ladrona confesa, mide tanto en las encuestas?
Pedofilia, ¿amor por los niños o enfermedad mental?
Hablemos de la pedofilia y de los pedófilos
Eutanasia, el caso de Noa Pothoven
¿Por qué los políticos nunca admiten su culpabilidad?
La violación de Marcela Baños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s