Axel Kicillof y el lenguaje inclusivo en la provincia de Buenos Aires

Lista completa de temas

LA IGNORANCIA ES EL MAL DEL MUNDO

Horacio Velmont

Contacto

Así es, querido Watson, el lenguaje inclusivo es una forma
inconsciente de ocultar que  la diversidad sexual es una patología.

Resultado de imagen para imagenes axel kicillof

https://tn.com.ar/politica/axel-kicillof-implementara-el-lenguaje-inclusivo-en-la-provincia-de-buenos-aires_1027503

La noticia del día (esto está escrito el 22 1 2020) es que Axel Kicillof implementará el lenguaje inclusivo en la provincia de Buenos Aires. La ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz, adelantó que elaborarán una guía que defina el procedimiento a seguir en los distintos tipos de decretos, resoluciones y memos.

El absurdo de implantar el lenguaje inclusivo en el mundo parte de un error básico, y es el de considerar que existen otros géneros más allá de los del nacimiento, es decir, hombre o mujer. Simplemente no existen, y lo único que existe es un trastorno mental que lleva a algunas personas a creer que sí lo hay.

Resultado de imagen para imagenes transespecie

Resultado de imagen para imagenes transespecie

Resultado de imagen para imagenes transespecie

Resultado de imagen para imagenes transespecie

El extraño caso de las personas que se creen animales

Que la diversidad de género, más allá de la de hombre y mujer, es una “patología”, para utilizar un término psiquiátrico, lo da el hecho de que también existen personas que se creen animales, gatos, perro, pájaros, serpientes, caballos, etc.

En definitiva, el lenguaje inclusivo busca, por supuesto que desde la ignorancia, adecuar los trastornos mentales al lenguaje. Es imposible pensar en algo más disparatado.

Provoca risa imaginar cómo quedarán ridiculizados los que propusieron el lenguaje inclusivo cuando en el futuro, de acuerdo a la tecnología existente en la actualidad (pero ocultada), todos los trastornos de la sexualidad desaparezcan de la raza humana, y quede patente que solo existen dos géneros, el masculino y el femenino, siendo el resto solo patologías.

Para quienes deseen profundizar en este tema transcribiremos un artículo que hace un tiempo hemos pergeñado y aclara debidamente esta cuestión. Y después que nadie diga que no lo hemos advertido.

EL LENGUAJE INCLUSIVO COMO ENFERMEDAD MENTAL

COSAS VEREDES, SANCHO, QUE NO CREDERES

Resultado de imagen para imagenes todos los hombres nacen libres

https://www.pagina12.com.ar/133908-como-empezo-tode

https://www.infobae.com/parati/news/2018/06/29/lenguaje-inclusivo-un-nuevo-genero-o-moda-pasajera/

https://www.3djuegos.com/foros/tema/48662516/0/opinion-sobre-el-lenguaje-inclusivo/LGBT

http://somosgay.org/infonoticias/infodetalle/lenguaje-inclusivo-y-la-integracion-lgbt-i

Si estuviera leyendo algún libro y en una de sus frases diría: “Todos los hombres nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, jamás me preguntaría por qué se elude a las mujeres, ni tampoco argumentaría que los que nacen libres e iguales en dignidad y derechos son solamente los varones ya que las mujeres nacen esclavas, porque si lo hiciera es obvio que padecería de algún severo problema mental.

Lenguaje Inclusivo

LA RAE RECHAZA EL LENGUAJE INCLUSIVO

En el primer capítulo se considera innecesario la inclusión del doble género. Es decir, “todos y todas”, así como el uso del llamado “lenguaje inclusivo” que utiliza “x”, “@” o “e” en lugar del plural, es decir, “todxs”, “tod@s” o “todes”.

https://www.ngenespanol.com/el-mundo/la-rae-rechaza-nuevamente-el-lenguaje-inclusivo/

Los idiomas tienen reglas y así como el inglés no distingue entre hombres y mujeres, el español aclara, por ejemplo, que la palabra “hombre” es un término abarcativo tanto de los hombres como de las mujeres. ¿Dónde está el problema, entonces?

Si estoy en una reunión y la anfritriona dice: “Por favor todas pasen al patio”, yo, como hombre, también saldría y no me quedaría sentado como un estúpido considerando que solo tienen que salir al patio las mujeres. Nadie me consideraría demasiado inteligente si hiciera tal cosa. Quizás un niño me lo explicaría y me diría que también yo tengo que salir al patio. Inclusive razonaría, si fuera el único hombre del salón, que la anfitriona no se dio cuenta de que estaba yo. Pero nada más.

Resultado de imagen para imagenes Harry Benjamin

El transexual, término que introduce en la Medicina el endocrinólogo norteamericano Harry Benjamin, se refiere a pacientes con patologías congénitas, pero no a la existencia de un tercer sexo. De hecho, Benjamin consideraba que la persona de sexo ambiguo debía ser tratada y corregida de acuerdo con la identidad de género predominante: o varón o mujer.

Resultado de imagen para imagenes travestis

La verdad sobre el tercer sexo
Carta abierta a todos los gays, lesbianas, bisexuales, travestistas y transexuales
La ciencia contra la homosexualidad
El engaño de la ideología de género

Donde se nota más lo absurdo del lenguaje inclusivo es entre los homosexuales, bisexuales y transgénero, porque desde el punto de vista científico solo existen dos sexos, los del nacimiento: hombre y mujer, siendo el resto solo un invento producto de una enfermedad mental, y la ignorancia de este origen es precisamente la causa de que se propicie el lenguaje inclusivo.

Resultado de imagen para IMAGENES OTHERKIN

Resultado de imagen para imagenes personas que quieren parecerse a animales

Imagen relacionada

Identidades sexuales: hombre, mujer, intersexo y animal

El extraño caso de las “Ponygirls”

Pero hay más aún, porque no solo existen los hombres que piensan que son mujeres o mujeres que piensan que son hombres  y quieren, a través de la cirugía o de la química, modificar su cuerpo    -me estoy refiriendo a los transgénero-,    sino también los “transespecie”, es decir, las personas que creen sentirse animales en cuerpos humanos.

Ya me imagino a un anfitrión diciéndole a los concurrentes: “Por favor, todos, todas, todes y todxs salgan al patio”. ¿No es algo ridículo?

Imagen relacionada

Resultado de imagen para imagenes sexo anal gay

Homosexualidad, ¿enfermedad mental, perversión o elección de vida?
Por qué la homosexualidad debe erradicarse
El homosexual debe ser respetado, pero la homosexualidad combatida
La homosexualidad en el reino humano y en el reino animal

Antes de continuar leyendo tengan en cuenta que ya se probó hasta el hartazgo que la esencia básica de la personalidad de los seres humanos es la heterosexualidad, y que cualquier desviación del sexo es originada por un arbitrario que puede ser encontrado y eliminado.

Resultado de imagen para imagenes libro dianetica

Resultado de imagen para imagenes ronald hubbard

Hace un tiempo me he referido en forma exhaustiva al contagio de la aberración en la sociedad, basado en las enseñanzas de L. Ronald Hubbard, que seguidamente transcribiré porque es sumamente ilustrativo de la forma en la que algo tan disparatado como el llamado “lenguaje inclusivo” ha penetrado entre nosotros.

EL CONTAGIO DE LA ABERRACIÓN EN LA SOCIEDAD

LOS ENGRAMAS SON COMO LOS VIRUS

Todos sabemos que las enfermedades son contagiosas. Los microbios, trasladándose de una persona a otra, transitan por todas las clases sociales sin respetar a ninguna, mientras no se los detenga con algún germicida, claro está.

Lo que no es tan sabido es que las aberraciones también son contagiosas y, de la misma forma que los gérmenes, no respetan a nadie, pasando de un individuo a otro, de padres a hijos, sin hacer excepciones, hasta que Dianética les pone fin.

Cuando hablamos de aberraciones nos estamos refiriendo a algo contrapuesto a la cordura, es decir, a toda desviación del pensamiento o comportamiento racional.

Las aberraciones, entre las que se incluye a todo comportamiento trastornado o irracional, están causadas por engramas, que son esencialmente estímulo-respuesta, prosupervivencia-contrasupervivencia.

Todas las enfermedades psicosomáticas están causadas por engramas. El engrama, se ha probado más allá de toda duda, es la única fuente de ellas. No hay otra.

Los momentos de “inconsciencia”, en los que la mente analítica está disminuida en mayor o menor medida, son los únicos momentos en los que pueden recibirse engramas.

El engrama es un momento de “inconsciencia” que contiene dolor físico o dolor emocional, con todas sus percepciones, y no está al alcance de la mente analítica como experiencia.

Encomillamos la palabra “inconsciencia” para indicar la disminución total o parcial de la capacidad analítica, porque en realidad la mente nunca está inconsciente, ya que cuando se “apaga” (desconecta) la mente analítica por alguna conmoción, de inmediato se “enciende” (se conecta) la mente reactiva, que opera como un mecanismo de supervivencia. 

Esta mente reactiva es la que hace que un boxeador completamente “groggy” (aturdido) siga tirando trompadas al aire, o que un padre completamente anonadado saque a su hijo de un edificio incendiado sin que después tenga conciencia de su acto.

En el pasado a este contagio de la aberración se lo llamaba “demencia genética” (heredada) porque la experiencia parecía indicar que frecuentemente los hijos de padres aberrados también estaban aberrados. Pero se trataba de una mala observación, o en todo caso de una verdad a medias.

Sí, la demencia genética existe, pero está circunscripta a los casos en que realmente faltan partes, y sólo una ínfima proporción de la demencia cae en este grupo, manifestándose como estupidez o falta de coordinación (aparte de esto, per se no tiene ninguna cualidad aberrativa aunque, naturalmente, tales individuos siempre reciben engramas que complican sus casos y en este sentido sí pueden contagiar a otros).

¿Cómo se contagia la aberración? En realidad, el contagio de la aberración es muy sencillo. Ya hemos dicho que solamente en los momentos de “inconsciencia”, cortos o largos, y de mayor o menor profundidad, pueden los engramas ser implantados.

Imagen relacionada

Cuando alguien queda “inconsciente”, es decir, valga la reiteración, analíticamente inconsciente, las personas que están alrededor reaccionan más o menos a las sugestiones imperativas de sus propios engramas; de hecho, la “inconsciencia” es causada con frecuencia por la dramatización de alguien (un claro o aclarado -“clear”, liberado de engramas- por consiguiente, podrá perder el conocimiento por culpa de un aberrado que está dramatizando, y esta dramatización del engrama del aberrado puede penetrar como engrama en el “clear”).

La mecánica es simple. Los individuos que están bajo tensión, si están aberrados, dramatizan engramas. Dicha dramatización puede incluir la lesión de otra persona y dejarla en un estado más o menos “inconsciente”. El individuo “inconsciente” recibe la dramatización como engrama.

Sin embargo, existe otra forma en que la aberración puede contagiarse. Por ejemplo, una persona anestesiada en una mesa de operaciones está sometida a la conversación más o menos aberrada de los médicos, enfermeras, anestesistas, etc.

Todo lo que se diga en ese momento en presencia del paciente anestesiado penetra en sus células como engrama.

Y lo mismo sucede si se trata de un accidente. El carácter cruento de éste puede provocar la dramatización de los presentes, incluso de los mismos paramédicos que lo asisten, y la víctima, si está “inconsciente”, recibe con absoluta certeza un engrama.

Los padres aberrados, por su parte, también contagian con toda seguridad engramas a sus hijos. El padre y la madre, al dramatizar sus propios engramas en presencia de sus hijos enfermos o lastimados, se los transmiten con la misma seguridad que si se tratara de bacterias.

Debe tenerse presente, sin embargo, que el banco reactivo completo de una criatura no está compuesto exclusivamente de los engramas de sus progenitores, ya que existen muchas circunstancias fuera del hogar en que el niño, en estado de disminución analítica, puede recibir engramas.

Además, los hijos no reaccionan a sus engramas del mismo modo que lo hacen sus padres, porque el niño, en última instancia, es un individuo con una personalidad inherente, un poder de elección y un modelo de experiencia diferente.

En lo que no existe ninguna duda es en la inevitabilidad de que los padres aberrados aberren de alguna forma a sus hijos.

Imagen relacionada

Veamos lo que dice Hubbard en su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”, ed. 1989, p. 187, respecto al contagio de la aberración en la sociedad:

Los conceptos equivocados y la falta de datos en la cultura de una sociedad también se convierten en engramas.

Resultado de imagen para imagenes pescados

Así, si alguna sociedad creyera que comer pescado acarrea la lepra, es bastante seguro que este dato falso llegará a entrar en las personas de esa sociedad como engrama en sus mentes reactivas y, tarde o temprano alguien desarrollará una enfermedad semejante a la lepra después de haber comido pescado.

Las sociedades primitivas, al estar sujetas a un gran azote de los elementos, tienen muchas más ocasiones de ser lastimadas que las sociedades civilizadas.

Además, estas sociedades están rebosantes de datos falsos. Asimismo, su práctica de la medicina y de la curación mental está, por sí misma, en un nivel muy aberrativo.

El número de engramas en un zulú sería sorprendente. Si se le sacara de su área estimulante y se le enseñara inglés, escaparía al castigo de muchos de sus datos reactivos, pero en su hábitat nativo, el zulú está fuera de los barrotes de un manicomio sólo porque su tribu no tiene manicomio.

Que los pueblos primitivos están mucho más aberrados que los civilizados es una apreciación segura, que está basada en una experiencia mayor que aquella de la que generalmente disponen los que basan sus conclusiones sobre el “hombre moderno” en el estudio de las razas primitivas.

Su carácter salvaje y retrógrado, la frecuencia de sus enfermedades, todo ello proviene de sus modelos reactivos, no de sus personalidades inherentes.

Medir a un grupo de aberrados con otro grupo de aberrados no es probable que arroje muchos datos. Y el contagio de la aberración, al ser mucho mayor en una tribu primitiva, y la falsedad de los datos supersticiosos en los engramas de tal tribu, ambos llevan a sacar una conclusión que, cuando se observa la escena, es corroborada por la realidad. 

Es sumamente fácil observar el contagio de la aberración en el proceso de aclarar a cualquier aberrado cuyo padres reñían.

La madre, por ejemplo, al casarse podía no estar demasiada aberrada, pero si es golpeada por su esposo (quien en definitiva no está haciendo otra cosa que dramatizar sus propios engramas), comenzará a recibir las aberraciones de él como parte de su propio modelo aberrativo.

Esto se advierte con claridad cuando uno está auditando a alguien que fue concebido poco después del casamiento de sus padres.

El padre puede comenzar con determinada dramatización que tiene como contenido aberrante golpear a su esposa.

Pus bien, todo lo que él diga al dramatizar el engrama, tarde o temprano terminará por afectar a la esposa y ella (salvo que goce de un extraordinario equilibrio mental) puede comenzar a dramatizar estas cosas por su cuenta.

Así, después que el niño nazca, la madre empezará a su vez a dramatizar con su hijo, poniéndolo en un estado de restimulación constante..

Influencia del nacimiento en el contagio de la aberración.

Resultado de imagen para imagenes parto

El nacimiento es uno de los engramas más notables en lo que concierne al contagio. Tanto la madre como el niño reciben en el parto el mismo engrama, difiriendo solamente en la localización del dolor y la profundidad de la “inconsciencia”.

Cualquier cosa que digan los presentes, médicos, enfermeras, etc., durante el acto de dar a luz, antes de retirar a la criatura, se registra en los bancos reactivos de la madre y del bebé creando un engrama idéntico en ambos.

Este engrama es enormemente destructivo en muchas formas. La voz de la madre puede restimular en el hijo el engrama del nacimiento, y a su vez la presencia del niño puede restimular en la madre el engrama del parto.

De esta manera ambos se restimulan mutuamente. Como también tienen en común todos los otros restimuladores (ruidos, por ejemplo), alguna circunstancia posterior en la vida puede contribuir a que los dos padezcan al mismo tiempo a causa del engrama.

Así, si durante el parto una puerta se cerró de golpe, más tarde el ruido de una puerta que se cierra de golpe disparará en ambos, simultáneamente, la dramatización del nacimiento con las hostilidades o apatías consiguientes.

Cuando el contenido del engrama del parto incluye, por ejemplo, enojo o desesperación del médico, el tono emocional del nacimiento puede ser grave.

Y si el médico llega a hablar, la conversación adquiere todo su significado literal, reactivo, tanto para la madre como para la criatura.

Respecto de lo aberrativo que puede ser el nacimiento, dice Hubbard en su libro “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental”, ed. 1989, p. 189:

Se aclararon muchos casos en los que tanto la madre como el hijo estaban disponibles. En uno de estos se encontró a la madre (según escuchó el hijo durante el procesamiento dianético) gimiendo: “Me da tanta vergüenza, me da tanta vergüenza”, una y otra vez.

El hijo tenía una neurosis sobre la vergüenza. Cuando la madre se aclaró se encontró que su madre, al darla a luz, gemía: “Me da tanta vergüenza, me da tanta vergüenza”.

Puede suponerse que esto ha continuado, por contagio, desde que Keops construyera su tumba.

De acuerdo a lo expuesto precedentemente, vemos ahora la actitud que debe asumirse por los presentes durante el parto.

El principal recaudo que se debe tomar en presencia del nacimiento, para salvar la cordura de la madre y la del niño y para proteger el hogar al que irán, es mantener silencio. Y mantener silencio no significa un torrente de “shsss”, porque esto puede producir tartamudez.

Por otra parte, el acto de dar a luz es muy leve para una madre aclarada. Sólo los engramas de nacimiento lo hacían difícil.

Una madre que es “clear” no necesita anestesia. Y esto está bien, porque la anestesia produce un niño aturdido, y el engrama, cuando reacciona, lo hace aparecer como un niño lerdo.

En un aspecto más amplio, mantener silencio en torno a una persona “inconsciente” o lesionada es de tal importancia que sólo lo supera el evitar que se produzca una “inconsciencia”.

Hablar, no importa lo que se diga, en presencia de una persona “inconsciente” o lesionada, es amenazar su cordura. Lo único acertado que puede hacerse en torno a los enfermos y lesionados son acciones . Hablar puede llevarlos a la neurosis o a la demencia, o cuanto menos producirles una enfermedad futura.

Y por sobre todo, se debe mantener silencio ante una mujer que haya sido golpeada o sacudida de algún modo. Sólo se la debe ayudar, sin contestarle si habla. Quizás esté embarazada y quien la ayuda no lo sabe.

Es un hecho científico. y por demás notable, que los niños más sanos proceden de las madres más felices.

LECTURA ESPECIAL
Dianética y Cienciología
La Ciencia de la Mente Ilustrada (Parte I)
(libro completo: al pie se incluye el link para acceder a la parte siguiente)

EL PUNTO DE VISTA ESOTÉRICO
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia

LECTURAS RECOMENDADAS
La verdad de las siglas LGBT (Lesbianas, Gay, Bissexual, Transgénero)
El extraño caso de las personas que se creen animales
El drama de los LGBTIQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis, Transesuales, Intersexos)

¿Quieres saber la verdad sobre la homosexualidad? ¡Pregúntame!
¿Quieres saber la verdad sobre la fiebre uterina o ninfomanía? ¡Pregúntame!
¿Quieres saber la verdad sobre el travestismo? ¡Pregúntame!
¿Quieres saber la verdad sobre la transexualidad? ¡Pregúntame!

¿Hay niñas con pene y niños con vulva?
El drama de los transgénero (el caso de Mariano “Marian” López Reta)
Hablemos del orgasmo femenino, con perdón de la palabra
El caso de los hombres que se creen mujeres

La verdad sobre las personas que creen ser animales
Todas las desviaciones sexuales tienen el mismo origen y son reversibles
El “orgullo gay” en el banquillo

LECTURAS COMPLEMENTARIAS
DIANÉTICA Y CIENCIOLOGÍA
La verdad sobre Cienciología
Consecuencias de nuestros actos hostiles
¿Por qué mierda tengo ataques de pánico?
Vendo o alquilo trastornos mentales
¿Qué nos sucede cuando cometemos un acto hostil …
El que las hace ¿las paga o no las paga?
¿Juicio por jurados o juicio por aberrados?
Internet profunda (Deep Web)
El castigo, ¿sirve para educar?
Padres contra hijos (la educación traumática)
La verdad sobre la adicción a la comida
La mente reactiva, tu archienemigo
Adopción homosexual, ¿sí o no?
La verdad sobre el Bondage
La verdad sobre la felicidad
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte I)
La verdad sobre el Psicoanálisis (Parte II)
Criminología, ¿ciencia o seudociencia?
La verdad sobre el dolor
Muerte de un hijo, ¿se puede superar?
No creas en todo lo que piensas
Psiquiatría Forense, ¿ciencia o seudociencia?
La terapia de choque
El mito del libre albedrío
Psiquiatría, una siniestra seudociencia
Terapias de aversión, añadiendo leña al fuego
El Electropsicómetro, el aparato que le falta a la Justicia Penal
Facundo Manes, el cavernícola
¿Son recuperables los Amish?
¿Robledo Puch puede salir libre?
El verdadero origen de la violencia de género
La verdad sobre el duelo amoroso
¿Puede repararse la mente?
Pedofilia, ¿amor a los niños o enfermedad mental?
Cómo transformar a un niño vivaz en autista
La violación de Rocío Girat
Jorge Lanata contra la Psiquiatría
El misterio de los “Niños Solares” de Paquistán
Lo que los médicos, los psicólogos y los psiquiatras ignoran
La mujer golpeada y el botón de contacto
Muhammad Ali, víctima del boxeo
¿El perro es el mejor amigo del hombre?
Cristina y la violación de los códigos morales
Los humanos robots
La verdad sobre el “baypass gástrico”
Por qué defiendo a Cienciología
La razón por la que se ataca a Cienciología
Los heterosexuales “flexibles” (crossdressers)
Falacias de la Neurología
Síndrome del impostor
Corrupción, método infalible para exterminarla de golpe
Todos somos dementes hasta que se demuestre lo contrario
Nunca preguntes: “¿Por qué lo hiciste?”
Los peligros del hipnotismo
El caso del médico asaltado que mató al ladrón
El caso de El Estrangulador de Boston
Lo que ignoran los maestros escolares
La verdad sobre la bisexualidad
Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal
Disfunción sexual, la Psicología cada vez más lejos…
¿Por qué ganó las elecciones Donald Trump?
¿Qué es “pensamiento justificado”?
Tom Cruise y la maldición de Cienciología
Marlon Brando y la violación de María Schneider en … (Último tango en París)
La verdad sobre la cirugía estética
Carta abierta a los cirujanos
El muelle, peligroso juego sexual adolescente
La verdad sobre el “Trastorno Obsesivo Compulsivo …
La depresión, sus verdaderas causas
La verdad sobre la homosexualidad y la poligamia
La verdad sobre las técnicas de liberación emocional (EFT)
Hablemos de tetas, con perdón de la palabra
El fraude de las encuestas
¿Matar una cucaracha crea Karma?
¡Ufa con el miedo a volar! (Aerofobia)
La causa de la criminalidad
El síndrome de Tourette #!@%*
¿Qué es la Prosopagnosia o “ceguera facial”
¿Qué es la erotomanía?
Gurdjieff y su enseñanza sobre la falta de unidad en el hombre
Leah Remini vesus Cienciología
Los secretos de Cienciología develados
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte I)
Cienciología, ¿funciona o no funciona? (Parte II)
Cienciología y la Tecnología de Estudio
¿Realmente crees conocer a las personas?
Uso de la invalidación para manipular a las personas
Los esclavos de la Cienciología
La verdad sobre la carrera de Psicología
Preguntas y respuestas basadas en las críticas a Cienciología
¿Son recuperables los violadores?
Crítica a la serie Esclavos de la Cienciología
Obsolencia de la Justicia Penal, la pena, la cárcel y …
Cienciologia y el lavado de cerebro
Cómo inventa enfermedades la Psiquiatría
¿Es verdad que el tiempo cura todos los males?
Stealthing, práctica sexual de quitarse disimuladamente el preservativo
Trastorno por déficit de atención
Homosexualidad, inexorable camino involutivo
¿Por qué se nos pega un hit? (A propósito del … tema “despacito”)
El caso Fernando Farré, asesino de su esposa con 70 puñaladas …

Síndrome de la acumulación compulsiva
El origen del síndrome de las compras compulsivas
La Psiquiatría y el cuento de los asesinatos a sangre fría
La verdad sobre el éxito de la canción “Despacito” 
Sadismo, masoquismo y “Las 50 Sombras de Grey”
Dislexia, Neurobiología y Oscurantismo

El síndrome de Asperger o los inventos de la Psiquiatría
La verdad sobre los asesinatos de mujeres en México
El Nudismo al desnudo
Hablemos de sexo, con perdón de la palabra
El extraño caso de Andréi Chikatilo, el carnicero de Rostov
La cárcel, el invento más perverso, estúpido e inútil del mundo
La homosexualidad no es inherente al ser humano
Eduardo Feinmann y su fallida encuesta sobre el aborto
Tiempos de barbarie: la terapia de conversión para curar la homosexualidad
El caso del policía Luis Chocobar, ¿héroe o asesino?

Aborto o el dilema de asesinar o no a la criatura por nacer
No siempre “somos lo que pensamos” 
Misión imposible: atropellar y no huir
Cienciología y el aborto
Exhibicionismo, ¿perversión sexual o enfermedad mental?
Oscurantismo y castración química para los violadores

La verdad de lo que nos sucede cuando muere un ser querido
Falacias abortistas
Instrucciones para provocar trastornos mentales en el niño
El misterio de la extraña enfermedad de Shanyna Isom
El misterio de la esquizofrenia
Inutilidad del diagnóstico de las enfermedades mentales
El aborto y la justificación del asesinato de la criatura por nacer …
El crimen no paga, el aborto tampoco
El lucrativo negocio que encubre el aborto legal, seguro y gratuito …
La Psiquiatría y la Neurología al borde de la demencia
Mauricio Macri y la ley de aborto legal ¿cómplice de homicidio …
El “Aborto legal” y “El Planeta de los Simios”
El fraude de “Reduccel cápsulas” para adelgazar
El Aborto Legal y el refrán “Morte a te, felicita per noi”
El mito de la imparcialidad de los jueces 
Mario Vargas Llosas y el aborto
La verdad sobre el sexo anal
Los peligros ocultos de las prácticas sadomasoquistas
La violación de Thelma Fardin (Juan Darthés)
Carta abierta a todas las mujeres violadas
Boxeo ¿deporte o crimen? 

Lo único malo de Cienciología son los cienciólogos
Hablemos de la obesidad y las dietas
Lo que la Psiquiatria ignora sobre los tranquilizantes
Neurología o cómo seguir en el horno
Psiquiatras: ¡la depresión no se cura con drogas ni con electrochoques!

El Código Penal como indicio del fracaso de una civilización
La tortura del aplanamiento de senos
¿Quieres saber la verdad sobre Cienciología? ¡Pregúntame!
¿Quieres saber la verdad sobre el Psicoanálisis?  ¡Pregúntame!
Tu Sam y los peligros del hipnotismo
¿Quieres saber la verdad sobre el “Juicio por Jurado”? ¡Pregúntame!
Pedofilia, ¿amor por los niños o enfermedad mental?
Hablemos de la pedofilia y de los pedófilos
Eutanasia, el caso de Noa Pothoven
¿Por qué los políticos nunca admiten su culpabilidad?
La violación de Marcela Baños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s