El origen oculto del hombre

Lista completa de temas

LOS VERDADEROS ANUNNAKI
.

por Horacio Velmont
Contacto.
 

¿Cómo Scientology me ayuda con...? 
Una confusión existe cuando todas las partículas están en movimiento.

¿Cómo Scientology me ayuda con...? 
Se vuelve menos confusa cuando se aisla una de ellas
y se vuelve el dato estable para los demás.
http://spanish.scientologyhandbook.org/sh15_1a.htm

Quienes siguen mis investigaciones saben que en la solución de los enigmas me guío por la Doctrina del dato estable, que se basa en que no es necesario que un dato sea verdadero sino que basta con que detenga la confusión.
Esto significa que yo tomo los datos como si fueran ciertos, pero sin dejar de tener la expectativa de que puedan aparecer otros datos que resuelvan mejor el enigma.
En el caso del origen del hombre yo me basé en Zecharia Sitchin, quien traduciendo las tabletas sumerias concluyó que hace miles de años seres extraterrestres, llamados Anunnaki, provenientes del planeta Nibiru vinieron al nuestro y crearon la raza humana mezclando los genes del homínido existente con el de ellos. Esta creación se debió, según Sitchin, a que necesitaban esclavos para que liberaran a los nibiruanos de los trabajos pesados.
No obstante que las teorías de Sitchin son aceptadas en general por casi todos, con algunas naturales disidencias, había algo que no me cerraba, y es que en dichas tabletas se habla de que esos extraterrestres, que eran de naturaleza reptil, crearon al hombre “a su imagen y semejanza”.
La pregunta era cómo seres reptiles podrían haber creado al hombre “a su imagen y semejanza”. ¿Alguien alguna vez vio un reptil rubio?
Estas inquietudes se las planteé a los profesores del Grupo Ruanel Daniel y Denyse, quienes me dieron algunos datos que me hicieron tomar otro camino, mucho más verosímil que el transitado por Sitchin.
En principio quiero aclarar que se le ha reprochado a Sitchin ser desinformador, pero lo real es que él se limitó a traducir las tabletas sumerias. Harina de otro costal es que dichas tabletas relaten una historia falsa.
El primer error que voy a destacar es con respecto al nombre “Anunnaki”, que no debió ser utilizado para designar a los extraterrestres del planeta Nibiru, porque este nombre era usado por los primitivos terrestres para nombrar a seres que descendían con sus naves desde el cielo. Anunnaki, precisamente, significa “vinieron de arriba”. Vinieron de arriba, no de un planeta o de cualquier otro lugar.
Supongamos que estos seres tenían asentada su nave a cierta distancia de la superficie y cuando necesitaban descender a tierra lo hacían en naves más pequeñas. Por este hecho los mencionados primitivos habitantes los denominaban Anunnaki.
El error, por lo tanto, es afirmar que los denominados Anunnakis eran los extraterrestres que provenían del planeta Nibiru. Para los primitivos habitantes, ellos eran seres que no venían de ningún otro lugar que no fuera “de arriba”. ¿Pero de dónde provenían en realidad?
Ahora bien, estos seres que descendían de tanto en tanto con sus naves ¿eran extraterrestres? Pues la respuesta es que no. No eran extraterrestres sino terrestres que provenían del interior de la Tierra. En otras palabras, eran terrestres pero su mundo originario no era la superficie del planeta sino su interior.
Cabe señalar que cuando Jesús les dijo a sus discípulos “mi reino no es de este mundo”, lo que les quiso decir es, precisamente, que su reino era la Tierra hueca. Jesús, habitante del interior de la Tierra encarnó para recordarnos nuestro verdadero origen. El famoso Edén también se encuentra en este lugar y no en Irak como se ha dicho.
Los seres del interior de la Tierra son precisamente altos y rubios, de apariencia humana, y por eso dijeron que irían a crear al hombre a su imagen y semejanza. Si hubieran sido reptiles, nosotros tendríamos apariencia reptiloide y no humana.
Corrobora la existencia de estos seres el relato de un marinero noruego que navegó a través de una entrada al interior de la Tierra en el Polo Norte. El libro se titula “El dios humeante (en ingles “The Smoky God”).
Willis George Emerson (1856-1918) fue un novelista estadounidense de Chicago, periodista, abogado, político y promotor, que formó la Sociedad Norteamericana de cobre en Wyoming y fundó la ciudad de Campamento, Wyoming.
El Dios Humeante, o un Viaje al interior de la Tierra es un libro de 1908 que se presenta como el relato verdadero de un marinero noruego llamado Olaf Jansen, y explica cómo éste navegó a través de una entrada al interior de la Tierra en el Polo Norte.  Un día Olaf Jansen y su padre iban en un bote pesquero con el fin de llegar a la tierra que estaba más allá del viento del norte. Sin embargo, una extraordinaria tormenta los llevó muy lejos, a través de una apertura polar que conduce al interior de la Tierra.
En el regreso, su padre perdió la vida al chocar la embarcación con un témpano de hielo, quedando su bote destruido. Olaf Jansen se salvó para posteriormente pasar veinticuatro años en un manicomio por haber contado la historia de su experiencia. Al salir del manicomio guardó su secreto.
Empezó a trabajar como pescador y logró ahorrar lo suficiente para trasladarse a Estados Unidos, estableciéndose primero en Illinois y después en California. Próximo a cumplir 90 años, Olaf conoce a Willis G. Emerson, con quien hace amistad y le relata su aventura.
A la muerte del anciano, Emerson recibe no sólo los mapas del interior de la Tierra que Jansen había dibujado, sino también el manuscrito donde el noruego describió su experiencia y que, en vida, no mostró a ninguna persona por el temor de ser tomado nuevamente por un loco y ser detenido.
Emerson (que publicó la obra en 1908) rescata en sus páginas el extraordinario viaje de Olaf; en sus páginas se habla de las gentes que el marino vio en las entrañas del planeta, y cuya lengua nativa dice haber aprendido junto a su padre durante los dos años que pasaron con ellos.
Jansen afirma que los habitantes subterráneos viven de cuatrocientos a ochocientos años, tienen una estatura media superior a los tres metros y poseen un altísimo nivel científico. Su mundo estaba iluminado por un sol central “humo”, su ciudad capital era denominada como Edén y existían cuatro grandes ríos:  el Éufrates, el Pisón, el Gihón y el Hidekel.
Trabajos posteriores de otros autores han identificado la civilización que Jansen encontró con Agartha.
El libro completo de El dios humeante puede verse en este link:
http://www.alazul.com/sites/default/files/el-dios-humeante-the-smoky-god-spanish-by-ones.pdf
.
NOTA DE HORACIO VELMONT
He recibido de Denyse Gómez, que como todos saben forma parte del Grupo Ruanel, como colaboradora y canalizadora, del que yo también formo parte, un  comentario que considero sumamente valioso porque constituye una visión diferente y muy concreta sobre los Anunnaki y sobre nuestros verdaderos orígenes.
Sus objeciones a las teorías en boga me parecen inobjetables y por eso las expongo a la consideración de todos. Es de esperar que en el futuro estas explicaciones puedan ampliarse en sesiones con los Maestros de Luz, ya que el tema, en mi opinión, por lo menos, es apasionante.
Querido Horacio:
Desde hace tiempo he venido observando tu preocupación con respecto a este tema de los Annunaki y tu insistencia en aclarar si tantas incongruencias encontradas en internet tienen alguna ruta lógica para explicar el origen del hombre.
Una de las razones por las cuales tanto Dany y yo hemos estado un poco renuentes a subir toda aquella información que esforzadamente has elaborado sobre estos temas, es que en primer lugar sentimos precisamente que muchas de las fuentes tienen conceptos confusos y vacíos (que no nos cierran) y no han sido compatibles con nuestras percepciones.
Pero también ocurre que ha sido difícil para nosotros desenredar la información que tú mismo has encontrado, porque tenemos algunos conceptos que no encajarían en aquellas versiones. Sin embargo haré un intento por resumírtelos aquí mismo aprovechando estas inquietudes que nos expones en este mail. También hemos leído la última página que hiciste y el relato de la biblioteca pléyades que añadiste nos ha parecido incongruente en varios aspectos, por lo que nos hemos propuesto analizarlo con más detalle y exponer punto por punto nuestras observaciones. De ahí intentaremos armar una postura más cercana a lo que “sentimos” como correcto.
Con respecto a tus inquietudes:
– Para nosotros Sitchín sí es un desinformador, pero es muy probable que sea involuntario, pues se basó en la información de las tablillas y nosotros desde un principio no confiamos plenamente en lo que allí se imprimió.
Sentimos que las tablillas mismas fueron escritas por los mismos sacerdotes o seguidores de la entidad negativa que se ha hecho pasar por el Absoluto siendo una entidad no solo engañadora de varias razas humanas que han vivido desde hace mucho tiempo en la superficie del planeta sino también un ser físico, más allá de que en sus orígenes tenga atributos que nosotros no tengamos por sus manipulaciones genéticas.
En síntesis, las tablillas son parte del intento por borrar nuestro verdadero pasado, mucho más antiguo y anterior a la civilización sumeria.
Muestras de esta percepción: ¿Por qué no se explica nada acerca de la existencia de civilizaciones como Lemuria, Atlántida o la Hiperbórea? ¿Por qué en ellas se habla del Jardín del Edén (ubicándolo en la zona del oriente medio) como el Paraíso, cuando otras tradiciones hablan de que éste está perdido y el hombre debe recuperarlo?
Si en esta zona nació la humanidad conocida, ¿cómo se explica que Caín haya creado su propio pueblo con otros pobladores no homínidos fuera de este paraíso? y ¿a dónde se fue este falso creador si se dice que aún sigue vivo y se alimenta de nuestras energías? ¿Creo acaso otro Edem?
Además, ¿por qué se le ha permitido a Sitchín revelar con tanta amplitud sus teorías cuando se han quemado bibliotecas y museos, y miles de libros para tapar la verdadera información de los orígenes? ¿No tendría que estar oculta la verdad conociendo los alcances de los poderosos de este mundo y transmitida de manera oculta, posiblemente por órdenes secretas? ¿Cómo se explica que se hayan interpretado estas tablillas y por otro lado EEUU haya confiscado una gran cantidad de información y descubrimientos arqueológicos que se encontraban en Irak sin saber hasta el momento su paradero?
Deja estas preguntas de reserva que ya en lo siguiente entenderás porqué las hacemos.
–Para nosotros, los Annunaki no son reptiles y aunque al principio yo tenía mis dudas por tanta mala información, Dany me lo confirmó después.
Por mi parte también sentía que los “Annunaki” era un nombre sumerio con el cual se nombró a los que venían en naves y que ellos lo sacaron a su vez de tradiciones más antiguas. Por lo tanto veía que eran mucho más antiguos a la mención de las tablillas.
El hecho de que algunas versiones los describieran como altos y rubios nos cerró más y consideramos que en realidad se trataban de nuestros Primigenios ancestros humanos, que posteriormente fueron llamados “dioses” por trasladarse en naves, tener una altura gigantesca a comparación del hombre de la superficie terrestre y ser los que formaron algunas de las civilizaciones más evolucionadas en  esta parte de la tierra.
Dany siempre sintió, al igual que yo, que el origen del Humano terrestre corresponde al verdadero Dios creador relacionado con el sol central de este planeta (el Logos planetario) y por lo tanto el Paraíso es justamente la Tierra hueca. Siempre me lo expresó así y yo me uní a este criterio, porque compartimos experiencias personales al respecto.
Cuando leímos el libro “El Dios Humeante” (*), esta percepción se nos reafirmó aún más, ya que describen el mundo intraterreno con elementos similares a nuestra percepción y los humanos que allí viven son muy similares a estos humanos primordiales (miden entre 3 y 4 mts. de altura y de piel blanca también, como se describen a los Annunaki).
Precisamente tanto pleito con las razas se debe en parte a que los humanos terrestres son de raza blanca (Aria) desde los comienzos, con algunas influencias o “mejoras” extraterrestres, y que las demás razas provienen de los planetas cercanos, ya que considerando la teoría de la Tierra Hueca, en todos los planetas habría posibilidades de vida intraterrena.
Dany y yo pensamos que lo mejor de cada planeta está en el interior de los mismos y no en su superficie, en lo más cercano al ”corazón” o centro,
–Lo que se relata en el Génesis: “Ahora hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, consideramos que hace parte de aquello que se quiso dejar escrito como expresión de este otro ”dios”, posiblemente hermano físico de los Annunaki, que en compañía de otros seguidores como él clonaron de ellos mismos al hombre conocido, y esta clonación y sus experimentos genéticos lo que hicieron fue generar una decadencia progresiva de la primordial y verdadera raza humana.
¿Por qué no nos cierra aun la versión de la interpretación de las tablillas sumerias sobre la mezcla genética con el homínido? Porque en primer lugar esa teoría no resuelve lo de las razas tan diferentes que supuestamente se derivaron después de este suceso, y segundo porque las marcas genéticas del homínido tendrían que ser tan notorias que todavía deberían verse en nuestra actual civilización, entendiendo que la evolución tendría que ser demasiado lenta para que sea posible.
El hombre actual se asemeja mucho más a las imágenes de los “dioses” que a las del homínido, tanto, que no parece haber mezcla sino más bien una clonación directa, más allá de nuestros errores genéticos, que como el mismo Sitchin reconoce, es el famoso “pecado original” de nuestra raza (“pecado” significa etimológicamente “error genético”).
Esto explica por qué no compartimos la teoría evolucionista. Y esta percepción la hemos también afirmado desde que hemos estudiado un poco más la visión de muchos biólogos independientes que hablan de que es una teoría inviable a la luz de los descubrimientos recientes.
Ahora bien, la explicación de la existencia de estos seres homínidos sí pueden ser experimentos fallidos y anteriores de esta misma entidad “dios”, quien jugando con la genética lo único que propició fue la condenación a muerte de éstas y otras posibles creaciones de su juego genético, como los reptiles terrestres y su supuesta humanización, que habría que ver que alcance tiene o tuvo (algunas teorías afirman que ya no están en el planeta).
–Si bien las civilizaciones terrestres han hablado de “dioses”, siempre se ha observado en la última era la prevalencia de un “dios” con deseo de protagonismo, un monoteísmo que se hiso evidente con la aparición de las religiones más recientes y que se sustentan en el Génesis, como si la intención fuera darle el poder a una sola entidad para hacer creer a la humanidad qué él es el único dios existente a quien se debe adoración, fervor y sobre todo obediencia.
También en la mitología se observa un rebelde que se “satanizó” con respecto a otros “dioses”. Los Nórdicos hablan de Loki, en Sumeria se menciona a Enki, aunque curiosamente la historia sumeria lo favorece como el único interesado en ayudar al hombre que él creó (¿todos los demás son tan malvados?), en Egipto es Seth, y es curioso ver como en la historia del pueblo “elegido” israelita, Jehová es quien aleja a este pueblo de la concepción de la existencia de otros dioses en Egipto, de una cosmogonía universal –¿no sea que se enteren de la verdad?– y les hace “no tener más dioses fuera de él, porque su dios es un dios celoso” (celoso de otros como él y de los cuales se rebeló? ¿Es él el dios rebelde del que se habla en las mitologías? Con su obrar y su carácter no parece haber duda de eso).
–Y si el objetivo de este “dios” ha sido engañar a toda una humanidad durante tanto tiempo, ¿por qué no engañaría creando falsas concepciones sobre su origen? ¿Por qué no hacernos creer en una ciencia materialista que apoya el evolucionismo como una manera de hacernos sentir inferior a su falsa omnipotencia, pues al fin y al cabo no seríamos más que unos simios modificados gracias a él? ¿Por qué no hacernos pensar que debemos ser sus hijos esclavos obligados a sostenerlo dándole energía vital tenaz y macabramente, sin que nos enteremos de ello? Tanta información revuelta con tanto bache que no se unifica me suena a parte de toda esta treta para confundirnos más.
–El tema reptil podría ser también exagerado lo suficiente como para crear paranoia colectiva. Todos los temas conspiranoicos tienen este enfoque y nos dejan a merced de la preocupación y el miedo PORQUE ESE ES ELOBJETIVO: ser la comida energética de un ser que está tan degenerado en negatividad que no puede sostenerse físicamente siguiendo las leyes de la naturaleza que son positivas y por eso bebe la energía astral negativa que nosotros despedimos en altas cantidades. Y consideramos que sus seguidores sacerdotes de su estirpe también han terminado necesitando de lo mismo.
Desde hace tiempo, Dany y yo venimos sospechando que es del mismo Jehová que proviene la suplantación de la verdadera magia interior por la magia negra, en una serie de rituales sangrientos y deplorables con dicha finalidad, y se sabe por la historia que son los judíos, uno de los pueblos que más conocen de este tipo de magia negra a través de lo que ellos tienen como sagrado: la kábala y los grimorios de sus patriarcas (véase el Grimorio de Salomón y se sabrá de qué hablamos).
El mismo Maestro Jesús afirmó que nosotros –-como humanos clonados– éramos hijos de Satanás y no del Padre y por eso hablaba de un segundo nacimiento. Y hablaba de que el verdadero príncipe de este mundo era Satanás y es a él a quien en verdad adorábamos. Jehová se tomó al mundo de la superficie y aún lo sigue dominando  a través de sus seguidores, los mismos que siguen sus principios de poder, dominio y control.
También el asunto reptil puede estar relacionado con las formas astrales terribles que se forman en el plano astral más denso, o quizás a las formas holográficas que dicen que pueden formarse con tecnología para propiciar falsos testimonios al respecto.
Otra posibilidad es que a través de la magia negra puedan generarse este tipo de entidades (véase los llamados súcubos), o que seres extraterrestres con características o genética reptil (pero con forma humanoide, como lo visualiza Dany) se hayan mezclado posteriormente con las razas ya establecidas posteriormente en este planeta y hayan encontrado un campo fértil en un proceso degenerativo de los humanos abonado inicialmente por Jehová, o incluso que esta entidad también haya creado una especie reptil en el mismo planeta (Dany visualiza, por ejemplo, material genético reptil en la raza amarilla [oriental]).
Mi postura es que puede ser la suma de todos estos factores, lo cual explica tantas teorías divergentes sobre su presencia física, así como del trabajo que se les adjudica desde el astral o cuarta dimensión.
También daría la base explicativa a la presencia de nuestro cerebro reptil, una maligna modificación de nuestra genética en aras de convertirnos en seres más serviles y emocionalmente dependientes.
–Ya mencioné que el verdadero Paraíso lo visualizamos en la Tierra Hueca, por eso el asunto del Jardín del Edem sería más un lugar de aposento provisorio (?) de Jehová cuando llegó a la superficie de la Tierra. Y uniendo cabos, si este ser era como los otros Annunaki o dioses primordiales (físicos) del centro de la tierra, ¿por qué no pensar que de ahí también viene él?
Separado de sus “hermanos” dioses, optó por formar su propio Reino (por eso el Maestro Jesús insistía en decir que su “Reino no era de este mundo”, quizás refiriéndose a la superficie….) Y lo llamó Jardín del Edem para que fuera como el paraíso de su origen…
Por último queremos decirte con respecto a la misión del grupo, es que nosotros no pretendemos darle certezas a los demás, pues lo consideramos demasiado pretensioso sabiendo que cada ser humano forma sus certezas de acuerdo a su experiencia personal y teniendo en cuenta que somos tan humanos como cualquiera y por lo tanto falibles de error con respecto a la Verdad. Somos más bien buscadores como todos, más allá de que tenemos la gracia de poder recibir algunas migajas del inmenso océano de información de los registros akáshicos, no creemos que ello nos otorgue ninguna autoridad especial sobre lo que descubrimos y compartimos.
Nuestro interés es motivar el aumento de conciencia con respecto a los temas, abrir los ojos a la realidad en donde nos encontramos como humanos y motivar la libre y personal investigación de estos asuntos, sugiriendo el desapego a obtusas doctrinas y a cerradas concepciones y generando la confianza de encontrar respuestas al interior del alma.
Por eso no nos preocupemos tanto; la tarea asignada de transmitir nuestro mensaje y reflexiones no debe tomarse como la gran panacea para la humanidad, sino como un trabajo esforzado de llegar al fondo de ciertos asuntos y divulgarlos.
Poner la mano en el fuego por unas conclusiones o por unos trozos de verdad, no es la idea de este trabajo, pues se corre el riesgo de obsesionarse con el conocimiento en sí, la necesidad temible de saciar la morbosa curiosidad, algo con lo que no estamos de acuerdo.
Por eso nos tomamos el trabajo de responder con esto, aunque se requieran demás análisis y de organizar sesiones aclaratorias posteriores para llenar ciertos vacíos, pues como ves no es fácil hacerse responsable de transmitir cosas que aumenten la tensión y distorsión que ya abunda en este planeta.
Tratemos de relajarnos un poco, el mundo no acaba por no saber todas las cosas, y sin embargo somos lentos en enfocarnos en transmitir la manera de impedir la destrucción de las almas humanas…No es tan importante saber los detalles sobre el origen de nuestra ruina como empezar a dar las herramientas para revertir nuestra condición actual y vencer el miedo y la esclavitud.
Un abrazo.
Denyse Gómez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s