La iglesia del papa Francisco

Lista completa de temas
.
LA RELIGIÓN CATÓLICA EN EL BANQUILLO
.
por Horacio Velmont
Contacto
Según el Eclesiastés el número de tontos es infinito. Para Mark Twain las cuatro quintas partes de la humanidad son bobos y Alejandro Raitzin ha escrito 720 páginas con el título “El hombre no es cuerdo” para sostener que todos seres humanos tenemos el cerebro alterado.

También Einstein hizo notar esa peculiaridad cuando dijo ”Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”. Desde ya que locura, ignorancia  y estupidez van de la mano.

Esto viene a cuento de la elección como papa de Jorge Bergoglio, un buen hombre en una jaula de los locos. Dije de “jaula de los locos”, no ”jaula de las locas”.

Veamos si lo que digo tiene algún asidero. Empecemos por el concepto de Dios. ¿Quién es “dios” para la Iglesia Católica? Nada menos que el dios bíblico, es decir Yahvé o Jehová o como gusten llamar. ¿Y quién es este ser? Pues nada menos que un ser humano como nosotros pero Primordial, es decir, habitante de la Tierra hueca-Jardín del Edén o Paraíso, que se hizo pasar por Dios para engañar a Moisés y a los israelitas que lo seguían.

Cuando se le pregunta a los católicos por “su” Dios, responden que es un “Dios de amor”. Esta respuesta es una total estupidez, rayana en lo demencial, porque ¿cómo puede ser un Dios de amor quien impulsó a “su pueblo” a matanzas de pueblos inocentes para quedarse con sus tierras o a ordenar la muerte cruel de animales solo para absorber sus energías. ¿O eso no cuenta?

Veamos lo que dice al respecto, en “Defendámonos de los dioses”, Salvador Freixedo, ex jesuita, casualmente de la misma orden del papa Francisco, que seguramente no leyó sus libros, pues de lo contrario hubiera huído despavorido:
.
De nuevo nos encontramos con un paralelo sorprendente, mismo tiempo que totalmente inexplicable desde el punto de vista de la lógica. Más que de un paralelo podríamos hablar de una absoluta identidad de hechos. Y antes de proseguir, quiero confesarle al lector que lo que le voy a decir es algo tan inesperado, tan chocante y tan increíble, que en un primer momento, engendra en la mente del que lo conoce por primera vez, un rechazo absoluto, y una duda acerca de la cordura de quien se atreve a exponer semejante cosa.
Lo que los Dioses han pedido siempre en la antigüedad y continúan pidiendo hoy, es ni más ni menos que sangre; sangre tanto de animales como de seres humanos. ¿Por qué? No lo sé con exactitud. ¿Extraen ellos de la sangre algún producto que les sirva para algo? Tampoco lo sé; aunque al fin del capítulo le comunicaré al lector mis sospechas.
Lo único que sé con exactitud, y que sabemos muy bien todos los que nos dedicamos a investigar en el mundo de la ovnilogía y de la paranormalogía, es que la sangre y ciertas vísceras son el común denominador entre los Dioses de la antigüedad, —incluido el Dios de la Biblia— y los ovnis de nuestros días.
Aunque ya traté este tema en mi libro «Israel Pueblo-Contacto», quiero profundizar aquí en él, porque es una gran clave para desentrañar todo este misterio.
Los eternos dubitantes que constantemente están pidiendo pruebas concretas acerca de todos estos hechos misteriosos, cuando uno se las da, —como en este caso de la sangre— las encuentran tan extrañas, y tan demasiado concretas, que de ordinario en vez de servir para quitarles la duda se la acrecientan.
Pero el hecho está ahí, atestiguado no sólo por todos los libros de los historiadores antiguos, sino por «el libro» por excelencia, —la Biblia— en donde vemos a Yahvé, página tras página, explicarle a Moisés qué era lo que quería que se hiciese con la sangre y con las vísceras de los animales sacrificados.
Nos imaginamos el asombro de Moisés cuando tras haberle preguntado a Yahvé cómo quería ser adorado, oyó que éste le contestó dándole una serie de pormenores y de órdenes minuciosas de cómo debía degollar a los diferentes animales, qué es lo que debería hacer con las diferentes vísceras, y sobre todo cómo tenía que manipular la sangre.
Moisés, que seguramente conocía muy bien cómo eran los sacrificios que los egipcios y los pueblos mesopotámicos hacían constantemente a sus respectivos Dioses, debió quedarse de una pieza, viendo que su «Único Dios» le pedía exactamente lo mismo que los otros «falsos» Dioses pedían. Y sólo por el hecho de que exigiese que le entregasen «cosas» (en vez de preferir el diálogo directo y unos ritos de una simbología espiritual y lógica) sino porque esas «cosas» que exigía, eran exactamente las mismas que los otros Dioses pedían y con el agravante de que eran unas cosas raras y en nada relacionadas con la adoración o con el perdón de los pecados.
Porque si lo miramos con una mente sin prejuicios, ¿qué tiene que ver la muerte de un cabrito y diseccionar de sus vísceras de tal o cual modo, o el derramar su sangre en determinados lugares, con la demostración del amor a Dios y de la obediencia a sus mandatos? ¿Qué tiene que ver degollar una vaca, con el sincero arrepentimiento y con el reconocimiento de los propios defectos?
.
Todo esto no es pura especulación o de alguien trasnochado porque surge de la Biblia, que para la Iglesia Católica es un libro sagrado e intocable.
No se necesita mucho más para darse cuenta de que el dios de los católicos es un dios tan falso como el sostener que Jesús era célibe o que murió en la cruz, que solo son inventos interesados. Vale aclarar que si bien es cierto que Jesús vivió en Cachemira, en realidad no murió sino que Ascendió al reino Crístico y su cuerpo se disolvió (la llamada Combustión espontánea), desconociéndose el lugar en que se encuentra su Sudario, que no es por supuesto el de Turín, que solo data del 1200.
María magdalena embarazada al pie de la cruz
Gentileza de José L. Giménez
..
Para quienes aún lo ignoran, Jesús no era célibe porque como todo rabí tenía la obligación de casarse. Su esposa fue María Magdalena, siendo errónea la afirmación de que tuvieron descendencia. Jesús se estaba preparando, junto con su esposa María Magdalena,  para la Ascensión, y tener hijos hubiera bloqueado el proceso. 
Como podrá comprender incluso hasta el más lelo, si la cabeza es falsa, todo el resto del cuerpo es falso.
Concretamente, la Iglesia de la cual Jorge –Francisco– Bergoglio es papa es un un total fraude, y lo mismo todos sus dogmas.
Esto no significa señalar con el dedo a Bergoglio, que lo consideramos un buen hombre, con buenas intenciones, que puede hacer mucho por “modernizar” a la Iglesia, aunque por supuesto no es mucho lo que le dejarán hacer. La Iglesia Católica podrá cambiar en algunas cosas, pero en el fondo todo seguirá igual. No nos ilusionemos.
 
 
Desde ya que si el papa Francisco pudiera llegar a eliminar la pedofilia dentro de la Iglesia, eso ya sería un logro mayúsculo, y más aún si enviara a la cárcel a todos los sacerdotes que han cometido este delito aberrante o los han permitido o encubierto, como hizo el papa -ahora “emérito”– Ratzinger.
El tema da para mucho más, pero como ya ha sido tratado por mí en otros lugares, para quien quiera profundizarlo indicaré los links respectivos al pie.
.
LECTURAS COMPLEMENTARIAS
Jehová, el dios chantajista  
¡Despierta, te están engañando!
La historia falsificada de Jesús
Crimenes sexuales del Vaticano
El dios humeante, viaje al interior de la Tierra
El origen oculto del hombre
¿Jesús era un Anunnaki?
.
MÁS INFORMACIÓN: Lista completa de temas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s